Expediente Z

El Real Madrid de Zidane ha entrado en barrena, de manera inmisericorde, casi inexorablemente, como si solamente el fin del fútbol acabase con esta agonía a la que todavía le quedan cinco meses, y que lejos de mejorar, pudiera solamente empeorar hasta caer en el infierno, si el PSG da el golpe de gracia.

El fútbol del Real Madrid ya no resiste el análisis de la realidad de los hechos y únicamente se pliega ante la certeza de que todo puede ir peor, de que nada es imposible para seguir descendiendo a este equipo que tocó el cielo, al averno. Es ahí donde mora actualmente el equipo de Zidane, incapaz de ganar ni a los grandes, ni a los pequeños, ni en la Copa ni en la liga, ni en casa ni fuera, ni con Benzema ni sin él, ni con los suplentes ni con los titulares.

Y da igual si juega bien y crea ocasiones, como ayer, o si lo hace mal como contra el Celta o el Numancia hace algunos días, que el resultado siempre se decanta en contra del equipo al que hace no tanto se le atribuían los éxitos gracias a una inmensa flor de su entrenador. Si aquella existió, y dio para ganar dos Champion seguidas, una liga y todos los títulos anexos, esto de ahora también, un maleficio fatal, un mal de ojo que da para perder la liga en diciembre y estar a -18 en enero, y quien sabe si caer también con estrépito ante el PSG o el Leganés.

El análisis futbolístico, el desempeño de cada jugador o la labor del entrenador o del presidente sirven para calmar la ira del aficionado, que se mezcla con estupefacción. Alguno, sensato, se preguntará cómo es posible que el equipo que dominó el mundo ahora sea incapaz de dominar siquiera su pequeña parcela de casa. Y, otro, más incisivo aún, barruntará un déjà vu, recordando el año II de Ancelotti, una caída a los infiernos muy parecida a la actual, en la que el equipo, tras un doblete Champion-Copa y un récord de partidos invictos, se desmoronó de pronto en la segunda vuelta. Un tercero, incluso podría recordar como esos mismos jugadores titulares ganaron una liga con 100 puntos con Mourinho y al año siguiente la tiraron en septiembre, como este año.

Y yo, que soy corto de memoria, pero largo de pensamiento, me recuerdo pensando todos esos años atrás que el Madrid tiene que cambiar, que la estructura vertebral con Ramos, Marcelo, Cristiano, Benzema, Bale ya no sirve y que el modelo futbolístico del club ya no sirve y hay que buscar uno estable.

Como a aquel pensamiento lúcido y analítico le sucedieron 3 Champion League en 4 años y los mejores años de juego y fútbol que recuerdo, decidí no pensar más. Pensar en el fútbol tiene algo de racional y de lógico, dos aspectos de los que el propio fútbol carece. ¿Hay lógica tras la derrota de ayer? ¿Qué lógica se esconde detrás de que un equipo como el Real Madrid que hace una primera parte sensacional sea incapaz de meter un gol y que lo haga el Villareal en una sola llegada en los minutos finales?

Por eso Zidane, que es indudablemente un hombre de fútbol, aunque los hay que tratan de negarle el pan y la sal habiendo olido el fútbol solamente a través de una bolsa de pipas, piensa que el propio fútbol resolverá sus problemas. Zidane ha pensado durante todo este tiempo que la pelota ya entrará, algo que ya decía el año pasado cuando el madridismo ya había precintado el envoltorio con la venta de Cristiano Ronaldo. Y el fútbol, o Cristiano Ronaldo, le dio la razón con un final de temporada sublime.

Pero ahora el fútbol se resiste y Zidane no lo entiende y no es capaz de contestar a críticas de los que solo olieron el césped cortado de su casa ni de aquellos que planificaron el verano en sus cabezas y que jamás antes habían planificado siquiera una barbacoa.

Para Zidane, hombre de fútbol, la solución tiene que llegar a través del trabajo y el buen juego y quizá así sea y el Real Madrid levante la 13ª. No sería la primera vez que se repite una temporada del estilo y los madridistas lo vieron con la 7ª o la 8ª por ejemplo, en las que el desempeño en el resto de competiciones fue nefasto. Lo que nunca vivieron esos aficionados en 50 años fue  un equipo capaz de ganar en una misma temporada Liga y Champion, y todos los títulos alrededor, como en los últimos dos años.

 Quizá por eso el desconcierto es tan grande, porque el aficionado ya ni sabe lo que quiere, ni si quiere a Zidane, o a Benítez para que luego vuelva Zidane, ni si quiere a Cristiano o no; o limpiar al equipo de las figuras que nos han dado los éxitos y fichar otras nuevas. Lo importante es que el club sepa lo que quiere y sea coherente con lo planificado aunque el popolo demande y crea que tiene la razón, al final siempre será el popolo y le bastará con el pan y circo, aunque lo de ahora tiene más de circo que de pan. Y quizá solo quizá, vuelva el pan y el Real Madrid siga siendo ese club indescifrable capaz como ninguno de pasar del cielo al infierno y viceversa, como si solo fuese capaz de existir como tal en ese filo constante de irracionalidad.

Zidane, en busca de la excelencia perdida

Hace poco más de dos años, Zidane recogía un equipo mentalmente hundido, con todos sus jugadores muy por debajo de su nivel y con una afición descreída tras un inicio de liga desolador con Benítez, y un desempeño en la Champion por debajo del nivel habitual del Real Madrid. Era un equipo que tras la crisis de la alineación indebida en Cádiz había desconectado con su afición, que entendía que el club no tenía un proyecto ni una plantilla capaz de competir por todos los títulos.

