Real Madrid: Fin de ciclo

El Real Madrid cayó con sonrojo y con estrépito, verificando el certificado de defunción de un Lopetegui que ya estaba ajusticiado desde hace tiempo. El 5-1 no es el reflejo de la diferencia futbolística de ambas plantillas, como tampoco lo fue en otras derrotas anteriores del Real Madrid. El resultado, y en especial la primera parte, es el reflejo de una diferencia anímica de dos equipos.

El Real Madrid fue ayer un equipo sin alma, sin garra, sin fuerza. Un enfermo deprimido que quiso salir de su letargo y depresión durante los 15 minutos que siguieron al descanso. Fue aquel un último intento desesperado para salir de un estado mental en el que se ha ido sumiendo el equipo poco a poco.

Cómo y por qué ha sucedido es algo difícil de explicar. Quizá haya que remontarse al partido de la Supercopa o a la salido de Cristiano Ronaldo y Zidane, o a la venta de jugadores como James, Pepe o Morata, que formaban parte de aquel equipazo que ganó el doblete. O quizá haya que remontarse al 2015, tras la debacle de Ancelotti.

Resultado de imagen de lopetegui

Pero parece claro que el equipo ha tocado fondo y que Lopetegui no puede ayudar a reconducir la situación. Lo cuál no significa tampoco que sea el problema. Pero lo que todos parecemos tener claro es que no es la solución. Ni siquiera los creyentes en los proyectos a largo plazo creemos en un entrenador que aparece desdibujado, triste, incapaz de girar los acontecimientos.

Fue ayer incapaz de evitar la sangría en el primer tiempo y tampoco fue capaz de dar un golpe de timón con el 2-1 cuando el Real Madrid más apretaba, consolidando el dominio con un par de cambios. Y esa misma incapacidad ha aparecido en las últimas derrotas. Son demasiados partidos partidos, demasiadas derrotas, pero sobre todo la sensación de que Lopetegui no es capaz de agitar a un grupo de jugadores que muestran su peor versión.

Y es aquí donde volvemos a lo de siempre, la responsabilidad de los jugadores. Casemiro se la atribuyó toda en unas declaraciones que dejaron de manifiesto el carácter del brasileño, diciendo que los jugadores tenían que correr y pelear más. Y Ramos trató de quitársela, afeando de paso a Casemiro sus declaraciones y además mandó un mensaje a navegantes con otra desafortunadísima frase, donde decía que el respeto hay que ganárselo. No sabemos si se refería a Conte, a Mourinho, a Lopetegui o a él mismo, que ha estado tan desafortunado en este inicio de temporada como el resto de pesos pesados.

No se libra nadie de la quema, desde luego no los jugadores, muchos ya leyendas del madridismo que fueron barridos por un Barcelona sin Messi, un equipo peor que otras versiones que golearon al Real Madrid. Tampoco se puede librar el club, que confió en Lopetegui, no sabemos si como primera opción o sexta, y que tampoco ha sido capaz de ver la debilidad de la plantilla.

Florentino Pérez pareció encontrar en Zidane a su compañero de viaje perfecto pero tras su marcha parece que el club vuelve a tiempos pretéritos.  La marcha de Zidane y de Cristiano Ronaldo, los dos a la vez, han dejado un hueco tan enorme, que ya antes de noviembre parece la temporada absolutamente perdida. Es difícil imaginar la llegada de otro redentor, de otro Zidane que resucite al equipo. Desde luego este equipo da tanta o más pena que el de Benítez. Con muchos de los mismos jugadores y otro puñado de jóvenes que deberían ser ilusionantes, lo que está claro es que no es un problema de nombres. No le falta calidad a la plantilla. Le puede faltar gol pero el equipo se ha desfigurado por la defensa, con errores groseros. Y eso es una responsabilidad global.

Simplemente el grueso de los jugadores no ha alcanzado el estado físico y mental óptimo, con claras desconexiones, poca motivación y poca concentración. Quizá Conte sea capaz de solucionar eso. La pregunta es durante cuando tiempo. 

Mientras el club tiene la necesidad imperiosa de reaccionar. Hasta ahora ha encontrado en los resultados, 4 Champions en 5 años, un modelo que parecía exitoso, a pesar de varios indicios como la nefasta liga del año del año pasado. Y el club, a pesar de esta derrota y de malas temporadas en liga ha sido capaz de completar un ciclo de triunfos. Pero el ciclo parece agotado y es necesario moverse con rapidez. Quizá sea la situación financiera de los clubes y la necesidad del club de cambiar de modelo y buscar nuevos ingresos con el estadio lo que ha ralentizado los cambios.

Es cierto que es difícil renovar la plantilla en mitad de un ciclo ganador. Ningún club lo ha hecho. Y también es cierto que los precios de los mejores jugadores es desorbitado y ni siquiera el Real Madrid se puede permitir esos desembolsos. Lo que no cabe es achacar a Florentino toda la culpa porque ha apostado por un nuevo estadio. Ese proyecto es independiente de la gestión deportiva y además es absolutamente necesario para garantizar el futuro económico del club.

Pero en todo caso, un equipo sin grandes fichajes en tres años al final acaba acomodándose, y quizá eso le haya pasado a muchos jugadores del Madrid, mientras que los  jóvenes jugadores fichados quizá no tengan todavía la entidad suficiente para apretar a los titulares.

Y al F.C.Barcelona le pitaron penalty

Han pasado 746 días sin que al F.C.Barcelona le pitasen un penalti en contra. Y 78 jornadas de liga despues ocurrió. Pero lo insólito es que la noticia no es esa, sino que el F.C.Barcelona está indignado con ese penalty pitado en contra. Y cuando digo el Barcelona me refiero a la prensa afín, a los capitanes como Iniesta, que no vio la mano o a Piqué que quiso recriminarle la acción a Mateo Lahoz. Y también al entrenador, Valverde:

“Lo del penalti tendría que preguntar qué es lo que ha pitado, yo todavía no lo sé. Hemos entrado al vestuario y no sabemos quién ha hecho el penalti, estamos descifrando cómo ha podido ser”

Además del penalty en contra que supuso el 1-1, el Barsa jugó un mal partido a pesar de que tenía a todas sus estrellas disponibles, dos de ellas, Dembelé y Cuotinho que juntos costaron 300 millones de euros, cuadriplicando todo el presupuesto de Las Palmas.

Pero poco o nada de eso se lee hoy en la prensa y en vez de resaltar ambos hechos, se carga contra el árbitro, Mateu Lahoz que seguro que la próxima vez se lo pensará dos veces antes de volverle a pitar un penalty en contra al F.C.Barcelona. Un hecho, que por cierto podía haberlo realizado antes, con una mano más que dudosa de Iniesta.

DXO2Q8-WkAABlIQ

Parece un hecho intolerable que se pite un penalti a un equipo al que dejaron de señalarle tal acción en contra en la liga durante tantos partidos. Después de tantas jugadas sin la pena máxima, todo el barcelonismo se extraña. Tanto es así que es el primer penalty que lanzan en liga  Ter Stegen. 

Pero me llama aún más la atención como la prensa no ve ningún indicio de penalty. negando siquiera la remota posibilidad de que Mateu Lahoz haya visto una mano. Y es curioso porque yo en esa jugada veo dos penaltis: uno muy claro, el agarrón de Sergi Roberto, que impide que el jugador de Las Palmas remate y conecte completamente con el balón y otro, más difícil de ver, pero igualmente existente, una mano de Digne. Es una acción en la que el jugador azulgrana impacta con la mano en el balón. El problema en el fútbol con las manos es recurrente y es una acción que debería resolverse de una vez, porque está demasiada expuesta a la interpretación.

penalty

Así está la liga. Si no peligrosamente preparada para el Real Madrid, como decía el Cholo en su día, si peligrosamente preparada e influencia para que el fútbol sea un poco menos fútbol.

