Primera crisis del Madrid de Lopetegui

El Real Madrid de Lopetegui afronta su primera gran crisis tras acumular tres partidos consecutivos sin ganar y sobre todo sin marcar ni un solo gol. Si contra el Sevilla el Real Madrid mostró su peor cara, ayer contra el CSKA de Moscú si fue capaz de dominar el partido desde la posesión, generando algunas ocasiones (3 palos), sobre todo desde centros laterales. El equipo ruso se cerró tanto que los blancos tuvieron que recurrir a centros constantes desde las bandas.

Si miramos los fríos datos encontramos un abrumador dominio blanco, tanto en posesión como en centros como en remates. Pero el resultado da por ganador al CSKA de Moscú por el grosero error de Kroos en la primera parte. De poco sirve un sistema de juego si se cometen errores de este calibre y se regalan goles al contrario. Hoy en día, en la élite, cualquier equipo con un gol de ventaja es capaz de explotar contraataques y de defender. Y eso justo hicieron ayer los rusos, no sin mérito.

Y es ahí donde el sistema de Lopetegui, basado a priori en la posesión extrema y en la presión alta, me causa desconcierto. En prácticamente todos los partidos importantes se han cometido errores de pase que han aprovechado los contrarios. Y en todos ellos los rivales han sido capaces de generar ocasiones de peligro. Y a cambio, este Madrid no es capaz de generar más ocasiones de gol ni más remates que el año pasado, que es el fin último del fútbol.

Tener posesión y presionar arriba para llegar al área contraria parece una opción fantástica para un Real Madrid lleno de talento y mediocampistas. Pero si la posesión del balón no acaba en las botas de un futbolista de ataque en zonas claras de área, no sirve para nada. Y más aún, si la presión alta no logra el objetivo de robar el balón inmediatamente después de perderlo.

Esas son las carencias que le veo ahora mismo al Real Madrid de Lopetegui, que por otra parte, entiendo que necesita más meses para ser valorado y analizar en profundidad su juego. También es cierto que ese sistema, como el del Barcelona de Pep, necesita que arriba haya, si no un Messi, sí al menos un jugador diferencial, como podría ser Bale o deberían ser Asensio o Benzema.

Y ese es el déficit de este Madrid. La alargada sombra de Cristiano Ronaldo es tan grande que en apenas unos primeros partidos, el equipo ya se encuentra en números de ocasiones, goles y remates de la época pre Cristiano. Se sabía que se echaría de menos a un jugador que ha marcado con el Madrid un gol por partido (ayer con el en el campo eso habría significado al menos el empate), pero se confiaba en que el colectivo y otras individualidades compensasen su marcha. Y por ahora está siendo complicado, veremos en el futuro.

Yo sí tengo la sensación, y esto es una apreciación absolutamente personal, fuera de toda objetividad, que a este Madrid le falta algo, llámese alma, magia ambición, competitividad. De pronto parece un equipo menos temible que el año pasado. No tener arriba a un tipo que sabes que en cuanto la reciba va a tirar a puerta puede generar un relajo en las defensas que antes no tenían. Y la ausencia de Zidane, tantas veces criticado el año pasado, también deja una sensación de orfandad, como si los jugadores creyesen menos. Y es que al fin y al cabo, creer en el Zidane jugador y entrenador, en ambas categorías leyenda, debía ser muy fácil.

En uno u otro caso, y por distintos motivos, esta ha sido la elección del club, que tarde o temprano tendría que enfrentarse a la ausencia del 7 portugués y de Zidane. Le toca al entrenador y a los futbolistas más importantes dar un paso adelante. Estamos en octubre y queda toda la temporada por disputar, y de estas derrotas todavía se pueden sacar aprendizajes para mejorar, algo que los meses de marzo y de abril sí penalizan.

Iker Casillas se marcha al Oporto

Se marcha Iker Casillas del Real Madrid de forma similar a como lo hizo Raúl unos pocos años atrás, con la sensación por parte de muchos madridistas de que se ha estirado la cuerda al máximo, incapaz el jugador de adoptar una actitud semejante a la que adoptaron Xavi o Puyol en el Barcelona.

Iker Casillas en su rueda de prensa de despedida

Iker Casillas en su rueda de prensa de despedida

No era fácil, nunca lo es para los grandes futbolistas. Pero por eso deberían ser especialmente grandes, para ser capaces de echarse a un lado y beneficiar al club de su vida, al club que les dio la oportunidad de triunfar. El haber intentado permanecer a toda costa, en contra de su propio rendimiento futbolístico y promoviendo campañas de la siempre dañina prensa  es algo que muchos pensamos que es uno de los grandes errores de Iker Casillas.

Iker fue un gran portero hasta hace 3 o 4 años cuando su propio rendimiento decayó, fruto quizá de la edad, de la autocomplacencia o simplemente de factores mentales provocados por la falta de confianza. Y en eso, evidentemente influyó Mourinho, que en su segunda temporada vio esa bajada de rendimiento y trató de buscarle solución. Lo que se hizo con Iker no ha sido distinto a lo que se ha hecho con el resto de jugadores: traer competencia y exigirlo lo máximo al jugador, ni más ni menos. Pero desde algunos sectores se habló de manías, campañas…, cuando la realidad ha demostrado que Iker Casillas hace tiempo que dejó de ser un portero top.

