El Real Madrid arrasa Vigo

El Real Madrid sumó una nueva victoria en un dificilísimo campo y ambiente parecía por momentos, por la intensidad de ambos equipos, una final de Champion League. Curiosamente solo un equipo se jugaba algo, el Real Madrid, mientras que los jugadores del Celta, sobreexcitados, se jugaban aparentemente solo el honor, como en el resto de partidos de liga, que por cierto, jugaron mucho peor que ayer.

Es curioso ese ambiente de antimadridismo. Nos habían vendido que al Madrid no se le quería por Mourinho, pero resulta que el Madrid de Zidane, un tipo nada polémica, que debería caer simpático, genera el mismo odio. Incluso con jugadores como Isco, Nacho, Varanne, Marcelo, son jugadores poco polémicos.  Así pues, el odio lo monopoliza Cristiano Ronaldo y en ocasiones Ramos, a pesar de ser el capitán de la selección española, mal llamada roja. Curioso nuevamente.

Pero este Real Madrid parece estar por encima de ambientes, rivales duros o que se juegan algo más que las posibles primas o los puntos, como el Sevilla el partido pasado. Este equipo parece vivir en un  estado casi permanente de felicidad y ayer nuevamente lo confirmó, como tras la goleada ante el Sevilla. Dio igual que jugase en uno u otro partido, porque lo cierto es que hay 20 jugadores con nivel para ser titulares y en este momento en su mejor momento de la temporada

Un ejemplo es Nacho, uno de los mejores contra el Sevilla, que abrió el marcador con un gol de futbolista inteligente y que ayer ni jugó. El canterano lleva una temporada espectacular pero sobre todo parece estar contento. Ayer no le vimos, pero jugó en su lugar, Varanne, que hizo un partido sobresaliente y Danilo, que poco a poco va cogiendo confianza. Zidane apuesta por el también, a pesar de varios partidos con errores y dudas.

Cristiano+Ronaldo+Celta+Vigo+v+Real+Madrid+gZ1lxQQBAqsl

Pero si alguien llega en un momento de forma espectacular, ese es Cristiano Ronaldo. Si en algún momento alguien le dió por acabado (y yo lo hice hace también y luego rectifiqué), cometió el error de su vida. No se puede menospreciar nunca a un jugador como Cristiano, uno de los mejores jugadores de la historia y un goleador como no se ha visto antes. Así se ha convertido en el máximo goleador de las grandes ligas,

Sus números este año no son cuantitativamente tan relevantes como otras temporadas (28 partidos de liga, 24 goles y 6 asistencias 12 partidos de Champions, 10 goles y 5 asistencias) pero sí lo son cualitativamente, aportando en este final de temporada tan complicado una racha de goles fundamental para el equipo. Con 5 goles en cuartos ante el Bayern de Munich con un hat trick y otro ante el Atlético de Madrid en semifinales ha sumado además 5 goles en sus últimos tres partidos disputados en liga. Partidos claves como ante el Valencia (1 gol), y Sevilla y Celta de Vigo (dos goles).

Un rendimiento que justifica un balón de oro, y también la política de rotaciones de Zinedine Zidane. El mismo argumento aplica para Benzema, muy criticado en ocasiones, pero que siempre ha gozado de la confianza del técnico y que en los últimos partidos está a un nivel superior. Y lo mismo podríamos decir de jugadores como Keylor, Modric, Marcelo o Kroos, por no hablar de la magnífica gestión realizada con jugadores como Isco.

El Madrid necesita 1 punto solamente en Málaga y tiene una final por delante contra la Juventus, un gran equipo, sin duda. Una oportunidad para lograr un título anhelado que le convertiría en el mejor equipo de España y que podría ser ratificado por un doblete histórico.

El Real Madrid eliminado de la Copa del Rey

images

El síndrome Mundialito vuelve a volar sobre el Real Madrid de Zidane, de la misma manera que se posó en el Real Madrid de Ancelotti. En aquella ocasión dio al traste con un récord consecutivo de victorias y dejó al equipo fuera de varias competiciones. En esta ocasión este equipo otrora virginal, ha sufrido ya varias derrotas y la eliminación en la primera competición.

