Bolt y Phelps, dos seres de otra especie

Hay dos tipos de personas: la corriente, como tu y como yo que vive una vida ajena al deporte de élite y aquella otra muy minoritaria donde unos cuantos entrenan cada día muy duro para mejorar físicamente. Entre estos últimos los hay mejores y peores en función de su capacidad, genética, etc…

 Y luego están Bolt y Phelps, dos seres de otra especie que nada tienen que ver con el resto de los humanos. Deportistas de tanto nivel como Blake o Lochte están en realidad más cerca de los deportistas de élite de mucho nivel que de estos dos.

Hablamos de dos seres únicos, excepcionales, que salen una vez cada siglo. Dos seres que yo podría incluso pensar que son extraterrestres. Solamente por la inmensidad del universo es posible que existan y quizá estos dos son una evolución física.

 De otra manera me cuesta explicar como un nadador puede conseguir 20 medallas en la historia del olimpismo, en unas condiciones de ultra competitividad, siendo casi todas de oro. También me resulta difícil entender que un gigante de más de 1,90 se desplace por la pista con la que lo hace Bolt, saludando a la gente antes de entrar en los 100 metros más rápidos del mundo.

 Al igual que la aparición de Beamon en longitud, Comaneci en gimnasia y algún otro ilustre, nosotros podremos decir cuando seamos viejos que vimos por la televisión en directo a dos estrellas, no ya del siglo XXI , si no de la historia. Dos estrellas que tendrán sus records intactos durante mucho tiempo hasta que aparezca un humano capaz de romperlos, o quizá, hasta que otro extraterrestres haga aparición.

Gebreselassie, un merecido Premio Príncipe de Asturias

La historia de Haile Gebreselassie es una de tantas historias de niños africanos que recorren grandes distancias yendo a sus colegios andando, corriendo o en bicicleta, y desarrollan después una extraordinaria resistencia. En el caso de Haile, además el destino quiso que se convirtiese probablemente en uno de los más grandes fondistas de la historia.

Con un particular estilo de correr que tenía como elemento diferencial una blanca sonrisa que parecía conferirle la capacidad de correr sin esfuerzo, Gebreselassie dominó con mano de hierro la distancia de los 10.000 metros de 1993 a 2000. En ese tiempo ganó 4 oros en mundiales y otros dos en las Olimpiadas, convirtiéndose siempre en el rival a batir.

Y como todo deportista fue batido después por otro gran atleta, Bekele, aunque siguió estando en el podio ganando otras medallas hasta que decidió pasarse al maratón.

Es la historia por tanto de un hombre que ha dedicado su vida al atletismo,ganando lo inimaginable y batiendo toda clase de records. Por eso, su nominación a los Premios Príncipe de Asturias y la posterior concesión del mismo es sin duda un acierto.

Son estos premios al deporte una extraña mezcla entre el reconocimiento a una trayectoria y el reconocimiento a un gran año o varios años. Así, la concesión del premio a nuestras selecciones nacionales de fútbol o baloncesto o a Alonso o Nadal rompen con la dinámica de entregar el premio a un deportista a toda su carrera.

Quizá debería el jurado tener la paciencia suficiente para entregar el premio a deportistas ya retirados, adquiriendo así cierta distancia sobre el hecho logrado. La mayoría de las veces, los logros deportivos adquieren mayor relevancia cuando se contemplan en perspectiva. Así, ahora somos conscientes de la dificultad de ganar dos mundiales de fórmula 1 o de ganar lo que ganó la selección española de baloncesto.

De esa manera, los premios tendrían quizá algo más de épica y de recuerdo a una gesta lograda. Al estilo del oscar a toda una carrera, los Príncipe de Asturias de los deportes deberían ser como el resto de galardones que premian toda una carrera.

En todo caso, la concesión a Gabreselaise ahora o diez años más tarde debía llegar porque nos encontramos ante un atleta único, con esa inconfundible sonrisa que despitaba a rivales y telespectadores, y que tenía también después las carreras.

El día que el deporte rey fue herido de muerte

Han sido días duros para el deporte en general y para el atletismo en particular tras la Operación Galgo. A falta de conocer con más detalle la operación no nos queda más remedio como amantes del deporte que mirar hacia adelante. Lo haremos con un poso importante de sospecha, que iremos olvidando poco a poco a medida que nos volvamos a ilusionar.

Desde este blog se ha criticado duramente el dopaje y se seguirá haciendo. Por eso quería finalizar la serie de artículos que inicie con el triple post de Alberto Contador con una opinión distinta de uno de los habituales de este blog, Richard. Una persona con opiniones a veces contrapuestas a las mías pero en todo caso argumentadas. En este artículo nos da una visión como apasionado del atletismo y como deportista decepcionado con lo que está ocurriendo, valorando aspectos tan importantes como los económicos.  No os lo perdais.

