Cholismo: La época dorada del Atlético de Madrid

El cholismo comenzó como una medida desesperada por parte de los dirigentes del Atlético de Madrid, tras la eliminación en la Copa del Rey y una mala temporada de Gregorio Manzano. La apuesta por el ‘Cholo’ Simeone era un tiro al aire como muchos otros que se pegan en el fútbol.

Una apuesta que le ha salido bien al club después de 6 temporadas, donde más allá de los títulos conseguidos: 1 Uefa League 1 copa del rey, 1 liga, 1 Supercopa de España y una Supercopa de Europa, el equipo del Cholo ha sido más competitivo que nunca en su historia. Al menos en su historia reciente, contando las 3 últimas décadas.

Captura de pantalla 2017-05-14 a las 14.41.55

En su primer año, el ‘Cholo’ fue capaz de revertir la situación de su equipo y ganar la UEFA League. Ganó todos los partidos que jugó para acabar goleando en la final al Atlethic de Bilbao. La Supercopa de Europa, ganada al Chelsea, reforzó aún más la moral de sus jugadores, haciéndoles creer en el sistema de Simeone. Un sistema tan antiguo casi como el fútbol, largamente prácticamente por los equipos italianos: defensa férrea, aguantar atrás y aprovechar los errores del rival y las contras.

Ese sistema, sin embargo, no era suficiente para vencer a los dos grandes, y en la siguiente temporada, el Cholo’ perdió los enfrentamientos directos contra Real Madrid (2-0 y 1-2) y F.C.Barcelona (4-1 y 1-2). El gol de Miranda en el minuto 99 en la final de la Copa del Rey cambió esa relación, permitiéndole al Atlético de Madrid ganar un título importante ante su máximo rival. Se giraban las tornas y el ‘Cholo’ se convertía en un líder doblemente validado, por su capacidad para ganar al Madrid y por su capacidad de ganar títulos.

Desde ese momento, el Atlético de Madrid ha sido capaz de sostenerle el pulso al Real Madrid y F.C. Barcelona aunque hayan sido precisamente esos dos equipos los que le hayan privado de levantar más títulos, especialmente el primero.

Si la victoria al Real Madrid en la Copa del Rey fue el que dio impulso al proyecto del ‘Cholo’, las cuatro derrotas consecutivas ante los blancos han sido las que han dejado ese mismo proyecto tocado de muerte. De alguna manera, el cholismo solo se puede explicar con la relación con su club rival, el Real Madrid, en una relación en paralelo.

Antes del ‘Cholo’, no había rivalidad posible. Esa superioridad blanca, que era una tónica constante durante esa década cambió bruscamente en la final de la Copa del Rey. Seguramente es esa victoria atlética lo que fortaleció tanto a Simeone y a sus jugadores.  y a partir de ahí se modificó la relación. Tanto es así que se logró una victoria a domicilio por 1-2 en la temporada siguiente: 2013/2014.

La temporada 2013/2014, ha sido seguramente la más completa en la historia del Atlético de Madrid, el momento en el que ha sido más competitivo. Lo demostró en liga, con una temporada de 90 puntos, ganando la liga contra su rival, en su campo, el F.C.Barcelona. Era el equipo más sólido de Europa, eliminando en rondas previos a equipos tan potentes como F.C Barcelona y Chelsea y estuvo a pocos segundo de un doblete liga y Copa de Europa histórico.

5402427db4af7

Pero fue el Real Madrid de Ancelotti, que primero le eliminó de la Copa del Rey y después le impidió por pocos segundos alzar su primera copa de Europa. Esas dos derrotas, especialmente la segunda, supuso un lento pero inexorable desgaste del proyecto del ‘Cholo’ y de hecho, en febrero, tras las eliminatorias coperas, los del ‘Cholo’ tuvieron un importante bajón en liga, que luego superaron.

Durante la siguiente temporada, la 14/15, el equipo comenzó la temporada ganándole al Real Madrid  la Supercopa de España. Y en liga dos victorias, a domicilio 1-2, otra vez y en la vuelta, una goleada histórica, 4-0, en feudo rojiblanco, que dejó al equipo de Ancelotti muy tocado. La relación entre ambos equipos había cambiado y el Atlético de Madrid parecía incluso haber superado la durísimo derrota de Lisboa.

Ese año, entre las tres competiciones, habían ganado previamente al Real Madrid 4 veces con 2 empates. Parecían volver a cambiar las tornas, pero en los cuartos de final de Champion League los del Cholo fueron incapaces de imponerse esta vez a los blancos, empatando en la ida, y perdiendo en el Bernabéu. El Atlético de Madrid acabó el año con 3 empates y una derrota en liga, bajando cuantitativamente el listón, pasando de 90 puntos a solo 78, no siendo capaz de seguir el ritmo a Madrid y Barcelona.

A pesar de las dura derrotas en Champion League y Copa del Rey contra Real Madrid y F.C.Barcelona, respectivamente, el Atlético de Madrid fue capaz de rehacerse, una vez más. El club se gastó 136 millones (récord de su historia) en fortalecerse con fichajes de primer nivel como Jackson, Savic, Vietto o Carrasco, más la vuelta de Filipe Luis y la consolidación de los fichajes de la temporada anterior, (también con elevado gasto 116 millones), como Griezmman, Oblak o Giménez.

Los del ‘Cholo’ volvían a la carga después de una temporada anterior que era un punto de inflexión y lo hacían siendo capaces de vencer nuevamente al Real Madrid  a domicilio (0-1). El equipo fue capaz de competir en liga hasta el final, con 88 puntos logrados, mientras en  la Copa de Europa habían sido capaces de eliminar a dos de los tres más potentes de la competición: Bayern de Munich y antes al Barcelona.

Y ahí, esperaba una vez más el Real Madrid, el auténtico catalizador del estado de ánimo rojiblanco. Una victoria en la gran final habría permitido además de otra temporada con un título, tras la temporada en blanco del año anterior, algo más importante, retomarle el pulso al Real Madrid y al F.C.Barcelona. Con ese título, el ‘Cholo’ veía justificado todo el proyecto y volvía a coger energía para seguir compitiendo en las tres competiciones.

real-madrid

Aquella derrota en la final, durísima, la segunda de manera consecutiva contra el Real Madrid, explica en gran parte la temporada actual rojiblanca y la eliminación en Champion. Tanto es así, que el Real Madrid venció en la presente temporada en el Calderón 0-3, recordando hábitos de antes del Cholo. El 1-1 liguero del Bernabéu, parecía ocultar lo que ocurriría después en las semifinales, explicadas perfectamente con el resultado de ida, un contundente 3-0.

Eliminado por el Real Madrid y el F.C. Barcelona en la Champion League y Copa del Rey, respectivamente, al Atlético de Madrid del ‘Cholo’ le quedan dos partidos para cerrar la liga y otra temporada más chocando contra los dos grandes. De ganar los dos partidos que le quedan cerraría la liga y el tercer puesto con 80 puntos.

El ‘Cholo’ ha cambiado durante estos años la identidad del Atlético de Madrid, sin duda. Ha logrado llevar a su club a un nivel superior, generando un círculo virtuoso de victorias, títulos e ingresos. Y, sin embargo, da la sensación de que lo mejor ya ha pasado. En un ciclo de 5 años y medio, el gran año atlético fue la temporada 2013/2014 y parece que a partir de ahí el equipo por más que lo ha intentado se ha encontrado una y otra vez con dos muros: Real Madrid y F.C.Barcelona.

Cardiff y la Juventus esperan

Cardiff será otro capítulo más en la historia europea del Real Madrid.Otra capital que sumarse a los anteriores. Puede ser la ciudad en la que un equipo logre superar la maldición de no lograr dos Champion League consecutivas. Entra dentro de la lógico que el auténtico rey de Europa puede hacer algo que no se ha hecho desde 1990, repetir con el nuevo formato Champion League un triunfo. Si alguien puede hacerlo es el Real Madrid que ya ha levantado 11 copas de Europa de 15 finales, por cierto, también el primer equipo en lograr dos UEFA consecutiva

Está a 90 minutos de eso pero para eso tendrá que ganar a toda una Juventus, algo tan difícil como lo logrado hasta ahora. Después de tres eliminatorias dificilísimas contra tres equipos tan potentes como Nápoles, Bayern de Munich y Atlético de Madrid, la vequia signora espera a los blancos como 19 años atrás, en la consecución de la séptima

Para llegar hasta ahí tocaba sufrir un partido como el del Calderón, al igual que el año pasado se sufrió en la vuelta contra el Dormund.  Después de un 2-0 propiciado por la salida en tromba del Atético de Madrid con dos goles a balón parado, el equipo blanco estaba contra las cuerdas, con 75 minutos por delante para ver como le remontaban la eliminatoria. Y es ahí cuando jugaron dos factores: el factor gol en campo contrario que obligaba al Atlético a hacer 5 goles si el Madrid hacía uno y la personalidad del equipo.

El primer factor ha hecho que Simeone mandase a su equipo atrás, en un error quizá propiciado por la prudencia. El dilema era aguantarle al Madrid con el marcador y buscar el 3-0 al final del partido,  dejando al Madrid sin goles, algo que no ha logado nadie en los últimos 60 partidos o buscar más goles en un momento en el que el Real Madrid podría estar KO, y arriesgarse, buscando más goles, con el riesgo de tener que ir hacia el 5-1.

