Análisis de la Champion League

PrImg_4659

Con la mitad de la fase de grupos concluida ya se aprecia en estos 3 primeros partidos un grupo de favoritos. Y hay sorpresas, al menos con respecto al año pasado.

 Para empezar el PSG se confirma como uno de los claros favoritos para el título. El jeque le ha proporcionado a Emery lo que le faltaba el año pasado, el talento y genialidad de dos jugadores como Neymar y Mbappé, absolutamente determinantes. En mi opinión el equipo más potente, con permiso de un Real Madrid que seguro mostrará su mejor versión en marzo y en abril, y que tiene respecto al conjunto parisino y al resto de equipos la ventaja de la experiencia de  un bloque ya muy consolidado, doble campeón de Champion.

 En un segundo peldaño van el resto de favoritos. Forman parte de este segundo grupo tanto el Manchester United como el Manchester City. Mourinho y Guardiola han elevado el nivel de sus equipos y ambos con 9 puntos y firmes en su liga, parecen equipos muy competitivos. Tienen talento en todas sus filas, un buen entrenador y si no están en el primer nivel es por la falta de ese plus de experiencia. En mi opinión, el F.C.Barcelona, a pesar del pleno de victorias no está al nivel de los Manchester ni de los equipos del primer peldaño y va a sufrir en los cruces, aunque Messi es su factor diferencial, veremos si llega a marzo/abril fresco, habiendo acumulado ya tantos minutos.

 En un tercer peldaño de favoritos incluyo al Bayern de Munich, que intenta retomar el pulso con Heynckes y a la Juventus, que parece que se ha deshinchado con respecto al año pasado. También forma este tercer nivel el Chelsea, un buen equipo, al que sin embargo le faltan elementos para ser considerado un firme candidato a alzarse con la Champion League.

 Se caen de manera estrepitosa del grupo de favoritos el Atlético de Madrid, uno de los mejores equipos Champion de los últimos años, y también el Borussia de Dormund. Ambos equipos están teniendo enormes dificultades en esta fase y tienen ciertamente complicado el meterse en la ronda de octavos de final. Tampoco lo tendrá sencillo el Mónaco, muy debilitado en el mercado de fichajes y que difícilmente volverá a alcanzar este año las semifinales.

 Los equipos sustitutos en las rondas finales podrían ser el Tottenham, que sorprendió favorablemente en el Bernabéu y que es muy competitivo, con gol arriba y buena capacidad defensiva y la Roma que depende de sí misma para clasificarse. Los alemanes del R.B Leipzig buscan una plaza junto con el Oporto en el grupo G, mientras que el grupo F tiene como rivales por el segundo puesto al Nápoles y al Shakhtar Donesh.

 Y por último está el grupo más igualada, con el Sparta de Moscú, Sevilla y Liverpool luchando tanto por el primer puesto como el segundo, sin que parezca claro cuál es el favorito.

Piqué y la independencia

1441618437_extras_noticia_foton_7_1

Lo que sucede en torno a Piqué se puede extrapolar al resto de la sociedad. Durante años se han tolerado sus declaraciones y salidas de tono  y se han justificado sus acciones como gamberradas y sin embargo, censurado a sus críticos. Se decía aquello de que a Piqué lo pitaban los madridistas e incluso algunos jugadores relevantes del Real Madrid salieron en su defensa. Una actitud parecida al resto de la sociedad y los medios con respecto a la independencia de Cataluña.

La misma actitud se adoptó con el F.C.Barcelona, con el que se ha sido indulgente con sus excesos hasta lo absurdo. Su consentimiento expreso de manifestaciones antiespañolas en su estadio y su clarísima alineación con el independentismo era algo que no suscitaba apenas críticas hasta hace dos telediarios (literalmente). Unos telediarios que ya no podían hacer abstracción del apoyo expreso del F.C.Barcelona al proceso secesionista, el mismo que uno de sus máximos representantes, Piqué. Porque, por si alguien todavía no se había enterado, apoyar el derecho a decidir es el señuelo para apoyar después la independencia.

Muchos otros se han querido engañar, diciendo que no hay que mezclar deporte con política. Pero a veces la política trasciende ampliamente al deporte y llega el momento de situarse de un lado o de otro. Y aquí llegamos al caso Piqué y a su presencia en la selección.

Decía un tuitero de cuyo nick no me acuerdo que no se le pide a un futbolista que sea patriótico pero al menos no antipatriótico. Todos sabemos que la selección española es un trampolín de prestigio y dinero y también sabemos que el fútbol no deja de ser algo mercantil, a pesar de que de fondo genere un tremendo forofismo. Y la selección, aunque lleve los colores de su país, no deja de ser un grupo de jugadores gestionados desde una asociación que no depende directa ni claramente del estado y se parece más a una asociación privada que a una pública.

Pero a pesar de todo, cuando juega la selección se hace bajo los colores de la nación española y se hace sonar también el himno del país, y aficionados y jugadores entienden que al final el resultado representa el éxito de esa nación a nivel deportivo.

Parece por tanto lógico que un jugador que lleve los colores de España, que no la roja, si no se siente español que al menos no se sienta antiespañol. Porque no olvidemos que como elemento sustancial al nacionalismo figura tanto el amor a un concepto propio de nación como el odio hacia otra. Y en el caso del nacionalismo catalán el odio va dirigido hacia España como atestigua el adoctrinamiento allí llevado a cabo y las recientes imágenes y manifestaciones, aunque Piqué diga lo contrario.

Y por este motivo, tiene más sentido que juegue un nacionalizado, que aún siendo originariamente de otro país, siente gratitud por ese nuevo país que le ha acogido y que le da la oportunidad de jugar en la selección. La mayoría de las personas extranjeras que se han nacionalizado se sienten tan agradecidas que muchas de ellas expresan más amor por España que muchos españoles.

Pero incluso, aún siendo extremadamente incoherentes se podría permitir la presencia de jugadores que sean antipatriotas pero que no lo parezcan demasiado. Tal fue el caso de Guardiola o de Xavi y de algún otro. Esa venda en los ojos se podría justificar con un futuro cambio de actitud, aunque tampoco sería comprensible.

Pero lo de Piqué con sus declaraciones y su actitud, que no es actual y que viene de muy lejos ha demostrado que para él la selección es un vehículo meramente mercantial y monetario y que lo desprecia profundamente. Da igual si se ha partido la cara una o dos veces, lo habrá ello por interés propio y ese beneficio aportado es infinitamente menor que el perjuicio realizado con sus declaraciones.

Así pues, Piqué debería renunciar a la selección si fuese coherente y Lopetegui debería apartarlo si además de coherente tuviese las agallas que tanto se han echado de menos durante estos años.

Morata: un win&win de manual

20170719-636360909550254272_20170719195748-kKDF-U4242514876040gB-980x554@MundoDeportivo-Web

La operación Morata se ha consumado al fin, después de un verano algo tormentoso y tras un final de temporada en el que se veía venir de manera clara su marcha. El motivo es tan claro como comprensible, Morata quiere ser titular en un equipo y disputar muchos minutos.

Que un jugador con las capacidades de Morata ambicione más es legítimo y normal. Al fin y al cabo se ha criado en el Madrid, siempre de titular y aspira a ser un delantero de referencia en  la próxima década. Y eso es algo que podrá conseguir con más facilidad en cualquier otro club que no sea el Real Madrid, que hoy tiene a la BBC, pero mañana puede tener a Lewandoski, Dembelé o Mbappé, o la estrella del momento. Jugar en el Madrid es muy complicado, ser titular durante varios años es casi imposible, al alcance solamente de los mejores, de los cracks mundiales.

Y es ahí donde la operación es un win&win. El Real Madrid pierde a un magnífico suplente, quizá el mejor del mercado, con números extraordinarios, con un rendimiento de 20 goles y 6 asistencias, en 1.872 minutos, disputados en apenas 43 partidos. Pero lo hace a cambio de una cantidad más que considerable, 80 millones de euros.

Morata se va del club de sus sueños, donde ha pasado más de una década y en el que ha celebrado los goles con una pasión que no hará en ningún otro club. Pero a cambio se va a club, el Chelsea donde puede partir como titular, duplicar sus minutos y quizás sus goles y asistencias, y además recibir una considerable suma de dinero, duplicando su salario.

Esa es la realidad de una operación que desde un punto de vista netamente sentimental es triste. Lo es para el jugador que se vuelve a marchar tras volver de la Juventus, y lo es para el Real Madrid y sus aficionados que pierden a un jugador que es tan madridista como el más hincha.

Pero el fútbol de hoy en día es un deporte de élite, y el Real Madrid es la élite de la élite, el club más exigente del mundo y nada en él es sencillo. Morata opta por el corto plazo, y yo creo que hace bien. Le valorarán quizá más en el extranjero, si su campaña es buena será el delantero titular de la selección y seguirá aprendiendo en su tercer país. Pero de la misma manera podría haber optado por el medio plazo y seguir la fórmula Isco. Aguantar 2 o 3 años con un rol de suplente, aprovechando cada oportunidad, esperando su momento quien sabe si cuando alguno de la BBC se lesionase de gravedad o se viese afectado por la edad o cualquier otra circunstancia.

Ese medio plazo le garantizaría estar en el club de sus sueños pero nada más. Porque el Real Madrid no garantiza nada. A nadie. Eso es lo duro de ese club, que si quieres jugar tienes que rendir siempre a tu máximo nivel porque si no vendrá otro detrás a quitarte el puesto y será una estrella mundial.  No es sencillo y por eso hay que valorar la trayectoria de gente como Marcelo, Ramos o Cristiano Ronaldo.

Alvaro Morata ha elegido ser importante en el Chelsea, el Real Madrid echará de menos sus goles, su entrega y su madridismo, pero la rueda sigue girando.

Suerte!

Entrada 2.000: “va por ustedes”

¿Que son 2.000 entradas? ¿Cuantas palabras escritas? ¿Cuantos artículos pensados? ¿Cuánta actualidad analizada?

Con la liga acabada y solamente la final de Champion pendiente como evento futbolístico, pero otros como el roland Garros de tenis, tocaba una pequeña entrada conmemorativa, como cuando los futbolistas alcanzan el gol 1.000 o 2.000. En realidad no significa nada, sería el equivalente a 5 años y 4 meses y medio escribiendo entradas cada día.  Es una cifra redonda, nada más.

Es cierto que cada vez escribo menos. Los quehaceres diarios y otros menesteres me mantienen alejado de mi blog. Y además son  muchos los medios que publican noticias o análisis y es difícil mantener la competitividad diaria. Es cierto que en los últimos tiempos cuesta más mantener el ritmo. Hay tantísimas noticias, tantos portales iguales o mejores que los míos y sobre todo poco tiempo o recursos.

Considero en todo caso, que son los artículos de mayor análisis, quizá más farragosos, pero más distintos y completos, los que le dan un valor añadido a este blog.

Por eso en los últimos tiempos he espaciado más las entradas, pero lo que he escrito han sido más artículos de fondo que de opinión. Durante el verano publicaré alguno más y seguiré manteniendo este dominio y este blog, aunque solo sea por esos amigos, conocidos incluso a los que hace tiempo que no veo, que de repente me dicen: “oye, leo tu blog y me gusta”. Es ahí donde se crea casi una obligación para el bloguero, para cumplir con esos fieles lectores, que aunque no sean miles, si son decenas y a veces cientos.

Así que, como los toreros, esto va por ustedes!

Captura de pantalla 2017-05-30 a las 14.29.15

Zidane, el artífice de la liga 33

Zidane ha hecho historia como entrenador, igual que la hizo como jugador con aquel gol antológico. Pero lo de ahora, si cabe, tiene más mérito porque el francés ha superado no pocas barreras. Se empezó la campaña contra Zidane ya pronto, en el Castilla. En el sitio en el que otros entrenadores como Luis Enrique, Guardiola, Michel y tantos otros, tienen la libertad de crecer como entrenadores, al francés se le puso el foco en la cara, primero evaluando los resultados de unos chavales cuya prioridad es la formación, y después con la falsa y estúpida polémica de la validez del título de entrenador. Por supuesto, todas esas dudas llegaban de gente que lo más redondo que ha visto en su vida ha sido su cabeza.

real-madrid-zidane-el-punto_FLLtMDn-jpg_980x551

Después de 5 años ha logrado una dificilísima liga, con 93 puntos, habiendo logrado más puntos fuera de casa que en el propio Bernabéu. Esa competitividad, demostrada en muchos momentos de la temporada, es uno de los rasgos de este Real Madrid. Algo que ya se empezó a observar la temporada pasada, que la empezó a mitad y la compitió hasta el final.

Aprendió de Mourihno y de Ancelotti, por exceso y por defecto cosas como la importancia de las rotaciones, la necesidad de que exista cierta meritocracia pero también una jerarquía y por supuesto la gestión siempre tan difícil de la prensa, pero también de la relación con aficionados y presidente.

Ha logrado enchufar a jugadores en momentos claves, como Benzema, Cristiano Ronaldo, ha seguido apostando por Keylor; le ha dado confianza a Nacho y Danilo, y en general ha mejorado la versión de todos los jugadores, especialmente Isco. Por el camino, James y Morata quizá se marchen.

Pero Zidane mantuvo la calma también cuando en su debut las cosas le empezaron bien y se habló de la flor de Zidane. La flor le llevó primero a ganar la Champion League (también con flor), y a casi arrebatarle al Barcelona una liga que estaba perdida. Más tarde la flor sirvió para levantar la Supercopa de Europa y el Mundialito de clubes, y establecer un récord de victorias. Y ahora, con la flor, ha ganado una liga, con récord europeo de partidos consecutivos marcando, con la opción de ser el primer técnico en levantar dos Champion League de manera consecutiva.

Después llegaron los baches. Sí, el equipo de Zidane también tenía baches. Porque hasta entonces lo había superado todo, incluso la lesión de todos sus titulares y suplentes en algún  momento de la temporada. La eliminación en la Copa del rey y varias derrotas, especialmente dura la del Barcelona hizo temer por la liga.

Pero Zidane no perdió la calma. Ese es su gran rasgo. Se recuerda el cabezazo a Materazzi y algún otro episodio donde como jugador si perdió esa calma que ahora sí traslada como entrenador. Y esa frialdad y tranquilidad la plasman perfectamente Modric y Kroos. Dos futbolistas que deben entender perfectamente a Zidane, y que juegan al ritmo que este quiere. Ellos son el motor del Real Madrid.

Eso también es mérito de Zidane, encajar perfectamente todas las piezas. Un puzle de 22 jugadores, superestrellas casi todos. Y lo ha hecho, a la perfección, logrando lo que ningún técnico madridista había logrado antes, crear un sistema de rotaciones; convencer a jugadores veteranos como Ronaldo de que no tiene que jugar todos los partidos, y por otro lado, convencer a los jóvenes, de que tendrán minutos y que su momento llegará. Todos parecen contentos, entendiendo su rol. Los jóvenes aprendiendo de los veteranos, y estos economizando sus fuerzas y trasladando sus conocimientos. Este equipo tiene esa mezcla perfecta.

Espera en el horizonte el 3 de junio. Una fecha en la que Zidane, leyenda viva como futbolista, puede hacer historia como entrenador.

El año en que remontamos peligrosamente

Alves consuela a Neymar

Alves consuela a Neymar

Las remontadas normalmente son sinónimo de que, o bien se ha hecho un partido muy malo en la ida, o bien el equipo contrario ha hecho un partido malo o flojo en la vuelta. Así pasó contra el PSG con un partido muy malo culé en París, y con uno aún peor de los de Emery en la vuelta. Por no hablar de las famosas remontadas del Real Madrid, precedidas casi siempre de desastrosos resultados a domicilio.

Así pues, “el remontadismo” no deja de ser una muestra de decadencia, tan lejos de épocas anteriores de neta superioridad. Es más, cuando el Barcelona de Pep tuvo que acudir a las remontadas empezó su decadencia.  Y  lo hizo, tras perder con el Inter de Mourinho 3-1, siendo incapaz, por cierto de remontar, para acabar ganando 1-0, resultado insuficiente.

El propio Pep Guardiola tuvo un papel similar en la Champion con el Bayern de Munich, con varias remontadas que acabaron con una derrota contra el F.C. Barcelona.

Captura de pantalla 2017-04-20 a las 0.43.21

Así pues, visto lo visto, mejor le habría venido al F.C. Barcelona no haber remontado al PSG. Aquel resultado le ha perjudicado porque ha ocultado durante algún tiempo sus múltiples carencias. Muchas de ellas defensivas pero sobre todo de configuración de la plantilla, con una inversión en una serie de fichajes con los que apenas ha contado Luis Enrique. Más allá de los tres de arriba, este F.C Barcelona no ha encontrado soluciones. Solamente con el 6-1, con un PSG previamente doblegado.

Y así, contra la Juventus, el equipo de Luis Enrique se ha encontrado con su propia realidad, previamente negada en negadas como la de La Coruña o Málaga. Contra toda una Juventus las carencias se acentúan. El F.C Barcelona cayó eliminado en cuartos contra un rival netamente superior. El equipo italiano eliminó todo el rastro de la remontada vergonzosa acontecida semanas antes.

Bufon apenas realizó un par parada, con dos tiros a puerta solamente y el peligro no fue significativo en ninguna de las dos áreas. La MSN para que funcione necesite el mejor medio del campo y espacios, y ayer no tuvo ninguna de ls dos. Y por el otro lado, la Juventus  no necesitaba crear demasiado peligro, solo evitarlo con tres goles de renta.

Los italianos se convierten en un serio aspirante, con un un equipo italiano al uso: una defensa muy sólida y dos o tres atacantes arriba peligrosos, que además aportan trabajo defensivo. Una fórmula que me recuerda mucho al Atlético de Madrid.

En el caso del F.C.Barcelona, el domingo podría recibir la puntilla, si el Real Madrid aprovecha su bajo nivel anímico. Es una oportunidad perfecta para rematar la liga, aprovechando el distinto estado psicológico. Los de Luis Enrique llegan además con la sensible baja de Neymar, irremplazable desde el banquillo.

Esa derrota dejaría al club culé en una situación muy precaria. Son dos años consecutivos cayendo en cuartos, primero con el Atlético de Madrid el año pasado y este contra la Juventus. Y entre medias varias goleados significativas como las de Paris y Turín. Resultados que hablan de un equipo mucho más frágil de lo que parece y que está lejos de ser el mejor equipo del mundo, como muchos repiten.

Baño del PSG al F.C Barcelona: 4-0

Cavani

Cavani celebrando su gol. Fuente: El Confidencial

Los octavos de final de la Champion League empezaron ayer con una paliza histórica del PSG al F.C Barcelona. Un 4-0 que sentencia la eliminatoria y que recuerda a unos pocos partidos en la historia del club blaugrana, recientemente las derrotas contra el Bayern de Munich y si nos remontamos aún más, el 4-0 del Milán en la final de la Copa de Europa.