 

Los 16 mejores de Europa

Captura de pantalla 2017-12-07 a las 11.15.35

La fase de grupos se acabó ayer, como cada año antes de la llegada del invierno, para dar paso en febrero y marzo a la fase realmente divertida, las eliminatorias. La fase de grupos es un trámite necesario para conocer a los 16 mejores equipos de Europa, aunque ello conlleve a veces enfrentamientos tan dispares como los que hemos visto. Demasiados equipos que suelen acabar cuartos, que son las auténticas cenicientas del grupo.

Pero esta fase también sirve para distinguir la paja de la hierba, quedándose fuera de las siguientes rondas los equipos menos fuertes. Esta temporada ha traído como sorpresas la eliminación de dos equipos que en los últimos años han sido protagonistas. El Atlético de Madrid y el Borussia de Dormund se han quedado fuera de sus respectivos grupos.

En el caso rojiblanco no  se podrá alegar esta vez el presupuesto como excusa, puesto que lo tienen muy superior a equipos como la Roma, de su propio grupo, o el Besitkas. Simplemente, el modelo del Cholo se ha agrietado con el paso del tiempo. Suele pasar.

Algo similar le ha pasado al Borussia de Dormund, incapaz de superar el revés en el primer partido de grupos con una derrota frente a los ingleses, ha ido cayendo en picado. Y eso a pesar de que tiene mucha calidad en su equipo, como demostró ayer en el Bernabéu.

Así pues, pasan 8 primeros y 8 segundos, con alguna sorpresa en el segundo bombo. Sin duda, el auténtico “coco” es el Real Madrid, un segundo que es ni más ni menos que el bicampeón de Europa, y que en febrero no estará como ahora en noviembre. Ningún primero querrá al Madrid como premio. Pero hay otros segundos sorprendentes, como la Juventus, subcampeón de Europa; el Bayern de Munich, que se ha recuperado con Heynckes o el Chelsea, que ha visto como la Roma le quita el primer puesto.

Y luego están los primeros, entre los que destacan dos equipos por encima de todos: el PSG y el Manchester City. Ambos se dejaron llevar en su último partido, con sendas derrotas. Pero son por juego y calidad los dos favoritos en esta Champion. El Manchester United será un rival durísimo y el F.C.Barcelona también será peligroso.

Y luego hay una terna de 4 equipos de calidad diferente, como son Liverpool, Tottenham, Roma y Besitkas. A priori los turcos son los más flojos, pero en esta ronda cualquier equipo es peligroso. Los dos equipos ingleses han demostrado argumentos de sobra para complicarle la eliminatoria a cualquiera y por eso son primeros de grupo. Y la Roma lleva varios años compitiendo a gran nivel

Real Madrid: ¡Supercampeón de todo!

5994d438e61a1

El Real Madrid se proclamó ayer de forma muy superior Supercampeón de España, un nuevo título más tras el logrado contra el Manchester. Dos supercampeonatos para mitigar la durísima derrota en la Champion League del verano…

Ayer el Real Madrid bailó como pocas veces al F.C.Barcelona en la primera parte. Fueron 45 minutos de una superioridad tan aplastante en todos los terrenos que ni los más viejos del lugar recuerdan algo similar. Y se logró sin jugadores como Isco, Casemiro, Bale o Cristiano Ronaldo, lo que da muestras de la superioridad de la plantilla blanca.

 Es Zidane el principal artífice de esa armonía, que permite que cualquier jugador que entra, aunque sea un teórico suplente, se sienta titular. Prácticamente ninguno desentona, y prueba de ello es que ayer Kovacic y Asensio fueron dos de los mejores. Es difícil delimitar una línea entre titulares y suplentes y si Zidane no lo hace, tampoco deberían hacerlo los aficionados. Que el francés ponga a los que considere, con toda una temporada por planificar, sabiendo estados físicos, mentales, y expectativas de unos y otros. Nadie como él ha gestionado tan bien una plantilla de tantísimo talento como la del Real Madrid.

