No diga baloncesto, diga Doncic

Doncic-2-680x393

No es ni la primera ni será la última vez que escriba acerca de Luka Doncic. De hecho, llevo haciéndolo desde hace varios años, antes de su explosión en el primer equipo y antes de que fuese obvio que estábamos ante un jugador histórico, de esos que aparecen cada 30 o 40 años. Es cierto que ya se vislumbraba un dominio sin igual en categorías inferiores. Con 1 o 2 años menos dominaba los partidos con números espectaculares.

Justamente lo mismo que hace ahora. Son solo 18 años y con menos años que cualquier otro jugador en cancha domina los partidos como vimos ayer contra el Valencia. Previamente habíamos visto su mejor actuación anotadora de siempre ante el Efes Pilsen, con 27 puntos.

Pero lo de ayer fue una exhibición global porque estuvo cerca del triple doble y dejó varias jugadas sensacionales. Jugadas que en algún caso me recordaron a Magic Johnson, cogiendo su propio rebote y llevando la pelota hasta el otro extremo para conseguir bien una canasta sensacional o bien una asistencia. También sus posteos me recuerdan al genial base de los Lakers.

Quizá a alguno le parezca excesiva la comparación, pero lo cierto es que ni Magic Johnson ni ningún otro jugador a la misma edad actual que Doncic tenían un dominio tan grande del juego. No podemos olvidar que desde hace dos años, el esloveno lleva jugando en primera línea ante grandes jugadores y equipos europeos, algo que constatamos en el reciente Europeo.

No, lo de Doncic ni es casual ni es algo que no siga una evolución natural. En breve se le quedará pequeña la Euroliga y la Liga ACB y tendrá que dar un salto a la NBA para competir con los mejores, esta vez sí. Tiene todas las cualidades no solo para ello, sino para superarles y convertirse en un jugador de leyenda.

Si con 18 años maneja así los conceptos de juego, en 2 o 3 años tras 70 u 80 partidos de NBA, con los mejores técnicos y mejorando sus defectos, puede convertirse en un jugador histórico, al nivel de los mejores de siempre. Jugadores como Petrovic en la Cibona de Zagrev  o Kukoc en la Jugoplastika destacaron sobre todo en primera línea europea a partir de los 20 años, aunque en el caso de Petrovic ya era una estrella en la liga yugoslava con 18 años.

El genio de Sibenik es el mayor parecido a Doncic, al menos en cuanto a precocidad porque Petrovic era un anotador nato, un killer, mientras que Doncic es un jugador más de equipo, más completo. Ayer Doncic logró 16 puntos, 10 asistencias y 7 rebotes. De hecho, su superioridad es parecida a la del propio Petrovic que literalmente hacía lo que quería

Doncic y una nueva era

luka_doncic_celebra_la_victoria_fiba

Doncic comandó ayer a la selección eslovena para eliminar a una España a la que se le acaba este maravilloso ciclo. Al mismo tiempo que Pau Gasol da algún síntoma de cansancio, la selección lo hace, influenciado también por numerosas bajas, bien de jugadores que ya se han retirado o que no han acudido por otras circunstancias.

El resultado, con una ventaja de 20 puntos, es prácticamente la mayor derrota en la era Gasol, y pone de manifiesto un cambio de ciclo, que no obstante, es posible que España todavía cierre con una medalla bronce. Como los grandes equipos esta España sigue siendo competitiva incluso en sus momentos más bajos. Como dice Gasol, cuando miremos atrás valoraremos lo que ha logrado y el hecho de poder competir por una medalla de bronce no es premio pequeño.

Al otro lado una selección fresca, con el talento balcánico y dirigida por dos jugadores diferentes. Uno, Dragic, un jugador ya maduro (31 años), con experiencia en la NBA y al que se le caen los puntos de las manos. Y otro, Doncic, también extremadamente maduro, pero en cambio joven como pocos (18). Un jugador completísimo al que más que los puntos se le cae todo de las manos: rebotes, puntos, asistencias, tapones, dirección de juego, defensa. Un jugador total, a la altura en este momento por edad y por talento de poquísimos jugadores, no ya europeos, sino de la historia del baloncesto.

