El Real Madrid vence en la batalla de Levante

Mientras el Barcelona ganaba con relativa facilidad en Mallorca, el Real Madrid se encontraba con un infierno en un campo impracticable para el fútbol. Los de Tito batían un nuevo record de victorias consecutivas y los de Mourinho marcaban a falta de pocos minutos para mantener la distancia en 8 puntos. Y de todo esto se hace eco la prensa pero de manera contraria a como yo lo haría.

En mi opinión, el Real Madrid ganó un partido épico, un partido dificilísimo que dominó casi de principio a fin y que tuvo más de un capítulo violento. Especialmente la agresión a Cristiano Ronaldo, al que le partieron la ceja pero siguió jugando para marcar el primer gol del partido, pura entrega y madridismo. Obviando la expulsión a Navarro, el árbitro se equivocó en dos lances del juego, el gol del Levante y el penalty del Real Madrid, ambos dudosos. Dos equivocaciones a las que no le doy más importancia porque no son sencillas de ver.

Si lo es un fuera de juego tan claro como este, casi a la altura del de Alba hace poco días. Pero ya sabemos que el Barcelona es un equipo record. No obstante, que nadie se despiste, este Barcelona es infinitamente peor y más frágil que el de años anteriores y tarde o temprano lo acabará pagando. A más de un gol por partido, habiendo encajado 14 goles en total (en doble que el año pasado a estas alturas), en ocho ocasiones de 11 partidos, el Barcelona no defiende ni por asomo como otros años.

Pero sigamos con el Real Madrid y hablemos de lo acontecido al acabar el partido. Por si no hubiese sido suficiente con todas las faltas que hicieron, Ballesteros se lio a puñetazos con Pepe en un capítulo que no ha quedado aclarado, pero que parece que Ramos lo vio con claridad a tenor de sus palabras (por cierto estuvo espléndido como capitán que es) cuando dice:

«Si a Ballesteros le gusta el boxeo que se dedique a ello»

Por su parte, los del Levante protestaron después del partido demostrando como el antimadridismo es como la rabia:

«Luego que Mourinho saque la libreta. Lo del árbitro ha sido de vergüenza. A nosotros nos amenazaba y a ellos le guiñaba el ojo y les daba palmaditas».

Juanlu, que nos sabe que su entrenador tenía en vez de libreta pizarra y que tampoco debe de ser consciente de que a Cristiano le partieron la ceja, a Xabi Alonso le agredieron y el Levante hizo 26 faltas, el doble que el Real Madrid.

«Teneis que contar que ha sido un puto robo» Diop.

Otro que tal baila, repitiendo como un mantra lo de siempre, que el Madrid roba. Debe ser cosa de la Comunidad Valenciana, porque no se explica de otra manera como estos tipos se quejan sin argumentos cada vez.

Para acabar, a Mourinho le atacaron por sacar a Morata. Habría sido culpable en todo caso. Si no le hubiese sacado y hubiese perdido el partido, pero también por sacarlo y que marcase es culpable de no haberlo hecho en más partidos. Mi crítica hacia Mou es que no le sacase antes, pero desde luego no me atrevería nunca a llamarle ventajista como hizo el periodistas Anton Meana. Se suponía que estaban en la rueda de prensa para preguntar pero estos periodistas deben saber más que el resto.

En fin, antimadridismo a raudales que ya no se tapa. Basta escuchar cualquiera de las dos radios nacionales para comprobar que es eso que llaman periodismo deportivo  Y si no teneís suficiente podeís ver a los «Manolos», periodismo deportivo del bueno. Y a todo esto Mourinho pasada su victoria 100, manteniendo el pulso, haciendo debutar canteranos, demostrando con el partidazo de Essien y de Coentrao que no se equivocó tanto y preparado para un nuevo sopapo a la prensa.