Morata: un win&win de manual

20170719-636360909550254272_20170719195748-kKDF-U4242514876040gB-980x554@MundoDeportivo-Web

La operación Morata se ha consumado al fin, después de un verano algo tormentoso y tras un final de temporada en el que se veía venir de manera clara su marcha. El motivo es tan claro como comprensible, Morata quiere ser titular en un equipo y disputar muchos minutos.

Que un jugador con las capacidades de Morata ambicione más es legítimo y normal. Al fin y al cabo se ha criado en el Madrid, siempre de titular y aspira a ser un delantero de referencia en  la próxima década. Y eso es algo que podrá conseguir con más facilidad en cualquier otro club que no sea el Real Madrid, que hoy tiene a la BBC, pero mañana puede tener a Lewandoski, Dembelé o Mbappé, o la estrella del momento. Jugar en el Madrid es muy complicado, ser titular durante varios años es casi imposible, al alcance solamente de los mejores, de los cracks mundiales.

Y es ahí donde la operación es un win&win. El Real Madrid pierde a un magnífico suplente, quizá el mejor del mercado, con números extraordinarios, con un rendimiento de 20 goles y 6 asistencias, en 1.872 minutos, disputados en apenas 43 partidos. Pero lo hace a cambio de una cantidad más que considerable, 80 millones de euros.

Morata se va del club de sus sueños, donde ha pasado más de una década y en el que ha celebrado los goles con una pasión que no hará en ningún otro club. Pero a cambio se va a club, el Chelsea donde puede partir como titular, duplicar sus minutos y quizás sus goles y asistencias, y además recibir una considerable suma de dinero, duplicando su salario.

Esa es la realidad de una operación que desde un punto de vista netamente sentimental es triste. Lo es para el jugador que se vuelve a marchar tras volver de la Juventus, y lo es para el Real Madrid y sus aficionados que pierden a un jugador que es tan madridista como el más hincha.

Pero el fútbol de hoy en día es un deporte de élite, y el Real Madrid es la élite de la élite, el club más exigente del mundo y nada en él es sencillo. Morata opta por el corto plazo, y yo creo que hace bien. Le valorarán quizá más en el extranjero, si su campaña es buena será el delantero titular de la selección y seguirá aprendiendo en su tercer país. Pero de la misma manera podría haber optado por el medio plazo y seguir la fórmula Isco. Aguantar 2 o 3 años con un rol de suplente, aprovechando cada oportunidad, esperando su momento quien sabe si cuando alguno de la BBC se lesionase de gravedad o se viese afectado por la edad o cualquier otra circunstancia.

Ese medio plazo le garantizaría estar en el club de sus sueños pero nada más. Porque el Real Madrid no garantiza nada. A nadie. Eso es lo duro de ese club, que si quieres jugar tienes que rendir siempre a tu máximo nivel porque si no vendrá otro detrás a quitarte el puesto y será una estrella mundial.  No es sencillo y por eso hay que valorar la trayectoria de gente como Marcelo, Ramos o Cristiano Ronaldo.

Alvaro Morata ha elegido ser importante en el Chelsea, el Real Madrid echará de menos sus goles, su entrega y su madridismo, pero la rueda sigue girando.

Suerte!

La hora de Benítez

Llega Benítez al Real Madrid con la difícil misión de contentar a la prensa, aficionados y presidentes, y sobre todo con la misión de ganar títulos. Ese será su gran aval para aguantar como entrenador tras las destituciones de Ancelotti, Mourinho y Pelegrini, todos acusados del mismo delito: no ganar un título grande en su año de cese. Con un vestuario descontento por la marcha de Ancelotti, una prensa siempre en pie de guerra y una afición desconcertada con el rumbo de acontecimientos, es la hora de Rafael Benítez.

El técnico puede emular a Camacho, que sustituyó a Queiroz, la apuesta después de Del Bosque, o puede intentar parecerse a Mourinho y aguantar 3 años en el equipo blanco, hasta ahora el máximo tiempo que le han durado los entrenadores a Florentino Pérez (y al resto de presidentes del Real Madrid desde 1970). No lo tendrá fácil en ningún caso, y aunque algunos precedentes no le avalan, quién sabe si con la mejor plantilla del Real Madrid en mucho tiempo puede el técnico madrileño triunfar.

Historial de Benítez

Historial de Benítez

En sus anteriores etapas en clubes de exigencias parecidas al Real Madrid, el Inter de Milán del triplete o el Chelsea, salió mucho antes de la cuenta enfrentado con los pesados pesados. Zanetti y Materazzi y Lampard y Terry respectivamente lideraron una rebelión que dio con el técnico español en la calle. Aquí le esperan Casillas y Ramos, ambos idolatrados por la prensa y afición (gran parte), con más de un precedente de expulsión de un entrenador y de pulso al presidente y con el apoyo silente de unos y ruidoso de otros. Jugadores como Marcelo o Pepe, segundos capitanes o Cristiano Ronaldo es fácil que no acepten los corsés tácticos y las imposiciones de un técnico obsesivo y controlador.

El mejor momento de Benítez como técnico coincide precisamente con sus primeros años en un equipo de élite, el Valencia F.C al que entrenó después de lograr un ascenso con el Tenerife, con el handicap de motivar a unos jugadores que venían de perder dos finales de Champion League. En esos 3 años ganó dos ligas, siendo el resultado en eliminatorias agridulce, cayendo eliminado en 2ª ronda en la copa del rey además de una descalificación, pero compitiendo en Europa hasta conseguir la Uefa League en su último año, logrando un doblete histórico para el equipo che.

Curiosamente, de las tres temporadas, la segunda fue la peor, cayendo el equipo en una relajación, en palabras del propio técnico, siendo en ese momento incapaz de motivar a unos jugadores que venían de ganar la primera liga del Valencia en décadas.

Después se hizo con las riendas de un Liverpool sin demasiadas exigencias y sin estrellas, más allá de un imberbe Xabi Alonso, del eterno capitán Gerard y del mejor Torres. Con aquel Liverpool consiguió la Champion League, con una remontada histórica, precisamente ante el Milán de Ancelotti, pero nunca logró ganar una liga, con resultados más bien discretos.

Rafa Benítez es ante todo un estudioso del fútbol, alguien que entiende el deporte como multitud de factores donde el talento y la creatividad son solo uno más, y quizá no los más importantes. El aspecto táctico o el físico son detallados al milímetro por todo su equipo, debidamente preparado y concienciado.

La concepción del madrileño del fútbol se resume en las siguientes palabras publicadas  en ‘El País’ en 2010:

A veces, tengo la sensación de que se confunde la calidad técnica con el talento y jugar bien con tener mucha posesión del balón. Para mí, cuando un futbolista juega bien es cuando hace lo que tiene que hacer en cada momento, cuando elige la mejor opción. A veces, un despeje en una situación comprometida es la única solución y, por tanto, tomar esa decisión demuestra calidad. Dominar el balón muy bien, regatear o pasar muy bien puede resultar erróneo si se hace cuando no se debe. Evidentemente, la calidad técnica ayuda a ejecutar mejor lo que el jugador ha pensado, pero la clave está en pensar, en entender el juego, y elegir bien. Por eso me gusta hacer razonar a los jugadores para que comprendan ellos mismos por qué hacemos las cosas de una manera u otra

Conjugar esos criterios con las demandas de parte de la afición y prensa, que reclaman, por ejemplo, la presencia de jugadores ofensivos sin tener en cuenta las necesidades defensivas del equipo, va a ser una de sus grandes tareas. Sus equipos se empiezan por atrás y es un entrenador que antepone el equilibrio y la solidez por encima del resto de conceptos. Quizá por eso sorprenda que en último año en el Nápoles su equipo haya recibido 50 goles, la peor cifra encajada por todos sus equipos.

Desde el punto de vista de manejo de vestuario y relación con los jugadores se parecería más a Mourinho que a Ancelotti aunque no tiene la mano izquierda del primero con los jugadores. Mientras que Mou era para muchos una especie de padre-líder-amigo, Benítez mantiene la distancia siempre como entrenador, siendo quizá ese su principal defecto. Si Ancelotti ha sido un entrenador condescendiente en exceso, Benítez es rígido en exceso.

Para Benítez los jugadores son como soldados, que tienen que cumplir un papel y un guión. Y eso, es algo factible en clubes sin estrellas como eran el Valencia o el Liverpool, sus dos mejores equipos, pero difícil en el Real Madrid. En el equipo blanco son más las estrellas que los gregarios. Y existe además cierta tendencia a la autogestión y autocomplacencia. Algo que se ha visto por ejemplo este año con jugadores acostumbrados a jugar lesionados si lo consideraban, a no cuidar su peso, a reprochar a un compañero que marque un gol, a desórdenes tácticos…Nada de eso lo va a tolerar Benítez. Y tampoco las imposiciones de un presidente al que le gustan demasiado los mediapuntas y fichar a la estrella de turno.

Esa cuádruple gestión de vestuario, presidente, prensa y afición es el gran reto de Benítez. Avalado por el todopoderoso Jose Ángel Sánchez (JAS), auténtica mano derecha de Florentino Pérez, tiene ante sí conseguir rentabilizar deportivamente una plantilla de ensueño, más todos los fichajes que pueda pedir. Ahora bien, en el momento en que la balanza se desconfigure y alguno de esos 4 elementos se descompense, Rafael Benítez puede seguir el mismo destino que el resto de entrenadores: salir por la puerta de atrás del mejor club del mundo.

Lo cierto es que es la oportunidad deseada para un entrenador que empezó su carrera en el Real Madrid B. Quizá por eso y ya curtido con las experiencias de Inter y Chelsea; conocedor de las exigencias propias del Real Madrid , sobre todo a nivel de juego y con el apoyo total de un presidente al que no le quedan más cartuchos, sea capaz de adaptar sus múltiples conocimientos futbolísticos y lograr muchos títulos.

 

 

Sorteo de las semifinales de la Champion League: hagan juego!

Se presenta un sorteo de semifinales de Champion League apasionante, morboso en todo caso, con 4 equipos con perfiles distintos pero con un mismo objetivo, ganar la Champion League. Para todos ellos quedan 3 partidos para lograrlo, con un máximo favorito, el campeón del año pasado, el Bayern de Munich, un eterno aspirante, el 4 veces semifinalista, el Real Madrid y dos invitados especiales a la fiesta, el Chelsea y el Atlético de Madrid. Ambos, clasificados en detrimento de los otros dos favoritos, PSG y Barcelona, eliminados respectivamente.

