La puta épica

La épica le debe mucho al Real Madrid. En los últimos tiempos cuesta no identificar esa palabra con el Real Madrid, pero con partidos como el de hoy es imposible no hacerlo.

Tanto están asociados, que el eterno rival, el F.C. Barcelona ha querido incorporar este concepto, ganando el otro día en el minuto 92 en el Bernabéu y remontando antes al PSG en la Champion. Ahora bien, cuando se gana contra 10 como contra el Real Madrid o cuando la remontada sirve para caer más tarde contra la Juventus por 3-0, entonces la épica pierde su significado.

La épica del Real Madrid seguramente haya provocado entre sus millones de aficionados, varias decenas de infartos, o como mínimo habrá hecho que miles de sus aficionados hayan envejecido con rapidez. Con partidos como el de la final de la décima, ligas como la de Capello o con temporadas como la actual de Zidane, el aficionado blanco envejece más rápido. Pero al mismo tiempo disfruta el doble las victorias de su equipo.

La épica tiene que tener ciertos elementos de infortunio, como el penalti fallado por Cristiano Ronaldo ante el que seguramente sea el mejor parapenaltys de la historia, Diego Alves. La mitad más uno del estadio sabíamos que se fallaría ese penalti y que ese fallo supondría que el equipo sufriese hasta el penalti.

Quizá alguno habría preferido hoy que se marcase ese penalti, con un 2-0 tranquilo y sosegado o quizá un partido mecánico del Real Madrid, una contundente goleada, sin ir más lejos como el 2-6 del otro día ante el Deportivo de la Coruña. Uno de esos partidos rutinarios, sin gracia, en el que los goles caen uno detrás de otro y a partir del 3º apenas se disfrutan y se aplauden por inercia.

La otra opción es lo de hoy y lo de gran parte de la temporada (hasta 8 goles ha marcado el Real Madrid en los últimos 10 minutos) el gol de la épica, con sufrimiento previo, con el 1-1. Un empate del Valencia como marcan los cánones, con gol de un ex.canterano, tras una falta absurda de Casemiro y con Keylor Navas menos “gatuno” de lo que debería.

Cuando eso pasa a poco menos de 8 minutos del final ya se sabe lo que toca en el Bernabéu: toque de corneta. De pronto, donde antes había un equipo de ritmo lento y cansino, aparece un equipo dinámico, con una vitalidad propia de chavales de 18 años, jugando cada balón como si fuese la última jugada de sus vidas

Mientras eso ocurre, el aficionado tiene un ojo en el videomarcador, comprobando como ahora el tiempo pasa más rápido, y otro ojo en el terreno de juego, esperando que el balón pase rápidamente a los pies de los jugadores madridistas. Entre medias, muchos nervios y la sensación de que la épica nunca llegará. Por eso es épica, porque no se espera.

Y así es como ha llegado el gol de Marcelo, después de una buena jugada de Morata. Un 2-1 que mantiene al Real Madrid en la lucha por la liga, y que acentúa el mito de la flor de Zidane. Hoy, el técnico francés apostó con James, que le devolvió la confianza con un gran partido, al contrario que Benzema. Pero llegados a este punto, los destinos de Zidane son inescrutables y sus decisiones deben tener la lógica de quien fue antes un jugador de super élite. Sobre todo no habrá discusión mientras lleguen las victorias y los títulos. Aunque sean por la vía de la épica.

 

Cristiano Ronaldo doblega al Bayern de Munich

Santiago Bernabéu

Espectacular TIFO. Fuente: Real Madrid

El Santiago Bernabéu vivió ayer un duelo apasionante, un partido entre el Real Madrid y Bayern de Munich repleto de tensión, que se resolvió en una prórroga que el Real Madrid salió a ganar y ganó por 4-2.

Pero antes de eso, los bávaros salieron en tromba, con puñales por las bandas con las parejas Alaba-Ribery y Lahm-Robben, martilleando las bandas madridistas y colgando balones para que apareciese alguien. Fueron de 15 a 20 minutos de total dominio alemán, aunque sin tiros claros a puerta. Un doble remate de Thiago y de Robben que se fueron al cuerpo de Marcelo y fuera, respectivamente. El Real Madrid se cerró bien, y luego lanzó sus contraataques, más claros que los de los alemanes.

Durante todos esos minutos el Real Madrid sufrió en el medio del campo, con pérdidas de balón de Modric y de Casemiro, los dos irreconocibles, y con el equipo excesivamente atrás.

Pero a partir del minuto 25, el Real Madrid, gracias a la labor de Marcelo y Carvajal, impecables ambos, se sacudió el dominio alemán y conectó varios ataques de peligro. Tuvo Kroos dos disparos claros, de esos que suele marcar como quien emboca un putt de golf y Ramos otra que salvo bajo palos, Boateng, y dos disparos de larga distancia de Carvajal y otro de Cristiano Ronaldo dentro del área.

