Zidane, Cristiano y Bale conquistan Dortmund

El Real Madrid lo volvió a hacer. Cuando más dudas surgían tras una victoria escasa y dubitativa en Vitoria, desplegó su mejor juego y ganó en una de las plazas más complicadas de Europa por un contundente 1-3, que pudo ser incluso más abultado.

 Llegaba el Real Madrid al Iduna Park, contra el líder de la liga alemana, que solo había recibido un gol en contra en liga y en un estadio en el que jamás había ganado previamente. La victoria, una más en la cuenta de Zidane, demuestra que este equipo es hegemónico, habiendo vencido a todos los grandes de Europa y en algunos de los campos más difíciles: Camp Nou, Calderón o Allianz Arena

 A estas alturas ya nadie se atreve a hablar de la flor de Zidane pero si a sembrar dudas sobre su capacidad de gestión y el rendimiento de los jugadores. Lo cierto es que nadie como Zidane ha sabido interpretar el estado de su plantilla y alinear a los más adecuados en cada momento. Decía un tuitero que el mérito del francés consiste en construir un equipo de futuro mientras sigue ganando títulos. Y es cierto, porque viendo el banquillo y más de la mitad de la plantilla del equipo, estamos ante un equipo joven, con muchos jugadores sub25 y varios sub21.

 Si lo de ayer sirvió de nueva bofetada de Zidane a sus críticos, también fue un tremendo puntapié en las costillas a los críticos de Bale y de Cristiano Ronaldo. En este segundo caso ha callado ya tantas veces la boca a sus críticas ( a mí una vez que se me ocurrió criticarle), que ya es costumbre. Dos goles de delantero pero la impresión de que se le ve fresco, participativo, generoso e involucrado con el equipo. Y como decía otro tuitero, Cristiano ya no está para marcarle goles al Getafe, solo para jugar grandes partidos. Y es cierto porque en estos partidos su rendimiento es absolutamente excepcional. Todavía habrá alguno que diga que no aparece en los partidos grandes. Sus 412 goles en 400 partidos es una cifra absolutamente increíble y le convierte en máximo goleador histórico del club.

1506460714007

 Con Bale sucede algo similar. Esas mismas dudas sobre su rendimiento han existido en años previos sobre Cristiano Ronaldo. Es el precio a pagar por jugar en el Real Madrid, ser extranjero y haber costado mucho dinero. Pero lo verdaderamente cierto es que a Bale lo único que se le puede reprochar es una fragilidad física que le ha hecho perder más partidos de la cuenta. Y entiendo que no la puede remediar y que habrá hecho todo lo que está en su mano para evitarla.

 El año pasado su lesión vino motivada por una entrada criminal y a partir de ahí arrastró molestias y luego le costó encontrar el ritmo. Una vez recuperado, Bale es un jugador absolutamente excepcional. Ayer abrió el marcador con un golazo, dio otro gol a Cristiano y creó mucho peligro por banda izquierda donde se desenvuelve mejor que por la derecha. Aún así, hay que recordar que desde esa posición también ha cuajado excelentes partidos. Bale, que es un tipo absolutamente profesional, que nunca ha levantado la voz ni creado polémica alguna, con un rendimiento deportivo indudable es un jugador que a muchos madridistas no les gusta. Es curioso.

 Igual de curioso que veamos como tanto el británico como otros jugadores (últimamente Benzema) reciben constantes críticas, comparando su rendimiento con otros jugadores. Pero han sido ellos los que han logrado dos Champion League consecutivas, 3 en 4 años y batir numerosos récords. Como equipo y a nivel individual toda esta plantilla es excepcional.

 Como decía al principio, un equipo hegemónico con algunos de los mejores jugadores del mundo en varias posiciones. De otra manera resulta imposible explicar el dominio del Real Madrid en Europa durante estos años. Bien haría la afición en disfrutar de este equipo y estos jugadores. Mediocampistas como Kroos y Modric, auténticas leyendas vivas que dominan el medio como pocos; centrales como Ramos, un jugador en su versión más madura, absolutamente crucial, tipos como Casemiro o Varanne, o Carvajal, por citar solo a algunos titulares. Pero ellos más el resto, como Isco, más los suplentes conforman esta plantilla, al mando de Zidane, un tipo tranquilo, que sabe de fútbol, y mucho, más que cualquier aficionado tuitero en 120 años de vida, y que sabe además lo que quiere del equipo y de cada jugador.

Cristiano Ronaldo, órdago al Real Madrid

Cristiano Ronaldo se quiere ir de España; lo confirma un periodista como Liberman, muy cercano al Luso, más allá de la noticia de A Bola, que evidentemente es canal transmisor del entorno de Cristiano y cercano a Mendes.

El estado de cabreo de Cristiano Ronaldo responde a la acusación de delito fiscal comunicada días atrás, y en la que el Real Madrid ha respondido emitiendo un comunicado,confiando en el jugador y esperando que la justicia se pronuncie, sin más. Evitando campañas como el #todossomosmessi o respuestas públicas, el Real Madrid no se posiciona en un tema en el que solamente es la justicia la que determina la inocencia o culpabilidad del jugador.

1420395155_extras_noticia_foton_7_0

Cristiano Ronaldo, como cualquier ciudadano que tributa en España tendrá que responder ante Hacienda y el Real Madrid no puede más que asumir la presunción de inocencia del jugador, hasta que se demuestre lo contrario. Pero no puede ir más allá.