Lo que pueda ofrecer el sorteo lo analizaré desde el punto de vista del Real Madrid, de los rivales que le puedan interesar más o menos.

De lo que no tengo ninguna duda es que el peor rival posible para los intereses del Real Madrid es el Chelsea. Mourinho conoce los defectos y virtudes del equipo blanco como nadie, pero sobre todo, es experto en sacar ventaja de cualquier situación en una eliminatoria a 180 minutos. En una eliminatoria con una ida  o vuelta en Stanford Bridge, este Real Madrid es capaz de perder la eliminatoria en 20 minutos como casi lo hizo en Alemania.

Mourinho ha cogido un equipo sin alma y lo ha metido en la Champion League contra pronóstico. Con un equipo mezcla de una vieja guardia compuesta por los siempre fieles Terry, Lampard y Cech y una serie de jóvenes talentosos como Oscar, Hazard, Schurrle y William, permeables a sus enseñanzas, ha creado un equipo que no regala nada. Ha eliminado a los jugadores desafectos con la causa como Mata, algo que no pudo hacer por ejemplo en el Real Madrid. Como dice Simeone sus jugadores nunca traicionan la idea del equipo. Y eso es justamente lo que intenta transmitir un Mourinho que aspira a conseguir que por fin que su Chelsea gane una Champion League con él en el banquillo. Porque este Chelsea es en esencia el mismo que el empezó a construir hace ya casi una década. Su esencia es la misma y no tengo dudas de que de aquí a cinco años logrará una orejona y quizá en esta edición a costa del Real Madrid.

El segundo peor rival posible es el Bayern de Munich, un equipo con delanteros con gol, extremos desequilibrantes, grandes mediocampistas, buenos defensas y un gran entrenador. Y sobre todo alemán, sinónimo para el R. Madrid de sufrimiento y de derrota en tierras germanas. No veo al equipo de Ancelotti sacando un resultado positivo en el Allianz Arena, y veo complicado que obtenga una ventaja clara en el Bernabeu, ante un equipo con muchísima calidad, que puede aprovechar las debilidades blancas.

El Bayern de Munich me resulta infinitamente más complicado a doble partido que en una hipotética final, en además de la máxima de esta Champion League de que un equipo no repite campeonato, hay un elemento de tiempo. Es más fácil que el Madrid se despiste en 180 minutos que en 90. Me puedo imaginar a los siempre sobreexcitados Pepe y Ramos, con su conocido I.Q disputando 90 minutos perfectos, pero no 180. Ese mismo factor emocional creo que sería igualmente determinante contra los de Mourinho. Los mencionados, más Marcelo, Di Maria, Cr7… no creo que lograsen controlar su inteligencia emocional. Algo en lo que también es experto Guardiola.

El tercer candidato, el Atlético de Madrid, es en mi opinión y a pesar de su actual liderato y de su clasificación a semifinales, el rival más débil para el R. Madrid. Es un equipo exprimido hasta el límite, que aprovecha cualquier error y que tiene en su intensidad y concentración durante todo el partido su máxima virtud. La diferencia con los anteriores es que tienen que mantener esa cualidad durante 180 minutos porque calidad tienen menos, pudiendo sucumbir en cualquier momento a la muchísima calidad del equipo blanco. Algo parecido a lo que pasó en semifinales de la Copa del Rey.

El equipo del Cholo tendrá que lidiar con la ardua tarea de jugar Champion League y defender el liderato, algo de por sí difícil para los equipos con largas plantillas y mucho más para un equipo ajustado al límite, con una plantilla corta y que en algún momento perderá fuelle.

De los tres emparejamientos posibles solo veo favorito al Real Madrid en el tercero. Contemplando otras hipotéticas combinaciones, creo que el Atlético de Madrid tendría más opciones contra el Chelsea, mientras que el Bayern de Munich podría sufrir contra el equipo inglés.

Un sinfín de posibilidades en eliminatorias a 2 partidos, con grandes técnicos, campos difíciles y sobre todo mucha tensión. Unas auténticas semifinales de Copa de Europa

Análisis de los equipos de la Champion de League

Mañana se sortean los cuartos de final de la Champion League, o lo que es lo mismo, la auténtica Copa de Europa, el momento de la verdad, ya sin equipos débiles. Concluida la fase de grupos y el primer filtro mediante eliminatorias, nos encontramos ante un cuadro de ocho equipos altamente competitivos. Todos con alto nivel, sin ninguna cenicienta en uno de los mejores cuartos de final que se recuerdan.

Dos son los equipos aspirantes por encima del resto, Real Madrid y Bayer de Munich, por resultados y por impresiones. Ambos líderes de sus ligas y ambos con sendas plantillas con una concentración casi ilimitada de calidad. Le sigue la estela el PSG, que ha seguido acumulando calidad y este año confianza, convirtiéndose, a mi parecer en el tercer aspirante.

El cuarto aspirante, por contar con Messi y con jugadores de muchísima experiencia en esta competición, sería el Barcelona. Creo que esta es la temporada de inflexión en la que se verá el bajón de este equipo que ha estado en la élite en los últimos años. Algo, que de confirmarse será sobre todo en la competición más exigente, la Champion League.

El Chelsea es mi quinto candidato, aunque debo reconocer que he dudado sabiendo de la capaz competitiva de cualquier equipo de Mourinho. Es más, en un enfrentamiento directo entre Barcelona o PSG contra Chelsea, es probable que apostase por los blues. Pero por calidad de plantilla y por experiencia creo que están un punto por debajo. Aún así, ojo con los muchachos de Mou, con un Hazard pletórico y con una plantilla fiel y entregado como le gustan al protugués.

En sexto lugar está el Borussia de Dormunt que evidentemente cada año va bajando de nivel y está lejos del de hace dos años que dominaba en su liga. Ahora, ya sin Gothe, con Lewandoski con medio pie fuera y con varias bajas, además de una distancia insalvable en liga, ya no es el equipo revelación de antes. Con todo, a doble partido con el inteligente Klop al mando, todo puede pasar.

En penúltimo lugar se encontraría el Atlético de Madrid. A pesar de la fabulosa campaña realizada y de la hazaña de Simeone de lograr ganar tantos partidos sin demasiado talento, creo que tiene muchas probabilidad de caer eliminado en esta ronda. Le faltan jugadores top, que diría Mou, para este tipo de eliminatorias y además sus mejores jugadores tienen poca experiencia en este tipo de partidos. Aunque, al igual que con el equipo alemán, no creo que se lo ponga fácil a ningún rival, sobre todo si juega primero en su estadio y logra un resultado favorable.

El último lugar lo ocupa un Manchester United venido a menos. Un equipo que ha pasado no se si por méritos propios o por demérito del equipo de Michel. Si sufrió en Grecia contra un equipo menor, mucho más lo hará ante cualquiera de los anteriores rivales. Es el único equipo al que veo con posibilidades de caer goleado. Los diablos rojos, ya solo son rojos sin Ferguson y su posición en la liga lo atestigua.

Nos vemos en las semifinales!

El mercado de fichajes europeo

A una semana de comenzar la Champion League y tras la interrupción de las selecciones, que nos despistan de lo importante, poco se ha valorado el impacto de la crisis en nuestra liga. invertido cerca de un 70 por ciento menos en fichajes que la pasada temporada. De 360 millones de euros han pasado a gastarse 116 millones en contrataciones,, acaparando el Barcelona y el Real Madrid más de la mitad de la inversión.

 Con la aportación al cierre del Mercado de fichajes de los equipos rusos, se han movido los equipos principales de Europa mejorando sus plantillas. El cenit ha cerrado los fichajes de Hulk y Witsel por cifras estratosféricas, mientras que el Anzi ha cerrado hace nada el fichaje de Lass. A futuro, como en el baloncesto, los equipos rusos serán uno de los más fuertes económicamente y se acabará plasmando en resultados.

 Mientras, han sido los ingleses, alemanes y franceses, los que más han movido el mercado. Especialmente activo ha estado el Paris Saint German, que pretende volver a la gloria, a aquellos tiempos de Weah y Ginolá. Con los fichajes de Thiago Silva, Ibrahimovic,Lavezzi y Lucas Moura se ha gastado 128 millones.

 Los equipos ingleses con Chelsea y Manchester United a la cabeza han realizado fichajes menos caros en global pero seguramente más impactantes para sus plantillas. El de Hazard y Van Persie respectivamente prometen revolucionar sus equipos. Como complementos para ambos equipos el brasileño Oscar Do Santos y el japonés Kagawa.

 Pero si de fichajes impactantes hablamos, la palma se la lleva el Bayern de Munich con el fichaje más caro de su historia y de la Bundesliga, Javier Martinez, por la cifra de 40 millones de euros. Junto con el croata Mandzukic más el arsenal que ya tenía, el conjunto bávaro volverá a ser un equipo temible.

 Tenemos por delante así pues, una Champion con los de siempre Barcelona y Real Madrid, levemente reforzados, Manchester United y Chelsea con plantillas mejoradas, el Bayern de Munich más potente aún, el PSG, con ganas de dar la campanada y los equipos italianos, con Juventus a la cabeza, que también se ha reforzado, aunque sin grandes nombres. Y luego claro, el Milán, con el fichaje de Bojan…

El Chelsea gana la Champion League 8 años después

El fútbol es el deporte más seguido del planeta por finales como la de ayer. Después de 83 minutos sin goles, en los últimos minutos el Bayern de Munich se adelantó en lo que parecía un golpe definitivo. Pero entonces apareció Drogba, el gran héroe de la noche, para marcar un golazo de cabeza y empatar el partido. Prórroga y a especular con los penaltis.

Y es aquí cuando nuevamente el fútbol proporciona una de esas emociones que tanto nos gusta  a sus seguidores. Drogba en un  acción absurda derriba a Ribery en el área y le permite a Robben robarle el protagonismo. El héroe parece por momentos el villano. Entonces, el holandés falla el penalti convirtiéndose así en el gran villano.

Chelsea

El Chelsea celebrando su primera Champion League

Pero héroe o villano dependen finalmente del resultado de sus equipos. Como todo puede suceder en los penaltis todavía uno y otro pueden olvidar sus penas o sus alegrías. Todo depende de 5 lanzamientos de penalti. Para el lanzador, una portería pequeña con un portero inmenso y para el portero lo contrario.

Cech y Neur, dos porteros espectaculares frente a frente, adivinando casi todos los lanzamientos e intimidando a los lanzadores. Incluso el portero alemán en una situación bastante anómala se atrevió a tirar un penalti.