Marcelo

Marcelo señalándose el escudo. Fuente: Real Madrid

En la segunda parte se repitió el guión, aunque esta vez los alemanes se adelantaron en el marcador con un gol de penalty. Fueron esos primeros 15 minutos verdaderamente agónicos para el Real Madrid, que pudo haber recibido otro gol tras sacar Marcelo un gol en la línea de gol a Robben. El holandés fue el mejor de su equipo y fue un peligro constante. Hizo un partido memorable.

El partido con el 0-1 se congeló temporalmente -demasiada tensión en el ambiente- hasta que  apareció Cristiano Ronaldo en el minuto 75. Una asistencia de Casemiro acabó con un testarazo maravilloso del portugués. Un gol que fue eclipsado un minuto después por otro en propia meta de Ramos.

Cristiano Ronaldo

Cristiano Ronaldo

Y ahí se empató la eliminatoria, con un partido de altísima tensión hasta que Vidal fue expulsado. En esos 10 minutos, el Real Madrid atacó más y fue a por el partido con más claridad. También lo hizo en la prórroga, bien es cierto que con superioridad numérica, pero esos tres goles hablan del afán del equipo por cerrar el partido.

Y aquí, hay que hacer un punto y a aparte y hablar de los tres goles de Cristiano Ronaldo. Un hat trick en unos cuartos de Champion League, cuando el equipo más lo necesita. Esos tres más los dos de la ida son la huella que deja Cristiano en el Real Madrid. Goles, por cierto, de delantero centro puro, la posición en la que se está reconvirtiendo. Cinco goles contra todo un Bayern de Munich, una barbaridad. Es triste que tenga que pedir que no le silben. Pasarán décadas antes de que veamos a otro jugador capaz de hacer lo que ha hecho Cr7 en esta eliminatoria con 32 años, y lo que ha hecho en el Real Madrid.

En definitiva, el Real Madrid fue mejor en la eliminatoria. El cómputo total deja 23 tiros a puerta, 17 tiros fuera del Madrid y otros 17 parados por Neuer, por 7 tiros a puerta y 12 fuera del Bayern, con solo 5 paradas de Keylor. Datos que contradicen el mito de la pegada del Real Madrid, y que, sin embargo, sirven para ilustrar el mayor peligro generado por los de Zidane. Con otro portero que no fuese el internacional alemán, es posible que el Bayern de Munich se hubiese llevado 5 o 7 goles en ambos partidos, respectivamente.

Captura de pantalla 2017-04-19 a las 0.46.23Captura de pantalla 2017-04-19 a las 11.42.32

Respecto al arbitraje, decir que no fue bueno, pero para ninguno de los dos equipos. Una nueva muestra de lo necesario de instaurar el VAR cuanto antes.

Analizando con detalle las jugadas y sobre todo tras las declaraciones de los jugadores del Bayern de Munich, bien harían en volverse a meter en la cueva, especialmente Arturo Vidal, que habló de atraco. El chileno debió ser expulsado antes por esta jugada, en el minuto 47. Casi 40 minutos le regalaron antes de su expulsión e incluso 80 minutos, puesto que su primera amarilla debió ser roja, con una entrada por detrás a Isco. Si se hubiese expulsado a Arturo Vidal en el minuto 4 por esa entrada criminal al malagueño, el partido sí que habría sido otro. Y ahí se acaba cualquier comentario sobre atraco o robo. Se confunde con demasiada frecuencia una o dos jugadas mal pitadas con un atraco, que no es otra cosa que una constante reiteración de jugadas mal pitadas siempre en favor del mismo equipo.

Y con respecto a los goles en fuera de juego, no habrían sido necesarios si se hubiese pitado el fuera de juego del 1-2. Ese también era igual de fuera juego. Son jugadas todas ellas difíciles de ver y que requieren la tecnología.

En todo caso, poco se habló del penalty en la ida, injustamente pitado y que si el Bayern de Munich hubiese marcado, estaríamos hablando de otra cosa. Bien es cierto que se le perdona una tarjeta amarilla a Casemiro en una entrada a Robben (minuto 79). Hasta ahí las injusticias cometidas. Que ahora vengan los de la remontada histórica a saldar cuentas…

Que fácil es hablar de los árbitros cuando es contra el Real Madrid, aunque no se tenga razón. Nadie escuchó a ningún jugador del PSG quejarse ni tampoco a la prensa nacional hablar como hacen ahora de los árbitros aunque no tengan razón. Pero eso es el madridismo, la generación de envidia y odio de la otra mitad del mundo, el antimadridismo.

Pero mientras, por séptima vez consecutiva el Real Madrid está en semifinales,  Cristiano Ronaldo marcó su gol 100 en la Champion League y el mejor club del mundo está a solo tres partidos de su duodécima Copa de Europa. Y eso pasando por encima a todo un Bayern de Munich, el coco del sorteo y según “los entendidos”, jugando mal. Casi nada.

Puñetazo del Real Madrid en el Allianz Arena

Por segunda vez consecutiva el Real Madrid sacó del dificilísimo estadio del Bayern Munich una victoria. La de ayer, como la anterior, el 0-4, pudo haber acabado en goleada si enfrente no hubiese estado, Neur, que hizo 3 o 4 paradones a tiros a bocajarro. Aunque evidentemente el 1-2 lo habría firmado antes cualquier madridista y mucho más tras ver la primera parte.

Lo que sucedió en los primeros 45 minutos entraba dentro del guión histórico del Real Madrid en Alemania, un equipo dominante, el Bayern, y otro, el equipo de Zidane, aguantando un chaparrón que se vino primero con un gol de Vidal, a saque de córnerr, y después con un penalty por mano inexistente de Carvajal. Y ahí estuvo el partido y la eliminatoria. Esa mano que en realidad fue un balón al pecho (bendito VAR cuando acabe instaurándose), era el 2-0 con el que el Bayern de Munich se iba al segundo para poner en los corazones madridistas el miedo a un partido acieago.

Pero el penalty lanzado por Vidal se fue a las nubes, y tuvo un doble efecto, la respuesta del equipo blanco en la segunda parte y la desaparición del jugador chileno, que debe seguir arrepintiéndose de ese penalty lanzado.

A partir de ahí 45 minutos de insultante dominio blanco, antes y después de la expulsión de Javi Martinez. En ese periodo aparecieron todas las virtudes del Real Madrid, prácticamente escondidas durante este 2017, tras el maleficio del mundialito.

Apareció Cristiano Ronaldo con un partido soberbio, con dos goles de delantero puro, pero con una chispa y ganas que hacía tiempo que no veíamos. Son 100 goles en competiciones europeas y muchas bocas por cerraApareció también Modric, con su electricidad habitual y Kroos con su compás, e inesperada apareció Asensio que sustituyó a un gris Bale, que por lo visto andaba tocado físicamente. El mallorquín es un jugador de bandera, de mucha clase, y suya fue la asistencia del segundo gol, pero ayudó también a que el Real Madrid dominase a un equipo que parecía que jugaba no con 10 sino con 8.

Cristiano Ronaldo

Cristiano Ronaldo remantado a gol

Hemos visto más de una vez partidos de 10 contra 11, normalmente en partidos del F.C. Barcelona, pero también recuerdo algún partido del Real Madrid remontado con 10 jugadores. Ayer, el Bayern de Munich fue un muñeco de trapo en manos de un Real Madrid desatado, al que solamente la famosa “no pegada”, separó de un resultado apabullante.

Bien es cierto que después de lo visto queda la sensación de que el resultado es corto y un tempranero gol del equipo bávaro en el Bernabéu puede complicar la eliminatoria. Contando además que ayer no jugó su mejor jugador, el polaco, Lewandoski. Pero también lo es, que por primera vez en varios meses se vio ayer al mejor Real Madrid de Zidane, que todavía debe recuperar a Bale, muy por debajo de su mejor rendimiento desde la lesión.

Con un pie en la semifinal, esperarían la Juventus, si no sucumbe a la “rebontada” blaugrana, previsiblemente el Mónaco de Mbappé (atentos a este jugador que es el nuevo Henry/Ronaldo) y el Atlético de Madrid si mantiene el 1-0, cosa no tan fácil como se prometen. En todo caso, esto es fútbol y todavía queda mucho por definir.

Remontada del Real Madrid ante el Villareal

1488141152_571317_1488145323_noticia_normal

El Real Madrid ganó tres puntos dificilísimos contra el Villarreal, en un campo donde ni el Atlético de Madrid, ni Sevilla ni F.C Barcelona había logrado ganar. Y hasta 20 minutos antes del final parecía que iba a ser igual para el Real Madrid.

 En la primera parte ya se vio a un Villarreal que dominó el juego, con más y mejores ocasiones, pero sobre todo haciendo al Real Madrid correr mucho. Aún así, el 0-0 se mantuvo durante 45 minutos en los que el equipo de Zidane no encontró su juego. La segunda parte se pareció a los primeros minutos del partido en Mestalla, y en 9 minutos el Villarreal marcó hasta dos goles. Parecía que habría una avalancha, visto el juego previo.

 Pero el fútbol es imprevisible y mucho más cuando está este Real Madrid en el campo, muy inferior al Villarreal durante los 65 minutos previos, e infinitamente superior en los siguientes 25 minutos, coincidiendo especialmente con el cambio de Casemiro por Isco. Lo cierto es que el medio de campo del Real Madrid estaba naufragando, mal acompañado por la BBC.

