Cristiano Ronaldo doblega al Bayern de Munich

Santiago Bernabéu

Espectacular TIFO. Fuente: Real Madrid

El Santiago Bernabéu vivió ayer un duelo apasionante, un partido entre el Real Madrid y Bayern de Munich repleto de tensión, que se resolvió en una prórroga que el Real Madrid salió a ganar y ganó por 4-2.

Pero antes de eso, los bávaros salieron en tromba, con puñales por las bandas con las parejas Alaba-Ribery y Lahm-Robben, martilleando las bandas madridistas y colgando balones para que apareciese alguien. Fueron de 15 a 20 minutos de total dominio alemán, aunque sin tiros claros a puerta. Un doble remate de Thiago y de Robben que se fueron al cuerpo de Marcelo y fuera, respectivamente. El Real Madrid se cerró bien, y luego lanzó sus contraataques, más claros que los de los alemanes.

Durante todos esos minutos el Real Madrid sufrió en el medio del campo, con pérdidas de balón de Modric y de Casemiro, los dos irreconocibles, y con el equipo excesivamente atrás.

Pero a partir del minuto 25, el Real Madrid, gracias a la labor de Marcelo y Carvajal, impecables ambos, se sacudió el dominio alemán y conectó varios ataques de peligro. Tuvo Kroos dos disparos claros, de esos que suele marcar como quien emboca un putt de golf y Ramos otra que salvo bajo palos, Boateng, y dos disparos de larga distancia de Carvajal y otro de Cristiano Ronaldo dentro del área.

Marcelo

Marcelo señalándose el escudo. Fuente: Real Madrid

En la segunda parte se repitió el guión, aunque esta vez los alemanes se adelantaron en el marcador con un gol de penalty. Fueron esos primeros 15 minutos verdaderamente agónicos para el Real Madrid, que pudo haber recibido otro gol tras sacar Marcelo un gol en la línea de gol a Robben. El holandés fue el mejor de su equipo y fue un peligro constante. Hizo un partido memorable.

El partido con el 0-1 se congeló temporalmente -demasiada tensión en el ambiente- hasta que  apareció Cristiano Ronaldo en el minuto 75. Una asistencia de Casemiro acabó con un testarazo maravilloso del portugués. Un gol que fue eclipsado un minuto después por otro en propia meta de Ramos.

Cristiano Ronaldo

Cristiano Ronaldo

Y ahí se empató la eliminatoria, con un partido de altísima tensión hasta que Vidal fue expulsado. En esos 10 minutos, el Real Madrid atacó más y fue a por el partido con más claridad. También lo hizo en la prórroga, bien es cierto que con superioridad numérica, pero esos tres goles hablan del afán del equipo por cerrar el partido.

Y aquí, hay que hacer un punto y a aparte y hablar de los tres goles de Cristiano Ronaldo. Un hat trick en unos cuartos de Champion League, cuando el equipo más lo necesita. Esos tres más los dos de la ida son la huella que deja Cristiano en el Real Madrid. Goles, por cierto, de delantero centro puro, la posición en la que se está reconvirtiendo. Cinco goles contra todo un Bayern de Munich, una barbaridad. Es triste que tenga que pedir que no le silben. Pasarán décadas antes de que veamos a otro jugador capaz de hacer lo que ha hecho Cr7 en esta eliminatoria con 32 años, y lo que ha hecho en el Real Madrid.

En definitiva, el Real Madrid fue mejor en la eliminatoria. El cómputo total deja 23 tiros a puerta, 17 tiros fuera del Madrid y otros 17 parados por Neuer, por 7 tiros a puerta y 12 fuera del Bayern, con solo 5 paradas de Keylor. Datos que contradicen el mito de la pegada del Real Madrid, y que, sin embargo, sirven para ilustrar el mayor peligro generado por los de Zidane. Con otro portero que no fuese el internacional alemán, es posible que el Bayern de Munich se hubiese llevado 5 o 7 goles en ambos partidos, respectivamente.

Captura de pantalla 2017-04-19 a las 0.46.23Captura de pantalla 2017-04-19 a las 11.42.32

Respecto al arbitraje, decir que no fue bueno, pero para ninguno de los dos equipos. Una nueva muestra de lo necesario de instaurar el VAR cuanto antes.

Analizando con detalle las jugadas y sobre todo tras las declaraciones de los jugadores del Bayern de Munich, bien harían en volverse a meter en la cueva, especialmente Arturo Vidal, que habló de atraco. El chileno debió ser expulsado antes por esta jugada, en el minuto 47. Casi 40 minutos le regalaron antes de su expulsión e incluso 80 minutos, puesto que su primera amarilla debió ser roja, con una entrada por detrás a Isco. Si se hubiese expulsado a Arturo Vidal en el minuto 4 por esa entrada criminal al malagueño, el partido sí que habría sido otro. Y ahí se acaba cualquier comentario sobre atraco o robo. Se confunde con demasiada frecuencia una o dos jugadas mal pitadas con un atraco, que no es otra cosa que una constante reiteración de jugadas mal pitadas siempre en favor del mismo equipo.

Y con respecto a los goles en fuera de juego, no habrían sido necesarios si se hubiese pitado el fuera de juego del 1-2. Ese también era igual de fuera juego. Son jugadas todas ellas difíciles de ver y que requieren la tecnología.

En todo caso, poco se habló del penalty en la ida, injustamente pitado y que si el Bayern de Munich hubiese marcado, estaríamos hablando de otra cosa. Bien es cierto que se le perdona una tarjeta amarilla a Casemiro en una entrada a Robben (minuto 79). Hasta ahí las injusticias cometidas. Que ahora vengan los de la remontada histórica a saldar cuentas…

Que fácil es hablar de los árbitros cuando es contra el Real Madrid, aunque no se tenga razón. Nadie escuchó a ningún jugador del PSG quejarse ni tampoco a la prensa nacional hablar como hacen ahora de los árbitros aunque no tengan razón. Pero eso es el madridismo, la generación de envidia y odio de la otra mitad del mundo, el antimadridismo.

Pero mientras, por séptima vez consecutiva el Real Madrid está en semifinales,  Cristiano Ronaldo marcó su gol 100 en la Champion League y el mejor club del mundo está a solo tres partidos de su duodécima Copa de Europa. Y eso pasando por encima a todo un Bayern de Munich, el coco del sorteo y según “los entendidos”, jugando mal. Casi nada.

Ramos lo vuelve a hacer: el Madrid gana la Supercopa

Supercopa de Europa

Supercopa de Europa

El Real Madrid lo volvió a hacer; volvió a ganar un partido que tenía perdido. Como en la décima con el gol de Ramos y como en la undécima (el equipo jugó la prórroga prácticamente con 9), y como en tantas y tantas ocasiones. Así se forja una leyenda y la del Real Madrid es que nunca puedes darlo por muerto.

 Esa leyenda se ha reforzado en los últimos años, con un nombre fuertemente asociado, el de Sergio Ramos. Decía alguien en Twitter que lo que Ramos te quita, Ramos te lo da. Y así es. Tras provocar un penalti dudoso -y tonto-, luego fue el propio jugador de Camas el que empató el partido en el minuto 93. Y pudo haberlo sentenciado si no le hubiese anulado un gol, también dudoso.

 Empiezo a pensar que Ramos representa esa esencia del Real Madrid, ese jugador capaz de luchar hasta el final y demostrar una inmensa casta, pero también capaz de tirar partidos por falta de concentración. Si le unimos cierto carácter de divo, tenemos la coctelera perfecta. Pero Ramos es el capitán del Madrid, es un producto prácticamente hecho en el Madrid (llegó con 19 años) y ya nadie le va a cambiar. Los odiadores profesionales (los famosos haters) y los aduladores seguirán estando ahí, y el resto, los que intentábamos mantener cierta ecuanimidad ante su verdadero rendimiento, no podemos menos que valorar sus virtudes y criticar sus defectos, y asumir a Ramos tal y como es.

 Pero además de Ramos, ayer vimos a una serie de jugadores que representan también al Real Madrid, con el añadido de que son canteranos. Jugaron hasta 5, 6 si contamos a Marcelo y destacaron por encima de todos Carvajal, Lucas Vázquez y Casemiro. Cualquiera de los tres es para mí titular indiscutible en este equipo. El gol de Carvajal en la segunda parte de la prórroga es casta, pero también inteligencia y calidad. Ahora mismo hablamos del mejor lateral derecho del mundo. Lucas estuvo presente durante todo el partido; sus 120 minutos al completo atacando y defendiendo, justamente lo que se pide en un jugador. No da un regate de más ni uno de menos, sabe sacrificarse por el equipo pero también tiene un centro preciso para los delanteros.

 Y por último, Casemiro, mi debilidad, un jugador de esos que hacen lo que llaman el trabajo sucio. Un auténtico fontanero que limpia todas las jugadas del rival y que está presente siempre defensivamente. El mayor acierto del Real Madrid esta temporada sería mantener a Casemiro como titular y si acaso traerle una competencia que no altere al equipo. Alguien que permanezca de suplente para darle relevos puntuales. El brasileño todavía tiene que mejor la salida de balón, aunque ahora mismo tampoco lo hace mal.

 El Real Madrid no fue claramente mejor que el Sevilla. De hecho se vio al equipo espeso en muchos tramos del partido, y los cambios no mejoraron sustancialmente al equipo. Ni Modric, ni Benzema ni James parecían estar mejor físicamente que los titulares. Estos, con una media de edad de 24.7 años, demostraron que el equipo tiene banquillo. A excepción de Casilla (29), Ramos (30) y Marcelo (28) el resto de los jugadores eran todos menores de 25 años. Especialmente joven Marcos Asensio, que marcó un auténtico golazo y que pone contra las cuerdas tanto a Isco como a James.

La tercera Supercopa vuela hacia Madrid, y Zidane sigue ganando crédito. Suya fue la apuesta de no alinear a determinados jugadores. No olvidemos que el equipo jugó sin 4 titulares indiscutibles (Bale, Cristiano Ronaldo, Kroos y Keylor Navas) y dos solo en la segunda parte (Modric y Benzema). Casi todos ellos son los mejores en sus respectivas posiciones. Ese es el crédito de Zidane, poder alinear a casi todo suplentes, darles confianza y esperar que los titulares sigan involucrándose. Confiemos en que así sea.

El Castilla y la cantera del Madrid

El año pasado por estas alturas pensaba en el futuro de muchos de los canteranos. En aquel momento me pareció que un jugador como Sarabia, vendido al Getafe, tenía serias posibilidades de llegar algún día al primer equipo. Internacional en las selecciones inferiores, con velocidad, desparpajo y mucha calidad parecía un claro jugador de futuro. Su rendimiento este año en el Getafe, en el que apenas ha disputado minutos me hace pensar que me equivoqué. En este caso la culpa no es del Madrid ni de Mourinho, el entrenador del Getafe no ha visto al joven Sarabia todavía preparado para jugar como titular en el Getafe, imagínense en el Madrid. Lo mismo podemos decir de jugadores como Juan Carlos, Mateos o Parejo

 Y es que solamente los elegidos pueden llegar a formar parte de la plantilla de un equipo como el Real Madrid, exigido los 90 minutos de cada partido, en el que jugadores que han sido balones de oro e internacionales indiscutibles con sus selecciones son constantemente criticados.

 Por eso no quiero ser demasiado optimista con la hornada de canteranos que condujo el domingo pasado al Castilla a segunda división. Que muchos de ellos acabarán en primera división lo tengo claro. Es algo que lleva pasando desde hace mucho tiempo. El Real Madrid forma a jugadores con calidad suficiente para una vez maduros ser capaces de rendir en una de las mejores ligas del mundo.

Jugadores del Castilla celebrando el ascenso

Jugadores del Castilla celebrando el ascenso

 El problema llega a la hora de apostar por jóvenes promesas e incorporarlas al primer equipo. Ahora están de moda Soldado y Negredo, pero ambos tardaron desde que salieron del Real Madrid, cuatro o cinco años en explotar. Y cuando lo han hecho no superan a jugadores venidos de fuera como Higuain o Benzema. Ambos, ya jóvenes,  despuntaban en primera división en sus países. El primero con apenas una docena de partidos fue fichado para el Madrid y el segundo como estrella de su equipo.

 Si hablamos de otros jugadores, algunos tan criticados como Antintop o Coentrao, nos olvidamos de que ambos son internacionales absolutos con sus selecciones, jugadores indiscutibles en sus países. Concretamente Antintop, criticado hasta la extenuación a pesar de jugar poco, jugó hace dos años una Final de Champion y hace más la Eurocopa formando parte del 11 ideal del torneo.

 Así que, ¿cuántos canteranos tienen cabida en el Real Madrid actual? Por condiciones y calidad al menos 3 o 4 podrían formar parte de una plantilla amplia. Por madurez el que tiene más posibilidades es Joselu. Se trata de un delantero centro al uso, con buena movilidad a bandas, buenos fundamentos recibiendo el balón de espaldas y con gol. Ante la necesidad de un tercer delantero de su estilo, es posible que Joselu se incorpore al primer equipo y encuentre algunos minutos en partidos menores.

Jesé es otro jugador que ha despuntado con el Castilla. Con todas las cualidades posibles: calidad, velocidad, desborde, regate y gol, le falta todavía elegir bien sus opciones, es decir, madurar y experiencia, algo que difícilmente le dará el Madrid. A la sombra de jugadores como Di Maria, Cristiano, Ozil o Callejón difícilmente encontrará los minutos suficientes.

Los otros dos jugadores que han demostrado calidad y recursos suficientes son Carvajal y Nacho. Ambos defensores del Castilla se pueden ver beneficiados por la necesidad del Madrid de cubrir el lateral derecho y el puesto de central respectivamente. Como defensas pueden aprender de los titulares aunque lo que de verdad necesitarían serían minutos.

 Del resto de jugadores hay algunos como Juanfran o Casado que podrían formar perfectamente parte de equipos de primera división. Algunos como Mosquera andan sobrando de calidad y otros como Morata o el pelirrojo Alex Fernandez   necesitan todavía muchos minutos antes de dar el salto a primera.

Incorporar a cualquier de estos jugadores a la primera plantilla es positivo para el club a nivel de sueldos y seguramente a nivel de afición pero a la larga es perjudicial para los propios jugadores. En edades tan jóvenes lo que necesitan es jugar el máximo de minutos en primera o segunda división. Y obviamente un equipo con la exigencia del Real Madrid difícilmente lo puede hacer. Hablamos de un equipo con una plantilla donde 14 o 15 jugadores son cracks mundiales.

Por eso la política de venta con opción de compra a los dos años puede resultar la mejor opción para la mayoría de ellos. Solamente canteranos selectos , con una calidad que haga que como diría Camacho “derrumben la puerta”, y en circunstancias adecuadas (lesión del titular o baja rendimiento)pueden llegar directamente al primer equipo.