Zidane, Cristiano y Bale conquistan Dortmund

El Real Madrid lo volvió a hacer. Cuando más dudas surgían tras una victoria escasa y dubitativa en Vitoria, desplegó su mejor juego y ganó en una de las plazas más complicadas de Europa por un contundente 1-3, que pudo ser incluso más abultado.

 Llegaba el Real Madrid al Iduna Park, contra el líder de la liga alemana, que solo había recibido un gol en contra en liga y en un estadio en el que jamás había ganado previamente. La victoria, una más en la cuenta de Zidane, demuestra que este equipo es hegemónico, habiendo vencido a todos los grandes de Europa y en algunos de los campos más difíciles: Camp Nou, Calderón o Allianz Arena

 A estas alturas ya nadie se atreve a hablar de la flor de Zidane pero si a sembrar dudas sobre su capacidad de gestión y el rendimiento de los jugadores. Lo cierto es que nadie como Zidane ha sabido interpretar el estado de su plantilla y alinear a los más adecuados en cada momento. Decía un tuitero que el mérito del francés consiste en construir un equipo de futuro mientras sigue ganando títulos. Y es cierto, porque viendo el banquillo y más de la mitad de la plantilla del equipo, estamos ante un equipo joven, con muchos jugadores sub25 y varios sub21.

 Si lo de ayer sirvió de nueva bofetada de Zidane a sus críticos, también fue un tremendo puntapié en las costillas a los críticos de Bale y de Cristiano Ronaldo. En este segundo caso ha callado ya tantas veces la boca a sus críticas ( a mí una vez que se me ocurrió criticarle), que ya es costumbre. Dos goles de delantero pero la impresión de que se le ve fresco, participativo, generoso e involucrado con el equipo. Y como decía otro tuitero, Cristiano ya no está para marcarle goles al Getafe, solo para jugar grandes partidos. Y es cierto porque en estos partidos su rendimiento es absolutamente excepcional. Todavía habrá alguno que diga que no aparece en los partidos grandes. Sus 412 goles en 400 partidos es una cifra absolutamente increíble y le convierte en máximo goleador histórico del club.

1506460714007

 Con Bale sucede algo similar. Esas mismas dudas sobre su rendimiento han existido en años previos sobre Cristiano Ronaldo. Es el precio a pagar por jugar en el Real Madrid, ser extranjero y haber costado mucho dinero. Pero lo verdaderamente cierto es que a Bale lo único que se le puede reprochar es una fragilidad física que le ha hecho perder más partidos de la cuenta. Y entiendo que no la puede remediar y que habrá hecho todo lo que está en su mano para evitarla.

 El año pasado su lesión vino motivada por una entrada criminal y a partir de ahí arrastró molestias y luego le costó encontrar el ritmo. Una vez recuperado, Bale es un jugador absolutamente excepcional. Ayer abrió el marcador con un golazo, dio otro gol a Cristiano y creó mucho peligro por banda izquierda donde se desenvuelve mejor que por la derecha. Aún así, hay que recordar que desde esa posición también ha cuajado excelentes partidos. Bale, que es un tipo absolutamente profesional, que nunca ha levantado la voz ni creado polémica alguna, con un rendimiento deportivo indudable es un jugador que a muchos madridistas no les gusta. Es curioso.

 Igual de curioso que veamos como tanto el británico como otros jugadores (últimamente Benzema) reciben constantes críticas, comparando su rendimiento con otros jugadores. Pero han sido ellos los que han logrado dos Champion League consecutivas, 3 en 4 años y batir numerosos récords. Como equipo y a nivel individual toda esta plantilla es excepcional.

 Como decía al principio, un equipo hegemónico con algunos de los mejores jugadores del mundo en varias posiciones. De otra manera resulta imposible explicar el dominio del Real Madrid en Europa durante estos años. Bien haría la afición en disfrutar de este equipo y estos jugadores. Mediocampistas como Kroos y Modric, auténticas leyendas vivas que dominan el medio como pocos; centrales como Ramos, un jugador en su versión más madura, absolutamente crucial, tipos como Casemiro o Varanne, o Carvajal, por citar solo a algunos titulares. Pero ellos más el resto, como Isco, más los suplentes conforman esta plantilla, al mando de Zidane, un tipo tranquilo, que sabe de fútbol, y mucho, más que cualquier aficionado tuitero en 120 años de vida, y que sabe además lo que quiere del equipo y de cada jugador.

