Ferrer contra los Gran Slam

Si Ferrer quiere ser n jugador que pase verdaderamente a la historia del tenis tiene que ser capaz de ganar un Gran Slam. Los 4 grandes son los que marcan la diferencia entre los buenos y los muy buenos.

 Que David Ferrer es un muy buen jugador no lo digo yo, lo dice su ranking como 5ª jugador del ATP, además de su histórico, siendo Top 20 en las últimas 7 temporadas y Top 10 en tres de ellas.

 Hablamos por tanto de un jugador que puede ganar cualquier partido a cualquier jugador en prácticamente cualquier superficie, siendo su fuerte la tierra batida, donde ha ganado más de la mitad del total de sus títulos.

Ferrer

David Ferrer a punto de golpear un drive

Y sin embargo, año tras año se choca con los torneos más importantes. Su asignatura pendiente, después de lograr ser finalista en 3 Master 1000, es alcanzar una final del Gran Slam.

 Ayer lo pudo haber conseguido después de un primer gran set contra Djokovic en el Open Usa, pero finalmente el serbio se impuso con claridad. También perdió este año en las semifinales de Roland Garros y el anterior en el Open de Australia. Es cierto que es un jugador cada vez más fiable que va superando poco a poco nuevos retos. No obstante se le va agotando el tiempo y con 30 años no le queda mucho para empezar a perder su mejor estado físico.

 A la sombra siempre de Nadal pero también de él mismo, Ferrer es lo más parecido al de Manacor en cuanto a fuerza física y actitud. Y sin embargo, no es suficiente para ganar los partidos claves contra los mejores. Ahora que Nadal está fuera tiene una gran oportunidad pero necesita creerse capaz y me da la sensación de que no tiene esa autoconfianza de Nadal. Quizá esa sea la diferencia, el conformarse con ser un muy buen  jugador en vez de aspirar a ser un grande.

 De lo contrario perderá una gran oportunidad de pasar a la historia con mayúsculas.

El momento de David Ferrer

Seguramente ayer David Ferrer vivió uno de sus mejores momentos como tenistas tras vencer con mucha superioridad al número 1, Djokovic por un aplastante 6-3 y 6-1. Una victoria que le mete automáticamente en semifinales pero que sobre todo le da una gran moral para afrontar dos partidos que pueden suponer su primer gran título.

El alicantino lleva muchos años a la sombra de Nadal, viendo como éste además de llevarse las portadas le cerraba en no pocas ocasiones el camino hacia el triunfo. Como especialista de tierra batida ha visto como el de manacor se lleva prácticamente todos los títulos. Y en los Gran Slam, su aparición más brillante ha sido precisamente este año en el Open de Australia, habiendo sido en cuartos y en otras rondas otros años.

Por eso esta victoria sumada a la anterior ante Murray suponen un soplo de aire fresco para David Ferrer. Un jugador que como número 5 ha visto como delante suyo se situaban jugados como Federer, Djokovic o Nadal, tres astros del tenis y tres jugadores que pasarán a la historia de este deporte.

Precisamente ahora con Nadal en baja forma, Federer conforme con lo lograda y Djokovic ya batido por Ferrer, es el momento de este tenista.

El difícil reto de la Copa Davids

Comienza hoy para España el dificilísimo reto de ganar a Estados Unidos en la Copa Davis como visitantes. Algo que históricamente no se le ha dado bien al equipo español y menos contra Estados Unidos, que presentará a dos cañoneros de nivel como Rodick o Fish. Y ninguno de los dos tendrá que enfrentarse con el ex número 1 Nadal porque el mallorquin ha decidido sabiamente renunciar.

Esto deja dos lecturas. Por un lado, la existencia de un calendario tan cargado que los grandes jugadores no pueden disputar ni siquiera un torneo tan bonito e histórico como la Copa Davis. Y no lo hacen, no solo Nadal, también Federer, porque no les da puntos pero si les quita tiempo de descanso y reposo, y mucha energía. La otra lectura es que aún sin el mallorquín España presentará un equipo altamente competitivo.

La presencia de Feliciano López, Fernando Verdasco y David Ferrer asegura al menos un equipo capaz de disputarle la eliminatoria a Estados Unidos en pista rápida. Tienen los tres jugadores una característica en común, viven a la sombra de Nadal. No debe ser fácil ser un buen jugador de tenis, entre los diez primeros en los últimos años en el caso de Ferrer o saliendo y entrando como Verdasco o incluso como Feliciano, y ver como todas las portadas y la atención de tu país se centra al 100% en Nadal. No debe ser fácil ser tenista español en una época en la que ha surgido el mejor tenista español de la historia y seguramente uno de los 10 mejores de la historia y sin duda un deportista de los más grandes que hemos visto nunca.

Por eso debemos apoyar a estos jugadores que lograron por ejemplo callar a todo el Mar de la Plata allá por el 2008 en un ambiente tremendamente hostil y contra una Argentina tan competitiva o más que este Estados Unidos. Aquel logro supuso una Copa Davis y la consagración de España como primera potencia tenística. Bien es cierto que estos jugadores están tan lejos de Nadal, Federer o Djokovic que a veces se hace difícil seguirles. Pero también es cierto que demasiadas veces no han cumplido sus objetivos por culpa del mallorquín precisamente. Me acuerdo de un par de duelos entre Verdasco y Nadal y de este contra Ferrer. Siempre derrotados por el mallorquín que más tarde sería el campeón de esos torneos.

Se merece por tanto este equipo español todo nuestro respeto y atención, aunque no es fácil seguir el tenis con tantísimos torneos. Entre torneo y torneo han de desplazarse a los países y entrenar lo justo. En cierta manera tanto tenis de nivel le hace perder el encanto. Ya no son solamente los 4 Gran Slam repartidos de manera más o menos ordenada en el calendario, sino también los master superseries, torneos de gran nivel que copan gran parte del calendario y por supuesto la Copa Davis. Demasiados partidos para los tenistas y a veces hasta también para los seguidores. A veces es más un problema de calidad que de cantidad. Por eso, la ATP debería trabajar en un calendario más sostenible y también en un sistema de puntos más coherente.

Nada de ello impide que hoy España tenga un nuevo punto de encuentro deportivo. Comenzará a las 21 de la noche española y lo abrirán Feliciano y FIsh. Todo un partido de cañoneros que determinará la eliminatoria si tenemos en cuenta que el partido de dobles está casi asegurado para los americanos con los magníficos hermanos Bryant. Se deberán por tanto ganar 3 partidos individuales de los cuatro a disputar.

¡Confiamos en vosotros!