El Real Madrid siempre ha sido el lugar del mundo más difícil para ser titular, porque  37 partidos buenos no justifican uno malo. Han pasado tantos buenos jugadores que el nivel de exigencia es altísimo. Y ahí Iker no supo estar a la altura y la mejor prueba de ello fue la final de la Champion League que se ganó a pesar suyo.

Atrás queda también una muy dudosa gestión de su capitanía y su labor como compañero. Pero también queda su magnífico rendimiento en sus mejores años, durante los cuáles llegó a ser el mejor portero del mundo. Lo comido por lo servido, más unos pocas decenas de millones de euros que se lleva el portero, incluyendo sus dos años de contrato.

El Real Madrid ha pagado sobradamente los servicios prestados por Iker y ha hecho mucho por un portero que se ha tenido que ir al Oporto con la carta de libertad, cobrando más de la mitad de su club de origen porque ningún otro club le quería. ¿Se imaginan que Courtois o Neur estuviesen en el mercado? En 2 días tendrían sus clubes encima de la mesa una docena de ofertas de los mejores clubes de Europa.

El ocaso deportivo de Iker es también el ocaso de su imagen, degradada a pasos agigantados a medida que íbamos viendo su comportamiento, su falta de entereza aguantando la suplencia, su falta de compañerismo sin salir a dar la cara por Diego López o su falta de escrúpulos al pedir cada céntimo de su contrato como condición a su salida. Todos esos que asimilan canterano y español con madridismo olvidan que jugadores como Zidane se fueron del club con la cabeza alta, perdonando el último año de contrato, mientras otros aguantaron hasta que la situación fue insostenible, sin perdonar un euro.

Quizá haya que redefinir el concepto de madridismo. O quizá haya que empezar a dejar ser indulgente con algunos jugadores por el simple hecho de ser canteranos y españoles y valorar la profesionalidad pura y dura de los jugadores, ya sean brasileños, alemanes, croatas o argentinos.

Con Casillas se ha repetido lo de Raúl, y quién sabe si se repetirá con Ramos si ahora se le renueva. Puede ser que el Real Madrid sea la institución deportiva más grande del mundo pero eso no parece impedir que se sigan cometiendo los mismos errores una y otra vez.

Ojalá Florentino aprenda. Y ojalá también lo haga Iker y algún día entienda lo importante que fue todo lo que le dio al Real Madrid pero también lo que le quitó en esos últimos años. Dicen que lo que se recuerda de los grandes viajes son los últimos días. Ese es el recuerdo que suele quedar. Con Iker pasará algo parecido, al menos ahora. Luego el tiempo nos hará recordar sus comienzos, al mejor Casillas, al de las paradas antológicas y grandes reflejos. Al jugador que representó en algún momento de verdad con su actitud luchadora  al madridismo.

Como el recuerdo es caprichoso y volátil quiero quedarme con esos sus mejores años:


Adiós Iker.

La alternativa es Diego López

La  lesión de Casillas ha provocado un doble efecto en el Real Madrid, parando por un lado el conflicto abierto entre entrenador y jugador y generando por otro lado una situación en la que un nuevo portero llega al club. Diego López viene no como alternativa a Adán, que cumple contrato el año que viene y que ha demostrado que no ofrece demasiadas garantías, sino que llega como alternativa a Casillas.

 Diego López tiene a diferencia de Adán la madurez y experiencia necesaria para afrontar. Ha jugado la Champion League con el Villareal y tiene varias decenas de partidos en primera división.

 El guardameta tiene una cualidad claramente mejor que Casillas, las salidas por alto. Su metro y noventa y seis le permitirá cubrir un problema del Real Madrid durante toda la temporada, los goles en jugadas de balón parado. En el resto de facetas no es mejor que el de Móstoles, si tenemos en cuenta las mejores versiones de los dos.

 El fichaje cubre una necesidad para el Real Madrid que se juega la temporada en las dos próximas semanas contra el Barcelona y el Manchester. No sabemos porqué opción optará Mourinho, aunque parece que Diego López tiene más tablas a la hora de afrontar estos partidos. Eso sí, el cancerbero no ha sido titular en el Sevilla, alternándose con Palop que le ha quitado el puesto.

 No obstante, considero un buen fichaje a estas alturas de la temporada. Es un portero que conoce lo que es el Real Madrid, ha vivido en ese vestuario y conoce la tensión y la presión de jugar en el Madrid. El coste, de algo más de tres millones no parece tampoco muy alto para el club blanco.

 Veremos su rendimiento en estas primeras semanas y sobre todo veremos que dueto de porteros presenta el Real Madrid para el año que viene. No descarten nada porque si Adán o Diego López logran ganar la Copa de Europa con el Real Madrid Casillas lo tendrá difícil para volver a la titularidad. No hay que olvidar que se trata de una lesión peligrosa, en la mano, la herramienta principal del portero, que además ya no es un chaval y con sus más de treinta años tendrá más problemas en recuperarse.