Gracias Richard.

________________________________________________________________________________________

Nueve de diciembre de 2010, pasadas las 10 de la mañana, me entero, a través de la página de marca, que la Guardia Civil, hecho registros en Alicante, Madrid, Las Palmas y Palencia, en distintos domicilios de importantes atletas, entrenadores y médicos de la élite del deporte nacional; entre ellos, nuestra gran campeona del Mundo y subcampeona de Europa de 3000 metros obstáculos, galardonada como mejor atleta del año, y catalogada, como la mejor atleta nacional de todos los tiempos, Marta Domínguez; además de su entrenador, César Sánchez; Manuel Pascua, uno de los entrenadores de más renombre y reputación del país y un viejo conocido en estos temas, principal inculpado en la “Operación Puerto”, mi paisano, el Dr. Eufemiano Fuentes.

Pocas horas después, se confirman sus detenciones, así como la puesta en libertad con cargos, de nuestra Marta…me he quedado helado, frío y completamente sorprendido, defraudado, dolido, molesto. Por primera vez, en muchos años, una fría sensación de decepción y frustración deportiva, recorre mi ser, no puedo creer lo que he oído, visto y leído. Mi amor por el atletismo, el deporte rey, por mucho que digan los futboleros, porque éste, es el rey de todos los deportes, es inimaginable para muchos y este tipo de noticias, duelen muchísimo.

Antes de entrar a valorar los hechos, quiero advertir, que no estoy a favor de las prácticas “dopantes”, ni las defenderé y, ni mucho menos, defenderé a quien se exponga a ellas y, ni mucho menos, a quien las incita o promociona. Todo lo contrario, básicamente, porque no creo que una marca, medalla, cheque o contrato publicitario, merezca correr tanto riesgo para la salud, e integridad física de uno mismo, hasta esos límites. Aún así, voy a tratar de dar un punto de vista, objetivo, sencillo y claro, de toda esta situación, porque los medios de comunicación, y la falta de conocimiento e información, lleva a sacar conclusiones erróneas y a expresar calificativos, cuánto menos, equivocados y ofensivos, sin fundamento alguno.

Para empezar, tal y como he comentado en diversidad de ocasiones en otros posts de este blog, el deporte de élite, no es sano para el cuerpo humano, puesto que supone llevar al extremo sus límites, con las consecuencias, a corto, medio y largo plazo que eso conlleva.

Ahora bien, en los últimos 30 años, hemos visto como el deporte de competición, se ha convertido en un filón, socio-político-económico y mediático, por lo cuál, hay una serie de intereses que han ido modificando, vulnerando y “matando”, el romanticismo competitivo, la idea de los antiguos griegos y sus JJOO.

Hoy en día, no conocemos deportista de élite, al que no le rodee un circo mediático, inimaginable, dos o tres décadas atrás, sobretodo, desde la aparición de los representantes, esos personajes, la gran mayoría, de dudosa reputación, que se encargan de llevar en la sombra, la carrera deportiva de sus deportistas. Pero, además, disponen de, su propio médico (o equipo), desde traumatólogo a endocrino, pasando por nutricionistas o cardiólogos.

Como deportistas de élite, dedican su día a día, a la preparación física, con el objetivo de ser los mejores en su profesión y, es aquí donde empieza “la delgada línea roja”, ésa, en la cuál, el deporte, intereses personales y económicos se entremezclan bajo una cortina de humo, porque hay que vivir de ello y, es ahí dónde el dopaje, tiene su perfecto caldo de cultivo. Las razones son muy claras, hay que conseguir resultados para poder obtener la gloria deportiva y el consecuente beneficio económico; si a eso, se le une la presión mediática que ejercen los medios de comunicación, y la opinión pública, antes y después de los grandes campeonatos; que pueden elevar, o hundir, a un deportista y su carrera deportiva, en función de la consecución, o no, de los triunfos esperados o las expectativas planteadas…normalmente, generadas por ciertas personas, instituciones y medios interesados.

Dicho esto, rompo una lanza en defensa de los deportistas, porque, salvo casos muy puntuales (p.ej. Ben Jonhson), desde mi punto de vista, son “muñecos rotos”. Para mí, la razón es muy clara, todos esos intereses externos, hacen que, desde muy pronta edad, sean manipulados e incitados, a dejarse someter a este tipo de prácticas. Personalmente, no creo que sean completamente conscientes de lo que hacen, hasta que es demasiado tarde para poner fin a ello, pero ya no pueden. Y, para mí, es esta manipulación, la que hay que evitar…por lo tanto, esta cadena inicial de la red, es la que hay que perseguir, sancionar y criminalizar. Todo esto, nos lleva a hacernos la pregunta básica, la que todos debemos hacernos, antes de poder entrar a evaluar la situación que estamos viviendo : “¿Porqué ocurre esto…dónde empieza?”…

..Muy sencillo, es endémico, empieza arriba, en las más altas esferas del deporte nacional, ni más, ni menos, porque, en caso contrario, no habrían redes. No es que todo el deporte profesional esté sucio, es que se incita a que lo esté…es lamentable escuchar al presidente de nuestra federación nacional de atletismo, hacer sus pronósticos antes de cualquier campeonato y, cuando no se consiguen, escupir mierda contra la gran mayoría de “sus” atletas.

