El día que el deporte rey fue herido de muerte

Han sido días duros para el deporte en general y para el atletismo en particular tras la Operación Galgo. A falta de conocer con más detalle la operación no nos queda más remedio como amantes del deporte que mirar hacia adelante. Lo haremos con un poso importante de sospecha, que iremos olvidando poco a poco a medida que nos volvamos a ilusionar.

Desde este blog se ha criticado duramente el dopaje y se seguirá haciendo. Por eso quería finalizar la serie de artículos que inicie con el triple post de Alberto Contador con una opinión distinta de uno de los habituales de este blog, Richard. Una persona con opiniones a veces contrapuestas a las mías pero en todo caso argumentadas. En este artículo nos da una visión como apasionado del atletismo y como deportista decepcionado con lo que está ocurriendo, valorando aspectos tan importantes como los económicos.  No os lo perdais.

Gracias Richard.

________________________________________________________________________________________

Nueve de diciembre de 2010, pasadas las 10 de la mañana, me entero, a través de la página de marca, que la Guardia Civil, hecho registros en Alicante, Madrid, Las Palmas y Palencia, en distintos domicilios de importantes atletas, entrenadores y médicos de la élite del deporte nacional; entre ellos, nuestra gran campeona del Mundo y subcampeona de Europa de 3000 metros obstáculos, galardonada como mejor atleta del año, y catalogada, como la mejor atleta nacional de todos los tiempos, Marta Domínguez; además de su entrenador, César Sánchez; Manuel Pascua, uno de los entrenadores de más renombre y reputación del país y un viejo conocido en estos temas, principal inculpado en la “Operación Puerto”, mi paisano, el Dr. Eufemiano Fuentes.

Pocas horas después, se confirman sus detenciones, así como la puesta en libertad con cargos, de nuestra Marta…me he quedado helado, frío y completamente sorprendido, defraudado, dolido, molesto. Por primera vez, en muchos años, una fría sensación de decepción y frustración deportiva, recorre mi ser, no puedo creer lo que he oído, visto y leído. Mi amor por el atletismo, el deporte rey, por mucho que digan los futboleros, porque éste, es el rey de todos los deportes, es inimaginable para muchos y este tipo de noticias, duelen muchísimo.

Antes de entrar a valorar los hechos, quiero advertir, que no estoy a favor de las prácticas “dopantes”, ni las defenderé y, ni mucho menos, defenderé a quien se exponga a ellas y, ni mucho menos, a quien las incita o promociona. Todo lo contrario, básicamente, porque no creo que una marca, medalla, cheque o contrato publicitario, merezca correr tanto riesgo para la salud, e integridad física de uno mismo, hasta esos límites. Aún así, voy a tratar de dar un punto de vista, objetivo, sencillo y claro, de toda esta situación, porque los medios de comunicación, y la falta de conocimiento e información, lleva a sacar conclusiones erróneas y a expresar calificativos, cuánto menos, equivocados y ofensivos, sin fundamento alguno.

Para empezar, tal y como he comentado en diversidad de ocasiones en otros posts de este blog, el deporte de élite, no es sano para el cuerpo humano, puesto que supone llevar al extremo sus límites, con las consecuencias, a corto, medio y largo plazo que eso conlleva.

Ahora bien, en los últimos 30 años, hemos visto como el deporte de competición, se ha convertido en un filón, socio-político-económico y mediático, por lo cuál, hay una serie de intereses que han ido modificando, vulnerando y “matando”, el romanticismo competitivo, la idea de los antiguos griegos y sus JJOO.

Hoy en día, no conocemos deportista de élite, al que no le rodee un circo mediático, inimaginable, dos o tres décadas atrás, sobretodo, desde la aparición de los representantes, esos personajes, la gran mayoría, de dudosa reputación, que se encargan de llevar en la sombra, la carrera deportiva de sus deportistas. Pero, además, disponen de, su propio médico (o equipo), desde traumatólogo a endocrino, pasando por nutricionistas o cardiólogos.

Como deportistas de élite, dedican su día a día, a la preparación física, con el objetivo de ser los mejores en su profesión y, es aquí donde empieza “la delgada línea roja”, ésa, en la cuál, el deporte, intereses personales y económicos se entremezclan bajo una cortina de humo, porque hay que vivir de ello y, es ahí dónde el dopaje, tiene su perfecto caldo de cultivo. Las razones son muy claras, hay que conseguir resultados para poder obtener la gloria deportiva y el consecuente beneficio económico; si a eso, se le une la presión mediática que ejercen los medios de comunicación, y la opinión pública, antes y después de los grandes campeonatos; que pueden elevar, o hundir, a un deportista y su carrera deportiva, en función de la consecución, o no, de los triunfos esperados o las expectativas planteadas…normalmente, generadas por ciertas personas, instituciones y medios interesados.

Dicho esto, rompo una lanza en defensa de los deportistas, porque, salvo casos muy puntuales (p.ej. Ben Jonhson), desde mi punto de vista, son “muñecos rotos”. Para mí, la razón es muy clara, todos esos intereses externos, hacen que, desde muy pronta edad, sean manipulados e incitados, a dejarse someter a este tipo de prácticas. Personalmente, no creo que sean completamente conscientes de lo que hacen, hasta que es demasiado tarde para poner fin a ello, pero ya no pueden. Y, para mí, es esta manipulación, la que hay que evitar…por lo tanto, esta cadena inicial de la red, es la que hay que perseguir, sancionar y criminalizar. Todo esto, nos lleva a hacernos la pregunta básica, la que todos debemos hacernos, antes de poder entrar a evaluar la situación que estamos viviendo : “¿Porqué ocurre esto…dónde empieza?”…

..Muy sencillo, es endémico, empieza arriba, en las más altas esferas del deporte nacional, ni más, ni menos, porque, en caso contrario, no habrían redes. No es que todo el deporte profesional esté sucio, es que se incita a que lo esté…es lamentable escuchar al presidente de nuestra federación nacional de atletismo, hacer sus pronósticos antes de cualquier campeonato y, cuando no se consiguen, escupir mierda contra la gran mayoría de “sus” atletas.

Para quien no lo sepa, pero se haga una idea, de los intereses económicos, que mueven todo esto, quiero dar algunos datos que servirán para entender mucho mejor, todo lo que se mueve por aquí. Una plafinicación de “mejora médica” deportiva (al límite de la legalidad, claro está), para un deportista de primer nivel, tiene un coste aproximado de unos 30.000€ anuales; si tenemos en cuenta, que un atleta con beca ADO de clase M, atletas medallistas, es de 60mil €/año y, en ingresos por patrocinadores personales, equipo, o carreras con fijo y variable, más las primas que pudiera llevarse, por conseguir marcas importantes (récords nacionales o internacionales), podrían llegar a suponer unos ingresos adicionales entre 20 y 70mil€ más, vamos, una pasta..ni de lejos, equiparable a los sueldos de los de otros deportes, pero que pueden garantizar unos ingresos bastante jugosos, por no hablar, de ganar un nombre y reputación, suficientemente importantes, como para obtener, una posición importante, en alguno de los estamentos del deporte nacional…como por ejemplo, en la Federación Nacional correspondiente, ¿quieren que nombre  que atleta acaba de ser destituída, cautelarmente, como vicepresidenta de la Federación Española de Atletismo?.

