¡Campeón de la Euroliga!

_20180520223204-kTIB-U443729574430ThC-992x558@LaVanguardia-Web

El Real Madrid de Pablo Laso se proclamó ayer por segunda vez campeón de la Euroliga. Sí, el Real Madrid de Laso, máximo artífice de este triunfo, demostrando que su gestión de la sección ha sido modélica. Solo sería necesario hablar de sus  5/7 Final Fours o de sus dos títulos de 4 finales en una de las competiciones más duras que hay.

Pero en el cómo hay muchos matices que magnifican el logro de un equipo que a principios de año perdía por lesión a tres de sus titulares: Llul ,Ayon y Randholph (además de un nuevo fichaje Kuzmic). Tres jugadores que eran de los mejores de Europa en sus puestos.

A partir de ahí Laso consiguió darle protagonismo a otros jugadores para acabar creando una plantilla en la que todos se han sentido en mayor o menor medida protagonistas. Así, tanto en el partido de ayer como  en el de semifinales anotaron 11 de los 12 jugadores que jugaron el partido (7 en el CSKA y 8 en el Fernerbahce), y el reparto de minutos muestra, por ejemplo, ayer, como el que menos jugó fue Campazzo con 9 minutos y el que más Causeur con 24 minutos.

Ese reparto de minutos tan amplio es muy complicado en partidos como el de ayer, con jugadores que entran fríos desde el banquillo y requiere tener a todos absolutamente concentrados en el juego. Ese ha sido un común denominador en los dos equipos de Laso campeones de Europa.

Si nos centramos en el partido de ayer, Laso le empezó a ganar el partido a Obradovic en defensa, con el ajuste nuevamente de Causeur, defendiendo ayer a Sloukas (7 puntos), de manera tan consistente como antes de ayer a Hines (2 puntos con el francés de defensor). En el primer caso, el juego de Sloukas era clave para la circulación del Fernerbahce, mientras que el segundo, Hines estaba siendo la amenaza principal, dinamitando la defensa del Real Madrid.

Pero ese trabajo defensivo del francés habría sido insuficiente sin el complemento del resto del equipo. Y ha entrado en juego una magnífica rotación con jugadores como Taylor, Llul, Campazo, Rudy o los interiores. Todos ellos ajustando muy bien tanto los rebotes como las líneas  pase, obligando, primero al CSKA a jugadas individuales con De Colo (20 puntos) y después al Fenerbahce a recurrir a un magnífico Melli (28 puntos). Pero ambas soluciones fueron insuficientes en partidos donde necesitas que todos los jugadores aporten.

Y ha sido en ese aspecto donde el Real Madrid también ha destacado. Si en el primer partido fueron Ayon (12 puntos) o Llul (16 puntos), en el segundo aparecieron Caseur (17 puntos) o Tavares (8 puntos). Y en ambos la aportación fundamental con sus triples de Carrol (9 puntos) y de Thompkins, uno de los más destacados en ambos partidos (18 de valoración en ambos partidos).

El norteamericano demostró el año pasado su talento ofensivo pero se le vio siempre demasiado frío, flojo en tareas defensivas. Su actitud y mejora en este campo ha sido más que evidente. Empezó tarde la temporada por graves problemas familiares y parecía que su año sería malo, pero ha dado un paso adelante y ha demostrado en esta Final Four que además de una gran muñeca tiene también otras cualidades. Ayer logró un rebote tras los fallos en los libres de Casseur, que era medio partido. Y en ambos partidos tuvo varios robos y rebotes de nivel. Otro mérito de Laso.

Y luego está Don Luka Doncic. Por valoración, no ha sido el mejor en cada uno de los partidos, pero en el conjunto (18 y 17 de valoración) sí ha sido de los destacados.  Si en el primer partido ayudó defensivamente con sus rebotes (7), en el segundo tuvo un buen papel con las asistencias (4). Y en ambos aportó ofensivamente con 16 y 15 puntos. Si hablamos de otras estadísticas, en ambos partidos logró sacarle a sus defensores 7 faltas por partido. Y eso más allá de canastas relevantes en momentos críticos del partido, demostrando liderazgo y capacidad de asumir la responsabilidad.

