La fragilidad del Bayern de Munich

El legado de Heyncknes fue un equipo vertical, dominante, avasallador, ganador del triplete y actor principal en la debacle del legado de Pep, eliminando al Barcelona, entrenado por Tito, discípulo y segundo entrenador del de Sampedor, por 7-0 en unas semifinales.

Jugadores del Bayern de Munich celebrando la victoria

Jugadores del Bayern de Munich celebrando la victoria

 Dos años después la historia parece revertirse y este Barcelona, con nuevas caras (y caras de dinero) como Neymar o Suárez, le ha sacado las vergüenzas a un Pep, que no obstante lleva tropezando muchas veces en la misma piedra.

 El Bayern de Munich por nombres es un equipazo, con los exBorussia Lewansdoski y Gotze (incomprensiblemente suplente), Thiago, Xabi Alonso, Muller o Ribbery y Robben. Y los resultados, con dos Bundesligas, dos semifinales de Champion League y algún otro título también lo manifiestan.

 Y sin embargo, cuando uno analiza en detalle la trayectoria del equipo se da cuenta de que realmente no es competitivo a la hora de la verdad, en esos partidos importantes, ante rivales que aprietan.

 Ya el año pasado sorprendió el Real Madrid con 0-4 que enmudeció al Allianz. Es cierto que el equipo blanco es un equipazo, que por cierto nunca había ganado en Munich, pero el equipo de Pep se disolvió como un azucarillo. Como hoy contra el Barcelona, en un 3-0 que no será tan fácil de remontar como el 3-1 al Oporto o el 0-0 contra el Shaktar. No, no creo que los de Luis Enrique permitan que el Bayern les acose y derribe con 4 goles tempraneros.

 El Bayern de Munich, que el año pasado le sacó 19 puntos de diferencia al segundo en la Bundesliga, empató en cuartos de final 1-1 con el United en Manchester e hizo lo propio en la vuelta, 1-1 con el Arsenal, en su propio estadio. Es cierto que había logrado un 3-1 y un 2-2 previamente, pero fue incapaz de hacer una eliminatoria redonda, para después caer contra el Real Madrid (1-0 y 0-4). Antes, en fase de grupo cayó 2-3 contra el Manchester City.

 La Supercopa de Europa y el equivalente a la Copa del Rey, las ganó, en los penaltis y en la prórroga ,respectivamente, contra el Chelsea y el Borussia de Dormunt. El equipo de Kloop ha sido capaz también de arrebrtarle  las dos Supercopas, endosarle un 0-3 el año pasado en liga y eliminarle este año de la competición del KO.

 En la liga de esta temporada, ya matemáticamente del Bayern, sorprende ver como los pinchazos del equipo de Pep se han producido contra los equipos que ocupan puestos altos en la tabla: Wolsburgo(2) 4-1; Borussia Mgladbach (3) 1-1 y 0-2; Bayer Leverkusen(4) 2-0 y victoria por la mínima en casa(1-0) y Shalke04(5) (1-1 en ambos partidos.

Prácticamente cada vez que se ha enfrentado con un equipo competitivo o en circunstancias adversas como partidos fuera de casa o en ambiente hostil, el equipo ha sufrido especialmente incluso con varias goleadas. También es verdad que ha protagonizado goleadas a favor escandalosas como el 7-0 al Shaktar, el 6-1 al Oporto o antes el 1-7 a la Roma o varias goleadas a equipos alemanes.

Lo cierto es que a la hora de la verdad, este Bayern no es competitivo, justo lo contrario de aquel Barcelona de Pep Guardiola.

 Sin duda que las lesiones habrán afectado al equipo y además no hay equipo invencible y no se puede ganar todo, pero resulta difícil negar la fragilidad defensiva del equipo de Pep. Quizá el próximo miércoles remonte el resultado y le endose una goleada al Barcelona, pero la tónica parece más bien la contraria.