¿Volará el PSG o el Real Madrid?

Mbappe y Marcelo

Mbappé y Marcelo disputan un balón dividido

Esta noche el Real Madrid se juega su prestigio europeo y gran parte del proyecto deportivo construido en torno a Zidane y a esta magnífica hornada de jugadores, protagonistas de 3 Champions de 4.

El PSG por su parte se juega la justificación de toda su inversión, más de 400 millones de euros, solamente en dos jugadores, Mbappé y Neymar. Una apuesta, que de caer eliminados en octavos, sería claramente un fracaso, puesto que el PSG ha dominado en los últimos años la liga francesa, y lo que buscaba era precisamente un salto de calidad para dominar también en Europa.

Afrontan el partido ambos equipos con bajas relevantes. Del lado del PSG, Neymar no estará, su mejor futbolista, llamado precisamente a liderar al equipo en este tipo de partidos. Una lesión le hará perderse el tramo final, el más importante de la temporada. Del lado del Real Madrid las bajas de Modric y Kroos. Aunque ambos jugadores ya han entrenado con el primer equipo, su estado físico está muy lejos de su mejor versión tras un parón de más de 10 días. Es dudoso que jueguen y más aún que lo hagan todo el partido.

Así pues, tanto Emery como Zidane deberán mover con inteligencia sus fichas. El francés dijo ayer que estaban acostumbrados a este tipo de partidos cuando se le preguntó por la presión. Y es cierto. Esa es la gran ventaja de este Real Madrid sobre cualquier otro rival. Cualquier jugador que salga hoy al campo llevará ya en su mochila varias Champions, alguna final y por lo menos media docena de partidos similares a los de hoy.

En el PSG, a nivel individual tiene sin duda muchos jugadores experimentados, pero como bloque, como PSG apenas han jugado un puñado de partidos de una importancia parecida al de hoy. Y cuando lo han hecho, el recuerdo juega además en contra.

Tienen los franceses también el hándicap del 3-1 de la ida. Es un resultado que les obliga a dejar la portería a cero y si no están obligados a marcar 4 goles para clasificarse.

Sin saber las alineaciones me imagino el típico partido de vuelta de una Champions, con el PSG muy volcado en los primeros 20 minutos y con el Real Madrid achicando balones. Con Cavani, Mbappé y presumiblemente Di Maria, más quizá Draxler, el PSG tendrá un equipo ofensivo, dispuestos a marcar pronto el 1-0, quizá el 2-0 y jugar con la ansiedad del Real Madrid.

El Real Madrid por su parte, sabrá que en esos minutos tocará aguantar la embestida blue, sabiendo adicionalmente que se dejarán huecos en su defensa, y quizá por ello aprovechando la velocidad de jugadores como Bale, Lucas o Asensio. A falta de Kroos y Modric que permitirían al Real Madrid jugar a lo que quieran, sin ellos, el equipo puede realizar una apuesta por la defensa y el contragolpe.

En todo caso va a depender mucho de las alineaciones y de las actitudes del equipo. Son 90 minutos y se hacen muy largos y los errores se pagan muy caros. Puedo imaginar un 2-1 e incluso un 2-2.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *