La justicia norteamericana carga contra la FIFA

Ayer se destapaba un masivo caso de corrupción en la FIFA. La verdad es que me sorprendió tan poco como si lloviese en invierno en el norte de España. Lo que sí es noticia es porqué no se ha hecho nada antes contra esta gente.

La FIFA de Blatter investigada

Blatter con cara de sorpresa

La FIFA es un nido de corrupción tan grande que todo lo que se pueda desvelar en estos días no me extrañará absolutamente nada. Hablamos de un deporte, como el fútbol, que mueve miles de millones. Algo como un mundial es un “evento interplanetario”, que evidentemente mueve muchos intereses.

Lo más curioso de este asunto es que hayan sido nuevamente los estadounidenses los que destapen la casa de Pandora. Como en el caso de Amstrong, pareciera que si la justicia norteamericana no interviene todo sigue como está. Si hay algo que tiene ese país es un concepto muy claro: “el que la hace la paga”. Puede ser un capitalismo salvaje, con ambiciones desmedidas, gente poderosa, lobbys, pero la Justicia cuando tiene que intervenir lo hace sin que le tiemble el pulso.

Tan pronto mete en la cárcel a una atleta heroína como Marion Jones, con todas sus medallas olímpicas al cuello, como destruye por completo el futuro y pasado de Amstrong o cualquier otra acción.

Mientras, en países como España en casos como el de Contador, aplaudimos con las orejas ante sus logros y miramos a otro lado cuando nos hablan de un filetón relleno de clembuterol, para al mismo tiempo ver como día sí y día también el muy corrupto Villar se pasea por su Federación de fútbol, decidiendo los designios del deporte más popular en España. Y de Europa lo mismo podría decir, con Suiza como sede de la corrupción, impertérritos ante los tejemanejes de los mismos que le han otorgado un mundial a Qatar, ese país democrático y libre, de salvaje tradición futbolera y con los mejores argumentos meteorológicos para jugar el evento mundial más importante en verano.

Es posible que mientras escribo Blatter esté recibiendo los votos para volver a ser presidente de la FIFA. Y es que el pobre nada sabía de lo que pasaba debajo. Y por eso, se le premia su incompetencia o su desvergüenza para afirmar semejantes palabras.

Blatter se destapa

Que la FIFA y la UEFA son dos organismos corruptos y corrompibles es algo que sospechamos hace tiempo. Lo contrario equivale a creer que unos burócratas que no generan mayor valor agregado que  el de dirigar una organización obsoleta e incapaz son gente valiosa e imparcial.

Así pues, todo lo emane de esos organismos huele a corruptela y a incompetencia. Ahora bien, uno espera que al menos sus máximos dirigentes tengas el tino suficiente para parecer impaciales y neutrales, habida cuenta de que representan a muchos clubs, los cuáles directamente ceden a estas instituciones la potestad para organizar las competiciones en su nombre. Y el Real Madrid es precisamente una de esas instituciones, no solo con influencia directa en la actualidad sino con influencia pasada, tras ayudar a crear la competición deportiva más importante del mundo, la Copa de Europa.

Por eso, que un tipo como Blatter falte flagrantemente al respeto a Cristiano Ronaldo, máxima figura del Real Madrid, debe suponer y supone, una afrenta para un club y un hecho incontestable para confirmar la falta de simpatía de ese dirigente por el club blanco. Y ese hecho deja dudas acerca de si esa antipatía mostrada por el club ha influido más allá de las meras declaraciones.

Son ya demasiados tropezones de Blatter y los suyos, demasiados capítulos bochornosos que el club blanco viene acatando, comprobando que se ha perdido el respeto por el club pero también la influencia y fuerza en el seno de estos organismos.

Tan preocupante como las declaraciones del impresentable de Blatter me parece la respuesta de Florentino Pérez, siempre más tibio de la cuenta, más moderado de lo que pide el momento. En definitiva, siempre por detrás de los acontecimientos, viendo como poco a poco el club pierde todo aquello que logró Bernabeu como seña de identidad.

Mientras que el gran mandatario blanco tenía clara la visión del club e iba siempre por delante de los acontecimientos, da la sensación de que Florentino Pérez hace justamente lo contrario, dándose cuenta demasiado tarde de donde le viene el viento. Eso quizá explica los últimos años y esa impunidad, no solamente de Blatter, sino de otros personajes como Sánchez Arminio y todos aquellos siempre dispuestos a atacar al Real Madrid, sabiendo que este no se defiende con la firmeza y contundencia que debería.

Ahora es buen momento para dar un puñetazo encima de la mesa y demostrarle a la FIFA y UEFA que ellos son meros gestores y que los que mandan son los clubes, y entre todos ellos, el Real Madrid tiene un peso especial.