Y el balón de oro fue para Cristiano Ronaldo

Y finalmente ganó Cristiano el balón de oro seis años después, tras haberlo conseguido en el 2008. Parto de la base de que este premio está mal formulado, no solamente por comprender el rendimiento de un jugador en el año natural sino por tener como votantes a los entrenadores de todos los países, sin ninguna restricción de voto, ya sea a sus jugadores nacionales, y sin criterio definido.

Teniendo pues en cuenta esto, no sabría decir si el premio a Cristiano Ronaldo es justo o no es justo. La justicia, entendida como la definió hace siglos el romano Ulpiano, sería la voluntad de conceder a cada uno su derecho. Pero en el caso del balón de oro no se trata de derechos adquiridos por el desempeño de años anterior, sino que se debería evaluar solamente lo acontecido durante el año natural. Evidentemente esto no se cumple, y cada cual vota lo que quiere, siendo la mejor prueba de ello el voto de nuestro seleccionar, Del Bosque, que decidió votar a Iniesta y a Xavi por ser españoles.

Hace ya varios años que la competición para el mejor jugadores del mundo, es una disputa entre Cristiano Ronaldo y Messi que hasta ahora ha ganado el segundo, sin saber muchas veces los criterios utilizados. Por eso, optar ahora por Ribery cuando tampoco se le dio el balón a un jugador como Sneijder, mucho más determinante que el francés en la consecución del triplete del Inter en su día, sería como mínimo sorprendente.

Ribery ha sido al final el candidato necesario para representar al mejor equipo del mundo en la actualidad. Pero bien podría haber sido Robben o Muller o incluso otro jugador. El francés era seguramente es más atractivo (futbolística evidentemente…), pero comparar su desempeño con el de los dos monstruos futbolísticos, Messi y Cristiano Ronaldo es difícil.

Distinto sería si en la valoración a la hora de votar tuviese un peso determinante la consecución de títulos. Pero por desgracia esos parámetros no están determinados y al final el voto es tan subjetivo que se puede votar a cualquier sin necesidad de explicar el motivo.

En definitiva, el premio a Cristiano Ronaldo llega tarde y pone en evidencia un premio que ni parece limpio, ni transparente.

Blatter se destapa

Que la FIFA y la UEFA son dos organismos corruptos y corrompibles es algo que sospechamos hace tiempo. Lo contrario equivale a creer que unos burócratas que no generan mayor valor agregado que  el de dirigar una organización obsoleta e incapaz son gente valiosa e imparcial.

Así pues, todo lo emane de esos organismos huele a corruptela y a incompetencia. Ahora bien, uno espera que al menos sus máximos dirigentes tengas el tino suficiente para parecer impaciales y neutrales, habida cuenta de que representan a muchos clubs, los cuáles directamente ceden a estas instituciones la potestad para organizar las competiciones en su nombre. Y el Real Madrid es precisamente una de esas instituciones, no solo con influencia directa en la actualidad sino con influencia pasada, tras ayudar a crear la competición deportiva más importante del mundo, la Copa de Europa.

Por eso, que un tipo como Blatter falte flagrantemente al respeto a Cristiano Ronaldo, máxima figura del Real Madrid, debe suponer y supone, una afrenta para un club y un hecho incontestable para confirmar la falta de simpatía de ese dirigente por el club blanco. Y ese hecho deja dudas acerca de si esa antipatía mostrada por el club ha influido más allá de las meras declaraciones.

Son ya demasiados tropezones de Blatter y los suyos, demasiados capítulos bochornosos que el club blanco viene acatando, comprobando que se ha perdido el respeto por el club pero también la influencia y fuerza en el seno de estos organismos.

Tan preocupante como las declaraciones del impresentable de Blatter me parece la respuesta de Florentino Pérez, siempre más tibio de la cuenta, más moderado de lo que pide el momento. En definitiva, siempre por detrás de los acontecimientos, viendo como poco a poco el club pierde todo aquello que logró Bernabeu como seña de identidad.