Y fue en esa decisión, echándose el Atlético de Madrid un poco hacia atrás cuando aparecieron tres jugadores colosales. El primero Isco, con muchísima personalidad, en su mejor versión desde que llegó al equipo. Ya lleva ya muchos partidos a alto nivel, liderando al equipo ofensivamente con una clarividencia propia de los grandes jugadores. El segundo fue Modric, que secundó al malagueño, volviendo a su mejor versión. Y por último, Benzema, siempre criticado, siempre en la picota, pero que en una jugada absolutamente sublime permitió el 2-1 que acababa la eliminatoria.

C_iD4qQUIAADJ2z

A partir de ahí, el equipo blanco supo administrar muy bien el marcador, dominando el resto del partido, e incluso sin buscar la victoria, contemporizando, de cara a administrar el resultado de la eliminatoria, evitar lesiones (el Atlético de Madrid hizo más de 20 faltas) y también sanciones.

Son 3 finales en 4 años y creo que hay que darle mérito al equipo blanco, al club y especialmente a su entrenador, del que algunos periodistas se permitían el lujo de decir que no sabía entrenar. Y al final ha resultado que la gigantesca figura de Zidane, que sigue siendo una leyenda viva, y el recuerdo de todos esos jóvenes que son ahora futbolistas, como Isco o Asensio, ha logrado algo sin precedentes.

Pero como ha dicho Zidane y varios miembros del equipo no se ha logrado nada. Y ningún madridista estará feliz si se pierde ante la Juventus. Se puede estar orgulloso del equipo pero un equipo ganador no puede estar feliz de una derrota, como dijo Simeone. Esa quizá sea la gran diferencia. Y ahí tengo en el recuerdo cuando hace varios años el Real Madrid perdió la eliminatoria contra el Borussia de Dormund, intentando remontar un 4-1. Después de aquello el aficionado estaba orgulloso del partido de vuelta pero crítico con el entrenador y el equipo por el partido de ida.

Un Calderón infernal

download

El Real Madrid debería esperar esta noche un Calderón infernal, con todos sus aficionados enfervorecidos, casi abducidos por un demonio de la remontada, que en realidad debería ser más mitología que otra cosa. Pero las gentes, y quizá los jugadores, necesitan leyendas y mitos para seguir su día a día.

Lo único que deberán hacer los jugadores del Real Madrid para pasar a la final de Cardiff es no creer en mitos imposibles, y creer en realidades. Si, por el contrario, se dejan imbuir por la creencia colectiva igual acaben contribuyendo a ella en forma de errores y de miedo.

No dudo de la capacidad del Atlético de Madrid para hacerles a los de Zidane uno o dos goles. No es la primera vez que pasa y además durante esta temporada el Real Madrid es especialmente frágil en este apartado. Ahora bien, de la misma manera, con los datos en la mano, el equipo blanco lleva 60 partidos consecutivos anotando, y este no debería ser una excepción.

Y ahí ya, la gesta rojiblanca le obligaría a meter no 2 ni 3, sino 5 goles, que ya son palabras mayores, excepciones que ocurren una vez cada 20 años (se me viene a la mente el 5-0 a Mourihno o el 5-0 del Milán a la quinta del Buitre).

Son muchos los factores estadísticos en contra de los del Cholo Simeone, aunque ya sabemos que esto es fútbol y hace poco vimos como el PSG se dejó remontar ante el Barcelona una renta superior a la blanca.

Para ello, el Real Madrid tendría que sucumbir como no lo ha hecho hasta ahora. Bien mediando alguna causa excepcional, como una expulsión tempranera. Algo plausible a la vista de algunas últimas acciones de varios de sus jugadores como Ramos, Casemiro y Marcelo, poco listos en los últimos partidos disputados.

O bien, por colapso global del equipo sucumbiendo a la presión. En este caso, se me hace francamente difícil pensar que jugadores de la talla y experiencia de Modric, Kroos, Benzema, Ronaldo, Ramos o Marcelo no sean capaces de controlar los nervios, tras muchos partidos de élite jugados.

La final de Cardiff queda cerca

La penúltima semana de la Champion League ha dejado a dos firmes candidatos a finalistas: el Real Madrid y la Juventus. Si el fútbol no concede uno de sus caprichos, ambos equipos con dos rentas más que solventes, de 3-0 y 0-2, respectivamente, deberían estar en la capital de Gales. Aunque desde el cagazo de Emery y del PSG en el Camp Nou, todos andamos con el miedo a que nuestro equipo sucumba al miedo y repita tamaño despropósito.

