Baño del PSG al F.C Barcelona: 4-0

Cavani

Cavani celebrando su gol. Fuente: El Confidencial

Los octavos de final de la Champion League empezaron ayer con una paliza histórica del PSG al F.C Barcelona. Un 4-0 que sentencia la eliminatoria y que recuerda a unos pocos partidos en la historia del club blaugrana, recientemente las derrotas contra el Bayern de Munich y si nos remontamos aún más, el 4-0 del Milán en la final de la Copa de Europa.

El resultado es abultado pero más lo fue el baño táctico y físico de los parisiens, que se muestra de manera clara en las estadísticas. Todos los duelos individuales fueron ganados por la jugadores del PSG durante prácticamente los 90 minutos, a excepción de alguna buena intervención de Neymar, y a nivel colectivo, Emery supo frenar las virtudes del Barcelona  potenciar las suyas.

Eso explica parte del resultado, también explicado por el bajo nivel de algunos jugadores del Barcelona. Iniesta no tiene ya la capacidad de luchar contra los jóvenes o potentes mediocampistas de un equipo como el PSG, Busquets hace años que está lejos de su mejor versión y André Gomes es un jugador sobrevaloradísimo, al menos en el precio. Queda una línea defensiva desprotegida y que tampoco está en su mejor momento y el tridente de arriba, que precisamente ayer no apareció.

Un Messi o un Suárez pueden bastar para definir un partido liguero contra un rival inferior, pero en Champion League, en estas eliminatorias cada detalle cuenta y los equipos-los 16 mejores del mundo-, ya no regalan nada.

Hasta la fecha Emeru solo le había ganado un partido al F.C Barcelona y el PSG había caído también en ocasiones previas contra los blaugranas. Parece que ahora este equipo es más maduro y más fuerte psicológicamente, aunque muchos de sus jugadores son los mismos que el año pasado. A destacar el central Kimpembe, muy solvente toda la noche y el lateral derecho Meunier, además del extraordinario partido de Rabiot

Captura de pantalla 2017-02-15 a las 10.58.56 Captura de pantalla 2017-02-15 a las 10.58.48

El baño de ayer seguramente supondrá un antes y un después para este F.C Barcelona de Luis Enrique, como lo fue la derrota contra el Bayern de Munich. Y este partido sirve también de aviso a navegantes, especialmente al Real Madrid, que tiene que jugar contra el tercero de la liga italiana, el Nápoles, que no le va a regalar nada.

¡La Champion League ha vuelto!

El mercado de fichajes (2015) a punto de cerrarse

A falta de unas pocas horas para el cierre del mercado de fichajes, todavía algunos esperan la bomba veraniega de cada verano de Florentino Pérez. Este año parece ser De Egea pero el fichaje se complica por momentos.

Mientras tanto, el club que más millones ha gastado ha sido el Manchester CIty. Ya son demasiados años sin ser competitivos en la Champion League, algo que debería solucionarse tras el gasto de más de 200 millones y especialmente la incorporación de tres jugadores como son De Bruyne, Sterling y Otamendi. Personalmente considero excesivo lo pagado por todos ellos pero ahora mismo tras el multimillonario acuerdo de la Premier, hay exceso de liquidez. Recuerda algo a la época de la burbuja en España, en la que equipos como el Betis podían robarle al Real Madrid a promesas como a Denilson.

Algunos de los fichajes más caros del verano

Algunos de los fichajes más caros del verano

En todo caso, no dudo de la calidad de ninguno de los tres y en el caso de De Bruyne, un desembolso de casi 80 millones de euros que nos ha sorprendido a todos, es posible que  realmente si merezca la pena esa inversión y se trate de «otro James». El año pasado fue el mejor de la Bundesliga, con 16 goles y 28 asistencias en 51 partidos, números espectaculares para un centrocampista.

Aunque yo siempre he sostenido que esas inversiones millonarias a partir de 50 millones de euros tienen que tener un retorno no solamente deportivo sino también económico en incremento de la imagen de marca y por tanto publicitaria. James es el mejor ejemplo de inversión exitosa por su rendimiento futbolístico y por el impacto del Real Madrid en Colombia y en Latinoamérica.

Los otros equipos que más han gastado han sido la Juventus, que ha incorporado a Manduzkik por 19 millones, al defensa del Oporto Sandro por 26 y gratis a Cuadrado, que llega cedido y a Khedira.  Además baraja la incorporación de Draxler para paliar el mal comienzo de liga. Le sigue  el Milán, cuyo fichaje más conocido es el del colombiano Bacca. En España,  Valencia y Atlético de Madrid que quieren reforzar sus plantillas para seguir manteniendo su posición de competidores con los dos grandes.

