La flor de Zidane

El fútbol es un deporte tan sencillo que solo es necesario un poco de suerte para mantenerte invicto durante 37 partidos, liderar la liga española, ganar una Champion League, una Supercopa de Europa y un Mundial de Clubes. Y eso en el club más difícil del mundo, inestable y exigente por naturaleza, el Real Madrid.

Flor lo llaman algunos que lo más redondo que han visto es su cabeza y que seguramente serían los mismos que decían que Zidane no encajaba como futbolista en el Real Madrid, y que no tenía sitio. Los mismos que ladraban aquellas barbaridades, ladran hoy otras, (audio muy recomendable) siempre con el mismo objetivo, minusvalorar los logros del Real Madrid.

Un mismo mantra repetido como una consigna: El Real Madrid no juega a nada. Lo he escuchado desde que tengo uso de razón. En los últimos 30 años se ha repetido hasta la saciedad, ganase o perdiese el equipo.

Ahora el club gana casi siempre y no pierde casi nunca. En una racha prácticamente sin precedentes a nivel mundial, Zidane ha logrado algo casi imposible, que el club no tenga sobresaltos, que el 95% de los futbolistas estén contentos y que la afición esté relajada.

Zidane

Zidane

Pero claro, ese remanso de paz no basta a muchos periodistas que creen que el Real Madrid debería ganar 5-0 todos los partidos, con un juego brillante. Se decía que el equipo se estrellaría contra los grandes y ahí apareció el mejor Real Madrid de la temporada con un 0-3 en el Calderón y un empate en el Camp Nou, con un partido en el que mereció más. Por si fuese poco, durante esta racha, Zidane ganó también 1-2 el año pasado en el feudo del Barcelona. Pero claro, el Real Madrid no juega nada.

Y yo niego la mayor, porque si he visto algún año al Real Madrid jugar a nada, de verdad, y no ganar. Y lo que veo ahora es un equipo con 17 o 18 jugadores con muchas rotaciones, por voluntad de Zidane, pero también por lesiones. Es más difícil que exista un mismo tipo de juego con 11 jugadores fijos que con 18 rotando. Pero con Zidane se juega con un 4-3-3 que a veces se modifica al 4-2-3-1 o al 4-4-2. Es un equipo capaz de jugar por bandas y dar profundidad con jugadores como Lucas y Bale o entre líneas con interiores como Isco o James.

El equipo es capaz de jugar al toque, dominando la posesión o realizar contragolpes fulgurantes, siempre al ritmo de Modric y Kroos. Por lo general suele realizar una presión alta, con las líneas muy adelantadas y la defensa cerca del centro del campo. Es un equipo ofensivo que a veces junta hasta 7 u 8 jugadores al ataque, dando mayor amplitud ambos laterales. Ese juego provoca que el equipo marque muchos goles pero también que reciba muchos.

El Real Madrid juega los primeros veinte minutos normalmente con gran intensidad aunque a lo largo del partido se muestra irregular, manejando mal los tiempos en ocasiones, siendo demasiadas veces incapaz de cerrar el marcador.  Pocas veces el equipo ha sido capaz de realizar 90 minutos de manera uniforme, aunque siendo honrados, ¿que equipo lo logra siempre?

El equipo de Zidane tiene en las jugadas a balón parado una de sus fortalezas y ello gracias a sacadores excelsos como Modric, James o Kroos, pero también gracias a una serie de jugadores que van muy bien por alto.

Y finalmente es un equipo ganador, ultra competitivo que no da un partido por perdido y que lucha hasta el último instante aunque el equipo esté fundido o vaya perdiendo.

Ese es el estilo del Real Madrid de Zidane, que por el camino ha traído grandes goleadas, partidos espectaculares como el pasado ante el Borussia de Dormund, encuentros de una solidez y seriedad impresionantes como el 0-3 en el Calderón, partidos malos como el de la final del Mundial de clubes, el Sporting y épicos como la final de Champion, de la Supercopa de europa o el último derby del Camp Nou.