El resultado final es la primera Champion League de la historia para el Chelsea, la consagración de Drogba y de Cech como héroes y de Robben y Schweinsteiger como villanos.

Finalmente la Champion League le da al Chelsea lo que lleva buscando desde hace años. Toda una generación de grandes jugadores ante su última oportunidad de ganar el máximo trofeo continental. Un equipo que lleva estando presente en Europa los últimos 8 años, desde que inició su andadura con José Mourinho. De aquel equipo quedaban Cech, Cole,Lampard, Malouda, Kalou, Essien, Drogba y el sancionado Terry.

En cierta manera este Bayern se estrelló contra el mismo muro dos veces. La primera hace dos años contra el Inter de Mourinho y la segunda contra este Chelsea que mantiene la esencia de aquel equipo otrora temible, presionante, y tremendamente físico. Poco quedaba de aquella versión pero si los jugadores y el espíritu competitivo.

El fútbol ha sido justo, como si hubiese una justicia divina que actuase a veces. Por eso, le permitió al Chelsea ganar una Champion por penaltis tras perderla hace varios años y por eso le ha hecho perder al Bayern tras ganar los penaltis contra el Real Madrid. Muchos dirigentes alemanes del Bayern se mostraron soberbios, incluido su portero mofándose del penalti de Ramos. Para la posteridad quedan sus palabras: “No sabía que a Ramos le gustaba tirar los penaltis fuera”. Ahora el sevillano contesta:”No sabía que se le daban tan bien las finales a Neur”

Y es que como dice el refrán, “quien a hierro mata a hierro muere”

P.D: dos líneas para señalar la lamentable celebración y entrega de la copa en el palco. El fútbol es de los futbolistas y es el campo y ahí debería ser toda la actuación. La presencia de Platinis y su pléyade sobra completamente.

La Final de la Champion League 2012

Esta noche se juega la final de la Champion league en un marco incomparable, el Allianz Arena, entre dos de los equipos con más presencia en Europa en el último lustro. Bayern de Munich y Chelsea se enfrentan con objetivos bien diferentes. El Bayern de Munich pretende lograr su quinta Copa de Europa y consagrarse como el tercer equipo con más trofeos junto con el Liverpool, mientras que el Chelsea pretende entrar en el exclusivo club de los campeones de Europa.

 La élite europea está compuesta por una decena de equipos que repiten finales cada cierto tiempo y que se reparten el grueso de los títulos. A pesar de haber 21 equipos que han logrado una Copa de Europa se han disputado ya 56 ediciones. Entre ocho equipos, Real Madrid (9), Milán (7), Liverpool (5), Bayern de Munich (4), Barcelona (4), Ajax (4), Inter de Milán (3) y Manchester United (3) se reparten 39 títulos. La Juventus y el Benfica completan la lista de equipos distinguidos con 2 títulos y 5 finales y la acaban el Oporto con 2 y el ya no competitivo Nothingan Forest.

 Los otros 9 equipos que han logrado un título han sido gracias a pasos efímeros sin ni siquiera repetir finales. Equipos con una buena generación de jugadores que luego fueron desmantelados y que nunca pudieron repetir tal hazaña. Los más recientes el Borussia de Dormunt o el Estrella Roja.

 Así pues, el Chelsea tiene una oportunidad, seguramente única de convertirse en el ganador número 22 y escribir sus números en esta selecta competición. De hacerlo lo haría en casa del rival, en Munich, y con numerosas bajas. Quizá sea este el aspecto que más desluce una competición de la importancia de la Champion League. Las amarillas no deberían suponer pérdida de encuentros tan importantes. Sí las rojas. Quizá una sanción económica o una sanción para futuros partidos de grupo pero nunca que jugadores que dan precisamente caché a una competición no puedan disputarla. Y lo mismo debería aplicar para los mundiales y europeos.

 En todo caso, voy a apostar por el Chelsea contra pronóstico. Su juego práctico, las ganas de sus jugadores, la veteranía de la plantilla y quizá el exceso de confianza del Bayern por jugar en su campo me hace pensar que los ingleses pueden dar la sorpresa.

 Con un equipo que habrá que renovar profundamente está será seguramente su única oportunidad al menos en la próxima década. Su hora ya pasó o al menos está a punto de pasar. 90 minutos le separan de convertirse en uno más del club o de ser un club olvidado que llegó pero no venció como el Arsenal, la Roma, la Sampdoria, el Leverkusen o el Valencia(dos veces).

La madurez en la Copa de Europa

Antes de analizar la temporada a nivel global del Real Madrid me gustaría antes analizar lo que se viene repitiendo acerca de la gran oportunidad  perdida del Real Madrid de ganar esta edición tras perder contra el Bayern de Munich. Puede ser que sea efectivamente una gran oportunidad a la vista de la merma del Chelsea en la final o quizá simplemente sea un paso más dentro de un largo proceso. La Champion League, como las Olimpiadas hay que construirla a largo plazo.

El Real Madrid viene de superar un primer reto, superar por primera vez en 6 años los octavos de final y ahora tendrá que superar otro que es pasar las semifinales ante los equipos mejores de Europa.  Se ha caído por dos veces consecutivas contra dos rivales importantes en semifinales pero no puede ser interpretado como un fracaso. No olvidemos de donde vienen el Bayern de Munich y el Barcelona.

