Juventus vs Real Madrid (II): análisis del partido

Captura de pantalla 2017-06-02 a las 20.38.13

La final de Champion no presenta a priori un gran favorito. Es cierto que gran parte de la prensa internacional piensa que la Juventus es favorito, quizá por influencia de la victoria clara ante el F.C.Barcelona y la posterior ante el Mónaco. Pero eso sería restarle demasiados méritos a un Real Madrid que ha eliminado a dos de los cocos de la competición: el Bayern de Munich y el Atlético de Madrid.

Ambos equipos viene de ganar sus respectivas ligas, y adicionalmente la Juventus ha ganado la copa y muestra una tremenda hegemonía en su país, con 6 ligas consecutivas. Y en el otro lado, el Real Madrid es el vigente campeón de la Champion, lo cuál no es un logro menor.

Así pues, nada tiene que ver esta final con la acontecida hace 19 años, en la famosa séptima, la Champion que volvió a poner en el mapa al Real Madrid, y que tuvo como rival batido a toda una Juventus. En aquella época los italianos eran más temibles que ahora incluso, con un equipo que transmitía fuerza y que tenía entre sus estrellas, nada más y nada menos que a Zidane y a Del Piero. Casi nada.

Esta final es otra cosa aunque con un guión impredecible como todas las finales. Desde el punto de vista futbolístico, mi opinión es que ambos equipos son muy sólidos en términos globales. El Real Madrid sabe jugar este tipo de partidos, y lo ha demostrado especialmente en la etapa de Zidane, y es capaz de presentar múltiples registros. Y la Juventus tiene claro su estilo de juego y ha armado un equipo con jugadores adaptados perfectamente al sistema que propone Alegri.

En lo que sería una comparación libra por libra, por meras individualidades, el Real Madrid presenta en términos globales jugadores más predominantes, algunas de ellas estrellas mundiales y la mayoría perteneciente al top 5 mundial en su puesto. La Juventus, por su parte tiene jugadores con menos peso internacional, algunos incluso, descartes de equipos grandes, como Higuain, Mandukic o Alvés, pero que en el equipo italiano han encontrado su mejor desempeño.

Colectivamente ambos equipos son fuertes. En ocasiones se ignora la fuerza colectiva del Real Madrid, por el peso de sus estrellas, pero evidentemente ningún equipo llega a dos finales de Champion League consecutivas con el mero brillo de sus estrellas.

El factor experiencia es otra de las variables a tener en cuenta, ya analizado en la entrada anterior. La experiencia  y la veteranía pueden evitar errores que en este tipo de partidos decantan una eliminatoria.

A nivel guión, no parece complicado prever un Real Madrid que apueste por más posesión que la Juventus. Kroos y Modric tendrán que ser capaces de crear peligro, justo en la zona en la que la Juventus acumula más futbolistas, y se siente más cómoda. Ahí, la presencia de los laterales, Marcelo y Carvajal, se antoja imprescindible, así como la capacidad de jugadores como Isco, Benzema y Cristiano de generar sus propias jugadas. Algo así vimos en el Calderón con la genialidad del francés. Los italianos intentaran que eso no pase, y ahí estará la gran batalla.

Por su parte, la Juventus tiene que aprovechar su capacidad para armar jugadas rápidas en pocos toques. Alves es un elemento fundamental, en su labor casi de interior, y por supuesto debe aparecer Dybala para dar claridad al juego y arriba Higuaín. La capacidad de esos tres para crear peligro es nuevamente la gran tarea defensiva del Real Madrid. Ahí, Casemiro tendrá trabajo y también los dos centrales, teniendo que tener especial cuidado los laterales de no volcarse demasiado de manera simultánea.

Y luego están los elementos imprevistos. Una falta, un córner, un error defensivo pueden cambiar completamente el partido. Hablábamos de la experiencia pero no es suficiente, como vimos en la primera final entre Real Madrid y Atlético de Madrid. El error garrafal de Casillas-un veterano-, cambió el guión y permitió que los rojiblancos acariciasen su primer título, solo a falta de unos pocos segundos. Momento en el cuál, la experiencia y carácter de Ramos, volvió a cambiar la eliminatorio. Son precisamente esos detalles, esas jugadas de jugadores de gran personalidad y carácter las que tienen esa fuerza de cambiarlo todo.

En ambos casos, un gol lo cambia todo. Para la Juventus supone afianzar su sistema defensivo y obligar al Real Madrid a hacer dos goles. Y para el Real Madrid le abre el camino para aprovechar la necesidad de la Juventus de volcarse al ataque y jugar un tipo de juego en el que probablemente no se desenvuelva con la misma comodidad.

Infinitos factores, no tantas posibilidades en el marcador, porque habitualmente la tensión y la presión no permiten ver muchos goles. Ganará el mejor, como casi siempre, pero la historia solo se acordará del campeón

Cardiff y la Juventus esperan

Cardiff será otro capítulo más en la historia europea del Real Madrid.Otra capital que sumarse a los anteriores. Puede ser la ciudad en la que un equipo logre superar la maldición de no lograr dos Champion League consecutivas. Entra dentro de la lógico que el auténtico rey de Europa puede hacer algo que no se ha hecho desde 1990, repetir con el nuevo formato Champion League un triunfo. Si alguien puede hacerlo es el Real Madrid que ya ha levantado 11 copas de Europa de 15 finales, por cierto, también el primer equipo en lograr dos UEFA consecutiva

Está a 90 minutos de eso pero para eso tendrá que ganar a toda una Juventus, algo tan difícil como lo logrado hasta ahora. Después de tres eliminatorias dificilísimas contra tres equipos tan potentes como Nápoles, Bayern de Munich y Atlético de Madrid, la vequia signora espera a los blancos como 19 años atrás, en la consecución de la séptima

Para llegar hasta ahí tocaba sufrir un partido como el del Calderón, al igual que el año pasado se sufrió en la vuelta contra el Dormund.  Después de un 2-0 propiciado por la salida en tromba del Atético de Madrid con dos goles a balón parado, el equipo blanco estaba contra las cuerdas, con 75 minutos por delante para ver como le remontaban la eliminatoria. Y es ahí cuando jugaron dos factores: el factor gol en campo contrario que obligaba al Atlético a hacer 5 goles si el Madrid hacía uno y la personalidad del equipo.

El primer factor ha hecho que Simeone mandase a su equipo atrás, en un error quizá propiciado por la prudencia. El dilema era aguantarle al Madrid con el marcador y buscar el 3-0 al final del partido,  dejando al Madrid sin goles, algo que no ha logado nadie en los últimos 60 partidos o buscar más goles en un momento en el que el Real Madrid podría estar KO, y arriesgarse, buscando más goles, con el riesgo de tener que ir hacia el 5-1.

Y fue en esa decisión, echándose el Atlético de Madrid un poco hacia atrás cuando aparecieron tres jugadores colosales. El primero Isco, con muchísima personalidad, en su mejor versión desde que llegó al equipo. Ya lleva ya muchos partidos a alto nivel, liderando al equipo ofensivamente con una clarividencia propia de los grandes jugadores. El segundo fue Modric, que secundó al malagueño, volviendo a su mejor versión. Y por último, Benzema, siempre criticado, siempre en la picota, pero que en una jugada absolutamente sublime permitió el 2-1 que acababa la eliminatoria.

C_iD4qQUIAADJ2z

A partir de ahí, el equipo blanco supo administrar muy bien el marcador, dominando el resto del partido, e incluso sin buscar la victoria, contemporizando, de cara a administrar el resultado de la eliminatoria, evitar lesiones (el Atlético de Madrid hizo más de 20 faltas) y también sanciones.

Son 3 finales en 4 años y creo que hay que darle mérito al equipo blanco, al club y especialmente a su entrenador, del que algunos periodistas se permitían el lujo de decir que no sabía entrenar. Y al final ha resultado que la gigantesca figura de Zidane, que sigue siendo una leyenda viva, y el recuerdo de todos esos jóvenes que son ahora futbolistas, como Isco o Asensio, ha logrado algo sin precedentes.

Pero como ha dicho Zidane y varios miembros del equipo no se ha logrado nada. Y ningún madridista estará feliz si se pierde ante la Juventus. Se puede estar orgulloso del equipo pero un equipo ganador no puede estar feliz de una derrota, como dijo Simeone. Esa quizá sea la gran diferencia. Y ahí tengo en el recuerdo cuando hace varios años el Real Madrid perdió la eliminatoria contra el Borussia de Dormund, intentando remontar un 4-1. Después de aquello el aficionado estaba orgulloso del partido de vuelta pero crítico con el entrenador y el equipo por el partido de ida.

La final de Cardiff queda cerca

La penúltima semana de la Champion League ha dejado a dos firmes candidatos a finalistas: el Real Madrid y la Juventus. Si el fútbol no concede uno de sus caprichos, ambos equipos con dos rentas más que solventes, de 3-0 y 0-2, respectivamente, deberían estar en la capital de Gales. Aunque desde el cagazo de Emery y del PSG en el Camp Nou, todos andamos con el miedo a que nuestro equipo sucumba al miedo y repita tamaño despropósito.

Aunque a la vista de lo observado en ambos partidos de ida, dudo mucho que dos equipos de la veteranía y calidad de Real Madrid y Juventus se dejen remontar. Los blancos demostraron ser muy superiores a los rojiblancos, ya no solo en el resultado sino también en juego y oportunidades. Resulta tremendamente complicado querer pasar una eliminatoria en todo un Bernabéu, tirando solamente una vez a puerta. Simeone se acordó de la oportunidad de Gameiro que tan rápidamente desbarató Keylor Navas, pero yo me acuerdo de al menos media docena de ocasiones que también pudieron ser gol del Real Madrid. Además por supuesto del hat trick de Cristiano Ronaldo.

14937638808147

Pasará mucho tiempo, quizá otros 60 años hasta que veamos a un jugador de cualquier equipo repetir hat trick en dos eliminatorias de Champion League, en cuartos y semifinales. Concretamente, hemos pasado toda una vida hasta verlo, y ha sido el portugués el que lo ha logrado. ¿Quién si no? Un tipo que ha sido pichichi en 5 ocasiones en la Champion League,y que es el primero que en seis temporadas consecutivas  ha marcado 10 goles o más, y que además lleva 400 goles oficiales con la camiseta del Real Madrid, en 389 partidos.

¿Es Cristiano Ronaldo el mejor del mundo? ¿Es mejor que Messi?  Y contesto con otra pregunta, ¿es Nadal mejor que Federer? Pues depende, esa sería la mejor respuesta, ajena al aficionado que defiende su club. Depende del partido, de la temporada, de la edad, del momento de forma. Son dos colosos, sin duda. Puede ser que Messi en muchos datos estadísticos supere a Cristiano, mientras que el portugués le supera en otros, como en goles en fases eliminatorias. Ambos luchan por ser cada año el mejor del mundo en todas las competiciones y especialmente en la Champion League. Y el uno sin el otro serían mucho peores, como Nadal sin Federer.

En la otra semifinal, Higuaín, marcó un doblete, igualando el número de goles en toda su carrera en la Champion. El dato, habla regular del argentino, aunque ayer sí apareció. Pero habla aún mucho mejor de lo logrado por Cristiano Ronaldo, teniendo en cuenta que la Juventus fichó al argentino casi por la misma cantidad que desembolsó en su día el Real Madrid por Cristiano. Quizá haya que echar la vista atrás y observar el impacto goleador del portugués para valorar en su justa medida lo que ha hecho y lo que está haciendo. Yo el primero, a veces, somos demasiado injustos con los jugadores, cayendo en cierto piperismo, buscando nuevos cromos y exigiendo que los futbolistas sean como máquinas. Y lo cierto es que hay ciclos, estados de forma, momentos y también una evolución que da la edad.

Es ahí, cuando un jugador pierde condiciones físicas, en las que tiene que ser capaz de adaptarse a los nuevos tiempos, con nuevos roles- Pero no podemos dejar de lado la importancia de la experiencia, como vemos en equipos como Juventus o Real Madrid. Ese grado de conocimiento del fútbol te permite manejar las emociones que tienen estas exigentes eliminatorias.

En todo caso, quedan dos partidos por disputar y si nada se tuerce se podría repetir la final de 1998 con la Juventus de Zidane y Del Piero y el Real Madrid de Raúl y Mijatovic. Sería  en otras circunstancias porque este club no viene de años de sequía y la Juventus no crea el miedo y respeto que creaba entonces, entre otras cosas por la cantidad de finales perdidas. Aunque eso sí, sus datos (solo 2 goles encajados en Champion League) dan mucho respecto. Es vedad que el Atlético solo había encajado 5 goles en total y se llevó 3 del Bernabéu.

No sabremos hasta dentro de una semana quien jugará esa final aunque tenemos una ligera sospecha.