¿Qué debería hacer el F.C.Barcelona con 222 millones?

Decía en mi último artículo sobre la importancia de la marcha de Neymar en la planificación deportiva del F.C.Barcelona. Se marcha su segundo mejor jugador y el futuro del club, tanto deportiva como comercialmente.

El PSG ficha a una estrella de presente que junto con la plantilla actual configura un equipo aspirante a todo, que seguramente le arrebatará la Ligue a un Mónaco desmantelado, con el objetivo de lograr la Champion League.

Pero, ¿y el F.C.Barcelona? No olvidemos que el club azulgrana viene de dos años consecutivos cayendo en cuartos de final de la Champion League, la competición que verdaderamente determina el nivel de un equipo. Además, el equipo ha perdido parte de su identidad de juego en los últimos años, coincidiendo con la retirada de varios jugadores clave como Xavi o Puyol y o la veteranía de puntales como Iniesta, e incluso el propio Messi. Del probable 11 inicial actual, solamente Ter Stegen (25) y Umiti (23) bajan de los 27 años. El Barsa ha envejecido de golpe con la baja de Neymar (25).

Captura de pantalla 2017-08-04 a las 19.28.24

Así pues, la cuestión acerca de cómo utilizar los 222 millones de euros no es menor, puesto que el Barcelona se juega su futuro en el próximo lustro y parte de la próxima década. Mientras que el Real Madrid ha llenado su equipo de jóvenes prometedores, el PSG y el Milán han renovado su proyecto deportivo y los clubes ingleses cuentan con millones de euros para gastar, el F.C.Barcelona todvaía no ha fichado a nadie.

Bartomeu tiene el precedente de Gaspar para evitar dilapidar los 222 millones de euros. Una tentación enorme a la vista de los recientes fracasos deportivos, porque por más que se repita el Barsa lleva al menos dos años sin ser el mejor club del mundo. Y además que una tentación, existirá una enorme presión de aficionados y prensa por fichar e ilusionar a un club que no olvidemos que ha sufrido un duro golpe.

Ahora bien, ¿es el mejor momento para fichar? La respuesta es no. Con dinero fresco bajo el brazo, el F.C.Barcelona verá como los clubes querrán una parte importante de los 222 millones. A lo que se suma la inflación actual del mercado.

when-neymar-leaves-for-psg-who-should-barcelona-sign-to-26664700

Como dice este artículo, el F.C.Barcelona puede intentar  sustituir a Neymar por una cantidad muy elevada, con jugadores como Dybala, Mbappé o Dembelé si sus clubes acceden a venderlos, o puede optar por reforzar varias líneas líneas del equipo con jugadores de menor perfil y ahorrar parte de ese dinero y destinarlos tanto a pagar parte de la deuda como a su proyecto de Espai Barsa.

Jugadores como Iñigo Martínez, que ya ha sonado, que cuestan cantidades “moderadas” como 30 millones, y otros que busque su secretaría técnica, para reforzar sus líneas más débiles como al defensa y el medio del campo y buscar un proyecto de medio plazo haciendo lo que ha hecho el Real Madrid estos años, captando a las jóvenes perlas.

Ese planteamiento supone seguir siendo un equipo no competitivo en una apuesta por el futuro más que por el presente. Pero es la apuesta necesaria en un club en los que jugadores como Iniesta (33), Messi (30), Suárez (30), Pique (30) o Busquets (29), ya han pasado la treintena.

El F.C.Barcelona se enfrenta ni más ni menos que al paso del tiempo de un equipo pivotado en torno a Messi y a varias generaciones excepcionales de canteranos. Recuerdo el ocaso de los galácticos y los duros años del Real Madrid cayendo en octavos de final de la Champion League. El club blanco tardó 12 años en volver a ganar otra Champion y 7 años en volver a semifinales (con Mourinho) y seguir siendo competitivos. Por el camino muchos fichajes malos, estrellas erradas como Robinho y la vuelta de Florentino Pérez, que tardó varios años en dar con la tecla ideal.

Esa es la reflexión que tienen que hacer desde los despachos del F.C.Barcelona y no es algo sencillo, y más viendo como tu máximo rival gana títulos y se fortalece. Pero la realidad deportiva y económica del club catalán no se arregla solamente con 222 millones y sí con varios años de buena gestión y paciencia. Los ciclos no son eternos, ni los ganadores ni los perdedores, y los seguidores del F.C.Barcelona pronto entenderán el valor de todo lo ganado en años anteriores.

 

El Impacto de la renovación de Messi

Ayer se anunció la renovación de Leo Messi por el F.C.Barcelona, la enésima, que será en realidad la octava una vez firmada. Ocho renovaciones en trece temporadas, que no está mal para alguien de la casa, que siente los colores. Cristiano Ronaldo ha renovado su contrato en 2 ocasiones en 8 temporadas, si sirve la comparación para valorar no solo las políticas de renovaciones de uno y otro equipo sino la actitud de ambos jugadores.

El problema para el F.C.Barcelona, en todo caso, tiene que ver con una política de renovaciones y de fichajes perjudicial desde el punto de vista económico, que no tanto deportivo, al menos si tenemos en cuenta un saldo más amplio de años que los últimos 2 o 3. Pero como bien comenta este interesantísimo artículo, dicha política acabará teniendo una gran repercusión deportiva, que ya ha empezado a mostrarse.

La renovación de Messi, la piedra filosofal sobre la que parece fluctuar el pasado, presente y futuro de este F.C.Barcelona supone simple y llanamente hipotecar económicamente al club. Sobre todo combinado con las renovaciones al alza de Neymar y Suárez.

MUNDODEPORTIVO_G_19549885172-kfFI-U422875758005fKG-980x554@MundoDeportivo-Web

El sueldo de Messi será tan elevado que ni siquiera se sabe, aunque si se ha especulado lo suficiente sobre ello como para tener varias referencias. Una cifra de 46 millones de euros, que serían netos es la que se cifra en esta información, con lo que el gasto que tendría que afrontar el F.C.Barcelona sería de entorno a un desembolso anual de casi 90 millones de euros por temporada. Este gasto unido a la denominada prima de fichaje tanto de Messi como de otras renovaciones pasadas supone una cantidad de más de 100 millones de euros anuales.

Si el presupuesto del F.C.Barcelona ha sido esta temporada de casi 700 millones, el sueldo de Leo Messi supone más de 12% del total, a lo que habría que sumar lo que el Barcelona denomina primas de fichaje, que no es más que sueldo encubierto en las renovaciones de sus jugadores. Por decirlo de otra manera, todo lo que ingresa el F.C.Barcelona por ingresos de competiciones internacionales va a parar a pagar el sueldo de Leo Messi.

Esta renovación junto con la de Suárez y Neymar, que cobrarían ambos entre 32 y 50 millones respectivamente significa que los tres jugadores más importantes del F.C.Barcelona le suponen al club un 24% de su presupuesto. Y a diferencia del Real Madrid el retorno es solamente deportivo, en tanto en cuanto no tienen cedidos partes de sus derechos de imagen. Y si bien Neymar está en una edad en la que todavía puede seguir evolucionando, Messi y Suárez (30 años ambos) no están en el apogeo de su carrera.

Esta circunstancia coincide con otra no menos importante, el límite salarial impuesto por el Fair play financiero, y que en el caso del F.C. Barcelona supone unos gastos en salarios de casi un 70% sobre los ingresos totales. Un ratio de salarios sobre ingresos que en el caso del Real Madrid apenas alcanza el 50%, y que supone que a la hora de fichar y de realizar futuras renovaciones el club blaugrana esté seriamente comprometido.

Ese ratio tan negativo explica las dificultades del F.C.Barcelona para fichar jugadores, algo que les penaliza ahora especialmente con la nueva capacidad de los equipos ingleses y de los jeques para pagar cláusulas y salarios.

El F.C Barcelona a cambio de renovar a su mejor jugador por el salario más alto del planeta hipotecará su futuro y se verá incapaz de renovar a una plantilla que ya este año ha sido menos competitiva y a la que ya le empieza a pesar la edad de muchos de sus pesos pesados. Sin noticias de la cantera y tras un pésimo año pasado a nivel de fichajes, con más de 120 millones de euros invertidos, el F.C.Barcelona necesita renovar su plantilla para seguir competiendo con los fichajes de los equipos de la Premier y con un Real Madrid que desde varios años se lleva a los mejores jóvenes de España y del planeta.

 

Los candidatos del F.C Barcelona y el independentismo

El F.C Barcelona no es un club independentista, me dicen algunos amigos aficionados de ese equipo. Son solamente algunos hechos puntuales, afirman otros. Y mientras, la mayoría de los periodistas deportivos permanecen ajenos a esta polémica, por aquello de no herir sensibilidades. Eso sí, las sensibilidades del resto, de los que vemos como se pita nuestro himno y se desprecian nuestras banderas, importan menos.

Candidatos del F.C Barcelona a favor de la independencia

Candidatos del F.C Barcelona a favor de la independencia

Traigo este post hoy después de ver como los 4 candidatos presidenciales se alinean con el movimiento secesionista. Algunos como Laporta lo llevan haciendo desde hace años, sin rubor, mientras que otros lo hacen por aquello del que dirán, no vaya a ser que esta minoría más gritona y radical le afee su conducta.

El F.C Barcelona es un club español, lo quieran o no porque están en territorio español, pero es evidente que es un equipo que no representa a España. Lo dicen sus dirigentes y lo muestran sus actos continuados. Bien sea pasivamente o activamente, lo cierto es que en paralelo al órdago de Mas, hemos visto un Barcelona más implicado en esta causa. Cuando gana el Barcelona títulos gana un equipo que representa esta causa independentista, excluyente.

Eso sí, en ningún caso se plantean dejar la liga española. De alguna manera ese doble rasero es igual al político, donde se pide dinero para la inmensa deuda mientras se reclama la independencia.

Mientras el F.C Barcelona siga siendo el ejército desarmado de Cataluña (o mejor dicho, del independentistmo), seguirá recibiendo prebendas de sus gobiernos, pero sobre todo seguirá recibiendo la antipatía de muchos que entendemos que su actitud secesionista es antiespañola.

Bartomeu acusa a los poderes del Estado y al Real Madrid en el caso Neymar

“Seguramente hay ciertas personas o poderes del Estado a las que no les gusta que traigamos ciertos jugadores o que tengamos éxitos y por eso hemos recibido un ataque desmesurado…”

 

Estas palabras no han sido pronunciadas por un político ni en un país sin libertades sino que las dijo ayer el actual presidente del F.C Barcelona, Josep Maria Bartomeu. El anterior presidente, Sandro Rosell dimitió tras ser imputado por un presunto delito de fraude fiscal en el fichaje de Neymar.

Bartomeu ha decidido seguir con la huida hacia adelante, afirmando que tanto él como el club actuaron legalmente, reiterando que la cantidad pagada fue de 57 millones de euros, y añadiendo las declaraciones arriba mencionadas que suponen relacionar al Real Madrid y al Estado con todos los males actuales del Barcelona.

 Josep Maria Bartomeu

Josep Maria Bartomeu

El equipo blaugrana fue investigado y sancionado por la FIFA, organismo privado e independiente y además está el caso Neymar y el fraude fiscal de Messi, el jugador estrella.

Lo más sencillo parece juntarlo todo, relacionarlo con los éxitos del Real Madrid y los fracasos del Barcelona y actuar como casi siempre lo ha hecho el Barcelona, desde el victimismo. Han sido muchos años con la cantinela del equipo del gobierno y con el robo de Di Stefano, siempre retorciendo la historias y los hechos reales para que el aficionado culé pudiera encontrar consuela en sus fracasos.

Ahora que el mejor ciclo del Barcelona en su historia se ha agotado, con el Real Madrid, por cierto, en una dura travesía en el desierto durante años, se agolpan los problemas para una institución que es incapaz de asumir su papel como club de fútbol, actuando siempre más allá de este ámbito.

La única realidad es que el Barcelona quiso vender el fichaje de Neymar como una ganga para apuntarse un tanto por delante del Real Madrid. Y la otra realidad es que el jugador brasileño por el que se pagó mucho más de lo declarado es un grandísimo futbolista.

Hablar de interferencias del Real Madrid y de los poderes del estado en un caso que lleva el juez Ruz es tanto como decir que el poder de Florentino Pérez es ilimitado. Habida cuenta de que este juez es el instructor en el caso Gurtel y Bárcenas, que no son precisamente casos en los que se haya favorecido al actual poder legislativo ni ejecutivo.

 El Barcelona como institución merece unos mejores dirigentes y no unos hooligans, elucubradores conspiranoicos.

Presidentes y clubes corruptos:el fútbol “se politiza”

El comportamiento en los últimos días de gente como Rosell, Bartomeu o del Nido no son más que el reflejo de nuestra propia sociedad. Y con ella la respuesta de cientos de aficionados que borreguilmente aceptan lo que dicen sin cuestionarse más allá. Ya sea pidiendo indultos o aplaudiendo cualquier declaración por más bizantina que parezca.

El hecho de que otros clubes y la propia federación apelen también al indulto de Del Nido o no intervengan  cuando hay clubes involucrados en contratos oscuros dice también mucho de nuestro fútbol y nuestra sociedad. Aunque viendo como el 90% de los clubes son deficitarios y deben dinero a Hacienda sin que nada ocurra, nos da también una idea de cómo se comporta el país.

El fútbol es el circo necesario para que millones de borregos se olviden de los verdaderos problemas del país. Se apela a sentimientos y a aficiones sin pensar en que los clubes son empresas con sus obligaciones y derechos. E igualmente sus dirigentes.

Contrasta mucho el ver a un club de la talla del Glasgow Rangers, 54 veces campeón de la liga escocesa, penando en la tercera división de Escocia por no haber pagado sus impuestos a Hacienda. Mientras que allí el club fue sancionado deportivamente, económicamente y luego disuelto, aquí nuestros políticos hacen la vista gorda.

Lo último que pretenden es que gente como Del Nido o Rosell salgan también impunes de sus fechorías. Sus comportamientos afirmando cosas como “fue un error imperdonable de haber creído que actuaba bien”, en el caso de Del Nido o como Rosell y su lugarteniente Bartolomeu hablando de conspiraciones desde Madrid o directamente afirmando: “allí, en Madrid, hay un fiscal que no sabemos quién es, no es uno de los nuestros” demuestran que se comportan como políticos. Todo vale con tal de salvar su pellejo.

El problema viene cuando los aficionados en vez de rebelarnos, hacemos honor a nuestros colores y apoyamos a esos presidentes corruptos. Justo lo mismo que pasa con los partidos políticos.

Por mí, que vayan todos a la cárcel, sin excepción.

 

Entrevista a del Nido