Para quien no lo sepa, pero se haga una idea, de los intereses económicos, que mueven todo esto, quiero dar algunos datos que servirán para entender mucho mejor, todo lo que se mueve por aquí. Una plafinicación de “mejora médica” deportiva (al límite de la legalidad, claro está), para un deportista de primer nivel, tiene un coste aproximado de unos 30.000€ anuales; si tenemos en cuenta, que un atleta con beca ADO de clase M, atletas medallistas, es de 60mil €/año y, en ingresos por patrocinadores personales, equipo, o carreras con fijo y variable, más las primas que pudiera llevarse, por conseguir marcas importantes (récords nacionales o internacionales), podrían llegar a suponer unos ingresos adicionales entre 20 y 70mil€ más, vamos, una pasta..ni de lejos, equiparable a los sueldos de los de otros deportes, pero que pueden garantizar unos ingresos bastante jugosos, por no hablar, de ganar un nombre y reputación, suficientemente importantes, como para obtener, una posición importante, en alguno de los estamentos del deporte nacional…como por ejemplo, en la Federación Nacional correspondiente, ¿quieren que nombre  que atleta acaba de ser destituída, cautelarmente, como vicepresidenta de la Federación Española de Atletismo?.

Personalmente, defiendo y abogo, por el estudio e investigación, biomédica y tecnológica, para mejorar el rendimiento físico y deportivo de los deportistas, básicamente, porque igual que evoluciona la tecnología, dentro de la industria y la mecánica, para los deportes de motor, o para mejorar los materiales de entrenamiento y competición (cronometraje, calzado, vestimenta, trajes de natación, etc), métodos de entrenamiento, podemos aplicar lo mismo, para que el deportista, pueda recuperar y asimilar mejor su entrenamiento y esfuerzos. Ahora bien, siempre y cuando, no afecte negativamente en la salud del deportista, a corto, medio o largo plazo de tiempo. Dudo muchísimo, que estos médicos de los que tanto se hablan, quieran perjudicar, a conciencia, a sus “pacientes”, básicamente, porque si se les muere alguno o, simplemente quedara imposibilitado para la práctica deportiva, o en el día a día de su vida, quedarían señalados y su vida profesional, truncada rápidamente y marcada para siempre. Eso sí, si influencian o coaccionan a los atletas, para que lo hagan, utilizándolos como cobayas para sus experimentos, la cosa cambia y deberían ser, dura y debidamente castigados.

Se han dicho y escrito muchas cosas estos días, pero la verdad, creo que es algo distinta; es cierto que hay redes, pero la pregunta a responder es:”¿Porqué las hay?” porque es un sistema endémico, está ahí dentro, y los mismos que hablan de “tolerancia cero”, han sido los mismos que se han encargado de protegerlo, empezando desde la permisibilidad ministerial, hasta el último eslabón de la cadena, entrenadores y representantes, que seducen y manipulan a jóvenes atletas, que acaban “prostituyéndose”, porque no ven otra salida, pasando por directivos, médicos y los distintos órganos del CSD y federaciones, tanto nacionales, como territoriales, o acaso, ¿nadie se acuerda ya, que el plan ADO, se creó en 1988 con el objetivo de elevar el nivel de nuestros deportistas, y no hacer el ridículo en la Olimpiada de Barcelona?Efectivamante, los resultados deportivos de nuestro país, en JJOO, presentan un extraordinario punto de inflexión, desde Barcelona’92 (27 medallas, 6 de oro, hasta Seúl’88 en 16 juegos de verano y 12 de invierno, por las 88, con 29 de oro, desde Barcelona, en tan sólo 10 juegos, 5 de verano y otros tantos de invierno). Está claro, que se dedicó mucho tiempo, dinero y esfuerzo a mejoras a todos los niveles, instalaciones, entrenadores, tecnificación, deporte base, etc…aunque también, se dedicó a la investigación de ayudas “ergogénicas”, como las denomina alguno.