 Pero a partir de ese cambio, un gol de Bale reactivó al equipo con el 2-1, después un 2-2 con un penalty de Cristiano Ronaldo y finalmente Morata para poner el 2-3, en la enésima remontada del Real Madrid.

 El mérito del resultado final se entiende no solamente por el dato inicial, sino también por el hecho de que este Villareal había recibido solamente 15 goles  en toda la temporada y ayer recibió 3.

El partido de ayer reabre dudas entorno a Benzema, inspirado en uno de cada 5 partidos y que ayer falló dos ocasiones clarísimas, de esas que un delantero del Real Madrid no puede fallar. Tampoco compareció como debería Cristiano Ronaldo, que si bien marcó el gol de penalty (es el jugador de la historia de la liga con más penaltys marcados), y tuvo también un bonito tiro al palo, durante el resto del encuentro perdió muchos balones y tampoco ayudó a un colapsado medio del campo. También sufrió ayer la defensa, que junto con el medio del campo y la delantera no fue capaz de presionar al rival ni de robar balones.

Al Real Madrid le esperan semanas complicadas con partidos cada 3 días y Zidane debe estar ágil con la alineación. De lo contrario esta liga, que parecía más que encarrilada hace dos meses, se puede escapar de las manos.

El balón de oro a Cristiano Ronaldo

Cristiano con su cuarto balón de oro

Cristiano con su cuarto balón de oro

El balón de oro ha vuelto a su formato clásico (del que nunca debió salir) y la revista France Footbal ha otorgado el premio a Cristiano Ronaldo, que se ha llevado ni más ni menos que el cuarto balón de oro.

El premio tiene en cuenta sobre todo la Eurocopa y la Champion League lograda por el portugués, pero también unos números individuales que le han llevado a marcar más de 50 goles por sexto año consecutivo y a ser pichichi de la Champion League

Para aquellos que sostienen que Messi es el mejor del mundo, pase lo que pase, en la última década, como el odiador Xavi, habrá que decirles que eso hay que demostrarlo año a año y temporada a temporada, y en la última Cristiano Ronaldo ha tenido mejores números. Luego la comparativa entre ambos arroja muchos datos interesantes, pero el hecho de que uno tenga 4 balones de oro y otro 5, habla de la proximidad entre ambos genios.

Cristiano Ronaldo entra por méritos propios en la leyenda del Real Madrid como el mejor jugador de la historia, todavía compitiendo con Don Alfredo Di Stefano, aunque ya muy cerca.

Pasarán décadas antes de volver a disfrutar de un jugador con la voracidad de Cristiano Ronaldo. Un animal del gol, insaciable, que tiene que demostrar ahora que la edad le va haciendo perder facultades físicas, si es capaz de seguir siendo el número 1 con más de 31 años. Lo que si ha demostrado es que a base de esfuerzo y de trabajo se pueden lograr todos los objetivos. Porque es indudable que el portugués no tiene el talento natural de Messi. El argentino juega con 29 años a lo mismo que jugaba con 14.

Cristiano Ronaldo, sin embargo, ha evolucionado brutalmente y de hecho poco se parece su versión inglesa a la española. En el Real Madrid es cuando ha explotado como super goleador, con unos registros impensables, muy alejados de sus números en el Manchester United.

Esa capacidad de evolucionar y de seguir mejorando a base de trabajo, es el gran elemento diferencial de Cristiano Ronaldo y su gran mérito.

El Real Madrid aplasta a sus rivales

Ha sido este un fin de semana casi histórico. Comenzó el viernes con una victoria aplastante del Real Madrid en el Palau. Casi 40 puntos, y varios récords por el camino, pero sobre todo, la constatación de que ese equipo tiene pundonor y coraje, después de haber perdido en el mismo escenario, apenas hace dos semanas.

Pero eso es el Real Madrid, el mismo club cuyo equipo de fútbol ayer, arrasó en la que es seguramente la plaza más difícil del fútbol europeo para él, el Vicente Calderón. Llegó para jugar contra los del Cholo con varias dudas. Varios de los teóricos titulares se recuperaban de lesiones o estaban en baja forma.

Y así, Zidane hizo lo que viene haciendo casi desde el principio, alinear a los que él considera que están al 100%. No es poco mérito en un club con muchísimas estrellas, presiones e influencias internas y externas. Pero el técnico galo, además de tener una Copa de Europa en su buchaca como entrenador, tiene el prestigio de muchos años habiendo sido el mejor del mundo.