Poco tiempo después, aquel mismo equipo levantó la undécima Copa de Europa con una sucesión de victorias y un juego espectacular, para a la temporada siguiente completar el mejor año en la historia reciente del club, con un doblete Liga y Champion, y una final de Champion memorable, en la que se borró a la poderosa Juventus ,con un contudente 4-1, y un juego que lograba la excelencia.

Aquello, que ahora parece tan lejos, fue hace algo más de 7 meses, concretamente 221 días, y parece tan alejado como  el día que Zidane accedió al cargo, con el equipo roto, sin transmitir confianza, sin juego… Tras lo visto ayer contra el Numancia, el partido del Celta y el 0-3 del F.C.Barcelona cabría pensar que el equipo se parece mucho más al que vimos con Benítez que al que convirtió Zidane en una máquina de jugar al fútbol y batir récords.

No quedan claras las causas de esa transformación. De la misma manera que Zidane fue capaz de transformar a los mismos jugadores que daban pena con Benítez en un equipo campeón, ha sido capaz de realizar la transformación contraria y convertir a una plantilla legendaria, seguramente la mejor dela historia del Real Madrid, en un equipo vulgar.

Si el año pasado era difícil escoger entre la unidad A y B, por estar todos los jugadores a un nivel espectacular, ahora resulta difícil hacer lo mismo pero por las causas contrarias.

Visto el desempeño de la unidad B y el empate contra el Celta, en una segunda parte muy mala, ya no sirve como razón para justificar todo los males la presencia de Benzema. Por peor que esté el francés, su mera presencia no promovía todo lo demás, como ha quedado al descubierto con los últimos partidos. Tampoco la presencia o no de algunos suplentes en el equipo titular porque ayer con todos ellos el equipo tuvo los mismos desajustes que los teóricos titulares.

Y tampoco me ha servido desde el principio como razón para motivar este gran bajón la ausencia de James, Pepe, Mariano, Danilo, Coentrao y Morata puesto que ninguno de ellos participó en la final contra la Juventus, cuando el equipo desplegó el mejor juego que mis ojos han visto.

Así pues, ¿que provocó en primera instancia un cambio tan radical como para olvidar la melancolía con Benítez y ganar todos los partidos? ¿Y que ha provocado esa nueva melancolía y mal juego? Las piezas del puzle son esencia las mismas. Mismos jugadores, mismo entrenador y el recambio de las piezas suplentes de unos jugadores internacionales con experiencia, a otros con menos experiencia pero gran talento.

El gran precedente de esta transformación frankestiana fueron los años de Ancelotti en los que se pasó de otro doblete a un año en blanco. El equipo pasó del record de victorias a perder todos los títulos en 5 meses. Con los mismos jugadores y el mismo juego teóricamente. La solución fue  echar al italiano y traer a Benítez para repetir después un ciclo que por ahora tiene todos los visos de repetirse. Al menos con la actual sensación que transmite el equipo.

¿Cuál es la solución? Decía un tuitero que habría que mirar volver a contratar a Benítez, echarle y volver a fichar a Zidane…Mi humilde opinión pasa por reconocer el trabajo de Zidane y por mirar en el espejo de la sección de baloncesto. Con Pablo Laso en el cargo los últimos 5 años el equipo ha ganado más títulos que en las últimas décadas. Ha habido alguna temporada mala y la sensación de que se podría haber ganado más pero al final el equipo siempre ha respondido, siendo siempre competitivo y manteniendo la estabilidad de jugadores, entrenador y juego.

Y creo que para el fútbol la solución es la misma, independientemente de como acabe este año, del que no descartó que el Real Madrid pueda incluso levantar la 13ª orejona e incluso un doblete Copa del Rey y Champion. Pero más allá de los títulos, el club necesita un entrenador que este varios años, un lustro entero, con la estabilidad actual de fichajes, apostando por jóvenes a largo plazo y manteniendo a los que hasta ahora han respondido en las victorias.

Lo otro, la trituradora de entrenadores y jugadores tras ganar incluso una Champion como la 7ª o la locura de años atrás con entrenadores cada año, no tiene ningún sentido. El equipo perfecto no existe, ni el que lo gane todo, ni lo ha hecho el Real Madrid en su historia jamás, ni ningún otro equipo. Lo más cerca que ha estado este club de la excelencia han sido las dos temporadas de Zidane.

Sigamos probando ese modelo aunque haya cosas que ajustar y haya incluso que tragarse las derrotas o partidos como el de ayer. El modelo tiene que ser el largo plazo y ni el ansia por fichar ni la histeria, ni siquiera las duras derrotas, deberían cambiar un equipo que es en esencia el mismo que ha logrado dos Champion League consecutivas.

Coutinho, un fichaje record

El F.C.Barcelona ha cerrado el fichaje  más caro de la historia de la liga, record que tenía el propio club tras fichar a Dembelé por 150 millones (100 fijos más 50 variables muy poco variables). Los 160 (120 fijos + 40 poco variables) que se van a pagar por Coutinho superan por poco esa cantidad.

Deportivamente son sin duda dos buenos fichajes para el club, necesarios para rejuvenecer la plantilla y de indudable calidad, aunque el brasileño no podrá jugar la principal competición, la Champion League. El club de Bartomeu se ha gastado este año casi 400 millones de euros en fichajes más los 126 del año pasado. Es una inversión total de 526 millones de euros en solo dos temporada con unas ventas de 226 millones (Neymar más 4 millones de Tello) y de 36 millones el año anterior.

Un balance negativo de 264 millones  que a nivel económico el plantea muchas dudas acerca de la capacidad del F.C.Barcelona para mantener esa estructura de gastos. Tras la venta de Neymar y el fichaje de Dembelé, el propio club reconoció una deuda de 300 millones de euros y una masa salarial que alcanzaba el 84% de los ingresos.

Cifras que se incrementarán con el pago de los160 millones por Coutinho y el pago de una nómina que alcanzará los 14 millones de euros netos. ¿Es sostenible financieramente el club? El Fair play financiero parece que no vive sus mejores momentos, pero esa norma no deja de ser una mera recomendación ( no así la de la liga) para evitar la quiebra del modelo. La verdadera pregunta es si es viable realizar este tipo de fichajes y si los clubes pueden amortizar el pago de grandes traspasos y salarios.

Fichajes mas caros

La política de realizar potentes inversiones en grandes jugadores fue iniciado por Florentino Pérez con el fichaje de Figo con una estrategia que deba tanta importancia al aspecto deportivo como de marketing. Con su adquisición y la posterior de jugadores como Zidane, Kaká, Cristiano Ronaldo, Bale o James el Real Madrid gastó grandes sumas de dinero con fichajes records en jugadores que deberían tener un retorno tanto deportivo como financiero. Algo que se ha producido con casi todos ellos, a excepción de Kaká que no fue deportivamente rentable. Los contratos de imagen cediendo la mitad de los derechos y el impacto mediático de esos jugadores en sus países y en el mundo justifican los fichajes. Como el de Bechkam, por ejemplo.

Esa política de priorizar grandes gastos a jugadores con un alto retorno financiero y deportivo la ha llevado el Real Madrid a rajatabla, evitando hacer grandes gastos en jugadores que no cumpliesen ambas condiciones.

Pero la escalada de gastos, con el incremento de dinero en la Tv en la Premier y con los jeques ha hecho saltar esa política por los aires. Y el F.C.Barcelona está siendo ahora mismo uno de esos actores. La pregunta es, ¿es realmente viable para los clubes pagar ese precio por un jugador? Y si no lo es, ¿estamos ante una burbuja?

La respuesta la veremos en los próximos mercados de fichajes. Parece claro que los clubes ingleses disponen de ingresos por televisión para reforzarse, y a raíz de ello se ha incrementado el gasto de fichajes y también de salarios. El problema es que sin controles, los clubes gasten aún más de lo que ingresan, como sucedió en España con la burbuja del fútbol.untitled

La otra lectura del fichaje de Coutihno y Dembelé es el doble rasero que ha mostrado el F.C.Barcelona, criticando los gastos de otros y jactándose de cantera cuando al final su comportamiento no es distinto de el de cualquier club. Hasta que no vuelvan los tiempos en los que el F.C.Barcelona saque buenos canteranos ya no volveremos a escuchar aquello de cantera vs cartera. Ahora que es justamente cuando el Real Madrid es el que ha apostado por fichajes de jóvenes de poco precio, el F.C.Barcelona hace lo contrario. Y nadie hablará de cantera vs cartera.

 

Mbappé y Neymar por Cristiano y Benzemá

Un documento recien filtrado por WikiLeaks (ver documento al final del artículo) desvela el próximo terremoto futbolístico que involucrará al Real Madrid y el PSG. La operación no ha sido en absoluto sencilla de ejecutar y lleva muchos meses previos de preparación y de múltiples reuniones entre Florentino Pérez y su equipo y el Jeque y todos los responsables. Se han tratado cuestionesde marketing, deportivas, económicas y jurídicas, para cerrar una de las operaciones más complejas de la historia del deporte.

Todo comenzó con el deseo de Cristiano Ronaldo de dejar el Real Madrid. El acoso de Hacienda y el deseo del jugador de firmar su último gran contrato le llevó a expresar dicha intención a Florentino Pérez. El mandatario blanco consideró la opción como beneficiosa si conseguía otro crack similar. En ese momento se contactó desde el Real Madrid con el entorno de Neymar, que aprobó la operación.

Por parte del PSG Cristiano Ronaldo entraba en los planes de Emery, al que le gustan ese perfil de jugadores trabajadores y profesionales. Difícil decir que no a una estrella como Ronaldo.

El Real Madrid ficharía a Neymar con el dinero que el PSG aportase al Real Madrid y Cristiano se marcharía a Francia con un gran contrato. Pero a última hora todo se complicó. Por una parte, el FC.Barcelona, enterado de las intenciones blancas amenazó al Real Madrid con denunciarle a la FIFA y ante la liga española. Una disputa entre los dos grandes clubes españoles que amenazaría el frágil equilibrio existente. Algo que en absoluto interesaba a Florentino Pérez, poco amigo de romper relaciones con otros clubes.

Y por otra parte, Cristiano Ronaldo le pidió a Emery el fichaje de Benzema como complemento de una delantera formada por Cavani,Benzema y él mismo, al estilo de la BBC. Dos killers del área y un 9 y medio como se define al jugador galo.Una propuesta que Cristiano planteó en privado a Benzema, convenciéndole, aprovechando su vuelta a Franca y también un último gran contrato.

En ese instante, el Real Madrid se enfrentaba a la opción de perder a dos de sus jugadores titulares a cambio de un posible fichaje, muy complicado como el de Neymar. Fue en ese instante cuando entró en escena Mbappé. El joven jugador francés firmó el contrato que le ofreció el Real Madrid y se realizó la transacción con el Mónaco. Jugaría la siguiente temporada en el equipo blanco y Cristiano Ronaldo y Benzema marcharían a París.

