Un mercado de fichajes inflaccionista

 fichajes más caros de la historia

Algunos de los fichajes más caros de la historia

El mercado de fichajes en el fútbol está pasando por un periodo tremendamente inflacionista. Todo empezó el año pasado con la inyección monetario en la Premier League inglesa  Un chorro de dinero que permitió que los clubes ingleses reventasen el mercado y que a su vez, los clubes vendedores pidiesen precios por sus jugadores, hasta antes impensables. Con la culminación final de Martial como fichaje estrella, con un posible coste total de cerca 80 millones de euros.

Hasta entonces se pagaban grandes cantidades de dinero pero por jugadores que reunían varias características específicas como su talento, su juventud, su experiencia o su capacidad comercial. Normalmente aquellos jugadores cuyo precio se situaba por encima de los 30 millones respondía a dos o tres de estos criterios juntos, siendo jugadores o contrastados o super promesas. Ya el año pasado, se situaron por encima de este precio jugadores como Otamendi (45 Millones) O Danilo(31) y varios otros.

Por ejemplo, el Real Madrid fichó a James por casi 85 millones. Una cantidad elevadísima, pero algo menos si se tenía en cuenta que había sido bota de oro del mundial, con algún gol espectacular, su juventud y sobre todo su impacto comercial en todo Latinoamérica. Ese mismo año, el Barcelona fichó a Suárez por una cantidad similar, sin duda, un jugador que garantizaba goles, con muchísima experiencia y uno de los tres mejores futbolistas del momento. Y antes, el Real Madrid había fichado por ejemplo a Cristiano, todo un balón de oro, robado al Manchester United por casi 100 millones de euros. Hablamos del mejor jugador del mundo del momento y toda una realidad.

Parece ser que lo de la campaña pasada el fútbol inglés se va a quedar corta y y en esta ya hemos visto algún fichaje de precio estrambótico como el de André Gómes por el Barcelona. Puede ascender a un total de 70 millones, un jugador que ni siquiera es titular indiscutible en su selección y tampoco en su club. Apenas 5 millones menos que James, ya un jugador relevante en el Mónaco y santo y seña de la selección colombiana. Pero sin duda lo de Higuain va a superar todo lo anterior.

No es que el argentino no sea un buen delantero, que lo es, pero ni por edad (ya 28) ni por rendimiento sostenido en el tiempo y tampoco por impacto comercial, es un jugador que vale ese precio. El mismo precio que pagó el Real Madrid por Cristiano Ronaldo, que contaba entonces con 24 años, y fue nombrado balón de oro, siendo el jugador más mediático del mundo.

La venta de Higuaín significa la posible salida de Pogba por 120 millones, otro precio absurdo teniendo en cuento los baremos presentados, que hasta entonces si presentaban varios de los fichajes más caros de la historia. Neymar, Cristiano Ronaldo, Bale, Zidane o Kaká presentan esas cualidades.

Veremos donde nos lleva este mercado, pero no tengo dudas de que esos precios que antes se pagaban por jugadores que sí garantizan ese retorno, tanto deportivo como comercial, ahora mismo es desproporcionado.

 

Play-offs liga ACB

161avid

Las semifinales de los Play-offs de baloncesto están siendo enormemente atractivas con dos eliminatorias muy parejas y que por ahora siguen el mismo ritmo: victorias locales y un tercer partido con prórroga y con dos canastones finales imposibles.

Ante la previsible final de un Barcelona Lassa-Real Madrid, el Laboral y el Valencia quieren poner un poco de emoción y han conseguido ganar el tercer partido, aunque sea a base de un gran sufrimiento.

Ahora mismo hablamos de los cuatro mejores equipos de la liga con una enorme diferencia. Cuatro equipos entre los que hay pocas diferencias y ello se ha visto en sus enfrentamientos personales y en su trayectoria en las competiciones.

El Valencia empezó el curso intratable, con una racha de victorias impresionantes para al final de curso empezar a desinflarse. Por su parte, el Laboral fue el único capaz de meterse en la Final Four, demostrando su altísima capacidad competitiva. El Real Madrid ha tenido un empujón final en liga, mientras que el Barcelona ha mantenido cierta regularidad.