No pienso hablar de Eufemiano Fuentes o Manuel Pascua, ni dar nombres, a título individual, porque creo, y estoy plenamente convencido, que no hay culpables a título individual. Personalmente, creo que es algo que vá más allá de nombres y personas en particular, porque cada uno, representa una pieza del engranaje, un eslabón dentro de una cadena muy larga y, aunque que corten algunas cabezas, esta “medusa”, tiene muchas serpientes con muchas cabezas por otro lado, por lo que hay que investigar, perseguir y sancionar, en todas las áreas, todos los deportes y todas las instituciones, desde abajo, empezando por las federaciones regionales, e ir subiendo, poco a poco, hasta llegar a las más altas esferas de nuestro deporte, es la única manera de llegar al fondo de eso.

Antes de terminar, aprovecho para hacer dos puntualizaciones; en primer lugar, toda esta operación, no habrá servido de nada, si nos quedamos aquí. No podemos permitir, quedarnos en la superficie y parar aquí, porque no es un problema, únicamente del atletismo, o el ciclismo; porque, no somos drogadictos, ni traficantes, como la gente de la calle empieza a decir y creer. No se puede manchar y herir de muerte, únicamente un deporte que, como el ciclismo, son minoritarios, pero que requieren de unos niveles de sufrimiento y esfuerzo, tan enormes, que se induce a cometer errores tan graves como éstos. Hay que buscar, en todos los deportes, todos!!El día, que hayan registros y resultados de investigaciones de tal calibre, que asistamos a espectáculos similares, en las dependencias del Real Madrid, Barcelona, Atlético de Madrid, Valencia, Sevilla y todos los equipos profesionales de fútbol, baloncesto o balonmano; Antonio Puerta, Dani Jarque, Rubén De la Red, Sergio Sánchez y los lamentables casos de muertes súbitas, o fallos cardíacos repentinos, de los últimos años, sólo se han producido en el fútbol profesional, todavía estoy esperando a que ocurra en medio de una marathon, o prueba de pista de un campeonato atlético, en pleno esfuerzo de un atleta. ¿Veremos registros en los distintos centros de entrenamiento de tenis, e incluso, se pueda poner en duda al propio Rafa Nadal, para que podamos creer en la justicia civil y deportiva, así como en la completa limpieza del deporte?.

Y por último, no puedo dejar de mostrar mi más profunda repulsión, hacia la prensa deportiva y medios de comunicación en general. El sensacionalismo hace años que se ha instaurado en nuestra sociedad, la sangre y el morbo, venden y, en los medios de comunicación de nuestro país, hace tiempo que lo han entendido y asimilado, guste o no, puedan hacer daño o herir la sensibilidad de personas, familiares o conocidos de los implicados. La portada del diario Marca, del pasado viernes, día 10 de Diciembre, es lamentable, no se pueden permitir titulares, a toda plana, como el publicado ese día : “MARTA TAMBIÉN ERA MENTIRA” y encima de titular : “Detenida como ‘camello’ de una red de dopaje”…éste, es el rigor periodístico de nuestro país, donde la presunción de inocencia, es uno de los pilares básicos de nuestro estado democrático y constitucional…increíble, porque no ví un titular parecido, cuando se conoció el positivo por clembuterol, de Alberto Contador, mientras tanto, Marta jamás ha dado positivo en algún control (por lo tanto, el titular es susceptible de ser denunciado, puesto que no hay pruebas que demuestren que se haya dopado), pero a él se le ha defendido a ultranza, a pesar de dar justificaciones, de dudosa veracidad; o simplemente, cualquier periódico de tirada nacional, como por ejemplo, El Mundo, del mismo grupo editorial, no se atreven a realizar juicios de ese tipo, cuando se destapan investigaciones o tramas políticas de corrupción, dónde se utiliza el adjetivo de “supuesto culpable”.

Marta Dominguez se une al club de Alberto Contador

Marta Dominguez ha sido y es mi atleta preferida, como la de muchos españoles supongo. Y lo será seguramente, independientemente de su más que probable dopaje(en estos casos de investigación previa de la policía no suelo creer en la inocencia de los detenidos) porque los recuerdos es algo que difícilmente podemos cambiar. Y ese es el problema principal con el dopaje en España, que de nada sirve ilusionarnos con deportistas, si más tarde o más temprano nos enteramos de que competían haciendo trampas.

Porque hacen trampas, que nadie se lleve a error. Individualmente cada deportista que se dopa es un tramposo porque habrá algunos (muy pocos seguramente) que no estén dispuestos a doparse para competir. Esos, son los nombres de desconocidos que jamás conoceremos. Deportistas anónimos cuyo único mérito fue llegar a la élite de un deporte y ser uno más de un pelotón o de una liga. Sin un triunfo, sin un nombre, sin un patrocinador, son deportistas anónimos. Muchos de ellos seguramente seguirían siendo anónimos por más que se dopasen, pero aún así siempre tendremos la duda de que hubiera pasado si nadie se hubiese dopado.