El resultado es abultado pero más lo fue el baño táctico y físico de los parisiens, que se muestra de manera clara en las estadísticas. Todos los duelos individuales fueron ganados por la jugadores del PSG durante prácticamente los 90 minutos, a excepción de alguna buena intervención de Neymar, y a nivel colectivo, Emery supo frenar las virtudes del Barcelona  potenciar las suyas.

Eso explica parte del resultado, también explicado por el bajo nivel de algunos jugadores del Barcelona. Iniesta no tiene ya la capacidad de luchar contra los jóvenes o potentes mediocampistas de un equipo como el PSG, Busquets hace años que está lejos de su mejor versión y André Gomes es un jugador sobrevaloradísimo, al menos en el precio. Queda una línea defensiva desprotegida y que tampoco está en su mejor momento y el tridente de arriba, que precisamente ayer no apareció.

Un Messi o un Suárez pueden bastar para definir un partido liguero contra un rival inferior, pero en Champion League, en estas eliminatorias cada detalle cuenta y los equipos-los 16 mejores del mundo-, ya no regalan nada.

Hasta la fecha Emeru solo le había ganado un partido al F.C Barcelona y el PSG había caído también en ocasiones previas contra los blaugranas. Parece que ahora este equipo es más maduro y más fuerte psicológicamente, aunque muchos de sus jugadores son los mismos que el año pasado. A destacar el central Kimpembe, muy solvente toda la noche y el lateral derecho Meunier, además del extraordinario partido de Rabiot

Captura de pantalla 2017-02-15 a las 10.58.56 Captura de pantalla 2017-02-15 a las 10.58.48

El baño de ayer seguramente supondrá un antes y un después para este F.C Barcelona de Luis Enrique, como lo fue la derrota contra el Bayern de Munich. Y este partido sirve también de aviso a navegantes, especialmente al Real Madrid, que tiene que jugar contra el tercero de la liga italiana, el Nápoles, que no le va a regalar nada.

¡La Champion League ha vuelto!

Cuando Nadal inmortalizó a Federer

Nadal y Federer

Nadal y Federer

El pasado domingo muchos aficionados nos volvimos a sentar enfrente de un televisor para ver a Rafael Nadal en una final, ni más ni menos que contra otro de los grandes tenistas de la década y de la historia, Roger Federer.

Los precedentes eran malos para el suizo y en la retina de muchos espectadores quedaban sus llantos años atrás, derrotado por el mismo Nadal, que ahora, años más viejo, y con menos energía, cedía esta vez ante Federer.

Fue una merecida victoria, sobre todo tras remontar un break en contra en el último set. Un partido de altos vuelos, de los de antes. Un duelo legendario en la final de uno de los 4 grandes, que no sabremos si volveremos a ver repetido. Hasta la fecha, el dominio con mano de hierro de Djokovic y la aparición de jóvenes promesas, lo había impedido.

Y es que en el tenis como en prácticamente cualquier otro deporte, el factor edad condiciona mucho. No ya por la merma en la capacidad física. Estos dos tenistas son tan buenos que en su versión actual son mejor que prácticamente el resto. Si no por la parte que conlleva de falta de fuerza mental y de hambre de victoria. No es lo mismo disputar los cuartos o las semifinales de un grande, habiendo ganado 14 como Nadal o 18 como Federer, que no haber estado nunca ni siquiera en la final.

Por eso, es posible que lo del Open de Australia sea una extraña anomalía en el deporte mundial. Una maravillosa anomalía, eso sí, aunque nos habría gustado que fuese Nadal el vencedor. Es cierto que para Federer es posiblemente su último tren. Con 35 años es para él un colofón de oro. Nadal tendrá alguna oportunidad más, espero que en el Roland Garros, aunque en su caso los años le pesan mucho más porque tiene mucho más desgaste físico. Por eso, habría sido un justo premio, tras dos años durísimos.

En todo caso, el tenis ganó y el espectáculo también, porque disfrutamos de un partido como los de antes.

