Análisis de la Final de Champion 2015/2016: Real Madrid – Atlético de Madrid

Final Champion League

Final Champion League entre Real Madrid y Atlético de Madrid

La final de la Champion League de mañana verá de nuevo frente a frente a los dos principales equipos de Madrid, en un duelo que viene repitiéndose en los últimos años con mucha intensidad. Desde luego, el referente fue la final hace dos años, pero antes y después ambos equipos han tenido diversos enfrentamientos. A primera vista, la conclusión sería que en la Champion League el Real Madrid ha salido vencedor, contando el otro precedente en cuartos de final del año pasado. Mientras que el la liga, el Atlético de Madrid se ha convertido en el gran dominador.

Este mismo año, el equipo del ‘Cholo’ se llevó una importante victoria del Bernabéu, otra más, dejando casi siempre la sensación de que el Real Madrid tenía serios problemas contra el entramado defensivo atlético y con la velocidad de sus delanteros.

Pero tanto lo uno como lo otro pertenece al pasado, al mundo de las estadísticas, y por eso es tan difícil apostar por uno u otro. Por una parte, ambos equipos distan mucho de sus respectivas versiones de hace dos años.  De los jugadores que protagonizaron ese duelo, un buen puñado se han marchado: Casillas, Courtois, Coentrao, Alderweireld, Miranda, Khedira, Raúl García, Sosa, Di Maria, Villa, Adrian, Morata, Costa y Xabi Alonso que no jugó. Es llamativo el hecho de que ambos equipos tengan a dos nuevos porteros. En el caso atlético, Oblak ha demostrado casi tanta seguridad como el belga, y en el caso del Real Madrid, Keylor está mejor que la última versión que vimos de Iker.

Pero es que, si nos vamos al último duelo en liga, este Real Madrid, solo con la llegada de Zidane, ha cambiado por completo su estado anímico. El equipo viene de una impresionante racha de victorias, y tiene además a toda la plantilla a su disposición. Esta vez, a diferencia del año pasado, la BBC está al mejor nivel físico, y no hay bajas entre los titulares. Con respecto al partido que el pasado febrero acabó en 0-1, previsiblemente el Real Madrid presentará a Casemiro y a Marcelo y al resto de los titulares habituales.

Por parte rojiblanca, el equipo ha mejorado respecto a su versión de hace dos años. Principalmente con un jugador como Griezman, ahora mismo uno de los mejores delanteros de Europa, y un jugador en un estado de forma y confianza espectacular. Giménez sustituye a Miranda con garantías y Saúl ha demostrado más calidad que sus compañeros de hace dos años. Y además, Fernando Torres está en un momento de madurez excepcional.

Así pues, será un duelo sin excusas por parte de ambos equipos, con 90 minutos por delante y con diferentes visiones del partido. Para el Atlético es una revancha, la oportunidad de resarcirse de la durísima derrota de hace dos años. Tendrán por un lado, la motivación que da la revancha, esa nueva oportunidad y por otro lado, el miedo a volver a perder una oportunidad que no sabemos si se volverá a dar. Y ahí está el precedente del Valencia F.C.

Por parte del Real Madrid, el equipo afronta la oportunidad de ganar dos copas de Europa en tres años. Y enfrente está un rival al que ya se ganó en parecidas circunstancias, con la posible confianza que eso otorga. Creerse superior al rival es un arma de doble final, y mucho más cuando la realidad dice lo contrario. Esa posible relajación o al menos no concentración e intensidad al 120% (la que tendrá el Atlético de Madrid) puede conducir a que el Real Madrid se encuentre con un partido que no se esperaba.

Un enigma, y así lo dicen las casas de apuestas, que dan mejor ratio al Real Madrid, pero por muy poco.

Un empate peligroso: Atlético de Madrid 0-0 Real Madrid

El Real Madrid jugó mejor, tuvo más ocasiones, controló el juego durante más tiempo y sin embargo, se marcha del Calderón con un empate a cero, que sin ser un resultado malo si es un resultado peligroso.

 La sensación que dejó el equipo de Ancelotti fue parecida a la que dejó en el Camp Nou: el equipo dominaba al rival pero no lograba materializar las ocasiones a pesar de desplegar el mejor juego de la temporada. Mientras que la defensa funcionó ayer, con un Varane especialmente imperial, y el medio del campo demostró que tiene que estar formado por el trío de Modric, Kroos y James, la delantera, la famosa BBC se quedó atrás. La tan mentada pegada no es tal y el equipo parece depender en exceso de los goles de Cristiano Ronaldo.

 Se vio incluso a Benzema demasiado generoso, algo que le ha pasado también a Bale, que tras las críticas sobre si era muy chupón o no, perdió parte de su instinto de goleador. Ayer se echó de menos a ese delantero centro rematador, no necesariamente tan brillante como Karim pero si más determinante de cara a portería.

 El 0-0 se suma a otros tantos partidos del Real Madrid sin ganar al Atlético de Madrid, y lo que es más preocupante sin marcar ni un gol. Es evidente que el equipo del ‘Cholo’ está creado y entrenado para resistir grandes asedios ofensivos. Es su principal cualidad junto con la capacidad de generar ocasiones en balones parados o en errores del contrario.

 Y ese es el gran problema del Real Madrid para la vuelta, que por un lado necesita al menos marcar un gol y que por otro, no puede permitirse ni un error, especialmente en esos corners que tanto daño hacen. Viendo a Oblak o a Bravo o incluso en Europa a Courtois y Neur da la sensación hace tiempo de que el Real Madrid juega en inferioridad de condiciones con Casillas.

 No vamos a discutir aquí el rendimiento pasado de Casillas ni los títulos logrados ni tampoco a analizar su etapa con Mourinho. Ni siquiera su labor actual como capitán o compañero. Nada de eso importa. Lo que importa es su desempeño en el campo, la seguridad que da a su defensa y garantía de victoria a su equipo. Y hoy por hoy, por las circunstancias que sean: edad, motivación, falta de entrenamiento, ansiedad, etc.., la realidad es que Casillas genera más dudas que certezas. Tampoco se si Keylor Navas es el indicado ni puedo juzgar su labor conforme a unos pocos partidos.

 La vuelta de cuartos será en el Bernabeu y el Atlético de Madrid querrá cobrarse su venganza de la final de Lisboa. El Real Madrid debe impedirlo sino quiere ser de verdad el segundo equipo de la capital.