WhatsApp Image 2017-08-17 at 01.44.02

 Zidane lo ha ganado prácticamente todo desde que llegó y tiene pinta de que el ciclo se puede alargar muchos años. A nivel internacional equipos como el City, el Manchester United o el PSG parecen los únicos capaces de disputar esta hegemonía, aunque todavía están a 1 o 2 años. A nivel nacional, el rival a batir suele ser el F.C.Barcelona, pero visto lo de ayer y años anteriores, mucho tienen que cambiar las cosas.

 El club culé tiene por delante un camino en el desierto muy largo. Casi tanto como el vivido por el Real Madrid. El equipo blanco estuvo más de un lustro cayendo en octavos de Champion. Con un par de ligas, eso sí, pero sin un proyecto definido. Con varios jugadores jóvenes, no fue hasta el primer año de Pelegrini, en la vuelta de Florentino, cuando se empezó a construir el proyecto actual. De aquellos fichajes de hace casi 8 años solamente quedan Benzema y Cristiano Ronaldo, más Ramos y Marcelo, que habían sido fichado antes.

 A partir de ahí, el Real Madrid empezó a mutar en un equipo competitivo capaz de alcanzar las semifinales de Champion, competir contra el mejor Barcelona, lograr el doblete con Ancelotti  Champion y Copa, y finalmente encontrar el modelo ideal con Zidane, gracias a la combinación de todo lo anterior; con jugadores que fueron llegando como Modric o Kroos; la consagración de gente como Varanne o Carvajal y las últimas incorporaciones de otros como Asensio o Kovacic.

Pero ese camino hasta la felicidad total actual, en la que todo parece color de rosas, fueron muchos años de inestabilidad, de fichajes más o menos fallidos, salidas de posibles y futuras estrellas como Robihno, Sneijder o Ozil, y cambio de entrenadores.

Viendo al F.C.Barcelona ahora mismo, que ya el año pasado, tras el 4-0 del PSG y el aplastamiento de la Juventus, necesitaba 3 o 4 refuerzos, ahora sin Neymar necesita además otra estrella. Serían por lo menos 2 o 3 titulares y 4 o 5 suplentes, porque ahora mismo ni su 11 titular ni su banquillo están a la altura de un equipo campeón.

La comparativa con el Real Madrid es sangrante y mientras que los blancos cuentan con media docena de jugadores sub 25 que pueden ser titulares perfectamente en el Real Madrid ahora mismo o en un par de años, en el F.C.Barcelona, la única excepción es Umiti (23 años). Mientras, Zidane tiene que hacer malabarismos con Kovacic (23), Asensio (21), Theo (19), Ceballos (21) o Llorente (22). Todos ellos jugadores que serían titulares en cualquier grande de Europa. Sin contar con el problema de tener que combinar la BBC con Isco o la suplencia de Nacho, un jugador notable.

En cambio los sub 25 del F.C. Barcelona, canteranos como Rafihna (24) Suárez (23), Delofeu (23), Samper (22), Munir (21) o fichajes como Alcácer (23) o André Gómes (24) parecen lejos del nivel de élite que exige ese club. Alguno, quizá con tiempo y muchos minutos podría alcanzar el nivel, pero no parece que ahora mismo ninguno esté en fase de derribar ese muro.

Y mientras que el Real Madrid ha encontrado en Asensio una estrella fulgurante, el Barcelona ha perdido la suya (Neymar) y no le queda más remedio que supeditarse a la creación de su gran genio Messi y su escudero, Suárez. Ayer el uruguayo se llevó la mano a la rodilla tras un golpe. ¿Y si se lesionase el charrúa? ¿ O Messi? De pronto ambos son jugadores absolutamente imprescindibles. El Madrid en cambio le dio un baño al Barcelona sin sus dos máximas estrellas, Bale y Cristiano Ronaldo.

El presente y el futuro es del Real Madrid mientras que el F.C.Barcelona tendrá que fichar muy bien y construir un equipo a 5 años vista, sabiendo que le toca ir muy por detrás del equipo blanco. Hace no tanto fue al revés, pero ahora sí que sí vivimos un cambio de ciclo y no se si Bartomeu es el ideal para pilotar esa transición blaugrana.

F.C. Barcelona-Real Madrid: más que 3 puntos

cristiano-ronaldo-567-in-camp-nou-packed-for-a-clasico-between-barcelona-and-real-madrid-for-la-liga-2012-2013

El derby de hoy son mucho más que tres puntos. A lo largo de los últimos años se ha demostrado que el goalaverage particular entre los equipos es muy relevante al final de la temporada. Son por tanto tres puntos que se ganan, tres que deja de ganar el rival y uno más en caso de que el goalaverage global sea favorable. Un mundo.

En este caso además, y casi siempre, existe un importante factor anímico. Ganar al rival siempre sume al equipo contrario en una pequeña crisis, coherente con el flujo anímico que discurre entre el Real Madrid y el Barcelona. En otras palabras, cuando a uno le va bien al otro le va mal.

La distancia actual de 6 puntos, que son las dos derrotas de más que tienen los de Luis Enrique, es una ventaja aceptable pero que si se eleva a 9 puntos, puede parecer un abismo para el equipo azulgrana. Y viceversa, una victoria del F.C. Barcelona bajaría la distancia a solamente tres puntos, demasiado poco para la cantidad de partidos que quedan.

Así pues, el Real Madrid tiene una oportunidad de oro para noquear al rival, dejarle a 9 puntos, afianzar su moral, de por sí alta, y encarar el invierno y el resto de las competiciones con mucha calma. Viene el mundialito de clubes y cierto relajo con las navidades, que siempre puede provocar algún tropiezo.

Para Zidane, además, sería la constatación de que su equipo funciona cuando tiene que funcionar. Ya el año pasado, el equipo fue capaz de ganar 1-2, cuando casi todos le dábamos por desahuciados. Aquella victoria fue importantísima y relanzó enormemente la moral del equipo, siendo seguramente el momento clave para la posterior consecución de la Champion League.

A nivel deportivo, el F.C Barcelona me causa muchísimas dudas en defensa. Es un equipo que todo lo que tiene arriba, con tres super cracks, lo pierde abajo. Messi, Neymar y Suárez, especialmente los dos primeros, son delanteros natos, con poco trabajo defensivo. Si a eso se le suma una defensa y un mediocampo frágil, este Barcelona es vulnerable.

El Real Madrid, por su parte, viene de demostrar dos semanas atrás en el Calderón una gran solidez, aunque su juego ha sido más bien romo en la mayoría de los partidos. Pero prácticamente siempre con victoria y encontrando soluciones en muchísimos jugadores, cosa que no está logrando el Barcelona.

En cuanto al resultado final, dependerá mucho de la actitud del Real Madrid. Si sale  a firmar el empate o relajados por la distancia actual, se llevará una derrota, quizá incluso abultada. Si sale como el año pasado, el empate como mínimo es factible. Porque en realidad, todo lo anterior no afecta a nivel estadístico y lo hemos visto en multitud de derbys.

Veremos ambas alineaciones, siendo más previsible la de Luis Enrique. Zidane podría optar por la que le dio la victoria en el Calderón, aunque la baja de Bale y la vuelta de Ramos cambiaría seguramente ese 11.

 

Un mercado de fichajes inflaccionista

 fichajes más caros de la historia

Algunos de los fichajes más caros de la historia

El mercado de fichajes en el fútbol está pasando por un periodo tremendamente inflacionista. Todo empezó el año pasado con la inyección monetaria en la Premier League inglesa  Un chorro de dinero que permitió que los clubes ingleses reventasen el mercado y que a su vez, los clubes vendedores pidiesen precios por sus jugadores, hasta antes impensables. Con la culminación final de Martial como fichaje estrella, con un posible coste total de cerca 80 millones de euros.

Hasta entonces se pagaban grandes cantidades de dinero pero por jugadores que reunían varias características específicas como su talento, su juventud, su experiencia o su capacidad comercial. Normalmente aquellos jugadores cuyo precio se situaba por encima de los 30 millones respondía a dos o tres de estos criterios juntos, siendo jugadores o contrastados o super promesas. Ya el año pasado, se situaron por encima de este precio jugadores como Otamendi (45 Millones) O Danilo(31) y varios otros.