Hay aquí dos posiciones claras y las dos comprensibles:

1) La del Real Madrid. Como institución neutral políticamente no puede ni debe poner en duda la actuación de la fiscalía ni de la justicia en general. Le pueden gustar o no las decisiones, pero no dudar de ellas. Por tanto, el comunicado ya es en sí un apoyo, e incluso un exceso. Lo otro sería el ridículo de #todossomosmessi o cristiano, al que yo como madridista y contribuyente me niego en redondo.

2) La de Cristiano Ronaldo. Entiendo que el jugador se sienta molesto si efectivamente es inocente. Se le pone al mismo nivel que una persona ya juzgada y sentenciada como Messi. A ninguno nos gustaría vernos acusado de un delito que no hemos cometido. Entiendo perfectamente su frustración, porque es recurrente. Y es fácil atacarle y de hecho se lleva haciendo desde que fichó por el Real Madrid. Mientras que por ejemplo, con Suárez o Neymar se bajó la presión con sus actuaciones, con Cristiano o cualquier otro (la hernia de Bale) se subió la presión.

Dicho lo cuál, Cristiano ha elegido al enemigo erróneo; que desde luego no es el Real Madrid. A él le gustaría como a mí también, un Real Madrid más belicoso, más agresivo, que ataque a sus enemigos de frente. Pero Florentino desde hace mucho ha demostrado otro tipo de comportamiento, menos frontal. No es Santiago Bernabéu que decía auténticas verdades. Y tampoco es aquella época. Ahora cualquier declaración altisonante tiene una repercusión brutal, aunque es cierto que a ciertos personajes del Barcelona se le permiten.

Real-Madrids-Portuguese-forward-Cristia

Si Cristiano quería cambiar el comportamiento y proceder de Florentino ha elegido el camino equivocado y lo que probablemente haya hecho sea desatar una tormenta en su contra, tanto de la afición, como del propio Florentino, que como dice el articulista, no se anda con medias tintas. Y sí tiene además la oportunidad de emular a Don Santiago Bernabeu que “echó” a su máxima figura del Madrid, quizá incluso mejor, siendo ahora el momento deportivo ideal.

Y por tanto, toda presión del jugador y del entorno sobra y le pone ahora mismo en el disparadero de salida. Y ello con el agravante de ensuciar un momento de gran felicidad para un madridismo que disfrutaba con un doblete histórico.

Confío en que Florentino Pérez tenga claro que el club no se somete al chantaje de ningún jugador o entrenador. Tampoco Cristiano. De la misma manera que Santiago Bernabéu no cedió en su día ante la presión de Di Stéfano para jugar como titular, ofreciéndole la puerta de salida, el mandatario actual debe hacer lo mismo. El Real Madrid no paga las multas de sus jugadores ni renueva a estos por capricho.

El sueldo actual del portugués, con 20 millones netos al año, es más que suficiente para sus multas, si se acaban materializando, y el Real Madrid no puede hacer como el F.C.Barcelona que en las renovaciones a Messi le ofrece ese pago.

Además, si Cristiano quiere marcharse dejará una suculenta suma de dinero, por lo menos 150 años, que para un jugador de 33 años, super amortizado ya, dejaría el camino expedito para otros jugadores. Una situación que permitiría fichar a cualquiera de las estrellas jóvenes actuales como Mbappé o Dembelé que podrían competir con los actuales. Puede cambiar incluso la composición actual de la plantilla con más opciones para Morata o James de quedarse

Es un panorama completamente nuevo e inesperado, pero también oportunidad. Este órdago parece ser que es fuerte por parte de Cristiano y a buen seguro que si se produce será beneficioso para el Club y perjudicial para Cristiano. En ningún otro club será tan competitivo como en el Real Madrid. Ahí tiene los casos de Ozil o Di Maria.

Y el Real Madrid, en cambio, aceleraría el plan renove, bien es cierto que con su pieza principal, un jugador que ha demostrado que todavía tiene recursos suficientes para ser el mejor del mundo, aunque su desempeño haya sido solamente en un tercio de la temporada. Aparte de su capacidad goleadora, el Real Madrid perdería a un icono publicitario.

A cambio, se abriría la vía para un jugador como Bale, en todos los sentidos, tanto deportivamente, con más protagonismo como a nivel de Marketing. Y otros jugadores ven más probable obtener más minutos de calidad ante la baja de un titular indiscutible.

En todo caso el Real Madrid saldrá ganando y el luso perdiendo, porque si se queda habrá perdido todo el crédito ganado durante años y especialmente esta temporada. Esta pataleta contra el Real Madrid, que ni pincha ni corta en las decisiones de Hacienda es un error mayúsculo. Seguro que a nadie le gusta están en las portadas como posible defraudador fiscal, pero si Cristiano está tranquilo y es inocente no se entiende el berrinche, que en todo caso debería ser con sus asesores, que seguroq ue también reciben un buen sueldo.

Así que se abre la veda de fichajes y especulaciones, contando con esos 150 o 200 millones que pudiera dejar Cristiano. Han desatado la tormenta perfecta para Florentino.

 

El Real Madrid arrasa Vigo

El Real Madrid sumó una nueva victoria en un dificilísimo campo y ambiente parecía por momentos, por la intensidad de ambos equipos, una final de Champion League. Curiosamente solo un equipo se jugaba algo, el Real Madrid, mientras que los jugadores del Celta, sobreexcitados, se jugaban aparentemente solo el honor, como en el resto de partidos de liga, que por cierto, jugaron mucho peor que ayer.

Es curioso ese ambiente de antimadridismo. Nos habían vendido que al Madrid no se le quería por Mourinho, pero resulta que el Madrid de Zidane, un tipo nada polémica, que debería caer simpático, genera el mismo odio. Incluso con jugadores como Isco, Nacho, Varanne, Marcelo, son jugadores poco polémicos.  Así pues, el odio lo monopoliza Cristiano Ronaldo y en ocasiones Ramos, a pesar de ser el capitán de la selección española, mal llamada roja. Curioso nuevamente.

Pero este Real Madrid parece estar por encima de ambientes, rivales duros o que se juegan algo más que las posibles primas o los puntos, como el Sevilla el partido pasado. Este equipo parece vivir en un  estado casi permanente de felicidad y ayer nuevamente lo confirmó, como tras la goleada ante el Sevilla. Dio igual que jugase en uno u otro partido, porque lo cierto es que hay 20 jugadores con nivel para ser titulares y en este momento en su mejor momento de la temporada

Un ejemplo es Nacho, uno de los mejores contra el Sevilla, que abrió el marcador con un gol de futbolista inteligente y que ayer ni jugó. El canterano lleva una temporada espectacular pero sobre todo parece estar contento. Ayer no le vimos, pero jugó en su lugar, Varanne, que hizo un partido sobresaliente y Danilo, que poco a poco va cogiendo confianza. Zidane apuesta por el también, a pesar de varios partidos con errores y dudas.

Cristiano+Ronaldo+Celta+Vigo+v+Real+Madrid+gZ1lxQQBAqsl

Pero si alguien llega en un momento de forma espectacular, ese es Cristiano Ronaldo. Si en algún momento alguien le dió por acabado (y yo lo hice hace también y luego rectifiqué), cometió el error de su vida. No se puede menospreciar nunca a un jugador como Cristiano, uno de los mejores jugadores de la historia y un goleador como no se ha visto antes. Así se ha convertido en el máximo goleador de las grandes ligas,

Sus números este año no son cuantitativamente tan relevantes como otras temporadas (28 partidos de liga, 24 goles y 6 asistencias 12 partidos de Champions, 10 goles y 5 asistencias) pero sí lo son cualitativamente, aportando en este final de temporada tan complicado una racha de goles fundamental para el equipo. Con 5 goles en cuartos ante el Bayern de Munich con un hat trick y otro ante el Atlético de Madrid en semifinales ha sumado además 5 goles en sus últimos tres partidos disputados en liga. Partidos claves como ante el Valencia (1 gol), y Sevilla y Celta de Vigo (dos goles).

Un rendimiento que justifica un balón de oro, y también la política de rotaciones de Zinedine Zidane. El mismo argumento aplica para Benzema, muy criticado en ocasiones, pero que siempre ha gozado de la confianza del técnico y que en los últimos partidos está a un nivel superior. Y lo mismo podríamos decir de jugadores como Keylor, Modric, Marcelo o Kroos, por no hablar de la magnífica gestión realizada con jugadores como Isco.

El Madrid necesita 1 punto solamente en Málaga y tiene una final por delante contra la Juventus, un gran equipo, sin duda. Una oportunidad para lograr un título anhelado que le convertiría en el mejor equipo de España y que podría ser ratificado por un doblete histórico.

Mbappé, el elegido

mbi_2

Mbappé ha irrumpido en el mundo del fútbol con una fuerza y unas expectativas que no se veían en mucho tiempo. Quizá sea uno de los llamados a suceder a Messi y Cristiano Ronaldo, dos jugadores que han monopolizado todos los triunfos y premios individuales y muchos colectivos desde hace una década.

Los sucesores a ser los mejores jugadores del mundo del futuro son ahora mismo jóvenes como Mbappé, de solo 18 años o jugadores como  el delantero de la Juventus, Dybala (23 años) o el jugador del Borussia de Dormunt (19 años).

Ese es la verdadera carrera hacia la que se han lanzado los clubes más potentes de Europa desde hace un par de años, identificar el relevo entre los jóvenes de dos supercracks como Messi y Cristiano Ronaldo que con 29 y 32 años,respectivamente, dentro de poco dejarán su trono vacante, produciéndose un extraño vacío.

Por eso el Real Madrid se ha gastado una verdadera fortuna por un chaval brasileño de 16 años, Vinicus Junior y por ese mismo motivo el Barcelona acometió un fichaje multimillonario con Neymar varios años atrás. Ese ímpetu justifica fichajes como el de Anthony Martial, Sterling o Kevin De Bruyne, muy buenos jugadores, con un elevado precio en su momento

Se trata de predecir el futuro. Y es precisamente mirando al pasado donde quizá podamos encontrar la respuesta. Mbappé me parece el mejor proyecto de supercrack que ha aparecido en la última década. Con esa edad, no recuerdo a ningún jugador destacar tanto como este. Solamente Nazario, que reventó estadísticas en el PSV, casi a gol por partido, por encima de cualquier otro jugador en la historia con esa edad, solo quizá a excepción de Pelé.