Lo tiene todo para triunfar, si es que no lo está haciendo ya. Por de pronto ha llevado a una selección que hasta ahora no había ganado medallas a la opción de ser campeona de Europa, tras casi lograr un triple doble en la semifinal ante la que era la mejor selección del Europeo. El techo de Luka Doncic no se conoce y solo faltará por ver cuando y cómo va a ir a la NBA. Pero cuando llegue el momento estará preparado y lo hará como hasta ahora, con una madurez absolutamente desconcertante.

En la final o en la lucha por el bronce esperarán Rusia o Serbia, que se enfrentan esta noche y que representan la aristocracia del baloncesto europeo. Herederas naturales de la URSS y de Yugoslavia siguen siendo dos grandes selecciones.

España ha entrado ya por derecho propio en ese exclusivo y selecto club de grandes selecciones de la historia. Veremos si puede hacerlo con una merecida medalla de bronce.

Gracias por tanto!

Nocioni, un corazón madridista

Nocioni

Nocioni

Nocioni anotó este fin de semana 26 puntos, con un registro de 5 de 10 en triples y 5 de 8 en tiros de dos, para un total de 20 de valoración en casi 28 minutos. No parecen números de un jugador que a final de temporada se retirará y sí de uno que todavía es capaz de dar, como en este caso, su mejor rendimiento en el Real Madrid.

El argentino llegó hace tres temporadas para darle un plus de veteranía y competitividad al equipo blanco. Con Laso al frente el equipo había vuelto a llegar a la cima y había conseguido el hito de dos Final Four seguidas, pero le faltaba más corazón y capacidad para resolver en los momentos críticos. Y ese hombre se llamaba Nocioni, tantas veces enfrente con el Baskonia o con Argentina.

Fue llegar el argentino y ganar finalmente la Euroliga con partidazos incluidos de Nocioni. Después, poco a poco ha ido perdiendo fuerza en una plantilla muy completa y con mucha rotación. Sus cifras han bajado en los totales, pero su rendimiento siempre ha sido bueno, aportando cuando salía a pista pero también desde el banquillo.

Pero sobre todo, el gran aporte de Nocioni a esta plantilla y a este club es el ser capaz de transmitir su carácter ganador, su profesionalidad como jugador y sus eternas ganas de jugar y de ganar. Esos rasgos tan madridistas son necesarios que se transmitan de jugador a jugador y de afición a jugadores y viceversa. Y no siempre ha sido así.

Pero el Chapu se ha encontrado con un club y una plantilla que encajaban perfectamente con su manera de ser, con jugadores tan competitivos como Llul, Felipe Reyes o Rudy.

La mejor prueba de ese carácter de Nocioni fue su despedida en la zona noble del Bernabéu. No solo por las palabras que dijo, sin duda, merecedoras de ser escuchadas por jugadores jóvenes, algunos con un futuro tan brillante como Doncic, para aprenderlas y asimilarlas, sino por la valentía de ser capaz de reconocer cuando tu hora te llega. 

Nocioni cree que ha llegado el momento de dar un paso al costado, a pesar de ser capaz todavía de anotar en un partido el 50% de los triples efectuados, o de ser capaz de anotar por encima de los 20 puntos en un equipo como el Real Madrid. Esa visión de las propias limitaciones de uno mismo pero también de sus fortalezas es lo que ha hecho grande a este jugador.

Ojalá pueda despedirse con otro triplete.

Doncic al rescate

Luka Doncic

Doncic

Doncic, el niño prodigio, que ni es ya tan niño ni deja de asombrarnos tuvo ayer otra actuación estelar para doblegar a un Baskonia que llegaba al feudo blanco para volver a amargarle la existencia, como ya hiciera a principios de la Euroliga.

El Baskonia lleva ya muchos años en la élite y cuando se trata de un encuentro contra el Real Madrid suelen saltar chispas. El partido sirve además para aclarar un poco una clasificación apretadísima entre los 8 primeros. Por primera vez en mucho tiempo hay apenas dos o tres  victorias de distancia entre los 7 primeros. El desgaste de la Euroliga se ha hecho notar y los participantes españoles han bajado su rendimiento en la liga doméstica.