Por ejemplo, el Real Madrid fichó a James por casi 85 millones. Una cantidad elevadísima, pero algo menos si se tenía en cuenta que había sido bota de oro del mundial, con algún gol espectacular, su juventud y sobre todo su impacto comercial en todo Latinoamérica. Ese mismo año, el Barcelona fichó a Suárez por una cantidad similar, sin duda, un jugador que garantizaba goles, con muchísima experiencia y uno de los tres mejores futbolistas del momento. Y antes, el Real Madrid había fichado por ejemplo a Cristiano, todo un balón de oro, robado al Manchester United por casi 100 millones de euros. Hablamos del mejor jugador del mundo del momento y toda una realidad.

Parece ser que lo de la campaña pasada el fútbol inglés se va a quedar corta y y en esta ya hemos visto algún fichaje de precio estrambótico como el de André Gómes por el Barcelona. Puede ascender a un total de 70 millones, un jugador que ni siquiera es titular indiscutible en su selección y tampoco en su club. Apenas 5 millones menos que James, ya un jugador relevante en el Mónaco y santo y seña de la selección colombiana. Pero sin duda lo de Higuain va a superar todo lo anterior.

No es que el argentino no sea un buen delantero, que lo es, pero ni por edad (ya 28) ni por rendimiento sostenido en el tiempo y tampoco por impacto comercial, es un jugador que vale ese precio. El mismo precio que pagó el Real Madrid por Cristiano Ronaldo, que contaba entonces con 24 años, y fue nombrado balón de oro, siendo el jugador más mediático del mundo.

La venta de Higuaín significa la posible salida de Pogba por 120 millones, otro precio absurdo teniendo en cuento los baremos presentados, que hasta entonces si presentaban varios de los fichajes más caros de la historia. Neymar, Cristiano Ronaldo, Bale, Zidane o Kaká presentan esas cualidades.

Veremos donde nos lleva este mercado, pero no tengo dudas de que esos precios que antes se pagaban por jugadores que sí garantizan ese retorno, tanto deportivo como comercial, ahora mismo es desproporcionado.

 

Play-offs liga ACB

161avid

Las semifinales de los Play-offs de baloncesto están siendo enormemente atractivas con dos eliminatorias muy parejas y que por ahora siguen el mismo ritmo: victorias locales y un tercer partido con prórroga y con dos canastones finales imposibles.

Ante la previsible final de un Barcelona Lassa-Real Madrid, el Laboral y el Valencia quieren poner un poco de emoción y han conseguido ganar el tercer partido, aunque sea a base de un gran sufrimiento.

Ahora mismo hablamos de los cuatro mejores equipos de la liga con una enorme diferencia. Cuatro equipos entre los que hay pocas diferencias y ello se ha visto en sus enfrentamientos personales y en su trayectoria en las competiciones.

El Valencia empezó el curso intratable, con una racha de victorias impresionantes para al final de curso empezar a desinflarse. Por su parte, el Laboral fue el único capaz de meterse en la Final Four, demostrando su altísima capacidad competitiva. El Real Madrid ha tenido un empujón final en liga, mientras que el Barcelona ha mantenido cierta regularidad.

Hasta ahora el nivel de los cuatro equipos es muy alto y su baloncesto está siendo de lo mejor de la temporada. Veremos como acaba todo esto y si la final la juegan el primero y el segundo, o si se cuela algún invitado.

A 90 minutos de ganar una liga perdida hace meses

Quedan solamente 90 minutos para dirimir quien será el campeón de liga de la temporada 2015-2016. A última hora se ha descolgado el Atlético de Madrid que pinchó frente a un Levante que no se jugaba nada; quizá solo las primas. Ahora que el cholismo es un movimiento de masas y que todo el mundo idolatra el bello juego del Atlético de Madrid, que hunde sus raíces más profundas en el catenaccio más puro, es buen momento para recordar que el presupuesto del Levante es de 40 millones de euros. Casi el coste del fichaje de Griezman, y cinco veces menos que el presupuesto de todo el Atlético de Madrid. Habría que preguntarse cuál es el equipo del pueblo y quien es David y quien Goliat.