Personalmente, defiendo y abogo, por el estudio e investigación, biomédica y tecnológica, para mejorar el rendimiento físico y deportivo de los deportistas, básicamente, porque igual que evoluciona la tecnología, dentro de la industria y la mecánica, para los deportes de motor, o para mejorar los materiales de entrenamiento y competición (cronometraje, calzado, vestimenta, trajes de natación, etc), métodos de entrenamiento, podemos aplicar lo mismo, para que el deportista, pueda recuperar y asimilar mejor su entrenamiento y esfuerzos. Ahora bien, siempre y cuando, no afecte negativamente en la salud del deportista, a corto, medio o largo plazo de tiempo. Dudo muchísimo, que estos médicos de los que tanto se hablan, quieran perjudicar, a conciencia, a sus “pacientes”, básicamente, porque si se les muere alguno o, simplemente quedara imposibilitado para la práctica deportiva, o en el día a día de su vida, quedarían señalados y su vida profesional, truncada rápidamente y marcada para siempre. Eso sí, si influencian o coaccionan a los atletas, para que lo hagan, utilizándolos como cobayas para sus experimentos, la cosa cambia y deberían ser, dura y debidamente castigados.

Se han dicho y escrito muchas cosas estos días, pero la verdad, creo que es algo distinta; es cierto que hay redes, pero la pregunta a responder es:”¿Porqué las hay?” porque es un sistema endémico, está ahí dentro, y los mismos que hablan de “tolerancia cero”, han sido los mismos que se han encargado de protegerlo, empezando desde la permisibilidad ministerial, hasta el último eslabón de la cadena, entrenadores y representantes, que seducen y manipulan a jóvenes atletas, que acaban “prostituyéndose”, porque no ven otra salida, pasando por directivos, médicos y los distintos órganos del CSD y federaciones, tanto nacionales, como territoriales, o acaso, ¿nadie se acuerda ya, que el plan ADO, se creó en 1988 con el objetivo de elevar el nivel de nuestros deportistas, y no hacer el ridículo en la Olimpiada de Barcelona?Efectivamante, los resultados deportivos de nuestro país, en JJOO, presentan un extraordinario punto de inflexión, desde Barcelona’92 (27 medallas, 6 de oro, hasta Seúl’88 en 16 juegos de verano y 12 de invierno, por las 88, con 29 de oro, desde Barcelona, en tan sólo 10 juegos, 5 de verano y otros tantos de invierno). Está claro, que se dedicó mucho tiempo, dinero y esfuerzo a mejoras a todos los niveles, instalaciones, entrenadores, tecnificación, deporte base, etc…aunque también, se dedicó a la investigación de ayudas “ergogénicas”, como las denomina alguno.

No pienso hablar de Eufemiano Fuentes o Manuel Pascua, ni dar nombres, a título individual, porque creo, y estoy plenamente convencido, que no hay culpables a título individual. Personalmente, creo que es algo que vá más allá de nombres y personas en particular, porque cada uno, representa una pieza del engranaje, un eslabón dentro de una cadena muy larga y, aunque que corten algunas cabezas, esta “medusa”, tiene muchas serpientes con muchas cabezas por otro lado, por lo que hay que investigar, perseguir y sancionar, en todas las áreas, todos los deportes y todas las instituciones, desde abajo, empezando por las federaciones regionales, e ir subiendo, poco a poco, hasta llegar a las más altas esferas de nuestro deporte, es la única manera de llegar al fondo de eso.

Antes de terminar, aprovecho para hacer dos puntualizaciones; en primer lugar, toda esta operación, no habrá servido de nada, si nos quedamos aquí. No podemos permitir, quedarnos en la superficie y parar aquí, porque no es un problema, únicamente del atletismo, o el ciclismo; porque, no somos drogadictos, ni traficantes, como la gente de la calle empieza a decir y creer. No se puede manchar y herir de muerte, únicamente un deporte que, como el ciclismo, son minoritarios, pero que requieren de unos niveles de sufrimiento y esfuerzo, tan enormes, que se induce a cometer errores tan graves como éstos. Hay que buscar, en todos los deportes, todos!!El día, que hayan registros y resultados de investigaciones de tal calibre, que asistamos a espectáculos similares, en las dependencias del Real Madrid, Barcelona, Atlético de Madrid, Valencia, Sevilla y todos los equipos profesionales de fútbol, baloncesto o balonmano; Antonio Puerta, Dani Jarque, Rubén De la Red, Sergio Sánchez y los lamentables casos de muertes súbitas, o fallos cardíacos repentinos, de los últimos años, sólo se han producido en el fútbol profesional, todavía estoy esperando a que ocurra en medio de una marathon, o prueba de pista de un campeonato atlético, en pleno esfuerzo de un atleta. ¿Veremos registros en los distintos centros de entrenamiento de tenis, e incluso, se pueda poner en duda al propio Rafa Nadal, para que podamos creer en la justicia civil y deportiva, así como en la completa limpieza del deporte?.

Y por último, no puedo dejar de mostrar mi más profunda repulsión, hacia la prensa deportiva y medios de comunicación en general. El sensacionalismo hace años que se ha instaurado en nuestra sociedad, la sangre y el morbo, venden y, en los medios de comunicación de nuestro país, hace tiempo que lo han entendido y asimilado, guste o no, puedan hacer daño o herir la sensibilidad de personas, familiares o conocidos de los implicados. La portada del diario Marca, del pasado viernes, día 10 de Diciembre, es lamentable, no se pueden permitir titulares, a toda plana, como el publicado ese día : “MARTA TAMBIÉN ERA MENTIRA” y encima de titular : “Detenida como ‘camello’ de una red de dopaje”…éste, es el rigor periodístico de nuestro país, donde la presunción de inocencia, es uno de los pilares básicos de nuestro estado democrático y constitucional…increíble, porque no ví un titular parecido, cuando se conoció el positivo por clembuterol, de Alberto Contador, mientras tanto, Marta jamás ha dado positivo en algún control (por lo tanto, el titular es susceptible de ser denunciado, puesto que no hay pruebas que demuestren que se haya dopado), pero a él se le ha defendido a ultranza, a pesar de dar justificaciones, de dudosa veracidad; o simplemente, cualquier periódico de tirada nacional, como por ejemplo, El Mundo, del mismo grupo editorial, no se atreven a realizar juicios de ese tipo, cuando se destapan investigaciones o tramas políticas de corrupción, dónde se utiliza el adjetivo de “supuesto culpable”.

El dopaje en el fútbol, segunda parte

El dopaje en el fútbol, primera parte

El dopaje en el fútbol no acaba con Eufemiano Fuentes y sus colaboradores, si no que va mucho más allá, con médicos especialistas de dudoso pasado (casos de dopaje en ciclismo). Otros inventan papillas mágicas que generalmente hacen que sus equipos jueguen a un nivel físico espectacular.

Tenemos la creencia de que los médicos de los clubes de fútbol son galenos a la antigua usanza, como Alfonso del Corral, antiguo médico del Madrid, un traumatólogo que desconocía los nuevos avances tecnológicos. No tenemos en cuenta que se tratan de equipos con altos presupuestos, que mueven mucho dinero y que cuentan en sus filas con profesionales altamente especializados. No son meros nutricionistas, sino gente con un conocimiento específico en medicina deportiva y en recuperación de la actividad. Algunos añaden a su conocimiento en medicina, conocimientos en nutrición, pareciendo que son más nutricionistas que verdaderos médicos deportivos.

Es el caso de Antonio Escribano que aparecía como endocrino de clubes de fútbol como el Sevilla (sus papillas se hicieron célebres), Athletic de Bilbao o Tottenham, y ha trabajado en otros como el Mallorca, Deportivo de La Coruña o Getafe.