Mientras que el gran mandatario blanco tenía clara la visión del club e iba siempre por delante de los acontecimientos, da la sensación de que Florentino Pérez hace justamente lo contrario, dándose cuenta demasiado tarde de donde le viene el viento. Eso quizá explica los últimos años y esa impunidad, no solamente de Blatter, sino de otros personajes como Sánchez Arminio y todos aquellos siempre dispuestos a atacar al Real Madrid, sabiendo que este no se defiende con la firmeza y contundencia que debería.

Ahora es buen momento para dar un puñetazo encima de la mesa y demostrarle a la FIFA y UEFA que ellos son meros gestores y que los que mandan son los clubes, y entre todos ellos, el Real Madrid tiene un peso especial.

Anchelotti pone su futuro en manos de Cristiano Ronaldo

“Tiene que ser Cristiano quien elija su posición en el campo”. Esta frase dicha por Anchelotti durante esta semana me crea cierta interdidumbre. Junto a otras referidas al portugués, en las que se habla de un menor trabajo defensivo de CR7, creo que en realidad ni acabarán beneficiando al jugador ni al equipo.

Me recuerda mucho a lo que pasó en el Real Madrid de los galácticos, en el que demasiados jugadores estaban eximidos de las labores defensivas. Se empieza por Cristiano Ronaldo porque en él descansa gran parte del juego ofensivo, se continúa por Benzema y se acaba por tener a la mitad del equipo solo pendiente de jugar cuando el equipo tiene el balón.

El fútbol de hoy en día es ultracompetitivo y requiere equipos que puedan defender y atacar. El éxito de los equipos en los últimos años muestran la necesidad de tener jugadores capaces de defender durante casi todo el partido y también de atacar.

Fue ese en realidad el modelo que planteó Mourinho y que logró un equipo sólido, conjuntado y ordenado que también tenía una tremenda capacidad de atacar. El Barcelona de Guardiola fue un ejemplo en la presión en campo rival, con un esfuerzo constante de sus mejores jugadores en la recuperación de la pelota. De hecho, cuando desapareció esa intensidad, el Barcelona perdió una de sus armas más potentes.

Entiendo que Anchelotti le quiere dar libertad y tranquilidad a Cristiano, pero finalmente él es un jugador, no uno más, porque es el mejor, pero sí un jugador sujeto igualmente a la disciplina del equipo, al juego colectivo y a las órdenes del entrenador. Mandar mensajes en una línea que le permita a Cristiano ser demasiado independiente puede conducir a la larga a problemas.

Siempre he defendido y defenderé la meritrocacia en los fútbol de clubes. Hasta la fecha Cristiano se ha ganado cada minuto en el terreno de juego y toda la confianza del mundo, pero convendría no perder de vista que el mejor CR7 ha sido el de los dos últimos años, comprometido al máximo con el equipo, también en tareas defensivas, con un rol en una zona del campo determinada y con la conciencia clara de que es necesario jugar teniendo en cuenta al resto de compañeros.

Espero que el técnico italiano sepa lo que está haciendo, pero no quisiera que su proyecto se le empezara a resquebrajar por el mismo punto en el que lo hizo el Real Madrid de Florentino. Aquella frase del presidente de “los he mimado demasiado” me viene ahora a  la cabeza.

La madurez de Cristiano Ronaldo

La impresionante victoria del Real Madrid en la Copa del Rey el pasado martes dejó como nombre propio a Cristiano Ronaldo, pesadilla para la defensa blaugrana y artífice de un partido digno de enmarcar.

 Conviene empezar a poner en relieve la tremenda evolución de este jugador que de alguna manera es inversa a la de Messi. A pesar de los balones de oro y los títulos de uno y otro y la propaganda en torno a los dos, hay un hecho, cuantos más goles ha metido Messi menos títulos ha ganado su equipo, mientras que cuantos más goles ha metido Cristiano más títulos y victorias ha obtenido el Real Madrid.

 Recuerdo al primer Cristiano Ronaldo, recién aterrrizado. Un jugador con las mismas características físicas que este, pero mucho peor. Más precipitado, elegía las opciones no siempre mejores y su rendimiento no suponía necesariamente un mejor rendimiento del equipo. Cuando el equipo estaba bien el también lo estaba, y cuando estaba mal el acudía con sus goles pero no afectaba a la mejora sustancial del equipo. De alguna manera, aquel Ronaldo se parece a este Messi. Con sus marcas estratosféricas de goles no ha hecho mejor a su equipo y no ha influido relevantemente en los títulos importantes. Recordemos los últimos partidos importantes contra Real Madrid, Milán o Chelsea y la influencia del argentino.

 El caso de Cristiano es justamente el contrario. Ha medida que ha ido madurando ha sabido aparecer en los partidos importantes en los momentos claves. Lo ha hecho infinidad de veces contra el Barcelona pero también en otros muchos partidos. Y lo que es más importante, su influencia en el juego ha sido muy relevante. Ya no han sido solo goles, sino asistencias, labor defensiva, liderazgo, creación de juego…

 La evolución de Cristiano como la de Ozil o Khedira ha sido fundamental para crear la identidad de este Real Madrid. Solamente los pasos hacia adelante y atrás de Di Maria y Benzema han impedido la absoluta consolidación de un proyecto que sigue siendo joven y con muchísimo futuro.

 Todos ellos tienen en común el maltrato o falta de reconocimiento. Ozil es tan bueno como Iniesta o mejor, Khedira es un medio centro de altura mundial, en constante evolución y Cristiano Ronaldo es sencillamente a día de hoy y durante el último año y medio el mejor jugador del mundo. Y lo es porque ha sido el más desequilibrante de entre los dos(no hay más candidatos posibles). Lo fue en aquel 1-2 inmenso del año pasado y lo fue antes de ayer, pero lo viene siendo en los últimos derbys como demuestra sus 6 partidos consecutivos marcando en el Camp Nou. La liga, la Copa y la Champion League se juega en esos partidos. Y los que osaron alguna vez criticar injustamente al luso porque no aparecía ahora ya sencillamente han de desaparecer y hacer, eso sí, la reflexión contraria, Messi no aparece. En los últimos Real Madrid- Barcelona ha marcado solamente un gol en juego, lo que demuestra su dificultad para superar a defensas bien plantadas y sólidas.

 Messi, a medida que ha acumulado goles se ha convertido en un increíble goleador pero su influencia es menor que en el año del triplete. Es un jugador más egoísta, más individualista, que pierde más balones y que busca mas la jugada personal y la gloria propia que antes.  Son más importantes sus goles en partidos ya ganados o contra rivales pequeños que su juego en partidos grandes. Messi ha engullido los goles de otros jugadores, de los delanteros y se ha convertido en un goleador implacable más al estilo Ronaldo Nazario que por ejemplo Ronaldihno. Influencia a través de goles pero no de juego. Lo contrario que Ronaldo, nuevamente, que el año pasdo hizo un registro espectacular de goles acompañado de Higuaín y Benzema logrando este año, la misma marca y mayor número de asistencias. Su influencia en el juego ya no es la del goleador, es la del líder del equipo, la del jugador a través del cuál pivota todo el equipo.

 Quizá la historia deje la diferencia de 4 balones de oro a 1, pero la realidad de estos últimos dos años es que el Real Madrid ha sido superior al Barcelona y que lo ha sido gracias a Ronaldo

Esto es la falsa humildad

Durante la etapa de Guardiola he criticado sin descanso, casi desde el primer momento, esa falsa humildad que demostraba día a día. La humildad que consiste en no presumir de los logros y reconocer fracasos y debilidades, se torna falsa cuando detrás esconde el propósito de que sean otros los que lo hagan, siendo en realidad conscienten de esos logros y demostrando con hechos lo contrario a las palabras.

Pues bien, esta semana hemos tenido un ejemplo con las declaraciones de Iker Casillas, otro que se ha pasado al bando de la falsa humildad. El portero blanco dice que el “no se votaría a sí mismo, por ética personal” en contraposición de Cristiano Ronaldo que dice lo contrario, que “si se votaría a sí mismo”.

La actitud de Casillas esconde en realidad un terrorífico deseo de ser Balón de oro y una demagogia importante al hablar de ética personal como si el hecho de considerarse mejor que otros estuviese reñido con un tema como la ética. La ética personal es por ejemplo votar a un amigo como Ramos y Xavi por la amistad y no por su verdadero mérito futbolístico. Eso es ética.

A sensu contrario, Cristiano Ronaldo demuestra su ambición y sus ganas al declararse a sí mismo apto para ganar el balón de oro y decir algo que yo al menos he dicho, que es votarse a uno mismo, considerarse bueno en algunas cosas y decirlo.

En España tenemos esa absurda costumbre de no destacar, de intentar parecer en la media para evitar envidias. Cuando se le pregunta a alguien sobre alguna habilidad se suele decir aquello de “me defiendo”, en vez de, “soy bueno”. Está mal visto como si al ser preguntado Pau Gasol por su altura dijese “no soy bajo”, en vez de “soy un tipo muy alto”, para no parecer distinto.

Pues bien, yo me declaro profundamente en contra de esta actitud, bien lejos de la verdadera humildad pero también de la realidad. Esta actitud es la que históricamente nos ha convertido como españoles en un país mediocre. Un país sin emprendedores, un país en el que la palabra ambición está proscrita y la palabra éxito se mira recelo. Un país plagada de mediocres, con un buenismo galopante que impide que un estudiante diga algo tan común en Estados Unidos (y tan bien visto) como “quiero ser rico”, “quiero montar una gran empresa” o “quiero triunfar”.

Aqui en cambio valoramos más al que aspira a ser funcionario y vivir con tranquilidad y no al que arriesga. Valoramos al que no se esfuerza por ser el mejor porque eso le “hace más humilde”, en vez de a aquellos que demuestran con su ambición y sus ganas mejorar continuamente.

Cualquier que se haya pasado por Estados Unidos o conozca algo de aquel gran país (con sus grandes defectos también), sabe que allí un tipo como Cristiano Ronaldo con su ambición eterna, con sus records, con su actitud ganadora, sería un una persona increíblemente valorada. Como lo son, por otra parte, todos esos deportistas, con ese grado de arrogancia y chulería que tan poco nos gusta, pero que es tan necesario a veces para demostrar valor.

Cristiano Ronaldo debe ser el balón de oro

Hace ya tiempo que se abrieron las hostilidades para la campaña del balón de oro con curiosas circunstancias. Desde Barcelona ya sabemos que el elegido es unánime, Leonel Messi, mientras que los periódicos de Madrid, que también se editan en el resto de España, y hablo de marca y as, no se decantan. Así, titulaban después del pasado derby “empate técnico entre Messi y Cristiano”. De la misma manera que una victoria europea del Barceona sale en portada en estos periódicos, al contrario no se produce.

 Además, se cuela en el debate un tercer elemento, Iker Casillas, con algunos desmarques de exmadridistas y algún que otro personaje. Se le suma tímidamente la propuesta de los que optarían por Iniesta.

 Pues bien, resolvamos la primera incógnita, Cristiano o Casillas. La respuesta es tan fácil como imaginarse al Real Madrid sin Cr7 o sin Iker. Sin el portugués directamente se  borraría de un plumazo no solamente la cantidad ingente de goles conseguidos sino su importancia. A bote pronto el segundo del Camp Nou o cualquier otro que cerró o abrió partidos. Simplemente no concibo al Real Madrid ganándole al Barcelona la Copa del Rey, Liga y Supercopa sin Cristiano.

