El caso Coentrao

Hoy abro este artículo con las sorprendentes declaraciones de Coentrao, que no había visto hasta ahora, donde reconoce su bajo nivel de una forma rotunda y se plantea incluso si seguir en el Real Madrid si sigue con el nivel.

Lo de Coentrao ha sido durante toda su estancia en el Real Madrid un cúmulo de circunstancias y situaciones poco afortunadas, la mayoría imputables a él y a su bajo estado de forma y poca profesionalidad, pero algunas de ellas han sido provocadas por una prensa poco afable, por decirlo suave, y a veces sumamente injusta.

Coentrao durante el último partido de Champion League

Coentrao durante el último partido de Champion League

De Coentrao, poca gente recuerda algunos de sus mejores partidos, precisamente varios de ellos en los que participó han sido algunos de los mejores partidos del Real Madrid en el último lustro. Estuvo en el 0-4 en Munich, jugó la final de la décima, también fue titular en el partido contra el Barcelona ese mismo año, y en alguna otra ocasión su participación también fue sobresaliente.

Se recuerda sobre todo aquella imagen suya fumando, con la que la prensa hizo tanto sangre, a pesar de que todos sabemos que muchos jugadores se han fumado más de un ‘piti’, entre ellos el propio Zidane. Pero con Coentrao era más fácil y además, errores como los de ayer y otros hacían de él un blanco fácil. Yo en particular le reprocho no haber sido suficientemente profesional y entrenar duro para estar disponible, sobre todo en muchos partidos en los que no jugó porque estaba lesionado, casi siempre coincidiendo con la lesión de Marcelo.

7-coentrao

Pero el gran peso que ha soportado ha sido el precio de su fichaje y el ser portugués al mismo tiempo que Mourinho, valedor de su fichaje, y no tener la prensa a su favor. Eso explica que durante todo ese proceso, coincidiendo con el principio de su fichaje no se le respetase como un jugador con cierto prestigio, titular indiscutible en Portugal y lateral deseado por media Europa.

Luego ya, el mejor rendimiento de Marcelo y malo suyo le llevo al Mónaco, donde tampoco tuvo una buena temporada,  y si mala suerte tras una grave lesión que le ha tenido 5 meses fuera.

Coentrao tiene 28 años y contrato con el Real hasta 2019. Creo que cualquier jugador capaz de hacer esa autocrítica merece el respeto debido, y no hacer leña del árbol caído como muchos de los comentaristas de esa noticia.

Espero que por su bien y por el del Real Madrid pueda alcanzar su mejor nivel pronto.

Los estragos de las selecciones

En mitad de la temporada y todavía con todo lo importante por disputar, el Real Madrid se encuentra por obra y gracia de las selecciones con la mitad de sus defensas y un puñado del resto de jugadores lesionados o tocados. No cabe duda de que las lesiones forman parte del fútbol, pero lo que no se puede concebir es que el equipo que paga a sus jugadores y que ha invertido una fortuna por ellos, se vea de pronto privado de ellos para beneficio de las selecciones.

 maginemos un mundo sin clubes, solamente con el mundial y el europeo y copa América. El fútbol no sería un deporte de masas y los futbolistas serían muchos menos y peor pagados. O mejor dicho no existiría como deporte profesional. Imaginemos ahora la opción segunda, con un mundo sin selecciones. No tendríamos esos veranos patrióticos cada dos años pero sustancialmente nuestras vidas como aficionados no cambiarían demasiado.

 Y ahora veamos la tercera y cuarta opción. Por un lado, tenemos la opción actual donde los clubes están supeditados a las selecciones. Estas marcan el calendario trufándolo de encuentros en mitad de la temporada y obligando a los clubes a ceder a sus mejores jugadores. La otra opción, es la contrario, con los clubes determinando la política de cesiones, el calendario y las contraprestaciones.

 ¿Les suena? Hay un deporte profesional, la NBA, que tiene esta política. La FIBA sabe que los mejores jugadores están allí y que tiene poco sentido organizar campeonatos sin contar con las estrellas americanas. Por eso, todo se hace por y para su beneficio. Por supuesto, la NBA no se para para que los jugadores jueguen una pachanga a 10.000 kilómetros ni un partidillo contra Malta o Andorra. Los jugadores que se saben muy bien pagados tampoco acuden a cualquier campeonato si eso hace peligrar su salud física en su campeonato doméstico. Por no hablar de unos seguros cuantiosos que garantizan una suculenta indemnización en caso de que el jugador sea dañado.

 Es cierto que la NBA maneja mucho más dinero que los europeos, con un sistema de merchandising y de marketing espectacular. Pero no olvidemos que gente como Messi o Cristiano ronda los 10 millones de euros anuales. ¿Qué pasa si se lesiona cualquiera de ellos?

 Al Real Madrid le ha tocado que sean defensas como Marcelo, Coentrao o Arbeloa. Económicamente son jugadores de la plantilla medios, pero a nivel repercusión defensiva son muy importantes. El equipo blanco ha tenido la «suerte» de que sea todavía en un tramo de la temporada poco importante, pero si esto sucede en marzo o abril el equipo se juega las competiciones y con ellas el dinero.

 Es hora de dar un puñetazo en la mesa. de hacer prevalecer los derechos de los clubes, y de sus aficionados, y de supeditar las selecciones a  estos, y no al revés. Copiando la fórmula del baloncesto y rebajando la importancia de dirigentes mediocres como Platini o Villar.

 Los partidos entre selecciones se jugarían después de acabar la temporada por aquellos jugadores que lo deseen, sin imposiciones. Se jugaría el clasificatorio para el mundial o europeo en el verano, en el mes de junio. Inmediatamente después de finalizar la temporada se disputarían los cuatro o cinco partidos correspondientes, eliminando los encuentros absurdos contra equipos sin relevancia futbolística. Así, se cubrirían esos meses sin fútbol y se evitaría la carga de partidos a los futbolsitas durante la temporada. Luego, al europeo o al mundial irían ya los buenos jugadores.

 Dirigentes de los clubes pónganse las pilas o dejen paso a los que nos gusta el fútbol profesional.

Ribery lidera al Bayern de Munich

La sensación que dejó ayer el Real Madrid es mala porque sus últimos 20 minutos fueron los peores del partido. Los mejores, los primeros, quedan demasiado lejos. Esos primeros minutos en los que el Real Madrid combinó rápido y llegó a encerrar al Bayern en su área. Después llego el gol y con él, partido se transformó en un intercambio de golpes que duró hasta el tanto de Ozil, momento curiosamente a partir del cuál el Madrid hizo su peor juego.

 Ya antes se vio muchos jugadores por debajo de su nivel. Cristiano Ronaldo no apareció y el equipo tampoco supo encontrarle, Di Maria estuvo muy impreciso, Xabi Alonso no mandó lo que debería y Ozil como siempre a partir del minuto 60 no existió. El equipo lo sostuvieron los dos centrales y Khedira, además de Benzema a ratos.

 Y esta es la mala noticia, que en un partido de estas dimensiones muchos jugadores no rindieron bien y el equipo colectivamente pareció perdido durante 20 minutos. La noticia positiva es que aún así el equipo no se descompuso del todo, consiguió marcar un gol y aguantar a un mejor Bayern de Munich y un ambiente muy difícil.

 Lo cierto es que más allá de la alineación o los cambios de Mourinho, que a mi personalmente no me convencieron, el Madrid hizo en el Allianz el mismo partido que en años anteriores. Exactamente el mismo que otros años, siendo incapaz de ganar cuando tenía la posibilidad. Eso es lo que sobre todo le achaco al Real Madrid y concretamente a Mourinho. Con el partido 1-1 y con el Bayern con dudas era el momento de apretar. No lo hicieron los jugadores ni tampoco Mourinho hizo los cambios apropiados para ambicionar el 1-2. La idea de Mourinho era conservar un espléndido 1-1 sacando a Marcelo y más tarde a Granero e Higuain. Cambios cuyo objetivo era controlar el balón y matar el partido pero que por algún motivo hizo que el equipo se metiese atrás.

 Influenciado también por la presión del Bayern y por su necesidad de remontar un resultado muy negativo para ellos, los alemanes apretaron y mucho. Lo hicieron a través de Ribery, activo todo el partido, una pesadilla para Arbeloa pero también la defensa del Real Madrid en general. Cuando el francés apareció por la izquierda del Madrid llegó el segundo gol, justo al final del partido.

 Es una jugada más en 90 minutos en las que un atacante desborda al defensa. La hemos visto cientos de veces. A veces acaba en gol y generalmente no lo hace. Coentrao va al suelo, el atacante tiene pasillo, pone un centro y aparece un rematador. Resumir esa jugada en que Coentrao es el culpable del gol, como increíblemente han hecho desde los comentaristas de RTVE hasta Marca que le pone a Coentrao un «0» pasando por As con un “groseo Coentrao” es simplificar hasta el extremo. Equivale además a culpabilizar al portugués de la derrota cuando dedicó los otros 88 minutos a defender a Robben, al que ni se le vio.

Sin embargo para que se produzca un gol como el segundo tienen que producirse errores en cadena. Desde no ayudar al lateral hasta no despejar el balón al primer palo, no cubrir al delantero y no salir como portero. Todo eso. Obviamente el 2-1 cambia puede permitir cualquier ventajismo convirtiendo cada acción de Coentrao, Mourinho o cualquier otro no afecto al régimen en un error.

Podríamos hablar del juego de Xabi Alonso, de la pobre y escasa aportación de Granero o de la inseguridad que crea Casillas bajo los palos, colgado del larguero. Se puede criticar también la absurda entrada de Marcelo de roja. Pero es mucho más sencillo coger al más débil de la plantilla, Coentrao y crucificarle. Este es el periodismo de este país.

De cigarrillos y reglamentos

Hay cosas que son difíciles de entender y otras que solamente se pueden entender renunciando a la lógica. Y me refiero a una nueva pirueta reglamentaria de la liga y el Barcelona para hacer que el Atlethic de Bilbao juegue dos partidos en menos de 48 horas. No es que no sea posible, lo hacen los de la NBA durante toda la temporada, es simplemente que el reglamento lo prohíbe.

 El reglamento es ni mas ni menos que el acuerdo al que han llegado todos los clubes para cumplir unas normas comunes. Si dijese que son en vez de 48, 18 o 24 horas como mínimo habría que cumplirlo porque para eso se le denomina reglamento.

 Pues resulta que como el Señor Rosell no quiere jugar a las 12 de la mañana un domingo y como el señor Rouras es el que acaba imponiendo los horarios el partido entre el Barcelona y el Bilbao se disputará el sábado a las 22  horas.

No se trata de contar horas y de ver quien llega más o menos descansado se trata sencillamente de cumplir el reglamento y el Barcelona ya es la segunda vez que lo incumple de manera flagrante. Recordemos la primera en aquel esperpéntico episodio contra el Osasuna con el autobús para arriba y para abajo.

 Pero aún más llamativa resulta la sumisión de ambos clubes que renuncian a denunciar una situación ilegal de hecho y de derecho y que claramente perjudica sus intereses. Por supuesto que sería diferente si el rival fuese el Real Madrid. Así hemos visto como el Bilbao presionaba en bloque para intentar conseguir el estadio del Real Madrid en la final de la Copa del Rey.

 Tan absurdo como esto es ver a un jugador profesional fumándose un cigarrillo. Resulta del todo lamentable que un profesional que vive por y para el fútbol se le ocurra a la joven edad de 24 años dedicarse a fumar en su tiempo de ocio. No se trata ya del efecto en su futuro rendimiento sino de la imagen que da. Y más un jugador como Coentrao, siempre en el disparadero público gracias a su alto coste, 30 millones. Pues esa foto fumando ha hecho más para perjudicar su imagen que el resto de acciones en el campo.