Aunque a la vista de lo observado en ambos partidos de ida, dudo mucho que dos equipos de la veteranía y calidad de Real Madrid y Juventus se dejen remontar. Los blancos demostraron ser muy superiores a los rojiblancos, ya no solo en el resultado sino también en juego y oportunidades. Resulta tremendamente complicado querer pasar una eliminatoria en todo un Bernabéu, tirando solamente una vez a puerta. Simeone se acordó de la oportunidad de Gameiro que tan rápidamente desbarató Keylor Navas, pero yo me acuerdo de al menos media docena de ocasiones que también pudieron ser gol del Real Madrid. Además por supuesto del hat trick de Cristiano Ronaldo.

14937638808147

Pasará mucho tiempo, quizá otros 60 años hasta que veamos a un jugador de cualquier equipo repetir hat trick en dos eliminatorias de Champion League, en cuartos y semifinales. Concretamente, hemos pasado toda una vida hasta verlo, y ha sido el portugués el que lo ha logrado. ¿Quién si no? Un tipo que ha sido pichichi en 5 ocasiones en la Champion League,y que es el primero que en seis temporadas consecutivas  ha marcado 10 goles o más, y que además lleva 400 goles oficiales con la camiseta del Real Madrid, en 389 partidos.

¿Es Cristiano Ronaldo el mejor del mundo? ¿Es mejor que Messi?  Y contesto con otra pregunta, ¿es Nadal mejor que Federer? Pues depende, esa sería la mejor respuesta, ajena al aficionado que defiende su club. Depende del partido, de la temporada, de la edad, del momento de forma. Son dos colosos, sin duda. Puede ser que Messi en muchos datos estadísticos supere a Cristiano, mientras que el portugués le supera en otros, como en goles en fases eliminatorias. Ambos luchan por ser cada año el mejor del mundo en todas las competiciones y especialmente en la Champion League. Y el uno sin el otro serían mucho peores, como Nadal sin Federer.

En la otra semifinal, Higuaín, marcó un doblete, igualando el número de goles en toda su carrera en la Champion. El dato, habla regular del argentino, aunque ayer sí apareció. Pero habla aún mucho mejor de lo logrado por Cristiano Ronaldo, teniendo en cuenta que la Juventus fichó al argentino casi por la misma cantidad que desembolsó en su día el Real Madrid por Cristiano. Quizá haya que echar la vista atrás y observar el impacto goleador del portugués para valorar en su justa medida lo que ha hecho y lo que está haciendo. Yo el primero, a veces, somos demasiado injustos con los jugadores, cayendo en cierto piperismo, buscando nuevos cromos y exigiendo que los futbolistas sean como máquinas. Y lo cierto es que hay ciclos, estados de forma, momentos y también una evolución que da la edad.

Es ahí, cuando un jugador pierde condiciones físicas, en las que tiene que ser capaz de adaptarse a los nuevos tiempos, con nuevos roles- Pero no podemos dejar de lado la importancia de la experiencia, como vemos en equipos como Juventus o Real Madrid. Ese grado de conocimiento del fútbol te permite manejar las emociones que tienen estas exigentes eliminatorias.

En todo caso, quedan dos partidos por disputar y si nada se tuerce se podría repetir la final de 1998 con la Juventus de Zidane y Del Piero y el Real Madrid de Raúl y Mijatovic. Sería  en otras circunstancias porque este club no viene de años de sequía y la Juventus no crea el miedo y respeto que creaba entonces, entre otras cosas por la cantidad de finales perdidas. Aunque eso sí, sus datos (solo 2 goles encajados en Champion League) dan mucho respecto. Es vedad que el Atlético solo había encajado 5 goles en total y se llevó 3 del Bernabéu.

No sabremos hasta dentro de una semana quien jugará esa final aunque tenemos una ligera sospecha.

El gran derby europeo

El Real Madrid-Atlético de Madrid se ha convertido en el gran derby europeo, y por cuarto año consecutivo hay un enfrentamiento entre estos dos clubes de la capital de españa, Madrid. Nadie lo diría hace un lustro, imposible de imaginar este escenario en el que el Atlético de Madrid es uno de los grandes de Europa. Pero se lo han ganado a pulso, gracias en gran medida a Simeone y a su excelente política de fichajes. La falta de una Champion es simplemente culpa de la existencia de otro equipo madrileño, el Real Madrid.

Así, esta eliminatoria parece la última o si prefieren, la penúltima oportunidad para los aficionados rojiblancos de ver a su equipo levantar una Champion League. Cada vez le cuesta más a los del Cholo mantener la competitividad como se ha visto en la liga. el año pasado pensaba que al Atlético de Madrid le pasaría como a aquel Valencia que llegó dos finales seguidas. Pero s cierto que han sabido aguantar el tirón y están a solo 2 partidos de una nueva oportunidad para levantar la ansiada Champion.