 Sin Iker, el Real Madrid habría dejado de ganar algunos partidos, puntos que ha salvado el mostoleño. Paradas como el partido de la final de la Supercopa o la de Sevilla, aunque en su debe su mala temporada del año pasado y su inicio de campaña de esta.

 Yo lo veo claro en cuanto a rendimiento en el Real Madrid incluyendo el año natural. Es cierto que entre medias está la Eurocopa. Seis partidos con al diferencia de que Cristiano fue eliminado en la semifinal, liderando a su equipo e Iker ganó la Eurocopa, también siendo clave.

 Como no me parece sensato evaluar el rendimiento de un jugador por 6 partidos voy a dejarlo de lado en el caso entre Messi y Cristiano. Es cierto que el portugués hizo una muy buena Eurocopa, no habiendo disputado el argentino una competición respectiva, pero insisto son unos pocos partidos.

 Hablemos de lo que ha pasado desde el pasado 1 de enero hasta hoy 10 de octubre, de lo que ambos jugadores han logrado. Siempre se ha dicho que el balón de oro valora logros individuales y colectivos.

 En el primer aspecto, a nivel puramente cuantitativo, Messi ha logrado más goles. Pocos más es cierto con el premio de la bota de oro, pero los ha logrado. Pero a nivel cualitativo Cristiano Ronaldo fue el que pidió calma en el Camp Nou tras el 1-2 y el que ha marcado en los últimos 6 derbys de manera consecutiva.

 Como indicaba arriba, la participación de Ronaldo ha sido más que clave para el logro del título de liga y también para la Supercopa. El portugués ha logrado 2 de los 4 títulos en juego mientras que Messi logró 1 de 4. Y nuevamente si valoramos aspectos cualitativos, la liga, que son 38 partidos al año, en ningún caso puede ser comparable con la Copa del Rey.

 La ecuación es sencilla, Messi en su mejor temporada individualmente no ha podido guiar a su equipo a los títulos importantes mientras que Cristiano sí lo a hecho. Habida cuenta de que ambos fueron eliminados en similares circunstancias en Champion League la ecuación es aún más sencilla.

 Mi voto es para Cristiano Ronaldo, sin duda, el mejor jugador del mundo durante el año natural de 2012, hasta la fecha.

Empate justo entre Barcelona y Real Madrid

El resultado del partido de ayer refleja la tremenda igualdad entre los dos equipos aunque con muchos matices. Desde luego a la vista de los últimos 15 minutos del partido se podría decir que el Real Madrid salió vivo. Con el partido roto, el Barcelona fue mucho más peligroso al contraataque que el equipo blanco, con Messi y especialmente Pedro muy activos. Si valoramos el partido por otros momentos, tras los 25 primeros minutos se podría decir que el Real Madrid perdonó el 0-2 con la ocasión de Benzema y con el Barcelona realmente asustado ante la superioridad blanca.

Por eso es un resultado justo para ambos equipos aunque analizando detalles concretos tengo la sensación de que a día de hoy el Real Madrid es mejor equipo que el Barcelona y juega más cómodo. Los de Mou parecen perfectamente como colocarse y en cada derby empiezan a tocar más, llegar más a puerta y cerrar mucho mejor los espacios. El Barcelona, en cambio, parece depender casi exclusivamente de lo que pueda hacer Messi.

La prueba de este cambio es que el Barcelona utilizó las armas del contragolpe y la superioridad física a finales de ambos tiempos. Mientras el Real Madrid logró dos goles de jugadas elaboradas, especialmente la primera donde la tocaron hasta 8 jugadores en una preciosa jugada, pero también la segunda. El Barcelona a través de Messi marcó de rebote y de falta.

Especial reseña merece la no actuación de Casillas durante el partido. El mostoleño no realizó ninguna cantada pero tampoco ninguna parada ni tuvo incidencia alguna en el juego. Si su sueldo estratosférico (uno de los top 5 de la plantilla) se paga para realizar paradas que no hacen otros porteros desde luego ayer no se lo ganó. En el primer gol, ante el fallo de Pepe, Casillas simplemente no hizo nada, no salió a achicar, no fue a por el balón. En el segundo, en una buena falta tirada por Messi que sin embargo tampoco iba a la escuadra ni super potente, Iker pareció no estirarse todo lo necesario. Ni estuvo ágil, ni rápido ni potente…

Le salvó precisamente Cristiano Ronaldo, el mismo al que algunos se han dignado a pitar o a tachar de poco profesional y otras barbaridades. Un jugador que ha marcado en 6 derbys consecutivos, un record, que ayer marcó dos golazos, que jugó los últimos minutos con el hombro lesionado y que es el faro y la guía de este equipo. Un jugador colosal, el mejor del mundo, luchando contra Messi, contra la corriente buenista y contra sus propios compañeros en ocasiones y parte de los aficionados que en su infinita ignorancia prefieren aplaudir a un jugador español como Silva, que es de otro equipo, que a un jugador portugués como él que ha marcado más de un gol por partido y le ha dado a su equipo copa del rey, liga y supercopa.

Del resto del partido, el bonito mosaico con la bandera de Aragón y la sensación creciente de que Tito ha salido vivo ya demasiadas veces. Ocho puntos son bastantes pero son más ahora que en abril. Queda muchísima liga.

#el juego de las diferencias# Imagen 1 imagen 2

##Madridismo del bueno##

Mirotic y Cristiano Ronaldo, dos super figuras mundiales

La jornada deportiva de ayer la protagonizaron dos mosntruos del deporte, dos jugadores excepcionales en fútbol y baloncesto respectivamente. Uno, Cristiano Ronaldo, acompañado por otro jugador excepcional, el francés Benzema que marcó el mejor gol del año y dio dos asistencias, el otro Nikola Mirotic, un poryecto de megaestrella que ya es una realidad.

 Ambas con características distintas de edad, tienen en común la ambición, el hambre y la calidad. Sobre ellos dos se dbeerían construir sus respectivos equipos, con escuderos de lujo como serían Rudy Fernández y Benzema, entre otros.

 Cristiano Ronaldo marcó tres goles como quien sale a correr 20 minutos. Cada uno además de factura diferente, desmostrando que el portugués es el jugador más completo del mundo. Puedo marcar de cabeza a los Santillana, de fuera del área como Puskas, goles de rapidez y de “hambre” como Raúl o auténticos jugadones como Ronaldo. Ayer marcó un golazo desde fuera del área, otro de vaselina delante del portero, y el primero el más fácil a priori, un gol de delantero con hambre que siempre encuentra el balón.

 Cristiano Ronaldo demuestra a día a día que es un jugador excepcional, que tardaremos en ver otros 50 años, como ocurrió con Di Stefano. Un jugador completo, que maneja todas las variantes del juego y que ya hace tiempo se viene echando el equipo a las espaldas.

 Pero todavía habrá quienes duden de él. Un gesto mal interpretado, alguna palabra propia o declaración ajena o cualquier otro motivo servirán para que se dude de un jugador al que habría que aplaudir todos los partidos hasta que las palmas de las manos estuviesen ensangrentadas. Quizá llegue el próximo domingo y Cristiano no marque. Entonces saldrán muchos para decir como contra el Bayern que el portugués no aparece en los partidos importantes, olvidando todo lo anterior.

 Lo de Mirotic, es diferente desde cualquier óptica, solamente iguala al portugués en el talento excepcional. El joven Nikola todavía tiene mucho que aprender y mucho que progresar pero ahora mismo ya da muestras de querer ser ese líder sobre el campo y convertirse en un jugador de leyenda.

