Mi visión de la liga

_________________________

Ha pasado más de un año desde mi último artículo en este blog. Durante este tiempo he estado escribiendo en La Galerna, algo que espero seguir haciendo. Ha sido un tiempo de menor producción de artículos por falta de tiempo. Pero en este nuevo curso escolar me gustaría seguir escribiendo, y lograr al menos un artículo semanal.

____________________________

Comienza la temporada 2020/2021, la que será la segunda temporada en tiempos de pandemia, y el Real Madrid tiene la oportunidad de revalidar el título de liga. Algo que no ocurre desde la temporada 2007/2008.

Mucho se ha comentado durante estos años sobre la tendencia del club blanco de tirar ligas. Una falacia basada en el hecho de que Real Madrid ha levantado solo 3 títulos mientras que el Barcelona ha levantado 8 trofeos. Pero lo cierto es que durante estos años el Real Madrid ha competido las ligas al Barcelona, como demuestra el gráfico inferior, terminando muchos años segundo a poquísimos puntos.

Cuando el Real Madrid no compitió ligas fue el año pasado y el anterior en un periodo de reconstrucción que acabó con la salida de Cristiano y Zidane del Real Madrid (en rojo en el gráfico). Y también en la última temporada antes de la llegada de Florentino Pérez. Durante todas estas temporadas el Real Madrid logró más de 85 puntos, y en varias más de 90 puntos, compitiendo las ligas contra un Barcelona que ha superado los 90 puntos en todas estas temporadas.

Si observamos la evolución, la tendencia es la contraria en el Barcelona. Por primera en mucho tiempo bajaron de los 87 puntos, su peor registro en 12 años. Es de suponer que con una plantilla parecida a la del año anterior más el agravante del conflicto Messi, esa tendencia se acentúe.Y lo normal es que esa tendencia se acentúe porque el Barsa no va a tener una plantilla significativamente mejor y sí un problema en el vestuario con un Messi más viejo y menos motivado.

Y el Madrid en cambio va a ir fortaleciendo dinámicas, jugadores jóvenes más hechos y estilo asumido. Con la inercia del año pasado, este Real Madrid debería ser más sólido.

La denominada era Messi sí ha supuesto en liga un aumento de la competitividad azulgrana, junto con la era Villar. Ambos factores han dejado de ser tan determinados. El primero por un menor rendimiento del argentino y el segundo con un saldo arbitral que por fin comienza a tener una lógica estadística .

Mi impresión es que el Real Madrid ganará esta liga. La gran diferencia con el Barcelona es que el equipo ya ha pasado su particular via crucis. La gran tarea de Zidane es encontrar más gol. Ahí el equipo necesita más a Asensio, más Hazard y más de los brasileños y Jovic. Mientras que el aspecto defensivo parece por fin solventado.

La amplitud de la plantilla del equipo de Zidane le favorece también en estos tiempos en los que las lesiones o el coronavirus pueden mermar el 11 tipo. E incluso la ausencia de público puede tener un efecto positivo, como se demostró durante los últimos partidos de la campaña pasada.

Con todo, esto no deja de ser fútbol, con toda su impredecibilidad, y dos victorias seguidas o dos derrotas pueden cambiar la dinámica. En todo caso, Koeman va a tener poco margen de maniobra para construir en poco tiempo un Barcelona nuevo y competitivo.

Las piezas son parecidas a las del año pasado, sin 3 o 4 jugadores veteranos que deberían salir, con un Messi al que veremos su rendimiento, pero que contento no estará y con 3 o 4 caras nuevas. De ellas, ahora mismo solo Pjanic tiene nivel élite demostrado, mientras que otros como Pedri o Trincao van a necesitar muchos partidos. Queda por ver como adaptará Koeman las distintas piezas en torno a Messi. Si buscará más protagonismo de Griezman o de Ansu Fati, si relegará a Coutinho a un papel secundario, tratar de recuperar a Dembelé, sustituir a de Jong por Busquets..

Son muchas incógnitas, y lo que sobre el papel parece sencillo, luego en el vestuario genera dinámicas y comportamientos no deseados que terminan desembocando en un equipo poco cohesionado. Algo sabemos los madridistas tras dos duros años de transición, primero con Benítez y después con Lopetegui. Lo que al principio de temporada eran cantos de sirena, a mitad de temporada se transformó en un sonido infernal de caos, que solo la mágica mano del chamán Zidane, logró transformar en una dulce melodía.

En clave futbolística, el Barcelona tiene el mismo problema defensivo del año pasado. No tienen un medio del campo fuerte ni una delantera capaz de ejercer una presión alta consistente, y defensivamente es un equipo frágil con 4 defensas a los que les falta contundencia. Y luego está la ubicación de Messi, que en un posible 4-2-3-1 sería el media punta de arriba, y eso resta opciones de presión.

En realidad se enfrenta a una dinámica parecida a la del Real Madrid en estas temporadas pero con el problema interno de Messi, más la inestabilidad institucional y sin poder fichaje, algo que el Real Madrid sí hizo con fichajes importantes como Hazard, Courtais o Militao, para apuntalar posiciones en el campo débiles. En el Barcelona eso no va a poder ser.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *