Un partido de sufrimiento bien vale una Champion

Ayer sobrevolaron por el Santiago Bernabeu palabras como debacle, fracaso histórico, ridículo, vergüenza. Hasta el minuto 92, cuando se produjo el claro penalti a Lucas Vázquez, daba la sensación de que la prórroga sería la prolongación justa y necesaria de una agonía y un miedo que habría de terminar con el cuarto gol de la Juventus.

Resultado de imagen de real madrid vs juventus

La auto expulsión de Buffon, y sobretodo el gol de Cristiano Ronaldo, tras una magnífica ejecución, aliviaron de golpe todos esos sentimientos y produjeron los contrarios de euforia, alivio y descanso. El Real Madrid alcanza su 8ª semifinal consecutiva, un récord histórico, con Cristiano Ronaldo como líder deportivo y espiritual de equipo, como demostró ayer con su 11º partido consecutivo marcando en Europa, pero también con su actitud ganadora.

El resultado (ese gran impostor, como diría Xavi) y las sensaciones durante el partido fueron malas. A medida que caían los goles de la Juventus, que empezaron demasiado pronto(antes del minuto 2),y con el marcador de la eliminatoria empatado antes del minuto 70, todo se veía de color de negro. Los 3 goles de la Juventus, provocados por estrepitosos fallos defensivos, no fueron consecuencia de un dominio abrumador de la Juventus, pero si dio esa sensación.

Lo cierto, es que analizando el partido y las ocasiones de gol con más calma, el Real Madrid pudo haber marcado, eliminado la ilusión juventina, en varias ocasiones claras. Además de un larguero de Varanne al final de la primera parte, el Real Madrid tuvo alguna ocasión en las botas de Isco, con un mano a mano contra Buffon, un muy dudoso gol anulado en fuera de juego y algún remate más ligero de Cristiano.

En todo caso, la Juventus hizo su partido, y lo hizo muy bien, acortando la distancia poco a poco, jugando al límite de fuerzas y manteniendo el control de las emociones. Hasta el minuto 92. Antes, el Real Madrid echó de menos a Sergio Ramos. Se notó la inexperiencia de Vallejo a quien los compañeros apenas pasaron el balón.

El partido de ayer, que no deja de ser una derrota por 1-3, casi ni se nota sabiéndose en semifinales, recordando el partido de ida y sobre todo, mirando al vecino, el F.C.Barcelona, que en circunstancias muy similares no fue capaz de resolver finalmente el partido. Y es que para ganar una Champion hay que sufrir, mucho. Siempre suele haber un partido malo, que es necesario resolver con éxito si se quiere ser campeón. El madridismo recuerda el momento del 2-0 el año pasado en el Calderón, o la vuelta contra el Borusia de Dormund, a un gol de la eliminación, o antes contra el Wolsfburgo o en Turquía.

Son momentos de debilidad extrema del equipo, que como ayer, parecen abocados al fracaso, pero que en última instancia se superan y hacen al equipo mucho más fuerte. Esa es la situación actual del Real Madrid.

Por otra parte, el partido de ayer y estas eliminatorias de Champion, confirman que el fútbol es un deporte maravilloso. Nos hemos acostumbrado a dar demasiadas cosas por hecho, a infravalorar al propio fútbol, impredecible e increíble al mismo tiempo.

Disfrutemos del fútbol, de la CHampion League, y de este Real Madrid, capaz de salir vivo ayer de un partido, que fácil en otras circunstancias habría acabado con un

Cristiano Ronaldo, rey de Europa

Cristiano Ronaldo voló sobre el cielo de Turín y su pierna contactó con el balón a una altura de 2,23, casi un salto de altura, para a continuación dirigir la pelota a la portería y convertir ese remate en la chilena perfecta, la chilena soñada por cualquier niño y por el mismo. Tras numerosos intentos en los últimos años, Cristiano Ronaldo conseguía su gol soñado, en el escenario ideal, muestra de su perseverancia y trabajo, cualidades no suficientemente ponderadas en el portugués.

Resultado de imagen de chilena de cristiano ronaldo

Ese gol suponía el 0-2 y sobre todo el cierre de la eliminatoria y la sensación en todo el estadio y en el equipo rival de que el Real Madrid era invencible. Y eso, a pesar de que durante buena parte de los minutos anteriores el equipo de Allegri había apretado y creado algunas ocasiones de peligro. Pero el segundo gol de Cristiano, como el primero, constataba que ante el mejor jugador del mundo ni siquiera la mejor defensa del planeta puede trazar un plan previo.

Porque esta Juventus, como la del año pasado y como la de los últimos años, tiene un sello propio que es el rigor defensivo. Y mucho más en su casa. La Juventus es el equipo capaz de minimizar el ataque rival y de ganar los partidos. Un equipo que en los últimos 25 partidos había encajado solamente 5 goles, distribuidos en 3 partidos. Curiosamente varios de ellos marcados por el Tottenham, de los pocos equipos que en los últimos años le han hecho daño al Real Madrid.

Pero si miramos más atrás, la Juventus llevaba cinco años sin perder en su estadio y en competición europeo solo ha perdido 5 de los últimos 178 encuentros. Y desde el 19 de noviembre de 2017, solo había encajado 5 goles en 25 partidos oficiales, dejando la portería a 0 en 21 partidos. Sin ninguna derrota en contra, no parecía el rival más sencillo. Cifras que ponen de relieve la gesta del Real Madrid, que venció por 0 a 3 pero que pudo haberse marchado del partido con una goleada el doble de abultada.

El responsable principal, Cristiano Ronaldo, con unas cifras tan abrumadoras que asustan, imposibles de encontrar en el fútbol actual, y en esta competición. Cristiano Ronaldo es por sus números y su incidencia en la Champion League el mejor jugador de esta competición, como el propio Real Madrid. Es curioso como el equipo blanco demuestra cuando llega su competición fetiche su verdadero nivel.

La Champion League sería el equivalente a la fase final de la NBA. La fase regular es disputada y las Olimpiadas son muy atractivas, pero el mejor baloncesto se ve en esos últimos partidos finales de cada temporada.

Y en los últimos 5 años el Real Madrid, que solo había perdido precisamente contra la Juventus, en las semifinales de hace tres años, ha demostrado su superioridad de la mano del portugués y por supuesto, también gracias a una constelación de estrellas que han sido capaces de ganar a los mejores equipos de Europa.

Este Madrid de Zidane y el de Ancelotti, que tiene algunos rasgos similares, ha goleado a domicilio al Bayern de Munic (0-4 y 1-2) y Juventus (0-3), al Atlético de Madrid en casa (3-0), Borussia de Dormund (3-0) al PSG con un 3-1 y un 1-2 en París, ha vencido también en el Calderón y en el Camp Nou en liga, y ha ganado en campos como el del Nápoles (1-3), la Roma(0-2), Liverpool (0-3) y ha logrado también victorias varias en Alemania, un país históricamente complicado para el equipo blanco y que sin embargo ha vivido goleadas como al Shalke (1-6 y 0-2).

Semejante dominio no puede ser casual ni accidental y solamente ha sido interrumpido en esta competición en los últimos años por un par de partidos en los que el Real Madrid ha encontrado dificultad.

Pero ningún rival grande ha sido capaz de vencer al Real Madrid en Europa y mucha culpa de ello la tiene Cristiano Ronaldo. el luso ha marcado en los últimos tres años en Champions League casi el doble de goles que Messi(42 frente a 23), casi el doble de asistencias (19 frente a 10), lleva en Champions casi tantos goles como algunos clubes (119) y con un promedio en los últimos partidos de más de 1 gol por partido.

Un jugador monstruoso, insaciable, capaz de llevar a su equipo en volandas justo en los momentos más complicados, contra los mejores rivales. En estos años ha marcado goles en prácticamente todas las eliminatorias y partidos, a rivales tan duros como Juventus, Atlético de Madrid, Bayern de Munich o PSG. Ninguno se ha librado, y con distintas facturas Cristiano ha perforado una y otras vez las redes rivales.

Cristiano Ronaldo es por méritos propios el santo y seña de este Real Madrid campeón y ya va siendo hora de que se le reconozca como tal, como el futbolista que no solo con sus goles, sino con su actitud ganadora, lideró a su equipo a una época dorada con 3 Champions logradas en 4 años, camino, quien sabe si de la siguiente.

El Real Madrid es el rey

Comenzó la eliminatoria un equipo que se paseaba por Europa, con 19 victorias en 19 partidos en casa; con 2 derrotas y dos empates en 28 partidos en liga; un equipo que en la fase previa que había marcado 21 goles  a favor y recibido solo 4 en contra en 6 partidos y un equipo que en el partido determinante había goleado y aplastado al Bayern de Múnich en el Parque de los Príncipes por 3-0.

Este era el mismo equipo que el año pasado goleó al F.C.Barcelona por 4-0 y se dejó remontar, atraco mediante, pero mejorado con uno de los mejores jugadores del mundo, Neymar, y con otro supercrack como Mbappé.

Y al otro lado el Real Madrid, el viejo campeón, con cicatrices, golpeado por una pésima liga doméstica (también adulterada) y una fase de grupos mediocre, sin haber gastado apenas dinero mientras otros grandes de Europa se reforzaban gastando cientos de millones.

Uno era gran favorito y el gran coco del torneo, y el Real Madrid, a pesar de ser bicampeón consecutivo de Europa y contar con una generación excepcional de jugadores no lo era, mientras acechaba el antimadridismo deseoso de que acabe este idilio con la Champion.

imagen-sin-titulo

Esa es la historia previa de una eliminatoria, que hoy, muchas semanas después ha convertido al PSG en un equipo del montón, un equipo que (escuchado en radio) no sabe competir porque la liga francesa es floja. Un equipo que bien es cierto que ayer pareció un muñeco en manos del Madrid. ¿Pero acaso no lo pareció también la Juventus el año pasado? ¿O el Bayern de Múnich de Guardiola? Entonces, el técnico independentista catalán decía básicamente que el Real Madrid había ganado porque eran atletas. Así se justificaba el 0-4.

Hoy se necesitan otros recursos para devaluar a un equipo que en 5 años solo ha perdido una eliminatoria de Champion, en semifinales contra la Juventus por un gol, y que ahora mismo va camino de otra Champion League si nadie lo evita.

Y lo hizo, jugando ayer sin dos piezas claves como Kroos y Modric. Zidane hizo una alineación arriesgada, valiente, que algunos pensábamos, apostando por la velocidad en banda con Lucas y Asensio y por un medio del campo que combinase a Kovacic y Casemiro. Y no le pudo salir mejor la jugaba porque brillaron los 4. Y por supuesto también los habituales como Ramos, Carvajal o Varanne.

Y me paro aquí en Cristiano Ronaldo. El portugués lucha contra todo y todos. Contra Messi, contra sus aduladores, contra sus haters, contra la afición que está en su contra y contra sí mismo. Cristiano es un luchador desde que tenía 12 años y salió de Madeira y lo sigue siendo y con 33 años, con 5 balones de oro, n trofeos individuales y colectivos a la espalda y jugando en el mejor equipo del mundo. De otra manera no se explican sus números.

Screenshot_2018-03-06-22-56-48
Goles en los últimos partidos de Champion. Fuente: @laligaennumeros. Twitter

Estos son los números de Cristiano Ronaldo en los partidos importantes. Un hat, 3 al trick al Atlético de Madrid, 5 goles al Bayern de Múnich, 2 al Totemham, 3 al PSG y 2 a la Juventus. Partidos grandes, eliminatorias de Champion, rivales de gran nivel. Son 19 goles más que Messi- que también ha marcado sus goles y marcará aún más- a partir de las fases KO(1/8,1/4,semiginales y final).Pero sirva el dato para evaluar el desempeño de Cristiano Ronaldo. Un total de 57 goles, cuando jugadores como Raúl, Henry o Kaka hicieron 18,12 y 11 respectivamente.

Ayer marcó un importantísimo gol de cabeza tras una jugada espectacular entre Asensio y Lucas. No fue un gol individual, fue coral, pero había que estar al otro lado para rematar ese balón, y para eso antes había que ejecutar el desmarque y adelantarse al defensa.

Ese es el “único”  mérito de Cristiano Ronaldo, marcar goles, de todo tipo. De cabeza, derecha, izquierda, penalty o falta. Sus goles son tan importantes como los de Messi y muchos igual o más espectaculares (como la famosa falta por debajo la barrera, ejecutada por el portugués hace varios años contra el Bayern), pero recibe siempre algo menos de atención que el argentino, al que algunos llaman d10s.

Da igual que lleve marcando los últimos 9 partidos consecutivos de Champios League, siempre habrá más foco para un gol contra el Girona o el español. Da igual que sean 22 goles en 13 partidos contra los mejores rivales de Europa, siempre parece que el determinante es Messi, que para poner de relieve el dato, necesitó 23 partidos para marcar 21 goles en los últimos 3 años. Quizá por eso un equipo no haya alcanzando semifinales y otro haya logrado los títulos

Pero mi afán no es devaluar a Messi, a quien solo un tonto pondría en duda. Messi es absolutamente determinante, genial. Pero también lo es Cristiano porque si en algunas comparaciones el argentino sale perdiendo quiere decir que Cristiano a la fuerza tiene que ser tan bueno o mejor que Messi. Y aún así, de Cristiano se sigue dudando y él sigue luchando, sigue ambicionando ser el mejor, aunque tenga enfrente a un ser divino, pitado por la grada ajena o amado por la propia( no fue así siempre).

Sin Cristiano Ronaldo no se puede entender este ciclo del Real Madrid. Y tampoco este ciclo reciente ni lo de ayer tiene sentido sin Zidane ni otros jugadores. Por eso el Real Madrid ha ganado 3 Championes en 4 años, con jugadores como Carvajal que no ha perdido en 24 partidos consecutivos de Champions.

Este Real Madrid podrá perder en la siguiente fase o no, y seguir haciendo una temporada doméstica lamentable, pero se le debe el debido respeto por su desempeño extraordinario en Champion y por supuesto, se le debe tener miedo si no se quiere acabar como una banda como aquellos que eran favoritos a ganar y al título desde la Juventus del 98 hasta el PSG de ayer.

El PSG cae ante el campeón

Cuando el Real Madrid marcó el 3-1, con dos goles en apenas 5 minutos, lo primero que pensé es: “el puto Madrid”. Ese equipo capaz de ir en liga a 19 puntos del líder, perder o empatar contra casi cualquier rival vulgar y a la vez remontarle hasta al que hasta hoy era el mejor equipo de Europa.

La remontada del 0-1 al 3-1 convierte al PSG nuevamente en un equipo débil, otra víctima más del Real Madrid que convierte a los grandes en pequeños. Pero lo cierto es que el equipo francés dio mucho miedo con Neymar y Mbappé y tuvo buenas oportunidades para romper el partido y encarrilar la eliminatoria. El primer gol de Rabiot toque llegó al área madridista solo (repitiendo errores de otros partidos) dejó durante muchos minutos al equipo de Zidane KO. Se parecía algo al partido contra el F.C.Barcelona, con el 0-2 planeando en el ambiente.

Fue el 1-1 con un penalti -claro pero tonto-, el que volvió a meter al Real Madrid en la eliminatoria. Y aún así, nuevamente en la segunda parte se mascaba en el ambiente la tragedia. El tridente ofensivo del PSG necesitaba muy pocos toques para generar peligro y en muchos minutos el Real Madrid sufrió para recuperar el balón y armar incluso el ataque. En ese momento, era un empate en el marcador, pero a los puntos habría ganado claramente el PSG.

Fueron los cambios los que cambiaron completamente el partido. Zidane introdujo primero a Bale por Benzema en un cambio lógico que daba velocidad y verticalidad al equipo, y a15 minutos del final cambió al ancla defensiva, Casemiro, y a Isco remozando el equipo con Asensio y Lucas. Los tres fueron decisivos, especialmente el balear, que se comió el césped y que pareció buscar el protagonismo perdido en los últimos meses. Por su parte, Emery quitó a su delantero centro para poner a un lateral y ahí empezó a perder el partido. Con el 1-1, cada una de esas decisiones te cambia un partido. Son los cambios en sí mismos pero también el mensaje que trasladas. El de Zidane fue muy claro: arriesgar sin medio centro defensivo puro, con jugadores rápidos y ofensivos. El de Emery fue el mensaje contrario.

El 3-1 no es ni mucho menos definitivo pero sí demuestra como mínimo que el Real Madrid como club, y este Real Madrid en particular, con los jugadores de las dos Champion consecutivas, y las 3 en 4 años, merece siempre respeto y temor. Y hoy precisamente vimos al gran Marcelo, que todo lo que no da en defensa lo duplica en ataque, al Modric de siempre porque es casi imposible mejorarle, a un Ramos concentrado, a Kroos como termómetro y como no a Cristiano Ronaldo.

cristiano-ronaldo-gol-psg_15_970x597

Sí, Cristiano Ronaldo, el tipo que ha marcado en todos los partidos de esta Champion League, que lleva 11 goles y 21 goles en los últimos 14 partidos de Champion League, y otra decena de records absolutamente extraterrestres Cristiano es el tipo que hoy marca el penalty  y que luego con la rodilla orienta un rebote hacia el 2-1. Un jugador que está cuando tiene que estar, ya sea con grandes goles, goles de rechace o de cualquier otro tipo. Un jugador superlativo, de otra galaxia.

Son todos ellos jugadores de gran experiencia, leyendas de fútbol y del Real Madrid que independientemente del futuro merecen un respeto por su pasado y su presente.

El resultado supone ir a París con la motivación de haber bajado los humos al PSG, que sin saber muy bien oómo se marcha con más goles que los encajados en la mayoría de sus partidos, con un único precedente del partido ante el Bayern. No difiere tanto del Real Madrid, siendo un equipo con gran capacidad en ataque pero frágil defensivamente. Y no obstante, hoy el equipo blanco pareció más frágil que el equipo de París pero no dice eso el resultado, ese gran impostor.

El Madrid ya ha ganado 1 de 7 partidos, la primera de las finales. Necesita ganar la segunda en París, para “solo” pasar a cuartos. El PSG aguarda con la esperanza de demostrar esta vez que son los grandes favoritos, pero el rey no se dejará destronar tan fácilmente.

La hora de la verdad

real-madrid-vs-psg

Llega la Champion League y es el momento para determinar si este Real Madrid acabó su temporada en agosto cuando ganó las Supercopas o reservó sus fuerzas y su calidad para esta competición y concretamente este partido.

Pareciera que todo estuviese preparado para que se enfrentase el campeón y el mayor aspirante. El equipo que aglutina 12 Copas de Europa, 5 más que el segundo, tantas como el Bayern, Barcelona y Juventus juntos o 12 más que los nuevos aspirantes como el PSG y el Manchester City.

Pero ese dato, que no es del pasado, se junta con otro como ser el primer equipo que gana dos Champions consecutivas en ese formato -que no de manera global puesto que equipos como Ajax, o Bayern levantaron dos copas de Europa consecutivas. También es el único equipo que ha alcanzado 21 rondas eliminatoria de manera consecutiva y lleva además alcanzando las semifinales en los últimos 7 años.

¿Se atrevería alguien a afirmar que el Real Madrid no es el favorito? Pues a tenor de lo leído y de los propios resultados durante la presente temporada, lo cierto es que el PSG es el gran favorito no solo para ganar esta eliminatoria sino para levantar su primera Champion League. Y ello a pesar de que el año capaz vio como le endosaban un 6-1, que remontaba el 4-0 de la ida. Esa falta de carácter competitivo parece haber cambiado con la llegada de Mbappé y Neymar, dos superestrellas. Aunque lo cierto es que todavía no sabemos si este es un nuevo PSG o el mismo del año pasado.

Sí sabemos que el Real Madrid se crece en estas grandes citas, de manera colectiva pero también individual. Ahí están los números de Cristiano Ronaldo, con un rendimiento superlativo en Champion. Algo que se extiende al resto de jugadores, que siempre muestran su mejor versión en este tipo de partidos.

Este es el gran interrogante, si veremos al PSG del año pasado o de este, o al mejor Madrid o al de este año. Y de ello evidentemente dependerá el resultado. Son eliminatorias a 180 minutos, donde cualquier error te puede eliminar.

Para el PSG parece factible hacer 1 o 2 goles. De hecho lo llevan haciendo prácticamente todos los equipos que pisan el Bernabéu. Llevar a París la eliminatoria con empate a goles o una victoria pudiera ser una losa para este frágil Real Madrid. Por eso los de Zidane deben concentrarse en mantener el ritmo los 90 minutos, algo que no ha sucedido en toda la temporada más que en las Supercopas. Ante un equipo con el talento del PSG cualquier despiste equivale a un gol seguro. Y por tanto, si importante es marcar, mucho más lo es mantener la portería a cero.

Desde ese punto de visto, la presencia de Nacho en el lateral derecho es una ventaja. Obligará a que el Real Madrid solo suba con Marcelo, y dará más tiempo a los centrales y a Casemiro para bloquear cualquier otro frente de ataque. Evidentemente sin la ayuda de los otros medios va a ser complicado frenar al PSG porque tanto Neymar como Mbappé son muy superiores a sus pares en un duelo individual. Se necesita hacer una ayuda.

Por su parte el PSG va a necesitar controlar el medio del campo, la parte más fuerte del Madrid y la verdadera prueba de fuego. No puede limitarse a contragolpear y tiene que demostrar que dispone de calidad suficiente para controlar el juego y el balón. La baja de Thiago Motta permitiría alinear un centro del campo más ofensivo aunque con un triplete atacante tan ofensivo sería demasiado peligroso. Seguramente ese sea el rol de un Lass Diarra al que le falta ritmo competitivo.

No me imagino a Emery alineando a 6 jugadores y que ninguno tenga un corte netamente defensivo, aunque quizá la lección del año pasado en el Camp Nou le haga ser más valiente. En todo caso, de cómo plantee el técnico español el partido dependerá mucho la eliminatoria. Y ello porque para bien o para mal, Zidane difícilmente cambiará de libreto. Este Madrid es fácilmente reconocible, quizá por ello no haya sido capaz este año de sorprender tanto a sus rivales. Aunque si el 11 titular del Real Madrid está 100% concentrado es sin duda el mejor equipo del mundo. O lo era, eso lo veremos esta noche.

Mbappé y Neymar por Cristiano y Benzemá

Un documento recien filtrado por WikiLeaks (ver documento al final del artículo) desvela el próximo terremoto futbolístico que involucrará al Real Madrid y el PSG. La operación no ha sido en absoluto sencilla de ejecutar y lleva muchos meses previos de preparación y de múltiples reuniones entre Florentino Pérez y su equipo y el Jeque y todos los responsables. Se han tratado cuestionesde marketing, deportivas, económicas y jurídicas, para cerrar una de las operaciones más complejas de la historia del deporte.

Todo comenzó con el deseo de Cristiano Ronaldo de dejar el Real Madrid. El acoso de Hacienda y el deseo del jugador de firmar su último gran contrato le llevó a expresar dicha intención a Florentino Pérez. El mandatario blanco consideró la opción como beneficiosa si conseguía otro crack similar. En ese momento se contactó desde el Real Madrid con el entorno de Neymar, que aprobó la operación.

Por parte del PSG Cristiano Ronaldo entraba en los planes de Emery, al que le gustan ese perfil de jugadores trabajadores y profesionales. Difícil decir que no a una estrella como Ronaldo.

El Real Madrid ficharía a Neymar con el dinero que el PSG aportase al Real Madrid y Cristiano se marcharía a Francia con un gran contrato. Pero a última hora todo se complicó. Por una parte, el FC.Barcelona, enterado de las intenciones blancas amenazó al Real Madrid con denunciarle a la FIFA y ante la liga española. Una disputa entre los dos grandes clubes españoles que amenazaría el frágil equilibrio existente. Algo que en absoluto interesaba a Florentino Pérez, poco amigo de romper relaciones con otros clubes.

Y por otra parte, Cristiano Ronaldo le pidió a Emery el fichaje de Benzema como complemento de una delantera formada por Cavani,Benzema y él mismo, al estilo de la BBC. Dos killers del área y un 9 y medio como se define al jugador galo.Una propuesta que Cristiano planteó en privado a Benzema, convenciéndole, aprovechando su vuelta a Franca y también un último gran contrato.

En ese instante, el Real Madrid se enfrentaba a la opción de perder a dos de sus jugadores titulares a cambio de un posible fichaje, muy complicado como el de Neymar. Fue en ese instante cuando entró en escena Mbappé. El joven jugador francés firmó el contrato que le ofreció el Real Madrid y se realizó la transacción con el Mónaco. Jugaría la siguiente temporada en el equipo blanco y Cristiano Ronaldo y Benzema marcharían a París.

Fue entonces cuando explotó todo el caso Neymar de manera interna. El jugador brasileño se negó a volver al F.C.Barcelona pero el Real Madrid no estaba dispuesto a ficharle ese año y enfrentarse a otra sanción de la FIFA. Fue cuando surgió la idea del PSG como equipo puente. Ficharían a Neymar por ese año con el objetivo de lograr un gran impacto de marketing  para al año siguiente completar la jugada con Cristiano Ronaldo, ya 5 veces campeón del balón de oro, y Benzema.

Con ese panorama, el PSG ficharía a Neymar, Cristiano Ronaldo y Benzema, mientras que el Real Madrid haría lo propio con Mbappé. El fichaje del joven francés ilusionaría al madridismo y satisfaría a Zidane solo en parte. Perdía a dos titulares indiscutibles. Además, en el seno del club se pensó que ese plan reforzaría demasiado al PSG y le haría un serio candidato a la Champion League, privándole al equipo blanco del gran objetivo: ganar tres Champion League consecutivas

El Real Madrid negó la opción de vender a sus dos estrellas ese año y propuso que Neymar llegase al PSG mientras que Mbappé haría lo propio con el Real Madrid. Los franceses no dieron el visto bueno a la operación. El Real Madrid se quedaría con sus dos estrellas y recibiría otra, y además tendría el riesgo de  la denuncia del F.C.Barcelona. Demasiado riesgo para solo disfrutar de Neymar un año y recibir al año siguiente a Benzema y Cristiano Ronaldo. Fue entonces cuando se le ocurrió al director deportivo del PSG, buen amigo de Mbappé, que podría jugar el primer año con ellos. De esa manera al año siguiente el trueque sería perfecto: Neymar y Mbappe por Cristiano Ronaldo y Benzema.  Y adicionalmente pidieron 150 millones extras al Real Madrid por toda la operación.

Florentino Pérez entendió que era la única manera de conseguir rejuvenecer a ssu estrellas y aceptó el trueque aunque rebajando a 75 millones el dinero extra a pagar al PSG por hacerse cargo de la operación de Neymar y por la cesión de Mbappé.

Así pues, la temporada 2018/2019, los cuatro jugadores harán el camino inverso. El contrato privado está firmado entre las partes como revela parte del documento filtrado a WikiLeaks. Habría varias claúsulas de gran complejidad y una claúsula de penalización que rondaría los 800 millones de euros en caso de alguno de los dos clubes no ejecutase el acuerdo. La mayor operación deportivade la historia que cambiará sin duda el panorama europeo.

Real Madrid, Pentacampeón

1513452900_602897_1513453296_noticia_normal

El Real Madrid volvió a acudir una vez más a su cita con las finales. Es la duodécima final internacional que gana de manera consecutiva desde que en el 2000 cayese ante Boca Juniors.

Y en este presente, es el quinto título del año logrado, lo que sería el clásico “quintete”, que habla de un ciclo dominante del Real Madrid Zidane. Porque a esos 5 títulos hay que sumar otros tres de la temporada pasada. Logra así el técnico francés, del que decían en su día que no había sido capaz de ganar a la Roda, convertirse en el segundo entrenador  con más títulos en la historia del club, solo por detrás de Miguel Muñoz que necesitó 14 temporadas para lograr 14 títulos.

Quiero recalcar el mérito de Zidane porque día sí y día también se cuestionan sus planteamientos. Que si Isco, Benzema, Bale, las ventas, las compras, las ventas…Siempre hay algo que cuestionar a un entrenador que ha ganado prácticamente todo desde que llegó. Eso no fue ni hace dos años, concretamente 23 meses, mas lo que le queda.

Es cierto que el técnico francés dispone de una plantilla repleta de talento, pero no lo es menos que cuando cogió a este mismo equipo parecía una pandilla de jugadores mediocres, tras un mal comienzo con Benítez, y no el equipo de élite actual, invencible en los momentos claves.

El partido de hoy tiene el sello del Madrid de Zidane, intratable en los momentos cruciales de la temporada. Y ese sello viene avalado por un rendimiento muy alto de casi todos los componentes. Hoy, la mayoría en su mejor versión, destacando por encima de todos al verdadero motor del equipo, Luka Modric. El croata fue el mejor en la semifinal y hoy, y cuando juega así cada giro suyo, pase, movimiento y amago son de película, y es indefendible. A su ritmo, el resto del equipo se acopla con extrema facilidad porque lo hace todo extremadamente sencillo.

Pero el mérito es siempre colectivo y en cada momento acuden unos u otro al rescate. Hoy fue de nuevo Cristiano Ronaldo con un gol, y con la sensación de que siempre quiere más. El portugués es el mejor del mundo, lo sabe, lo siente, y lo demuestra en cada final y partido.

Resulta injusto no mencionar al resto, aunque hoy han sido los señalados más Varane, los jugadores más relevantes. Es esa gestión del grupo, apostando por los jugadores que considera válidos en ese momento lo que hace de Zidane el técnico ideal. No se deja influir por la prensa y simplemente alinea a los que considera mejores, y hasta ahora acierta casi todas las veces.

 Primero fue la Champion League, que seguía a la undécima, en un hito histórico, con un equipo repitiendo este trofeo en formato Champion por primera vez, después la liga , que costó ganar hasta el último partido y luego las dos Supercopas, primero contra el Manchester United en un partido muy complicado, y después contra el F.C. Barcelona, en una eliminatoria con un resultado global de 5-1, con una superioridad frente a este rival pocas veces vista. Un quintuplete o ‘quintete’ en año natural, solo lo había logrado antes el Ajax 1972/1973):

A la espera de la presente temporada donde queda todo por disputar. Llega el Barcelona y lo hará con miedo, porque sabe que el Madrid campeón ha vuelto, o mejor dicho, que sigue ahí, porque nunca se fue.

 

Real Madrid -PSG: duelo Champion

PSG-vs-Real-MAdris-e1512993175566

El sorteo de la Champion League de octavos de final ha traído el emparejamiento más espectacular posible, una final anticipada entre el actual Bicampeón de Europa, el Real Madrid, y el mejor equipo del mundo por juego y resultados, en este momento, el PSG.

Y aclaro el detalle de en este momento porque de aquí a mediados de febrero pueden suceder muchas cosas. Lesiones o bajas inesperadas o un bajón físico puede ser determinante para calibrar una eliminatoria a 180 minutos.

Sin entrar a analizar el detalle deportivo todavía, hasta que no se acerque la fecha hay varios factores claves. El primero de ellos es analizar como responderá el PSG ante su mayor reto. Es un club que ha invertido solo este año 400 millones de euros en dos jugadores y casi 800 millones en los últimos 5 años. Una cifra que pondrá mucha presión en ese partido. Para el proyecto del jeque caer en octavos es un fracaso después de semejante inversión.

En el otro lado, el Real Madrid tampoco se puede permitir una temprana eliminación en Champion. Es una plantilla repleta de talento que aspira siempre a lo máximo. La gran diferencia con el PSG es que este equipo está acostumbrado a manejar esa presión. En ese Zidane es un maestro y la nómina de jugadores del Real Madrid incluye a jugadores que han jugado decenas de partidos y muchos de ellos levantado ya 3 finales.

Esa experiencia siempre cuenta, aunque desde luego no se puede despreciar la veteranía de muchos de los jugadores del PSG, todos del primer nivel. Pero en cuanto a eliminatorias directas de Champion League, la diferencia es abismal. Ahí estará uno de los factores.

El otro factor será el comportamiento de Unai Emery. Es un técnico conocido por ciertos planteamientos conservadores. Esas modificaciones estructurales a veces salen bien, pero Emery no ha sido capaz de dar la talla en muchos enfrentamiento de nivel. Sabemos la apuesta de Zidane. Si el Real Madrid dispone de todos sus jugadores en forma, la única duda será si opta por Bale o por Isco, mas el reemplazo de Carvajal en el primer partido.

Y es esa alineación titular blanca la que hace que me decante por el Real Madrid como favorito. Ningún equipo del mundo presenta una medio compuesta por tres futbolistas tan complementarios y complementados como Casemiro, Kroos y Modric. También es difícil encontrar una defensa de la veteranía y solvencia de Carvajal, Ramos, Varanne y Marcelo. Ellos junto con la delantera, donde sabemos que Cristiano Ronaldo comparecerá como siempre, sea acompañado de Isco, Benzema o Bale, hace del Real Madrid la máquina futbolística que vimos en la final contra la Juventus.

En el otro lado, el PSG, dos argumentos por encima de todo: Neymar y Mbappé. Su inmenso talento junto con el gol de Cavani le confieren al equipo parisino la mejor delantera del mundo. Son jugadores, especialmente los dos primeros, que necesitan dos jugadores para ser defendidos. Tienen regate, velocidad y gol y ante una defensa que no se aplique al 150% pueden generar el pánico. Cuando el PSG reciba la pelota en transición y le llegue a sus atacantes, el Real Madrid se va a enfrentar a una delantera tan buena como la del Barcelona en su mejor época: Neymar-Suárez y Messi.

0_7u0an2ur

La diferencia, nos obstante, estará en la medular parisina. Verrati y Rabiot son fijos. Ambos hicieron la diferencia el año pasado en la eliminatoria contra el Barcelona. En el primer partido para bien, y en el segundo naufragando, como el resto del equipo. Ahora tendrán enfrente a los tres mejores mediocampistas del mundo. Y son 180 minutos.

La defensa parisina hasta el último partido contra el Bayern de Munich no ofrecía muchas dudas, pero los 3 goles encajados en el Allianz Arena pone en entredicho el engranaje defensivo. también ofrece alguna duda. Alves, Silva, Marquiños y Kurzawa, los titulares ante el Bayern, sufrirán ante el ataque madridista.

En definitiva un duelo apasionante entre el campeón y el aspirante

Cristiano Ronaldo, ¿el mejor de la historia?

Cristiano Ronaldo ganó ayer su quinto balón de oro. No parece un logro menor. En la denominada era Messi, el portugués ha levantado tantos títulos individuales como el argentino y las mismas Champion League. Y desde luego ha sido tan determinante para el Real Madrid como Messi para el Barcelona.

Por eso, cuesta tanto entender cierta corriente entre prensa y aficionados por infravalorar al portugués y no ponerlo a la altura de los mejores. ¿Quién es el mejor de la historia? Miren, desde hace muchos años se discutía entre Maradona y Pelé. Comparaciones imposibles porque jugaron en épocas distintas, y con diferentes equipos. Uno, Pelé, ganó 3 mundiales y acumuló records de goles, pero nunca salió de Brasil. El otro, Maradona, ganó dos mundiales pero levantó el solo a un equipo que no era de élite como el Nápoles. Uno era un regateador nato, el otro un goleador. Imposible valorar sin tener criterios claros.

Pero es que por el camino se olvidaron de Alfredo Di Stefano, que por diversas circunstancias nunca ganó un mundial, fundamentalmente porque nunca participó en uno, pero a cambio fue decisivo para cambiar la historia del Real Madrid. Lo hizo participando en el triunfo en 5 Copas de Europa consecutivas y otros tanto títulos individuales, modificando para siempre la historia del Real Madrid.

Algunos metieron en esa terna a Cruyff, protagonista del Ajax de las tres Copas de Europa seguidas, pero que tampoco ganó nunca un mundial. Un jugador extraordinario que estuvo rodeado tanto en Holanda como en el Ajax de grandes jugadores. Y podríamos incluir a Zidane en ese grupo, que lideró a Francia a una Eurocopa y a un Mundial y fue también el artífice de la novena Copa de Europa del Real Madrid, con aquel gol inolvidable.

