El Real Madrid campeón de la liga ACB

727572-600-338

Ayer el Real Madrid de Pablo Laso se proclamó campeón de la liga ACB en el cuarto partido. Lo hizo ante el Baskonia en una eliminatoria muy disputada y complicada ante uno de los mejores 8 equipos de Europa.

Por eso el mérito, tras una campaña muy complicada es doble, porque el rival era de altura, y porque este Real Madrid viene de ganar la Euroliga, y habiendo perdido el primer partido de la serie, podría haber bajado los brazos. Pero a diferencia de lo que ocurrió el año pasado, este, el equipo ha apretado los dientes y ha logrado ganar los 3 partidos siguientes, dos en territorio ajeno algo muy meritorio.

Para ello, las claves de siempre, en este Madrid con identidad propia gracias al gran hacer de Pablo Laso. Juego colectivo y muchísimo talento que ha permitido que en momentos puntuales diferentes jugadores destacasen.  Jugadores como Rudy Fernández o Carrol han estado especialmente inspirados, en sustitución de otros como Llul mucho menos acertados. Pero esa es la identidad de este Madrid, con 11 o 12 jugadores que cualquiera de ellos puede anotar por encima de los 10 puntos y destacar.

Ese viene siendo el ingrediente de Laso para el éxito. Eso y una base de jugadores veteranos que siguen dando el nivel. Ayon, Llul, Rudy, Reyes, Carrol, junto con incorporaciones cada temporada de 2 o 3 jugadores para seguir mejorando. Este año fue Caseur quien dio un salto de calidad, junto al gran protagonismo de Campazzo, o al salto adelante de Doncid y Thomphinks.

Dentro de esa dinámica, jugadores como Randholp que se quedan atrás han ido abandonando el equipo, como antes hicieran otros como Boroussis o Tomic. Y otros, estrellas como Doncic o Mirotic que se van a la NBA, necesitan un reemplazo de nivel que permita sustituir el rendimiento.

Y esa ha sido la dinámica durante todos estos años, haciendo grandes temporadas como la actual o la del triplete, junto con alguna temporada más floja. Pero siempre compitiendo por todos los torneos, y aguantando una base de jugadores que no se cansan de ganar.

Los números son tan apabullantes que da vértigo pensar en un después. Pero con Laso, han sido 29 torneos oficiales, 21 finales, 17 de ellas entre Liga, Copa y Euroliga, y 15 títulos. Algunos tan relevantes como las 4 ligas ACB, 5 Copas del rey (consecutivas) y 2 Euroligas (5 de 7 final four).

Estos son los números del Real Madrid desde que Pablo Laso se hizo entrenador del club en septiembre del 2011. Un balance que para ponerse en perspectiva requiere ver las mejores épocas pasadas del Real Madrid y Barcelona

Doncic al rescate

Luka Doncic

Doncic

Doncic, el niño prodigio, que ni es ya tan niño ni deja de asombrarnos tuvo ayer otra actuación estelar para doblegar a un Baskonia que llegaba al feudo blanco para volver a amargarle la existencia, como ya hiciera a principios de la Euroliga.

El Baskonia lleva ya muchos años en la élite y cuando se trata de un encuentro contra el Real Madrid suelen saltar chispas. El partido sirve además para aclarar un poco una clasificación apretadísima entre los 8 primeros. Por primera vez en mucho tiempo hay apenas dos o tres  victorias de distancia entre los 7 primeros. El desgaste de la Euroliga se ha hecho notar y los participantes españoles han bajado su rendimiento en la liga doméstica.

Tras la victoria blanca de ayer, el Real Madrid se coloca primera y el Baskonia quinto, pero todavía queda liga regular. Lo de ayer sirvió para comprobar que Doncic está para jugar los minutos que le echen. En un plano menos protagonista, habitualmente suele hacer buenas valoraciones, ya que se trata de un jugador que aporta en todas las facetas de juego. Pero ayer, ante el desacierto de Llul en ataque, el esloveno asumió el mando y lideró al equipo en los momentos más complicados. Lo hizo en defensa y en ataque para sumar una valoración total de 32, que le supuso el MVp de la jornada. Su aportación más allá de los puntos, 15, tuvo su efecto en el rebote (13) y en la defensa, con 4 balones robados, además de 4 asistencias.

Son números que hablan de un jugador completísimo, que ayer además no estuvo especialmente acertado en el tiro exterior, con un 1/5 en triples. Con 18 años ya es capaz de manejar los tiempos de juego y a buen seguro su juego no dejará de crecer. Además, ofrece una energía propia de un chaval de 18 años con todo por demostrar.

Sin duda será indispensable para este final de temporada en el que el Real Madrid aspirar a repetir el triplete de hace varios años. Para hacerlo necesitará a Doncic.