España campeona del Eurobasket 2015

España campeona del Eurobasket 2015

La selección española levantado el trofeo de campeona del eurobasket 2015

España volvió a proclamarse campeona de Europa, tras las victorias en Polonia 2009 y Lituania 2011. Los factores en común son el entrenador, Scariolo, que ha estado en los tres campeonatos y Felipe Reyes y Pau Gasol, especialmente este último, santo y seña del equipo, auténtico líder y jugador generacional que ha cambiado absolutamente la historia baloncestística de España y de Europa.

Con los Junior de oro, hace más de 15 años, comenzó a fraguarse una generación de jugadores ganadores comandados por Navarro, Reyes y Raúl López, precisamente con Pau Gasol en un segundo término. Pero a partir de ahí, el relevo lo comandó él y prácticamente desde su llegada España no ha parado de ganar medallas, con muy pocas excepciones. A lo mencionado hay que añadir el inolvidable oro del Mundial de Japón 2006 y las platas olímpicas de 2013 de Pekin 2008 y Londres 2014, además de una plata en el primer Eurobasket de Gasol y otro bronce sin él en la plantilla.

Unos números que solamente pueden equipararse en el panorama europeo a la mejor Yugoslavia, aquella selección formada por alguno de los mejores baloncestistas europeos de siempre, con Petrovic, Divac, Kukoc o Radja.

La generación española ha contado con dos colosos como Gasol y Navarro y otros jugadores que han mostrado un rendimiento excepcional a lo largo de estos años como Reyes y ahora Llul, Chacho Rodríguez o Rudy. Y junto con todos los que han faltado: Marc Gasol o Calderón, más otros que ya no están como Jiménez o Garbajosa. Todos ellos han contribuido a años de éxitos y nos han acostumbrado a ver nuestro equipo casi siempre en el podio, compitiendo contra los mejores del momento.

Volver a ver a España como mejor selección europea en un campeonato en la que no partía de favorito con muchos de sus mejores jugadores fuera de la selección, demuestra que todavía queda parte del gen ganador que ha caracterizado a esta selección. A ello ha ayudado una mejora continua en el juego, incrementando el nivel defensivo desde el partido de Alemania y acertando más en ataque con la contribución de otros jugadores aparte de Gasol. Aunque finalmente ha sido el gigante de Sant Boi el auténtico motor, el jugador que ha recibido todos los “balones calientes” y el que desde su liderazgo y acierto ha hecho creer al resto de jugadores -apenas 8 en la rotación-, que era posible la victoria.

Estamos seguramente alguna ante el último gran campeonato de Gasol antes de su retirada, con la excepción de las Olimpiadas del año que viene en la que probablemente veremos a todos los veteranos acudiendo y a la mejor selección posible. Será esa nuestra última gran oportunidad de disfrutar de algo excepcional, un puñado de grandes jugadores en torno a una superestrella de nivel histórico a la altura de los más grandes de Europa de siempre.

Vendrán otros y veremos como algunos más jóvenes cogen su relevo, como su propio hermano, u otras nuevas estrellas, pero pasarán décadas hasta volver a ver a un jugador español de la talla-no solo física sino humana y técnica- de Gasol. Hemos asistido en este Europeo a la penúltima gran actuación de Pau, que con 35 años ha hecho su mejor campeonato, demostrando que sus ganas de representar y defender a esta selección siguen intactas.

Sirva su ejemplo para el resto de compañeros, tanto a nivel competitivo como profesional como de sentido común. El es nuestro mejor representante de la España deportiva y de la no deportiva. Y como él, el resto de jugadores que han demostrado su valía y entusiasmo como demostró en las emocionantes declaraciones finales Rudy Fernández  y como han demostrado siempre estos jugadores. Gente normal siendo deportistas de élite, sin más pretensiones que jugar al más alto nivel, competir e intentar ganar. El mejor ejemplo de los valores del deporte.

A todos ellos, gracias por hacernos sentir orgullosos de nuestro país y de nuestra selección.