Para ello, Cholo tendrá que reconfigurar la línea defensiva, con varias bajas, especialmente sensible la de Jimenez. Y en ataque tienen la baja de Carrasco, el mejor regateador de su equipo. Por el contrario, el Real Madrid tendrá a Bale como baja más la de Pepe.

Respecto al desenlace del partido, y depende mucho de la alineación que pueda sacar Zidane. Se puede parecer al 0-3 del Calderón o al 1-1: dependerá mucho de la alineación.

alineacion 1-1 Alineaciones del 1-1 en el Santiago Bernabeu

alineacion 0-3

Alineaciones del 0-3, en la ida en el Calderón

Las estadísticas de ambos partidos hablan de un duelo parejo, con el Real Madrid teniendo más posesión y más disparos, en general. Serán en todo caso duelos distintos, por cuanto supone el gol en contra con doble valor, en caso de empate y por la tensión inherente de la Champion League.

estadisticas 0-3 estadisticas 1-1

Habemus semifinales

Captura de pantalla 2017-04-19 a las 23.28.35

Pasadas más de horas del sorteo de Champions, toca analizar con calma las semifinales y las opciones de cada equipo. Decir previamente que en unos semifinales no hay rival bueno ni malo. Si se quiere ganar la Copa de Europa hay que ganarlos a todos, y si han llegado a esa fase será por algo.

Este comentario es importante aclararlo porque el Mónaco puede en un momento dado dar la sorpresa. No sería la primera en el fútbol ni la última. Son un equipo con jugadores muy potentes, especialmente Mbappé (del que hablaré próximamente), y con mucho gol y poderío ofensivo. La Juventus es justamente lo contrario, un equipo muy poderoso defensivamente, poco dado a alegrías o espacios. Será una eliminatoria divertida.

Y luego está el duelo de Europa, ya un clásico, repetido en los últimos 4 años y que es un auténtico interrogante. ¿Es mejor el doble partido para el Atlético de Madrid? ¿Lo es para el Real Madrid? ¿Influyen los precedentes?

Respondiendo primero a la segunda pregunta, es indudable que en la cabeza de los jugadores atléticos habrá dudas cuando se combine el himno de la Champion con las camisetas blancas enfrente. Como a Nadal cuando juega contra Djokovic, le vendrán a la cabeza todas las derrotas anteriores. Y seguramente, viceversa.

Ahora bien, la estadística está para romperla y en el fútbol cada partido es un suceso independiente. Bien es cierto que en las tres últimas eliminatorias los del Cholo fueron eliminados, también en una a doble partido. Pero todo eso da igual, y lo que suceda dentro de 10 días, no debería tener demasiado que ver. Cambian algunos jugadores (pocos), los estados de forma, los estado psicológicos y las circunstancias, con dos partidos en vez de uno.

En 180 minutos lo que cambia es que se pueden cometer más errores, y por lo general, un equipo de más calidad tiene más oportunidades para demostrarla. En el primer caso, el Atlético de Madrid es un equipo diseñado para cometer muy pocos errores. Su gran virtud es la capacidad de concentrarse y ejecutar un plan previamente diseñado por su entrenador, Simeone, auténtico artífice de los logros rojiblancos. En el segundo caso, es indudable que el Real Madrid tiene en conjunto e individualmente más calidad que el Atlético de Madrid y son 180 minutos para demostrarlo.

El factor campo también es un condicionante. Ahora mismo ya no es tan importante la vuelta en casa y creo que ahí el Real Madrid quizá no se vea tan incómodo.Evidentemente ese resultado condicionará la vuelta. El último resultado entre ambos equipos, el 1-1 sería fabuloso para los rojiblancos y ahí tendrá que poner el acento Zidane.

Ese partido sirve como referencia aunque personalmente me pareció que ambos equipos no estuvieron a su mejor nivel. Y tampoco se juega igual un partido de liga que uno de Champion League.

Entre medias ambos equipos se disputarán el título de liga y la clasificación a la Champion, algo que no es menor. Por eso es tan importante para el equipo de Zidane ganar este fin de semana al Barcelona. Esos 6 puntos de diferencia son un colchón importante para rotar durante esas dos semanas, con partidos cada 3 días.

El Real Madrid aplasta a sus rivales

Ha sido este un fin de semana casi histórico. Comenzó el viernes con una victoria aplastante del Real Madrid en el Palau. Casi 40 puntos, y varios récords por el camino, pero sobre todo, la constatación de que ese equipo tiene pundonor y coraje, después de haber perdido en el mismo escenario, apenas hace dos semanas.