Eso ha logrado el técnico francés, que tarde o temprano perderá un partido e incluso dos, y seguramente un título, e incluso dos o tres. Pero hasta la fecha, ha logrado que un equipo en el que prácticamente sus 15 jugadores habituales se han lesionado en el último año, sea capaz de sacar los partidos adelante. Y sí, en algún partido ha llamado la suerte a la puerta, porque si no sería imposible mantener esa racha. Suerte tuvo el Manchester cuando ganó la Champion League en 3 minutos, o el F.C Barcelona con su triplete, con aquellos goles de Pedrito o el gol de Iniesta. Porque la suerte forma parte del deporte, pero apenas representa un 5% si no se da lo demás.

Así que para los que dicen que el equipo no juega nada o que Zidane tiene flor, que busquen un equipo que tenga un estilo definido, y que logre ganar sin parar.

Zidane y el camino del éxito

La línea entre el éxito y el fracaso es especialmente delgada en el caso del fútbol. Un balón al palo, una mano del portero, un penalty fallado o un cabezado en forma de gol en el minuto de descuento. El éxito se convierte en fracaso en segundos y viceversa.

 Pero hay gente que está siempre relacionada con el éxito. Y una de esas personas se llama Zinedine Zidane. Sus éxitos deportivos como jugador fueron tan incuestionables como su indudable protagonismo en los momentos claves. Cuando tenía que aparecer aparecía, bien liderando a su selección, bien con una volea, ya mítica.

 Parece que Zidane está empeñado en trasladar su éxito como jugador a su labor como entrenador. Y que mejor manera de debutar que ganando una Copa de Europa, transformando un equipo psicológicamente hundido en uno netamente ganador. Nada de eso puede atribuirse a la suerte o baraka, y sí al talento. Y Zidane lo tiene, es indudable.

Zinedine Zidane

Zinedine Zidane, entrenando al Real Madrid

 Quizá mañana sus victorias, ahora incontestables con el Real Madrid, se conviertan en fracasos. Y su labor modélica, hasta la fecha, sea objeto de duras críticas. Llegará tarde o temprano, sin duda, porque la línea es muy delgada, y el nivel de exigencia en el Real Madrid nunca baja peldaños y sí los sube.

 Pero la realidad es que ahora mismo Zidane es una especie de urna de cristal irrompible, un entrenador incuestionable e incuestionado. Los jugadores le respetan por lo que fue, y ninguno puede ponerse a su altura en cuanto a títulos conseguidos y calidad. Incluso ahora, con más años que todos ellos, tiene más calidad y toque que ninguno. La prensa ve en Zidane a una persona educada, más bien parco en palabras, pero con las ideas claras. El presidente le venera y le tiene un aprecio como a ningún otro fichaje y la afición ve en Zidane al responsable de la Undécima.

 Y mientras, además, sigue ganando partidos y en el día a día se muestra como un entrenador que es capaz de tomar decisiones difíciles sin miedo. Un día sienta a James, otro a Isco y otro a Benzema o Varane, sus compatriotas. Y al día siguiente apuesta por Kovacic o Lucas Vázquez, los jugadores con teóricamente menos caché, y más vulnerables a ser carne de banquillo. Todo ese conjunto de decisiones además están siendo respaldadas por victorias, que finalmente es lo único que cuenta.

 Ahora mismo resulta difícil vislumbrar un futuro sin Zidane en el banquillo. Y también parece difícil que este equipo se vaya a colapsar. Pero los momentos duros vendrán, se perderán partidos y títulos, y ahí será cuando habrá que aguantar a Zidane y seguir apostando por él.

Parece difícil imaginar una gran debacle que provocase que Zidane perdiese todo ese gran caché ganado. Ni siquiera el cabezazo a Materazzi logró hacerlo, aunque aquello le costó a él y a Francia un mundial, y el retiro ideal. Y es que, al final de todo, en el fútbol, ni siquiera Zidane es perfecto.

Zidane, nuevo entrenador, nuevo «elegido»

Zidane es el nuevo entrenador del Real Madrid. El anterior duró 7 meses y de los últimos 10 entrenadores el que más tiempo duró fueron 3 años, todo un récord. Desde el momento en que una persona asume el cargo todo lo anterior no cuenta para nada porque el Real Madrid todo lo devora. El ecosistema entre vestuario, presidente, prensa, afición y entrenador es tan complicado que lleva en crisis varias décadas.

