Francia a la vista

Se juega mañana España el pase a las semifinales contra Francia, una bestia negra a la que nunca se ha ganado en partido oficial. Justo igual que contra Italia, a la que se ganó recientemente en penaltis pero contra la que se empató hace apenas unos días dejando una sensación agridulce.

 Francia es lo que parece, una selección con talento y calidad pero con tendencia a la irregularidad y relajación. Defectos propios de una selección joven y en construcción. Lejos queda la Francia rodillo de Zidane, Makele, Henry y compañía pero también la otra Francia que hizo en ridículo en el último mundial.

 El partido puede suponer por tanto un cambio generacional para Francia o una oportunidad más para la selección española que ya empieza a dar síntomas de agotamiento. Tras ganar un mundial en el que selecciones como la propia Francia, Italia o Alemania estaban en construcción con las decepciones de Brasil y Argentina, España necesita encontrar algo más.

 Contra la selección gala se va a encontrar a un tridente en ataque peligrosísimo con Benzema y Ribery en estado de gracia y con la buena aportación de Nasri. Un medio campo trabajador y no exento de calidad con Mvilla y Gabaye y dos laterales como Evra y Debussy que llegan al ataque con facilidad. El gran punto débil de Francia parece su línea de centrales, con dos jugadores Rami y Mexes que no se acaban de complementar bien.

 La ventaja para España es que Francia a diferencia de otras selecciones no va a plantear un partido con una defensa cerrada y compacta. Con atacantes con dificultades para defender, España va a encontrar más espacios. A cambio, el ataque dinámico francés con constantes movimientos puede dar problemas si los laterales no reciben ayudas y si los centrales no están atentos.

 A favor de España la veteranía de sus jugadores y su experiencia y en contra las ganas y la ilusión de un equipo francés que quiere demostrar que su derrota contra Suecia fue un accidente y que son dignos herederos de Zidane  y compañía.

El 11 de la Eurocopa

Pasada la fase de grupos y a falta de lo realmente divertido, la fase final ya empiezo a configurar mi 11 ideal, al menos de los partidos que he visto que han sido casi todos. Son solamente tres partidos, y como digo no los más importantes, pero sirven para apreciar jugadores destacados.

 En la portería voy a  barrer para casa. Después de cantadas como la de Cech y de ver otros partidos hay para mi dos grandes candidatos, Lloris y Casillas. El español ha hecho una sobresaliente fase de grupos y aunque sigo pensando que muchas de sus paradas están sobrevaloradas y que se tilda con facilidad a Iker de santo o ángel, creo que su desempeño como portero ha sido el mejor hasta ahora.

 En el lateral izquierdo voy a destacar por encima de todos a Coentrao. El portugués ha demostrado lo que muchos ya sabíamos. En sus dos primeros partidos fue uno de los mejores. Con peligro en ataque, llegando al área contraria también fue seguro en defensa. También me ha gustado el lateral de Croacia Strinic y Lahm, un puñal con Alemania.

 En cuanto al lateral derecho, dos son los destacados, el lateral de Inglaterra, Johnson, un lateral fuerte que ha hecho un buen papel y el de Francia, Debuchy.

 Respecto a los centrales tengo muy clara mi elección. Pepe y Hummels con la pareja perfecta. El portugués es un auténtico pilar en la defensa de Portugal. Rapidísimo como siempre, expeditivo al corte e implacable por alto. Las mismas características podrían aplicarse al fenomenal central del Borussia de Dormunt, pero además hay que añadir una salida de balón que recuerda al mismísimo Beckenbauer. La revelación de la Eurocopa y un central de categoría para cualquier grande.

 La manija en el medio del campo sería para Pirlo. El veteranísmo jugador italiano es el eje de su equipo. Con pausa o ritmo si lo necesita el equipo, con pases como el que dio ante España y con gran capacidad táctica es el termómetro italiano. A su lado, Schweinsteiger, el alemán de nombre impronunciable. Un jugador que siempre ha cargado con su futuro como gran promesa pero que en los últimos años ya ha dado ese paso hacia delante. Me ha gustado mucho su jerarquía en el equipo alemán, su capacidad para batir líneas con un solo pase o conduciendo el balón y su peligro llegando al área. A su lado voy a incluir a Gerard, el eterno inglés que en mi opinión es uno de los mejores centrocampistas de la última década. Solamente por su partido de ayer merece estar entre los mejores.