Pero eso es el Real Madrid, el mismo club cuyo equipo de fútbol ayer, arrasó en la que es seguramente la plaza más difícil del fútbol europeo para él, el Vicente Calderón. Llegó para jugar contra los del Cholo con varias dudas. Varios de los teóricos titulares se recuperaban de lesiones o estaban en baja forma.

Y así, Zidane hizo lo que viene haciendo casi desde el principio, alinear a los que él considera que están al 100%. No es poco mérito en un club con muchísimas estrellas, presiones e influencias internas y externas. Pero el técnico galo, además de tener una Copa de Europa en su buchaca como entrenador, tiene el prestigio de muchos años habiendo sido el mejor del mundo.

La apuesta de ayer por Lucas y Nacho, mas el ajuste de Isco, dentro de una especie de 4-2-3-1, reconvertible en 4-4-2, fue un acierto de nombres pero también táctico. Con Lucas en la derecha el Real Madrid ganaba un centrocampista más, un jugador que defiende los 90 minutos, pero también con capacidad de desborde. Y con Isco un poco más arriba, se formaba un triángulo para que Modric y Kovacic pudiesen sacar el balón con más capacidad. Y a ello hay que sumarle la presencia de Bale en la izquierda, donde debería jugar siempre, y el buen rendimiento de Cristiano Ronaldo arriba, al que además de los goles se le vio participativo y peligroso.

Evidentemente, todos esos ajustes no sirven de nada si el equipo no sale concentrado y con intensidad. Estos partidos se empiezan a ganar ahí. Para hacernos una idea, hace no tanto, la pareja de centrales Nacho y Varane fueron partícipes del humillante 4-0. Ayer, fueron  impenetrables, especialmente el francés, que parece que ha vuelto a su mejor nivel.

El Real Madrid atacó cuando tenía que atacar, defendió y aguantó con entereza el marcador en los primeros minutos de la segunda parte, cuando el Atlético de Madrid más apretó, y remató cuando pudo hacerlo.

Y luego está lo de Cristiano Ronaldo, un jugador. insaciable y que sin duda condiciona lo que es hoy en día el Real Madrid, para bien y para mal. Un hat trick ya es difícil de por sí hacerlo, pero uno contra el Atlético de Madrid, un equipo que cede especialmente pocos goles, es sin duda un logro importante.

Cristiano Ronaldo celebrando un gol

Cristiano Ronaldo celebrando un gol

El mejor partido de este Real Madrid de Zidane, porque el rival no era un cualquiera, y los antecedentes ligueros eran muy malos para los blancos. Es en estos partidos en los que se debe juzgar a los equipos y el Real Madrid aprobó con sobresaliente, una nota que comparten prácticamente todos los jugadores y también el entrenador.

Y aprovechando el inesperado pinchazo del F.C Barcelona, el Real Madrid afianza su liderato, sacando 4 y 9 puntos respectivamente al equipo blaugrana y al Atlético de Madrid. Que nadie se engañe que queda muchísima liga y esto es muy largo, y tenemos el precedente de la segunda temporada de Ancelotti. Aún así, los números son esperanzadores.

En dos semanas el Real Madrid tiene un examen tan difícil como este, en el Camp Nou, y la oportunidad perfecta para consolidar el liderato y seguir dejando excelentes sensaciones. El precedente del año pasado es esperanzador pero cabe esperar una reacción azulgrana y un relajamiento madridistas. Esperemos que no sea así y que se repite el gran partido de ayer.

Atlético de Madrid -Real Madrid: ¿un derby más?

Atlético de Madrid vs Real Madrid

Atlético de Madrid vs Real Madrid

No hay derby que no sea especial ni partido que no sea importante, pero el duelo entre el Real Madrid y el Atlético de Madrid se ha convertido en los últimos tres años en un verdadero choque de trenes. Especialmente por el plus de competitividad de un equipo que entrenado por el Cholo ha alcanzado sus más altas cotas de la historia.

El partido de mañana servirá para calibrar al equipo de Zidane durante esta nueva temporada. A pesar del liderato, se alzan muchas voces sobre el juego del equipo y siempre están las dudas sobre la capacidad del equipo contra un equipo potente. Pues bien, el reto del Atlético de Madrid en su propio campo, seguramente sea el más exigente posible.

Un mes y medio después de su debut en liga, Zidane sufrió su primera derrota ante el Atlético de Madrid, la única en toda la temporada pasada en la competición liguera, y la primera de solamente dos derrotas desde entonces. La otra fue contra el Wolsburgo, en un partido espantoso, para el olvido, pero que casi deja al Real Madrid fuera de la Champion League.

Y entre medias la final de la Champion League, también contra el Atlético de Madrid, en un partido muy duro, que se llevaron los de Zidane por penaltys y que fue realmente igualado.