Ronaldo Nazario fue el precursor de Messi y Cristiano Ronaldo, quizá incluso una mezcla entre ambos, con la voracidad y potencia del luso y el dribling y técnica del argentino. Fue Ronaldo quien le marcó el camino a ambos, con cifras y goles asombrosos. Su evolución pasando a ser un joven super prometedor a ser el mejor del mundo fue clara. ¿Es comparable con Mabppé?

 Mbappé tiene que demostrar lo mismo que el joven Ronaldo Nazario en el PSV, pero el camino ya lo tiene marcado. Física y técnicamente tiene algo de Ronaldo y algo de Henry, como bien dice Anelka. Y su futuro puede ser uno y otro, siendo interesante la reflexión de Anelka sobre el camino que puede tomar. Antes de entrar en la comparativa estadística definitiva, dejo un par de vídeos, uno de Mbappé y otro maravilloso del joven Ronaldo Nazario:

 

 

Hay varios vídeos en Youtube con el desempeño de Mbappé durante sus partidos, pero dejo este por su definición en el gol, con una asombrosa facilidad (minuto 2), al más puro estilo Ronaldo Nazario.

Si comparamos la evolución de Mbappé con otros cracks precoces del fútbol, podemos entender porque el francés ha suscitado tantas expectativas. Cristiano Ronaldo con esa edad marcó 4 goles en 29 partidos en 1.500 minutos y Messi  6 goles en 1.000 minutos en 17 partidos.

Henry, con quien se le compara, no había llegado todavía y  jugadores precoces como por ejemplo Raul, con 18 años marcó 9 goles en 28 partidos para un total de 1.666 minutos. Rooney, otro jugador precoz, con 19 años marcó  9 goles en 34 partidos durante 2.442 minutos. Neymar marcó 17 goles en 31 partidos en más de 2.000 minutos., en la liga brasileña.

Mbappé ya había debutado con 17 años en primera división, el año pasado, con apenas 300 minutos en liga, repartidos entre una decena de partidos.  Ha sido durante la presente temporada cuando ha dado el salto, y especialmente desde enero del 2017, su progresión en goles y participación ha sido gigantesca (24 goles y 12 asistencias en 2.280 minutos)

Sus números se acrecientan cuando se observa su rendimiento en la máxima competición, ya contra los mejores equipos y jugadores: 5 goles en 8 partidos de Champion League (446 minutos jugados) . 

Datos que hay que complementar con su participación en el resto de competiciones, en las que deja también una gran impacto: en la liga francesa, 14 goles y 9 asistencia en  26 partidos, para un total de 1.236 (compárese con los jugadores arriba mencionados) y 5 goles y 3 asistencias, en 6 partidos en la Copa de Francia y la Copa francesa.

Captura de pantalla 2017-05-09 a las 12.39.14

Me parecen números más que relevantes, pero sobre todo es la calidad que se le observa en todas las acciones y su velocidad, desborde e inteligencia. Es verdad que solamente ha jugado unos pocos partidos, pero su calidad y capacidad goleada es real, ya testada ante jugadores profesionales de primer nivel, y no en ligas inferiores, como se ha visto en la Champion League.

Captura de pantalla 2017-04-20 a las 23.19.46

Y vuelvo a preguntar, ¿es Mbappé comparable a Ronaldo Nazario? Y me refiero a la comparación entre el joven Mbappe de 18 años con el joven Ronaldo de 18, porque no sabemos cómo va a evolucionar el francés. Pero ahora mismo me atrevería a decir que numéricamente desde luego que son comparables, teniendo en cuenta que el brasileño debutó en Europa con el PSV y Mbappe con el Mónaco, dos ligas y equipos equiparables.

  • RONALDO NAZARIO : 18 /19 años 94-95: 3.090 min / 33 goles: 1 gol cada 93,63 minutos. Ninguna asistencia.
  • MBAPPE: 18/19 años: 16-17: 2.280 min / 24 goles: 1 gol cada 95 minutos. Si sumamos las 12 asistencias, su incidencia en el juego del Mónaco es de una intervención de gol cada 63,33 minutos.*A falta de 2 partidos en Liga más el partido pendiente de Champion League.

Contra la Juventus en la ida, en Mónaco, su incidencia en el juego fue muy pequeña, apenas media docena de balones tocados. Pero en todos ellos creó peligro y dejó la sensación de que era algo más que una joven promesa y si un peligro para la mejor del mundo en la actualidad. Veremos como evoluciona y si incluso esta noche, en Turín puede demostrar su calidad y gol,  pero si tuviese que apostar, diría que será el próximo gran crack del futuro.

La final de Cardiff queda cerca

La penúltima semana de la Champion League ha dejado a dos firmes candidatos a finalistas: el Real Madrid y la Juventus. Si el fútbol no concede uno de sus caprichos, ambos equipos con dos rentas más que solventes, de 3-0 y 0-2, respectivamente, deberían estar en la capital de Gales. Aunque desde el cagazo de Emery y del PSG en el Camp Nou, todos andamos con el miedo a que nuestro equipo sucumba al miedo y repita tamaño despropósito.

Aunque a la vista de lo observado en ambos partidos de ida, dudo mucho que dos equipos de la veteranía y calidad de Real Madrid y Juventus se dejen remontar. Los blancos demostraron ser muy superiores a los rojiblancos, ya no solo en el resultado sino también en juego y oportunidades. Resulta tremendamente complicado querer pasar una eliminatoria en todo un Bernabéu, tirando solamente una vez a puerta. Simeone se acordó de la oportunidad de Gameiro que tan rápidamente desbarató Keylor Navas, pero yo me acuerdo de al menos media docena de ocasiones que también pudieron ser gol del Real Madrid. Además por supuesto del hat trick de Cristiano Ronaldo.

14937638808147

Pasará mucho tiempo, quizá otros 60 años hasta que veamos a un jugador de cualquier equipo repetir hat trick en dos eliminatorias de Champion League, en cuartos y semifinales. Concretamente, hemos pasado toda una vida hasta verlo, y ha sido el portugués el que lo ha logrado. ¿Quién si no? Un tipo que ha sido pichichi en 5 ocasiones en la Champion League,y que es el primero que en seis temporadas consecutivas  ha marcado 10 goles o más, y que además lleva 400 goles oficiales con la camiseta del Real Madrid, en 389 partidos.

¿Es Cristiano Ronaldo el mejor del mundo? ¿Es mejor que Messi?  Y contesto con otra pregunta, ¿es Nadal mejor que Federer? Pues depende, esa sería la mejor respuesta, ajena al aficionado que defiende su club. Depende del partido, de la temporada, de la edad, del momento de forma. Son dos colosos, sin duda. Puede ser que Messi en muchos datos estadísticos supere a Cristiano, mientras que el portugués le supera en otros, como en goles en fases eliminatorias. Ambos luchan por ser cada año el mejor del mundo en todas las competiciones y especialmente en la Champion League. Y el uno sin el otro serían mucho peores, como Nadal sin Federer.

En la otra semifinal, Higuaín, marcó un doblete, igualando el número de goles en toda su carrera en la Champion. El dato, habla regular del argentino, aunque ayer sí apareció. Pero habla aún mucho mejor de lo logrado por Cristiano Ronaldo, teniendo en cuenta que la Juventus fichó al argentino casi por la misma cantidad que desembolsó en su día el Real Madrid por Cristiano. Quizá haya que echar la vista atrás y observar el impacto goleador del portugués para valorar en su justa medida lo que ha hecho y lo que está haciendo. Yo el primero, a veces, somos demasiado injustos con los jugadores, cayendo en cierto piperismo, buscando nuevos cromos y exigiendo que los futbolistas sean como máquinas. Y lo cierto es que hay ciclos, estados de forma, momentos y también una evolución que da la edad.

Es ahí, cuando un jugador pierde condiciones físicas, en las que tiene que ser capaz de adaptarse a los nuevos tiempos, con nuevos roles- Pero no podemos dejar de lado la importancia de la experiencia, como vemos en equipos como Juventus o Real Madrid. Ese grado de conocimiento del fútbol te permite manejar las emociones que tienen estas exigentes eliminatorias.

En todo caso, quedan dos partidos por disputar y si nada se tuerce se podría repetir la final de 1998 con la Juventus de Zidane y Del Piero y el Real Madrid de Raúl y Mijatovic. Sería  en otras circunstancias porque este club no viene de años de sequía y la Juventus no crea el miedo y respeto que creaba entonces, entre otras cosas por la cantidad de finales perdidas. Aunque eso sí, sus datos (solo 2 goles encajados en Champion League) dan mucho respecto. Es vedad que el Atlético solo había encajado 5 goles en total y se llevó 3 del Bernabéu.

No sabremos hasta dentro de una semana quien jugará esa final aunque tenemos una ligera sospecha.

La puta épica

La épica le debe mucho al Real Madrid. En los últimos tiempos cuesta no identificar esa palabra con el Real Madrid, pero con partidos como el de hoy es imposible no hacerlo.

Tanto están asociados, que el eterno rival, el F.C. Barcelona ha querido incorporar este concepto, ganando el otro día en el minuto 92 en el Bernabéu y remontando antes al PSG en la Champion. Ahora bien, cuando se gana contra 10 como contra el Real Madrid o cuando la remontada sirve para caer más tarde contra la Juventus por 3-0, entonces la épica pierde su significado.

La épica del Real Madrid seguramente haya provocado entre sus millones de aficionados, varias decenas de infartos, o como mínimo habrá hecho que miles de sus aficionados hayan envejecido con rapidez. Con partidos como el de la final de la décima, ligas como la de Capello o con temporadas como la actual de Zidane, el aficionado blanco envejece más rápido. Pero al mismo tiempo disfruta el doble las victorias de su equipo.

La épica tiene que tener ciertos elementos de infortunio, como el penalti fallado por Cristiano Ronaldo ante el que seguramente sea el mejor parapenaltys de la historia, Diego Alves. La mitad más uno del estadio sabíamos que se fallaría ese penalti y que ese fallo supondría que el equipo sufriese hasta el penalti.

Quizá alguno habría preferido hoy que se marcase ese penalti, con un 2-0 tranquilo y sosegado o quizá un partido mecánico del Real Madrid, una contundente goleada, sin ir más lejos como el 2-6 del otro día ante el Deportivo de la Coruña. Uno de esos partidos rutinarios, sin gracia, en el que los goles caen uno detrás de otro y a partir del 3º apenas se disfrutan y se aplauden por inercia.

La otra opción es lo de hoy y lo de gran parte de la temporada (hasta 8 goles ha marcado el Real Madrid en los últimos 10 minutos) el gol de la épica, con sufrimiento previo, con el 1-1. Un empate del Valencia como marcan los cánones, con gol de un ex.canterano, tras una falta absurda de Casemiro y con Keylor Navas menos “gatuno” de lo que debería.

Cuando eso pasa a poco menos de 8 minutos del final ya se sabe lo que toca en el Bernabéu: toque de corneta. De pronto, donde antes había un equipo de ritmo lento y cansino, aparece un equipo dinámico, con una vitalidad propia de chavales de 18 años, jugando cada balón como si fuese la última jugada de sus vidas

Mientras eso ocurre, el aficionado tiene un ojo en el videomarcador, comprobando como ahora el tiempo pasa más rápido, y otro ojo en el terreno de juego, esperando que el balón pase rápidamente a los pies de los jugadores madridistas. Entre medias, muchos nervios y la sensación de que la épica nunca llegará. Por eso es épica, porque no se espera.

Y así es como ha llegado el gol de Marcelo, después de una buena jugada de Morata. Un 2-1 que mantiene al Real Madrid en la lucha por la liga, y que acentúa el mito de la flor de Zidane. Hoy, el técnico francés apostó con James, que le devolvió la confianza con un gran partido, al contrario que Benzema. Pero llegados a este punto, los destinos de Zidane son inescrutables y sus decisiones deben tener la lógica de quien fue antes un jugador de super élite. Sobre todo no habrá discusión mientras lleguen las victorias y los títulos. Aunque sean por la vía de la épica.

 

Cristiano Ronaldo doblega al Bayern de Munich

Santiago Bernabéu

Espectacular TIFO. Fuente: Real Madrid

El Santiago Bernabéu vivió ayer un duelo apasionante, un partido entre el Real Madrid y Bayern de Munich repleto de tensión, que se resolvió en una prórroga que el Real Madrid salió a ganar y ganó por 4-2.

Pero antes de eso, los bávaros salieron en tromba, con puñales por las bandas con las parejas Alaba-Ribery y Lahm-Robben, martilleando las bandas madridistas y colgando balones para que apareciese alguien. Fueron de 15 a 20 minutos de total dominio alemán, aunque sin tiros claros a puerta. Un doble remate de Thiago y de Robben que se fueron al cuerpo de Marcelo y fuera, respectivamente. El Real Madrid se cerró bien, y luego lanzó sus contraataques, más claros que los de los alemanes.

Durante todos esos minutos el Real Madrid sufrió en el medio del campo, con pérdidas de balón de Modric y de Casemiro, los dos irreconocibles, y con el equipo excesivamente atrás.

Pero a partir del minuto 25, el Real Madrid, gracias a la labor de Marcelo y Carvajal, impecables ambos, se sacudió el dominio alemán y conectó varios ataques de peligro. Tuvo Kroos dos disparos claros, de esos que suele marcar como quien emboca un putt de golf y Ramos otra que salvo bajo palos, Boateng, y dos disparos de larga distancia de Carvajal y otro de Cristiano Ronaldo dentro del área.

Marcelo

Marcelo señalándose el escudo. Fuente: Real Madrid

En la segunda parte se repitió el guión, aunque esta vez los alemanes se adelantaron en el marcador con un gol de penalty. Fueron esos primeros 15 minutos verdaderamente agónicos para el Real Madrid, que pudo haber recibido otro gol tras sacar Marcelo un gol en la línea de gol a Robben. El holandés fue el mejor de su equipo y fue un peligro constante. Hizo un partido memorable.

El partido con el 0-1 se congeló temporalmente -demasiada tensión en el ambiente- hasta que  apareció Cristiano Ronaldo en el minuto 75. Una asistencia de Casemiro acabó con un testarazo maravilloso del portugués. Un gol que fue eclipsado un minuto después por otro en propia meta de Ramos.

Cristiano Ronaldo

Cristiano Ronaldo

Y ahí se empató la eliminatoria, con un partido de altísima tensión hasta que Vidal fue expulsado. En esos 10 minutos, el Real Madrid atacó más y fue a por el partido con más claridad. También lo hizo en la prórroga, bien es cierto que con superioridad numérica, pero esos tres goles hablan del afán del equipo por cerrar el partido.

Y aquí, hay que hacer un punto y a aparte y hablar de los tres goles de Cristiano Ronaldo. Un hat trick en unos cuartos de Champion League, cuando el equipo más lo necesita. Esos tres más los dos de la ida son la huella que deja Cristiano en el Real Madrid. Goles, por cierto, de delantero centro puro, la posición en la que se está reconvirtiendo. Cinco goles contra todo un Bayern de Munich, una barbaridad. Es triste que tenga que pedir que no le silben. Pasarán décadas antes de que veamos a otro jugador capaz de hacer lo que ha hecho Cr7 en esta eliminatoria con 32 años, y lo que ha hecho en el Real Madrid.

En definitiva, el Real Madrid fue mejor en la eliminatoria. El cómputo total deja 23 tiros a puerta, 17 tiros fuera del Madrid y otros 17 parados por Neuer, por 7 tiros a puerta y 12 fuera del Bayern, con solo 5 paradas de Keylor. Datos que contradicen el mito de la pegada del Real Madrid, y que, sin embargo, sirven para ilustrar el mayor peligro generado por los de Zidane. Con otro portero que no fuese el internacional alemán, es posible que el Bayern de Munich se hubiese llevado 5 o 7 goles en ambos partidos, respectivamente.