Completa el medio del campo por la banda izquierda, Iniesta. El español ha sido un jugador clave para España. Apenas apoyado por Silva ha manejado el solo todo el frente de ataque español. De su forma y de su capacidad de desborde depende España. Además de estos, incluiría a Silva y Arshavin, líderes de asistencias con 3 cada uno y a Ribery, un auténtico peligro en el desborde.

 Arriba como delanteros destaca uno por encima del resto, Mario Gómez. El mitad español, mitad alemán es un delantero centro de libro. Después de su sensacional campaña con el Bayern está demostrado que ahora mismo es el mejor delantero centro de Europa. Para mi pieza fundamental de Alemania y uno de sus jugadores más peligrosos. En cuanto al acompañamiento, jugadores como Benzema o Torres no han rendido al nivel esperado. Tampoco ha podido rendir al máximo nivel, Ronney con un solo partido, aunque si fuese solo por ese gol, vital estaría entre los elegidos. Voy a optar por el ruso Dzagoev, que con 3 goles sostuvo a su equipo aunque finalmente no fue capaz de meterlo en la siguiente ronda.

 

El mejor gol es para Ibraimovic, el golazo que marcó ayer.

 

Rápido análisis a la Eurocopa

Llega una nueva edición de la Eurocopa, con España de campeona y máxima favorita para muchos, con la incógnita de saber si el resto de favoritos serán capaces de evitar un triplete histórico de la selección española.

 Como pretendo realizar un análisis no excesivamente minucioso de las opciones de los favoritos, me voy a centrar en las principales selecciones en función de siete nombres. Siete futbolistas que llegan a la Euro en un estado de forma espectacular y que deben ser claves en el devenir de sus equipos y de la competición. Los jugadores que a mi juicio destacan actualmente por rendimiento durante la temporada y especialmente los últimos partidos son: Silva,Iniesta, Ozil, Benzema, Ribery, Van Persie y Cristiano Ronaldo.

 Curiosamente de esos dos son franceses. Ambos han pasado malos momentos a raíz precisamente de una polémica en común con aquella historia de las prostitutas y ambos han estado lejos de su mejor versión. Y de la misma manera, los dos llegan a la Eurocopa en un estado de forma excepcional y plenos de confianza. Funcionando a su mejor nivel, con la ayuda creativa de  jugadores como Nasri y la potencia de MVilla o Malouda, Francia es sin duda una de las favoritas. Le ha costado a la selección gala renovarse, pero parece que de la mano de Blanc ha conseguido un equipo equilibrado. Ribery y Benzema lideran a una selección que ahora misma presenta un estado de forma espectacular.

 El otro gran favorito junto con Francia, es Alemania. Con Ozil como mejor jugador pero con un puñado de jugadores también en gran estado como los alemanes del Bayern, Tony Kross y Mario Gómez y Khedira tiene un centro del campo que aúna calidad, gol y recuperación. La irregularidad de Ozil ha sido mucho menor este año en el Real Madrid y en Alemania debe mostrar sus galones y dirigir el juego.

 En mi opinión estos son los dos grandes candidatos por delante del resto. También de España. El equipo español llega sin las ideas claras, con media docena de jugadores lejos de su mejor nivel y sobre todo sin un 11 que haya jugado los suficientes partidos juntos. Y ahí la clave se llama Silva. El jugador del City es ahora mismo el jugador más en forma de la selección y junto con Iniesta uno de los pocos que aporta esa necesaria verticalidad que no tienen ni Alonso ni Busquets ni que alcanza Xavi.  Se ha visto en partidos previos que España necesita a Silva y a Iniesta y cuando no aparecen no hay fluidez en el juego. El blagurana llega después de una temporada irregular aunque en un gran momento de forma.

El gran problema español es el gol. Después de haber ganado el mundial más rácano en goles de la historia del fútbol, la selección ha seguido demostrando dificultad contra defensas cerradas. A ello contribuye un esquema de juego con un solo delantero centro, no siendo precisamente ni Torres ni Negredo especialistas contra ese tipo de defensas. Llorente aparece como solución puntual y no como recurso fijo. Y yo que sigo echando de menos a Soldado…

 Mi pronóstico con España es reservado, pero no descarto  que pase dificultades ya en la fase de grupo. Algo hay en el ambiente que no me convence y no veo al equipo fino, aunque esas sensaciones me las trasmitía ya durante el mundial.