Fue entonces cuando explotó todo el caso Neymar de manera interna. El jugador brasileño se negó a volver al F.C.Barcelona pero el Real Madrid no estaba dispuesto a ficharle ese año y enfrentarse a otra sanción de la FIFA. Fue cuando surgió la idea del PSG como equipo puente. Ficharían a Neymar por ese año con el objetivo de lograr un gran impacto de marketing  para al año siguiente completar la jugada con Cristiano Ronaldo, ya 5 veces campeón del balón de oro, y Benzema.

Con ese panorama, el PSG ficharía a Neymar, Cristiano Ronaldo y Benzema, mientras que el Real Madrid haría lo propio con Mbappé. El fichaje del joven francés ilusionaría al madridismo y satisfaría a Zidane solo en parte. Perdía a dos titulares indiscutibles. Además, en el seno del club se pensó que ese plan reforzaría demasiado al PSG y le haría un serio candidato a la Champion League, privándole al equipo blanco del gran objetivo: ganar tres Champion League consecutivas

El Real Madrid negó la opción de vender a sus dos estrellas ese año y propuso que Neymar llegase al PSG mientras que Mbappé haría lo propio con el Real Madrid. Los franceses no dieron el visto bueno a la operación. El Real Madrid se quedaría con sus dos estrellas y recibiría otra, y además tendría el riesgo de  la denuncia del F.C.Barcelona. Demasiado riesgo para solo disfrutar de Neymar un año y recibir al año siguiente a Benzema y Cristiano Ronaldo. Fue entonces cuando se le ocurrió al director deportivo del PSG, buen amigo de Mbappé, que podría jugar el primer año con ellos. De esa manera al año siguiente el trueque sería perfecto: Neymar y Mbappe por Cristiano Ronaldo y Benzema.  Y adicionalmente pidieron 150 millones extras al Real Madrid por toda la operación.

Florentino Pérez entendió que era la única manera de conseguir rejuvenecer a ssu estrellas y aceptó el trueque aunque rebajando a 75 millones el dinero extra a pagar al PSG por hacerse cargo de la operación de Neymar y por la cesión de Mbappé.

Así pues, la temporada 2018/2019, los cuatro jugadores harán el camino inverso. El contrato privado está firmado entre las partes como revela parte del documento filtrado a WikiLeaks. Habría varias claúsulas de gran complejidad y una claúsula de penalización que rondaría los 800 millones de euros en caso de alguno de los dos clubes no ejecutase el acuerdo. La mayor operación deportivade la historia que cambiará sin duda el panorama europeo.

Análisis del 0-3 del Real Madrid- F.C.Barcelona

Casi tres días después del partido del pasado sábado, toca analizar el partido y las causas y consecuencias del resultado. Para el Real Madrid, la primera consecuencia es el alejamiento casi definitivo del título de liga. Son 14 puntos actuales, reducibles a 11 con el partido pendiente. Una distancia que jamás perdió un equipo que iba primero y que requeriría que el F.C.Barcelona se dejase muchos puntos por el camino, pero sobre todo que el Real Madrid hiciese una segunda vuelta perfecta. Los precedentes durante la presente liga invitan a pensar lo contrario, pero esto es fútbol y conviene no descartar nada. Que el Barcelona pinche 3 o 4 partidos es más factible que el Real Madrid gane todos sus partidos de aquí al final.

En segundo lugar, por primera vez en dos años, Zidane está en duda. Son muchos puntos de distancia y no se puede achacar la derrota a un accidente. Es la segunda gran derrota del equipo este año tras la acontecida contra el Tottenham. Si el 2-3 del F.C.Barcelona del año pasado fue más fruto de un partido mal gestionado, esta derrota no puede esconder que el equipo este año tiene dos serios problemas ofensiva y defensivamente, y Zidane tiene su gran cuota de responsabilidad. En cualquier otra circunstancia, con esa diferencia el entrenador del Real Madrid estaría en la puerta de salida. Zidane ha ganado suficiente crédito como para seguir apostando por su modelo de gestión, todavía con la Copa del Rey y la Champion por competir. Eso sí, una dura derrota contra el PSG o un desliz en la competición nacional provocaría un ruido de sables creciente.

Con respecto al F.C.Barcelona sale muy reforzado, especialmente su entrenador Valverde, que ha dado la vuelta a la tortilla. Parece que la presencia de Paulihno ha solidificado al equipo dándole más estabilidad defensiva que unido al gol del brasileño, es un gran aporte. Y ha conseguido enchufar a jugadores como Alba y encontrar buenas versiones de varios jugadores.

El análisis de las consecuencias es muy distinto al análisis del partido. El 0-3 podría explicar el partido mejor que la realidad, pero lo cierto es que no es así, y en mi opinión es mucho más abultado que lo visto, y relata una diferencia entre ambos equipos que no es esa. El Real Madrid tuvo una primera parte en la que fue netamente superior que el F.C.Barcelona. Fue capaz de controlar el balón y el juego y generó varias ocasiones claras. Con Messi absolutamente desconectado del juego con el marcaje de Kovacic, solo había que esperar que alguna de las ocasiones entrase.

Y ese es precisamente uno de los grandes problemas del equipo de Zidane este año, la famosa pegada. Este equipo no tiene pegada, fundamentalmente por el poco acierto de su delantera. El mismo equipo que le endosó 4 goles a la Juventus en la final de la Champion ha sido incapaz en muchos partidos de marcar un solo gol.