La apuesta de ayer por Lucas y Nacho, mas el ajuste de Isco, dentro de una especie de 4-2-3-1, reconvertible en 4-4-2, fue un acierto de nombres pero también táctico. Con Lucas en la derecha el Real Madrid ganaba un centrocampista más, un jugador que defiende los 90 minutos, pero también con capacidad de desborde. Y con Isco un poco más arriba, se formaba un triángulo para que Modric y Kovacic pudiesen sacar el balón con más capacidad. Y a ello hay que sumarle la presencia de Bale en la izquierda, donde debería jugar siempre, y el buen rendimiento de Cristiano Ronaldo arriba, al que además de los goles se le vio participativo y peligroso.

Evidentemente, todos esos ajustes no sirven de nada si el equipo no sale concentrado y con intensidad. Estos partidos se empiezan a ganar ahí. Para hacernos una idea, hace no tanto, la pareja de centrales Nacho y Varane fueron partícipes del humillante 4-0. Ayer, fueron  impenetrables, especialmente el francés, que parece que ha vuelto a su mejor nivel.

El Real Madrid atacó cuando tenía que atacar, defendió y aguantó con entereza el marcador en los primeros minutos de la segunda parte, cuando el Atlético de Madrid más apretó, y remató cuando pudo hacerlo.

Y luego está lo de Cristiano Ronaldo, un jugador. insaciable y que sin duda condiciona lo que es hoy en día el Real Madrid, para bien y para mal. Un hat trick ya es difícil de por sí hacerlo, pero uno contra el Atlético de Madrid, un equipo que cede especialmente pocos goles, es sin duda un logro importante.

Cristiano Ronaldo celebrando un gol

Cristiano Ronaldo celebrando un gol

El mejor partido de este Real Madrid de Zidane, porque el rival no era un cualquiera, y los antecedentes ligueros eran muy malos para los blancos. Es en estos partidos en los que se debe juzgar a los equipos y el Real Madrid aprobó con sobresaliente, una nota que comparten prácticamente todos los jugadores y también el entrenador.

Y aprovechando el inesperado pinchazo del F.C Barcelona, el Real Madrid afianza su liderato, sacando 4 y 9 puntos respectivamente al equipo blaugrana y al Atlético de Madrid. Que nadie se engañe que queda muchísima liga y esto es muy largo, y tenemos el precedente de la segunda temporada de Ancelotti. Aún así, los números son esperanzadores.

En dos semanas el Real Madrid tiene un examen tan difícil como este, en el Camp Nou, y la oportunidad perfecta para consolidar el liderato y seguir dejando excelentes sensaciones. El precedente del año pasado es esperanzador pero cabe esperar una reacción azulgrana y un relajamiento madridistas. Esperemos que no sea así y que se repite el gran partido de ayer.

La renovación de Cristiano Ronaldo: análisis deportivo y económico

Florentino Pérez está llevando a cabo un proceso de renovación de jugadores estratégicos de la plantilla, aprovechando la sinergia ganadora y el hecho de que son los futbolistas que han ganado la última Champion League.

Se han renovado tanto a jugadores jóvenes y no titulares indiscutibles como Lucas Vázquez (25 años), con una baja ficha, como a jugadores titularísimos, con 26 y 27 años como Kroos y Bale, en la cúspide de su carrera deportiva, como a otros como Modric o Cristiano Ronaldo, ambos de 31 años. A esas renovaciones hay que sumar la de Ramos, dos años atrás, que fue la primera de esta serie.

Modric y Ramos estarán hasta el 2020, cuando cumplan 34 y 33 años respectivamente. Sus renovaciones, no precisamente a la baja, pretenden apuntalar un equipo, aunque en realidad lo que hacen es hipotecarlo, con jugadores que ya a día de hoy muestran signos claros de vejez futbolística. Las lesiones continuas y el bajo rendimiento se incrementarán durante los próximos años. No digo que un jugador a partir de los 30 no rinda, pero sí, que renovarle como estrella supone renunciar a empezar el reemplazo en su posición.

Pero de todas las renovaciones, la más importante desde todos los puntos de vista es la de Cristiano Ronaldo, que en el caso de cumplir todo el contrato estaría hasta los 36 años, es decir 5 años más. Podría desvincularse antes, como dice este artículo, aunque tras escuchar cómo quiere retirarse en el Real Madrid a los 41 años, parece difícil esta opción.

Cristiano Ronaldo celebrando un gol

Cristiano Ronaldo celebrando un gol

Su renovación condiciona toda la política deportiva y de fichajes del Real Madrid, así como el juego del equipo. En un momento en el que la jerarquía está virando, con un Bale más protagonista y con jugadores jóvenes con talento y ganas, un contrato de largo plazo, mejorado además económicamente, le da a Cristiano carta de naturaleza para prácticamente exigir su titularidad y liderazgo.

