Dos puntos que vuelan del Madrigal

El Real Madrid se dejó ayer en el Madrigal otros dos puntos, y van cuatro en unos pocos días en lo que parece el bache más preocupante de los de Mourinho durante este año. Un bache al que habría que unir discretas y sufridas victorias contra el Betis y contra el Rayo vallecano.

 Debería preocupar porque eran a priori los partidos más asequibles viendo al menos lo que le queda de calendario. Y no debería hacerlo tanto si pensásemos que hace no tanto el Madrid le metía un set al Sevilla y cuatro goles a domicilio al Málaga. Pero eso era antes de que perdiese la intensidad y el control de los partidos. El control táctico pero también el emocional.

 Ayer se empató un partido que nunca estuvo controlado y ese es principalmente el motivo de no llevarse los tres puntos. El otro, y hay que decirlo claro, es una cantada de Iker Casillas. Esta, similar a la del otro día en cuanto a dirección, iba a diferencia de la de Cazorla menos colocada y más floja. En todo caso, el ABC de un portero es cubrir siempre su palo. Siempre, indepedientemente del lanzador pero mucho más cuando tu barrera se adelanta y cuando hay poca distancia para la parábola.

 El motivo por el que no se pudo remontar el partido fue por el mal control emocional de todo el equipo, empezando por Mourinho y acabando por Pepe. Independientemente de lo que ocurra con el árbitro, un jugador tiene que ser lo suficientemente listo para callarse, no hacer gestos y no hacer entradas aparatosas. Y eso es justamente lo que hicieron Mourinho, Ozil, Ramos y finalmente Pepe en el vestuario llamándole Hijo de Puta al árbitro.

 Independientemente de lo que sea y de que se merezca ese insulto por una actuación infame, conviene pensar en lo que quedaba de partido, unos minutos para remontar pero sobre todo en la actitud del árbitro durante todo el partido. Son estos árbitros acomplejados que se sienten de pronto poderosos y en el centro de la atención. Arbitros peligrosos que además son incompetentes.

 Porque ayer hay muchas cosas que reprochar al árbitro, pero la primera y de la que menos se hablará será de su incoherencia arbitral. Para mi lo que marca el partido a nivel arbitraje es que una acción como la de Pepe de la que sale con el labio partido, siendo al que le hacen la falta, se salde con tarjeta amarilla para el portugués, y una acción similar con Ramos, sea falta pero para el lado contrario. Dos acciones similares en cuanto aparatosidad, dos criterios absolutamente diferentes.

 Esa misma incoherencia arbitral se observa cuando el árbitro aplica un criterio en este partido totalmente diferente que en otros. Concretamente hablamos de una susceptibilidad total a la hora de sacar tarjetas por gestos. Ayer le sacó una roja directa a Ozil, según dice el acta: “por aplaudir una de sus decisiones mis mofa” y a Mourinho por “hacer observaciones a una de mis decisiones” . No olvidemos que este fue el mismo árbitro que permitió el acoso de Xavi al linier en Pamplona y las quejas continuadas de Guardiola y de todo su staff técnico. Simplemente dos maneras distintas de aplicar la misma norma.

 Pero si hablamos de escándalo, lo verdaderamente preocupante es que un árbitro saque dos tarjetas amarillas a un jugador y no le expulse. Esto, que no consta en el acta, en lo que es un error muy grave, es por si mismo motivo de anulación del partido y de recurso. Una anomalía que no puede pasar por alto y que debería dar con el árbitro en la nevera por lo que le queda de carrera.

 Y luego están claro esas faltitas, tarjetas  y decisiones que van minando el ánimo de un equipo. Accciones como la amarilla a Lass nada más empezar el partido por una acción no violenta o la entrada de casi roja a Callejón decidieron a la larga el partido, como lo hizo la falta que pitaron a Altintop que provocó el gol del Villareal y que no era. Y nuevamente si hablamos de criterios nos acordamos de una internada de Cristiano en la que el defensor le derriba sin tocar el balón y no pita ni falta. Son simplemente muchas acciones que no cambian el partido radicalmente pero que influye. En si misma la falta pitada a Altintop no es un escándalo, pero si es una preocupante interpretación de las normas. Una entrada como hay cientos en el fútbol y que son la base de cualquier defensor.