En Francia, el PSG ha fichado a Di María, que no acaba de encontrar su sitio en el mundo futbolístico y ya es el jugador de la historia que más ingresos ha generado, y en Alemania, el Bayern de Munich se ha movido con inteligencia fichando a Arturo Vidal y al brasileño, Douglas Costa, que está siendo la gran revelación.

El título al equipo menos ágil se lo lleva el Manchester United, que a pesar de haber contratado a la joya Depay, ha visto como la mayoría de sus objetivos no se cumplían, yéndose los jugadores a otros equipos, en algún caso a la competencia como Otamendi. A cambio, ha desembolsado casi 20 millones de euros por un futbolista de más de 30 años como Bastian Schweinsteiger

El Caso Di María

La venta de Di María ha originado y originará un debate, que durará o no , en función de los títulos que ganen los de Ancelotti esta temporada. Si se logra la Copa de Europa, como el año pasado, nadie se acordará del argentino como nadie se acordó de Ozil, cuya venta también originó un intenso debate.

 El problema de base a la hora de discutir si es o no apropiada su venta es la falta de toda la información y también la falta de perspectiva. Hace un año cualquier aficionado habría firmado la venta de Di María por 75 millones fijos más 15 variables, un precio de supercrack, de esos que no solamente tienen un rendimiento deportivo espectacular durante 2 o 3 temporadas seguidas, sino que además generan tanto o más por su imagen de marca. Puede ser el caso de Cristinao Ronaldo, Neymar, Messi o Bale.

 Y convendremos todos en que Di María no responde a ser perfil, desde luego no como imagen de marca y tampoco deportivamente aunque su rendimiento ha sido más que bueno en el Real Madrid.

 El problema de esa venta es que se asocia con la compra de James por otros 70 millones y también en ella se mezcla un intenta de parte de la prensa de atizar a Florentino. Son los mismos que nunca elogiaron al argentino durante la época de Mou y los mismos que criticaron su fichaje por 30 millones. Los mismos que preferían a Isco antes que al argentino o a Navas. Por tanto, conviene alejarse de esas opiniones sesgadas, con intereses ajenos al debate meramente deportivo y económico.

 Lo cierto es que el Real Madrid, además de un ente deportivo, es una gran empresa. Una empresa de más de 500 millones de presupuesto, que no cotiza en bolsa, que es propiedad global de sus socios y que compite con otras empresas que si cotizan en bolsa y que tienen inversores individuales. El Real Madrid, como club, necesita no solamente de los resultados deportivos sino también económicos, para seguir compitiendo. Y eso requiere un complejo equilibrio en la plantilla, que no tiene en cuenta solamente el rendimiento puramente deportivo sino también los salarios, la propia imagen de marca, la edad de los jugadores y un largo etcétera.

 En es contexto, la subida de sueldo de Di Maria a los niveles en  los que estará en el Manchester United, supondría para el club blanco, equiparar al argentino a sus jugadores más rentables. Desde el punto de vista meramente económico y de marketing, supone romper el equilibrio salarial y la escala prefijada. Abre también una vía de agua para que otros jugadores reclamen también una importante subida salarial. El argentino no quería solamente que se duplicase su sueldo de 3 a 5.5 millones, como le ofrecía el Real Madrid, sino que quería trato de estrella.

 Y ahí entra el análisis deportivo tras comprobar que a otros niveles Di María no puede ser considerado una estrella. ¿Es el rendimiento del argentino tan determinante en el Real Madrid? ¿Hay algún otro jugador en el mercado que pueda realizar labores similares? Es posible que la respuesta a ambas preguntas nos lleve a pensar que el Real Madrid necesita a Di María, al menos a juzgar por la importancia que Ancelotti siempre le ha concedido.

 No obstante, el club tiene que valorar todos los aspectos. Para suplir su importancia deportiva ha fichado a Kroos y cuenta en el futuro con la vuelta de Jesé, y la aportación de James, aunque su posición nada tiene que ver con la del argentino. Es posible también que ya se trabaje en un fichaje de recambio.

 La venta de Di María, como decía al principio, dependerá de los títulos que se logren en esta temporada. Si no se logra ninguno, quizá algunos hagan un paralelismo entre este caso y el de Makele o Sneijder y Robben.

 Aunque lo realmente importante es que el Real Madrid tenga un plan de club, una estrategia no solo año a año sino de varias temporadas. Si es así, es posible que hoy echemos de menos al argentino pero no mañana, cuando otras piezas empiecen a encajar.