Pero la titularidad y el liderazgo se demuestra en el terreno deportivo y a Cristiano Ronaldo cada vez se le intuyen más sus limitaciones físicas. No vengo a renegar de Cristiano, que ha demostrado durante todos estos años su compromiso y profesionalidad y precisamente ese liderazgo a base de goles. Simplemente creo que ese movimiento le ata las manos al Real Madrid durante los próximos años, y crea un problema a futuro, que es ya, a día de hoy, un problema de presente.

Cristiano Ronaldo, condiciona por ejemplo la posición de Bale, que tiene que jugar en la derecha, donde es mucho menos peligroso. Ya no aporta desde la izquierda lo de años atrás, y su regate y su capacidad de desborde han disminuido mucho. Es una realidad que a nadie se le escapa y que tendrá que suponer tarde o temprano una reubicación en el terreno de juego, seguramente hacia la posición de delantero centro.

Además, el equipo ya no puede seguir jugando para Cristiano ni puede reclamar todos los minutos de todos los partidos, no solo por su edad sino por su rendimiento. Algo de eso se vio en la última final de Champion League, en la que el portugués lastró al equipo durante casi todo el partido. Los retos de Cristiano Ronaldo ya no pueden ser los retos del Real Madrid.

Su rendimiento en forma de goles también parece descender con respecto a su pico, que fue con 29 años, en la temporada 14/15. Veremos su cifra final en goles porque es cierto que esta temporada viene de una lesión, aunque lo que sí parece claro desde hace algunos años, es que su incidencia en el juego del equipo es ya mucho menor.

goles de Cristiano Ronaldo en liga

Gráfico de los goles de Cristiano Ronaldo en Liga. Fuente: transfermark.es

La política de fichajes queda también condiciona con las renovaciones mencionadas, todas al alza, con sueldos millonarios a jugadores que mantienen un estatus y un sueldo de superestrellas.

En el caso de Cristiano Ronaldo, su remuneración en el Real Madrid era de 17 millones de euros netos anuales desde su renovación en septiembre de 2013, con un contrato que alcanzaba hasta junio de 2018. Este acuerdo le colocó entonces como el futbolista mejor pagado, aunque fue superado por Messi, que renovó el pasado mes de mayo y se aproximó a los 20 millones de euros netos. La nueva renovación le iguala con el argentino y le supone al Real Madrid un coste de alrededor de 40 millones al año.

Ese sueldo hace difícil fichar a otra gran estrella que pueda competir en uno o dos años con Cristiano Ronaldo, sin desprenderse de otra superestrella. Existe un límite salarial y la plantilla tiene que estar compensada. Y luego hay intangible, que condiciona a los entrenadores por el estatus de sus jugadores, y eso perjudicará a jugadores con mucho menor sueldo como Morata, que quedan relegados por la condición de superestrella del portugués.

Con todo, sigue existiendo una importante parte estratégica en la renovación de Cristiano Ronaldo. Su impacto comercial sigue siendo gigantesco, aunque a medida que baje su rendimiento deportivo su sueldo tendrá menor justificación, ya que hay una parte en ella que corresponde a su valoración deportiva y otra a la extradeportiva.

En concepto de  ingresos por imagen, el Real Madrid percibiría alrededor de 6 millones de euros año (40%), mientras que el resto se lo reparten  la empresa de su representante, Gestifuse (20%) y el propio jugador (40%). Estas cifras, teniendo en cuenta  que el jugador tiene contratos por valor de 16 millones de euros al año, con contratos como  Clear, para el cabello, ropa interior y camisa, de su propia marca,  zapatos de su línea y de la marca Nike,  traje de gala de Monster o de  apariencia como Sixpad Training y Herbalife.

Y luego hay otro concepto importante que es la generación de ingresos por parte de la venta de camisetas. Todos los datos con respecto a este tema son bastante opacos, e incluso contradictorios, pero hay algunas fuentes de las cuáles podemos sacar alguna conclusión.  El Real Madrid vendería entre 1.500.000 y 2.800.000 millones de camisetas al año, según diversas estimaciones. La más vendida sin ninguna duda es la de Cristiano Ronaldo, que podría llegar a alcanzar incluso el 50% sobre las ventas totales. Existe toda una estrategia de venta, aunque es Adidas la que marca la pauta y no tanto el Real Madrid.

Los ingresos sobre la venta de camisetas, es en el mejor de los casos en torno a un 10% del precio final de venta, con un precio medio de 95 euros (la mitad es para la tienda y otro porcentaje significativo es para la marca que fabrica las camisetas). Dicho porcentaje permite un margen de 9,5 euros por camiseta, que con la venta actual de camisetas de Cristiano Ronaldo, dejaría unos ingresos de casi de 8 millones de euros, en el escenario más conservador.