El mismo mal, acompañado además de las mismas lesiones, en este caso la de Modric. El croata es indispensable, y también lo es Marcelo, que una vez lesionado, no tiene reemplazo. No es la primera vez que pasa. El Equipo ahora mismo tiene una falta alarmante de laterales. En la izquierda, Coentrao ni está ni se le espera, y en la derecha, Danilo está marcado de por vida, con el síndrome de Secretario. Y de ahí, jamás podrá salir. Los ojeadores del Real Madrid ya tienen deberes.

Por lo demás, el partido de ayer deja muchas dudas. Las lógicas tras una eliminación en la que todo se ve de color negro y el que era bueno ahora es malo. El Real Madrid está en un bache, pero deberá salir pronto porque esto va muy rápido.

Es cierto que Zidane ha tenido malísima suerte con las lesiones: una plaga de características bíblicas. Pero también lo es que le ha faltado cintura para reaccionar y buscar a los mejores jugadores.

El equipo entra en un periodo de inflexión que no va a ser sencillo. Un par de victorias y se volverá a la senda optimista, pero ya la confianza plena está perdida y el equipo necesita sobreponerse.

La goleada del Real Madrid y el futuro

El Real Madrid goleó, Cristiano Ronaldo marcó 4 goles y el estadio disfrutó. Todo eso sería como un cuento de hadas, si la realidad no mostrase a un equipo a 12 puntos del primero, que marcha tercero en la tabla y que ha contado por derrotas o empates casi todos sus partidos difíciles.

Cristiano Ronaldo, celebrando su cuarto gol

Cristiano Ronaldo, celebrando su cuarto gol

 Goleadas como la del sábado y excelentes actuaciones individuales, no hacen más que ratificar que este equipo no es competitivo y solamente es capaz de desplegar su mejor fútbol, bien sin presión o bien contra rivales flojos en campo propio.

 Vi los dos golazos de Cristiano Ronaldo, el buen gol de Jesé y de Bale, alguna parada de Keylor y un equipo ofensivamente imparable. Pero por desgracia, esa visión se esfuma rápidamente.

 Desconozco los planes de Zidane y del Real Madrid, pero ya tengo pocas dudas de la idoneidad de jugar con jugadores como Casemiro o Lucas Vázquez, o incluso con el joven delantero Mayoral. Sus ganas y compromiso superan el de muchos titulares, algo que ya sabía Benítez pero que no se atrevió a instaurarlo como algo definitivo.

 Por tanto, juzgaré positivamente a Zidane cuando le veo alineando a esos jugadores en los próximos partidos de Champion League, y sentando a los niños mimados. Y entonces sí, creeré algo en este equipo que no ha demostrado absolutamente nada, durante la temporada, con Cristiano Ronaldo a la cabeza. No me valen sus hatricks, con la liga perdida, ni sus botas de oro ni sus pichichis, si eso no trae además títulos colectivos. Y de estos, con el portugués, más bien pocos.

 La Roma es el último partido no difícil de la Champion League, y luego esperarán los ocho mejores equipos del mundo. Pero que no se relajen porque la Roma contra una versión ramplona del equipo blanco, se puede llevar un botín.

Un Real Madrid de luces y sombras gana en Balaídos

Sirva el partido de ayer como muestra de muchos de los defectos y virtudes de este Real Madrid que está construyendo Rafa Benítez. Se trataba de un partido contra un rival difícil, que previamente había mostrado todas las miserias del Barcelona, y en su campo, plaza fuerte. Además, y esto no puede ser una excusa pero sí hay que señalarlo, el Real Madrid llegaba de jugar el miércoles un partido de la máxima exigencia contra el PSG. Y eso, sin hablar de las bajas, más de la mitad de los titulares si hablamos del frente de ataque; jugadores tan importantes como James, Benzema o Bale.

 Pero nada de ello debe servir como excusa porque para algo el Real Madrid tiene una plantilla con 22 jugadores internacionales, con el presupuesto más alto de la liga y con ya varios meses de competición.

 Ayer se vieron los mejores minutos del Real Madrid, concretamente los primeros 10, en el que el equipo salió concentrado, aprovechando bien la velocidad de Jesé y Lucas, y sobre todo la estructura del medio campo, donde Casemiro barría todos los balones, y Modric y Kroos se dedicaban a crear y repartir juego.