 Desde luego, el claro penalti de Arbeloa a Nilmar también influye y es un error claro del árbitro, pero no se puede poner en la misma balanza un penalti no visto  con muchas acciones en las que el árbitro simplemente no pita según la norma. Y luego está, claro esa imagen que han sacado muchos medios de Roures repitiendo un agarrón de Arbeloa en el área. Uno de esos agarrones que si los repitiesen todos tendríamos 15 por partido.

 En fin, que aunque solamente sea por contradecir las palabras de Guardiola, el Madrid ha reabierto la liga. Aunque no olvidemos que al empezar el año el Madrid tenía 3 puntos de ventaja y ahora tiene 6. Se viene la Champion, y los partidos difíciles y sigo confiando en Mourinho y en la capacidad del equipo. Todo esto son dificultades necesarias para seguir creciendo como equipo y para darle importancia a un título como la liga, que si se consigue será contra viento y marea.

Godall desvela lo que sabíamos

Se ha levantado la España deportiva con el recuerdo de la gran victoria del Atlethic sobre el Manchester. Un rival de postín en un escenario inmejorable para cantar las virtudes del equipo vasco. Fundamentalmente la calidad y la juventud. Todo ello se resume en un jugador Javier Martinez, del que hablaré otro día porque hoy quiero hablar sobre la respuesta a los purqués de Mourinho.

 En plena campaña blaugrana contra el estamento arbitral y la federación, desde la prensa, el club y el entrenador nos hemos enterado gracias a las declaraciones del expresidente y amigo de Laporta, Godall de lo que realmente está pidiendo el Barcelona en la actualidad, un trato de favor.

 Llámese villarato o de cualquier otra manera, eso es lo que ha tenido el Barcelona durante todos estos años anteriores. Así lo ha dicho con claridad Godall, quizá con la intención de señalarle el camino a Rosell o de recordale lo bien que lo hicieron ellos.

 Sus declaraciones literales no llevan a engaño a nadie que no sea ciego y sordo o un zote integral:

  “Tenemos que estar al lado de las entidades en las que se ejerce el poder y no darles la espalda. Recuerdo que en su día Laporta lo tuvo clarísimo. ¿A qué presidente apoya Florentino? A Gerardo González. Entonces al Barça le conviene apoyar a Villar y tener una buena relación con la Federación, donde se cuecen los Comités de árbitros, la competición y la Liga de fútbol”. Creo que Laporta cultivó mucho y muy a fondo las buenas relaciones con estas instituciones, UEFA,FIFA.. y eso nos ayudó. Tuvo una actuación decisiva en el mandato de Villar. Se pretendía cambiar el Comité. Lo tenía clarísimo, no estar bien con la RFEF nos perjudica a nivel deportivo

 Ya se ha dicho en este foro y en muchos otros como Laporta apostó por Villar y obtuvo de manera reiterada su beneficio. Florentino equivocó la apuesta y en vez de cultivar las buenas relaciones simplemente dejó pasar el tiempo.

 Si Villar es el presidente de la Federación, si el presidente del Comité arbitral es nombrado por Villar y si este Comité es el encargado de clasificar a los árbitros parece claro que se trata de una dependencia jerárquica. En otras palabras, estar “bien” con Villar significa estar bien con los árbitros y viceversa.

 La clave de lo que sucede en la actualidad es por un lado la constatación por parte del Real Madrid de esta realidad, acercándose más a la Federación e igualando fuerzas con el Barcelona(no olvidemos que Gaspart es un pesado pesado en la Federación).

