El Real Madrid de siempre

marco-asensio-leganes-copa_15_970x597

Cayó ayer el Real Madrid en su estadio contra el Leganés, que fue capaz de remontar un 0-1 de la ida y acabar en la vuelta con un 1-2 que deja al equipo de Zidane sin liga y sin copa.

Con la Champion League como único salvavidas, el equipo que el año pasado logró la mejor temporada del club en los últimos 60 años, se enfrenta a ahora al reto de eliminar primero al PSG y después pasar consecutivamente rondas hasta lograr la Copa de Europa. Son 7 partidos para salvar una temporada que pase lo que pase ya es un desastre. Y en el caso más probable, el resultado será otro “nadaplete”.

Recuerda esta temporada a la segunda de Ancelotti, pero en aquella la debacle se produjo a partir de enero, fue más física que mental, con la lesión de Modric como telón de fondo y con un desempeño bastante más digno que en la actual. Aquello acabó con la destitución del italiano, el mantenimiento del bloque que había ganado la décima y la llegada de Benítez.

Esto no sabemos como acabará porque por primera vez en mucho tiempo, el madridismo pensaba que había encontrado entrenador para muchos años. Lo logrado por Zidane en 20 meses parece de pronto borrado de un plumazo por lo logrado en 4 meses, hundir al equipo, que no funcione ni la primera unidad, ni la segunda ni una mezcla de ambas. Cada vez que el equipo ha logrado un resultado bueno, como el del fin de semana pasado o el del Sevilla, el equipo se ha encargado al partido siguiente de desmentirlo.

Resulta complicado para el aficionado entender lo sucedido y me encuentro en ese grupo de madridistas que no saben o no pueden justificar una debacle de esta naturaleza. ¿Han perdido las ganas y la competitividad los jugadores con la planificación de la temporada? A la vista de los resultados, desde luego. Pero también recordamos que el año pasado la plantilla era demasiado amplia, demasiados jugadores con peso que reclamaban más minutos.

Teniendo en cuenta como fue entonces y como ha ido ahora parece que la vía correcta era mantenerlos a toda costa y gestionar aquello, mejor que apostar por una primera unidad veterana y otra joven. Se equivocó el club y nos equivocamos algunos que pensábamos que esa vía, que esa apuesta de futuro podía funcionar. Sin James, Morata, Danilo o Pepe apretando a los titulares, se han acabado relajando titulares y suplentes y ahí Zidane emerge como responsable.

De cualquier manera, sin negar la nefasta temporada, lo cierto es que desde que recuerdo el Real Madrid se parece más a este equipo de rachas, capaz de eliminar ahora al PSG y perder la liga en septiembre y la Copa contra el 13º clasificado, que al del año pasado. Con pocas excepciones, como las temporadas de Mourinho o la primera de Ancelotti, el Real Madrid nunca fue capaz de competir en tres competiciones. Y fue capaz también de sonados ridículos, que el cerebro se obliga a olvidar pero que cuando uno repasa la historia están ahí.

Si duro es perder en casa contra el Leganés, un equipo de primera, con todo el mérito y buen hacer, más lo fue caer en Copa del Rey contra el Irún o el Toledo y por supuesto el 4-0 contra el Alcorcón. Recuerdo goleadas en Copa del Rey , el 6-0 del Valencia con el Madrid hundido, el 6-1 del Zaragoza o cualquiera de las recibidas contra el F.C.Barcelona en los últimos tiempos. Y en Champion la memoria nos lleva hasta el 5-0 del Milán, el 4-0 del Liverpool o el 4-1 del Borussia de Dormund.

No ha habido época sin su correspondiente partido vergonzoso. El Madrid este año ha jugado varios, pero si duele especialmente es porque algunos pensábamos que la época del Real Madird irregular había pasado y esperaba un ciclo, no ganándolo todo, que es imposible, pero si compitiendo siempre contra los mejores. Este año el equipo blanco no ha sido capaz de hacerlo y las responsabilidades hay que dividirlas entre presidente, entrenador y jugadores.

El Real Madrid siempre tuvo la exigencia máxima, aunque eso no impidió que muchas veces no fuese competitivo o quizá como consecuencia de eso nunca fue capaz de serlo. Porque mientras que para el Atlético de Madrid su temporada actual es normal o mala, sin demasiados golpes en el pecho, a pesar de ser el equipo rojiblanco uno de los de mayor presupuesto de España y de Europa, en el Real Madrid, la situación actual es intolerable para los aficionados. Unos exigen y otros no.

Pero la realidad es que el Real Madrid siempre tuvo algo de esto, de esta inestabilidad casi esquizofrénica, capaz de levantar una copa de Europa el año que se hundía en liga, o capaz de tirar una temporada y al año siguiente ganarlo casi todo.

Ahora toca decidir si se empieza un nuevo ciclo con jugadores y entrenadores remozados o si se mantiene lo actual y ocurre algo como el post-ancelotismo. Con el Madrid nunca se sabe aunque ahora.

Play-offs liga ACB

161avid

Las semifinales de los Play-offs de baloncesto están siendo enormemente atractivas con dos eliminatorias muy parejas y que por ahora siguen el mismo ritmo: victorias locales y un tercer partido con prórroga y con dos canastones finales imposibles.

Ante la previsible final de un Barcelona Lassa-Real Madrid, el Laboral y el Valencia quieren poner un poco de emoción y han conseguido ganar el tercer partido, aunque sea a base de un gran sufrimiento.

Ahora mismo hablamos de los cuatro mejores equipos de la liga con una enorme diferencia. Cuatro equipos entre los que hay pocas diferencias y ello se ha visto en sus enfrentamientos personales y en su trayectoria en las competiciones.

El Valencia empezó el curso intratable, con una racha de victorias impresionantes para al final de curso empezar a desinflarse. Por su parte, el Laboral fue el único capaz de meterse en la Final Four, demostrando su altísima capacidad competitiva. El Real Madrid ha tenido un empujón final en liga, mientras que el Barcelona ha mantenido cierta regularidad.

Hasta ahora el nivel de los cuatro equipos es muy alto y su baloncesto está siendo de lo mejor de la temporada. Veremos como acaba todo esto y si la final la juegan el primero y el segundo, o si se cuela algún invitado.