Con todo, eso solo explica el cero en el marcador blanco, no el resultado. Los tres goles blaugranas exponen el segundo gran problema del Real Madrid: los fallos defensivos. El primer gol de Suárez es una serie de despropósitos que no tienen como único culpable a Kovacic. Fue el croata quien no persiguió a Rakitic, pero ni los laterales cerraron bien, ni los centrales supieron gestionar bien la desventaja, ni el resto de medios del Real Madrid tampoco fueron capaces de volver a tiempo. Y la jugada del penalti que fue gol después también nace de varios fallos, facilitando las segundas jugadas, bien es cierto que dentro de un contexto de ataque total por parte del equipo blanco. Pero esa gestión de los tiempos, creando ventajas en ataque sin debilitar la defensa, es algo que viene resolviendo pésimamente el Real Madrid, y lo hemos visto durante toda la temporada, especialmente en los partidos en los que el equipo de Zidane se dejó puntos.

A pesar de los goles, hay un aspecto del partido del sábado de difícil explicación. Tras unos 45 minutos de buen dominio y generación de ocasiones, el Real Madrid empezó la segunda parte de forma totalmente diferente. Pareció ceder la iniciativa al F.C.Barcelona, no fue capaz de robar balones ni de mantener su propia posesión y eso acabó con el primer gol. No logro explicar esa diferencia porque no puede ser un bajón físico a los 45 minutos, ni tampoco debió obedecer a un cambio táctico porque el Real Madrid se estaba mostrando superior.

Lo que ahora le toca a Zidane es recomponer la moral del equipo y analizar en detalle las causas del bajón del equipo este año. No pude ser solamente el poco acierto y mal momento de Benzema, al que por cierto se le agota el crédito. Pero la presencia de Benzema no explica los tres goles ni muchos otros puntos perdidos por el camino. Aunque eso sí, que el francés ahora mismo esté por delante de Isco, Asensio y Bale empieza a ser insoportable para muchos, aunque sean benzemistas como yo. Zidane debe analizar si realmente es beneficioso para él mismo, su equipo y el jugador esa sobreprotección o si por el contrario es perjudicial. Lo sabremos al final de temporada con los resultados definitivos, pero por ahora no parece la mejor solución.

Tiene plantilla para ello y aunque muchos jugadores sean muy jóvenes, con una combinación acertada puede beneficiar el desempeño global.Estamos a finales de diciembre, veremos si a finales de mayo Zidane ha perdido o ha recuperado su crédito.

Real Madrid vs F.C.Barcelona:clásico 2017

n_real-madrid-barcelona-bernabeu-champions-league-entradas

Llega el gran derby español entre Real Madrid y F.C.Barcelona y lo hace con el equipo culé con una ventaja de 11 puntos aunque con un partido más, con la posibilidad de ganar, como ya hiciese el año pasado, y en este caso, si no sentenciar, dejar esa competición muy cuesta arriba para los blancos.

El estado anímico y de forma de ambos equipos es similar. El Real Madrid llega de ganar el Mundial de Clubes, con plena confianza en sus posibilidades, mientras que el F.C.Barcelona viene de golear al Deportivo de la Coruña. Cuentan además con todos los jugadores a punto, excepto Dembelé en el Barcelona.

Pero si bien afrontan el partido en buen momento ambos, sus trayectorias durante lo que llevamos de temporada ha sido muy diferente. El F.C.Barcelona llega invicto, habiendo cedido solo 3 empates en liga y otros 2 en la Champion League. El Real Madrid, por su parte, ha acumulado 4 empates y 2 derrotas en liga, y otro empate y una derrota en la Champion League.

El Barcelona ha encajado 4 goles menos, dejando su portería imbatida en 15 partidos(10 en liga y 5 en Champion League) por solamente 8 del Real Madrid (2 en liga y 6 en Champion League). Y ofensivamente los de Valverde han metido 12 goles más que los de Zidane, y tienen entre sus tres máximos goleadores a Messi(15 en liga y 3 en Champion ), Luis Suárez (9 en liga) y Paulihno (6 en liga). En el Real Madrid es Cristiano Ronaldo el máximo goleador (16 en total), Asensio(7) e Isco y Benzema (5) sumando todas las competiciones disputadas.

Así pues, son balances muy distintos, que no modifican la igualdad del partido porque se disputa en el Santiago Bernabéu  porque el Real Madrid ha dejado atrás su mayor bache de la temporada. Ha mostrado dos grandes problemas en muchos partidos: la dificultad de dejar la portería a cero y encajar goles y problemas a la hora de marcar goles, más por una falta de pegada que por falta de ocasiones de gol.

Justo el balance contrario que el F.C.Barcelona que en los momentos claves ha sido capaz de anotar goles (hasta 42 tantos) y que apenas ha recibido goles, gracias en gran parte, al excepcional momento de forma de Ter Stegen.

Valverde ha encontrado en Paulihno un jugador que le da el equilibrio necesario en el medio del campo, aportando demás muchos más goles que los esperados. En este sentido, la baja de Dembelé le ha permitido reforzar el equipo, normalmente con 3 centrocampistas como Busquets, Rakitic y Pauliho, en un 4-3-3 más ofensivo, o la misma versión con un cuarto centrocampista como Iniesta. Esa modificación premeditada o no, le ha resuelto al F.C.Barcelona muchos de los problemas de solidez del año pasado.

En la otra cara de la moneda, el Real Madrid no ha encontrado hasta recientemente su mejor juego, en ninguna de las líneas, ni ofensiva ni defensiva. Las bajas pero también la llegada de nuevos jugadores, todavía con necesidad de adquirir un rol determinado, ha hecho que Zidane no haya encontrado la tecla en muchos partidos. La recuperación de jugadores como Bale y Kovacic además de aumentar la calidad y solidez en la rotación, da soluciones específicas al técnico francés. Ese argumento junto con el mejor estado de forma de jugadores como Modric, Casemiro o Cristiano Ronaldo, hace que este Real Madrid se parezca a su mejor versión del año pasado.