Captura de pantalla 2017-04-19 a las 0.46.23Captura de pantalla 2017-04-19 a las 11.42.32

Respecto al arbitraje, decir que no fue bueno, pero para ninguno de los dos equipos. Una nueva muestra de lo necesario de instaurar el VAR cuanto antes.

Analizando con detalle las jugadas y sobre todo tras las declaraciones de los jugadores del Bayern de Munich, bien harían en volverse a meter en la cueva, especialmente Arturo Vidal, que habló de atraco. El chileno debió ser expulsado antes por esta jugada, en el minuto 47. Casi 40 minutos le regalaron antes de su expulsión e incluso 80 minutos, puesto que su primera amarilla debió ser roja, con una entrada por detrás a Isco. Si se hubiese expulsado a Arturo Vidal en el minuto 4 por esa entrada criminal al malagueño, el partido sí que habría sido otro. Y ahí se acaba cualquier comentario sobre atraco o robo. Se confunde con demasiada frecuencia una o dos jugadas mal pitadas con un atraco, que no es otra cosa que una constante reiteración de jugadas mal pitadas siempre en favor del mismo equipo.

Y con respecto a los goles en fuera de juego, no habrían sido necesarios si se hubiese pitado el fuera de juego del 1-2. Ese también era igual de fuera juego. Son jugadas todas ellas difíciles de ver y que requieren la tecnología.

En todo caso, poco se habló del penalty en la ida, injustamente pitado y que si el Bayern de Munich hubiese marcado, estaríamos hablando de otra cosa. Bien es cierto que se le perdona una tarjeta amarilla a Casemiro en una entrada a Robben (minuto 79). Hasta ahí las injusticias cometidas. Que ahora vengan los de la remontada histórica a saldar cuentas…

Que fácil es hablar de los árbitros cuando es contra el Real Madrid, aunque no se tenga razón. Nadie escuchó a ningún jugador del PSG quejarse ni tampoco a la prensa nacional hablar como hacen ahora de los árbitros aunque no tengan razón. Pero eso es el madridismo, la generación de envidia y odio de la otra mitad del mundo, el antimadridismo.

Pero mientras, por séptima vez consecutiva el Real Madrid está en semifinales,  Cristiano Ronaldo marcó su gol 100 en la Champion League y el mejor club del mundo está a solo tres partidos de su duodécima Copa de Europa. Y eso pasando por encima a todo un Bayern de Munich, el coco del sorteo y según “los entendidos”, jugando mal. Casi nada.

Puñetazo del Real Madrid en el Allianz Arena

Por segunda vez consecutiva el Real Madrid sacó del dificilísimo estadio del Bayern Munich una victoria. La de ayer, como la anterior, el 0-4, pudo haber acabado en goleada si enfrente no hubiese estado, Neur, que hizo 3 o 4 paradones a tiros a bocajarro. Aunque evidentemente el 1-2 lo habría firmado antes cualquier madridista y mucho más tras ver la primera parte.

Lo que sucedió en los primeros 45 minutos entraba dentro del guión histórico del Real Madrid en Alemania, un equipo dominante, el Bayern, y otro, el equipo de Zidane, aguantando un chaparrón que se vino primero con un gol de Vidal, a saque de córnerr, y después con un penalty por mano inexistente de Carvajal. Y ahí estuvo el partido y la eliminatoria. Esa mano que en realidad fue un balón al pecho (bendito VAR cuando acabe instaurándose), era el 2-0 con el que el Bayern de Munich se iba al segundo para poner en los corazones madridistas el miedo a un partido acieago.

Pero el penalty lanzado por Vidal se fue a las nubes, y tuvo un doble efecto, la respuesta del equipo blanco en la segunda parte y la desaparición del jugador chileno, que debe seguir arrepintiéndose de ese penalty lanzado.

A partir de ahí 45 minutos de insultante dominio blanco, antes y después de la expulsión de Javi Martinez. En ese periodo aparecieron todas las virtudes del Real Madrid, prácticamente escondidas durante este 2017, tras el maleficio del mundialito.

Apareció Cristiano Ronaldo con un partido soberbio, con dos goles de delantero puro, pero con una chispa y ganas que hacía tiempo que no veíamos. Son 100 goles en competiciones europeas y muchas bocas por cerraApareció también Modric, con su electricidad habitual y Kroos con su compás, e inesperada apareció Asensio que sustituyó a un gris Bale, que por lo visto andaba tocado físicamente. El mallorquín es un jugador de bandera, de mucha clase, y suya fue la asistencia del segundo gol, pero ayudó también a que el Real Madrid dominase a un equipo que parecía que jugaba no con 10 sino con 8.

Cristiano Ronaldo

Cristiano Ronaldo remantado a gol

Hemos visto más de una vez partidos de 10 contra 11, normalmente en partidos del F.C. Barcelona, pero también recuerdo algún partido del Real Madrid remontado con 10 jugadores. Ayer, el Bayern de Munich fue un muñeco de trapo en manos de un Real Madrid desatado, al que solamente la famosa “no pegada”, separó de un resultado apabullante.