El Real Madrid eliminado de la Copa del Rey

images

El síndrome Mundialito vuelve a volar sobre el Real Madrid de Zidane, de la misma manera que se posó en el Real Madrid de Ancelotti. En aquella ocasión dio al traste con un récord consecutivo de victorias y dejó al equipo fuera de varias competiciones. En esta ocasión este equipo otrora virginal, ha sufrido ya varias derrotas y la eliminación en la primera competición.

El mismo mal, acompañado además de las mismas lesiones, en este caso la de Modric. El croata es indispensable, y también lo es Marcelo, que una vez lesionado, no tiene reemplazo. No es la primera vez que pasa. El Equipo ahora mismo tiene una falta alarmante de laterales. En la izquierda, Coentrao ni está ni se le espera, y en la derecha, Danilo está marcado de por vida, con el síndrome de Secretario. Y de ahí, jamás podrá salir. Los ojeadores del Real Madrid ya tienen deberes.

Por lo demás, el partido de ayer deja muchas dudas. Las lógicas tras una eliminación en la que todo se ve de color negro y el que era bueno ahora es malo. El Real Madrid está en un bache, pero deberá salir pronto porque esto va muy rápido.

Es cierto que Zidane ha tenido malísima suerte con las lesiones: una plaga de características bíblicas. Pero también lo es que le ha faltado cintura para reaccionar y buscar a los mejores jugadores.

El equipo entra en un periodo de inflexión que no va a ser sencillo. Un par de victorias y se volverá a la senda optimista, pero ya la confianza plena está perdida y el equipo necesita sobreponerse.

Un Real Madrid de 10

Real Madrid- Granada

Real Madrid- Granada

El Real Madrid de Zidane se ha convertido en la apisonadora que cualquier aficionado blanco ha soñado alguna vez. Todo parece funcionar perfectamente y no se adivinan nubarrones en el horizonte.

Las dos goleadas consecutivas ante el Sevilla y el Granado han dejado la sensación de que estamos ante un equipo que puede dominar una época. Contra los hispalenses (que ayer ganaron 0-4 a la Real Sociedad) el Real Madrid hizo su mejor partido de la temporada, y contra el Granada remató la faena encarrilándolo desde el primer momento. Entre uno y otro partido Zidane cambió 4 piezas. En el primer partido aportó por James y el colombiano respondió con un partido y dos goles, y en el segundo fue Isco el afortunado y respondió con otros dos goles y otro partidazo.

Y entre medias, un mecano en el que todas las piezas funcionan al ritmo del mariscal de campo Modric y del Linebacker, Casemiro. Con el complemento imprescindible del resto de jugadores. Si se cae uno, aparece otro y parece ni notarse. No olvidemos que un jugador como Bale está fuera del equipo, siendo seguramente el jugador más determinante del equipo.

Y todo eso es mérito de Zidane, que ha logrado mediante sonrisas y palabras amables, que su equipo encarrile 39 partidos sin perder, y sobre todo, la sensación de que el equipo funciona y todos saben cuál es su labor. El baño táctico ante el Sevilla y el Atlético de Madrid el año pasado, nos han revelado que Zidane no es otro alineador más. También sus decisiones en pos de la meritocracia, quitando un día a Ramos o a Cristiano Ronaldo, demuestran que tiene personalidad.

Es cierto que el francés tiene a día de hoy una plantilla completísima, seguramente la mejor de la historia de este club. Pero también la tenía Benítez, y el equipo acabó desquiciado. No, el mérito de Zidane va  más allá de unos magníficos jugadores .

Si continúa esta dinámica, que sí parece, el Real Madrid acabará la temporada con uno o dos títulos, y quizá incluso con el ansiado triplete. No se ve un equipo tan completo, con tanta hambre como el Real Madrid ni tan bien gestionado, ni en España ni en Europa. Luego ya, el fútbol decidirá, pero yo apuesto porque Zidane repetirá títulos.