Bolt y Phelps, dos seres de otra especie

Hay dos tipos de personas: la corriente, como tu y como yo que vive una vida ajena al deporte de élite y aquella otra muy minoritaria donde unos cuantos entrenan cada día muy duro para mejorar físicamente. Entre estos últimos los hay mejores y peores en función de su capacidad, genética, etc…

 Y luego están Bolt y Phelps, dos seres de otra especie que nada tienen que ver con el resto de los humanos. Deportistas de tanto nivel como Blake o Lochte están en realidad más cerca de los deportistas de élite de mucho nivel que de estos dos.

Hablamos de dos seres únicos, excepcionales, que salen una vez cada siglo. Dos seres que yo podría incluso pensar que son extraterrestres. Solamente por la inmensidad del universo es posible que existan y quizá estos dos son una evolución física.

 De otra manera me cuesta explicar como un nadador puede conseguir 20 medallas en la historia del olimpismo, en unas condiciones de ultra competitividad, siendo casi todas de oro. También me resulta difícil entender que un gigante de más de 1,90 se desplace por la pista con la que lo hace Bolt, saludando a la gente antes de entrar en los 100 metros más rápidos del mundo.

 Al igual que la aparición de Beamon en longitud, Comaneci en gimnasia y algún otro ilustre, nosotros podremos decir cuando seamos viejos que vimos por la televisión en directo a dos estrellas, no ya del siglo XXI , si no de la historia. Dos estrellas que tendrán sus records intactos durante mucho tiempo hasta que aparezca un humano capaz de romperlos, o quizá, hasta que otro extraterrestres haga aparición.

Mireia Belmonte logra su segunda plata

Mentiría si dijese que yo siempre crei en Mireia Belmonte aunque hace dos años apostaba por ella como nueva estrella española. Es más hasta la inesperada plata lograda en los 200 mariposa pensaba que iba a ir de fracaso en fracaso. La realidad es que aquella medalla con la que no contaba, después de la decepción de sus mejoras pruebas anteriores, lo que en realidad rovocó en la nadadora española fue el efecto contrario.

 De pronto Mireia ha perdido el miedo a ganar, en dos pruebas, los 200 mariposa y los 800 libres en las que ni mucho menos estaba entre las favoritas para el podio. De ahora en adelante es posible que compita en el futuro sin esa presión que evita que saque lo mejor de sí misma, que es mucho.

 Que esta chica tiene un talento sobrenatural es claro, pero que a la vez tiene un problema mental, que le ha obligado a tener un psicólogo para mejorar su competitividad es también un hecho.

 Mireia Blemonte por edad y calidad podría haber ganado tres o cuatro medallas, alguna de oro, tal y como hacen otras super nadadoras o nadadores. Competidores natos que no se conforman con un diploma, entrar una final o un bronce. Nadadores, decepcionados cuando no logran un record o cuando nadan por debajo de sus mejores marcas.

 A los españoles y a Mireia en particular les falta ese hambre por ser los mejores. Esa punto de arrogancia para pensar que eres capaz de ganar al resto. En definitiva la competitivad propia de los estadounidensas.

 En todo caso, bienvenidas sean todas las medallas.

Mireia Belmonte, por fin una estrella de la natación

Hace muchos años que sonaba el nombre de Mireia Belmonte como promesa y futura estrella de la natación. Y aunque logró algunas medallas y records nacionales no había conseguido hasta ahora demostrar todo su potencial. Lo ha hecho recientemente a los 20 años que en natación ya no es juventud sino casi madurez.

Y sin embargo, las medallas logradas en Dubais: tres oros (200 y 400 metros estilos, y 200 mariposa) y una plata (800 libre) le sientan de maravilla y la aupan al podio de las mejores. Tanto es así que ha sido nombrada mejor nadadora de los mundiales en piscina corta. Todo un logro.

Vivimos tiempos de lucha contra el dopaje y de derribo de mitos. Por suerte el deporte y la vida siguen su curso y los antiguos mitos, ensuciados por un turbio pasado de dopaje, se renuevan con gente como Mireia y otros jóvenes en camino. Dada su juventud y calidad no podemos sospechar todavía de sus logros. Quizá deberíamos hacerlo pero en ese caso tendríamos que dejar de disfrutar con el deporte. Aplicaremos la presunción de inocencia con todos los deportistas aún sabiendo que es bastante ingenuo pensar que la corrupción y el dopaje no se halla instalado en todos y cada de los deportes.