 Por eso conviene no perder de vista que Zidane no es el jugador que lideró a Francia al mundial o al Europeo; o el 10 que metió aquella volea en la novena absolutamente histórica. No, Zidane es el ser mortal elegido para llevar a buen puerto ese portaaviones que se llama Real Madrid. Y para eso tiene poco menos de 6 meses hasta el verano.

Zidane dando instrucciones como segundo de Ancelotti

Zidane dando instrucciones como segundo de Ancelotti

El pasado de Zidane todos los conocemos, el presente como entrenador muy pocos, y siendo sinceros poco sirve para calibrar su competencia o no en un equipo de niños como el Castilla. Y el futuro es una incógnita tan grande que podemos hacer todo tipo de especulaciones. Zidane puede ser un Maradona o un Guardiola. Fracaso absoluto o éxito brutal. Y puede ser otro Carletto, condescendiente con los jugadores o un Benítez, incapaz de comunicarse.

La incógnita apenas resuelve nada aunque a favor de Zidane está el factor de que ningún jugador podrá llamarle de manera irónica «el crack» como hicieron con su antecesor. Ni ningún futbolista del vestuario podrá poner en duda el conocimiento futbolístico de Zidane ni su prestigio internacional.

 Los otros factores a favor son la magnífica imagen que tiene el francés en toda la afición madridista, unánime, y también entre la prensa. Y sobre todo con el presidente, auténtico valedor de Zidane en su vuelta al fútbol, primero como asesor y luego como entrenador, y la persona que le fichó y le adoptó como al resto de galácticos.

 En contra de Zidane está el tiempo y el momento del actual Real Madrid, pero sobre todo su falta de experiencia como entrenador en un equipo de super élite como el Real Madrid, sin duda alguna el equipo más complicado del mundo

 Es un cara o cruz tan variable que no puedo pronosticar nada y solamente añadir lo que dije en el artículo anterior, el problema no era Benítez y Zidane tampoco es la solución por sí solo. Mantendré el discurso ya gane los 10 primeros partidos o ya los pierda, e incluso si se logra la undécima, algo a lo que me atrevería a apostar unos pocos dólares. Será en este junio o en el próximo, o durante el invierno que viene o dentro de 3 años, pero el problema del Real Madrid volverá a flote y alguien tendrá que resolverlo. Mientras tanto, Zidane tendrá mi apoyo y ojalá sirva al menos para ganar títulos.

Anchelotti entrenará al Real Madrid

Llega Carlo Anchelotti al Real Madrid y como todo lo novedoso hace ilusión y crea expectativas. Huele a nuevo y todavía sin rodar parece que va a funcionar a la perfección. Casi todos los entrenadores son los adecuados cuando llegan al Real Madrid y todos son inadecuados cuando salen. La prensa se encarga de ensalzarlos para luego hundirlos. Es la historia de este club que destripará sin dudar a Carlo por las mismas virtudes que ahora alaba.

El equipo que veremos del técnico italiano según su desempeño en el club más parecido al Real Madrid, el Milán, será un equipo irregular. En su segundo año logró un meritorio doblete, de la Copa de Europa y la Copa italiana, quedando eso sí tercero en liga a 11 puntos del primero, con 7 derrotas y 9 empates. La siguiente temporada,fue la única en la que Anchelotti logró un liga doméstica, aunque la 2003/2004 será recordada por los aficionados deportivistas por aquella remontada en cuartos de final de la Champion League. Tras caer 4-1 en San Siro, los de Anchelotti vieron como el Deportivo les ganaba la eliminatoria en casa tras un aplastante baño por 4-0. Ese partido y la final perdida al año siguiente contra el Liverpool tas remontar este un 3-0 son las mayores manchas en el curriculum de Anchelotti.

A partir de aquí no es posible valorar en su justa medida la labor del técnico puesto que se vivió el Moggigate y el Milán sufrió la penalización de -30 puntos en liga y después al año siguiente de 8 puntos. Logró eso sí, otra Champion League en 2006/2007, con aquella actuación mítica de Kaká en Old Traford.