 Pero ahora, lo inmediato es saber quien jugará el próximo miércoles en el partido más importante del Madrid en lo que va de año.

Estadísticas de Diego López.

La verdad de la cantera (II): Real Madrid

¿Quien en su sano juicio estaría en contra de incorporar a su equipo a un Maldini o a un Raúl? ¿Cómo rechazar a un canterano joven, con ganas, con mucha calidad y con un gran compromiso con el club? Sería absurdo imaginarse a Mourinho denegándole el paso a un joven Maldini, que con 17 años ya parecía un veterano, o a un Raúl que con la misma edad tenía un hambre de gloria y de goles que no ha tenido ningún otro jugador.

El problema de la cantera está más allá de incorporar o no a canteranos que sientan los colores o que sean españoles y conozcan el club. El problema de la cantera reside en incorporar a jugadores de la cantera que además de salir gratis o a bajo coste no suponga casi esfuerzo su adaptación al primer equipo gracias a su calidad. Así pasó con la quinta del buitre o recientemente con muchos canteranos llegados al Barcelona. Jugadores que dan el salto al primer equipo y que casi desde el primer partido se incorporan como uno más, a pesar de su juventud e inexperiencia. Jugadores que gracias a su tremenda calidad pueden competir con otros más veteranos y pueden ser alineados sin que el 11 titular se resienta.

Por supuesto, estos jugadores no podrán pasar de 0 a 100 en 10 segundos y necesitarán muchos partidos para alcanzar el nivel óptimo, pero en todo caso no será necesario esperar varios años hasta ver alcanzado ese potencial. Se trata por tanto de incorporar a chavales cuya curva de aprendizaje sea rápida.

Un equipo de élite, y más un equipo como el Real Madrid no puede permitirse el lujo de formar a jugadores en el primer equipo. Y no puede hacerlo por la sencilla razón de que se esperan del equipo resultados inmediatos y apostar por jóvenes chavales como medida suele ser una opción para el largo plazo como hace el Ajax por ejemplo.

Por eso, el debate de la cantera resulta a veces tan absurdo. Independientemente de algunos errores (y graves) cometidos en la gestión de la cantera como la salida de Mata o la no repesca en su día de Etoo, del resto de canteranos que un día salieron del Castilla para triunfar  fuera del Real Madrid no ha habido noticia. Ello si se entiende como triunfar estar en un equipo homologable al Real Madrid, es decir del top11 de Europa como Bayern de Munich, Chelsea, Manchester, Barcelona…Incluso sirva como ejemplo el número de internacionales como otro baremo posible.

Samuel-Etoo

Samuel Etoo con la camiseta del Real Madrid

Jugar en equipos como el Valencia o el Sevilla es sin duda un gran mérito pero ¿cuantos de los jugadores titulares de cualquier de estos dos equipos sería hoy fijo en el Real Madrid o tendría al menos muchos minutos?

Existe en torno al canterano mucho mito y poca realidad y eso provoca que muchos de ellos no reciban las críticas necesarias en su momento y se pase por alto su verdadero rendimiento. El canterano, por su condición de chico de la casa, normalmente español, joven y generalmente majo parece el sueño de cualquier aficionado. Todos querríamos que triunfase y ver a un nuevo Butragueño o un nuevo Raúl, pero la realidad es tozuda y nos dice que lejos de triunfar, el canterano lastra muchas veces al equipo.

Por no triunfar no lo hace ni en el fútbol y tenemos muchos ejemplos de ilustres canteranos que en su día fueron “joyas de la cantera” y que hoy juegan meritoriamente en primera o en segunda división, pero muy lejos de los sueños de grandeza que muchos les atribuían.

Rivera, Valdo, Jurado, Diego León, Alex Pérez, o Santos fueron calificados en su día como grandes promesas. Otros como Miguel Torres, Mejia, Tebar, Pavón, Tena o Corrales apuntaban a grandes defensas. Otros como Fernando, Mixta, Rodri o Adrián Gonzalez eran los mediocentros del futuro. Todos ellos y muchos más eran los canteranos que debían tener un futuro en el Real Madrid pero por los que no se apostó.

De las últimas hornadas solamente unos pocos, los primeros de la lista, han triunfado en el Madrid: Casillas y Raúl. Ni siquiera Guti lo hizo plenamente. Otros tienen carreras esperanzadoras como el mencionado Mata, Soldado o Diego López. Y otros como Urzaiz o Luis García han logrado hacerse un hueco como buenos goleadores de la liga española.

Del resto y de muchos otros que ni menciono ya nada se sabe y pululan por campos de segunda división o segunda B. Y lo hacen porque no tuviesen oportunidades en el primer equipo, que no las tuvieron, sino porque no aprovecharon las oportunidades en equipos menores.

La llegada de canteranos al primer equipo en el caso de equipos grandes con necesidades inminentes de ganar títulos tiene que ver con la suerte, la necesidad o con ambas a la vez. Así ocurrió con la Quinta del Buitre, cuyos jugadores pudieron debutar por la necesidad de dar un recambio a jugadores ya veteranos, en un club sin dinero.