La historia reciente recuerda como el Barcelona que ganó su segunda Copa de Europa tuvo que caer antes ante Chelsea y Liverpool. La Copa de Europa del Barça de Rijkaard fue el premio a un aprendizaje; solamente hay que recordar aquel 3-0 en 20 minutos en Stanfor Bridge. Después llegarían los triunfos ya con el equipo curtido. Igualmente el Bayern de Munich ya fue finalista en 2010. Mientras, el Real Madrid comenzaba un proyecto con Pellegrini eliminando a jugadores que ese año ganarían la Champion league como Sneijder o que llegarían a la final como Robben.

Y que decir del Inter de Milán, repleto de jugadores veteranos esperando una oportunidad, una sola final para poder pasar a la historia. Ese Inter de Milán representa la veteranía y la madurez, rasgos fundamentales para acercarse de cerca al máximo título continental.

Inter de Milán

inter de Milán de José Mourinho

Lo mismo que este Chelsea, con jugadores ante su última oportunidad de ganar la orejona. Un equipo que lleva compitiendo en Europa desde la llegada de Mourinho, un equipo que durante ocho años ha sido un rival temible en Europa. Durante estos años ha llegado a semifinales, ha perdido una final y ha competido contra el Barcelona, Manchester, Inter de Milán, Bayern de Munich…

Incluso el Real Madrid de la séptima, venía dos años antes de aprender a competir contra los grandes equipos europeos. Fue la Juventus de Del Piero quien le eliminó en cuartos de final pero fue antes el Ajax el que destapó sus vergüenzas en uno de los mayores baños a domicilio que se recuerdan en el Bernabeu con un 0-2. Aquel Ajax perdería ese año la final contra la Juventus después de haberla ganado el año anterior con una generación de futbolistas inolvidables. Es el Ajax la gran excepción a la regla siendo capaces de competir con un equipo insultantemente joven gracias a la gigantesca calidad de sus jugadores y a la ambición personal de cada uno de ellos.

Esa misma Juventus caería después en dos finales consecutivas, una precisamente frenta al Real Madrid. El equipo blanco eliminaría precisamente al Borussia de Dormund, el anterior campeón. Ganaría esa Copa de Europa ni más ni menos que 32 años después.

Otro ejemplo es el Manchester United,equipo que durante años fue zarandeado sin piedad por todos los equipos europeos. Era un equipo sin capacidad competitiva que en cuanto pasaban a los partidos importantes perdía. En cuanto lograron una buena generación de jugadores competitivos y con calidad lograron instalarse en la élite de los mejores equipos y finalmente lograr de nuevo la Copa de Europa

Ganar la Copa de Europa es por tanto un proceso de aprendizaje. Un proceso que puede acabar con una deseada victoria, o no, pero por el que necesariamente hay que pasar. Y mucho más cuando la plantilla no cuenta con la veteranía y experiencia necesaria. El Madrid está repleto de jugadores de calidad, que son los mismos que adolecen de falta de experiencia. Los Ozil, Benzema, Di Maria, Higuain, Marcelo, Khedira ya empiezan a ser jugadores curtidos pero están lejos, por edad y por partidos de ser jugadores con la experiencia de uno de 29 o 30, como por ejemplo Xabi Alonso. El vasco es el único junto con Iker con esta experiencia, aparte de Cristiano Ronaldo, con 27 años y Carvalho que ya no cuenta como jugador titular.

 El resto tienen todavía un par de años para lograr la madurez competitiva que en el fútbol suele comenzar a los 27 años. Cuando más de la mitad de la plantilla se situe en esa edad y además tenga varios años de jugar juntos el Real Madrid estará en condiciones de ganar la Copa de Europa y de marcar una época.

El Chelsea sentencia el modelo del Barcelona

“El futbol et torna el que li Dónes”. Con esta frase en catalán que significa el fútbol te devuelve lo que le das apareció el Barcelona el año pasado después de ganar la Champion League. El lema se unía así al mensaje unificado mandado por muchos de sus jugadores y especialmente Xavi expresando que ellos sí proponían fupbol. Aquel mensaje, ventajista tras ganar un título significó el punto álgido dentro de la propaganda del Barcelona. El otro día Guardiola continuó con el mensaje y dijo que ellos nunca renunciarían a su estilo, a su modelo, que está basado en el pase.

Lo cierto es que han muerto fieles a su modelo, un estilo de juego que se ha ido caricaturizando, donde el pase se ha convertido en un elemento más importante que el chut. Un modelo que de alguna manera se ha tratado de imponer como el único válido olvidando el juego y los títulos ganados por otras generaciones de futbolistas maravillosos.

Incluso ayer, Rosell en sus declaraciones validaba la imposición de ese modelo: “todo el año cada vez que hemos tenido un tropiezo ha sido injusto; siempre tenemos la posesión y más ocasiones de gol que el contrario, pero hay que aceptarlo”. Si cada vez que ha perdido el Barcelona ha sido injusto es porque Rosell considera que hay una justicia divina, supongo que basada en sus propios criterios. Desde mi punto de vista la única justicia divina en el fútbol son los goles. Como leía ayer, las victorias no se merecen, se consiguen.

El modelo del Barcelona basado en la posesión como fin último ha olvidado que el fútbol es mucho más que eso y un puñado de pases. El fútbol son centros al área y remates de cabeza, con contragolpes vertiginosos, con cambios de banda de 40 metros, despejes, paradas del portero, defensa colectiva y sobre todo goles.

Por eso ayer ganó el fútbol, porque el Chelsea marcó más goles. De hecho siempre gana el fútbol y nunca devuelve lo que le das porque el fútbol es esencia un juego y tiene condicionantes de azar. Históricamente grandes jugadores y grandes equipos le han dado todo al fútbol y se han quedado fuera de grandes finales. Me viene a la mente la quinta del Buitre que por múltiples razones nunca pudo levantar una Copa de Europa. A ellos el fútbol no les devolvió lo que le dieron. Y seguramente tampoco ayer al Barcelona, que hizo más que el Chelsea para llevarse el partido.

Sin embargo, con siete tiros a puerta no fue suficiente para doblegar a uno de los mejores porteros del mundo y a una defensa trabajadora. Y no fue suficiente porque a veces hay que hacer algo más que mantener la posesión del balón para ganar los partidos. Principalmente hay que rematar a puerta y tirar desde media distancia cuando el rival te cede todo el campo menos su área grande.

Titulaba ayer el Sport : “El Futbol castiga al Barsa” . El mismo fútbol que devolvía lo que daba y que le dio aquel injusto pase a la final en Stanford Bridge tras el gol de Iniesta ahora cuando el Barcelona ha perdido se torna injusto. Decía Cesc ayer ““La mejor manera de perder era ésta”.  Pues ni eso, porque el Barcelona ni siquiera hizo un partido heroico, eso le correspondió al Chelsea por una estúpida expulsión que habría que ver si se hubiese producido en caso contrario(caso de Alves el pasado derby). El equipo blaugrana jugó contra 10 durante 55 minutos y lo hizo tras ir ganando 2-0 y ceder un gol antes del descanso. Tuvo también la oportunidad Messi de marcar un penalti y sentenciar casi el partido con el 3-1 pero no l hizo. Por eso, cuando se habla de que Cristiano marca más goles porque tira más penaltis habría que puntualizar que lo hace porque los marca, ya que Mesi lleva tres penaltis claves fallados este año.

Nadie como Messi representó ayer la frustacción del Barcelona. El argentino se ha convertido en el corazón y cabeza de este equipo. Todo en uno, y cuando no está o falla no hay Barcelona. La ecuación es tan simple que en los últimos tres partidos, los más importantes en la temporada para el Barcelona, Messi no ha aparecido y han perdido dos de ellos y empatado uno. El de ayer, precisamente gracias a una asistencia de Messi a Iniesta.

Por eso, hablar del fin del Barcelona es absurdo porque Messi seguirá. Si hay obviamente un cambio de ciclo, una nueva era donde el Barcelona no será el equipo hegemónico. Veremos si se trata de un nuevo ciclo de alternancia en los títulos o si el Real Madrid es capaz de imponer varios años de hegemonía.

Lo que parece claro es que el Barcelona necesita encontrar un cambio de rumbo, no brusco pero si contundente. Ya sea en forma de otro entrenador o encontrando nuevos jugadores de refresco. No ha sido suficiente con Alexis y con Cesc porque el modelo ha seguido basado no en el toque a toda costa sino en lo que pudiera hacer Messi. En un partido como el de ayer, el Barcelona echó de menos a todos esos delanteros centros que ha rechazado: Etoo, Ibraimoivc, Bojan y Villa, que habría sido el siguiente si no se hubiese lesionado. Ni siquiera ayer tuvo la opción de Piqué a lo Alexanco.

El partido de ayer puede marcar un punto de inflexión para el Barcelona si no es capaz de recomponer a su equipo, como le pasó al Real Madrid de los galácticos tras la final perdida contra el Zaragoza. Con un equipo plagado de cracks ya veteranos el Real Madrid ha realizado desde entonces una larga travesía en el desierto hasta volver a encontrar un rumbo claro.

El Barcelona tendrá que ajustar su plantilla, teniendo al menos en cuenta la edad de algunos pesos pesados de su plantilla como como Puyol (34) y  Xavi( 32), pilares del equipo. Otros menos, como Alves (28) o Mascherano o el propio Iniesta con 27 años que pudieran dar síntomas de agotamiento. Y por supuesto Villa (30) que después de la lesión no será el mismo.

Ayer, el Barcelona murió de éxito. Con la inclusión de Cuenca o Tello demostró que no es suficiente con el modelo de la cantera. Ya lo había hecho fichando a Cesc o Alexis por 40 millones cada uno, o siendo el tercer equipo con más gasto en fichajes de Europa.Un modelo basado en la cantera que funciona con el viento a favor. Funciona un canterano como Jefren cuando le vas ganando al máximo rival 4-0 y lo sacas pero no en partidos de máxima exigencia.

De alguna manera la derrota del Barcelona es la derrota de su mensaje. A pesar de la ovación de su público al final del partido, ayer perdió un modelo de juego demasiado radicalizado. Como aquel de “pavones y Zidanes” que se volvió grotesco, el modelo de posesión enfermemiza ha sufrido en estos tres partidos un duro varapalo que muy probablemente continue con la derrota de la selección española. Si fuese un título de película sería “La posesión les mató”.