Hay otro aspecto a tener en cuenta en el análisis del partido. Contra rivales de nivel, ambos equipos han sufrido. El Real Madrid tuvo verdaderas dificultades contra el Totenham, especialmente en Inglaterra, donde el equipo mostró su peor versión. Tampoco estuvo tan brillante como en otras ocasiones contra el Atlético de Madrid y solamente sacó con solvencia el partido ante el Sevilla. Eso sin contar ambas Supercopas, que ya parecen lejanas en el tiempo.

Por su parte, el F.C.Barcelona aunque no ha cedido derrotas, si ha cedido empates, precisamente contra los rivales más complicados. Empató en Valencia y contra el Atlético de Madrid a domicilio, y cedió un empate contra el Celta de Vigo en el Camp Nou contra un rival que se le suele complicar. Y en la Champion League, contra la Juventus si bien solventó con muchas garantías la ida, en la vuelta se mostró como un equipo mucho más plano.

Así pues, en cierta manera es un examen para ambos equipos, aunque ¿Cuándo no lo es? Valverde tiene que demostrar que su Barcelona es tan solvente como parece en el Bernabéu ante un equipo crecido, que no se puede permitir además ceder más puntos si quiere mantenerse vivo en liga. Y el Real Madrid necesita demostrar que ha cogido definitivamente el ritmo a la temporada y que es capaz de ganar a su máximo rival.

Mi pronóstico es una victoria del Real Madrid, teniendo como referencia la Supercopa de España y sabiendo que los de Zidane si están todos sus jugadores sanos y en forma son, como se ha demostrado en los últimos dos años, el mejor equipo del mundo. Aunque también es cierto que se puede dar un resultado como el 2-3 del año pasado,

Villar, el facineroso

detenido-angel-maria-villar-presidente-de-la-rfef-sus-chanchullos-mas-sonados

Después de la conferencia de ayer de Ángel María Villar, presidente temporalmente destituido de la Federación Española de fútbol, no he encontrado otro calificativo mejor que el de facineroso. Debemos la introducción de tal palabra al difunto Jesús Gil, otro facineroso, infinitamente más divertido que este, pero seguramente tan corrupto como él.

Villar no es solo un delincuente habitual -a falta de ser juzgado y penado- que se jacta de su condición en numerosos audios y que ha utilizado a su antojo la REF desde hace décadas, es que además es un tipo sin vergüenza alguna ni complejos. Es muy propio de los que han delinquido negar su condición, supongo que como mecanismo de defensa, pero lo es menos salir a una rueda de prensa pública, después de 20 años sin dar una sola entrevista a los medios, y decir lo que ha dicho hoy este sujeto.

Villar ha puesto la posibilidad de sanción a España sin Mundial como anzuelo, pensando que quizá con ello pueda utilizar su última carta para que la justicia le afloje un poco y le deje seguir corrupto y corrompiendo. Como si a una juez independiente le importase lo que diga o deje de decir la FIFA. El caso de Villar es tan sencillo como la utilización de fondos de una organización de manera ilícita y de todas las estructuras de poder adyacentes.

Pero el gran problema del Caso Villar no es solamente el propio protagonista, sino toda la pléyade de pelotas, cómplices e ignorantes que le rodeaban y todavía le siguen rodeando. Incluyo en ese colectivo a una amplísima mayoría de periodistas, que le bailaron el agua (prácticamente todos,)para poder eso sí, hacerse una foto con un el trofeo de la Copa del mundo, o la Eurocopa, y para poder tener mejor acceso a determinada información. La labor del periodista independiente, que tenía delante de sus narices todo un entramado corrupto que abarcaba a dirigentes federativos, de clubes y árbitros era la labor que podían haber hecho, y no la que no hicieron.

Todos ellos dejaron de prestarle atención al susodicho en cuanto el foco mediático de la justicia se puso sobre él, apartándole e incluso menospreciándole, contándonos, ahora sí, todas sus fechorías. Pero ninguno de ellos ha renunciado a seguir formando parte de un sistema que tiene como presidente actual a la mano derecha de Villar, y que incluye dentro del ámbito federativo a numerosas personas que hablan de la bondad y buen hacer de Vilar (palmeros hasta el final).

Este es el ámbito deportivo que nos ha tocado vivir, presidentes incompetentes para todo menos para llevárselo crudo, periodistas que ni saben ni quieren saber y aficionados que hemos tolerado esto demasiado tiempo, claro es, con la complicidad del gobierno que hasta recientemente no tomó cartas en el asunto hasta que ya era todo demasiado evidente.

La Federación española de fútbol sigue siendo un hervidero de podredumbre y sigue pendiente una limpieza máxima. Y eso aplica a casi cualquier organismo internacional de fútbol, con la FIFA al frente, como han demostrado sus numerosos escándalos.

Ya hemos vivido demasiados años con esta gentuza al frente del fútbol, es hora de pasar página y para eso hay que mostrar el profundo rechazo a gente como Villar, al que no se le debería ni haber escuchado. Sus cómplices, el señor Larrea, Gaspart, Arminio y todos aquellos que han formado parte de la trama directa o indirectamente deberían desaparecer del fútbol inmediatamente.