 Por eso en Barcelona están tan molestos porque ya no tienen un trato de favor y a cambio tienen un trato normal que les lleva a estar 10 puntos de diferencia con el Real Madrid. Los blancos, que hicieron mal sus deberes federativos, no tuvieron en cuenta que en una lucha en el cuerpo a cuerpo contra el Barcelona con 1 o 2 puntos de diferencia era muy difícil salir airosos con esa desigualdad de base. Y más aún en la Champion League donde no olvidemos que Villar es vicepresidente.

Ahora que se igualan las fuerzas el Barcelona vuelven a su victimismo habitual. Utilizaran la presencia de Rajoy, como utilizaron la de Aznar, hablarán del centralismo o incluso de Franco si es menester.

El Barcelona no habla de los árbitros

En las dos últimas semanas, a medida que el Barcelona iba perdiendo puntos claves en liga pero también veía como el Real Madrid le acortaba la distancia futbolística tras un excelso partido en el Camp Nou, hemos empezado a escuchar declaraciones más coherentes con la historia del Barcelona y con sus verdaderos valores.

Atendiendo a la máxima que dice que a las personas se las conoce cuando las cosas van mal, a los equipos y a los clubes también, ahora empezamos a ver la verdadera cara del Barcelona. Por eso todo lo que antes eran masivas declaraciones acerca de cómo los valores del Barcelona impedían hablar de los árbitros ahora se han convertido en lo contrario. A pesar de la rueda de prensa de ayer de Guardiola repitiendo por enésima vez que ellos no hablan de los árbitros, la realidad es otra. Tres ejemplos:

-Xavi: los árbitro a veces te benefician y otras te perjudican, pero este año nos están perjudicando. ¿Alguien escuchó cuando decían que les beneficiaban?

-Messi: los árbitros son soberbios. ¿Alguien escuchó a Messi cuando ganaba?

-Rossel: “¿Los árbitros?, pinta mal para el Barcelona”.Si la cosa no funciona bien, el Barça tendrá algo que decir porque el fútbol se basa en el fair play ¿En qué quedamos? Pero si decía hace apenas dos semanas que ellos no hablaban de los árbitros.

Y esto ocurre cuando apenas han perdido unos pocos puntos con arbitrajes que no han sido precisamente perjudiciales para sus interes como los dos de Txieras. Uno contra el Madrid y el otro día contra el Villareal. El primero lo vimos todos pero el del otro día tiene un penalty como una catedral de Busquets a Valero.

Así que más les valdría estar callados como otros años. Oh Wait…! ¡Si tampoco estaban callados! Si amigos como nos enseña Coco en este vídeo el Barcelona claro que se ha quejado de los árbitros. Muy pocas veces claro, solo cuando les han perjudicado, porque el resto de veces como dice Xavi les beneficiaban pero no lo decían

En fin, como vengo diciendo desde hace mucho tiempo el gran éxito del Barcelona además de su espectacular rendimiento deportivo ha sido su comunicación y propaganda. Y según esta ellos ni hablaban de los árbitros, ni daban patadas, ni sus jugadores hacían teatro, ni había ningún tipo de violencia en sus partidos. Con la excusa de la llegada de Mourihno, el leviatán blanco podían achacarse todas esas acciones, que son del fútbol de todas la vida, única y exclusivamente a Mourinho y sus mercenearios portugueses. En un claro de ejemplo de xenofobia los portugues, los del Madrid claro, eran los que habían traído a la limpia liga española todos esos males. Como las enfermedades que llevaron los blancos a América cuando los conquistaron los portugueses trajeron con ellos ese juego sucio y marrullero mientras aquí solamente el Barcelona era inmune a los perversos efectos de ese mal que nada tenía que ver con el fútbol.

Hoy, casi cuatro años después del advenimiento del Mesías Guardiola, cada vez más gente abre los ojos aunque la propaganda seguirá siendo feroz. Por suerte, todavía tenemos nuestro propio discernimiento y sobre todo cientos de vídeos con decenas de imágenes de jugadores, entrenadores y directivos del Barcelona mostrando su verdadera cara.

 

Breve relato de la historia arbitral del Barcelona y Real Madrid

El año pasado Mourinho en una memorable rueda de prensa que respondía precisamente a las quejas de Guardiola por la posibilidad de que pitase un árbitro portugués, definió a 3 tipos de entrenadores: los que se quejan cuando se sienten perjudicados, los que no se quejan y aquellos que se habían quejado aún acertando el árbitro. Hacia referencia así a las declaraciones de Guardiola hablando de la buena vista del linier acertando por 2 centímetros.

 Pues bien, en ese mismo grupo podemos también meter a los que dicen que no se quejan pero que en realidad si lo hacen. En este bloque seguiría estando Guardiola acompañado de toda su plantilla. Una filosofía, la del Barcelona consistente en no quejarse nunca, excepto cuando lo hacen o cuando les perjudican como hemos visto ayer mismo con las declaraciones de Xavi. Este incomparable amante del fupbol del tiki-taka, fascista del mismo por no permitir ni reconocer otra expresión futbolística, respondió ayer que este año si les estaban perjudicando los árbitros, pero que otros años les habían beneficiado. Lo curioso es que otros años no le oímos decirlo y ahora en cambio si vamos escuchando este tipo de comentarios que de manera sutil dejan caer al primer agravio producido.

 La política del Barcelona de no criticar supuestamente a los árbitros tiene básicamente dos pilares. Por un lado, la no necesidad puesto que durante esta etapa de Guardiola se pueden contar con los dedos de una mano los partidos en los que ha sido perjudicado, siendo en cambio multitud las veces que ha sido favorecido. Y por otro, una labor de zapa interna, entre despachos, heredada de Laporta.

 La historia pone a cada uno en su sitio y si examinamos a uno y a otro, el Barcelona lleva cincuenta años quejándose. Sus quejas han llegado tan lejos que se han convertido de actos de fe a hechos contrastados gracias a una magnífica labor de propaganda. La minusvaloración de las copas de Europa en blanco y negro pero no de los títulos en blanco y negro del Barcelona, el supuesto favoritismo de Franco, el “robo de Di Stefano” y un largo etc…

 La historia en cambio revela como el Real Madrid perdió dos ligas en Tenerife, gracias a su propia incompetencia pero sobre todo gracias a la nefasta labor arbitral. Uno de ellos en una de las actuaciones más bochornosas de un árbitro que se recuerda en la historia de la liga española. Aquello tenía un tufo tan grande que más tarde salió incluso Milla, ex jugador del Barcelona  entonces medio centro del Madrid, hablando de una llamada telefónica de un antiguo compañero ofreciéndole un soborno. Está todo grabado, no me invento nada.

Sigue leyendo

El Real Madrid en blanco y negro y el equipo del régimen

Forma parte del manual de la propaganda la famosa frase dicha por Goebles, una mentira repetida adecuadamente mil veces se convierte en una realidad. También el mundo del fútbol está sujeto a esta premisa y así lo vemos diario. Sin embargo, hay dos afirmaciones que se dicen sin rubor referidas al Real Madrid que no por repetirse más adquieren carácter de verdad. Una afirma que el Real Madrid fue el equipo del régimen y la otra trata de negar el mérito del equipo blanco por haber ganado sobre todo títulos “en blanco y negro”.

Voy a refutar ambas teorías con datos, contrastando los títulos con los de su gran rival, el Barcelona, para comprobar como estas dos afirmaciones por más que se repitan no se sostienen. Para ello voy a considerar dos tiempos históricos: el primero del 39 al 75 por motivos obvios, un periodo de 36 años y el resto del 75 a la actualidad, es decir otros 36 años.

De los años previos simplemente diré que el Real Madrid había logrado dos ligas (31-32 y 32-33) y 7 Copas del Rey (1904-05, 05-06, 06-07, 07-08, 16-17, 33-34, 35-36)mientras que el Barcelona había logrado una liga(28-29) y 8 copas del Rey (1909-10, 1911-12, 1912-13, 1919-20, 1921-22, 1924-25, 1925-26, 1927-28). Es decir, al comienzo de las fechas que vamos a analizar ambos equipos tenían el mismo numero de títulos.