Entre ambos partidos hay una gran diferencia entre las alineaciones, especialmente en el Real Madrid, que no contó en el primer partido, con jugadores como Bale o Casemiro. Pero esas diferencias también se mostrarán en este duelo, habiéndose reforzado el Atlético y con el Real Madrid sin la plantilla al completo y con bajas importantes como el propio Casemiro o Tony Kroos.

El Real Madrid necesita ganar el duelo para revertir una pésima estadística en liga: no ha ganado en ninguno de los últimos 7 partidos, la última victoria en liga se remonta al 27 de abril del 2013. Eso sí, la estadística es bien distinta en el resto de competiciones, particularmente en la Champion League donde el Real Madrid ganó sus últimos encuentros, mientras que en la Copa del Rey y Supercopa el Atlético de Madrid tiene mejores números.

Y el Atlético de Madrid necesita la victoria para no perder el tren del liderato y mostrarle a sus principales rivales, Barcelona y Real Madrid, que sigue aspirando al título de liga. El gran  reto de Zidane es romper la dinámica ganadora que ha logrado el Cholo contra el Real Madrid, desde aquella final de la Copa del Rey entre Simeone y Mourinho.

El resultado del partido y el desenlace me resulta una incógnita total. Hay demasiadas bajas y demasiadas variables como para anticipar que va a pasar, pero seguro que una derrota de uno u otro condicionará a ambos equipos y provocará una mini crisis. Y evidentemente la victoria surtirá el efecto contrario.

Pinchazos de Real Madrid y Barcelona: Atlético líder

La liga española dejó durante este fin de semana dos grandes sorpresas, constatando que esta liga es diferente a las anteriores y que además el Atlético de Madrid sigue siendo rival de Real Madrid y Barcelona. De hecho se ha reforzado más que su rival madrileño y casi tanto como el Barcelona.

Lo más curioso es que lo que hace tres jornadas era de una manera, ahora es de la contraria. El Real Madrid empata como la hacía el Atlético de Madrid, y el Barcelona encaja los mismos 4 goles que antes metía a domicilio. Así que nadie se relaje que la liga es muy larga.

Lo que sí parece claro es que el Real Madrid vive su mayor crisis en la era Zidane. Cuatro empates consecutivos y la sensación de que faltan varios ingredientes en la fórmula. De hecho, los ingredientes se llaman Modric, Marcelo y Casemiro. Los dos primeros dan fluidez ofensiva y el tercero seguridad defensiva. Si a eso se le suma la baja de James y el mal momento de forma de Benzema y bajo momento de Cristiano (que a pesar de todo va a más), entonces este Real Madrid es más flojo.

Desde luego que no sirve de excusa, habida cuenta de la profundidad de banquillo del equipo de Zidane. Pero sí es cierto que las piezas de recambio no logran el mismo resultado que las originales. Ayer, solamente Bale mostró liderazgo y ganas. Con algún fogonazo de Kovacic, un buen papel de Nacho en los segundos 45 minutos y muchas dudas. Una de ellas es Isco. El malagueño no tiene sitio en la delantera de 3 porque le falta gol, pero tampoco parece no tenerlo en el medio, porque le falta simplificar las jugadas. Con cada vez menos minutos, da la sensación de que su tiempo en el Real Madrid se va agotando poco a poco.

Ese punto ante un equipo como el Eibar, que ojo, iba octavo en la tabla de clasificación, sabe algo mejor con la derrota del Barcelona. Cuatro goles encajados son muchos, aunque Ter Stegen cantase  en el último. Eso demuestra fragilidad defensiva del F.C Barcelona, que muestra los mismos signos que el Real Madrid. Sin los titulares absolutos el equipo rinde mucho peor. Y mucho más si falta Messi. El argentino puede estar bien o mal sobre el campo, pero sin él parece que el F.C Barcelona está huérfano, como si los jugadores no supieran a quién dársela cuando el partido está cuesta arriba.

Y luego está lo del Atlético de Madrid, liderando la tabla, con una racha muy buena de resultados y con la sensación de que dará guerra en todas las competiciones hasta el último momento. Ha fichado variado, pero sobre todo, el mejor fichaje fue el del año pasado, Antoine Griezmann. El francés es muy bueno. Ahora mismo top 3 mundial, marcando goles importantes y sobre todo, liderando a su equipo.

Hay liga, desde luego, y la habrá hasta la jornada 38, salvo desfallecimiento claro de alguno de los candidatos. Esto solo es el aperitivo, el campo de pruebas para lo verdaderamente que siempre suele coincidir con abril y mayo.