Sus papillas mágicas le hicieron célebre por el rendimiento que obtuvo en el Sevilla. La marcha de Juande, cuyo primer fichaje para el Totenham fue la de este médico, termino la relación con el equipo hispalense, que a partir de ahí atravesaría su particular travesía por el desierto. También es cierto que se vieron afectados por factores varios, entre ellos la  muerte de Antonio Puerta.

La repentina muerte del joven jugador sevillano se atribuyó a una dolencia del corazón. Aquel hecho conmocionó al fútbol español y a la sociedad en general, que se preguntaba como era posible que un jugador joven y fuerte se desmayase de repente, siendo la causa de su muerte un fallo cardiaco. Demasiadas sensibilidades para investigar, a pesar de lo cuál alguno sugirió que podría no estar relacionado con un problema cardiaco. Muchos jugadores del Sevilla llegaron incluso a negarse a tomarse las famosas papillas.

Aquello no se investigó y un año más tarde De la Red cayó también fulminado en un partido de fútbol, aunque por fortuna logró salvar la vida. A día de hoy no se sabe la causa de su desvanecimiento a pesar de que se ha hablada de un fallo cardiaco. Por aquel entonces jugaba en el Real Madrid, aunque pocos meses antes había militado en el Getafe, asesorado precisamente por el mismo Antonio Escribano que había trabajado con el Sevilla un año antes.

El 8 de agosto de 2009 se produjo un nueva muerte súbita, esta vez del españolista Jarque. Otro futbolista joven, de la misma generación que Puerta, que no presentaba en principio problema alguno.

En Italia, un país  muy combativo con el dopaje, se relacionaron estos casos de muertes súbitas con dopaje. Así, el periodista Toti,  destacaba que 15 muertes en el fútbol profesional contra natura desde 1999 eran muchas. Surge la primera voz en contra del calificativo ‘inexplicable’ en las muertes de Jarque y Puerta y el episodio de De la Red. Reflexiona sobre la sucesión de muertes y las relaciona con la “ayuda” procedente de sustancias farmacológicas. No cree en la repetición de capítulos “contra natura”.

En Italia mantienen sospechan del ciclismo español tras la ‘Operación Puerto’ , y también sobre el fútbol, por la supuesta relación del doctor Eufemiano Fuentes con varios clubes de primer nivel de nuestra liga. Otro periodista italiano, Broncetti, hace una acusación similar en concreto al futbolista del Valencia Farinós

Gran parte de esas sospechas derivaban de declaraciones como las de Manzano, “he coincidido con futbolistas en la clínica del Doctor Fuentes”, y se hacían también eco de la información que publicó en su día Le Monde que se basada en documentos confidenciales.

Sin duda, la Operación Puerto fue un golpe al dopaje en toda regla, aunque se quedaron a mitad de camino por diversas causas. Como dicen de las grandes empresas y bancos: “too big to fall”. En este caso era demasiado grave como para meter a todos en el mismo caso, y se decidió incluir solamente a unos cuantos ciclistas de poco peso, obviando bolsas de sangre con calificativos como VPitti (referido al perro de Valderde) y evitando contrastar esas muestras de sangre con la de muchos deportistas previsiblemente involucrados. Los importantes, Valverde incluido, vendrían después (Alberto Contador) y los atletas también (Marta Domínguez). Solamente faltarían los tenistas y los futbolistas, aunque tal y como se desenvolvió la operación tras archivarse la causa, no parece probable que ocurra.

Como digo, aquella operación se cerró en falso, no sin dejar un rastro de duda y sospecha en todo el deporte español, siempre claro desde otros países, “llevados por la envidia”. A pesar de lo cuál, se han seguido produciendo nuevos desmayos y casos de muerte súbita, que en ningún caso se ha tratado de relacionar con el dopaje, a pesar de que hay indicios varios. Intentando indagar en lo relacionado con este tema me he encontrado con los siguientes datos de un interesante artículo:

“En general, la incidencia de muerte súbita durante la actividad deportiva es escasa y varía según el país y el deporte practicado (alrededor de 0,26 casos por 100.000 habitantes al año). En deportistas de competición de las high schools americanas se estima en torno a 1 caso entre 200.000 al año, mientras que en corredores de maratón la incidencia es de 1 por 50.000 y en joggers de 1 por 15.000 practicantes al año.

En España entre 2007 y 2009 teniendo en cuenta que los jugadores no cambian y son los mismos, 22 por equipo, habría un total de 440 jugadores y 2 casos de muerte súbita (Puerta y Jarque) y otro parecido (De la Red), es decir 3 de cada 440.

“En la cima de la negra estadística de la muerte súbita se encuentran el fútbol y el ciclismo. Es probable que el mayor número de casos sea debido a que son algunos de los deportes más practicados, aunque hay que tener en cuenta que, sobre todo el ciclismo, es un deporte que exige un alto nivel de esfuerzo y en el que se encuentra bastante extendido el uso de sustancias no autorizadas (dopaje). La alarma en este deporte saltó en 1965 cuando el británico Tom Simpson falleció de forma fulminante cuando ascendía el Mont Ventoux, en el Tour de Francia. Posteriormente se comprobó que Simpson sufrió un ataque al corazón como consecuencia de las sustancias dopantes que había tomado horas antes. A este caso le siguieron otros como el del ciclista italiano Denis Zanette y el del francés Fabrice Salanson, ambos fallecidos en el 2003.”

Y sin embargo, los casos de muerte súbita en deportistas de elite es muy elevada en el fútbol, sin que sea un deporte más duro que cualquier otro. Además, los datos del artículo no arrojan un patrón en los distintos deportes, aunque si se conocen varias muertes súbitas por dopaje.

Hay por tanto una sombra de sospecha, o como mínimo una duda razonable, y más, cuando indagando un poco más se topa uno con más médicos relacionados estrechamente con el ciclismo.

El primer ejemplo es Sabino Padilla, médico de Indurain y Fizfue médico en su día del Atlethic de Bilbao. Este, a diferencia de otros, de manera oficial, y al igual que muchos otros cobrando cantidades astronómicas, para ser un simple médico deportivo. En sus dos primeras temporadas completas se lograron importantes éxitos, como el quinto puesto en la temporada 1996/1997 (entrando en la Copa UEFA) y el subcampeonato en la temporada del Centenario, 1997/1998, entrando en la Liga de Campeones.

Guillermo Jiménez, ex presidente de la Comisión Nacional Antidopaje le acusa de estar relacionado con la reciente Operación Galgo. Otra vez la Operación Galgo relacionada con la Operación Puerto. Lo cierto es que no sabemos si está o no implicado, pero si sabemos que en su etapa en el Atlethic, Gurpegui dio positivo. Lo hizo en un control antidopaje realizado en septiembre, confirmándose el positivo en el contraanálisis. Padilla justificó el positivo afirmando que el organismo del futbolista producía de manera endógena un exceso de dicha sustancia. El doctor presentó en apoyo a su tesis un estudio firmado por Marco Maynar, al que ya conocemos. Sin embargo, los recursos presentados no prosperaron y Gurpegui cumplió finalmente dos años de suspensión, sanción habitual en casos de dopaje. Con la llegada de Macua a la presidencia del Athletic ambas partes acordaron la rescisión del contrato de Padilla.

Otro de los médicos ciertamente relacionado con el dopaje es Ramón Segura, médico actual del Barcelona, cuyo pasado está vinculado a dos casos de dopaje. Uno, el de Frank De Boer en su primera etapa con el club blaugrana y la otra está relacionada con el positivo de Guardiola. En esta cronología aparece como médico personal de Guardiola en la época en la que dió positivo.