Del primer periodo, la primera liga se disputó en el 39-40 y su primer ganador fue el Atlético de Madrid (Atlético Aviación por entonces). En  estos primeros años de dictadura el Barcelona ganaría 5 ligas, el Atlético de Madrid ganaría 4 títulos, el Valencia 2 y el Sevilla y el Atlethic de Bilbao una cada una. Durante estos años de gobierno franquista el Real Madrid ganaría solamente un título de liga, precisamente 15 años después de la llegada de Franco al poder, en el año 1953/1954.

En la otra competición, la Copa del Generalísimo por entonces, el reparto no cambia demasiado y fue el Barcelona el equipo que logró más títulos (4), seguido del Atlethic de Bilbao y Valencia con 3, Real Madrid con dos y finalmente Espayol y Sevilla con un título cada uno.

Así pues, si la intención de Franco o de cualquier otro miembro del gobierno era darle preponderancia al Real Madrid podemos decir que fracasaron estrepitosamente tras 15 años de gobierno. Y es aquí, justamente en el año 1953 cuando la llegada de Di Stefano al Real Madrid cambia la historia del club. Son muchos lo que utilizan este fichaje para justificar la teoría del Real Madrid como equipo del régimen. Parece nuevamente un pobre argumento basarlo todo en un fichaje, polémico ciertamente más por su complejidad que otra cosa. Pero nuevamente lo que ha llegado a nuestros días se parece más bien a la fábula del robo de Zeus que a una situación muchísimo más compleja con clubes con distintos derechos, huelgas y dinero de por medio. Recomiendo pues la lectura del siguiente artículo para conocer realmente que sucedió con este fichaje.

La llegada de Di Stefano pero también de jugadores como Gento, Puskas o Rial lanzó al Real Madrid, que logró quince años después de la llegada de Franco al poder, convertir al equipo blanco en el auténtico dominador de la liga. El Real Madrid logró 15 ligas y 6 Copas del Rey mientras que su rival logró 8 ligas y 9 copas del Rey. Pero la gran diferencia fue precisamente el torneo que ayudó a crear el Real Madrid, la Copa de Europa, con el resultado que ya conocemos de 6 Copas de Europa y una Intercontinental a favor del Real Madrid. Durante este periodo, sin embargo, el Barcelona logró 3 Copas de Feria y 2 Copas Latinas ( se enfrentaban equipos de Francia, Italia, Portugal y España)

Si tenemos en cuenta el balance de los primeros 36 años, los que he calificado como “blanco y negro”  el Barcelona logró un total de 9 ligas, 17 Copas del Rey y 5 trofeos europeos mientrsa que el Real Madrid logró 17 ligas, 13 Copas del Rey y 9 trofeos europeos(contando dos Copas Latinas).

Si confrontamos estos datos con los siguientes 36 años, es decir de 1975 hasta la actualidad nos encontramos con que el Real Madrid ha ganado 15 ligas, 4 Copas del Rey, 5 títulos europeos (3 Champion League y 2 UEFA). El Barcelona por el contrario ha logrado 13 ligas, 8 Copas del Rey, 7 títulos europeos (3 Champion League y 4 Recopas).

Lo que arrojan los datos son unos números parejos en cuanto a número de títulos sin tener en cuenta el rendimiento de ambos equipos en la Copa de Europa. Es llamativo también que el Barcelona, el equipo record en Copas del Rey haya logrado casi el doble en los años de blanco y negro, así como de igual manera el 40% de sus ligas son logradas en esta misma época. Lo mismo se puede aplicar al Real Madrid sin duda.

En resumen, el Real Madrid ha ganado más títulos en liga en ambos periodos, menos copas del rey en ambos periodos y en cuanto a los títulos europeos mucho más en el primer periodo pero los mismos en el segundo. Eso sí, el Barcelona tiene 4 Recopas y el Real Madrid dos UEFA. Considerando que este torneo lo jugaban antes los mismos que ahora juegan la Champion League (menos el primero obviamente) parecen a mi entender títulos más relevantes.