La historia y la undécima es del Real Madrid

El Real Madrid celebrando el título

El Real Madrid celebrando el título

El Real Madrid se convirtió ayer por la noche en el equipo con más Champion League de la historia (5), y con 11 trofeos ya nadie puede decir que sus Copas de Europa son en blanco y negro. La undécima deja al Real Madrid con más Champion que dos equipos como el Bayer de Munich o el Barcelona, y cuatro más que un Milán que pasará mucho tiempo antes de que vuelta a la élite.

Y este es precisamente el rasgo diferencial del Real Madrid, que independientemente de las circunstancias, siempre acaba ganando. Tras un comienzo de temporada malo, en el final de la misma, ZIdane ha conseguido revertir lo que parecía un fracaso. Con sufrimiento, como el partido de ayer, del que el Real Madrid es merecedor de la gloria.  La bilis antimadridista aparece como nunca en mil formas posibles, de gente incluso de otros equipos; lo que vuelve a demostrar la grandeza blanca.

No fue una victoria fácil, pero sí merecida. Fueron 120 minutos y una tanda de penaltys pero en el global del partido el Real Madrid atacó más y mejor. En la primera parte, los de Zidane salieron dominantes, combinado bien el balón, con un gran Kroos y un espectacular Bale. La llegada del gol de Ramos (otra vez Ramos) en el minuto 14 no creó una clara reacción atlética, y el Real Madrid siguió controlando la pelota, con huecos excepcionales en la defensa rojiblanca, pero sin saber aprovecharlos.

Tardó mucho el Atlético de Madrid en reaccionar y solo lo hizo a través de varios  disparos lejanos de Griezman. Y así finalizó una primera parte en la que el Real Madrid debió ir a por el 2-0, pero que no lo hizo. Esa relajación o sentimiento de superioridad es el gran problema de este equipo.

Y así, en la segunda parte, el Atlético de Madrid atacó con una poco más de fe. No llegaron las ocasiones claras, pero sí la sensación de que el Real Madrid había bajado el nivel de intensidad. La salida de Carrasco fue determinante: primero contra Carvajal y después contra Danilo. El belga fue el mejor atlético en esos 45 minutos, y suyo sería el gol. Pero antes, el Real Madrid tuvo dos ocasiones clarísimas de gol: un mano a mano de Benzema y una ocasión doble de Cristiano Ronaldo y Bale.

A partir del gol rojiblanco al Real Madrid le sostuvieron los 3 cambios: Danilo, Isco y Lucas Vázquez y un Casemiro absolutamente imperial. El brasileño se graduó en el mejor escenario como un mediocampista gigante. Aportó 22 recuperaciones, pero sobre todo fue su constante presencia física con un Real Madrid roto. Los cambios de Zidane llegaron por una vez demasiado pronto. El francés quiso ir a por el partido con el cambio de Isco por Kroos y de Lucas por Benzema pero se encontró minutos después con el gol. Y además no tuve en cuenta el mal estado físico de Cristiano Ronaldo.

Lo de Cristiano Ronaldo merece un análisis aparte. Durante casi 120 minutos apenas apareció y prácticamente jugó la segunda parte y toda la prórroga andando. Claramente no podía físicamente. Aún así, no fue cambiado. Una irresponsabilidad por su parte, jugar una final lesionado y no poder aportar al equipo. También de Zidane, que además de alinearlo no lo cambió. Es cierto que después marcó el penalty decisivo, pero si no hubiese jugado y sí otro jugador fresco, es probable que no se hubiese tenido que llegar a esa prórroga.

Pero si por el lado blanco los cambios se hicieron mal, también por el lado rojiblanco. Simeone no debe confiar mucho en sus suplentes, porque con el Real Madrid fundido, con 8 y medio, con Bale cojo y Cristiano sin moverse y Modric fundido, Simeone hizo los dos cambios que le quedaban muy tarde. Dos jugadores frescos al inicio de la prórroga podrían haber cambiado el partido.

Y por momentos, con el equipo de Zidane exhausto, con 9 jugadores, fue el equipo que más y mejor atacó y remató 6 veces por solo 2 del Atlético. Pero el cansancio de ambos se notó demasiado y ambos equipos se conformaron con los penaltys.

En la ronda de penalty tengo que destacar sobre todo la valentía de Lucas Vázquez. Un canterano de los buenos, humilde y valiente. Tiró su primer penalty sin titubeo. Y el resto es historia.

Arbeloa deja el equipo de su vida con una Champion y con un bonito homenaje a un madridista fallecido, y Simeone insunúa su marcha en una rueda de prensa elegante.

A partir de ahora, el Real Madrid volverá a buscar la siguiente, la duocécima, en un incesante intento por ser siempre protagonista en la Copa de Europa. Y el Atlético de Madrid quizá vuelva el año que viene o tenga que esperar muchos más años, como aquel Valencia que perdió también dos finales consecutivas.