Curiosamente un positivo por nandrolona como el de Frank de Boer, el de Gurpegui o en de otros casos en la liga como Borja Aguirretxu en 1997 con el Celta o Gioovanella en el 2005 también en el mismo equipo.

Fue el mismo Doctor Segura quien utilizó el ejemplo de otro deportista que dio positivo, David Meca,  para justificar el positivo de Guardiola. Ambos, Meca y Guardiola  dieron positivo por Nandrolona y ambos proclamaron su inocencia.

Si fuese un solo caso podría ser casual, pero ante tantos casos por la misma sustancia la sospecha es más que evidente. Actualmente es el médico del Barcelona y tal y como relata este artículose encarga entre otras cosas de la alimentación

“Cuando los jugadores entran en el comedor, las bandejas de jamón cortado, queso fresco, tomates, pan y aceite les miran provocativamente. Y si quieren un zumo, se lo hacen al instante y hasta les preparan ellas mismas el bocadillo. Todo, cómo no, bajo la supervisión de Ramon Segura, el fisiólogo que controla la nutrición y, dependiendo de los resultados de las analíticas que realiza periódicamente a los jugadores, decide los refuerzos vitamínicos individuales.

En este artículo más reciente, también aparece vinculado a las revolucionarias técnicas que también lo fueron en el Sevilla, aunque esta vez en vez de papillas son batidos. Al contrario de lo que puede parecer no es un mero nutricionista, y como el resto de casos es un médico deportivo, que además se encarga de la alimentación. Nada nuevo por otro lado.

Cuando se escarba un poco en la historia personal del Doctor Segura y Guardiola se encuentran una serie de cabos sueltos de difícil explicación. Casualidades varias que sin embargo acumuladas dan como mínimo que pensar. Lo relata muy bien este artículo y lo resumo en tres puntos:

-Pep Guardiola y su relación con el Doctor Segura, tanto pasado como presente.

-El doble caso de dopaje positivo de Guardiola. A  Guardiola se le condenó deportivamente, pero más tarde el Tribunal de Apelación de Brescia determinó que hubo irregularidades en la toma de la muestra, tanto a nivel de estabilización como de custodia. El siguiente documento (en italiano), muy complejo a nivel jurídico dado que el “Caso Guardiola” es motivo de debate no por el dopaje en sí, sino por un conjunto de circunstancias jurídicas, lo resume así:

En cualquier caso, el Tribunal de Brescia, a fin de establecer la historia de la manera más conveniente para el acusado, dice que, sin lugar a dudas, que “los resultados de analisis del  25.10 y 04.11 en 2001 en el Laboratorio de Roma es claramente poco fiable, ya que la existencia de parámetros adicionales, detectado en las dos ocasiones en la que el recurrente estaba sujeto al control Agencia Antidopaje, se han impuesto la “experiencia de las pruebas de estabilidad antes de llegar a una declaración positiva, “sólo por estas razones, Guardiola fue absuelto del delito que se le atribuyen, porque el delito no existe.

A pesar de que el fiscal antidopaje Etore Torri intentó reabrir el caso más tarde, se consideró como el caso como “cosa juzgada” y al no existir nuevas pruebas en contra no se admitió el recurso. No se duda en el caso de que exista o no nadrolona en la muestra, algo que evidencian los dos positivos. Se duda simplemente de todo lo demás, y se utilizan argumentos jurídicos para probar irregularidades que seguramente habría en aquella época en todos los laboratorios.

Durante los años 2000 y 2001 se detectaron en Italia múltiples casos de dopaje por nandrolona, además de Guardiola: Bucchi y Mónaco (Perugia); Stam y Couto (Lazio); Davids (Juventus); Torrisi (Parma),etc…Desconozco si utilizaron los mismos argumentos jurídicos que los caros abogados de Pep Guardiola. Si lo hubiesen hecho hoy también serían jurídicamente inocentes.

-Los controles sorpresa de la UEFA. Se realizó un control antidopaje sorpresa y Guardiola decidió suspender el entrenamiento.  Este suceso se repitió en dos ocasiones. Recordemos que los controles son por sorpresa y es obligatorio comunicar a la UEFA los horarios de los entrenamientos, aunque como se ha visto hay muchas filtraciones.

-Transfusiones revolucionarias  que se practican en el Barcelona y que difícilmente se aprobarían en el ciclismo.

Para la UEFA aquello no pareció tan grave y unicamente se les impuso una multa y nuevos controles. En otros deportes no presentarse a un control equivale a positivo. Y también en el fútbol. De hecho, a Rio Ferdinand le sancionaron dos años por negarse a pasar un control. En el caso del Barcelona fue una multa, aunque hubo eso si un control más.

Esto es lo referido a la liga española, pero en Europa, por ejemplo al Chelsea, le recupera físicamente el equipo que llevó a Kathy Holmes a ganar los 400 y los 800m lisos en los pasados JJ OO. El Manchester United también tiene médicos procedentes de la velocidad en el atletismo. Al Olimpique de Marsella, mientras, le prepara un ex médico de ciclistas, equipo por cierto con un turbio pasado.

Como le dijo un famoso periodista a un contertulio del blog: “Por mi parte doy por concluida la información, si tan claro tienes lo de los futbolistas españoles, ya sabes investiga, publica y afronta las consecuencias.” Pues aquí hay material suficiente para dudar de todo y de casi todos.

El dopaje en el fútbol, tercera parte.


El Dopaje en el Fútbol, primera parte

“Hay deportes contra los que se puede ir y otros contra los que no, ya que disponen de una maquinaria legal muy potente para defenderse y eso podría costar también su puesto al que gobierna el deporte actualmente”.

Eso decía Eufemiano Fuentes en una entrevista a ‘Le Monde’ e iba más lejos, al afirmar: “tienen menos defensa que otros”. Entre sus clientes, según Fuentes, no había sólo ciclistas, sino también “atletas, tenistas, futbolistas, jugadores de baloncesto y boxeadores”.

“También los he hecho en otros deportes. He aconsejado tratamientos para la ayuda a la recuperación a equipos de fútbol, atletas y tenistas, por decir algunos deportes. Y no te puedo dar nombres, porque estoy sujeto al secreto profesional. Lo que pasa es que sólo han salido nombres de ciclistas. Ha habido una filtración selectiva, que es lo que me tiene indignado”.

Luego más tarde, el propio Fuentes suavizaba sus primeras declaraciones, quizá presionado por esa maquinaria legal que más tarde denunciaría a Le Monde obligándole a pagar sendas indemnizaciones a Real Madrid y Barcelona.

A veces pensamos que el dopaje es cosa de esos deportes individuales, y que únicamente existe un doctor, el ya tristemente famoso Eufemiano Fuentes. Nos conformamos con saber que colaboraba con equipos ciclistas sin preguntarnos más allá. Sabemos que en su clínica se encontraron más de doscientas bolsas de sangre y sabemos que según él colaboraba en variados deportes, incluido el fútbol. Queramos o no la sospecha está ahí, diferente es que se trate de un asunto demasiado gordo como para destaparlo.

Si ya es traumático para el país que una atleta referente o un ciclista estén relacionados con el dopaje, imaginaos lo que sería ver al Real Madrid o al Barcelona en las portadas de todo el mundo por este asunto. Y sin embargo, tenemos las pruebas delante de nuestras narices y no las queremos ver.