Con la venta actual de camisetas del portugués, (en torno a 750.000) se cubriría alrededor de un 20% de su sueldo bruto, otro 15% sería amortizado por los derechos de imagen y el resto de ingresos se derivaría del impacto indirecto de  vincular la marca de Real Madrid y Cristiano Ronaldo, que tiene que ver con la taquilla, los sponsor, los contenidos audiovisuales o las giras.

Podemos decir que prácticamente se paga la mitad del sueldo de bruto de Ronaldo por su impacto comercial. Si Cristiano Ronaldo lograse mantener su rendimiento deportivo sería una renovación beneficiosa para el Real Madrid. Pero si baja sustancialmente su rendimiento, supondrá a medio plazo un problema, tanto económico, puesto que no justificaría su alta ficha, como deportivo, ya que provocaría un problema en el vestuario.

Y de cara al largo plazo, el club va a necesitar buscar a figuras que puedan reemplazar a jugadores veteranos como Modric, Ramos o el propio Cristiano Ronaldo. Algunos pueden estar en el propio club, como Varanne o Bale, pero para que la máquina económica se siga moviendo se necesitan a las mejores tanto deportiva como comercialmente.

 

Un Real Madrid nefasto empata en Polonia

El partido de ayer pudo haber sido una dolorosa derrota pero terminó en un infame empate, a tres goles, contra un rival que hace no tanto había encajado seis goles contra el Borussia de Dormund.

El encuentro, desangelado por la ausencia de público, tuvo también dentro del terreno de juego un desencanto importante con el Real Madrid desordenado y con el Legia observando la oportunidad de su historia de ganar a todo un campeón de Europa. A ello contribuyó desde luego la alineación atípica con un 4-2-4, con la BBC mas Morata de delanteros.

Cristiano Ronaldo entre dos jugadores del Legia

Cristiano Ronaldo entre dos jugadores del Legia

El sistema es importante pero mucho más lo son los nombres. Con una delantera en la que dos de sus jugadores apenas realizan labores defensivas, como son Benzema y Cristiano Ronaldo, sumarle la presencia de dos delanteros como Bale y Morata, que aunque si defienden no son centrocampistas.

El equipo ya venía echando de menos con el 4-3-3, la presencia de un centrocampista defensivo. Ni Kovacic ni Kroos lo son. Tampoco Modric, pero el croata suele robar balones gracias a su magnífica colocación.  En ese contexto de jugadores, se echó de menos, más que nunca a Casemiro. El brasileño fue la palanca que permitió al equipo equilibrarse y su ausencia se nota una enormidad.

Su mera ausencia no explica por sí mismos los tres goles en contra. La defensa estuvo floja, también Keylor Navas, y la actitud del equipo fue la de quienes se sienten superiores y en cualquier momento pueden ganar el partido. Pues bien. a falta de 5 minutos el equipo perdía 3-2, y solamente un fogonazo del croata Kovacic evitó un mal mayor.

Ya son muchas las ocasiones en esta temporada en la que el equipo se desconecta, normalmente con un resultado a favor. Es incapaz de mantener la renta, por un lado, y de incrementarla por otro. De hecho, no recuerdo un partido completo los 90 minutos. Y ese debería ser el motivo de preocupación de Zidane.

Volverán Modric y Casemiro y algunos otros, pero aún así ese mal casi endémico en el Real Madrid, persistirá. Ayer además, observamos de nuevo la peor versión de Cristiano Ronaldo, muy fallón en muchos balones. Debería rotar como el resto, porque hay jugadores para ello y porque quizá le venga incluso bien ese toque de atención.

En todo caso, queda el partido en la vuelta contra el Borussia de Dormund, que no tengo ninguna duda que mostrará la mejor versión blanca.

Zidane sigue ganando

Nueva victoria del Real Madrid de Zidane, que sigue invicto en esta liga, y que mantiene el liderato a pesar de la falta de brillantez en su juego. O al menos eso dicen todas las crónicas, porque lo cierto es que ayer se vieron varios goles de bella factura. Pero sí, el resultado no muestra esa superioridad real del equipo blanco ni ese rodillo que debería ser.

Se podría decir que el equipo de Zidane defiende mal, aburre y que no juega a nada, aseveración, esta última, aplicable al Real Madrid de los últimos 25 años.  Pero gana. Y ayer lo hizo frente al mismo equipo que en jornadas previas había sacado una victoria en el Camp Nou y un empate ante el Atlético de Madrid.

Así que, aunque sea comparativamente, el Real Madrid lo hizo sustancialmente mejor que sus dos rivales directos. Ambos, por cierto, sufrieron ayer para ganar sus respectivos partidos. Así que quizá haya que ser un poco más indulgente con el equipo de Zidane.