 

Real Madrid, Pentacampeón

1513452900_602897_1513453296_noticia_normal

El Real Madrid volvió a acudir una vez más a su cita con las finales. Es la duodécima final internacional que gana de manera consecutiva desde que en el 2000 cayese ante Boca Juniors.

Y en este presente, es el quinto título del año logrado, lo que sería el clásico “quintete”, que habla de un ciclo dominante del Real Madrid Zidane. Porque a esos 5 títulos hay que sumar otros tres de la temporada pasada. Logra así el técnico francés, del que decían en su día que no había sido capaz de ganar a la Roda, convertirse en el segundo entrenador  con más títulos en la historia del club, solo por detrás de Miguel Muñoz que necesitó 14 temporadas para lograr 14 títulos.

Quiero recalcar el mérito de Zidane porque día sí y día también se cuestionan sus planteamientos. Que si Isco, Benzema, Bale, las ventas, las compras, las ventas…Siempre hay algo que cuestionar a un entrenador que ha ganado prácticamente todo desde que llegó. Eso no fue ni hace dos años, concretamente 23 meses, mas lo que le queda.

Es cierto que el técnico francés dispone de una plantilla repleta de talento, pero no lo es menos que cuando cogió a este mismo equipo parecía una pandilla de jugadores mediocres, tras un mal comienzo con Benítez, y no el equipo de élite actual, invencible en los momentos claves.

El partido de hoy tiene el sello del Madrid de Zidane, intratable en los momentos cruciales de la temporada. Y ese sello viene avalado por un rendimiento muy alto de casi todos los componentes. Hoy, la mayoría en su mejor versión, destacando por encima de todos al verdadero motor del equipo, Luka Modric. El croata fue el mejor en la semifinal y hoy, y cuando juega así cada giro suyo, pase, movimiento y amago son de película, y es indefendible. A su ritmo, el resto del equipo se acopla con extrema facilidad porque lo hace todo extremadamente sencillo.

Pero el mérito es siempre colectivo y en cada momento acuden unos u otro al rescate. Hoy fue de nuevo Cristiano Ronaldo con un gol, y con la sensación de que siempre quiere más. El portugués es el mejor del mundo, lo sabe, lo siente, y lo demuestra en cada final y partido.

Resulta injusto no mencionar al resto, aunque hoy han sido los señalados más Varane, los jugadores más relevantes. Es esa gestión del grupo, apostando por los jugadores que considera válidos en ese momento lo que hace de Zidane el técnico ideal. No se deja influir por la prensa y simplemente alinea a los que considera mejores, y hasta ahora acierta casi todas las veces.

 Primero fue la Champion League, que seguía a la undécima, en un hito histórico, con un equipo repitiendo este trofeo en formato Champion por primera vez, después la liga , que costó ganar hasta el último partido y luego las dos Supercopas, primero contra el Manchester United en un partido muy complicado, y después contra el F.C. Barcelona, en una eliminatoria con un resultado global de 5-1, con una superioridad frente a este rival pocas veces vista. Un quintuplete o ‘quintete’ en año natural, solo lo había logrado antes el Ajax 1972/1973):

A la espera de la presente temporada donde queda todo por disputar. Llega el Barcelona y lo hará con miedo, porque sabe que el Madrid campeón ha vuelto, o mejor dicho, que sigue ahí, porque nunca se fue.

 

El Mundialito, un Torneo trampa

Copa-Mundial-de-Clubes-2014

Juega esta tarde el Real Madrid la final del Mundialito de Clubes contra el Gremio. Lo que vendría a ser la Copa Intercontinental de toda la vida contra un equipo sudamericano es ahora un torneo de varios partidos. Pero su planteamiento en los últimos lustros es parecido: si se gana es un título menor y si se pierde es un fracaso.

La realidad es que tanto el Mundialito como las Supercopas son trofeos menores en comparación con la Champion, Liga y Copa del Rey, por motivos obvios de número de partidos. Pero de la misma manera, ganar cualquier título internacional o nacional contra rivales de entidad, y Manchester United, Barcelona y Gremio lo son, es un logro, que no es menor.

Y mucho menos si es en el mismo. Si así fuere y el Real Madrid logra ganar hoy, se habrá completado un año casi perfecto. Un quintete en año natural, con el único borrón de la Copa de Rey. Independientemente de la distancia actual en liga con el Barsa y del juego dubitativo del Real Madrid, ahora mismo Zidane está a 90 minutos de otro título más, y serían ya muchos.

Para ello hay que ganar al equipo brasileño, que no es un equipo menor, campeón de la Copa Libertadores, que es muy costoso ganar, con multitud de partidos y rivales de todo el continente. Las figuras del Gremio no son conocidas porque evidentemente todo el talento se concentra en los principales equipos de Europa, pero no se trata de un equipo cualquiera que vaya a regalar el partido. Al revés, normalmente para los equipos sudamericanos es un trofeo muy importante.

Veremos el planteamiento de Zidane que nada tendrá que ver con el partido contra el Al Jazira. Aquello fue un partido muy abierto, con cierto relajo del equipo, más propia de una primera ronda de la Copa del Rey. Pero lo importante es que el equipo de la talla en los partidos de entidad, y este lo es.

Por desgracia, el Mundialito ha perdido cierto brillo con las absurdas polémicas del VAR. El videoarbitraje es necesario. Punto. Es un proceso de implantación con errores debido a la falta de costumbre y a cierta incompetencia de los organismos para fijar bien los mecanismos. Pero el concepto de arbitrar las jugadas más polémicas y evitar injusticias a través de la tecnología es fundamental para hacer evolucionar el fútbol.