El Chelsea con 11 tiros a puerta en total de la eliminatoria. En la ida: 4 (1 a puerta, 3 fuera) En la vuelta: 7 (3 a puerta, 4 fuera), marcó un gol más que el Barcelona que remató más a puerta pero mucho peor.

 Y es que, al final, en el fútbol lo más importante son los resultados. No hay modelo que valga que no se asiente en resultados y estos viene de los goles. Por eso, ayer ganó el fútbol.

Messi no pudo contra la defensa del Chelsea

Durante muchos momentos del partido de ayer en Londres, el partido fue un duelo de Messi contra la defensa del Chelsea. El argentino cogía el balón e intentaba eslálones imposibles mientras los jugadores de Di Mateo se cerraban perfectamente sobre él. Una vez tras otra, especialmente en la segunda parte, el Barcelona se estrellaba contra una defensa que aunaba a la vez fuerza, colocación y sobre todo mucha veteranía.

 Aún así el Barcelona tuvo ocasiones de sobre para ganar el partido pero está comprobado que cuando Messi no marca las probabilidades culés de ganar disminuyen sensiblemente. La influencia del argentino en el juego blaugrana es tan grande que de los 165 goles que ha marcado el Barcelona, 63 han sido de Messi, es decir, un 39%. Pero el dato, sumado a las asistencias, un 22% (34 sobre 149) realza aún más la importancia del jugador.

 El Barcelona ha sido construido en torno a Messi, por y para él aunque con ello hubiese que llevarse por delante a delanteros como Etoo, Ibraimovih o el propio Villa. A la vista de los resultados le ha salido bien porque Messi siempre ha respondido. El argentino además en tres años no ha sufrido ni una gripe, ni un esguince, jugándolo todo y rindiendo siempre. Ha estado físicamente siempre y mentalmente y en muy pocos partidos no ha aparecido.

 Sin embargo, cuando eso ocurre, bien por mérito del rival o por demérito de Messi, el Barcelona sufre una barbaridad para hacer gol. El juego de toque del Barcelona tiene en Messi su primera opción. Es el argentino el encargado de atraer a dos o tres rivales y dar la asistencia final o marcar el gol. Es la primera opción del equipo siendo la segunda Iniesta y la tercera Alves. Estos son los tres jugadores que desatascan partidos como el de ayer, estando Xavi ya relegado a un segundo plano. Con Cesc en la sombra y con Alexis sin espacios convertido en algo que no es, delantero, solamente queda la opción Messi.

 Si pensamos en muchos goles del Barcelona, por ejemplo contra el Madrid, han venido gracias a Messi, o a los espacios generados en contragolpes o despistes. Y ahí sí, aparece un extremo con gol como Alexis o un llegador como Cesc o Xavi.

 Fuera de esas opciones, el Barcelona no tiene disparo de media distancia y en las juagadas a balón parado suficiente petróleo saca con las aportaciones de Puyol, siempre presente en estos lances del juego.

 Pero lo verdaderamente cierto es que parando a Messi se para al Barcelona. En los 17 partidos que Messi no ha marcado, el Barcelona solamente ha ganado 6, algunos tan sufridos como Gijón, 0-1 o Granada, con idéntico resultado, donde Messi no apareció. En los cuatro partidos restantes que ganó, Messi apareció  dando asistencias contra el Real Madrid en liga(1-3) con una asistencia, contra el Osasuna en copa del rey con una asistencia por partido(1-2 y 2-1) y contra el Viktoria Pilsen con dos asistencias(2-0).

 La estadística al contrario dice que solamente dos veces, contra el Bilbao en San Mamés y contra el Real Madrid en la Supercopa, ambos con resultado 2-2 Messi marcó y su equipo no ganó. El resto de veces que Messi marcó el Barcelona ha ganado.

 Pero es que además si vemos los 14 partidos en los que el Barcelona no ha ganado, incluyendo los dos anteriores, vemos que Messi apenas ha aparecido. Solamente contra el Valencia(2-2) en Mestalla donde dio dos asistencias, en la ida de fase de grupos contra el Milán en el Camp Nou (2-2)donde dio una y en la vuelta de la Copa del Rey contra el Real Madrid(2-2) donde dio otra, apareció el argentino.

 Contra la Real Sociedad(2-2), Sevilla(0-0), Getafe(1-0), Español(1-0), Villareal(0-0), Osasuna(3-2), Milán en cuatros(0-0), Chelsea en semifinales(0-0) y y Valencia Copa del Rey(1-1) Messi ni marcó ni asistió. En todos ellos el Barcelona perdió o empató.

 Las estadísticas y los datos con claros y establecen una Messidependencia exagerada del Barcelona. Un jugador que marca el 40% de los goles de su equipo y que da ¼ de las asistencias globales. Es además el termómetro del Barcelona porque si él está bien y marca su equipo gana. El Barcelona ha tenido la suerte de contar siempre con el argentino durante estos tres años de éxitos. Antes, con Messi parado por lesiones musculares cada 3 o 4 meses el equipo tenía otras soluciones. Ahora mismo la piedra angular del Barcelona es el argentino. Si algún día llega una lesión de Messi el Barcelona tendrá que rehacer su concepto de juego e incluso su filosofía. Una manera de jugar que basa su éxito no en el toque constante sino en las soluciones que aporta Messi.

 La solución para los rivales del Barcelona es tan sencilla como complicada, parar a Messi. Ayer el Chelsea lo logró.