En la temporada 2000-01 Eufemiano Fuentes colaboraba con la UD Las Palmas. Ascendieron ese año y lograron una temporada espectacular, terminando en el puesto undécimo. Eufemiano llegó avalado por Zósimo San Román, preparador físico del equipo técnico comandado por Sergio Kresic, y su estancia en el club amarillo estuvo salpicada por la polémica.

Tras una visita al Rayo Vallecano, el 20 de enero de 2001, la Cadena SER desveló que en el vestuario utilizado por la UD Las Palmas, en el estadio Teresa Rivero se habían encontrado un elevado número de jeringuillas. Eufemiano Fuentes, poco después, dio una rueda de prensa en la que se defendió de las acusaciones. Meses después, con la marcha de Sergio Kresic y su grupo de colaboradores del club, Eufemiano Fuentes abandonó la UD Las Palmas donde su contratación no había contado con el visto bueno de Arturo Gómez, responsable en esos momentos del equipo médico de la entidad amarilla:

“Fuentes nunca fue un médico de mi equipo. Llegó como una imposición del presidente. En lo personal siempre tuvimos una buena relación. Pero jamás, jamás, aprobé sus métodos de trabajo”

Aunque todo aquello salió a la luz pública no adquirió la suficiente relevancia. A nadie le interesaba ni le interesa ensuciar el fútbol. Todo lo que no se repite en distintos medios de comunicación o no sale a la luz pública no existe. Da igual que cientos de personas tengan conocimiento de ello o que todos sospechemos lo que pasa. Si no está en los periodicos no existe. Y eso es lo que pasa con el dopaje en el fútbol, no existe.

Existe en el ciclismo y nos sorprendemos cuando nos dicen que Alberto Contador previsiblemente se dopó. Pero entonces atamos unos cuantos cabos y empezamos a contemplar tal posibilidad. Lo mismo ocurre en el atletismo. De repente todo estalla. Lo que antes eran medallas ganadas con esfuerzo y sudor, ahora tienen también un componente alto de dopaje. Y entonces atamos cabos de nuevo y entendemos que era difícil que una atleta con una edad y en una disciplina nueva destacase tanto o que un ciclista subiese un puerto como el Tourmalet tan rápidamente.

Lo que se demuestra con esto es que visto con retrospectiva es fácil buscar indicios. El problema en el fútbol es que somos incapaces si quiera de ver unos indicios que están delante de nuestros ojos, pero que sin embargo nos obligamos a no mirar.

Porque el dopaje no es propio de deportes como el ciclismo y el atletismo por ser deportes individuales. El dopaje es parte inherente del deporte de élite y también del fútbol. Dirán algunos que el fútbol tiene un alto componente técnico y que no tiene sentido doparse, ignorando la esencia del deporte de élite que es la capacidad física. Sin ella, ningún futbolista o deportista es capaz de reaccionar con rapidez.

En el deporte de alta competición, el físico lo es casi todo. Un gran equipo que está mal físicamente no gana partidos, y que decir de un jugador: ni controla el balón, ni regatea, ni da buenos pases, ni se anticipa al contrario… El físico es esencial. Ser más rápido, más fuerte, tener más reflejos, es fundamental. El mejor ejemplo que puedo poner es Zidane, el jugador más técnico que yo he visto. Pues bien, el mago frances parecía otro jugador cuando estaba mal físicamente. Lento, impreciso, fallaba controles y pases que en buenas condiciones jamás habría fallado. Y eso es aplicable a todos.

Y hablando del francés, seguramente vivió en la Juventus algún caso relacionado con el dopaje. Aunque solamente se habla de creatina, un buen numero de positivos tuvo lugar en Italia en los años 2000 y 2001..Hay sin embargo pocos casos de dopaje en general (al final del documento).

¿Cual es el motivo por el cuál en ciclismo los casos de dopaje afectan a todos los países de manera evidente y en el fútbol, a nivel mundial solamente se han detectado 10 casos el ultimo año?

En esos deportes los controles son infinitamente más rigurosos que en el fútbol, tanto en calidad como en cantidad. La diferencia principal estriba en el número de controles. Por poner un ejemplo, los controles en el fútbol son análisis de orina mientras que en otros deportes además de la orina te sacan sangre. Por si fuera poco, hace tiempo José Ramón de la Morena demostró que esos controles se conocían de antemano.  Existían irregularidades en los controles y se sabía con antelación.

No se trata por tanto de que haya menos casos de dopaje en el fútbol, sino de que los controles no son igual de exigentes. Señala un un médico francés que cada año en Francia uno de cada 10 ciclistas pasan por controles antidopaje, mientras que en el fútbol es uno de cada dos mil jugadores, por lo que consideró que, para que se pueda disuadir a los tramposos, se tiene que controlar al menos al 10% de los jugadores, como pasa con el ciclismo.

El numero de controles, 30.000 en todo el mundo,  es mucho menor comparativamente que en el ciclismo, teniendo en cuenta que solamente es España hay unos 800 futbolistas entre suplentes y titulares en primera y segunda división.

Los controles de dopaje son caros, según la propia FIFA contarían unos 1.000 $ pero solamente los casos más sencillos. Al final, como todo en la vida, el dinero es importante y así lo dice un representante de la propia FIFA:

«Si se tratara de su propia empresa, estoy seguro de que se lo pensaría dos veces antes de gastarse tres millones para descubrir a un tramposo. Tenemos otros muchos problemas».

Hace eso sí la propia  FIFA informes muy optimistas vendiendo que el el fútbol hay pocos casos y que se combate

Visto por tanto que hay una clara diferencia entre los deportes a la hora de realizar los controles, veremos como no hay tanta diferencia cuando se trata de compartir médicos y doctores. Muchos de los médicos acusados de dopar a ciclistas han colaborado con equipos de fútbol. Curiosamente algunos son herederos de Fuentes:

Uno de ellos Jesus Losa, especializado en medicina deportiva era el médico del Euskaltel y de David Millar hasta julio de 2004, cuando fue descubierto el dopaje sistemático del británico y el galeno huyó de todos sus cargos oficiales. David Millar reconoció que se había dopado inducido por este médico. Se empezó a investigar y acabó siendo apartado del Euskaltel. También trató Maribel Moreno, otra ciclista que fue tratada por este médico y que confeso que se había dopado con EPO.

Lo curioso del caso es que se filtró que también asesoró a la Real Sociedad en la temporada 2002/2003. No oficialmente y por eso no hay constancia pero si se filtró a los medios. La Real hizo una temporada espectacular disputándole la liga al Real Madrid de los galácticos hasta el último partido. Su entrenador, el francés Delanoueix fue el entrenador de moda. Parecía un entrenador espectacular. Hoy anda desaparecido. Al año siguiente desaparecieron todos, entre sospechas de dopaje sistemático, se filtró en algún periódico el nombre de Jesús Losa.

Marcos Maynar, otro de los herederos de Fuentes también asesoró a equipos de fútbol en segunda divisón B y particularmente fue el encargado de  demostrar que el organismo del futbolista Gurpegui, del Athletic, producía de manera espontánea nandrolona. Su curriculum no ofrece dudas acerca de sus muchas vinculaciones con el dopaje, en ciclismo y en disciplinas varias. Recientemente se le ha vinculado con la Operación Galgo y parece cuestión de tiempo.

Pero aquí no acaban los nombres ni las sospechas…hay mucho más y solo estoy a mitad del camino.