Y esa duda la podemos aplicar retrospectivamente a todo el deporte español de los últmos veinte años, desde que un tipo llamado Eufemiano Fuentes entró a colaborar con algunos estamentos deportivos.(este artículo es clave para entenderlo todo) Aquel hito, por entonces clave para modernizarse tecnológicamente como el resto de países punteros, fue en realidad el disparo de salida hacia la generalización del dopaje en nuestro deporte y paralelamente del éxito. Antes, el éxito se nos resistía,y ya había indicios de cuál sería el camino del éxito. Solamente nuestra propia cerrazón nos impidió ver lo evidente. Basta con buscar en google casos de dopaje y Eufemiano Fuentes para comprobar que llevamos años y décadas con esta lacra.

Y si no habíamos sabido de más casos hasta ahora era porque conscientemente nos habíamos puesto una venda en los ojos. Una venda que nos hacía pensar que fuera el paisaje era bonito y maravilloso. Esa venda nos la pusimos todos, o casi todos porque unos pocos denunciaron el dopaje e hicieron lo posible para combatirlo. Fundamentalmente algún periodista y sobre todo la policía que siempre está para cumplir su deber.

Esa misma policía que fue ninguneada y despreciada cuando “EL PODER” decidió ignorar gran parte de la Operación Puerto. Y pongo esa palabra en mayúsculas porque sabemos que la Operación Puerto se paró en el momento en el que se empezó a especular con que había futbolistas y tenistas muy importantes involucrados. Había también, fijaos que gracia, atletas de primerísimo nivel cuyo nombre no salió a la luz.

¿Quizá Paquillo? ¿Quizá Marta Dominguez? Ambos quizás se han resuelto recientemente. Lo que para nosotros es un quizá para los policías que investigaron durante meses en aquella operación es una certeza. Más de doscientas bolsas de sangre, horas de grabaciones, documentos e información suficiente para hacer que nuestro país descendiese al infierno de los tramposos en tantos deportes y con tantas figuras que a nuestro lado el dopaje de la RDA sería un juego de niños.

Fijaos que cosas que uno de los motes de una de las bolsas de sangre estaba asociado al nombre “Rosa”. ¿quizá se refería a la cinta del pelo de Marta Dominguez? Porque ya casi tenemos la certeza de que la bolsa de A.C. era de Alberto Contador. Aquel corrededor con un futuro extraordinario que se libró de caer en la operación Puerto porque EL PODER pensó que era un cartucho demasiado preciado. Otro que se libró fue Luis León Sanchez, hermano de Pedro León, y también involucrado en la Operación Galgo. De aquellos polvos estos lodos, y lo que queda por venir.

Cayeron otros muchos ciclistas, quizá pensando que como era un deporte sucio y con mal nombre no pasaba nada por incluir unos pocos más. El resto de deportes se librarían, cayendo en un olvido por parte de los muchos que sabían la verdad. Y entre esos estaba el mismo que viajaba con los deportistas españoles predicando el deporte limpio y vanagloriándose de los éxitos, Don Jaime Lisavestky. Un político responsable directo que ha mirado demasiadas veces hacia otro lado, como han mirado muchos otros.

Para ellos, en una balanza entre éxitos deportivos y limpieza del deporte ganaba siempre lo primero, casi a cualquier precio. Aunque ese precio fuese la muerte prematura de deportistas como Chava Jimenez. Aunque eso significase que los periodistas de otros países investigasen nuestros casos de dopaje. Aunque supusiese el descrédito futuro de nuestro deporte.

No tuvieron en cuenta, todos estos que ahora estarán pensando en lo que van a decirnos a los ciudadanos, que cuanto más alto subes más fuerte caes, sobre todo cuando hablamos de hacer trampas y de dopaje.

Dirán algunos que todos se dopan y que es la única manera de competir. No seré yo quien niegue lo primero, pero sí lo segundo. ¿Queremos ser admirados porque nuestros deportistas son capaces de doparse sin que les pillen? O preferimos ser admirados porque nuestros deportistas compiten como pueden prevaliéndose únicamente de su capacidad.

Sé que lo que aquí subyace es algo más que la realidad del deporte español. Hay una realidad del deporte mundial que nos indica claramente que muchos records y muchas marcas tienen una explicación en el dopaje.

Pero a pesar de todo, un individuo y un país tiene que ser capaz de abstraerse de ese mal conjunto. Y lo tiene que hacer porque es lo moralmente correcto, y porque ese es el único camino para acabar con esa lacra que se llama dopaje. Podremos entrar en consideraciones de todo tipo acerca de qué se considera dopaje y de si los deportes obligan a doparse para ser competitivo, pero al final, siempre podremos pensar que porque lo hagan muchos no quiere decir que sea lo necesario ni lo bueno. El refranero español, sabio como pocos, nos lo dice: “Mal de muchos consuelo de pocos”

Esta es, señores, la realidad de nuestro país. Alguien sensato pensará que si han “cazado” a Alberto Contador y a Marta Dominguez, dos buques insignias de nuestro deporte, también podrá cazar dentro de no demasiado a otros deportistas tan importantes o más. Ponedle el nombre que queraís y retrotraeros casi cuanto queraís, porque ahora ya sabemos que nuestro deporte está tan sucio que dentro de poco las alcantarillas van a rebosar, pero no de mierda, sino de cientos de sustancias dopantes.

