Análisis del Real Madrid de baloncesto y de Laso

El Real Madrid perdió ayer la liga contra un Valencia Basket muy superior, como durante toda la serie, a excepción del primer partido. El 3-1 es reflejo de esa superioridad y el partido de ayer lo es del estado psicológico de uno y otro equipo. Unos, los naranjas, en su mejor momento de la temporada, sintiéndose muy superiores y acertados, y otros, el equipo blanco, exhausto física y mentalmente, afrontando un final de temporada pésimo que deja muchas dudas.

Decía en mi análisis anterior que el equipo de Laso transmitía sensaciones parecidas a las de 2014, cuando tras perder la Euroliga se cayó contra el F.C.Barcelona en la final de la liga. Aquel equipo tuvo un rendimiento parecido a este, campeón de la Copa del Rey, con una trayectoria intermedia hasta la Euroliga, muy positiva, y descendente desde ese momento, para acabar perdiendo Euroliga y liga.

Al año siguiente se logró el triplete. Quizá ese dato sirva para contextualizar este mal final de temporada. No es sencillo analizar lo ocurrido porque la plantilla del Real Madrid es tan buena ahora como hace un par de meses cuando el equipo se proclamó campeón de la liga regular ACB y de la Euroliga, con grandes partidos ante los mejores rivales. No se puede hablar por tanto de calidad de la plantilla, y quizá si de planificación, siendo un equipo veterano que  ha acusado el terrible esfuerzo de una Euroliga absolutamente cargada de partidos.

Analizando en frío la temporada del Real Madrid, solo los datos, sin tener en cuenta como se pierde ayer y contra el Fenerbahce el balance del Real Madrid esta temporada es el siguiente:

  • Campeón Copa del Rey
  • Semifinalista de la Euroliga (Final Four)
  • Subcampeón de la liga

Eso quiere decir que el equipo ha competido en todos los torneos. La pregunta es si había plantilla para más, para lograr un doblete o un triplete. Dejo al final del artículo el balance de la plantilla que hacía a comienzo de la temporada, sin saber lo que acontecería, sí consideraba que se tenía una plantilla muy completa, y lo sigo pensando.

Hay que preguntarse si Laso sigue siendo la persona óptima para ese puesto o si su ciclo se ha acabado. Desde que llegó en 2011, se ha levantado al menos un título todos los años. El equipo ha recuperado su prestigio en Europa y su dominio en España y se ha fichado con cabeza, manteniendo un bloque sólido, que ahora acusa cierto envejecimiento. Pero con todo, este equipo ha estado literalmente a 4 partidos del triplete. Para ello, se tenían que jugar dos partidos perfectos( y los 2 siguientes) y no fue así, y el equipo mostró su peor versión en los momentos clave.

¿Es suficiente para el madridismo? ¿Se deben realizar cambios sustanciales, incluido el de entrenador? Bueno, evidentemente algo se ha hecho mal para no llegar con toda la frescura necesaria a la parte final de la temporada y no competir como durante el resto del año. El equipo este año incorporó nuevos jugadores que todos considerábamos óptimos (Randohpl y Hunter) más la aportación de Luka Doncic, pero la línea entre el éxito y el fracaso es finísima en baloncesto y está hecha de momentos.

Por eso, el mismo Madrid perdedor de la Euroliga y liga, levantó al año siguiente el triplete, con algún fichaje y el equipo mejor preparado física y mentalmente. Este año ha faltado ese plus y la dosificación necesaria con una Euroliga ganada en fase de grupos que no aporta demasiado.

¿Se le puede pedir a Pablo Laso responsabilidad por no ganar el doblete y el triplete? Teniendo en cuenta que otros años se ha logrado esto (doblete el año pasado y triplete el anterior), evidentemente el técnico tiene parte de responsabilidad. Pero para mí no la suficiente como para poner en su debe las derrotas en Euroliga. El equipo está obligado a llegar a las rondas finales, pero nadie puede asegurar las victorias, quizá solo el Real Madrid en las finales de Champion League, pero eso es una anomalía matemática.

La realidad es que este equipo ha llegado a 4 semifinales en 6 años, a 3 finales, y se ha ganado un título. Todo ello con Laso, en 6 años. No está tan mal, comparándolo con el propio Real Madrid en sus años anteriores, y más aún, al compararlo con los mejores equipos europeos en los 10 últimos años.

  • Fenerbahce: 3 semifinales, 2 finales y 1 títulos.
  • CSKA: 9 semifinales, 5 finales, 2 títulos.
  • Olympiakos: 6 semifinales, 5 finales y 2 títulos
  • Macababi: 3 semifinales, 3 finales, 1 título

No debe ser tan sencillo cuando equipos con tanto presupuesto o más que el Real Madrid y tan competitivos como este, han logrado resultados similares o peores.