 El quinto jugador que puede decidir el Europeo es Cristiano Ronaldo. Por sí solo es capaz de llevar a su equipo a lo más alto. Aunque se me antoja difícil que lidere una selección como la portuguesa durante tantos partidos seguidos. A Portugal le faltan muchas cosas pero principalmente le falta una solidez como equipo que no se logra aunque muchas de las piezas sean óptimas. Tiene grandes defensas como Pepe y Coentrao, jugadores desequilibrantes como Nani, otros de gran nivel como Moutinho y por supuesto a Cristiano Ronaldo. Pero nada de eso parece suficiente sin un sentido de juego colectivo. Además está encuadrada en el grupo de Alemania y Holanda sin olvidar a la siempre peligrosa Dinamarca. En todo caso, con Cristiano todo es posible.

 Del resto de selecciones destacaría a Holanda que llega con Robben como máximo culpable de la derrota del Bayern en la fina,l aunque con un jugador como Van Persie como estrella del equipo. Esos dos junto con Sneijder forman un triplete lo suficientemente bueno como para ganar a cualquiera. Tiene Holanda la oportunidad de revancha con España si se cruzan y a buen seguro que nos tendrán ganas.

 Del resto de selecciones, creo que Inglaterra mostrará como de costumbre en los últimos torneos poca solidez. Italia se clasificará por lo civil o lo criminal, con o sin apuestas mediantes aunque quede cuarta porque los italianos siempre están y quizá haya alguna grata sorpresa como Polonia que tiene un grupo asequible y el público a favor.

Camino a la Eurocopa

Las casas de apuestas dicen que España sería la campeona de Europa, así que aunque solo sea por contradecirlas diré que yo no lo tengo tan claro. Es cierto que tienen expertos y programas muy complejos analizando todas las variables pero dudo de que hayan analizado la variable Del Bosque.

La variable Del Bosque señala que los equipos del Marqués tienden al relajo pero sobre todo a la autogestión. Este palabra significa en realidad que los jugadores no necesitan del entrenador ni para perder ni para ganar. En roman paladino, que todo va a depender del momento de forma y de la calidad de los jugadores, sin intervenir el señor Marqués a nivel táctico ni estratégico.

Si intervendrá sin embargo a la hora de convocar a los jugadores, algo que se presume mucho más importante de lo que parece. Porque frente al deseo del señor marqués de mantener el grupo aparece una corriente que promueve cambios importantes. Estos cambios no tienen otra razón de ser que evitar esa autogestión que se genera cuando unos pocos capos asumen el control del vestuario. Con la entrada de savia nueva se reequilibran las fuerzas y se obliga al grupo a generar nuevos conceptos. Lo hemos visto en infinidad de deportes y equipos, destacando el descalabro hace años de la selección de baloncesto.

Más allá de la posible autodependencia de la selección a la hora de poder ganar la Eurocopa, el factor rival ha beneficiado por ahora a España. Siendo la Eurocopa casi más difícil que el mundial, habida cuenta del lamentable estado de forma de Brasil y Argentina y de el poco impacto de los equipos africanos, hay que señalar que en esta primera fase España solamente tendrá como hueso a Italia. Aún así no considero rivales fáciles ni a Irlanda ni a Croacia, especialmente a esta última siempre con el talento balcánico y con esa competitividad tan propia de los de aquellas tierras. Aún así parece no obstante mejor que cruzarse con Francia o Portugal, por no citar a la temible Alemania.

Tal y como está configurada la Eurocopa, dos de los equipos más fuertes, en mi opinión, Holanda y Alemania, están en el grupo de la muerte, junto con Portugal y Dinamarca.La suerte para España es que en el primer cruce no los tendrá enfrente, pero si a Inglaterra, que nos puede vencer como se ha demostrado ya, o una renovada Francia.

En semifinales llegaría el momento de la verdad para en una hipotética final enfrentarnos con Italia. Como se ven, todos rivales que nos han ganado, o tienen potencial suficiente para hacerlo como Alemania y Holanda.