Conclusiones del Europeo de Atletismo

Ayer concluyó el Europeo de Atletismo 2010 en Barcelona, y lo hizo de manera inmejorable para el combinado español, con el himno de España sonando gracias a la victoria en los 1500 de la muy trabajadora y voluntariosa Nuria Fernandez. Completaba además el podio la que posiblemente debería haber sido campeona del mundo Natalia Rodriguez.

En total se han logrado 8 medallas, todas ellas del medio fondo y del fondo. Las 4 del 1500, que demuestran que España es una potencia mundial, las dos de 3000 obstaculos (Maite y Blanco), la de maraton del siempre competitivo Chema Martinez y la plata del 5000 de Jesus España. Por cierto especial mención a Jesus que es uno de los atletas más clarividentes que he visto. Una persona sensata y competitiva como pocos.

Como digo, todas pruebas de fondo, que en los mundiales están dominadas por las hordas africanas. Es posible dominar en Europa, pero a nivel mundial es muy difícil competir con atletas que por sus circunstancias físicas y geográficas son los grandes dominadores. Hemos visto incluso a muchos africanos nacionalizados con las mejores marcas.

El problema reside en la poca variedad de nuestro atletismo que ha tenido una mas que pobre presencia en la velocidad, algo habitual históricamente, y una testimonial participación en los concursos.

En la velocidad no aparecen españoles ni en los 100, 200, 400 ni en las vallas. Y sin embargo hemos visto como atletas blancos alemanes, franceses y británicos llegaban a las finales y las ganaban. En estas pruebas, destaca la presencia de algún nacionalizado español, que sin embargo no han sido capaces de refrendar sus mejores marcas. Habría que plantearse seriamente la nacionalización via carta de naturaleza de atletas que luego no aportan un plus a la selección. Se trata de una nacionalización especial y ventajosa para inmigrantes y por tanto debería hacerse de manera excepcional y siempre que aportase realmente un valor. De lo contrario se está dando un trato de favor a unos inmigrantes en perjuicio de otros.

En los concursos, en las pruebas masculinas desaparecidos en pértiga, altura, jabalina o martillo, y poco competitivos en pruebas en las que se supone que tenemos atletas con buenas marcas. Pestano volvió a no saber competir en disco y en la longitud los nacionalizados tampoco dieron la talla. Vimos eso si al joven Eusebio Caceres dar muestras de una prometedora carrera.

A nivel femenino, algo parecido, sin atletas en longitud o pértiga, tampoco se vió a la mejor Ruth Beitia en altura y en las pruebas de lanzamiento apenas destaca la presencia de Mercedes Chilla.

Cuando hablo de la no presencia de atletas me refiero a atletas con capacidad para competir con los mejores. Porque si algo hemos tenido en este Europeo es cantidad, aunque a la vista de los resultados falta calidad.

Y la calidad no es un reproche a los atletas que sin duda dan lo mejor de si mismo, sino que es un reproche a la federación y especialmente a los medios que tienen estos atletas. Hizo Angel Rodriguez, el mejor representante español en los 100 metros, una denuncia de la falta de medios económicos para entrenar los relevos de 4×100, que yo suscribo.

Atletas tenemos, y se demuestra con la cantidad, pero faltan medios en forma de entrenadores, psicólogs deportivos(muy necesario a la vista de lo mal que manejan la presión algunos atletas), instalaciones y en general medios económicos y deportivos.

Y como prueba, tenemos la actuación de británicos y franceses que han destacado como pocas veces. En el primer caso, seguramente debido a la proximidad de las olimpiadas en Londres, los británicos se han puesto las pilas, y así hemos visto una variada representación en todo tipo de pruebas. En el caso francés, también deben de haber aumentado los presupuestos porque su explosión ha sido espectacular,a destcar un Lemaitre sencillamente soberbio, que a sus 20 años tiene por delante una progresión brutal. También han destacado los rusos, sobre todo ellas, que han dominado numerosas pruebas.

En definitiva unos Europeos realmente emocionante, especialmente para mi, las pruebas españolas con unos 1500 metros preciosos y con unas pruebas de velocidad muy competidas. Queda sin embargo mucho que mejorar.

Europeo de Atletismo 2010

Comienza en 27 de julio el Europeo de Atelismo en Barcelona, una cita importantísima para nuestro deporte, que sin embargo no tendrá la repercusión de otros deportes más populares.