Vuelve el mejor Real Madrid

848527326_20170917222333-k0HG--980x554@MundoDeportivo-Web

Solamente ha hecho falta un partido de alta exigencia en un momento complicado contra un rival como la Real Sociedad, para que apareciese el mejor Real Madrid de Zidane. Con un juego que combinó posesión, control de balón y verticalidad junto con contraataques letales, el equipo blanco desactivó al equipo vasco. Fue más mérito blanco que demérito donostiarra.

Si en el último partido Zidane no acertó con la alineación conjunta de Theo y Marcelo, ayer se apuntó un gran tanto apostando por Borja Mayoral, protagonista de los dos primeros goles. El canterano muestra de esta manera sus credenciales y demuestra que algo tenía cuando Zidane y el club apostaron por él. No sabemos como saldrá la apuesta pero no debemos olvidar que es un chico de 20 años y que no deja de estar en edad formativa. Y ese e el problema del Real Madrid que exige a todos los jugadores como si tuviesen 28 años y llevasen toda la vida en la élite.

Algo así ocurrió en el debut de Theo, con mucha gente decepcionada, ignorando que el chico tiene 19 años y era su primer partido con el Real Madrid, que no es poco. Ayer. sin embargo, en su posición natural, el canterano rojiblanco cuajó un buen partido, demostrando todas sus fortalezas. Es un jugador con gran despliegue físico y una gran potencia y velocidad. Recuerda casi al primer Bale jugando de lateral izquierdo.

Fue precisamente el galés otro de los que salió reforzado ayer. Marcó un gol de la casa, mostrando sus mejores virtudes: potencia, velocidad y gol. No hizo falta más que una larga carrera, un control y un remate para rematar el partido. El gol de Bale está al alcance de muy poco en el mundo. Y a esa velocidad y con esa calidad seguramente nadie. Ya sabíamos que Bale es muy bueno y también que no estaba atravesando su mejor racha, pero en vez de recordar que es un jugador de super élite que no ha dado un problema, super profesional, parte de la prensa y afición ha preferido echarse encima del galés.

Zidane, ajeno increíblemente a los debates externos ha seguido apostando por él, como apostó el año pasado por Benzema y por Cristiano Ronaldo en su peor momento. Al final tuvo razón. Va a resultar que el francés, que solamente ha sido balón de oro y uno de los mejores jugadores de la historia sabe algo más que nosotros, aficionados expertísimos. 

Ayer resultó especialmente atractivo ver moverse y jugar a Luka Modric, Isco y Asensio. Un trío que junto con Kroos, Kovacic y dentro de nada Ceballos, conforma un centro del campo de ensueño. Especialmente llamativa es la calidad de Asensio. Ayer le anularon un gol maravilloso, tuvo varias jugadas de nivel y no hizo nada mal. Otro chaval de 21 añitos que sin embargo, él sí, se comporta y actúa como un futbolista de 32. Pero de estos no salen más que unos pocos en la década y ha tenido la suerte de ser el Real Madrid y con Zidane, que gestiona perfectamente su evolución.

En definitiva, un partido para volver a recuperar sensaciones después de dos empates frustrantes por la falta de acierto de cara al gol. Y aún así, el Real Madrid empata el record  del Santos de partidos consecutivos marcando, 73. Un dato que por sí mismo no sirve, pero que junto con las dos Champion consecutivas y el doblete del año pasado demuestran que este equipo es histórico.

Remontada del Real Madrid ante el Villareal

1488141152_571317_1488145323_noticia_normal

El Real Madrid ganó tres puntos dificilísimos contra el Villarreal, en un campo donde ni el Atlético de Madrid, ni Sevilla ni F.C Barcelona había logrado ganar. Y hasta 20 minutos antes del final parecía que iba a ser igual para el Real Madrid.

 En la primera parte ya se vio a un Villarreal que dominó el juego, con más y mejores ocasiones, pero sobre todo haciendo al Real Madrid correr mucho. Aún así, el 0-0 se mantuvo durante 45 minutos en los que el equipo de Zidane no encontró su juego. La segunda parte se pareció a los primeros minutos del partido en Mestalla, y en 9 minutos el Villarreal marcó hasta dos goles. Parecía que habría una avalancha, visto el juego previo.

 Pero el fútbol es imprevisible y mucho más cuando está este Real Madrid en el campo, muy inferior al Villarreal durante los 65 minutos previos, e infinitamente superior en los siguientes 25 minutos, coincidiendo especialmente con el cambio de Casemiro por Isco. Lo cierto es que el medio de campo del Real Madrid estaba naufragando, mal acompañado por la BBC.

 Pero a partir de ese cambio, un gol de Bale reactivó al equipo con el 2-1, después un 2-2 con un penalty de Cristiano Ronaldo y finalmente Morata para poner el 2-3, en la enésima remontada del Real Madrid.

 El mérito del resultado final se entiende no solamente por el dato inicial, sino también por el hecho de que este Villareal había recibido solamente 15 goles  en toda la temporada y ayer recibió 3.

El partido de ayer reabre dudas entorno a Benzema, inspirado en uno de cada 5 partidos y que ayer falló dos ocasiones clarísimas, de esas que un delantero del Real Madrid no puede fallar. Tampoco compareció como debería Cristiano Ronaldo, que si bien marcó el gol de penalty (es el jugador de la historia de la liga con más penaltys marcados), y tuvo también un bonito tiro al palo, durante el resto del encuentro perdió muchos balones y tampoco ayudó a un colapsado medio del campo. También sufrió ayer la defensa, que junto con el medio del campo y la delantera no fue capaz de presionar al rival ni de robar balones.

Al Real Madrid le esperan semanas complicadas con partidos cada 3 días y Zidane debe estar ágil con la alineación. De lo contrario esta liga, que parecía más que encarrilada hace dos meses, se puede escapar de las manos.

Las lesiones del Real Madrid

Real Madrid s Gareth Bale reacts as he holds his leg during the Champions League Group F soccer match between Sporting CP and Real Madrid at the Alvalade stadium in Lisbon  Tuesday  Nov  22  2016   AP Photo Armando Franca

Real Madrid s Gareth Bale reacts as he holds his leg during the Champions League Group F soccer match between Sporting CP and Real Madrid at the Alvalade stadium in Lisbon Tuesday Nov 22 2016 AP Photo Armando Franca

La lesión de Gareth Bale supone otro inconveniente para el Real Madrid, o quizá sea una suerte de ventaja para que Zidane pueda rotar sin problemas y tenga a toda su plantilla a punto. Aunque a este paso, si se repiten lesiones de los jugadores más importantes cada pocas semanas, no creo que sea capaz de alinear a su mejor once nunca.

Cuando Modric empezaba a volver se lesionó Kroos, y antes Casemiro y Ramos, con alternancia de lesiones en Benzema. Tanto Keylor Navas como Cristiano Ronaldo no empezaron la temporada tras importantes lesiones y recuperación durante el verano.

Desde el comienzo se han lesionado prácticamente todos los jugadores, y de los importantes prácticamente todos. Apenas se libran unos pocos, como Nacho, Lucas Vázquez, Asensio o Mariano. El resto, o han sufrido lesiones pequeñas  de alguna semana o incluso de varios meses.

Hoy nos levantamos con la duda de Varane pero realmente ningún jugador parece libre de esta suerte de plaga bíblica, que asola al Real Madrid pero también a otros grandes clubes. Evidentemente, el nivel actual del fútbol es muy alto, hay muchos partidos y desplazamientos y la exigencia es extrema.

Y por eso, los grandes equipos que aspiran a todos los títulos tienen que tener plantillas amplias, con dos futbolistas por puesto, y siempre con competitividad entre ellos para en el caso de que falte alguno, el otro esté preparado para entrar.

Yo creo que este año la plantilla del Real Madrid cumple esas exigencias y lo demuestra el buen rendimiento del equipo a pesar de contar cada semana con 3 o 4 lesiones de jugadores que estaban aportando al equipo.

Puede ser que algún momento de la temporada, el entrenador cuento con 22 jugadores sanos y listos para jugar, y existan dificultades para gestionar los egos y el 11 titular. Pero a lo largo de los años se ha demostrado que eso ocurre pocas veces, y compensa ese problema a cambio de saber que en caso de una baja importante, habrá otro jugador de categoría suficiente preparado.

Ahora falta Bale, seguramente el jugador más desequilibrante del Real Madrid ahora mismo. Pues bien, es un momento perfecto para que James de un paso hacia adelante, o para consolidar a Lucas en la izquierda, compartiendo delantera con Cristiano y Benzema, o para incluir a Asensio o trasladar a Isco a la delantera y meter en el medio del campo a Casemiro. Las opciones son múltiples y permite a Zidane involucrar al mayor número de jugadores, todos ellos de primer nivel y con ganas de jugar y triunfar en el Real Madrid

 

Un mercado de fichajes inflaccionista

 fichajes más caros de la historia

Algunos de los fichajes más caros de la historia

El mercado de fichajes en el fútbol está pasando por un periodo tremendamente inflacionista. Todo empezó el año pasado con la inyección monetaria en la Premier League inglesa  Un chorro de dinero que permitió que los clubes ingleses reventasen el mercado y que a su vez, los clubes vendedores pidiesen precios por sus jugadores, hasta antes impensables. Con la culminación final de Martial como fichaje estrella, con un posible coste total de cerca 80 millones de euros.

Hasta entonces se pagaban grandes cantidades de dinero pero por jugadores que reunían varias características específicas como su talento, su juventud, su experiencia o su capacidad comercial. Normalmente aquellos jugadores cuyo precio se situaba por encima de los 30 millones respondía a dos o tres de estos criterios juntos, siendo jugadores o contrastados o super promesas. Ya el año pasado, se situaron por encima de este precio jugadores como Otamendi (45 Millones) O Danilo(31) y varios otros.

Por ejemplo, el Real Madrid fichó a James por casi 85 millones. Una cantidad elevadísima, pero algo menos si se tenía en cuenta que había sido bota de oro del mundial, con algún gol espectacular, su juventud y sobre todo su impacto comercial en todo Latinoamérica. Ese mismo año, el Barcelona fichó a Suárez por una cantidad similar, sin duda, un jugador que garantizaba goles, con muchísima experiencia y uno de los tres mejores futbolistas del momento. Y antes, el Real Madrid había fichado por ejemplo a Cristiano, todo un balón de oro, robado al Manchester United por casi 100 millones de euros. Hablamos del mejor jugador del mundo del momento y toda una realidad.

Parece ser que lo de la campaña pasada el fútbol inglés se va a quedar corta y y en esta ya hemos visto algún fichaje de precio estrambótico como el de André Gómes por el Barcelona. Puede ascender a un total de 70 millones, un jugador que ni siquiera es titular indiscutible en su selección y tampoco en su club. Apenas 5 millones menos que James, ya un jugador relevante en el Mónaco y santo y seña de la selección colombiana. Pero sin duda lo de Higuain va a superar todo lo anterior.

No es que el argentino no sea un buen delantero, que lo es, pero ni por edad (ya 28) ni por rendimiento sostenido en el tiempo y tampoco por impacto comercial, es un jugador que vale ese precio. El mismo precio que pagó el Real Madrid por Cristiano Ronaldo, que contaba entonces con 24 años, y fue nombrado balón de oro, siendo el jugador más mediático del mundo.

La venta de Higuaín significa la posible salida de Pogba por 120 millones, otro precio absurdo teniendo en cuento los baremos presentados, que hasta entonces si presentaban varios de los fichajes más caros de la historia. Neymar, Cristiano Ronaldo, Bale, Zidane o Kaká presentan esas cualidades.

Veremos donde nos lleva este mercado, pero no tengo dudas de que esos precios que antes se pagaban por jugadores que sí garantizan ese retorno, tanto deportivo como comercial, ahora mismo es desproporcionado.

 

La liga se lucha entre tres

El Real Madrid mantiene sus opciones de ganar la liga aunque ayer hizo méritos durante 30 minutos para lo contrario. Recordó mucho a otros partidos en los que el equipo se dejó llevar.  Esa relajación tan nefasta que ha provocado que a estas alturas el equipo depende de otros para el triunfo liguero.

La apuesta de Zidane con varias rotaciones fue arriesgada. A la baja de Cristiano Ronaldo y Casemiro, dos jugadores muy importantes ofensiva y defensivamentente, de manera respectivo, se sumó la de Carvajal, a años luz de Danilo, y la de Ramos. Y adicionalmente, con la lesión de Benzema, otra más. Así que jugaron 4 o 5 no habituales.

Pero los salvadores fueron Bale, que es un habitual, y que ha sido tan cuestionado como Cristiano Ronaldo en sus primeros años, y Lucas Vázquez, un canterano al que le debe faltar glamour, pero le sobra coraje, madridismo y también calidad. El galés lideró al Real Madrid con dos goles. Justo lo que se le pide. Un testarazo soberbio que dio esperanzas al equipo con el 2-1 y el definitivo 2-3, robando un balón y definiendo por el costado izquierdo, su mejor perfil.

Y luego está lo de Lucas, que salió en la segunda parte pero que fue un jugador importantísimo. No solamente por su gol, de pura fuerza y ganas, porque debía ser el más bajito del campo como para rematar ese balón. También ayudó en defensa y puso inteligencia a la hora de resguardar el balón.

Zidane solventó la papeleta pero a estas alturas debería saber de la importancia de Casemiro, de la necesidad de apostar siempre por Lucas Vázquez antes que por Jesé, o de Carvajal en vez de por Danilo.

Cada partido de los restantes van a ser así de sufridos y al Real Madrid no le van a regalar 3 penaltys y 2 goles ilegales. Si fuese así de sencillo nos habríamos evitado el sufrimiento de ayer. Tiene más mérito, es cierto, pero la injusticia luego no se recuerda y solamente queda quien levantó el título de liga. Y si finalmente lo hacen los azulgrana, nadie recordará la liga de los 19 penaltys (por ahora), uno cada dos jornadas, el récord de la liga en toda su historia.

Solamente por eso, este F.C Barcelona no merece ganar la liga. Una liga que según Simeone estaba peligrosamente preparada para el Real Madrid. Se equivocó el argentino de club, y si no acaba levantando el la liga, seguramente se acuerde de su error. Mientras, el Atlético de Madrid seguirá luchando sus victorias, casi siempre por la mínima, y no con el fútbol más espectacular. Pero el estilo tampoco se recuerda cuando se ganan las ligas.

El Real Madrid vuelve en el Camp Nou

El Real Madrid ganó inesperadamente en el Camp Nou, en un momento clave de la temporada, no tanto por la lucha en liga, ciertamente difícil, con 7 puntos de diferencia (8 con el golaverage) y 7 partidos por disputar; sino por la moral de cara a la Champion League. Si el Real Madrid gana al Wolsburgo seguro tendrá que enfrentarse en semifinales a equipos de verdadero nivel.

Bale pugna con Alba

Bale pugna con Alba

 Y es ahí donde el Real Madrid flaqueaba, al menos hasta ayer. Contra los mejores rivales, el Real Madrid (quizá no este, sino el otro) cometía demasiados errores y no lograba sacar lo mejor de sí. Con todo, ayer se siguieron cometiendo el tipo de errores que te hacen perder un partido. Por ejemplo, Pepe no pudo seguir a Piqué en el primer gol, tras un buen bloqueo de Neymar y luego por supuesto Ramos se expulsó. Sus declaraciones posteriores: “Sí se que íbamos a ganar con 10, me expulso en el minuto 5”, debían ser en realidad una declaración de intenciones, puesto que todo el madridismo sabía que Ramos sería expulsado en algún momento. Es su seña de identidad, y este caso no tiene nada que ver con el árbitro sino con su escasa capacidad para mostrarse agresivo pero inteligente. Es su expulsión número 21, algunas de ellas críticas para el equipo. Si eso pasa con el mejor central del mundo, supongo que el peor habrá sido expulsado 100 o 200 veces.

 Pero como decía al principio, también el Real Madrid sacó ayer lo mejor de sí. Y ayer volvimos a ver al mejor de la temporada del equipo, a Keylor Navas, que sobre todo dejó una parada antológica, sacando un balón a gol de Messi. También vimos a Casemiro, instalado con jerarquía en el medio campo, como muchos veníamos pidiendo desde el principio de la temporada. El brasileño, aspirante a Mauro Silva, no vende las camisetas de James, ni tiene la elegancia de Kroos ni el toque con el exterior de Modric, pero es un jugador táctico como pocos y que roba balones como no hace ningún otro en el equipo.Un jugador del corte defensivo de Redondo, Makele o Xabi Alonso, indispensable para que el equipo sobreviva con tres delanteros netos como Bale, Cristiano y Benzema.

Ellos tres, por cierto, que ofrecieron también su mejor versión. El francés volvió a marcar, que es lo que lleva haciendo durante toda la temporada, y es lo que se le pide. Cristiano Ronaldo igualmente, y para él también es esa exigencia, y más en los partidos grandes. No se si estamos ante su ocaso como algunos pensábamos, pero sí parece que en las últimas jornadas Cristiano ha subido un peldaño, y sus críticos tenemos que rectificar. Y de Bale, qué decir, es un jugador indispensable, con su velocidad y verticalidad, y ayer aportando igualmente trabajo defensivo.

 Y del resto, me quedo con la acertada decisión de Zidane de incluir a Carvajal, para mí, uno de los mejores laterales del mundo. El otro sería Marcelo, en el otro lado, aunque ya se sabe que el brasileño está sólo para atacar, aunque lo hace tan bien, que olvidamos a veces que es un defensa izquierdo. Finalmente el trabajo en la sala de máquinas de Modric y Kroos sirvió para sobrevivir en los peores minutos del equipo.

 Es una victoria que indudablemente da moral al equipo pero que no nos puede hacer perder la visión global, el Real Madrid no puede permitirse el lujo de cometer errores y de no salir concentrado en todos los partidos. Y para eso, tiene que haber un entrenador exigente y que alinee a los mejores. Ayer lo hizo, y sentó con justicia a James, ya demasiado provocativo y reivindicativo y carne de cañon en el próximo mercado de verano.

 El Real Madrid es lo de ayer, ganando contra un gran equipo y contra la adversidad arbitral. Una actuación, absolutamente de vergüenza. Y esa debería ser otra lección, por un lado, la capacidad de sobreponerse a las adversidades, y por otra, la necesidad de poner firme a los árbitros y a la federación. Un gol anulado como el de ayer es simple y llanamente un atraco. Y eso, ningún club lo puede permitir, pero mucho menos el Real Madrid.

Benítez ya golea: el Real Madrid ganó 5-0 al Betis

El Real Madrid empezó la segunda jornada con dudas, casi sumido en una crisis irreversible tras el empate a cero contra el Sporting, y la acabó como el mejor equipo del mundo, con un 5-0 maravilloso, con el público entregado y la confianza ciega en un entrenador al que todos le dábamos palos 5 minutos antes. El fútbol es así y el Real Madrid aún más.

Ayer el técnico madrileño presentó un equipo muy parecido a los de Ancelotti, a excepción de jugar con Keylor y Danilo, y el resultado fue también muy similar: cinco goles, calidad a raudales y buen juego. Y es que es difícil que James juegue mal aunque cambie de entrenador o que Bale deje de tener velocidad, gol y potencia juegue en la izquierda, derecha o en el centro. Fueron los dos los destacados en un partido con cinco auténticos golazos, obras de arte, alguna de las cuáles, como el primero de James (debería tirar todas las faltas) o el segundo de Bale (gran asistencia de Casemiro) no se ven en temporadas completas.

Gol de chilena de James durante el Real Madrid Betis

Gol de chilena de James

Además de los goles se vio al público disfrutar con el marcador de su equipo con el casillero en cero, como si nos hubiésemos imbuido del espíritu cerocerista de Benítez. Aunque más que por el gusto de ver un resultado redondo como un 5-0, fue por valorar a Keylor Navas, un muy buen portero pero sobre todo, un tipo que ha pasado un último año difícil, sin levantar la voz, aguantando carros y carretas, para demostrar muchos meses después que sus cualidades siguen intactas. Una parada pura de reflejos, al más puro estilo del mejor Casillas, y un penalty parado con intuición y concentración describen al mejor Navas. No sabemos si llegará De Egea por 20, 40 o 50 o gratis el año que viene, pero lo que si sabemos es que ahora mismo la portería del Real Madrid después de varios años, no es un problema, y no se si la mejor opción es abrir ese melón con un fichaje.

Notas de los jugadores:

-Keylor Navas: 8. Dos paradones, muy solvente con el pie y transmitiendo seguridad. Bien podríamos referirmos al portero del Oporto.

-Sergio Ramos: 6. Quizá no a la altura de sus 8.3 millones netos de sueldo, no tuvo demasiado trabajo el de Camas pero lo solventó bien.

-Varanne :5. Estuvo bien durante el partido pero el penalty le penaliza. Pudo haber sido el 2-1 y fue innecesario. De los pocos errores que le he visto al francés.

-Marcelo: 5. Al brasileño o se le odia o se le quiere. Impreciso en la primera parte, luego incrementó sus prestaciones.

-Danilo: 5.5. Su titularidad en detrimento de Carvajal le pone en el punto de mira pero no se puede decir que hiciese mal partido. Los 30 millones pagados por él le van a pesar.

-Modric: 7. El croata funciona bien casi siempre. Aseguró la salida del balón y demostró que pese a ser nombrado en su día por el experto periodismo deportivo el peor fichaje del verano, puede aportar alguna cosa al Real Madrid.

-Kroos: 6. El alemán parece estar todavía carburando su precisa sala de máquinas. Con menos relevancia que el año pasado, está lejos de su mejor versión.

-James: 9.5. El mejor del partido con 2 goles, una asistencia, trabajo defensivo y varios pases filtrados con mucha calidad. Habría que pagar otros 80 millones al Mónaco.

-Bale: 9. Convaleciente todavía por la hernia desvelada por Marca, solo pudo marcar 2 goles y dar una asistencia. Parece que en la media punta no lo hace tan mal.

-Benzemá: 7.5. El francés siempre suma en ataque y ayer además sumó goles. “Empané” sigue siendo imprescindible para las asociaciones cerca del área.

-Cristiano Ronaldo: 5.5. Tuvo dos mano a mano que falló y parece falto de ritmo. El año pasado marcó un gol en las 2 primeras jornadas y en las dos anteriores 0 goles. Pese a eso, la prensa nos dirá que es la gran crisis. Nada nuevo.

Balance de la pretemporada del Real Madrid de Benítez

Quedan 13 días para el primer partido oficial del Real Madrid y ya hay cierto rumor entre parte del madridismo acerca del desempeño del equipo. A falta de un partido amistoso en el Trofeo Bernabeu contra el Galatasaray, este 18 de agosto, el balance del equipo es de 3 victorias, 2 derrotas y 2 empates, con 9 goles a favor y 2 en contra.

Algunos de esos partidos, como el de ayer, se saldaron con un empate a cero y con el equipo todavía sin ordenar, con demasiados cambios de jugadores y de posición como para poder hacer una valoración concreta. Si la tuviese que hacer ahora, diría que el equipo me ha decepcionado, pero entonces sería injusto con Benítez. Las pretemporadas como alguien dijo, no son fútbol, y solamente sirven para que los jugadores vayan desperezándose del verano, poniéndose a punto y para que el entrenador haga todas las pruebas posibles.

Benítez dando instrucciones en pretemporada

Benítez dando instrucciones en pretemporada

En todo caso, voy a realizar una serie de consideraciones sobre lo observado hasta ahora que es muy posible que den pistas sobre el devenir de la temporada:

  • La portería me parece lo más estable del equipo. Casilla funciona bien a pesar de ser un recién llegado y Navas muestra sus ganas partido a partido. Sería paradójico tocar la única posición bien cubierta, fichando a De Egea. El madrileño no mejora sustancialmente lo que hay, y mucho menos si es a cambio de más de 10 millones.
  • El equipo defiende mejor. A mejor defensa es posible que haya peor ataque. Los jugadores están más pendientes de volver defensivamente y pierden creatividad y fuerza para el ataque. He visto el ataque especialmente espeso, con Modric y Kroos en papeles mucho menos activos que con Ancelotti. Supongo que no se puede tener todo y hay que elegir, y parece evidente que el Real Madrid perdió el año pasado la liga porque encajó muchos más goles que el Barcelona.
  • Jesé parece el jugador más en forma. El canterano, tras una temporada pasada muy dura, con una recuperación que se le hizo muy larga, ve como ahora le responden sus piernas. No se si finalmente su posición será la de delantero o en las bandas o media punta, pero me recuerda mucho al primer Jesé: gol, regate y velocidad.
  • Los suplentes van a tener un papel importante y jugadores como Cheryschev o Lucas Vázquez, y el mismo Jesé pueden dar un paso adelante y robarle algo de protagonismo a la BBC.
  • Asensio es de los jugadores que menos minutos ha tenido después del Europeo sub19 y sin embargo es el que mejores sensaciones me deja. Se le ve un jugador de clase infinita y sí Benítez tiene claro que no le va a dar minutos de calidad mejor cederle. No olvidemos que tiene delante a James y a Isco.
  • El puesto de media punta no se si es la posición adecuada para Bale. Y más teniendo como decía en el punto anterior a Isco y James. Es posible que el español y el colombiano sean 2 de los 5 mejores del mundo en esa posición. Si el galés quiere recuperar protagonismo necesita algo más.
  • El equipo tiene un diseño extraño siendo un equipo de Benítez. Parece que los suplentes habituales, los Vázquez, Jesé, etc… fuesen más acorde al estilo de juego que los titulares del año pasado. Así, vería más coherente un pivote con Casemiro que con Kroos y Modric. Atendiendo a lo que le gusta a Benítez, la agresividad del brasileño es mejor para el equipo que su toque de balón.

De todas maneras le daremos a Benítez como mínimo hasta enero para volver a juzgar al equipo.

El campeón de Europa ganó el duelo: Real Madrid 3-Barcelona 1

Con un 0-1 en el minuto 3, otro Real Madrid habría sucumbido a un estado de nerviosismo; y otro Barcelona habría aprovechado para rematar el partido. Es algo que algunos madridistas recordamos, aunque ya empieza a pasar el tiempo de aquello, y el tiempo de aquellos mismos futbolistas, Messi, Iniesta o Xavi.

 Ahora es el tiempo de un equipo, que liderado por el mejor jugador del mundo, Cristiano Ronaldo, y por un elenco de jugadores con una calidad que en conjunto no se veía desde los mejores tiempos galácticos, es capaz de mantener la calma y remontar el partido. No fue el mejor partido del portugués, que es posible que en otra ocasión como esta hubiese olido sangre. Esta versión de CR7 es más calmada, sabiéndose el mejor, marcando pero asistiendo. Podríamos decir que disfrutando de verdad de su condición de líder indiscutible.

Cristiano Ronaldo celebrando un gol

 Este Real Madrid es desde hace 9 meses un equipo que ha demostrado ser capaz de competir en los partidos más difíciles, y de superar al adversario. Los mejores partidos del equipo de Ancelotti han sido precisamente en los escenarios más difíciles: semifinales contra el Atlético de Madrid en Copa, vuelta de octavos e ida de cuartos contra Shalke y Borussia respectivamente, semifinales de Champion League y los dos últimos partidos de esta semana contra el Liverpool y el Barcelona. Entre medias la épica de la Champion y varios partidos malos a final o al principio de temporada cuando el equipo no ha estado en su tope físico.

 Pero resulta que ahora sí lo está, y aunque hayan cambiado dos piezas claves, Alonso y Di María, por Kroos y James, este Real Madrid es mejor que aquel. Y no por un mero cambio de piezas sino porque el resto de jugadores también son mejores que hace un año: Modric es mejor, Benzema es mejor, Carvajal…Todos esos jugadores no solo tienen un año más de experiencia sino la tranquilidad de la décima. Como el estudiante que tras hacer los deberes pasa el examen con nota, o si se quiere llevar al extremo, como el adolescente que finalmente logra perder la virginidad.

 El Real Madrid encajó el gol de Neymar, error de Carvajal y Pepe, con tranquilidad, sabiéndose mejor que el rival. En los siguientes minutos dominó el partido, como en la segunda parte. Solamente una jugada de Messi puso en peligro el resultado. ¿Que habría pasado si Messi hubiese marcado el 0-2 se preguntan los sesudos expertos? ¿Y si Neymar no hubiese marcado el 0-1?¿Y si Benzema hubiese marcada la doble ocasión que se estrelló contra el palo? Podríamos especular largamente, pero la realidad es que el Real Madrid, por ocasiones y por sensaciones fue claramente superior. Y si queda alguna sensación es que si el equipo blanco hubiese necesitado marcar 7 goles, lo habría hecho, siendo infinitamente superior.

Gol de Benzema ante Bravo

 Y lo fue porque fundamentalmente los centrocampistas del Real Madrid, Kroos, Modric, James e Isco, fueron mejores que Iniesta, Xavi y Busquets. En un cambio generacional que se lleva sospechando desde hace años, el centro del campo blaugrana perdió la batalla.

Isco contra Iniesta

La diferencia entre este Barcelona y el mejor de Guardiola es la presión alta que ejercían y la aceleración en las jugadas en los momentos claves. Con el medio del campo en su peor versión años y con una versión de Messi incapaz de hacer lo que hacía antes, este Barcelona tiene que aprender a sobrevivir en los partidos grandes de otra manera. Ya no basta con el juego de posesión en sí mismo. En realidad nunca bastó y la diferencia la ejercían Messi o Iniesta o los laterales.

 Ahora el equipo de Luis Enrique necesita buscar otro modelo, y se supone que para eso le han fichado a él. Para encontrarlo necesita buscar otras piezas. En torno a Neymar, a Suárez, que cuando coja la forma será un gran jugador, Rakitic y otros jóvenes y nuevos jugadores. Pero ya no basta con el juego de posesión infinito hasta que aparece Messi o algún otro jugador. Al menos no en los partidos contra equipos como el PSG o el Madrid.

 En este aspecto el Real Madrid le lleva una ventaja de 4 años. El tiempo que se tardó en construir primero, con Mourinho, un equipo que fuese competitivo y que entendiese la necesidad de defender con intensidad y de ser verticales, y después, con Carlo, que le dio a este equipo un nivel mayor, encajando definitivamente todas las piezas.

 La otra gran diferencia es que este Real Madrid tiene a jugadores jóvenes, con 3 o 4 años por delante para demostrar su mejor versión. Entre ellos a Bale, ausente en este tramo de la temporada, y al que muchos ya quieren relegar al banquillo, olvidando que fue pieza clave durante la temporada pasada, y olvidando que es uno de los 3 o 4 jugadores en el mundo capaces de ganar él solo un partido. Los mismos que ahora le minusvaloran son los mismos que lo hacían con Cristiano Ronaldo, los que decían que Pedro León era mejor que Di María, Valero que Modric o Morata que Benzema. Casi siempre se loa a un jugador del Real Madrid, normalmente joven y español, para menospreciar a otro, casi siempre extranjero. No caigamos en ese error.

 Como decía, este Real Madrid tiene equipo titular y suplente para dominar varios años el escenario nacional e internacional. Enfrente como rival total solamente vislumbro al Bayern de Munich. Pero ese duelo ya lo va ganando el Real Madrid y Ancelotti 1-0. Con el Barcelona el duelo se empezó a ganar hace mucho. Y el sábado solamente fue otra victoria más, aunque evidencia del declive de un equipo que fue campeón de Europa hace ya más de 3 años, en el 2011, y otro que defiende su título de campeón.