Pero esos debates parece que solo interesan cuando el Real Madrid es el protagonista. Pues bien, ahora lo es porque contra todo pronóstico (el mío, en particular) sigue vivo y le separan de levantar la liga solo 90 minutos. Los mismos que al Barcelona, que haciendo lo mismo que el Real Madrid sería campeón.

Los de Zidane necesitan su duodécima victoria consecutiva ante el Deportivo de la Coruña y que el Barcelona pinche ante un Granada salvado. Los pronósticos parecen claros, pero esto es fútbol, y muchos madridistas tenemos muy vivos en el recuerdo las dos ligas perdidas ante el Tenerife. Como está ahora de moda, el fútbol le debe dos ligas al Real Madrid. Sería un buen momento para cobrárselas de vuelta.

Mientras, el equipo ha recuperado la ilusión perdida y el equipo parece haber cogido ritmo en el último tramo de la temporada. A ello han ayudado las rotaciones de Zidane, y el mejor estado físico de muchos jugadores, especialmente de Cristiano Ronaldo, que llega a tope.

Son 90 minutos de fe en liga y otros 90 en Champion League para levantar uno, dos o ningún título. Sí parece, que pase lo que pase, el madridismo ha recuperado parte de su ser. Eso mismo que representa como nadie Arbeloa, al que ayer se le tributó una merecidísima despedida. Otros no la tuvieron porque no la quisieron o no la merecieron. Arbeloa sí la quiso y sí la merecía y el resultado fue uno de los momentos más emotivos que he vivido en el Bernabéu.

Arbeloa arbeloa-manteo

Aquí dejo el  vídeo de despedida de Arbeloa que hizo el Real Madrid

La liga se lucha entre tres

El Real Madrid mantiene sus opciones de ganar la liga aunque ayer hizo méritos durante 30 minutos para lo contrario. Recordó mucho a otros partidos en los que el equipo se dejó llevar.  Esa relajación tan nefasta que ha provocado que a estas alturas el equipo depende de otros para el triunfo liguero.

La apuesta de Zidane con varias rotaciones fue arriesgada. A la baja de Cristiano Ronaldo y Casemiro, dos jugadores muy importantes ofensiva y defensivamentente, de manera respectivo, se sumó la de Carvajal, a años luz de Danilo, y la de Ramos. Y adicionalmente, con la lesión de Benzema, otra más. Así que jugaron 4 o 5 no habituales.

Pero los salvadores fueron Bale, que es un habitual, y que ha sido tan cuestionado como Cristiano Ronaldo en sus primeros años, y Lucas Vázquez, un canterano al que le debe faltar glamour, pero le sobra coraje, madridismo y también calidad. El galés lideró al Real Madrid con dos goles. Justo lo que se le pide. Un testarazo soberbio que dio esperanzas al equipo con el 2-1 y el definitivo 2-3, robando un balón y definiendo por el costado izquierdo, su mejor perfil.

Y luego está lo de Lucas, que salió en la segunda parte pero que fue un jugador importantísimo. No solamente por su gol, de pura fuerza y ganas, porque debía ser el más bajito del campo como para rematar ese balón. También ayudó en defensa y puso inteligencia a la hora de resguardar el balón.

Zidane solventó la papeleta pero a estas alturas debería saber de la importancia de Casemiro, de la necesidad de apostar siempre por Lucas Vázquez antes que por Jesé, o de Carvajal en vez de por Danilo.

Cada partido de los restantes van a ser así de sufridos y al Real Madrid no le van a regalar 3 penaltys y 2 goles ilegales. Si fuese así de sencillo nos habríamos evitado el sufrimiento de ayer. Tiene más mérito, es cierto, pero la injusticia luego no se recuerda y solamente queda quien levantó el título de liga. Y si finalmente lo hacen los azulgrana, nadie recordará la liga de los 19 penaltys (por ahora), uno cada dos jornadas, el récord de la liga en toda su historia.