Por eso, gracias Mireia por tus triunfos y por darnos nuevas esperanzas.

Los mundiales de natación ya están aqui

Este fin de semana comienzan en Roma los mundiales de natación y por fin España puede jugar un papel importante,waterpolo aparte (estos chicos siempre han dado la talla).

Concretamente podremos ver dos apasionantes duelos:

El primero entre el extraterreste Michael Phelps y su compatriota Ian Crocker junto al cordobes Rafael Muñoz en los 100 metros mariposa. Recientemente el primero batió el record mundial parando el crono en 50,22, arrebatando la mejor marca a Ian Crocker. Y aqui entra nuestro español que con una magnífica progresión tiene el tercer mejor tiempo de la historia. Veremos si est capaz de competir al más alto nivel!

La otra prueba en la que deberemos estar pendientes es en los 100 metros espalda donde el español Wildeboer tratará de arrebatarle el record del mundo a Aaron Peirsol tras haberselo adjudicato recientemente el americano a costa del español.

Y entre medias toda la polémica de los bañadores y el tecnodoping. ¿Estamos asistiendo a una nueva generación de nadadores que tienes casi branquias o por el contrario los records se deben a las nuevas tecnologías?

La pregunta está en el aire, aunque cada vez queda más clara la influencia del bañador jaked, un traje con un coste de 375 euros, al límite de la legalidad y que ha permitido hasta la fecha rebajar records imposibles. Sin ir más lejos los nadadores españoles han dado un salto cualitativo gracias a este moderno bañador.

A pesar de toda la polémica se ha aprobado recientemente su uso y no se debe quitar en ningún caso mérito a estos hombres-pez capaces de volar sobre el agua.

La natación española comienza a ver la luz

Los deportes también viven sus ciclos, al igual que los jugadores. Son épocas en las que surgen dos o tres figuras que lanzan un deporte y contagian al resto de sus compañeros. Está pasando con el fútbol, baloncesto y el tenis español entre otros, y parece que este bendito virus también se extiende a un deporte históricamente flojo en España como es la ntación.

Este fin de semana hemos asistido por primera en mucho tiempo en España, a la aparición de un nadador que en teoría le puede hacer sombra al mismísimo Michael Phelps.Y digo en teoría porque las marcas hay que repetirlas en los grandes torneos, es decir, mundiales y olimpiadas porque sino son solamente eso marcas. Pues bien, el cordobés Rafael Muñoz ya está en condiciones de competir con los más grandes en una disciplina tan competitiva y difícil como la mariposa. Concretamente en 50 metros, en los que acaba de conseguir el record mundial, y en los 100 donde tiene un tiempo suficientemente bueno como para conseguir como mínimo una medalla.

 

En natación, es fundamental ir progresando y por lo que se ha visto competir con los mejores. La evolución de Rafael Muñoz,Mireia Belmonte y Erika Villaecija, entre otros,  tiene mucho que ver con el ambiente en el que entrenan. El primero se marchó a Francia desmotivado por su fracaso en las olimpiadas. Concretamente a Marsella dode ha estado entrenado por los mejores y con los mejores. La importancia de estar en los centros de alto rendimiento se demuestra como algo clave, en deportes tan duros de entrenar como la natación.

El hecho de  estar rodeado por otros deportistas tan buenos y competitivos como tú hace que tu rendimiento se multiple. En cierta manera, la excelencia genera excelencia. Solamente unos pocos elegidos como Bolt pueden permitirse el lujo de entrenar a aparte, a su ritmo y sin competencia.Y eso porque este chico simplemente ya es el mejor por muchos cuerpos.

Pero cuando se trata de nadadores que compiten por centésimas, donde una brazada más fuerte que otra determina el oro o el octavo puesto, se necesita de la máxima concentración y esfuerzo, y esto solamente se logra entrenando con los mejores.

Así pues, con Rafael Muñoz incorporamos una nueva esperanza de ver por fin una medalla olímpica en natación y sobre todo de poder disfrutar de una carrera en la que el protagonista no sea Phelps, sino un español. Disfrutaremos más que nunca sabiendo que uno de los oros que tendrá que conseguir Phelps dependerán entre otros de un español.