Tras la victoria blanca de ayer, el Real Madrid se coloca primera y el Baskonia quinto, pero todavía queda liga regular. Lo de ayer sirvió para comprobar que Doncic está para jugar los minutos que le echen. En un plano menos protagonista, habitualmente suele hacer buenas valoraciones, ya que se trata de un jugador que aporta en todas las facetas de juego. Pero ayer, ante el desacierto de Llul en ataque, el esloveno asumió el mando y lideró al equipo en los momentos más complicados. Lo hizo en defensa y en ataque para sumar una valoración total de 32, que le supuso el MVp de la jornada. Su aportación más allá de los puntos, 15, tuvo su efecto en el rebote (13) y en la defensa, con 4 balones robados, además de 4 asistencias.

Son números que hablan de un jugador completísimo, que ayer además no estuvo especialmente acertado en el tiro exterior, con un 1/5 en triples. Con 18 años ya es capaz de manejar los tiempos de juego y a buen seguro su juego no dejará de crecer. Además, ofrece una energía propia de un chaval de 18 años con todo por demostrar.

Sin duda será indispensable para este final de temporada en el que el Real Madrid aspirar a repetir el triplete de hace varios años. Para hacerlo necesitará a Doncic.

Primera victoria del Real Madrid en la Euroliga

Cualquier victoria ante el Olympiakos, uno de los equipos históricamente más rocosos de Europa, es una gran noticia. Y si es por una ventaja de 18 puntos, muchísimo mejor. Es cierto que el partido fue malo en la segunda mitad, con ambos equipos atacando mal y defendiendo peor. Pero, aún así, en ambas partes pudimos confirmar lo que ya habíamos visto del Real Madrid en los anteriores partidos importantes.

El buque insignia de este Real Madrid es y será Llul. El de Mahon es prácticamente imparable, con una confianza absoluta, habiéndose convertido en el jugador más determinante de Europa. No solamente tiene una actitud contagiosa hacia el resto del equipo, sino que por sí mismo gana partidos. Ha afinado tanto el tiro exterior que se ha convertido casi en su especialidad, junto con sus entradas a toda velocidad a canasta. Aporta la defensa de siempre, y buen juego de equipo, convirtiéndose en un jugador total.

 Como comenté en el pasado post sobre el Real Madrid, el acompañan con acierto jugadores como Rudy, Randolph o Doncic, además de Ayon. Lo mejor del partido fue saber lo que puede aportar el nuevo, Randolph, que hizo una jugada espectacular, sacándose un mate de la nada, al más puro estilo NBA.

Y luego está Doncic, otra vez Doncic. Luka, un chaval de 17 años, juega como si tuviese 30 y aporta al juego en prácticamente todas las facetas. Ayer, anotó dos triples, varios tiros libres sin fallo, cogió dos rebotes ofensivos espectaculares, un robo de balón y varias asistencias. Su valoración fue la segunda mejor del equipo, y es que es un jugador que siempre aporta. Casi lo que da más pena es imaginárselo como jugador ya hecho, en 2 o 3 años, emigrando a la NBA. Y lo que pide el cuerpo es que Laso le ponga todos los minutos.

captura-de-pantalla-2016-10-12-a-las-22-54-41

El RMB va como un avión

El RMB dio ayer una muestra de lo que puede ser capaz con esta nueva plantilla, profundísima y repleta de calidad. En una plaza habitualmente complicada, como la Fonteta, el feudo del Valencia-uno de los mejores equipos del año pasado-, los de Laso ganaron por 19 puntos, sin aparente esfuerzo.

Hay varias noticias que hacen que este Real Madrid pueda aspirar a todo. Sergio Llul ha cogido definitivamente los mandos, aún más que el año pasado. Sin Sergio Rodríguez es el líder total, ahora mismo uno de los mejores jugadores de Europa. También se observa al mejor Rudy Fernández, un jugador que en forma y sin lesiones es tan determinante como Llul.

Y luego están los fichajes, que han reforzado sobremanera el juego interior. Anthony Randolph parece compenetrarse con Ayon y es un jugador que aporta prácticamente de todo y sobre todo muchísima calidad en el tiro. La fuerza la pone Otello Hunter, el típico pivot fajador debajo del aro, muy duro en ambas canastas.