Y luego está el desempeño en liga, donde el Valencia Basket ha dado la campanada. No solo al equipo de Laso, ojo, también al F.C.Barcelona y al Baskonia. Podríamos decir que por estado de forma ahora mismo es el mejor equipo de España. Y su título lo demuestra. No era mejor que el Real Madrid hace varios meses, durante la liga regular, cuando perdió contra los blancos. Pero lo cierto es que los títulos se ganan a final de temporada y ahí hay que llegar en el mejor momento.

Ese debería ser el gran aprendizaje de la plantilla y de Pablo Laso. Ya lo aprendió en 2015, y podría volver hacerlo en 2018. Para ello tiene que mantenerse en el cargo, optimizar la plantilla y seguir haciendo lo que ha hecho desde que llegó, ganar títulos.

 

______________________________

ANÁLISIS DE LA PLANTILLA REAL MADRID 2016-2017

El Real Madrid de baloncesto ha cerrado para esta temporada una de las mejores plantillas que se le recuerdan. Hablamos de un equipo que viene de ser campeón de la liga y de la Copa del rey, y un año antes campeón de todo. Y aún así, las nuevas incorporaciones, pero sobre todo la configuración de la plantilla invitan a pensar en la posibilidad de volver a realizar un triplete, aspirantes a todo.

El equipo sufrió a principios de verano la baja de Sergio Rodríguez, uno de los mejores anotadores del equipo y parte de la seña de identidad de este equipo campeón.  Los promedios del canario de 11 puntos y 6 asistencias por partido (en ACB), los tendrán que suplir otros jugadores. También es cierto que a nivel defensivo, la presencia del Chacho ha sido un problema para el equipo.

Adicionalmente, la otra baja ha sido la de Hernángomez, un jugador joven, que promete, pero que ha tenido muy pocos minutos, prefiriendo Pablo Laso, la experiencia y veteranía de jugadores como Felipe y Noccioni.

Y así, el relevo este año del Chacho será Luka Doncic y Draper. Cada uno en su papel. El del jovencísimo Luka Doncic es el de consolidarse como un jugador de primerísimo nivel y asumir más galones. Le hemos visto menos de lo que nos habría gustado, pero ha promediado casi 13 minutos por partido, con 5 puntos, 3 rebotes y 2 asistencia de media. Doblando sus minutos es probable que doble sus números porque su talento es indudable. El americano Draper llega como tercer base, como el especialista defensivo que es, para aportar tranquilidad y madurez al puesto de base. Y por supuesto, como primer e indiscutible base queda Llul.

Donde todavía no hay movimientos es en los puestos exteriores. El Real Madrid confía en que Rudy Fernández tenga un buen año. Sin lesiones, es un jugador superlativo, que ataca y defiende. Un complemento perfecto para él es el anotador Carrol, mientras que en el puesto de 3 deberían seguir Maciulius y Taylor. Es cierto que son ya cuatro jugadores veteranos, pero todos ellos han demostrado competitividad. El caso de Taylor, más joven y con más dudas, su buen final de temporada hace mantener la esperanza de que podamos ver una mejor versión suya.

Y finalmente tenemos los puesto en el interior, en la pintura, tremendamente reforzada, y me atrevería a decir que la mejor de Europa. La prioridad era renovar al mexicano Gustavo Ayon, el mejor del equipo junto con Llul. Con la NBA con la chequera en la mesa ha sido difícil pero se ha logrado. Con el, el Real Madrid tiene al mejor 5 en Europa. Hay que sumarle el fichaje de Ranldolh, un bombazo para reforzar el puesto de 4. Un jugador que ha promediado más de 14 puntos en al Euroleague y que ha sido determinante para su equipo. Ambos, deberían ser los titulares.

Como suplentes de lujo, a rotar, dado el altísimo número de partidos de este año, tenemos a los meritorios de siempre, Felipe Reyes y Noccioni. Son dos jugadores parecidos en cuanto a garra, entrega y competitividad. Aparentemente al final de sus carreras desde hace varios años, pero que año tras año tienen mucho que aportar al equipo. Para aportar frescura Thompkins, renovado, y con perspectivas de seguir la senda del final de temporada del año pasado. Se trata de un anotador, un jugador que demostró en la final contra el F.C Barcelona su inmensa calidad. Y como fichaje para aportar intensidad, un jugador estilo Slaughter, Otello Hunter, un saltarín, taponador, un jugador excelente para seguir mejorando en defensa.

¿Florentino Pérez dimitirá como hace 10 años?

Florentino Pérez dimitía hace 10 años, un 26 de febrero, provocando una crisis que ya se prolongaba varios años atrás. Los posteriores años el equipo logró diversos resultados deportivos pero se mantuvo durante todos esos años la sensación de crisis permanente, con el equipo cayendo en octavos de la Champion League durante 6 años consecutivos.