Hasta ahora el nivel de los cuatro equipos es muy alto y su baloncesto está siendo de lo mejor de la temporada. Veremos como acaba todo esto y si la final la juegan el primero y el segundo, o si se cuela algún invitado.

A 90 minutos de ganar una liga perdida hace meses

Quedan solamente 90 minutos para dirimir quien será el campeón de liga de la temporada 2015-2016. A última hora se ha descolgado el Atlético de Madrid que pinchó frente a un Levante que no se jugaba nada; quizá solo las primas. Ahora que el cholismo es un movimiento de masas y que todo el mundo idolatra el bello juego del Atlético de Madrid, que hunde sus raíces más profundas en el catenaccio más puro, es buen momento para recordar que el presupuesto del Levante es de 40 millones de euros. Casi el coste del fichaje de Griezman, y cinco veces menos que el presupuesto de todo el Atlético de Madrid. Habría que preguntarse cuál es el equipo del pueblo y quien es David y quien Goliat.

Pero esos debates parece que solo interesan cuando el Real Madrid es el protagonista. Pues bien, ahora lo es porque contra todo pronóstico (el mío, en particular) sigue vivo y le separan de levantar la liga solo 90 minutos. Los mismos que al Barcelona, que haciendo lo mismo que el Real Madrid sería campeón.

Los de Zidane necesitan su duodécima victoria consecutiva ante el Deportivo de la Coruña y que el Barcelona pinche ante un Granada salvado. Los pronósticos parecen claros, pero esto es fútbol, y muchos madridistas tenemos muy vivos en el recuerdo las dos ligas perdidas ante el Tenerife. Como está ahora de moda, el fútbol le debe dos ligas al Real Madrid. Sería un buen momento para cobrárselas de vuelta.

Mientras, el equipo ha recuperado la ilusión perdida y el equipo parece haber cogido ritmo en el último tramo de la temporada. A ello han ayudado las rotaciones de Zidane, y el mejor estado físico de muchos jugadores, especialmente de Cristiano Ronaldo, que llega a tope.

Son 90 minutos de fe en liga y otros 90 en Champion League para levantar uno, dos o ningún título. Sí parece, que pase lo que pase, el madridismo ha recuperado parte de su ser. Eso mismo que representa como nadie Arbeloa, al que ayer se le tributó una merecidísima despedida. Otros no la tuvieron porque no la quisieron o no la merecieron. Arbeloa sí la quiso y sí la merecía y el resultado fue uno de los momentos más emotivos que he vivido en el Bernabéu.

Arbeloa arbeloa-manteo

Aquí dejo el  vídeo de despedida de Arbeloa que hizo el Real Madrid

La liga se lucha entre tres

El Real Madrid mantiene sus opciones de ganar la liga aunque ayer hizo méritos durante 30 minutos para lo contrario. Recordó mucho a otros partidos en los que el equipo se dejó llevar.  Esa relajación tan nefasta que ha provocado que a estas alturas el equipo depende de otros para el triunfo liguero.

La apuesta de Zidane con varias rotaciones fue arriesgada. A la baja de Cristiano Ronaldo y Casemiro, dos jugadores muy importantes ofensiva y defensivamentente, de manera respectivo, se sumó la de Carvajal, a años luz de Danilo, y la de Ramos. Y adicionalmente, con la lesión de Benzema, otra más. Así que jugaron 4 o 5 no habituales.

Pero los salvadores fueron Bale, que es un habitual, y que ha sido tan cuestionado como Cristiano Ronaldo en sus primeros años, y Lucas Vázquez, un canterano al que le debe faltar glamour, pero le sobra coraje, madridismo y también calidad. El galés lideró al Real Madrid con dos goles. Justo lo que se le pide. Un testarazo soberbio que dio esperanzas al equipo con el 2-1 y el definitivo 2-3, robando un balón y definiendo por el costado izquierdo, su mejor perfil.

Y luego está lo de Lucas, que salió en la segunda parte pero que fue un jugador importantísimo. No solamente por su gol, de pura fuerza y ganas, porque debía ser el más bajito del campo como para rematar ese balón. También ayudó en defensa y puso inteligencia a la hora de resguardar el balón.

Zidane solventó la papeleta pero a estas alturas debería saber de la importancia de Casemiro, de la necesidad de apostar siempre por Lucas Vázquez antes que por Jesé, o de Carvajal en vez de por Danilo.

Cada partido de los restantes van a ser así de sufridos y al Real Madrid no le van a regalar 3 penaltys y 2 goles ilegales. Si fuese así de sencillo nos habríamos evitado el sufrimiento de ayer. Tiene más mérito, es cierto, pero la injusticia luego no se recuerda y solamente queda quien levantó el título de liga. Y si finalmente lo hacen los azulgrana, nadie recordará la liga de los 19 penaltys (por ahora), uno cada dos jornadas, el récord de la liga en toda su historia.

Solamente por eso, este F.C Barcelona no merece ganar la liga. Una liga que según Simeone estaba peligrosamente preparada para el Real Madrid. Se equivocó el argentino de club, y si no acaba levantando el la liga, seguramente se acuerde de su error. Mientras, el Atlético de Madrid seguirá luchando sus victorias, casi siempre por la mínima, y no con el fútbol más espectacular. Pero el estilo tampoco se recuerda cuando se ganan las ligas.

¿Hay liga?

La liga dio ayer un pequeño vuelco con la derrota del Barcelona contra la Real Sociedad. Decían las estadísticas que el equipo blaugrana históricamente sufre en Anoeta y así fue, con un Barcelona incapaz de marcar un gol, quizá lastrado por el cansancio de la Champion League.

Clasificación de la liga

Clasificación de la liga

Con una diferencia de 3 y 4 puntos del Barcelona contra el Atlético de Madrid y Real Madrid, respectivamente, los de Luis Enrique siguen siendo favoritos, puesto que no se debe olvidar el goalaverage particular. En ambos sale beneficiado el Barcelona que ganó ambos partidos contra los rojiblancos por 2-1 y que con el 0-4 en el Bernabéu eliminó toda opción a favor del Real Madrid.

Y luego está el calendario, que añado abajo, pero que en realidad a estas alturas de liga es menos importante que la verdadera actitud de los jugadores. Se ha demostrado otros años que los equipos pueden perder en cualquier campo. El Real Madrid de Ancelotti se dejó una liga cuando menos se esperaba. La cuestión es si el Barcelona afrontará el miedo a perder y sobre todo sí Atlético y Real Madrid lo harán también o se mantendrán sólidos.

Es una carrera en la que perdiendo un partido los equipos de Madrid se pueden quedar fuera, y en la que haciéndolo el Barcelona pueden entrar los nervios.

Entre medias creo que hay un factor crítico, la disputa de la Champion League. La competición más importante, por excelencia, es absolutamente demandando, y para cualquier equipo es un esfuerzo muy elevado. Así pues, va a depender mucho de si el Real Madrid es capaz de remontar y de si pasa el Barcelona o el Atlético de Madrid.

Si tuviese que apostar, no lo haría por el Real Madrid. Durante los últimos años ha demostrado su extraordinaria irregularidad, siendo incapaz de mantener la exigencia, precisamente en estos momentos críticos. Ningún rival de los blancos, pero tampoco de los azulgrana, me parece realmente difícil. Lo verdaderamente difícil es salir concentrado en los 7 partidos que quedan, más lo de Champion League, si se clasifican. Y lo mismo aplica para el Atlético de Madiris, que tiene un partido más en casa.

FC Barcelona
J.33 – 17/4: FC Barcelona – Valencia
J.34 – 20/4: Deportivo de La Coruña – FC Barcelona
J.35 – 23/4: FC Barcelona – Sporting de Gijón
J.36 – 30/4: Real Betis – FC Barcelona
J.37 – 8/5  FC Barcelona – Espanyol
J.38 – 15/5 Granada – FC Barcelona

 Atlético de Madrid
J.33 – 17/4: Atlético – Granada
J.34 – 20/4: Athletic Club – Atlético
J.35 – 23/4: Atlético – Málaga
J.36 – 30/4: Atlético – Rayo Vallecano
J.37 – 8/5 Levante – Atlético
J.38 – 15/5 Atlético – Celta

 Real Madrid
J.33 – 16/4: Getafe – Real Madrid
J.34 – 20/4: Real Madrid – Villarreal
J.35 – 23/4: Rayo Vallecano – Real Madrid
J.36 – 30/4: Real Sociedad – Real Madrid
J.37 – 8/5  Real Madrid – Valencia
J.38 – 15/5 Deportivo – Real Madrid

Contra 10, la Champion es más fácil

Felix Brych le enseña la tarjeta roja a Torres

Felix Brych le enseña la tarjeta roja a Torres

El F.C Barcelona fue capaz de ganar al Atlético de Madrid solamente cuando los rojiblancos se quedaron con 10. La segunda parte fue un asedio blaugrana contra un equipo que defendía un excelente resultado, el 0-1. Pero antes, al menos durante los primeros 25 minutos (tras el gol el Atlético de Madrid se echó atrás), el equipo rojiblanco daba la sensación de ser superior al Barcelona. Incluso se barruntaba el 0-2 con contraataques muy peligrosos. Los del ‘Cholo’ parecían ordenados y físicamente superiores a los de Luis Enrique.

La expulsión de Fernando Torres cambió todo el guión, o quizá solamente se cumplió el guión de siempre, por el cuál el Barcelona es medido con distinto rasero y casi siempre juega contra 10. Cuando se juega con el viento a favor siempre es mucho más fácil. Ya lo decía Mourinho, “¿pur qué?”. Uno lo llamó villarato, aunque todo empieza con Laporta y Villar.

Los números y las imágenes del partido de ayer no engañan. Es cierto que Fernando Torres no está acertado. Y se puede tolerar su expulsión, muy rigurosa, si luego el árbitro mantiene ese listón. Lo curioso es que un minuto después, Busquets hizo una entrada similar que no se saldó con amarilla. Claro, luego el mediocentro fue amonestado con una amarilla que debía haber sido roja.

Pero más flagrante aún es comprobar la impunidad de Suárez. El uruguayo es un delantero espectacular. Siempre lo fue. Pero mientras que en Inglaterra no se le permitían sus múltiples acciones antideportivas, desde que está en el Barcelona parece impune. Si con el Real Madrid debió ser expulsado por un codazo a Ramos, ayer debió serlo doblemente por sendas agresiones sin balón. Un puñetazo a Felipe Luis y esta patada a Juanfran. Pues resultó que estuvo en el campo los 90 minutos y le dio tiempo a marcar dos goles. Fernando Torres solo pudo marcar uno antes de ser expulsado.

Los números son aún más curiosos y nos dejan un partido en el que el Barcelona hizo más faltas. Sí, a pesar de tener el doble de posesión. Si el Atlético hizo 16 faltas, el Barcelona hizo 19. Las sanciones fueron muy distintas, 9 amarillas al Atlético de Madrid (y una roja por doble amarilla) y solamente 3 para el Barcelona.

Que cada cuál juzgue como considere. Roberto Fernández, el secretario técnico del Barcelona, fue más allá en su ópera bufa, y dijo que el árbitro habría perjudicado a los dos. Debe ser la nueva política de comunicación del Barcelona de tratar al resto como imbéciles. Y funciona, porque poco escándalo se ha armado, al menos en la prensa tradicional. Ni siquiera el entrenador rojiblanco dijo nada a pesar de que en la pretemporada tuvo la valentía de acusar al Real Madrid. El ‘Cholo’, que tuvo la desfachatez de decir en julio, ¡en julio!, que la liga estaba peligrosamente preparada para el Real Madrid, decidió ayer callar.

Solamente Filipe Luis explotó y dejo varias declaraciones, resumen de lo que piensan muchas aficionados:

“No sé qué tienen que hacer los jugadores del Barça para que les expulsen justamente como nosotros”

‘Me reafirmo lo que dije el otro día, al Barsa le pasan todo, y a los rivales no le pasan nada”

En todo caso, como decía en el artículo de ayer, si el Atlético de Madrid se llevaba un resultado positivo, y el 2-1 no es malo, la eliminatoria podía ser robijlanca en el Caderón. Siempre y cuando, claro, el árbitro no vuelva a decantar la balanza. Así que perded toda esperanza…

Barcelona vs Atlético de Madrid: cuartos de final

hqdefault

La eliminatoria que comienza hoy entre el  Barcelona y el Atlético de Madrid es sin duda la más interesante de todas. Se trata de dos equipos con formas de juego antagónicas y que además tienen varios precedentes que hacen posible cualquier resultado.

El favoritismo del Barcelona se ha esfumado en parte por la victoria del Real Madrid el sábado pasado y por la condición de visitante del equipo de Luis Enrique, en la vuelta. Creo que ese factor va a ser clave. Un Barcelona con la vuelta en casa, con 90 minutos por delante es como un caballo desbocado, mientras que si la vuelta es a domicilio, y en un campo difícil como el Calderón, ya la situación es otra.

Indudablemente todo dependerá de la capacidad de los del ‘Cholo’ para sacar un resultado positivo en el feudo blaugrana. Una derrota por la mínima e incluso un 3-1 o cualquier resultado que no conlleve más de dos goles de ventaja y un gol del Atlético de Madrid, le da posibilidades de cara a la vuelta. Simeone es de esos entrenadores inteligentes, que sabe perfectamente que son partidos a 180 minutos. No se puede perder el partido ni en los 15 primeros minutos ni en los 15 últimos, y cada detalle cuenta.

Así lo hizo en el último precedente en Champion League, cuando lograron un empate en territorio hostil y un trabajadísimo 1-0 en la vuelta.

Al Barcelona hay que jugarle con muchísima inteligencia porque un gol tempranero puede dar lugar al llamado de séptima de caballería en forma de goleada, con Messi, Neymar y Suárez destrozando defensas. Por eso cualquier error es crítico y  la intensidad también es clave. Precisamente esas son las características que imprime Simeone en sus equipos.

Le doy a cada equipo un 50%, porque creo que Simeone es uno de los mejores entrenadores del momento y un experto en eliminatorias. El Barcelona, por su parte, me pareció cansado en los impases finales del derby, otorgando muchísimos espacios. Bien es cierto que el Atlético no dispone de un ataque como la BBC, pero con un Griezmann inspirado y la aportación colectiva, los colchoneros pueden sacar un resultado positivo para defender en su campo.

El Real Madrid vuelve en el Camp Nou

El Real Madrid ganó inesperadamente en el Camp Nou, en un momento clave de la temporada, no tanto por la lucha en liga, ciertamente difícil, con 7 puntos de diferencia (8 con el golaverage) y 7 partidos por disputar; sino por la moral de cara a la Champion League. Si el Real Madrid gana al Wolsburgo seguro tendrá que enfrentarse en semifinales a equipos de verdadero nivel.

Bale pugna con Alba

Bale pugna con Alba

 Y es ahí donde el Real Madrid flaqueaba, al menos hasta ayer. Contra los mejores rivales, el Real Madrid (quizá no este, sino el otro) cometía demasiados errores y no lograba sacar lo mejor de sí. Con todo, ayer se siguieron cometiendo el tipo de errores que te hacen perder un partido. Por ejemplo, Pepe no pudo seguir a Piqué en el primer gol, tras un buen bloqueo de Neymar y luego por supuesto Ramos se expulsó. Sus declaraciones posteriores: “Sí se que íbamos a ganar con 10, me expulso en el minuto 5”, debían ser en realidad una declaración de intenciones, puesto que todo el madridismo sabía que Ramos sería expulsado en algún momento. Es su seña de identidad, y este caso no tiene nada que ver con el árbitro sino con su escasa capacidad para mostrarse agresivo pero inteligente. Es su expulsión número 21, algunas de ellas críticas para el equipo. Si eso pasa con el mejor central del mundo, supongo que el peor habrá sido expulsado 100 o 200 veces.

 Pero como decía al principio, también el Real Madrid sacó ayer lo mejor de sí. Y ayer volvimos a ver al mejor de la temporada del equipo, a Keylor Navas, que sobre todo dejó una parada antológica, sacando un balón a gol de Messi. También vimos a Casemiro, instalado con jerarquía en el medio campo, como muchos veníamos pidiendo desde el principio de la temporada. El brasileño, aspirante a Mauro Silva, no vende las camisetas de James, ni tiene la elegancia de Kroos ni el toque con el exterior de Modric, pero es un jugador táctico como pocos y que roba balones como no hace ningún otro en el equipo.Un jugador del corte defensivo de Redondo, Makele o Xabi Alonso, indispensable para que el equipo sobreviva con tres delanteros netos como Bale, Cristiano y Benzema.

Ellos tres, por cierto, que ofrecieron también su mejor versión. El francés volvió a marcar, que es lo que lleva haciendo durante toda la temporada, y es lo que se le pide. Cristiano Ronaldo igualmente, y para él también es esa exigencia, y más en los partidos grandes. No se si estamos ante su ocaso como algunos pensábamos, pero sí parece que en las últimas jornadas Cristiano ha subido un peldaño, y sus críticos tenemos que rectificar. Y de Bale, qué decir, es un jugador indispensable, con su velocidad y verticalidad, y ayer aportando igualmente trabajo defensivo.

 Y del resto, me quedo con la acertada decisión de Zidane de incluir a Carvajal, para mí, uno de los mejores laterales del mundo. El otro sería Marcelo, en el otro lado, aunque ya se sabe que el brasileño está sólo para atacar, aunque lo hace tan bien, que olvidamos a veces que es un defensa izquierdo. Finalmente el trabajo en la sala de máquinas de Modric y Kroos sirvió para sobrevivir en los peores minutos del equipo.

 Es una victoria que indudablemente da moral al equipo pero que no nos puede hacer perder la visión global, el Real Madrid no puede permitirse el lujo de cometer errores y de no salir concentrado en todos los partidos. Y para eso, tiene que haber un entrenador exigente y que alinee a los mejores. Ayer lo hizo, y sentó con justicia a James, ya demasiado provocativo y reivindicativo y carne de cañon en el próximo mercado de verano.

 El Real Madrid es lo de ayer, ganando contra un gran equipo y contra la adversidad arbitral. Una actuación, absolutamente de vergüenza. Y esa debería ser otra lección, por un lado, la capacidad de sobreponerse a las adversidades, y por otra, la necesidad de poner firme a los árbitros y a la federación. Un gol anulado como el de ayer es simple y llanamente un atraco. Y eso, ningún club lo puede permitir, pero mucho menos el Real Madrid.

Los cuartos de final de la Champion League

Captura de pantalla 2016-03-18 a las 12.50.22

Se ha producido el sorteo de los cuartos de final de la Champion League y aparentemente el Real Madrid y el Bayern de Munich han sido los más beneficiados. Barcelona y Atlético de Madrid y PSG y Manchester City se tendrán que pegar entre ellos para pasar.

Aunque después de ver los octavos ya no veo favoritismos claros. Los que más fácil lo tuvieron fueron el Real Madrid y el Barcelona, ante dos rivales como Roma y Arsenal que no son especialmente fuertes. El Atlético de Madrid tuvo que pasar en penaltys y el Bayern tras un gol a 2 minutos del final y una larga prórroga.

Del resto, el Manchester City ha pasado después de muchos años a la siguiente fase y el PSG viene presentándose como favorito desde hace un par de años pero no acaba de culminar. Y luego está el Wolsfburgo, un buen equipo alemán, pero que no deja de ser un acorazado entre portaaviones. Y lo mismo le pasa al Benfica.

Nada de eso impide que cualquiera puede ser el resultado. A excepción del Barcelona, que ahora mismo lo veo un peldaño por encima de todos, y el PSG , que ha ganado sus dos partidos al Chelsea, el resto ha mostrado cierta fragilidad.

El 5 y el 6 de abril veremos los primeros partidos y luego la vuelta, una semana después, decidirá a los semifinalistas. Tanto al Benfica como al Atlético de Madrid les puede beneficiar el factor campo, y jugar la vuelta ante su público. Si salen vivos del Camp Nou y del Allianz Arena, respectivamente, pueden tener opciones.

El partido del Real Madrid dependerá como siempre del desempeño de los madridistas en Alemania. Hace tiempo era un país maldito, pero tras el año de la décima se ha perdido el miedo a los alemanes, tras eliminar a tres equipos en el mismo año. Y con respecto al City, PSG, la incógnita es grandes. Si creo que será la eliminatoria más abierta y entretenida.

Humillante derrota del Real Madrid por 0-4 ante el Barcelona

La humillante derrota por 0-4 del Real Madrid ante el Barcelona prácticamente certifica la defunción deportiva de Benítez como entrenador. No se trata solamente de la manera en la que se ha perdido, sino del mensaje que queda claro después del partido de hoy: los jugadores no confían en él. Tampoco lo hace la afición, por cierto, que ya andaba quejumbrosa cuando se ganaba. Y por supuesto tampoco Florentino Pérez aunque también es responsable de lo que sucede, al igual que los jugadores.

Gol durante el Real Madrid Barcelona

Keylor Navas batido por Suárez

 Pero claro está que es mucho más fácil despedir al entrenador que además de eso, convocar elecciones, vender a 4 o 5 jugadores (en mi opinión los 4 capitanes más Cristiano Ronaldo) y apostar por un modelo deportivo completamente nuevo. Un modelo, en realidad sencillo, en el que mande el entrenador, que configura la plantilla junto con un director técnico. Los jugadores son meros empleados cuyo único cometido es jugar y obedecer órdenes, y el presidente, es el representante del club y gestor económico, pero no quien traza la política deportiva del club a toda costa.

 Ahora, si hablamos del partido, el Barcelona no fue el equipo super hegemónico ni dominante de antaño, sino que el Real Madrid fue un equipo empequeñecido, hundido. Neymar y Suárez se bastaron y sobraron para masacrar a toda la defensa, y en ataque daba igual si era Bale, James o Cristiano.

 Evidentemente los jugadores ni estaban ni querían jugar ese partido. Llámese cama o falta de actitud o falta de forma física, pero este mismo Real Madrid el año pasado le metió un repaso a este mismo Barcelona en el Bernabeu.

 Benítez no ha sabido convencerles con su sistema y tampoco ha sido coherente con sus propias ideas. Este sistema no se ha jugado en todo el año. Es más, el éxito de su Madrid ha venido con Casemiro como medio centro. Luego ya, el poner a Marcelo, Benzema y Ramos por voluntad popular, estando los tres lesionados, habla también de cómo ha claudicado ante la presión.

 Pero como decía más arriba, el problema no puede ser solo Benítez, ya que sin él, antes ya se perdieron todas las ligas anteriores en los últimos 7 años, menos la del récord de puntos de Mou. El problema va más allá, tiene que ver con un modelo deportivo, con un rival que evidentemente le ha ganado la partida en muchos aspectos: Neymar superior a Bale, Suárez más importante para el equipo que James, entrenadores que se acoplan al equipo. Eso sumado a otros errores históricos como la marcha de Etoo, el fichaje de Beckham y no de Ronaldihno contribuyen a ese éxito.

 Lo cierto es que ya son muchas las goleadas del Barcelona en la última década, muestra clara del predominio culé y de que el Real Madrid está haciendo las cosas mucho peor que su rival. Los títulos en liga de uno y otro equipo lo evidencian. Es hora de cambiar de modelo, no solo nombres de entrenadores ni nuevos fichajes.