 Desde luego ayer hizo un partido como esos que hacía cuando era junior. Sus números hablan mejor de él de lo que yo podría hacer. En 30 minutos jugados:

-Tiros libres 2/3.
-Tiros de 2 6/7.
-Triples 4/4.
-Rebotes 10 (3 ofensivos).
-1 Asistencias, 3 balones robados 3 y 3 tapones.
- 1 faltas cometidas  y 7 faltas recibidas.

En total una valoración de 46 para un partido prácticamente perfecto. La mayor valoración individual en un partido ACB en los 3 últimos años. Para algunos el dato de valoración sea algo poco importante pero mide mejor que otra cosa el desempeño del jugador más allá de la anotación. Con decir que es la mejor valoración de un jugador del Real Madrid ¡en 17 años! Lo digo todo. Justo los anteriores fueron “jugadorcillos” como Sabonis y Arlaukas. Concretamente su valoración supone varios hitos.

Sobre estos dos deportistas el Real Madrid debe construir su presente y su futuro, apoyándoles al máximo para que desplieguen todo su talento, que es casi inacabable.

La tristeza de Iker Casillas

Cuando aún están calientes los rumores sobre la suplencia de Ramos, tras la tristeza de Cristiano Ronaldo, ahora llega en los mejores cines la tristeza de Iker Casillas. Como terceras partes nunca fueron buenas ya adelanto que en torno a esto se empieza a montar un embrollo que no interesa al club y que puede a medio plazo perjudicar al Real Madrid.

 La realidad del vestuario del equipo blanco se desconoce o se conoce a medias, justamente lo que llegan algunos jugadores o empleados. Nada bueno se pueden sacar de esas filtraciones más que airear los trapos sucios que ya se sabe que se lavan dentro del vestuario.

 Pero a base de rascar mucho entre mentiras, semi-verdaderes y hechos que vemos como la tristeza de Cristiano Ronaldo y la de Iker Casillas, empezamos a pensar que algo pasa de verdad.

 El problema de origen es que la prensa no informa de manera fidedigna. La prueba más evidente es el distinto tratamiento entre Cr7 y el capitán del Madrid. Mientras que la tristeza de Ronaldo, evidente en el campo pero también por sus palabras ha puesto en el disparadero al portugués a pesar de que ha emitido varios comunicados por facebook indicando que no era un problema de dinero y desmintiendo informaciones, en el caso de Iker Casillas rápidamente nos han querido vender otra historia.

 A mi sinceramente que el capitán del Madrid ni levante una ceja tras remontar un dificilísmo 1-2 me resulta extraño. Tampoco vi acertado al portero en los dos goles del Madrid y hace tiempo que pienso que más que el capitán que vela por los intereses del club él vela solamente por los suyos propios.

 El diario marca se desmarca precisamente informando de que Casillas no celebró los goles por el próximo fallecimiento de u niño polaco. Honestamente esta noticia me parece pura basura, y si es verdad, Iker me parece que ha perdido el norte.

 Lo que aquí se cuece es una guerra entre la prensa y Mourinho y Florentino Pérez, con las elecciones de fondo y con cierta colaboración de algunos jugadores españoles que no quieren perder su condición de niños mimados de la prensa, intocables, no sujetas a ningún tipo de crítica. Y todo ello con el club callado, permitiendo informaciones falsas, insultos a entrenador y jugador e incluso compadreo con la misma prensa que le atiza sin piedad.

El Manchester City despierta al mejor Real Madrid

Hay partidos que recuerdas para siempre por su importancia y por el efecto que causa después en el equipo. A bote pronto, la victoria del Real Madrid en Manchester con Raul en plan estelar y también el partido contra de semifinales contra el Bayern de Munich en el Bernabeu. Son partidos bonitos, importantes, emocionantes e impactantes.

