Messi y la selección argentina

Lionel Messi anunció que dejaría la selección argentina tras no lograr levantar la Copa América, ante una selección, la chilena, que le venció en los penaltys. El jugador argentino tiene tan solamente 29 años y su decisión puede ser la propia de un calentón y quizá, el reconocimiento de que se ve incapaz de ganar un título importante con Argentina

Messi, tras fallar el penalty

Messi, tras fallar el penalty

Son ya muchas las oportunidades perdidas por Messi y su selección a lo largo de sus años con Argentina. La final de ayer supone el tercer gran fracaso en la Copa América, a las que hay que sumar las decepciones de los mundiales.

Primero Brasil en 2007, venciendo en la final por 3-0, después Uruguay en cuartos de final (sin goles de Messi) y ahora Chile en la final, en penaltys, con fallo de Messi. Sus 6 goles en total en todas las ediciones no parecen suficientes para muchos argentinos.

Y en los mundiales, ha sido Alemania el principal rival, primero humillando a Argentina con un 4-0 en cuartos de final y después en la final de hace dos años, ganando en la prórroga. El astro argentino ha jugado 15 partidos en los mundiales y ha anotado 5 goles, mientras que en la Copa América ha jugado 21 partidos y ha marcado 8 goles.

Son los números de uno de los mejores jugadores del número, inferior a su rendimiento en su club, y sobre todo con el lastre de no haber podido levantar ningún trofeo, y haber perdido varias finales. En su haber, eso sí, figura un mundial sub20 y unas Olimpiadas, pero el gran referente argentino es Maradona y sus dos mundiales.

Contra eso lleva luchando Messi toda su vida, y contra esos dos mundiales lucharán sus estadísticas toda su carrera. Es evidente que el desempeño de Messi es peor en la selección que en el Barcelona. Y tampoco se puede decir que la selección de Maradona fuese un elenco de estrellas.

Pero la realidad es que Messi, con 29 años, ya no aguanta más y está dispuesto a arrojar la toalla, quizá harto de esa comparativa con Maradona.

Visión española de la Copa América

Desde el otro lado del continente a veces no se tiene una perspectiva clara de cómo funciona el fútbol en el continente latinoamericano. Exista cierta simplificación considerando a Argentina y Brasil y luego al resto. No podemos por supuesto obviar la grandeza de estos dos selecciones pero a la vez no podemos ignorar que hay equipos que según en que épocas son equipos muy peligrosos.

Lo vimos en la Copa del mundo cuando tanto Chile como Honduras demostraron saberle jugar a España. Pero es que además hay otras selecciones como Perú, Colombia o cualquier otra que en un momento dado pueden complicar un partido a cualquier selección de las llamadas favoritas. Se trata por tanto de equipos competitivos, con muchos jugadores en equipos punteros de Europa pero también del continente latinoamericano.

Lo contrario, es decir, menospreciar a estas selecciones sería el equivalente a pensar que en Europa son buenas Italia, Alemania y Francia y el resto de selecciones solamente buenos equipos. Incluso incluyendo a selecciones históricas como España, Holanda o Inglaterra, por el camino estaríamos obviando a selecciones como la rusa, la sueca, Bélgica, Croacia y un largo etcétera.

Hoy en día con los actuales planes de entrenamiento y con la profesionalización de practicamente todos los países, cualquier selección te puede poner en un apuro, ya sea de las medianas o pequeñas o ya sea del continente asiático o africano o tenga o no caché histórico.

Por eso, cuando desde España se mide el fracaso de Argentina en la fase previa  ninguneando a otras selecciones se comete el mismo error que cometen hasta los propios argentinos. No basta con tener a un conjunto de estrellas como Messi, Aguero o Higuain y ponerlas a jugar. Además se necesita ser tan competitivos, combativos y tener tanta hambre como el rival. Porque éste, que se siente inferior aprovechará esa supuesta debilidad para suplirla con el doble de ganas y el doble de esfuerzo.

Veremos como acaba la fase de grupos de la Copa América pero como mínimo sabremos que Argentina y Brasil hoy por hoy no son capaces de aplastar al resto de selecciones. SI quieren ganar el torneo tendrán que demostrar su mejor versión.

Por eso no hay nada mejor que tirar de los tópicos y es que en el fútbol no hay rival pequeño.

La Copa América como mal menor

A falta de unas Olimpiadas para Madrid buena es la Copa de América para Valencia. Después de la sentencia de la corte Suprema de New York se confirma que valencia será nuevamente la sede de la Copa América. No se trata de una noticia más ya que la cantidad de dinero que se produce este evento es por ejemplo muy superior a una Copa Davis, y también a una prueba de la Fórmula 1.

Se trata por tanto de “más dinero” para España, o al menos para su tejido empresarial. En forma de inversión exterior, creación de puestos de trabajo y mucho turismo y plazas hoteleras, la Copa América, o mejor dicho la American´s Cup representará nuevamente una importante parte de la economía de la Comunidad Valenciana.

Es un hecho que Valencia se ha convertido gracias a este evento en una ciudad más moderna, más turística y con unas instalaciones apropiadas para albergar eventos de este tipo. La culminación a este evento sería la creación de empresas de I+D+i que pudiesen aportar el conocimiento necesario para la construcción de los barcos.

Se equipara en muchas ocasiones la American´s Cup a la Fórmula 1, más que por su sistema de competición por la sofisticación de las embarcaciones y coches. Con unos altísimos costes,su construcción requiere la presencia de un equipo muy cualificado de profesionales, en ambos casos.

Se trata en conclusión de seguir creciendo como país y salir paulatinamente de una economía basada en el ladrillo para convertirnos en un país que pueda albergar eventos de todo tipo, y además participar activamente en ellos.