Raúl González Blanco: el fin de una era (III)

Parte primera

Parte segunda

Su competitividad extrema fue lo que le llevó al éxito y también lo que le llevo a estar fuera de la selección, porque Luis entendió que perjudicaba más que ayudaba. La historia la cuentan los vencedores y por eso quizá estaríamos hablando de otra cosa si España no hubiese ganado la Eurocopa.

raul-Aragones

Luis Aragonés dando instrucciones a Raúl

Lo cierto es que lo hizo, y por primera vez en mucho tiempo se vió a una selección liderada no por uno o dos jugadores, si no por un conjunto de ellos. Alternándose incluso el liderazgo, a pesar de la capitanía de Casillas, la actual selección española cuenta con un conjunto de jugadores tremendamente competitivos y ambiciosos que buscan gestas mayores. Xavi, Villa, Torres, Xabi Alonso o Puyol lideran esta selección como lo hicieron los Fernandos en el Madrid junto con Roberto Carlos o Raúl. Un liderazgo fuera del campo pero también en el mismo por calidad, goles y juego. España estaba por fin capacitada para ganar campeonatos porque sus jugadores habían asumido  que todos eran responsables de la victoria o derrota, y que no dependían de un solo jugador para tirar del carro. Todos tiraron de ese carro y lo hicieron juntos con mucha más fuerza que uno sólo.

Raúl González Blanco no fue nunca capaz de entender la necesidad de apartarse ante la llegada de nuevos y mejores jugadores. Siempre pensó que su cometido era liderar el Madrid sin excusas, sin tregua. Por su propio beneficio pero también por el beneficio del club. Como Di Stefano en su día, Raúl siempre ha querido ser titular y nunca lo ha negado. Pero existe una gran diferencia entre querer ser titular y mecerlo, y querer ser titular pero ser consciente de que no lo mereces ni puedes serlo.

Esa consciencia de tus limitaciones no está al alcance de todos y por eso es muchas veces necesaria la figura de un entrenador, o un presidente en el caso de Di Stefano, capaz de tomar esa decisión por ti. Nadie lo hizo con Raúl y él tampoco supo apartarse como Emilio Butragueño en su día, también espoleado por Valdano. Tampoco se le puede pedir la retirada tal y como hizo Zidane en un gesto de grandeza y también de tremenda inteligencia al retirarse en su esplendor. Lo  intentó hacer Jordan y fracasó. No, no es fácil asumir que ya no puedes rendir al mismo nivel que antes. Y mucho menos si la prensa y la afición te dicen lo contrario.

El mayor enemigo de Raúl han sido los entrenadores, la prensa y la afición, incapaces de pedir su suplencia y su retirada para mayor gloria suya. Porque si algo se le puede reprochar a Raúl en su carrera es que haya seguido jugando arrastrándose, casi literalmente, por los campos, dando una imagen de jugador empeñado en unos récords que son solamente eso, récords. Números absurdos que comparan los goles de jugadores como Zarra o Di Stefano con los de Raúl cuando éste ha necesitado el doble de partidos. Récords que comparan distintas épocas, distintas edades y distintos méritos.  Y récords que no han beneficiado al club puesto que la mayoría de goles de Raúl han sido goles sin importancia, sin capacidad resolutiva. Goles de esos que bien podrían marcarse en los minutos de la basura.

Son en definitiva goles por los que no recordaré a Raúl. Yo recordaré a Raúl por su primera y gran etapa en el Madrid. Le recordaré eternamente por su debut en el Zaragoza, la sensación que tenía de peligro inminente y sus “casi goles”; por su gol parecido al del Buitre  en Cádiz, contra el Atlético jugando con diez; por su gol, el aguanís, en la Intercontinental ganando el partido; o por sus dos goles contra el Manchester, pasando a la historia el primero de ellos como uno de los goles más espectaculares que he visto gracias a la soberbia jugada de Redondo y el desmarque de Raúl.

Esos goles, y no el del sábado, pasarán  a formar parte de mi memoria cada vez que alguien nombre a Raúl. El 7 blanco será para mí ese jugador eléctrico y goleador que creaba jugadas de peligro en cualquier lugar. El 7 blanco será por siempre ese jugador, y no el último que hemos visto: el de los churrigoles, el de los rechaces, el que se señalaba el número revindicativamente y con odio, el que se enfrentó en un pulso con el entrenador de España.

Mi recuerdo será siempre para aquel chaval que sonreía con ingenuidad,  y que formó parte de un bloque de ensueño que él mismo contribuyó a hacer más grande.