La liga se lucha entre tres

El Real Madrid mantiene sus opciones de ganar la liga aunque ayer hizo méritos durante 30 minutos para lo contrario. Recordó mucho a otros partidos en los que el equipo se dejó llevar.  Esa relajación tan nefasta que ha provocado que a estas alturas el equipo depende de otros para el triunfo liguero.

La apuesta de Zidane con varias rotaciones fue arriesgada. A la baja de Cristiano Ronaldo y Casemiro, dos jugadores muy importantes ofensiva y defensivamentente, de manera respectivo, se sumó la de Carvajal, a años luz de Danilo, y la de Ramos. Y adicionalmente, con la lesión de Benzema, otra más. Así que jugaron 4 o 5 no habituales.

Pero los salvadores fueron Bale, que es un habitual, y que ha sido tan cuestionado como Cristiano Ronaldo en sus primeros años, y Lucas Vázquez, un canterano al que le debe faltar glamour, pero le sobra coraje, madridismo y también calidad. El galés lideró al Real Madrid con dos goles. Justo lo que se le pide. Un testarazo soberbio que dio esperanzas al equipo con el 2-1 y el definitivo 2-3, robando un balón y definiendo por el costado izquierdo, su mejor perfil.

Y luego está lo de Lucas, que salió en la segunda parte pero que fue un jugador importantísimo. No solamente por su gol, de pura fuerza y ganas, porque debía ser el más bajito del campo como para rematar ese balón. También ayudó en defensa y puso inteligencia a la hora de resguardar el balón.

Zidane solventó la papeleta pero a estas alturas debería saber de la importancia de Casemiro, de la necesidad de apostar siempre por Lucas Vázquez antes que por Jesé, o de Carvajal en vez de por Danilo.

Cada partido de los restantes van a ser así de sufridos y al Real Madrid no le van a regalar 3 penaltys y 2 goles ilegales. Si fuese así de sencillo nos habríamos evitado el sufrimiento de ayer. Tiene más mérito, es cierto, pero la injusticia luego no se recuerda y solamente queda quien levantó el título de liga. Y si finalmente lo hacen los azulgrana, nadie recordará la liga de los 19 penaltys (por ahora), uno cada dos jornadas, el récord de la liga en toda su historia.

Solamente por eso, este F.C Barcelona no merece ganar la liga. Una liga que según Simeone estaba peligrosamente preparada para el Real Madrid. Se equivocó el argentino de club, y si no acaba levantando el la liga, seguramente se acuerde de su error. Mientras, el Atlético de Madrid seguirá luchando sus victorias, casi siempre por la mínima, y no con el fútbol más espectacular. Pero el estilo tampoco se recuerda cuando se ganan las ligas.