Entrevista a Cristina Pérez, la mujer de Eufemiano Fuentes

Recientemente en uno de los comentarios de un contertulio habitual de este blog @Richard enlazó esta interesantísima entrevista a la mujer de Eufemiano Fuentes. Voy a analizar algún párrafo que me ha parecido especialmente llamativo:

Previamente a tomar parte en su primera Olimpiada, la de Seúl en 1988, se vio envuelta en un supuesto caso de dopaje.
Fue por tomar, presuntamente, un producto adelgazante en una competición en Barcelona, donde batí el récord nacional de 100 metros lisos. Yo misma pedí hacerme el control en Barcelona, para evitar comentarios malintencionados, al ser la esposa del médico de la Federación Española. Sin embargo, la orina de varias atletas se depositó en botellas de una conocida marca nacional de agua, a falta de los recipientes oficiales, por lo que los resultados de ese control quedaron invalidados.

Primera confesión de su dopaje, porque ella también habla de presuntamente. Esto data del 88 y hablamos de una atleta que era importante por entonces. Sabemos que los controles tal y como estabas y están concebidos no son capaces de detectar sustancias que siempre van tecnológicamente por delante. Recientemente un ciclismo dijo que se había dopado 200 veces, le habían hecho 100 controles y no solamente había dado positivo en uno…

En 1997 decide dejar el atletismo…
Lo hice tras ser campeona de España de 200 metros lisos en Valencia. Con 31 años no tenía ganas de picarme con jovencitas de 17, y me hallaba hastiada al comprobar que el deporte, en general, es una hipocresía del que no se libran dirigentes ni deportistas, donde abundan los casos de dopaje y todo parece permitido con tal de ganar.

¿Eufemiano Fuentes está incluido en ese grupo de personas?
Están todos los deportes de élite y todos los deportistas: Eufemiano Fuentes; el otro médico que lleva a los luchadores, otros médicos de los que nadie sabe el nombre… Es el sistema que hay en el deporte mundial.

Engloba en todo el mundillo del dopaje no solo a deportistas sino dirigentes, médicos,etc.. Y por supuesto, y por desgracia no se ciñe a Eufemiano aunque ha debido ser de los más activos sino que hay muchos más, en la sombra, agazapados, y seguramente protegidos.

¿Considera que su esposo tomó un camino equivocado en la Medicina?
Yo creo que no, que se equivocaron los políticos. La Guardia Civil y el Estado hicieron una chapuza, porque llamar jefe de una trama criminal a un médico que se dedica a la Medicina Deportiva y que no ha matado a nadie me parece vergonzoso para el Estado español. El juez, de hecho, ya dio carpetazo a este tema.

Criminal es el que delinque, pero convendría efectivamente delimitar los aspectos de la medicina deportiva.¿que se incluye?¿cuales son sus tareas? ¿Son los batidos sustancias legales y las recuperaciones? Hay demasiada hipocresía en todo esto. Por cierto que el estado hizo una chapuza es evidente, con lo de la Guardia Civil no coincido porque me parece a mi que fueron los únicos que de verdad intentaron cumplir con su deber.

¿Su momento más complicado fue cuando su esposo ingresó en la cárcel?
No, los he tenido más difíciles, por desgracia. Con lo de Eufemiano estaba indignada, porque me parecía que era una caza de brujas; iban a por él y punto. No estaban haciendo una limpieza en el deporte, porque para eso hay que empezar desde abajo. Un médico que sabe lo que tiene entre manos no hace daño, sino los profanos. Yo sé lo que ocurrió en Barcelona 92 y soy una caja de Pandora que, como me abra un día, el deporte se cae abajo, pero por respeto a mis compañeros, a la gente que se está sacrificando, me mantengo callada, aunque yo hablaría para hundir a todos los que están metidos en este mundillo, desde el Consejo Superior de Deportes al organismo más pequeño.

Otro secreto a voces, la explosión del deporte español se apoyó en lo que se apoyó. Esta señora no destapa la liebre como no lo hacen decenas de ciclistas y deportistas, porque es complicado y hay mucho en juego.

¿Usted no pensó que corría en desventaja cuando competía con rivales que sabía que se habían dopado?
Esa pregunta está un poco mal hecha. Si pasas los controles y no das positivo se supone que no te has dopado.

Sino te pillan no te has dopado.Triste realidad.

¿Durante su carrera jamás tomó algo prohibido?
Yo pasé mis controles y todos dieron negativo. Yo no voy a destapar la liebre.

Más claro agua, aqui muchas negarían la mayor. Ya sabemos la historia, carne clembuterizada, una infección, el propio cuerpo segrega la nandrolona, yo no sabía nada…

Pero algo, al menos, sí podrá decir…
En una Olimpiada ves de todo. Desde un compañero que sale de la habitación con la cara sana y regresa con el rostro desfigurado. También vi a niñas de 17 años que parece que tenían 5 ó 6. ¿Si les retrasan el crecimiento? No quiero decir nada, pero en el deporte, como yo lo viví y con las cosas que vi, hay muchas mentiras.

¿donde está el comienzo de todo? ¿es posible distintguir entre limpios y sucios?

Marta Dominguez se une al club de Alberto Contador

Marta Dominguez ha sido y es mi atleta preferida, como la de muchos españoles supongo. Y lo será seguramente, independientemente de su más que probable dopaje(en estos casos de investigación previa de la policía no suelo creer en la inocencia de los detenidos) porque los recuerdos es algo que difícilmente podemos cambiar. Y ese es el problema principal con el dopaje en España, que de nada sirve ilusionarnos con deportistas, si más tarde o más temprano nos enteramos de que competían haciendo trampas.

Porque hacen trampas, que nadie se lleve a error. Individualmente cada deportista que se dopa es un tramposo porque habrá algunos (muy pocos seguramente) que no estén dispuestos a doparse para competir. Esos, son los nombres de desconocidos que jamás conoceremos. Deportistas anónimos cuyo único mérito fue llegar a la élite de un deporte y ser uno más de un pelotón o de una liga. Sin un triunfo, sin un nombre, sin un patrocinador, son deportistas anónimos. Muchos de ellos seguramente seguirían siendo anónimos por más que se dopasen, pero aún así siempre tendremos la duda de que hubiera pasado si nadie se hubiese dopado.

Y esa duda la podemos aplicar retrospectivamente a todo el deporte español de los últmos veinte años, desde que un tipo llamado Eufemiano Fuentes entró a colaborar con algunos estamentos deportivos.(este artículo es clave para entenderlo todo) Aquel hito, por entonces clave para modernizarse tecnológicamente como el resto de países punteros, fue en realidad el disparo de salida hacia la generalización del dopaje en nuestro deporte y paralelamente del éxito. Antes, el éxito se nos resistía,y ya había indicios de cuál sería el camino del éxito. Solamente nuestra propia cerrazón nos impidió ver lo evidente. Basta con buscar en google casos de dopaje y Eufemiano Fuentes para comprobar que llevamos años y décadas con esta lacra.

Y si no habíamos sabido de más casos hasta ahora era porque conscientemente nos habíamos puesto una venda en los ojos. Una venda que nos hacía pensar que fuera el paisaje era bonito y maravilloso. Esa venda nos la pusimos todos, o casi todos porque unos pocos denunciaron el dopaje e hicieron lo posible para combatirlo. Fundamentalmente algún periodista y sobre todo la policía que siempre está para cumplir su deber.

Esa misma policía que fue ninguneada y despreciada cuando “EL PODER” decidió ignorar gran parte de la Operación Puerto. Y pongo esa palabra en mayúsculas porque sabemos que la Operación Puerto se paró en el momento en el que se empezó a especular con que había futbolistas y tenistas muy importantes involucrados. Había también, fijaos que gracia, atletas de primerísimo nivel cuyo nombre no salió a la luz.

