Real Madrid, campeón de la liga ACB 2015-2016

14666330152692

El Real Madrid de Pablo Laso demostró ayer que es el equipo hegemónico en España, venciendo en la final al Barcelona Lassa, superando el factor campo y remontando un 1-0 en el primer partido. El doblete de esta temporada sumado al espectacular triplete del año pasado, convierte a esta plantilla en una de las mejores de la historia de la entidad blanca.

La fórmula es clara: un núcleo de jugadores muy comprometidos, con varias temporadas en el club y con mucha calidad y carácter. Y la incorporación en la dinámica del equipo de jugadores con las mismas características.

Y además se necesitan dos o tres jugadores diferenciales. Ahora mismo este Real Madrid cuento con dos, por dentro y por fuera. Uno es Ayón, inmenso durante toda la temporada y absolutamente determinante. Ayer, su primera mala mitad lastró al equipo. Y de igual manera, su buen segundo tiempo repercutió en la mejora blanca. Su marcha a otro equipo sería un agujero enorme porque hay poquísimos pivots en el continente con sus capacidades.

El otro jugador que ha liderado al Real Madrid ha sido Sergio LLul. Otro jugador con ofertas de fuera, también de la NBA, que renunció en su día por seguir ganando títulos. El ha sido el corazón de este equipo, liderando al equipo en puntos: 14 puntos en el primer partido, 20 en el segundo, 21 en el tercero y 21 en el cuarto, pero también en asistencias, con  26 asistencias y sobre todo a nivel mental. Su fuerza se nota y su compromiso y competitividad son pegadizas.

Del resto de jugadores no entraré en detalle, siendo todos fundamentales para el equipo funcione adecuadamente. Pero para ello se necesita un entrenador que de con la tecla. Y ese ha sido Pablo Laso, que en honor a la verdad, no lo ha tenido fácil y ha luchado por imponer su estilo y buscar sus jugadores.

¿Se le puede reprochar a Pablo Laso no haber ganado más? Puede ser que en otras circunstancias este equipo tuviese una Euroliga más y otra liga. Pero hay que ver de donde viene este Real Madrid. Con Pablo Laso se han ganado más títulos en 5 años que en toda la década anterior. Una Euroliga (3 Final Four), 3 ligas y 4 Copas del Rey, más los tituillos varios como Supercopas de España (3) y una Intercontinental.

Esos números cobran importancia cuando se observa el rendimiento del equipo en los años previos. El Real Madrid venía de perder en semifinales en la ACB, con un equipo roto, sin estilo, con los jugadores desmotivados. Y sin entrenador tras la dimisión de Messina.

Ahora mismo, este Real Madrid tiene una identidad clara y se sabe que pase lo que pase va a ser capaz de competir. Se puede perder un partido en la Final Four o caer ante el Fenerbahce, pero el equipo siempre encuentra los caminos para ser competitivos. Y ello es gracias al entrenador y a la plantilla, ambas comunicadas.

El Real Madrid ha logrado tres de los cuatro últimos títulos de Liga, 2013, 2015 y 2016, y mientras que el Barcelona Lassa volverá a cambiar de entrenador y jugadores, los blancos tienen ya un núcleo claro y entrenador. Eso sí, habrá que ver que pasa con jugadores como Ayón, altas y bajas. Pero este equipo seguirá siendo competitivo mientras jugadores como Llul, Reyes, Rudy, Noccioni o Ayón sigan aptos para el primer nivel.

Derrota del Real Madrid ante el F.C Barcelona Lassa

El RMB perdió ante el F.C. Barcelona Lassa un partido que se puso complicado desde el minuto 1. La primera posesión del equipo blaugrana fue aprovechada por su base Satoransky para postear contra Sergio Rodríguez, 10 centímetros más bajo. Canasta y primera ventaja que duraría prácticamente todo el partido. Esa superioridad del base y la superioridad en el juego interior, en el que el Barcelona logró 11 canastas más que el Real Madrid, fueron las claves de la derrota del Real Madrid.

Estadísticas. Fuente: acb.com

Estadísticas. Fuente: acb.com

 En partidos como el de ayer, el equipo de Laso lo fia a veces demasiado a los triples. El buen porcentaje, 39%, no fue suficiente sin la defensa del rebote y del juego en la pintura en la que tanto Tomic en el primer cuarto como después Samardo, hicieron mucho daño.

 El partido pudo haber cambiado tras la primera parte. En esos últimos minutos, el joven Doncic defendió con acierto al base checo Satoransky. Ambos jugadores de 2 metros de altura se enfrentaron en el puesto de base, una anomalía en el baloncesto que seguramente acabe siendo más habitual en el futuro. Y sin embargo, el joven Doncic apenas jugó 4 minutos para volver a dejar paso a Segio Rodríguez, que siguió sufriendo defensivamente.

 El resto del partido fue un constante tira y afloja del Barcelona, de la mano de jugadores como Dolman, Ribas e incluso Navarro.

 La derrota del Real Madrid le coloca en tercera posición en la tabla de clasificación general, todavía con muchos partidos de fase regular pero con dudas de cara a la próxima competición importante, la Copa del Rey. En ella estará sin duda el Valencia, ahora mismo intratable y también este Barcelona, repleto de recursos y con hambre de títulos.