El PSG cae ante el campeón

Cuando el Real Madrid marcó el 3-1, con dos goles en apenas 5 minutos, lo primero que pensé es: “el puto Madrid”. Ese equipo capaz de ir en liga a 19 puntos del líder, perder o empatar contra casi cualquier rival vulgar y a la vez remontarle hasta al que hasta hoy era el mejor equipo de Europa.

La remontada del 0-1 al 3-1 convierte al PSG nuevamente en un equipo débil, otra víctima más del Real Madrid que convierte a los grandes en pequeños. Pero lo cierto es que el equipo francés dio mucho miedo con Neymar y Mbappé y tuvo buenas oportunidades para romper el partido y encarrilar la eliminatoria. El primer gol de Rabiot toque llegó al área madridista solo (repitiendo errores de otros partidos) dejó durante muchos minutos al equipo de Zidane KO. Se parecía algo al partido contra el F.C.Barcelona, con el 0-2 planeando en el ambiente.

Fue el 1-1 con un penalti -claro pero tonto-, el que volvió a meter al Real Madrid en la eliminatoria. Y aún así, nuevamente en la segunda parte se mascaba en el ambiente la tragedia. El tridente ofensivo del PSG necesitaba muy pocos toques para generar peligro y en muchos minutos el Real Madrid sufrió para recuperar el balón y armar incluso el ataque. En ese momento, era un empate en el marcador, pero a los puntos habría ganado claramente el PSG.

Fueron los cambios los que cambiaron completamente el partido. Zidane introdujo primero a Bale por Benzema en un cambio lógico que daba velocidad y verticalidad al equipo, y a15 minutos del final cambió al ancla defensiva, Casemiro, y a Isco remozando el equipo con Asensio y Lucas. Los tres fueron decisivos, especialmente el balear, que se comió el césped y que pareció buscar el protagonismo perdido en los últimos meses. Por su parte, Emery quitó a su delantero centro para poner a un lateral y ahí empezó a perder el partido. Con el 1-1, cada una de esas decisiones te cambia un partido. Son los cambios en sí mismos pero también el mensaje que trasladas. El de Zidane fue muy claro: arriesgar sin medio centro defensivo puro, con jugadores rápidos y ofensivos. El de Emery fue el mensaje contrario.

El 3-1 no es ni mucho menos definitivo pero sí demuestra como mínimo que el Real Madrid como club, y este Real Madrid en particular, con los jugadores de las dos Champion consecutivas, y las 3 en 4 años, merece siempre respeto y temor. Y hoy precisamente vimos al gran Marcelo, que todo lo que no da en defensa lo duplica en ataque, al Modric de siempre porque es casi imposible mejorarle, a un Ramos concentrado, a Kroos como termómetro y como no a Cristiano Ronaldo.

cristiano-ronaldo-gol-psg_15_970x597

Sí, Cristiano Ronaldo, el tipo que ha marcado en todos los partidos de esta Champion League, que lleva 11 goles y 21 goles en los últimos 14 partidos de Champion League, y otra decena de records absolutamente extraterrestres Cristiano es el tipo que hoy marca el penalty  y que luego con la rodilla orienta un rebote hacia el 2-1. Un jugador que está cuando tiene que estar, ya sea con grandes goles, goles de rechace o de cualquier otro tipo. Un jugador superlativo, de otra galaxia.

Son todos ellos jugadores de gran experiencia, leyendas de fútbol y del Real Madrid que independientemente del futuro merecen un respeto por su pasado y su presente.

El resultado supone ir a París con la motivación de haber bajado los humos al PSG, que sin saber muy bien oómo se marcha con más goles que los encajados en la mayoría de sus partidos, con un único precedente del partido ante el Bayern. No difiere tanto del Real Madrid, siendo un equipo con gran capacidad en ataque pero frágil defensivamente. Y no obstante, hoy el equipo blanco pareció más frágil que el equipo de París pero no dice eso el resultado, ese gran impostor.

El Madrid ya ha ganado 1 de 7 partidos, la primera de las finales. Necesita ganar la segunda en París, para “solo” pasar a cuartos. El PSG aguarda con la esperanza de demostrar esta vez que son los grandes favoritos, pero el rey no se dejará destronar tan fácilmente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *