Análisis del 0-3 del Real Madrid- F.C.Barcelona

Casi tres días después del partido del pasado sábado, toca analizar el partido y las causas y consecuencias del resultado. Para el Real Madrid, la primera consecuencia es el alejamiento casi definitivo del título de liga. Son 14 puntos actuales, reducibles a 11 con el partido pendiente. Una distancia que jamás perdió un equipo que iba primero y que requeriría que el F.C.Barcelona se dejase muchos puntos por el camino, pero sobre todo que el Real Madrid hiciese una segunda vuelta perfecta. Los precedentes durante la presente liga invitan a pensar lo contrario, pero esto es fútbol y conviene no descartar nada. Que el Barcelona pinche 3 o 4 partidos es más factible que el Real Madrid gane todos sus partidos de aquí al final.

En segundo lugar, por primera vez en dos años, Zidane está en duda. Son muchos puntos de distancia y no se puede achacar la derrota a un accidente. Es la segunda gran derrota del equipo este año tras la acontecida contra el Tottenham. Si el 2-3 del F.C.Barcelona del año pasado fue más fruto de un partido mal gestionado, esta derrota no puede esconder que el equipo este año tiene dos serios problemas ofensiva y defensivamente, y Zidane tiene su gran cuota de responsabilidad. En cualquier otra circunstancia, con esa diferencia el entrenador del Real Madrid estaría en la puerta de salida. Zidane ha ganado suficiente crédito como para seguir apostando por su modelo de gestión, todavía con la Copa del Rey y la Champion por competir. Eso sí, una dura derrota contra el PSG o un desliz en la competición nacional provocaría un ruido de sables creciente.

Con respecto al F.C.Barcelona sale muy reforzado, especialmente su entrenador Valverde, que ha dado la vuelta a la tortilla. Parece que la presencia de Paulihno ha solidificado al equipo dándole más estabilidad defensiva que unido al gol del brasileño, es un gran aporte. Y ha conseguido enchufar a jugadores como Alba y encontrar buenas versiones de varios jugadores.

El análisis de las consecuencias es muy distinto al análisis del partido. El 0-3 podría explicar el partido mejor que la realidad, pero lo cierto es que no es así, y en mi opinión es mucho más abultado que lo visto, y relata una diferencia entre ambos equipos que no es esa. El Real Madrid tuvo una primera parte en la que fue netamente superior que el F.C.Barcelona. Fue capaz de controlar el balón y el juego y generó varias ocasiones claras. Con Messi absolutamente desconectado del juego con el marcaje de Kovacic, solo había que esperar que alguna de las ocasiones entrase.

Y ese es precisamente uno de los grandes problemas del equipo de Zidane este año, la famosa pegada. Este equipo no tiene pegada, fundamentalmente por el poco acierto de su delantera. El mismo equipo que le endosó 4 goles a la Juventus en la final de la Champion ha sido incapaz en muchos partidos de marcar un solo gol.

Con todo, eso solo explica el cero en el marcador blanco, no el resultado. Los tres goles blaugranas exponen el segundo gran problema del Real Madrid: los fallos defensivos. El primer gol de Suárez es una serie de despropósitos que no tienen como único culpable a Kovacic. Fue el croata quien no persiguió a Rakitic, pero ni los laterales cerraron bien, ni los centrales supieron gestionar bien la desventaja, ni el resto de medios del Real Madrid tampoco fueron capaces de volver a tiempo. Y la jugada del penalti que fue gol después también nace de varios fallos, facilitando las segundas jugadas, bien es cierto que dentro de un contexto de ataque total por parte del equipo blanco. Pero esa gestión de los tiempos, creando ventajas en ataque sin debilitar la defensa, es algo que viene resolviendo pésimamente el Real Madrid, y lo hemos visto durante toda la temporada, especialmente en los partidos en los que el equipo de Zidane se dejó puntos.

A pesar de los goles, hay un aspecto del partido del sábado de difícil explicación. Tras unos 45 minutos de buen dominio y generación de ocasiones, el Real Madrid empezó la segunda parte de forma totalmente diferente. Pareció ceder la iniciativa al F.C.Barcelona, no fue capaz de robar balones ni de mantener su propia posesión y eso acabó con el primer gol. No logro explicar esa diferencia porque no puede ser un bajón físico a los 45 minutos, ni tampoco debió obedecer a un cambio táctico porque el Real Madrid se estaba mostrando superior.

Lo que ahora le toca a Zidane es recomponer la moral del equipo y analizar en detalle las causas del bajón del equipo este año. No pude ser solamente el poco acierto y mal momento de Benzema, al que por cierto se le agota el crédito. Pero la presencia de Benzema no explica los tres goles ni muchos otros puntos perdidos por el camino. Aunque eso sí, que el francés ahora mismo esté por delante de Isco, Asensio y Bale empieza a ser insoportable para muchos, aunque sean benzemistas como yo. Zidane debe analizar si realmente es beneficioso para él mismo, su equipo y el jugador esa sobreprotección o si por el contrario es perjudicial. Lo sabremos al final de temporada con los resultados definitivos, pero por ahora no parece la mejor solución.

Tiene plantilla para ello y aunque muchos jugadores sean muy jóvenes, con una combinación acertada puede beneficiar el desempeño global.Estamos a finales de diciembre, veremos si a finales de mayo Zidane ha perdido o ha recuperado su crédito.