 El gol blanco despertó al Celta de Vigo y pareció aturdir al Real Madrid. Tiene el equipo de Benítez, supongo que por deformación profesional de su entrenador, la querencia de irse atrás cada vez que se marca un gol, para resguardar el resultado. Y para hacer eso además de ser un equipo con mucho oficio hay que ser un equipo distinto al Real Madrid. Por circunstancias genéticas y sobre todo de los jugadores existentes, el equipo no sabe cerrarse bien atrás y obligarle a ello es ir contra su naturaleza.

 La consecuencia es que lejos de proteger el resultado se pone en peligro, puesto que ni se ataca con fuerza para rematar el partido, ni se logra poner a salvo un 0-1, siempre exiguo tratándose de fútbol.

 El 0-2 no engañó a muchos que vimos al Celta de Vigo en ocasiones mucho más peligroso que el Real Madrid. Y si se evitaron los goles del Celta no fue gracias a un perfecto armazón defensivo que no provocase ocasiones contrarias, sino a las constantes paradas realizadas por Keylor Navas, alguna con categoría de milagro. Habrá que ir pensando, por cierto, en  atribuirle al tico la categoría de santo, no solo por ser suplente todo el año pasado y no decir ni mu, sino por sus paradas al borde de lo irreal.

 Y sí, el Real Madrid ha encajado muy pocos goles, pero ha recibido muchas ocasiones en contra, tanto del Celta de Vigo como de otros equipos. La excepción fue el PSG, y por eso, muchos esperábamos que se confirmase esa tendencia defensiva. Pero lejos de hacerlo se confirmó la contrario, y lo mismo que se vio en la primera parte, se vio en la segunda, con el Celta mucho más ambicioso que el Real Madrid, jugando incluso con 10 jugadores. El gol llegó de un espectacular tiro de Nolito, al que por cierto, hay que empezar a considerar como un jugador de altísimo nivel. Suyo fue el protagonismo del ataque vigés, volvió loco a Danilo, luego a Nacho y más tarde logró lo imposible: marcarle a Keylor.

 El resultado final es un 1-2 que confirma al Real Madrid como líder, tras ganar en un campo complicado contra un gran rival. Pero queda la sensación de que el equipo no es netamente superior a sus rivales, como el boxeador que parece más sólido que su rival pero que al primer acierto del contrario pudiera irse a la lona. Me queda esa terrible percepción, incluso con los datos en la mano, que son muy positivos. Quizá sea solamente un punto de inflexión hacia un equipo con mejores prestaciones, cercano a la excelencia, y este sea el peaje.

 Benítez está construyendo su equipo y lleva pocos meses, y hay que darle ese tiempo merecido, al menos a base de victorias y liderato. Esperemos que no sea todo un espejismo.

 Notas:

 Keylor Navas: 9. Otra exhibición del costarricense. ¿De verdad fue suplente todo el año en detrimento de Casillas el año pasado?

Danilo: 6. El lateral brasileño es una mezcla entre Cafú y Vítor (el lateral que llegó al Madrid como promesa). Resolvió con calidad en el gol pero defensivamente sufrió muchísimo.

Varanne: 6. Algo más despistado de lo habitual, sigue siendo no obstante titular indiscutible en este equipo

Ramos:7. Bien Ramos a pesar de jugar tocado.

Marcelo: 7. Lo de siempre, un portento en ataque, flojo defensivamente. Pero claro, en partidos como el de ayer, su aportación ofensiva compensa la defensiva con creces.

Casemiro: 8. Se está ganando un puesto de titular. Defensivamente un portento, en ataque no desentona (85% de efectividad pases) ni se esconde. Un «Mauro Silva» en ciernes.

Kroos: 7. El alemán va a más y con Casemiro como guardaescoba se ve mucho más libre en ataque.

Modric: 6. Todavía no estamos ante su mejor versión, pero un poco de Modric es mucho. Imprescindible en este equipo.

Jesé: 6.5. Participativo y recordando en ocasiones al jugador que casi le quitó el puesto a Bale en su primera temporada. Le falta todavía regularidad.

Lucas Vázquez: 6.5. Dio la asistencia de gol, participio mucho defensivamente y ofensivamente y está demostrando que sirve para la rotación.

Cristiano Ronaldo: 5.5. Marcó el gol cuál delantero centro, pero se nota que ha perdido velocidad. Tiene que adaptarse al puesto de delantero centro puro.

Real Madrid vs Celta, una victoria aburrida

Es semana de Copa pero yo tengo pendiente hablar del Real Madrid vs Celta de Vigo, el único partido que he podido ver en directo en los últimos meses.

La sensación en el estadio es la misma que la del televisor, este Real Madrid carece de solidez y es en muchos momentos aburrido. Sin hacer grandes cosas el Celta, en la primera parte fue mejor que el Real Madrid que se vio perdido en un sistema en el que su mejor jugador, Cristiano Ronaldo, se ve obligado a jugar como 9, muy cerca del área. Esa posición le perjudica porque el portugués necesita recibir el balón abierto y con espacios y no de espaldas.

La imprecisión de Xabi Alonso, afectado por su perforación del tímpano y el mal momento de Marcelo, afectado por su falta de compromiso en general lastran al Real Madrid en ataque. En defensa similares defectos que en otros partidos, el equipo se parte con una facilidad asombrosa. Ni se presiona arriba con convicción, permitiendo que los medios rivales piensen con facilidad, ni se tienen las líneas juntas. El resultado es un equipo partido en el que defienden los defensas y algunos medios y algún delantero que cae por ahí en determinados momentos.

El banquillo del Real Madrid y su tremenda calidad en ataque desatascaron un partido muy aburrido y los cambios se mostraron como un acierto total. Bale y Jesé refrescaron el equipo y se ello se beneficiaron Cristiano Ronaldo y Benzema. El francés, eternamente discutido, es un jugador que nunca será un nueve 9, a pesar de lo cual, su rol es perfecto en un equipo que cuenta con dos jugadores como Bale y Cr7 que barren todo el frente de ataque. Además, Jesé volvió a demostrar que calidad tiene a raudales, y me atrevería a decir que es el mejor canterano desde la aparición de Raúl. La diferencia es que aquel, además de debutar dos años antes, tenía una cabeza privilegiada. Si Jesé no se endiosa y se centra en seguir creciendo puede ser un futbolista espectacular.

La otra buena noticia es Modric, al que injustamente se le machacó el año pasado a pesar de que no había hecho pretemporada y  siendo además su primer año, que siempre es más complicado. Ahora mismo el croata es el mejor jugador del equipo. Ataca con una facilidad pasmosa, rompiendo siempre la primera línea de contención rival con un regate y o un pase, y defiende también aportando robos y muy buena colocación.. También hay que hablar positivamente de Illarramendi que tuvo minutos y al que habrá que esperar al menos un año para que se adapte y de Carvajal, que deberá igualmente ir creciendo poco a poco.

Conclusión final, victoria más abultada de lo que reflejó el juego de ambos equipos y la sensación de que el Real Madrid ahora mismo está lejos de ser un equipo sólido y ganar a los verdaderos cocos.

Clásicos que vuelven a primera división

Hubo una época en la que era difícil contemplar la primera división sin el Deportivo de la Coruña y el Celta de Vigo. Cuando la crisis no asolaba España ni el fútbol, ambos equipos competían en lo alto de la tabla. Recuerdo partidos del Real Madrid saliendo goleado de ambos campos, pero sobre todo recuerdo la presencia de los dos equipos gallegos en Europa.

Una presencia que no fue testimonial y que contó con grandes partidos. Tanto es así que el Deportivo estuvo a un partido de jugar una final de la Champion League. Claro, que aquel equipo que llevaba varios años en la élite española era un autentico equipazo, proveniente del famoso superdepor con Bebeto y Mauro Silva.

Ahora, ambos equipos aspiran solamente a permanecer en primera y conservarse ahí muchos años. Como los otros equipos ascensor o como los equipos que juegan la promoción de ascenso. Algunos tan clásicos como el Valladolid o el Hércules, o con la antigüedad del Córdoba. Y el cuarto, el Alcorcón, con la aspiración de convertirse en un nuevo Getafe, equipo por cierto, que ya va acumulando años en primera división.

La competitividad es tal en primera división que cada vez más equipos históricos y de nivel bajan a segunda división. Por eso tiene tanto mérito volver a subir. Y por eso sus aficiones salen a calle a celebrar el ascenso como si de una Champion League se tratara.

Ahora toca saber que otros dos equipos acompañarán a los gallegos y cuales serán capaces de mantenerse en primera. Pero eso ya será un asunto para la próxima temporada.