La Zona Higuaín

Un periodista italiano definió como Zona Cesarini como los minutos finales en los que se marcan los goles claves,  en homenaje a  Renato Cesarini jugador de la Juventus que como buen italiano y argentino solía marcar los goles en los minutos finales.

 Recientemente escuché a Valdano realizar un análisis de esos minutos finales en los que unos pocos jugadores son capaces de sacar fuerzas de flaqueza y marcar en el último suspiro. Son los momentos claves en los que el fútbol se para por un segundo y no se sabe si el marcador caerá de un lado o del otro. Es la verdadera magia del fútbol, esa que permite que un equipo como el Manchester sea capaz de remontar un 1-0 en 3 minutos y convertirlo en un 1-2 para convertirse en campeón de Europa.

Son los minutos favoritos de cualquier delantero italiano que se precie y en la última década del siempre oportunista Inzaghi.Que si bien, no tiene ni regate, ni potencia ni velocidad si tiene esta cualidad de aparecer en los momentos finales.

 Muchos y buenos jugadores desaparecen en los minutos claves o en los partidos importantes.Por eso, son estos minutos los que distinguen a los buenos de a los cracks. Hemos visto aparecer a Messi muchas veces en estos minutos, aunque en su caso aparece siempre.

 Aunque si de últimos minutos hablamos existe un nombre propio que se ha ganado a pulso redefinir el concepto de Zona Cesarini. A partir de ahora, hablaremos de la Zona Higuaín para definir los goles imposibles que dan ligas o ganan partidos para seguir luchando por ella.

 En su primera gran aparición marcó un golazo en el minuto 89 para remontar un 1-3 que ganaba el Español al Real Madrid. Un gol que gracias al pinchazo posterior del Barcelona valía una liga.

Higuaín celebrando un gol contra el Getafe

Higuaín celebrando un gol contra el Getafe

 Contra el Osasuna el año pasado volvió a marcar el gol del triunfo y del alirón, y ya recientemente en lo que va de campaña y sumado al tremendo golazo del otro día, ha marcado un puñado de goles que han significado la victoria de su equipo, manteniendo al Madrid en la pugna por el título.

 Y es que hablar de Higuaín significa hablar de fútbol en estado puro, de esa pasión de los minutos finales, de la rabia de ir perdiedo, de la lucha, la entrega y en definitiva las ganas de triunfar.

Ronaldo, el último gran depredador

«Ronaldo es gol y espero que sea así siempre para ayudar al fútbol. Por eso arriesgo y no tengo miedo de errar.” Ronaldo hablando en primera persona después de su primer gol tras el calvario de lesiones.

Esto dice de si mismo Ronaldo, el que fuera el mejor futbolista del mundo, con infinidad de distinciones individuales, desde balones de oro, Fifa World Player hasta máximo goleador.

Ronaldo ha representado como pocos el gol, quizá junto con Pelé los dos auténticos goleadores de la historia del fútbol. Como ha demostrado con su reciente tanto, Ronaldo es el gol en estado puro, independientemente de la edad, peso, equipo. Después de una lesión o justo antes siempre ha marcado. Y no lo ha hecho de cualquier manera sino que algunos de los goles mas espectaculares que se recuerdan son de Ronaldo. Sobre todo de su época del Barcelona cuando estaba fino y musculoso. Pero también recuerdo aquella bicicleta imposible en la final de la UEFA o varios goles con el Real Madrid.

Ronaldo Nazario

Ronaldo en la final de la UEFA

Ronaldo ha aunado al mismo tiempo dos características que por si solas son determinantes pero que juntas son sencillamente letales: potencia y velocidad junto con calidad y técnica. Porque no debemos olvidar que Ronaldo después de su grave lesión con el Inter tuvo que reinventarse. Pero aún asi, seguía siendo veloz y sobre todo mantuvo la calidad para hacer controles imposibles en velocidad, para colocar el balón fuera del alcance del portero o para romper al defensa en mil pedazos.

Para mi Ronaldo es uno de los 5 mejores jugadores de la historia sin duda. Y no sólo por lo que hizo sino por lo que pudo haber hecho sino hubiese sido por las lesiones y por su «vida disoluta». Porque lo que determina para mi que un jugador entre en el olimpo de los dioses es precisamente que se vuelva a dar uno igual.Y sinceramente veo difícil volver a ver a un jugador con ese instinto depredador delante del portero, un jugador tan diabólicamente letal.

Y si de números hablamos, sencillamente no hay comparación posible. En una sóla temporada en el Barcelona hizo 47 goles en 49 partidos. Con el Real Madrid marcó 104 goles en 177 partidos. En total ha marcado 279 goles en  423 partidos, es decir, un promedio de 0.65 goles por partido, ¿alguién da más? Y lo poco que le quedan en su nueva etapa.

En fin, Ronaldo merecería un Blog el sólo con todos sus goles, pero aquí sólo pretendo poner de manifiesto mi admiración por el mejor delantero que he visto jamás, y que mucho me temo veré. Admiración que independientemente de los últimos sucesos y pequeños escandalos sigue intacta por lo mucho que representa para el deporte un jugador que ha visto su carrera truncada en varias ocasiones. Porque Ronaldo no representa sólo la calidad pura y también porque no decirlo la fiesta brasileña, sino también el afán de superación, las ganas de luchar contra lesiones de muchos meses, el esfuerzo diario en el gimnasio o el combate con la mente que se muestra temerosa de la vuelta a los terrenos

Hoy intuyo en la figura de Ronaldo, aquel chico larguirucho y veloz como el viento, y pienso en lo mucho que le debe gustar el fútbol para volver a los 32 años después de tantas lesiones. Por eso Ronaldo es tan grande, porque siempre volverá, porque decir Ronaldo es decir gol, y decir gol es hablar de fútbol. Ronaldo es simplemente la quintaesencia del fútbol.

Enlaces relacionados:

Pegado al palo