Zidane y el futuro

Tras 15 partidos de la presente temporada, el Real Madrid 20/21 se parece mucho más al Real Madrid de la 18/19 que al que ganó la liga el año pasado. Y eso, visto los resultados, es muy preocupante. Porque ambos son equipos rotos, que parecen jugar sin orden, defensivamente muy frágiles y ofensivamente inoperantes. Un equipo que no puede aspirar a nada y que colectivamente no funciona e individualmente no tiene argumentos a los que agarrarse.

Pero de la misma manera que invita al pesimismo esa comparación, también podemos acordarnos del equipo que durante el verano invirtió la situación en liga y acumuló una racha de victorias que le permitió llevarse la liga. Ese equipo era sólido, colectivamente comprometido con la misión de no encajar goles, y en ataque funcionaba lo suficiente como para llevarse los partidos. Con muchos jugadores en su mejor versión invitaba a un futuro de mejora.

En este punto toca elegir tu propia aventura. Si algo sabemos es que Zidane es capaz de resucitar a los muertos. Lo ha hecho dos veces: una tras Benitez y otra después precisamente de la temporada 18/19. Tan muertos o más que ahora, equipos que parecían perdidos para siempre, sin esperanza.

Esa capacidad de Zidane de resucitar a equipos es el gran argumento de peso para mantenerle en el cargo. Seguramente se deba a su idea de juego, relacionado con un entendimiento del fútbol con altibajos, con la forma física de los jugadores.  A día de hoy, demasiadas piezas claves del Real Madrid están o han estado fuera de su mejor forma. Este equipo no es el del segundo año de Zidane, donde cualquier jugador rendía. Este equipo necesita a sus mejores jugadores para tener un rendimiento óptimo. Y en cuanto fallan el equipo se cae. Y jugadores como Ramos, Casemiro, Varane, Valverde, Benzema han faltado o han estado o están en baja forma.

Ese es otro argumento para creer en la mejora del equipo, la ausencia de jugadores claves. Se ha demostrado que al equipo le falta profundidad para permitirse rotaciones, pero al mismo tiempo, sin estas rotaciones los titulares acaban desfondándose.

En cualquier otra situación análoga, el entrenador del Real Madrid y probablemente yo exigiría un cambio. Pero con Zidane han sido tantas veces las que el equipo ha resucitado que prefiero ser cauto. Además no veo otro entrenador capaz de llegar y reformar el equipo. Las piezas son las que son, con el factor agravado de la pandemia, la preparación precipitada en verano y la falta de refuerzos por motivos económicos. Así que me resulta difícil pensar en alguien capaz de revertir la situación solo desde la pizarra y la motivación.

Alguien mejor que el propio Zidane, que si algo tiene es que confía en sus jugadores, en las buenas y en las malas y eso tarde o temprano le acaba devolviendo sus frutos. Quiero pensar que el equipo puede alcanzar en cualquier momento su mejor versión del año pasado, con un par de cambios, con motivación y esa concentración y también suerte que está faltando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *