Controlando los controles de dopaje

Publicó ayer el diario marca una noticia en portada en la que hacía referencia al «Des – control en el fútbol», haciendo un juego de palabras con el concepto control en referencia al sistema de controles antidopaje.

La noticia, que en realidad no desvelaba nada que no supiésemos ya muchos de los que nos queremos informar sobre este mal, también presente en el fútbol, la destaco porque por primera vez en mucho tiempo se saca este tema a la luz, quien sabe si de manera casual o como consecuencia de los evidentes datos que demuestran que la posibilidad de dopaje en nuestro fútbol, como extensión del dopaje en el resto de deportes, no solamente es posible sino que es real.

Ya comentaba yo algún mes atrás la diferencia entre el número de controles realizados en el fútbol en comparación con otros deportes, especialmente el ciclismo. Pues bien, Marca, que por una vez parece que informa en vez de opinar, deja el siguiente dato, clarificador del control de nuestros futbolistas. Mientras que en España pasan el control antidopaje solamente dos equipos por jornada de manera aleatoria, en el resto de ligas importantes todos los equipos tienen un control antidopaje.

La diferencia es evidente ya que en un caso son 4 futbolistas (dos por equipo) de entre los 360 futbolistas convocados (18 por equipo) en el resto de ligas europeas pasan el control 2 futbolistas por equipo, es decir, en el caso de ligas con 18 equipos, 36 jugadores. La diferencia es notable como también lo es la probabilidad de descubrir al tramposo en uno u otro caso.

Si bien, todas las ligas comparten el mismo procedimiento que es el control de orina. Un sistema por tanto mucho menos riguroso que en el ciclismo donde el ciclista es controlado mediante extracciones de sangre y de orina un número de veces infinitamente superior que en el fútbol.

La FIFA no se cansa de decir que en el fútbol no ocurren los casos de dopaje porque es distinto y porque hay controles. La realidad es muy distinta y solamente hay que pasarse por España para verla.