Por los números de partidos ganados y perdidos veo a Anchelotti como un técnico con un perfil parecido al de Del Bosque. Serán por tanto al final los jugadores los que determinarán que títulos quieren o no disputar. Volveremos a ver múltiples derrotas contra equipos menores en liga  y en Copa del Rey, y en la Champion League será difícil ver la autoridad del equipo de estos años anteriores.

Los jugadores sin un entrenador que les apriete cada partido estarán más relajados y seguramente más contentos, pero el equipo será menos competitivo y tendrá muy difícil luchar por los tres títulos. Después de tres años de tensión verán a Anchelotti como un técnico más permisivo. Y eso se reflejará en todos los aspectos sobre todo en el aspecto defensivo con un equipo menos comprometido defensivo. Veremos, como ya vimos en la época de Del Bosque, a un equipo partido en dos en muchas ocasiones, aunque a cambio varios jugadores estarán solo centrados en labores ofensivas.

Su reto, para algunos fácil, es superar a Mourinho. Para eso, debe lograr lo mismo que Mourinho en sus tres años de media:

-Llegar a Semifinales en Champions.

– Vencer los enfrentamientos directos con el Barcelona.

– Quedar en liga segundo con más de cien goles y más de 85 puntos.

– Ser finalista en la Copa del rey.

_______

Entrevista a Anchelotti, perfil personal

Antecentes: perfil futbolístico.

Mourinho, el entrenador que llegó para recuperar al Real Madrid

El otro día Mourinho dio una entrevista cuyo titular ha sido que «hay muchos madridistas disfrazados». Sin duda el técnico luso ha entendido a la perfección cómo funciona el Real Madrid y la cantidad de intereses que se mueven alrededor. Ha logrado entender como nadie qué es el Real Madrid y qué no es, eliminando esos conceptos rancios y falsos de «señorío» mal entendido.

La entrevista es una muestra de cómo una persona trabaja día y noche para un club, un compromiso de 24 horas y una entrega total. Mourinho se gana cada euro que le pagan y no es un simple entrenador de fútbol. El portugués, y esto lo ve muy poco gente, es la persona que está sentando las bases del club para este nuevo siglo. Bases deportivas desde luego, reviviendo el auténtico espíritu de Bernabeu y Di Stefano de darlo todo en cada partido y luchar hasta morir, pero también las bases organizativas y logísticas.

Mientras Xavi, el nuevo filósofo opina que Mourinho no pasará a la historia yo creo que todo lo contrario y que su trabajo en el Real Madrid durará durante muchos años.


Entrevista integra a Jose Mourinho en Real… por realmadridplay

El dilema de Guardiola

No me imagino un Barcelona sin Guardiola, ha dicho Xavi recientemente. A medida que nos acerquemos a la espiración del contrato del entrenador del Barcelona se acrecentarán los rumores sobre su futuro. Lo lógico sería renovar con su club de toda la vida y asentarse en el mismo al estilo Ferguson.

Dilema de Guardiola

Dilema de Guardiola

Sin embargo, Guardiola sabe que el fútbol es muy ingrato y que lo que hoy son elogios mañana podría ser críticas. Se suele decir que es más fácil llegar a la cima que mantenerse. Es imposible mejorar su última campaña, y en ese sentido, Guardiola sabe que no tiene margen de mejora. Ademas se acerca un periodo de elecciones y normalmente asociado a ellas suele haber cambios significativos.

Por todo ello Guardiola duda. Seguramente querría pasarse en su club los próximos 10 años, consolidar aún más un estilo de juego y acumular títulos, siempre y cuando claro tuviese la suficiente autonomía. Por otro lado, siempre es atractivo y constituye un reto empezar en otro club y ser fichado como el mejor entrenador del mundo. Además claro, del impacto económico que tendría para su bolsillo.

Ahora que está en lo más alto tiene la oportunidad de dejar una huella aún más imborrable en el club de su corazón. Pero si las cosas le salen mal en el futuro también podría marcharse deportivamente la puerta de atrás tal y como le paso cuando era jugador. Quizá se acuerde de aquello y ahora albergue dudas. O quizá no y simplemente necesite algo de tiempo libre y no el estrés de entrenar al mejor equipo del mundo. Quien sabe.