Personalmente soy un enamorado del Atelismo, un deporte, que es en realidad un conjunto de disciplinas, con altas dosis de técnica, táctica (carreras de fondo) estrategia, esfuerzo físico, potencia y un alto nivel de exigencia. El atleta necesita mucho entrenamiento para mejorar apenas unos segundos.

España presenta al Europeo un equipo competitivo, que querrá demostrar ante su público que están a la altura del exitoso deporte español. La diferencia sin embargo con otros deportes es que el atletismo español saca mucho y muy bueno de poco. Me explico, no son demasiados los jóvenes que practican atletismo y sin embargo somos capaces de competir al máximo nivel con muchos representantes.

No conozco el número de federados en España, pero si trato de pensar, solamente conozco a una persona que se haya dedicado a ello de joven. Nuestro tertuliano, “el cansino histórico”, Richard, un marchador al estilo Paquillo. Otro dato importante que me sirve para esta apreciación es mi experiencia universitaria en la Universidad más grande de España, la Complutense de Madrid, donde no existían campeonatos de Atletismo ni equipos de ningún tipo.

Por supuesto es absurdo compararlo con las universidades americanas donde el deporte cobra una importancia mayúscula. Pero eso es otro tema fruto de futuros debates. Lo importante es que hay un grupo importante de atletas que son capaces de representarnos al máximo nivel y hacerlo con posibilidades de medalla.

A seguir, como siempre, el medio fondo, con los 1.500 a la cabeza. Disciplina mítica en la que siempre destacamos y que nos deja en el recuerdo, a mi por lo menos, la medalla de oro de Fermin. Esta vez no estará Fermin pero si Reyes Estevez por el que siento una especial debilidad. También me ha gustado siempre Maite Martinez, una atleta que se estancó por las malditas lesiones pero que siempre me ha resultado muy competitiva. Seguiré con atención a Concha Montaner, mas que anda por su atractivo físico y como no a Marta Dominguez.

Es la palentina, a mi modo de ver,el espejo en el que se deberían mirar todos los deportistas. Tiene una serie de cualidades de los cuales adolecían los españoles históricamente, pero que últimamente estamos dejando atrás. La valentía, el coraje, la fuerza,el tesón y la competitividad son sus principales rasgos. Está al nivel de Nadal y Gasol como representante del afán de superación. Una fuera de serie que sólo piensa en ganar sabiendo sus posibilidades siempre, pero aferrándose a la esperanza de saber que en el deporte todo puede pasar.

Hay muchos más atletas españoles a destacar y pruebas donde tenemos opciones de medalla. Todos ellos lucharán por llevar al deporte español a lo más alto, una vez más.

Quiero ser como Marta Dominguez

Como Keira Knightley  en “Quiero ser como Beckham” , a mi me gustaría ser como Marta Dominguez. En mi opinión una de las mejores deportistas(y deportistos) de España y sin duda una atleta (y atleto) que sirve de ejemplo a cualquier profesional del deporte o simplemente o cualqueir persona.

En mi caso, me maravilla la fuerza de esta palentina para competir después de meses de lesiones. Las lesiones son cargas de profundidad que muchas veces acaban con los sueños de grandes deportistas. Y pienso sobre todo en los deportistas de élite que subsisten no con los sueldos millonarios de los futbolistas, sino con las becas ADO que son proporcionales a su rendimiento obtenido.

Las lesiones crean una ansiedad difícil de llevar. En mi humilde condición de aficionado a correr (más bien aficionadillo pero suena peor) las lesiones me provocan una falta de motivación que se extiende a lo largo de los días. Sobre todo es la sensación de no poder controlar mi cuerpo. Puede controlar mi mente y recorrer una distancia superior a mis fuerzas, pero no puedo evitar el dolor que sufro por la lesión. No soy capaz de obligar a mi cuerpo a recuperarse de las lesiones en el plazo que yo quiero.

Por suerte, para mi es sólo un entretenimiento que si bien es cierto que resulta indispensable para mantener mi mente activa, no dependo de él para subsistir. Intento ponerme en la piel del deportista que sabe que toda su temporada depende de recuperarse o no de una lesión. Debe ser muy frustante.

Por eso, necesitamos buscar fuerza de donde no queda y emular el ejemplo de la superatleta Marta Dominguez. Mi motivación es ser como ella.

El dopaje tumba al deporte español

Me acuesto con la noticia de una redada de la policía. Parece ser que en la operación está implicado de alguna u otra manera Paquillo fernández. A falta de más datos se informa de que han encontrado EPO en su domicilio. Como mínimo recae sobre él la sombra de la sospecha.