Explicado lo malo, conviene detenerse en la parte buena. Kovacic hizo ayer un gran partido y ya ha enlazado varios con buenas intervenciones. Cuando cambia de ritmo es un jugador peligrosísimo y tremendamente vertical. Le falta todavía continuidad en el juego y ser un poco más atrevido, pero con apenas 24 años se puede decir que es un jugador de presente y de futuro. También volvió ayer Cristiano Ronaldo, o al menos sus goles. Se le vio con algo más de velocidad y regate y a fin de cuentas marcó un Hat Trick que no todo el mundo puede hacerlo. Y luego está Morata, enchufadísimo al equipo, enseñándole el camino del banquillo a Benzema. Suyo fue el gol más bonito del encuentro, tras una maravillosa asistencia de Marcelo.

captura-de-pantalla-2016-10-30-a-las-8-46-01

Zidane, que todavía no ha dispuesto en lo que va de año de la plantilla completa, con numerosas bajas en estos meses, está sacando adelante al equipo, primero, con 24 puntos, 7 victorias y 3 empates. Con una dinámica en la que los suplentes se sienten casi titulares, sin jugadores tan claves como Casimiro, Modric, Ramos y ayer Carvajal, y con una BBC todavía en funciones, el equipo responde.

Habrá que ver lo que es capaz de hacer el francés con todo el equipo en plena forma. Hasta ahora no lo ha tenido, y cuando lo tuvo, que fue a finales de la temporada pasada, el equipo lo ganó prácticamente todo.

 

 

Más fiebre amarilla para el Real Madrid

Borussia de Dormund vs Real Madrid

Borussia de Dormund vs Real Madrid

La fiebre amarilla parece ser el síndrome del Real Madrid de empatar con un rival al que le ha podido ganar y no hacerlo por culpa de errores graves de concentración. Esa me parece la mejor definición para estos tres partidos contra Villarreal, Las Palmas y Borussia de Dormund.

 Es cierto que cada partido merece matices, y el Borussia de ayer es mucho más equipo que los dos españoles y eso le habría dado más mérito al Real Madrid, que tiende a perder o empatar en Alemania.

 Visto el resultado final no es malo del todo, porque en ocasiones los alemanes apretaron mucho, aunque el Real Madrid tuvo muchos momentos buenos, quizá en su mejor partido de la temporada. Ayer vi cosas que no había visto hasta ahora. Por ejemplo al mejor Varane, contundente y eficaz como en su primer año. También vi, a pesar de perder muchos balones, algunos detalles de Cristiano Ronaldo, que me hace pensar que solamente está fuera de forma. Detalles muy buenos de Modric, Kroos y Bale y a Keylor Navas de vuelta, necesario, a pesar de su cantada en el gol.

 Por gustarme, me gustó incluso Danilo, que por alguna extraña razón parece más cómodo en el lateral izquierdo. Y luego están las malas noticias: la de siempre es Ramos. Hasta tres errores importantes, uno de ellos la falta que provocó el gol. En estos partidos de máxima exigencia cualquier error puede ser un gol.

 El de Camas es un central con un salario de más de 9 millones netos al año, intocable en la alineación y capitán del equipo. Su rendimiento tiene que ser el 95% de buenos o muy buenos partidos y si acaso, 5% de partidos mediocres o malos. Justo lo que le exigimos a gente como Cristiano Ronaldo o Bale.

 Y por ahora es de los pocos que no ha rotado. No se la estrategia de Zidane al respecto, y hasta ahora la he alabado, pero Ramos no puede ser diferente. Sus últimos partidos han sido malos. Sustituirle implicará abrir una guerra con la prensa, siempre pendiente de defender a sus ídolos, pero no hacerlo supone, además de un mensaje contra la meritocracia, el riesgo de que Ramos siga “rameando”, creyéndose el Kaiser imbatible que no es.

 La otra mala noticia es el bajísimo rendimiento de Benzema. Ayer, aunque participó en el gol, estuvo muy impreciso. Debió cambiarle mucho antes Zidane, que dicho sea de paso, no estuvo ágil con los cambios.

 El equipo pasa por su mini crisis particular con 3 empates seguidos, algunas dudas y la sensación de que estamos ante un punto de inflexión. Deberían servir los 3 partidos como aprendizaje. Ayer, por ejemplo, con 1-2, el Real Madrid contemporizó en exceso, al igual que contra Las Palmas. Mucho toque, toque y poco ataque para rematar el partido. Y además con sendas pérdidas de concentración que supusieron el empate. Este Real Madrid si no sabe jugar a la italiana, resguardando el resultado, tendrá que jugar a la inglesa, e ir con todo hasta el final.

 Estamos al comienzo de todo y nada se ha perdido. Las competiciones se juegan en febrero y marzo y estos partidos deben servir para ver los puntos fuertes y los débiles. Espero que Zidane y los suyos hayan aprendido la lección.