Bien es cierto que después de lo visto queda la sensación de que el resultado es corto y un tempranero gol del equipo bávaro en el Bernabéu puede complicar la eliminatoria. Contando además que ayer no jugó su mejor jugador, el polaco, Lewandoski. Pero también lo es, que por primera vez en varios meses se vio ayer al mejor Real Madrid de Zidane, que todavía debe recuperar a Bale, muy por debajo de su mejor rendimiento desde la lesión.

Con un pie en la semifinal, esperarían la Juventus, si no sucumbe a la “rebontada” blaugrana, previsiblemente el Mónaco de Mbappé (atentos a este jugador que es el nuevo Henry/Ronaldo) y el Atlético de Madrid si mantiene el 1-0, cosa no tan fácil como se prometen. En todo caso, esto es fútbol y todavía queda mucho por definir.

Remontada del Real Madrid ante el Villareal

1488141152_571317_1488145323_noticia_normal

El Real Madrid ganó tres puntos dificilísimos contra el Villarreal, en un campo donde ni el Atlético de Madrid, ni Sevilla ni F.C Barcelona había logrado ganar. Y hasta 20 minutos antes del final parecía que iba a ser igual para el Real Madrid.

 En la primera parte ya se vio a un Villarreal que dominó el juego, con más y mejores ocasiones, pero sobre todo haciendo al Real Madrid correr mucho. Aún así, el 0-0 se mantuvo durante 45 minutos en los que el equipo de Zidane no encontró su juego. La segunda parte se pareció a los primeros minutos del partido en Mestalla, y en 9 minutos el Villarreal marcó hasta dos goles. Parecía que habría una avalancha, visto el juego previo.

 Pero el fútbol es imprevisible y mucho más cuando está este Real Madrid en el campo, muy inferior al Villarreal durante los 65 minutos previos, e infinitamente superior en los siguientes 25 minutos, coincidiendo especialmente con el cambio de Casemiro por Isco. Lo cierto es que el medio de campo del Real Madrid estaba naufragando, mal acompañado por la BBC.

 Pero a partir de ese cambio, un gol de Bale reactivó al equipo con el 2-1, después un 2-2 con un penalty de Cristiano Ronaldo y finalmente Morata para poner el 2-3, en la enésima remontada del Real Madrid.

 El mérito del resultado final se entiende no solamente por el dato inicial, sino también por el hecho de que este Villareal había recibido solamente 15 goles  en toda la temporada y ayer recibió 3.

El partido de ayer reabre dudas entorno a Benzema, inspirado en uno de cada 5 partidos y que ayer falló dos ocasiones clarísimas, de esas que un delantero del Real Madrid no puede fallar. Tampoco compareció como debería Cristiano Ronaldo, que si bien marcó el gol de penalty (es el jugador de la historia de la liga con más penaltys marcados), y tuvo también un bonito tiro al palo, durante el resto del encuentro perdió muchos balones y tampoco ayudó a un colapsado medio del campo. También sufrió ayer la defensa, que junto con el medio del campo y la delantera no fue capaz de presionar al rival ni de robar balones.

Al Real Madrid le esperan semanas complicadas con partidos cada 3 días y Zidane debe estar ágil con la alineación. De lo contrario esta liga, que parecía más que encarrilada hace dos meses, se puede escapar de las manos.

El balón de oro a Cristiano Ronaldo

Cristiano con su cuarto balón de oro

Cristiano con su cuarto balón de oro

El balón de oro ha vuelto a su formato clásico (del que nunca debió salir) y la revista France Footbal ha otorgado el premio a Cristiano Ronaldo, que se ha llevado ni más ni menos que el cuarto balón de oro.

El premio tiene en cuenta sobre todo la Eurocopa y la Champion League lograda por el portugués, pero también unos números individuales que le han llevado a marcar más de 50 goles por sexto año consecutivo y a ser pichichi de la Champion League

Para aquellos que sostienen que Messi es el mejor del mundo, pase lo que pase, en la última década, como el odiador Xavi, habrá que decirles que eso hay que demostrarlo año a año y temporada a temporada, y en la última Cristiano Ronaldo ha tenido mejores números. Luego la comparativa entre ambos arroja muchos datos interesantes, pero el hecho de que uno tenga 4 balones de oro y otro 5, habla de la proximidad entre ambos genios.

Cristiano Ronaldo entra por méritos propios en la leyenda del Real Madrid como el mejor jugador de la historia, todavía compitiendo con Don Alfredo Di Stefano, aunque ya muy cerca.

Pasarán décadas antes de volver a disfrutar de un jugador con la voracidad de Cristiano Ronaldo. Un animal del gol, insaciable, que tiene que demostrar ahora que la edad le va haciendo perder facultades físicas, si es capaz de seguir siendo el número 1 con más de 31 años. Lo que si ha demostrado es que a base de esfuerzo y de trabajo se pueden lograr todos los objetivos. Porque es indudable que el portugués no tiene el talento natural de Messi. El argentino juega con 29 años a lo mismo que jugaba con 14.

Cristiano Ronaldo, sin embargo, ha evolucionado brutalmente y de hecho poco se parece su versión inglesa a la española. En el Real Madrid es cuando ha explotado como super goleador, con unos registros impensables, muy alejados de sus números en el Manchester United.

Esa capacidad de evolucionar y de seguir mejorando a base de trabajo, es el gran elemento diferencial de Cristiano Ronaldo y su gran mérito.