Es triste saber que personas a las que considerábamos deportistas modelo han utilizado este tipo de sustancias tramposas para ganar.Da igual si fue una vez o todas pero lo cierto es que los éxitos de estas personas, a las que considerábamos grandes deportistas quedan envueltos para siempre en la duda.

Pero lo peor de todo es constatar que el COI no iba tan desencaminado cuando afirmaba que España era tolerante con el dopaje. Ya sospechábamos algo cuando se montó todo aquello de la operación Puerto, que se cerró en falso no sabemos si influenciado quizá por la implicación de demasiados deportistas.

Lo peor del dopaje es el efecto desmotivador que provoca, que hace que el aficionado sospechoso inmediatamente de todo deportista exitoso. Los casos de Alberto garcía, Juanito Mueleg y muchos otros (sobre todo ciclistas) nos impiden creer ciegamente en la inocencia de los que están por llegar.

Es necesario empezar a creer de verdad en lo que se dice, y no aplicar solamente las palabras sino también los procedimientos necesarios. Deben existir leyes pero también controles que impidan que los deportistas tramposos logren su cometido.

La única noticia positiva es que al menos sabemos que España está empezando a actuar y que hay gente dedicada a investigar y descubrir a los trampossaos. La mala noticia es sin embargo, que queda un regusto de podredumbre en el ambiente deportivo que nos hace sospechosar de todos los deportistas, sean o no tramposos.

Marta Dominguez ,la mejor atleta de Europa

Que Marta Dominguez haya sido nombrada recientemente como la mejor atleta de Europa por la Asociación Continental de atletismo es una gran noticia pero no solamente para España, sino para el deporte en general y para el atletismo en particular.

Marta representa unos valores que se asocian a la perfección con el deporte. Espíritu de superación, lucha, entrega, coraje,valentía, competitividad y fuerza son entre otros sus grandes atributos. No es fácil encontrar a este tipo de deportistas y aunque a los españoles últimamente nos parezca normal gracias a la contribución de otros grandes ejemplos como Nadal o Gasol, quizá dentro de unos años nos acordemos de ellos.

Reconozco que tengo una debilidad por Marta Dominguez justamente por representar esos valores y por luchar contra las atletas africanas a pesar de que físicamente está más limitada. Por eso mismo me impresiona porque es tan fuerte mentalmente que puede superar lo que es casi un obstáculo insalvable como lo es el espectacular dominio africano en las pruebas de fondo gracias a su mejor formación física y proque no decirlo genética.

Siempre he comentado que  las carreras de Marta Dominguez deberían ser,junto a la mítica carrera de Fermín Cacho en  las olimpiadas de Barcelona, objeto de estudio entre todos los atletas y deportistas de élite. Son ambos, y especialmente Marta, el vivo ejemplo de la fuerza mental, esa fuerza tan ambigua y desconocida que para unos poquísimos supone el éxito y para otros muchos es fuente de sus fracasos.

Estoy convencido de que Marta conoce los misterios de la fuerza mental y por eso es capaz de dominar su cuerpo a través de la misma. Como si de una jedi se tratase Marta sabe como correr las carreras y como ganarlas a pesar de estar a priori menos preparada físicamente.

Ojalá salgan más como ella. ENHORABUENA SUPER CRACK!!

Mal balance del atletismo español

Que amargo y duro es el atletismo a veces, sobre todo cuando hay caídas.Caídas que ponen fin rápidamente a todo un año de preparación. Esto pensó seguro Marta Dominguez en las olimpiadas y también la etiope Burka tras su polémica caida del domingo.

¿Caida o empujón? Para muchos españoles deseosos de una medalla, lo primero, y para los jueces lo segundo. Lo cierto es que a Natalia Rodriguez la han dejado sin medalla cuando mejor estaba. Ganó de sobra y eso es lo que más rabia nos da.

Asi que sin entrar en el debate de que fue, si caida o empujón, porque tras haber visto varias veces las imágenes no se ve tan claro, mi primera conclusión es que Natalia tácticamente no estuvo bien, y no calculó las posiciones adecuadamente.Sobre todo si iba sobrada de fuerzas.

Viendola a ella , a Marta y al resto de competidores se observa como el deporte a tan alto nivel depende en un porcentaje altísimo de la mentalidad. Así, Natalia esta vez tenía mentalidad ganadora y apostó por el oro, cuando otras veces se ha conformado con el sexto o el quinto puesto. Ocurre demasiado a menudo en el atletismo español con los Pestano,Manolo Martinez, Lamela y compañia, que a pesar de tener marcas suficientes para medallas, no la logran. Como decía Luis Aragones hay que saber competir, crecerse con las adversidades, aprovechar que otros son mejores para forzar más aún el cuerpo.

En definitiva, hay que seguir el ejemplo de Marta Dominguez, una ganadora, una competidora siempre, en cualquier circunstancia. El resto, son excusas.