Por el camino, muchos más jugadores míticos como Ronaldo Nazario, Bobby Charlton, Eusebio, Van Basten, Puskas, Beckehbauer, Platini… Son muchos y es muy difícil colocarlos en una lista según sus méritos individuales y colectivos.

H1y-5MPWf_930x525

Pero si está claro que los datos objetivos es que Cristiano Ronaldo ha levantado 4 Champion League, siendo protagonista en todas ellas y ha acumulado 5 balones de oro y otros tantos premios FIFA, trofeos votados entre periodistas y futbolistas, que tienen algo de subjetivo pero que evidentemente no se conceden a cualquiera.

Se hace mucho hincapié en valorar a Cristiano Ronaldo por sus gestos y por su imagen extradeportiva, criticando su altanería y su manera de ser, como si eso influyese en su catalogación como un gran futbolista, y como si otros jugadores como por ejemplo Maradona, hubiesen sido un ejemplo de ello. Lo cierto es que Cristiano Ronaldo si algo es, es un modelo de jugador profesional. Alguien capaz de seguir competiendo con 32 años al máximo nivel, machacándose cada día sin descanso.

Para mí ese es el gran mérito de Cristiano Ronaldo, no rendirse nunca, mejorar constantemente desde sus inicios. Desde que tuvo que salir de su isla natal Madeira, solo, huyendo de la pobreza familiar y de un historial difícil con un padre alcohólico, Cristiano Ronaldo con 12 años empezó su periplo en el Sporting de Lisboa. Logró destacar lo suficiente en un entorno distinto, como para captar la atención del Manchester United, que lo fichó como promesa estrella.

n_real_madrid_cristiano_ronaldo-1393001

Hasta ahí, la historia ya difiere por ejemplo de la de Messi. Es necesario comparar ambas historias para entender un poco mejor la obsesión de Cristiano Ronaldo por ser considerado el mejor.

Si Messi lo tuvo difícil, lo de Cristiano Ronaldo es una historia de superación constante. Aunque ambos pertenecen a ambientes humildes -como casi todos los futbolistas, por otro lado-, Messi se fue al F.C.Barcelona acompañado por su familia con 14 años, fichado ya como joven promesa.

Mientras Messi era tratado convenientemente, entre otras cosas con la hormona del crecimiento, para facilitarle al máximo su desarrollo, Cristiano Ronaldo se operaba del corazón con 15 años.  Messi creció arropado siempre en el F.C. Barcelona hasta entrar en el primer equipo, Cristiano Ronaldo tuvo que ganarse la titularidad primero en el Sporting y después en el Manchester United y el cariño ahí y en el Real Madrid.

1475866048_085145_1475867019_sumario_normal

En el Manchester United, Cristiano United tuvo que enfrentarse a la presión de ser un fichaje caro y un joven ambicioso.

Sus comienzos no fueron sencillos como queda claro tras las declaraciones de Neville:

Cristiano fue machacado durante dos o tres años en el Manchester United. Él te podrá decir que ahí se hizo un hombre”

Lo cierto es que fichado con 19 años fue capaz de convertirse en titular indiscutible primero, en la estrella después y posteriormente en el mejor jugador del mundo, llevando al United a ser campeón de la Champion League. En esa época Cristiano Ronaldo ya fue balón de oro.

cristiano-ronaldo-manchester-united-champions-league-trophy_35cb6w5825fn1o5is05nuu2na

Al otro lado, en el continente, Messi se incorporó a un F.C.Barcelona liderado por Ronaldihno y Etoo, con Rijkaard incorporándolo paulatinamente. De esa fecha data la primera Champion del argentino, en la que participó poco. Se incorporó a un F.C.Barcelona campeón y fue asumiendo galones poco a poco hasta que entró en escena Guardiola. El de Sant Pedor tuvo claro que el equipo debía girar en torno a Messi construyó un F.C.Barcelona a su medida. Fue un acierto a raíz de los resultados, y Messi siempre tuvo el apoyo de su entrenador y de su club para estar acompañado siempre de los jugadores que mejorasen sus prestaciones. De esa época es el Messi más determinante con el triplete y el doblete.

Mientras tanto, Cristiano Ronaldo decidió renunciar al equipo que había apostado por él, al todopoderoso Manchester United e ídolo en aquella ciudad, para embarcarse en un proyecto retador pero lleno de certidumbres. Había llevado a su equipo a dos finales de Champion League consecutivas y era el equipo dominante en Inglaterra con tres Premier consecutivas.

Se marchaba al Real Madrid que en esos momentos pasaba por momentos de máxima dificultad. Fuera de las rondas claves de la Champion durante varias temporadas seguidas, con la hegemonía del Barcelona, Cristiano llegaba a un equipo en plena reconstrucción. Al otro lado, el F.C.Barcelona del triplete.

595e63fe043a9

No fueron unos primeros años sencillos, con la eliminación en octavos de Champion por el Lyon y ningún título en el primer año de Pelegrini y la llegada de Mou. A Cristiano Ronaldo no le pusieron precisamente una alfombra roja en España. Cierta xenofobia anti portugués se despertó, más la envidia natural de mucha parte de la afición española, igual que cuando se fichara a Beckham. El resultado, Cristiano Ronaldo era criticado por cualquier cosa, también entre el madridismo.

En esos años, con Mourinho especialmente, Cristiano Ronaldo creció aún más como futbolista, aumentando sus goles y convirtiéndose en un jugador total. Una potencia ofensiva por sí misma, logrando a partir de la temporada 2010/2011 casi una media de un gol por partido. Pero no llegaron todos los títulos deseados. Cristiano Ronaldo lideraba al Real Madrid en estadísticas y sus números eran mejores que antes, tan espectaculares como los de Messi. Pero sin títulos no era suficiente.

En esta época en el Real Madrid, Cristiano Ronaldo a pesar de convertirse en mejor jugador, solo ve como Messi domina el fútbol mundial con cuatro balones de oro consecutivos. En títulos, la liga de los records no parece suficiente ante el dominio blaugrana. Y aunque al final de este periodo se logró romper la hegemonía del F.C.Barcelona, a nivel individual la apuesta de Cristiano Ronaldo de irse al Real Madrid para convertirse en el mejor del mundo no le había salido nada bien.

Mientras tanto Messi renovaba año tras año, prácticamente, mimado y cuidado hasta el infinito.  Cada nuevo entrenador y el club configuraba el equipo en torno al astro. Con el mejor F.C Barcelona de la historia, Messi disfrutaba con una hornada de futbolistas que incluían varias generaciones de canteranos y grandes jugadores internacionales. Cristiano Ronaldo siempre dentro de la máxima exigencia en el Real Madrid veía como el proyecto de reconstrucción de Florentino Pérez no alcanzaba su cenit con Mourinho.

Durante esta época se llegó a poner en duda el rendimiento de Cristiano Ronaldo en el Real Madrid. Se dijo que no marcaba en los partidos importantes, y se le achacaba al equipo que no hubiese ganado ninguna Champions con él. A pesar de que los goles y los datos estaban ahí:

Fue ahí cuando llegó Ancelotti primero y después Zidane. Tres Champions en cuatro años, dos de ellas consecutivas y dos dobletes liga y Champion y copa y Champion, con la participación casi siempre de Cristiano Ronaldo como jugador clave. En ese periodo, su mejor temporada, la  2014-2015 registró sus mejores números, con 1.13 goles por partido aunque fue precisamente la única en la que el club no logró ninguno de los títulos importantes. Pero fue Cristiano Ronaldo el jugador clave en la Champion League.

ronaldo-decima

De hecho, para entender los últimos 4 balones de oro a Cristiano hay que analizar sus estadísticas en Champion League, la competición en la que verdaderamente se mide a los grandes jugadores, junto con el mundial. En la comparativa, Cristiano Ronaldo marca casi el doble de goles que Messi en rondas finales

Captura de pantalla 2017-12-08 a las 18.31.53

Los números de Cristiano Ronaldo se confirman con Portugal, con logros sorprendentes, habiendo sido capaz de llevar a su selección a una Eurocopa. Primer jugador que disputa dos finales con doce años de diferencia, máximo goleador de las fases finales empatado con Platini, primer jugador en marcar en cuatro Eurocopas y jugador con más partidos en las fases finales son parte de sus registros.

Esos números y el hecho de haber ganado  sus balones de oro en dos equipos distintos, en un periodo comprendido entre 2008 (el primero con el Manchester United) y 2017 (el quinto), hablan de un jugador que ha mantenido su competitividad durante todo este tiempo. Messi por ejemplo, ganó 4 consecutivos del 2009 al 2012, coincidiendo con el mejor Barcelona de su historia.

¿Quien es el mejor de la historia? Como el debate entre Maradona o Pelé NO se sabrá porque nunca habrá criterios objetivos. Pero desde luego Cristiano Ronaldo se ha ganado el derecho a formar parte de ese debate. Es imposible entender a Cristiano Ronaldo sin Messi, y viceversa; ambos se han hecho mejores gracias a la exigencia del otro. Pero desde luego, Cristiano está a la altura de Messi y sus títulos individuales, colectivos y sus números así lo atestiguan.

Cristiano Ronaldo, the Best

imagen-sin-titulo

Ayer se entregaron los Premios The Best, el antiguo Fifa World Player, antes de que se fusionase con los clásicos premios del Balón de Oro. Una competencia entre ambos galardones que se puede ver distorsionado por la naturaleza de los votantes, jugadores y entrenadores en un caso, y periodistas en otro. Y además, en ambos casos los criterios no están suficientemente bien definidos.

 En todo caso, parece unánime este año la superioridad de Cristiano Ronaldo sobre el resto de rivales, o así al menos lo determinan los votos, que no las opiniones de muchos aficionados e incluso periodistas fanáticos. ¿Es Messi mejor que Cristiano Ronaldo? Pues depende. Depende de en qué momento de los últimos 10 años estemos hablamos y depende de en qué tramo de la temporada.

 Lo que estos premios determinan al final, o tratan de hacerlo, es qué jugador fue más determinante para que sus equipos lograsen éxitos. Y por eso es tan relevante que el jugador premiado forme parte de un equipo que haya levantado títulos. Y con ese criterio, el jugador más determinante es aquel que aparece en los partidos más importantes, que son finales, semifinales y duelos en general ante los grandes equipos del continente.

 Y nadie mejor que Cristiano Ronaldo en la temporada pasada para cumplir esos criterios, con un rendimiento final en la Champion League impresionante. Tan cierto es que su rendimiento previo no fue óptimo como que el rendimiento de Messi en los partidos finales(a excepción del derby contra el Real Madrid) tampoco lo fue.

 Mientras que Cristiano Ronaldo marcó 5 goles en las eliminatorias al Bayern de Munich, otro hat trick al Atlético de Madrid y 2 goles a la Juventus, Messi apenas apareció en los octavos contra el PSG con un gol en la goleada liderada por Neymar. Ese es la gran diferencia del año pasado, de 10 goles frente a 1 contra los rivales más potentes de Europa.

 Y mientras que la diferencia de goles y asistencias es muy favorable a Messi, 54 goles frente a 42 y 19 asistencias frente a 12, esa diferencia de 6 goles y 7 asistencias es mucho mejor que el dato previamente señalado, que es la aparición del portugués para darle a su equipo la Champion League y la liga.

 Por eso este año Cristiano Ronaldo fue mejor y también el año pasado. Y cuando ambos futbolistas acaben sus carreras y se evalúen sus títulos individuales y colectivos se podrá afirmar o no, si Messi fue en global mejor o no, como en los debates actuales comparando a Di Stefano con Pele.

 Pero lo que resulta grotesco es que se defina a Messi como el mejor contra todo y contra todos y para siempre. Sin dudar del increíble talento de Messi si fuese tan claramente el mejor, y debiese entregarle un premio solo para él de manera eterna, entonces quizá habría que haberle exigido que ganase todas las Copas de Europa que ha disputado y “no solo” 4 de las 12 ediciones que ha disputado, los mismos trofeos, que tiene por cierto Cristiano Ronaldo.

 Descalificar o infravalorar al portugués simplemente porque gusta más el juego de Messi es absurdo, y mucho más con los datos y el rendimiento en la mano. Ni Cristiano Ronaldo ha ganado 4 balones de oro por casualidad ni tampoco el Real Madrid es el mejor club de la actualidad de manera accidental.