Y la última gran noticia para el Real Madrid (y la NBA) es el crecimiento de Doncic. Un jugador que con muy poco hace muchísimo. Ayer, en apenas 12 minutos en cancha hizo de todo: metió un triple, una entrada a canasta, hizo dos tapones, logró 3 rebotes, dio 2 asistencias y forzó varias faltas, con un total de 8 puntos a favor y 16 de valoración (el segundo mejor del equipo). Cifras de supercrack, que demuestra el jugador que es. Un jugador completísimo a pesar de que es apenas un chaval, sin cumplir todavía la mayoría de edad.

Estamos, por tanto, ante un equipo que lo puede ganar todo. Es una temporada muy larga con una Euroliga recargada y hay varios equipos que también aspiran a todo.

Os dejo el vídeo de las cinco mejores jugadas

captura-de-pantalla-2016-10-06-a-las-21-45-34

Doncic explota y el RMB vence

Doncic se consagró como la promesa y futuro supercrack que ya anunciábamos. Por si alguien tenía alguna duda, ayer, este “niño” de 16 años demostró que está llamado para las más altas cotas.  Sus 15 puntos y 22 de valoración, con 2/3 en triples, 4/7 en tiros de 2, 1 de 1 en libres y 6 rebotes y 4 asistencias son datos suficientes a su edad como para pensar en que debe de tener muchos más minutos.

Luka Doncic

Luka Doncic machacando el aro. Fuente: ACB Photo / Arrizabalaga

Ayer tuvo 22 minutos e hizo esos números, pero más allá transmite una sensación de poderío que se recuerda a muy pocos, no ya a su edad sino con varios años más. Pablo Laso tiene en sus manos a una joya por pulir, un auténtico diamante en bruto, que lo tiene todo para marcar época como los más grandes jugadores de baloncesto del continente europeo, algunos precisamente de su tierra natal (Eslovenia), la extinta Yugoslavia.

Si antes fueron Mirotic y Rubio quienes batieron records a edades tempranos y mucho antes un Pau Gasol colosal, ahora podremos ver a Luka Doncic explotando en un Real Madrid que necesita de su talento y de su frescura. Jugadas como las vividas ayer, algunas al límite y otras propias de jugadores consagrados son las que necesita este Real Madrid, casi eliminado en Euroliga y sufriendo más de la cuenta en la liga regular.

Este debe ser su año de consagración al máximo nivel, promediando por lo menos 15 minutos o más y demostrando su valía y capacidad. Y seguramente más si otros jugadores dan un paso hacia atrás. Y seguramente el año que viene deberíamos verlo ya confirmado como titular para dar desgraciadamente el salto a la NBA más pronto que tarde.

Ojalá que nada se tuerza por el camino, ya sea en forma de lesiones o de cualquier otro infortunio, pero sí algo tengo claro es que por talento este chaval está llamado a las más altas cotas del baloncesto.

El unicaja destroza al Real Madrid

El equipo de Joan Plaza se cobró una pieza de caza mayor al derrotar al campeón de todo del año pasado. A pesar de una ventaja inicial de los blancos de 7 puntos, rápidamente se repusieron para primero empatar el partido y después adquirir una ventaja paulatina hasta 20 puntos en el tercer cuarto.

A partir de ahí el equipo blanco intentó remontar sin mucha fe, asustado ante la intensidad y acierto desde la línea de 3 (48% de acierto) de los malagueños. Kuzminskas, Nedovic y Thomas lideraron a un equipo que, a pesar de tener a muchos jugadores nuevos, dio la impresión de estar más rodado.

Al equipo de Laso se le vio mucho más impreciso de lo habitual, blando en defensa y desacertado en ataque. Solamente Reyes (siempre Reyes), el Chacho intermitentemente y Carrol trataron de aguantar el embiste del Unicaja. Sin éxito, quizá porque la mitad del equipo está fuera de forma, por el cansancio acumulado o por la falta de Rudy Fernández, sin duda una pieza clave para el éxito blanco.

De los nuevos, a Thompinks se le vio poco, HernánGómez parece muy joven para grandes gestas y Luca Doncic tiene una pinta extraordinaria.

Es un título perdido, menor, pero siempre una derrota. Le vendrá bien al equipo un poco de descanso y recuperar fuerza porque esta temporada será muy larga y sigue siendo el equipo a batir.