 Al de ayer del Real Madrid -Manchester City le faltó solamente la importancia a nivel eliminatoria porque desde luego internamente era un partido fundamental. Una derrota habría dejado al equipo bastante tocado.

 Fue el equipo blanco superior de principio a fin, y en todo momento el público tuvo esa percepción y la de que este equipo sí se parecía al del año pasado e incluso en algún momento se pudo esbozar la versión 3.0 que se esperaba del Madrid a principio de año.

 Aún así, el fútbol es caprichoso y de la misma manera que se puede ganar jugando mal, se puede perder jugando muy bien. En el caso de ayer, era aplicable el dicho de que cuando perdonas acabas perdiendo. El equipo blanco apretó durante toda la primera parte y en principio del segundo tiempo mientras el City apenas llegaba y se defendía como podía. Pero con solamente dos cabalgadas de Yayá Touré, un jugador impresionante, creó peligro, primero con una ocasión de Silva y luego con el gol de Dzeko.

 El 0-1 fue respondido de inmediato por el Real Madrid, que liderado por Cristiano Ronaldo siguió atacando. Prueba de ello fue que nada más sacar de centro, el portugués realizó una jugado con dos autopases que acabaron en corner. Simplemente un jugadorazo, alguien excepcional que volvió a demostrar ayer con su actitud durante todo el partido y su gol decisivo, que merece el cariño del Bernabeu y el apoyo institucional que demanda.

 Pero si Cristiano fue el líder ofensivo, el defensivo lo fue Pepe. Imperial, a pesar de la jugada del primer gol del City. No se puede entender el juego defensivo del Real Madrid sin observar las cualidades de Pepe. No hay central más rápido ni explosivo que él, ni que vaya tan bien al corte. Pepe hace bueno a cualquier central a su lado. Ayer Varane, que estuvo bastante bien. Y en el resto de partidos Ramos. El sevillano partió en el banquillo por su bajo rendimiento mandando Mourinho un mensaje muy claro. Nadie se puede relajar.

 Si acaso Casillas, que no tiene recambio en el banquillo y que tiene el apoyo unánime de prensa y  gran parte de la afición. La otra parte entendemos que el mostoleño hace muchos partidos que no está a la altura. Hace tiempo que son más evidentes sus fallos que sus aciertos. Tanto vale por lo que salva que por lo que hierra. Como todos no puede vivir del pasado, de sus paradas de “santo”. Si antes era el salvador del Real Madrid, ahora es el jugador que provoca inseguridad defensiva en casi cada jugada.

 Pero volvamos al partido. El Real Madrid salió de inicio con un trivote que algunos entienden como concesión, siendo después Ozil ,Modric,y Benzema los que le dieron fluidez al equipo. Al respecto dos observaciones: la primera es que en la primera parte con Essien y Khedira, el equipo tiró 19 veces a puerta y apenas recibió ocasiones.; y la segunda es que con el City más cansado Modric y compañía pudieron mover más el balón. El que lo hizo poco fue Ozil, poco intenso y con muchas ganas de chupar banquillo.

 Del resto, por fin vimos al Di María del año pasado, incansable y trazando diagonales peligrosísimas. También acudió al partido el mejor Arbeloa y el Marcelo luchón y con ganas del primer año de Mourinho. Y sí, también estaba la versión tosca de Higuain, que ya empieza a perder la titularidad contra Benzema, que marcó un golazo y dio vida al Real Madrid.

 Ayer, Mourinho si tuvo equipo y los aficionados esperanzas de recuperar al mejor Madrid. Al Madrid no del señorío como dijo acertadísimamente el portugues sino de la lucha, la entrega y la fe en la victoria. Un Real Madrid que se vio por dos veces por detrás del marcador y que aún a falta de 4 minutos siguió pensando en la victoria con un 1-2 en contra.

 Un día para el recuerdo y para enseñar a los nuevos jugadores que es el Real Madrid y porqué es el equipo más grande del mundo.