Solamente por eso, este F.C Barcelona no merece ganar la liga. Una liga que según Simeone estaba peligrosamente preparada para el Real Madrid. Se equivocó el argentino de club, y si no acaba levantando el la liga, seguramente se acuerde de su error. Mientras, el Atlético de Madrid seguirá luchando sus victorias, casi siempre por la mínima, y no con el fútbol más espectacular. Pero el estilo tampoco se recuerda cuando se ganan las ligas.

¿Hay liga?

La liga dio ayer un pequeño vuelco con la derrota del Barcelona contra la Real Sociedad. Decían las estadísticas que el equipo blaugrana históricamente sufre en Anoeta y así fue, con un Barcelona incapaz de marcar un gol, quizá lastrado por el cansancio de la Champion League.

Clasificación de la liga

Clasificación de la liga

Con una diferencia de 3 y 4 puntos del Barcelona contra el Atlético de Madrid y Real Madrid, respectivamente, los de Luis Enrique siguen siendo favoritos, puesto que no se debe olvidar el goalaverage particular. En ambos sale beneficiado el Barcelona que ganó ambos partidos contra los rojiblancos por 2-1 y que con el 0-4 en el Bernabéu eliminó toda opción a favor del Real Madrid.

Y luego está el calendario, que añado abajo, pero que en realidad a estas alturas de liga es menos importante que la verdadera actitud de los jugadores. Se ha demostrado otros años que los equipos pueden perder en cualquier campo. El Real Madrid de Ancelotti se dejó una liga cuando menos se esperaba. La cuestión es si el Barcelona afrontará el miedo a perder y sobre todo sí Atlético y Real Madrid lo harán también o se mantendrán sólidos.

Es una carrera en la que perdiendo un partido los equipos de Madrid se pueden quedar fuera, y en la que haciéndolo el Barcelona pueden entrar los nervios.

Entre medias creo que hay un factor crítico, la disputa de la Champion League. La competición más importante, por excelencia, es absolutamente demandando, y para cualquier equipo es un esfuerzo muy elevado. Así pues, va a depender mucho de si el Real Madrid es capaz de remontar y de si pasa el Barcelona o el Atlético de Madrid.

Si tuviese que apostar, no lo haría por el Real Madrid. Durante los últimos años ha demostrado su extraordinaria irregularidad, siendo incapaz de mantener la exigencia, precisamente en estos momentos críticos. Ningún rival de los blancos, pero tampoco de los azulgrana, me parece realmente difícil. Lo verdaderamente difícil es salir concentrado en los 7 partidos que quedan, más lo de Champion League, si se clasifican. Y lo mismo aplica para el Atlético de Madiris, que tiene un partido más en casa.

FC Barcelona
J.33 – 17/4: FC Barcelona – Valencia
J.34 – 20/4: Deportivo de La Coruña – FC Barcelona
J.35 – 23/4: FC Barcelona – Sporting de Gijón
J.36 – 30/4: Real Betis – FC Barcelona
J.37 – 8/5  FC Barcelona – Espanyol
J.38 – 15/5 Granada – FC Barcelona

 Atlético de Madrid
J.33 – 17/4: Atlético – Granada
J.34 – 20/4: Athletic Club – Atlético
J.35 – 23/4: Atlético – Málaga
J.36 – 30/4: Atlético – Rayo Vallecano
J.37 – 8/5 Levante – Atlético
J.38 – 15/5 Atlético – Celta

 Real Madrid
J.33 – 16/4: Getafe – Real Madrid
J.34 – 20/4: Real Madrid – Villarreal
J.35 – 23/4: Rayo Vallecano – Real Madrid
J.36 – 30/4: Real Sociedad – Real Madrid
J.37 – 8/5  Real Madrid – Valencia
J.38 – 15/5 Deportivo – Real Madrid