 Al menos hay alguien que actúa en consecuencia y por eso el Señor Mourinho no le ha llevado convocado. Suponemos que también le cantará las cuarenta que para es el que apostó por él. Una lástima porque ahora que entramos en la fase decisiva Marcelo va a necesitar más de un partido de descanso

Arranca el Real Madrid 2011-2012

Comienza hoy oficialmente el Real Madrid 2011-2012 en lo que supondrá el segundo año de José Mourinho. Dicen que segundas partes nunca fueron buenas aunque en el caso del técnico portugués sus segundos años son siempre mejores que los primeros. Ocurrió con el Oporto con el que logró la Champion League pero también mejoró su rendimiento con el Chelsea y por supuesto con el Inter de Milán con el que logró un triplete histórico para el equipo italiano.

Real Madrid 2011-2012

Real Madrid 2011-2012

Así pues, arranca este Real Madrid que aunque se parecerá al anterior en cuanto a nombres y entrenador va a cambiar muchas cosas, sobre todo en cuanto a su estructura funcional. El que manda y dirige es ahora Mourinho y por tanto sobre sus hombros recaerá la responsabilidad de prácticamente todo lo que ocurrira a nivel deportivo.

Sin la interferencia de Valdano ni Pardeza ni ningún otro elemento, Mourinho se encargará de dirigir al primer equipo como el año pasado pero con la responsabilidad al 100% de todos y cada uno de los fichajes y también de las salidas provocadas por lo mismo, ya sea en el ámbito de la cantera como del primer equipo. Como pieza nueva destaca la llegada de Zidane, que a falta de conocer su verdadero impacto deportivo, si ha provocado como primera reacción un cambio de imagen importante. Que uno de los mejores jugadores de los últimos tiempos y sin duda uno de los jugadores más queridos y respetados esté asociado al nombre Real Madrid no como figurante sino como Director de fútbol, dice mucho. Distinto es que tenga peso en una estructura dominada por Mourinho, aunque parece que su manera de trabajar si incluye delegar aspectos importantes.

Así pues, con el control total del club, Mourinho puede tranquilamente ordenar la pretemporada, los fichajes, calendarios, horarios y cualquier detalle por más insignificante que sea. Puede parecer peligroso encomendarle una tarea de tanta envergadura a un solo hombre, aunque mejor hacerlo con alguien que sea y se sienta capaz que con alguien manifiestamente incompetente.

Dicho esto, Mourinho tenía claro que necesitaba retocar el equipo. A pesar de las grandes inversiones de otros años que han supuesto que el Real Madrid tenga a 15 o 16 jugadores excepcionales, faltaba retocar algunos aspectos esenciales. Comenzaré por dos que creo que el año pasad influyeron mucho en el devenir del equipo blanco.

1) Salida del balón: durante todo el año pasado se vio como la salida natural del balón era bien a través de Marcelo o de Xabi Alonso. Ambos jugadores daban un desahogo fundamental para avanzar con el balón o bien trasladarlo adecuadamente a las zonas más peligrosa. Se observó en las pocas ausencias de ambos, bien juntos o separado como el equipo no era capaz de suplir esas ausencias. Algo paradigmático en un equipo con tanta calidad pero que sin embargo se explicaba por la ausencia de dos perfiles tan específicos.

Pues bien, la llegada de Coentrao y Sahin respectivamente tienen como función cubrir este aspecto. Además provocará en el caso del lateral izquierdo una lucha espectacular por ver quien se gana el puesto. Nada mejor que la competencia para sacar lo mejor de los jugadores.

En el caso de Xabi y Sahin, aunque el vasco parte con ventaja gracias a su madurez y liderazgo ahora sabe tanto el técnico como el jugador y el equipo que hay un relevo de garantías. Y no hablamos de un jugador cualquiera. Hablamos de un jugador con más de 4 años jugando en primera división alemana, con experiencia en su selección y que este año ha sido designado mejor jugador de la Bundesliga. Además se trata de un jugador, que por lo visto hasta ahora en sus entrevistas, tiene las ideas muy claras y la madurez necesaria para superar la presión de jugar en el Real Madrid. Se trata de un relevo natural para Xabi en un par de años pero también de un complemento perfecto para acompañarle en partidos que requieran abrir las defensas.

2) Suplentes de confianza: en el fútbol como en las empresas se requiere tener a personas de confianza con las que trabajar. A veces es incluso algo más etéreo y se trata de mera sintonía. Otras es una cuestión de rendimiento. Parece claro en este sentido que ni Pedro León ni Gago ni tampoco Garay, estos dos últimos con varias lesiones entre medias, han gozado de la confianza del técnico portugués. Eso explica la llegada de dos jugadores como Callejón, Altintop y Varanne. Jugadores del perfil de Mourinho que aunque no contarán con demasiados minutos si todo transcurre con normalidad si encajan con el tipo de jugador que busca el portugues para esos puestos específicos.

3)  Juventud: los cinco fichajes realizados hasta ahora aportan dos características. Una es la juventud de algunos jugadores como Sahin(23), Varrane(18), Callejón(24), Coentrao (23), siendo Antintop el único jugador veterano(28) sin ser ni mucho menos un jugador especialmente mayor. Son fichajes todos ellos que conforman junto con el resto del equipo una plantilla insultantemente joven. Demasiado incluso para Mourinho que siempre ha hablado de su equipo como de niños y no hombres. Y es que la diferencia entre tener a jugadores de 28 o 29 años a tenerlos de 22 a 23 es muy clara. Son 5 años de diferencia que hace que un equipo sea capaz de jugar con la tranquilidad y madurez necesaria. En este sentido la presencia de otros jóvenes como Marcelo, Ozil, Khedira, Benzema, Higuain,  o Di Maria no ayuda en este aspecto. Sin embargo, si el Real Madrid logra mantener el bloque en dos o tres años veremos a un equipo conjuntado, todavía joven pero ya maduro y experimentado. Se trata por tanto de un proyecto de futuro.

4)Polivalencia: exceptuando a Sahin que parece un claro mediocampista, el resto de jugadores aporta al equipo una importante polivalencia. Especialmente Coentrao que puede jugar en cualquiera de los dos laterales o en el extremo, pero también Altintop capaz de ser extremo derecho o interior, lateral incluso o mediocampista. También Varrane parece tener cualidades para el lateral o el medio centro, e incluso Callejón puede desembolverse por ambos extremos o de delantero como en el filial madridista.

5)La incógnita del delantero: hasta aquí son todos aspectos conocidos de Mourinho. El otro también conocido es la insistencia en contar con tres delanteros de garantías. Sin contar a jugadores como Cristiano o Kaka como puntas faltaría este jugador. Y por lo conocido normalmente responde al perfil de Adebayor. Un delantero centro, grande, con capacidad aerea pero también con juego de espalda. Por eso me choca tanto la insistencia de la prensa en jugadores como Neymar o el Kun. El primero en absoluto se identifica con la forma de trabajar de Mourinho, aunque no dudo que al portugues le guste contar con jugadores de talento. Podría responder a una estrategia en dos sentidos: ilusionar al madridismo con el fichaje de un jugador brasileño de contrastada calidad y por otro utilizar esa ilusión y la popularidad de jugador en su país natal, Brasil, para tomar un pedadito de ese país que está a punto de explotar. Es hoy por hoy Brasil uno de los países más atractivos en el mundo para invertir y para desarrollar cualquier tipo de producto. Y en este sentido sin duda Neymar se convierte en un producto que puede acaparar mucha atención de Brasil pero sobre todo mucho, muchísimo dinero.

El caso del Kun, responde a una estrategia diferencia que podría ser la de incorporar a un tercer delantero, que si bien no es del perfil tipo de Mourinho, si responde a otras características como el gol, la capacidad de jugar de espaldas, o la capacidad de aparecer en momento importantes. Además de tratarse en mi opinión de un jugador un escalón por encima de Benzema y de Higuain y de cualquier otro a excepción de Messi y Cristiano Ronaldo.

Con estos mimbres comienza un Real Madrid que tiene como máximo objeto destronar al Barcelona de España y de Europa. Para ello nada mejor que golpear primero en la Supercopa. Apenas queda un mes para ver el primer asalto. Veremos si Mourinho incorpora novedades tácticas como la presión en todo el campo ahora que tiene a 22 jugadores de su gusto o la rotación continua para involucrar a todas sus estrellas en el equipo. Eso y mucho más lo iremos comentado en el blog.