Florentino Pérez

Florentino Pérez

En aquel año, la temporada 2005/2006, el Real Madrid contaba con estrellas como Ronaldo, Raúl, Roberto Carlos, Bechkam o Zidane. El equipo se había reforzado con jugadores jóvenes y prometedores como Sergio Ramos, Robinho o Baptista (y otros como Cassano, Pablo García, Cicihno y Diogo). El equipo tuvo su primera gran crisis tras el 0-3 del Barcelona. Después cayó en semifinales de la Copa del Rey tras una goleada histórica en contra del Zaragoza, por 6-1. El espíritu de Juanito no fue suficiente para la remontado, y el equipo venció por 4-0.Coletazos de lo que vendría después, con el Arsenal mancillando el Santiago Bernabéu con un 0-1

 El partido que provocó la dimisión de Florentino Pérez fue la derrota en Mallorca, un 2-1, en la jornada 25, que dejaba al equipo en tercer lugar de la clasificación, luchando con el Valencia pero ya con el Barcelona lejos, a más de 10 puntos

Tras la derrota contra el Atlético de Madrid y muchos gritos contra Florentino Pérez pidiendo su dimisión se ha abierto una crisis en el club que se agravará en caso de derrota en la Champion League. La pregunta es si el presidente se verá empujada a la dimisión o si aguantará.

Sí parece claro que independientemente de esa decisión se abre una etapa difícil para el Real Madrid, con pocos candidatos en el horizonte y con decisiones difíciles de tomar.

 En la primera etapa Florentino Pérez estuvo de 2000 a 2006 y dimitió en su sexta temporada. En esta segunda etapa ha estado desde el verano de 2009 y emprende su séptima temporada.

 A continuación señalo varias coincidencias:

  • Despido del entrenador a mitad de temporada. En aquel caso fue Wenderlei Luxemburgo que fue despedido el 4 de diciembre, y en ese caso Benítez.
  • Nuevo entrenador interino e inexperto. Aquella vez fue el desconocido López Caro. Esta vez Zidane.
  • Goleada a domicilio del Barcelona (en aquella ocasión 0-3 y en esta 0-4)
  • El año anterior el equipo no había logrado ningún título y cayó en en la Champion League contra la Juventus (al igual que el año pasado)

La crisis llega al Real Madrid

No digan Real Madrid, digan crisis. No digan Mourinho, digan dimisión. No hay nada mejor que tres partidos oficiales sin ganar, un punto en dos partidos en liga y una mala imagen del mejor equipo del año pasado, para desatar todas las hostilidades.

 Lo que hace tres meses era de un blanco puro, hoy es negro. Los que antes eran buenos ahora son malos y el que antes era un entrenador que sabía lo que quería, ahora es una marioneta superada por las circunstancias. Pero amigos es que esto es el Real Madrid y las crisis sistémicas han sido la tónica general del club durante los últimos veinte años.

 Y no obstante, creo que la mayoría de madridistas están tranquilos. El barco lo comanda un tipo de garantías que ofrece tranquilidad. Por primera vez en mucho tiempo hay un proyecto sólido, un entrenador que va a cumplir su tercer año, una nómina de jugadores a la vez joven y talentosa y  un equipo en constante mejora.

 ¿Significa esto que lo acontecido no es importante? En absoluto, el Real Madrid ha desplegado durante estos tres partidos oficiales su peor juego desde que llegó Mourinho. Culpa o no de la preparación física, de la indolencia y falta de motivación de los jugadores o de las novedades introducidas en la alineación como Lass, lo cierto es que el comienzo del Real Madrid ha sido horrible. Afortunadamente ningún equipo ha perdido hasta ahora la liga en agosto, y más aún, el equipo podría estar levantando su primer trofeo el miércoles.

El fichaje anunciado hoy de Modric no va a ser la solución por sí misma, aunque si es posible que sirva para airear un poco al equipo, con jugadores que necesitan alguien por detrás que les apriete. Además, el croata contribuirá a la fluidez del juego y también a dar a los aficionados una cara nueva con la que ilusionarse.

 Lo importante llegará entre febrero y abril, que nadie lo olvide. Mientras tanto es cierto que convendría no ir perdiendo puntos ante cualquier rival, aunque bien mirado el Valencia,  en el Bernabeu, y el Getafe en su feudo, no son precisamente los rivales más fáciles. Sirva esto y la preparación física como primera excusa.

 Veremos si una derrota como la de ayer y la motivación ante un Barcelona, que ayer también mereció perder, despierta a unos jugadores que siguen siendo exactamente los mismos que ganaron el año pasado la liga con record de puntos y goles.