Se tardará un tiempo para que todos, jugadores, aficionados, entrenadores y árbitros se acostumbren, pero al final será algo tan lógico y necesario como la existencia de 3 cambios por equipos, la prohibición de ceder el balón al portero con el pie, o los 5 segundos del portero.

El fútbol es arcaico por naturaleza y así han querido que se quede, pero las mejoras al final se acaban imponiendo. El VAR mejoraría la justicia del resultado, y todas las polémicas actuales vienen por un mal uso y mala implementación. El día que el VAR tenga el modelo de la NFL no habrá ningún problema. Y es además muy sencillo:

1) El árbitro puede revisar cualquier jugada que considere.

2) Los equipos tienen una serie de revisiones por parte y si no pierden un tiempo muerto. En el fútbol podría ser un cambio.

3) El árbitro comunica con un micrófono la decisión que ha tomado.

Es sencillo, pero es que el fútbol necesita muchos más cambios. Lo de las pérdidas de tiempo es algo inadmisible y sería tan sencillo como cronometrar los últimos 10 minutos de tiempo jugado; las dobles amarillas deberían ser sanciones económicas y no que un jugador se pierda un partido y merme el espectáculo; un jugador con cinco faltas debería ser expulsado 5 minutos, y un equipo con más de 15 penalizado con un tiro libre. Por citar algunas posibles medidas que mejorarían la velocidad y justicia del juego. Algunas de estas medidas y otras más revolucionarias fueron propuestas por Van Basten. Lo que no puede ser es que el deporte más popular del mundo se quede atrasado en el siglo XX

Real Madrid -PSG: duelo Champion

PSG-vs-Real-MAdris-e1512993175566

El sorteo de la Champion League de octavos de final ha traído el emparejamiento más espectacular posible, una final anticipada entre el actual Bicampeón de Europa, el Real Madrid, y el mejor equipo del mundo por juego y resultados, en este momento, el PSG.

Y aclaro el detalle de en este momento porque de aquí a mediados de febrero pueden suceder muchas cosas. Lesiones o bajas inesperadas o un bajón físico puede ser determinante para calibrar una eliminatoria a 180 minutos.

Sin entrar a analizar el detalle deportivo todavía, hasta que no se acerque la fecha hay varios factores claves. El primero de ellos es analizar como responderá el PSG ante su mayor reto. Es un club que ha invertido solo este año 400 millones de euros en dos jugadores y casi 800 millones en los últimos 5 años. Una cifra que pondrá mucha presión en ese partido. Para el proyecto del jeque caer en octavos es un fracaso después de semejante inversión.

En el otro lado, el Real Madrid tampoco se puede permitir una temprana eliminación en Champion. Es una plantilla repleta de talento que aspira siempre a lo máximo. La gran diferencia con el PSG es que este equipo está acostumbrado a manejar esa presión. En ese Zidane es un maestro y la nómina de jugadores del Real Madrid incluye a jugadores que han jugado decenas de partidos y muchos de ellos levantado ya 3 finales.

Esa experiencia siempre cuenta, aunque desde luego no se puede despreciar la veteranía de muchos de los jugadores del PSG, todos del primer nivel. Pero en cuanto a eliminatorias directas de Champion League, la diferencia es abismal. Ahí estará uno de los factores.

El otro factor será el comportamiento de Unai Emery. Es un técnico conocido por ciertos planteamientos conservadores. Esas modificaciones estructurales a veces salen bien, pero Emery no ha sido capaz de dar la talla en muchos enfrentamiento de nivel. Sabemos la apuesta de Zidane. Si el Real Madrid dispone de todos sus jugadores en forma, la única duda será si opta por Bale o por Isco, mas el reemplazo de Carvajal en el primer partido.

Y es esa alineación titular blanca la que hace que me decante por el Real Madrid como favorito. Ningún equipo del mundo presenta una medio compuesta por tres futbolistas tan complementarios y complementados como Casemiro, Kroos y Modric. También es difícil encontrar una defensa de la veteranía y solvencia de Carvajal, Ramos, Varanne y Marcelo. Ellos junto con la delantera, donde sabemos que Cristiano Ronaldo comparecerá como siempre, sea acompañado de Isco, Benzema o Bale, hace del Real Madrid la máquina futbolística que vimos en la final contra la Juventus.

En el otro lado, el PSG, dos argumentos por encima de todo: Neymar y Mbappé. Su inmenso talento junto con el gol de Cavani le confieren al equipo parisino la mejor delantera del mundo. Son jugadores, especialmente los dos primeros, que necesitan dos jugadores para ser defendidos. Tienen regate, velocidad y gol y ante una defensa que no se aplique al 150% pueden generar el pánico. Cuando el PSG reciba la pelota en transición y le llegue a sus atacantes, el Real Madrid se va a enfrentar a una delantera tan buena como la del Barcelona en su mejor época: Neymar-Suárez y Messi.

0_7u0an2ur

La diferencia, nos obstante, estará en la medular parisina. Verrati y Rabiot son fijos. Ambos hicieron la diferencia el año pasado en la eliminatoria contra el Barcelona. En el primer partido para bien, y en el segundo naufragando, como el resto del equipo. Ahora tendrán enfrente a los tres mejores mediocampistas del mundo. Y son 180 minutos.

La defensa parisina hasta el último partido contra el Bayern de Munich no ofrecía muchas dudas, pero los 3 goles encajados en el Allianz Arena pone en entredicho el engranaje defensivo. también ofrece alguna duda. Alves, Silva, Marquiños y Kurzawa, los titulares ante el Bayern, sufrirán ante el ataque madridista.

En definitiva un duelo apasionante entre el campeón y el aspirante