Del resto de títulos, el Barcelona ha levantado 9 Supercopas de España por 7 del Real Madrid y 3 Supercopas de Europa por solamente una del equipo blanco. Por el contrario el equipo blanco ganó 2 Intercontinentales y el Barcelon un Mundialito de clubes.Conviene señalar como conclusión al artículo que como es lógico no he contabilizado los torneos regionales como Copas de Cataluña o trofeos amistosos.

Así pues, los datos desmontan esta teoría que responde en realidad a un intento de propaganda para minimizar los éxitos del Real Madrid. Lo cierto es que ni el régimen ayudó al equipo blanco a ganar más títulos ni el color ha impedido que el Real Madrid siguiese siendo uno de los mejores del mundo.

Lo único verídico es que los éxitos europeos del Real Madrid en Europa fueron utilizados por el régimen para crear un sentimiento de euforia y unidad en España. Pero más allá de la utilización política de estos éxitos(como de cualquier otro éxito en otra modalidad), lo cierto es que el Real Madrid no obtuvo un trato de favor, distinto al de cualquier otro club grande.

La otra gran verdad es que el Real Madrid ha vivido sus años más gloriosos gracias a la visión única de Santiago Bernabeu y a la llegada de Di Stéfano junto con un grupo de jugadores irrepetibles. Hasta la fecha se han visto grandes equipos y delanteras pero difícilmente se volverá a repetir un ataque como aquel formado por Di Stefano, Puskas, Rial, Kopa y Gento

Los arbitos en España

Un árbitro en el mundo jurídico y de las empresas es una persona respetada que se encarga de dirimir los conflictos entre dos partes. Lo hace de manera imparcial y su veredicto es definitivo. Algo así debería ocurrir el el fútbol, con la gran diferencia de que nadie respeta a los árbitros porque realmente nadie cree en su capacidad para tomar buenas decisiones.

Y ahí nace una falta de legitimidad importante porque los árbitros no son juzgados realmente por sus fallos o aciertos. Se trata de un colectivo cerrado que no hace declaraciones de ningún tipo. La pirámide colegial la ocupan los árbitros de Primera División, que son los mejor pagados de todo el país y de Europa, muy por encima de otros deportes.

Mientras que un árbitro de la ACB podría cobrar en torno a los 900 euros por partido, un árbitro de primera recibe cerca de 1.900 euros por partido. En comparación con los 450 euros por pitar un partido de balonmano en la liga Asobal o los casi 600 por pitar un partido de fútbol sala, la diferencia es grande.

Aunque tienen un alto sueldo no son profesionales, no dedicándose al fútbol en exclusividad, consevando otros puestos de trabajo, a pesar de que con el sueldo que perciben por temporada bien les valdría para vivir del arbitraje.

Si se tiene en cuenta que cada colegiado dirige una media de 18 encuentros de Liga por temporada, la cantidad a percibir ronda los cinco millones de las antiguas pesetas. A este sueldo hay que añadir un fijo bastante importante y otra cantidad por publicidad. Un colegiado de la categoría de plata cobra cerca de 1.200 euros por encuentro, mientras que un asistente percibe alrededor de 600 euros. La cantidad es casi similar para los de Segunda División B.

En ambos casos de trata de cantidades con las que perfectamente puede vivir una persona, sobre todo si arbitran en primera división. Aunque es justo reconocer que el camino para llegar no es sencillo, y por el camino hay que ascender muchos escalones.

Normalmente el Comité de Arbitros inicia cursos de arbitraje para jóvenes entre los 18 y los 20 años, aunque con menor edad edad se puede empezar a arbitrar con un justificante. El curso dura entre dos y tres meses en los que hay pruebas físicas y teóricas. Entre ellas el famoso Test de Cooper y varias pruebas de carreras de velocidad. Antes, se deberá haber superado un mínimo test de cultura, para al menos evitar que los árbitros futuros no sepan redactar. Por ello han de hacer una redacción pensando en las futuras actas a redactar.

A partir de ahí empieza una carrera que en función de la competencia del árbitro le puede llevar en varios años hasta la tercera división. Antes se habrá debido pitar partidos infantiles y cadetes cobrando escasos euros por partido. El ascenso de los árbitros depende de una serie de informes que realiza una red de informadores que se mueven por los campos de las distintas divisiones. Así, se puede llegar en cinco o seis años a la Tercera división tras haber penado por los campos de segunda y primera regional y preferente.

Así que ya sabeís, animaos a arbitrar, ¿algún voluntario?

La codicia arbitral

¿Que es un árbitro? Un árbitro es una persona a la que se le ha otorgado el poder para decidir imparcialmente entre dos bandos.

¿Que es un árbitro de fútbol? Es la persona encargada de hacer que se cumplan las reglas del juego. A sabiendas de su importancia para dirimir disputas entre los participantes se le otorga el poder de decisión.

¿En que se han convertido los árbitros? Su protagonismo es en ocasiones equivante al de los futbolistas, y algunos son incluso más populares que los mismo futbolistas.

¿Que debería ser un árbitro de fútbol? Debería ser un elemento casi invisible que interviniese sólo cuando no hay más remedio y la situación lo requiere.

He planteado estas cuatro cuestiones porque me he topado con la noticia de que los árbitros quieren también su parte del pastel de los derechos audiovisuales.

Es sorprendente que unos tipos que cobran su buen dinero (tengo un post en construcción sobre este tema) por arbitrar quieran además cobrar por salir en la televisión cuando todos preferiríamos no verles ni un segundo.

Si el argumento para cobrar es que forman parte del espectáculo, mi respuesta es que ya cobran por ello. Y si el argumento es que salen por televisión, supongo que será igual que cuando enfocan a un aficionado o a la típica rubia.

Así que, esos 25 millones de euros que demandan se podían invertir o bien en nuevos árbitros más preparados o bien los depositamos en un fondo común para mejorar el fútbol de alguna manera.

Lo que en ningún caso debería hacerse es beneficiar a un colectivo que ni está profesionalizado ni está controlado por la liga, si no por un ente que decide arbitrariamente quien es válido y quien no. Si quieren dinero entonces tendrán que ceder control.

Y con el control debería llegar la mejora sustancial de los árbitros en todos los niveles. Con que cumplan el reglamento casi que me vale. No parece lógico que el arbitraje sea la única profesión en el mundo en el que los errores no se castigan. Porque los errores de lso árbitros, que son muchos, perjudican a muchas personsas e inciden en la ilusión de miles.

Los arbitros y la nevera

Cada cierto tiempo se habla de la nevera y se pone en el disparadero a algún árbitro. Por algún motivo,Pérez Burrul es un fijo. Parece ser que la causa es que es muuy malo arbitrando. No lo discuto, pero estoy convencido de que hay árbitros mucho peores y que han tenido actuaciones aún más penosas que la de Burrul el otro día en el Calderón.

Quizá el error con los árbitros sea hablar de villaratos, conspiraciones, favoritismos y demás chanchullos. Hay que partir de una premisa muy clara: loa árbitros españoles son muy malos, más que nada por un tema de aplicación de las normas. Desconocen el significado de la ley de la ventaja, no aplican los mismos criterios para agresiones y faltas y son de gatillo fácil para las tarjetas por temas tan tontos como una protesta (algo muy normal con las pulsaciones a tope).

Son por tanto uno de los principales culpables de que el fútbol español resulte lento y aburrido en comparación con el inglés. A ello se le suma el hecho de que no existe una evaluación pública ni una transparencia acerca de los criterios utilizados para ascender o descender árbitros.