¿Quizá Paquillo? ¿Quizá Marta Dominguez? Ambos quizás se han resuelto recientemente. Lo que para nosotros es un quizá para los policías que investigaron durante meses en aquella operación es una certeza. Más de doscientas bolsas de sangre, horas de grabaciones, documentos e información suficiente para hacer que nuestro país descendiese al infierno de los tramposos en tantos deportes y con tantas figuras que a nuestro lado el dopaje de la RDA sería un juego de niños.

Fijaos que cosas que uno de los motes de una de las bolsas de sangre estaba asociado al nombre “Rosa”. ¿quizá se refería a la cinta del pelo de Marta Dominguez? Porque ya casi tenemos la certeza de que la bolsa de A.C. era de Alberto Contador. Aquel corrededor con un futuro extraordinario que se libró de caer en la operación Puerto porque EL PODER pensó que era un cartucho demasiado preciado. Otro que se libró fue Luis León Sanchez, hermano de Pedro León, y también involucrado en la Operación Galgo. De aquellos polvos estos lodos, y lo que queda por venir.

Cayeron otros muchos ciclistas, quizá pensando que como era un deporte sucio y con mal nombre no pasaba nada por incluir unos pocos más. El resto de deportes se librarían, cayendo en un olvido por parte de los muchos que sabían la verdad. Y entre esos estaba el mismo que viajaba con los deportistas españoles predicando el deporte limpio y vanagloriándose de los éxitos, Don Jaime Lisavestky. Un político responsable directo que ha mirado demasiadas veces hacia otro lado, como han mirado muchos otros.

Para ellos, en una balanza entre éxitos deportivos y limpieza del deporte ganaba siempre lo primero, casi a cualquier precio. Aunque ese precio fuese la muerte prematura de deportistas como Chava Jimenez. Aunque eso significase que los periodistas de otros países investigasen nuestros casos de dopaje. Aunque supusiese el descrédito futuro de nuestro deporte.

No tuvieron en cuenta, todos estos que ahora estarán pensando en lo que van a decirnos a los ciudadanos, que cuanto más alto subes más fuerte caes, sobre todo cuando hablamos de hacer trampas y de dopaje.

Dirán algunos que todos se dopan y que es la única manera de competir. No seré yo quien niegue lo primero, pero sí lo segundo. ¿Queremos ser admirados porque nuestros deportistas son capaces de doparse sin que les pillen? O preferimos ser admirados porque nuestros deportistas compiten como pueden prevaliéndose únicamente de su capacidad.

Sé que lo que aquí subyace es algo más que la realidad del deporte español. Hay una realidad del deporte mundial que nos indica claramente que muchos records y muchas marcas tienen una explicación en el dopaje.

Pero a pesar de todo, un individuo y un país tiene que ser capaz de abstraerse de ese mal conjunto. Y lo tiene que hacer porque es lo moralmente correcto, y porque ese es el único camino para acabar con esa lacra que se llama dopaje. Podremos entrar en consideraciones de todo tipo acerca de qué se considera dopaje y de si los deportes obligan a doparse para ser competitivo, pero al final, siempre podremos pensar que porque lo hagan muchos no quiere decir que sea lo necesario ni lo bueno. El refranero español, sabio como pocos, nos lo dice: “Mal de muchos consuelo de pocos”

Esta es, señores, la realidad de nuestro país. Alguien sensato pensará que si han “cazado” a Alberto Contador y a Marta Dominguez, dos buques insignias de nuestro deporte, también podrá cazar dentro de no demasiado a otros deportistas tan importantes o más. Ponedle el nombre que queraís y retrotraeros casi cuanto queraís, porque ahora ya sabemos que nuestro deporte está tan sucio que dentro de poco las alcantarillas van a rebosar, pero no de mierda, sino de cientos de sustancias dopantes.

Toda la verdad sobre el Caso Contador(III)

Toda la verdad sobre el Caso Contador: primera parte.

Toda la verdad sobre el Caso Contador:segunda parte.

13. Conexión de Alberto Contador con la Operación Puerto

La Operación Puerto fue una investigación a gran escala de la Guardia Civil, a raiz de las declaraciones de Jesus Manzano, en la que se descubrió una trama de suministro de sustancias dopantes en el ciclismo pero también en otros deportes.

Principalmente el doctor Eufemiano Fuentes pero también muchos otros implicados fueron detenidos. Al no existir en aquel momento una ley contra el dopaje los deportistas fueron exculpados, aunque sus nombres estaban identificados por la Guardia Civil.

Muchos nombres salieron a la luz pública, pero muchos otros no, incluidos tenistas y futbolistas. Lemonde se hizo eco pero clubes importantes como el Real Madrid o el Barcelona (con el que trabajaba el doctor fuentes) les denunciaron.

Entre los nombres de la Guardia Civil figuraba un ciclista con las iniciales A.C, que podrían ser de Alberto Contador. Curiosamente, Contador además de haber sido ya relacionado con el dopaje sanguíneo (Operación Puerto),  ha tenido  a lo largo de su carrera una muy cercana reación con los equipos, compañeros y directivos del deporte, que fueron capturados en las pruebas o acusados de dopaje sanguíneo.

Los equipos fueron Liberty Seguros (la antigua ONCE, profundamente involucrado en el escándalo de dopaje Operación Puerta) Discovery Channel (la antigua postal de EE.UU. con el consumo masivo de dopaje sanguíneo, de acuerdo con Floyd Landis) y Astana (Vinokourov). Estos son los sospechosos habituales. Pero en este contexto hay un nuevo nombre, Li Fuyu, que conecta los puntos y que relaciona a Contador con el dopaje sanguíneo.

14. LA CLAVE: LI FUYU (información obtenida de uno de los comentarios de Blog de ciencia deportiva, traducida y adaptada al artículo)

Li Fuyu es la clave para unir los cabos que puedan estar sueltos.

En 2007 Contador y Fuyu Li son compañeros de equipo en el Discovery Channel con Bruyneel como director deportivo. En 2008 y 2009, Contador de Astana está montando con Bruyneel como director deportivo y en 2010 Li Fuyu está en  RadioShack con Bruyneel como director deportivo.

En 2010, ambos Contador y Fuyu Li, dan en las pruebas de dopaje aproximadamente la misma cantidad de clenbuterol en la orina. Floyd Landis acusa Bruyneel como la persona que lo introdujo en el dopaje sanguíneo.

En abril de 2010 en un control de dopaje, el volumen de clenbutol en la sangre de Li Fuyu es de 0,05 a 0,1 ng / mL (el volumen de Contador fue de 50 pg / ml). Las diferentes cantidades sólo se oculta el hecho de que es exactamente la misma cantidad (0,05 ng = 50 pg), el infame 0,00000000005 gramos por mililitro.

¿Cuál es la probabilidad de que ambos tengan aproximadamente la misma cantidad de clenbuterol en  el cuerpo ? La probabilidad de tener la misma cantidad tan similar del clenbuterol en la orina es microscópica.  Ambos argumentan como causa la ingesta de carne contaminada pero nuevamente, ¿cuál es la probabilidad de que el trozo de carne contaminado tenga la misma cantidad? ¿Acaso ambos comieron un trozo igual de grande?

A no ser que hayan utilizado el mismo modus operandi. Ambos extraen una cantidad fija de sangre, que se envasa en las dosis prescritas. Al participar en las carreras se inyectan su dosis. Ambos realizan test previos en cuestión de horas. Todo da una explicación plausible de porqué son  los mismos valores.