Si todos ellos estuviesen sometidos a una rigurosa evaluación quizá se empeñarían más en hacer mejor su trabajo. Pero como se trata finalmente de favoritismo auspiciados por Villar, Sanchez Armándola y compañia, la evaluación cuenta poco.

Eso explicaría que un árbitro tan nefasto como Iturralde siga arbitrando a pesar de ser el más polémico. Otros menos malos(nunca buenos) habrán descendido en cambio pudriéndose en los campos de segunda.

Lo vengo diciendo en este blog y no pararé hasta que vea una salida. Mientras tengamos una federación tan corrupta y unos organismos furbolísticos dirigidos por gente incompetente, seguiremos asistiendo a sucesos bochornosos como la nevera. Lo curioso es que este sistema generalizado de ser dirigido por incompetentes parece que lo hemos exportado a la FIFA y UEFA, y así observamos como Platini hace y deshace a su antojo.

Mi propuesta es meter en la nevera a gente como Villar, previo pago, eso sí, de todo lo que ha robado.

Hay que cambiar las normas del fútbol

La IFAB(International  Football Asociation Board) se reunio recientemente. Estoy viendo un partido de baloncesto y he  visto que un defensa se caía y continuaba la jugada. El equipo mete canasta y a continuación el árbitro para el partido para ver como está el lesionado. El partido sigue su curso y todos tan contentos.Nadie protesta ni se apela a una supuesta deportividad.

Y me pregunto, en voz alta ¿porque no pasa lo mismo en el fútbol? Acaso los futbolistas son mejores que los jugadores de baloncesto, balonmano,etc… ¿Acaso sus lesiones son más graves y hay que parar los partidos? Nunca he entendido la razón por la que se paran los partidos de fúbol cada vez que hay algún jugador en el suelo. El 98% de las veces los jugadores se levantan a los 5 segundos, y por tanto tirar la pelota fuera solamente ralentiza el juego e impide el espectáculo. Y si efectivamente hay una lesión grave, se sabe casi al momento, y desde luego si la rodilla está rota lo estará también 1 minuto después, y parar el juego tampoco habría sido de gran ayuda.

El problema del fútbol comparado con otros deportes es que muchos partidos son lentos. Ademas de las muchas faltas pitadas, los árbitros paran el juego demasiadas veces, y son pocos los partidos de ida y vuelta. La excepción es el fútbol ingles, donde los árbitros paran poco el juego a pesar de que se ven entradas fuertes. Hay que empezar a cambiar el concepto de juego, primar la rapidez, la velocidad de los partidos y aplicar la famosa ley de la ventaja.

A los árbitros apenas debería verseles ni oir su silbato. Deberían ser meros intermediarios del juego, como cuando jugabamos en el colegio sin árbitro.Todos sabiamos cuando había faltan,fueras de banda y gol.

Hoy en día la figura del árbitro tal y como estaba concebida antiguamente no tiene demasiado sentido. No llegan a tiempo a ver las jugadas porque el fútbol es mucho más rápido que antiguamente y se equivocan demasiadas veces.

Además, la FIFA no ha sabido renovar las normas ni modernizar el fútbol aprovechando las nuevas tecnologias. Asi que mientras en el tenis utilizan el ojo del águila para los saques o en el futbol americano la cámara para revisar las jugadas, en el fútbol seguimos viendo goles fantasmas, penaltys escandalosos no pitados, barreras sin distancia y muchos más errores.

Forma parte de la magia del fútbol dicen algunos. Mientras unos ven magia yo veo injusticias y una adulteración del juego. No hay ninguna magia en un penalty no pitado, hay una gran injusticia, y hay muchas ilusiones y esperanzas en juego, como para darle a los árbitros plenipotencia para decidir jugadas que humanamente no pueden ver.

¿Porque no utilizar los sprays para fijar las barreras? ¿Y cámaras en el área para ver si hay penaltys? Y no habrá sistemas para los fueras de juego? No he odio a nadie quejarse en el fútbol americano cuando se revisa un touchdown ilegal.

Gana el deporte, el espectáculo y sobre todo la justica.