Ahora, la sangre sólo tiene que ser trasladada desde España a Francia. Así que el mismo día de descanso José Luis López Cerron, va de España (donde la ley de dopaje no se aplica a rajatabla) a través de la frontera para pasar unos días viendo el Tour de Francia. Puede así traer un “filete” o dos en el camino a su viejo amigo, Paco Olalla, que es el chef jefe de Contador. Contador, amigo de José Luis López Cerron, organizador de la carrera de primavera Vuelta Castilla y León, recibe con gusto “ese filete” y de paso tiene una buena excusa en caso de que se descubra una ínfima cantidad de clembuterol. A cambio, Contador corre la Vuelta en  los últimos 4 años, ganándola tres veces.

CONCLUSIONES

Si atendemos a todo lo anterior, pero también vemos retrospectivamente el ciclismo, todos los grandes ciclistas de los últimos años que han ganado grandes vueltas y han hecho podio se han dopado: Armstrong, Ullrich, Beloki, Heras, Di Luca, Riccó, Valverde, Kohl, Rassmusen,Basso, , Vinokourov… y ahora  también Contador.

Si le sumamos el resto de ciclistas que no son primeras espadas podríamos rellenar varios pelotones. ¿Es algo de la última década solamente? No parece probable, y es más lógico pensar que el dopaje ha existido en el ciclismo desde que se empezaron a profesionalizar las carreras. Y ello, por una creciente carrera para ser más competitivos y para poder ganar por tanto más dinero.

No sabemos cuando empezó ni quien fue el primero, pero podemos sospechar que nuestros grandes campeones tampoco son ajenos a ello. El dopaje siempre ha ido por delante del contradopaje. Si ahora hiciesen un examen a restos de sangres de deportistas de hace varias décadas tendríamos resultados sorprendentes.

Pero todo esto no hace más que confirmar que España es el paraíso del dopaje. Como he leído por ahí la RDA del dopaje  actual. Y ello, porque nuestras autoridades están más pendientes de hacerse las fotos de propaganda con los deportistas ganadores que de investigar a fondo el deporte, no sólo el ciclismo.

Sabemos por la Operación Puerto que había muchos deportes implicados, y por desgracia hemos visto como muchos deportistas han sido acusados de dopaje, corroborándose muchas de las sospechas iniciales

¿De qué nos sirven las victorias si son sospechosas? Prefiero que los deportistas de nuestro país no triunfen a que lo hagan y toda Europa sospeche. Una sospecha no basada en la envidia, sino en los hechos, que son tozudos.

Cuando un gran deportista, como Contador, es acusado de dopaje, nuestras autoridades, políticas pero también deportivas, rápidamente hacen piña y salen a defenderle inmediatamente. Se protege al tramposo porque da prestigio al país y porque reconocer que somos un país donde el dopaje es moneda de cambio, equivale a reconocer nuestra incompetencia para combatir tal lacra.

Son demasiados los casos de dopaje de deportistas importantes que han sido ocultados por la prensa o directamente quitado importancia. Debemos ser conscientes como país de que nuestros grandes deportistas deben estar sujetos como el resto a controles. De nada valen nuestros éxitos deportivos si contribuyen a extender el dopaje por todo el deporte.

Es responsabilidad de las instituciones en sus distintos niveles: gobierno, secretaría de Estado, tribunales…, pero también de los deportistas, denunciar el dopaje. Así como de los médicos, directores de equipos, directivos, patrocinadores y en general testigos de todo tipo.

Personas como Jesus Manzano, vilipendiada desde muchos sectores, han tenido el coraje de salir a la palestra y reconocer que han vivido en un deporte donde el dopaje es rutina.

A él, y a otros que se han atrevido o se atreverán, dedico el esfuerzo de estos tres post.

AGRADECIMIENTOS:

Blog de ciclismo: mi principal fuente de datos. Muchos de los comentarios pero también el coraje de quien escribe el blog me ha ayudado a abrir los ojos.  He utilizado algunas frases literales para no desvirtuar el contenido de la información y parte de la documentación de este blog, además de informarme por otras páginas. El fin último, informar sobre la verdad.

Blog de ciencia deportiva: gracias a la información de algunos de sus comentarios he podido conocer mejor como funciona la tranfusión, teorías alternativas, indicios y supuestos.

Entrevista sobre Contador: no quisiera ocultar algunas entrevistas que sostienen parte de la teoría de Contador. Es importante conocer todos los hechos aunque en mi caso las pruebas son tan apabullantes que necesitaría ver la propia carne contaminada confesando su culpabilidad, para creerme la historia.

Toda la verdad sobre el Caso Contador(II)

Toda la verdad sobre el Caso Contador:primera parte.

5. ¿Que pudo pasar de verdad?

Si tenemos en cuenta fuentes europeas no interesadas en fervores patrios, surgen voces discordantes con la teoría de Alberto Contador. Voces como las del periodista alemán de la televisión estatal ARD Hans Joachim Seppelt, quien revela que algunos rastros del control positivo realizado en Colonia llevan a pensar que el español cometió una autotransfusión. Según él, hay “otros hechos mucho, mucho más sospechosos contra Contador. Aparecen otros valores que son diez veces más altos de los normales en residuos plásticos, llamados di(ethylhexyl)phtalatos, que se usan en las bolsas de sangre. Estos valores fueron medidos el día anterior del control positivo. Estos valores indicarían que la autotransfusión se habría producido”. De esta información se hizo eco, horas más tarde, la web de L’Equipe.

De la misma manera, Rasmus Damsgaard, cree posible que Contador se dopase y apunta a una posible transfusión con su propia sangre como la causa de la aparición del clembuterol en la sangre de Alberto Contador. “Si la fecha es correcta, es más probable que haya hecho un ‘Landis’, es decir, que ha recibido una transfusión sanguínea con su propia sangre, extraída unos meses antes, cuando usó el clembuterol que ahora su cuerpo ha recibido de nuevo”.

Entendiendo que el clenbuterol aumenta el oxígeno en sangre y  acciona el metabolismo facilitando la quema de grasa, lo que pudo pasar es que se usase en una fase de entrenamiento a finales de invierno o principios de primavera. De hecho, en esta época Alberto Contador se hallaba en España, que es uno de los países más permisivos en temas de dopaje. En una declaración dada en Marzo de 2010 Contador le dice al periodista que pesa dos kilos de más y que debería perder peso antes del Tour.

Dice otro experto que le resulta creíble la historia de Contador y habla de una cantidad pequeñísima, de una ingesta accidental y alguna otra razón. Nosotros por fortuna tenemos las declaraciones de Manzano, claves en esta historia, para también razones más que evidentes ya destapadas en el artículo anterior, más la clave que comentaré en el post tercero y que conecta a Contador con otros casos de dopaje.

6. ¿Es creíble la historia de la carne?

López Cerrón recibió una llamada del cocinero del Astaná para que llevase carne a sus chicos, que “en Francia se come muy mal”. Al día siguiente de la etapa de descanso se subía el Tourmalet, por lo que quizá fuese más indicado comer otro tipo de alimentos como carbohidratos.

El susodicho aparcó el coche y se puso a merodear hasta encontrar una carnicería donde poder comprar la carne encargada. Tuvo suerte y encontró una carnicería, pudiendo comprar  el solomillo al equipo. Como poco no resulta muy profesional.

López Cerrón se acuerda además de todo tal y como sucedió. A pesar de ser un día normal el recuerda todos los hechos a la perfección, menos uno: ¿En que carnicería compró la carne?

Sigue leyendo