Hablamos, que nadie lo olvide de un chico de 19 años. Con esa edad, Luka Doncic ha logrado ya títulos individuales y colectivos que un 99% de los jugadores no lograrán en toda su carrera. Jugadores que salen cada 50 años. Como Petrovic o Sabonis. Teniéndoles a ellos de referencia, ambos fueron MVP de la Copa de Europa con 21 años. Otros grandes como Toni Kukoc o Radja lo hicieron con 22, y Ginobili con 23 años. Si vemos la repercusión de estos jugadores en Europa y su buen desempeño en la NBA, nos podemos hacer una idea de a donde llegará Doncic, dos años más precoz, y ya casi tres en la élite europea, liderando a todo un Real Madrid.

Esta segunda Euroliga confirma la apuesta del Real Madrid por un entrenador y un modelo. Repiten el título cinco jugadores: Rudy Fernández, Sergio Llul, Felipe Reyes, Ayon y Carrol. La columna vertebral de este equipo que ha integrado rápidamente a los nuevos, conformando un equipo campeón.

Le queda a este Real Madrid la liga ACB para redondear un gran año y 7 años de proyecto. Y luego tendrá que recomponerse con la pérdida de Doncic y seguir fichando para mantener la ambición. Pero lo logrado ya no se lo quita nadie a un equipo que ha devuelto al Real Madrid a lo más alto de Europa.

A un paso de la gloria en la Euroliga

“No hemos ganado”, repetían ante las cámaras primero Ayon y después Llul. Una frase que ya escuché antes, cuando el equipo logró clasificarse ante el Panathinaikos. Y una frase que se repetirá si el Real Madrid no gana mañana ante el durísimo Fenerbahce turco.

Para este Real Madrid de curtidos y veteranos jugadores solo vale la victoria. Aunque bien es cierto que para llegar a ella hay que tropezarse muchas veces antes por el camino. No hay victoria sin aprendizaje previo, y este Real Madrid de Laso es el mejor ejemplo de todo esto.

Afronta una nueva final, la cuarta en este periodo de Pablo Laso, y ante el rival que precisamente ha privado al Real Madrid de disputar la final en los últimos dos años. El Fenerbahce eliminó al equipo blanco el año pasado para convertirse en campeón. Y lo hizo el año anterior en cuartos de final en una contundente eliminatorio.

Es un equipo complicado, para el Real Madrid y para cualquier otro, sobre todo gracias al genio Obradovic, una auténtica leyenda de esto y el gran obstáculo para este Real Madrid. Un equipo contra el que este año el Real Madrid ha ganado un partido y perdido otro.

En todo caso, si el Real Madrid es capaz de repetir las constantes de ayer, gran parte del trabajo estará hecho. Ayer, tras un primer cuarto de avalancha del  CSKA de Moscú, con 30 puntos anotados, los blancos empezaron a defender como mejor saben. Esa fue la clave para parar al mejor equipo ofensivo de Europa.

A partir de ahí, el propio talento en ataque del Real Madrid apareció. Fue primero Carrol, con tres triples de los suyos, maravillosos, saliendo de bloqueo, con una ejecución perfecta. Y a partir de la ahí aumentó la producción ofensiva, con Doncic, Llul, activándose Ayon, aportación de Thompkins, Rudy o Felipe. Ese es el estilo de juego del equipo, el juego coral, la aportación múltiple de muchos jugadores y una gran competitividad, demostrada durante todos estos años.

Es un equipo que además este año ha sufrido especialmente con las lesiones y que ahora, en el momento más importante de la temporada se ha encontrado con el equipo sano. Y esa fortaleza mental se nota en muchos aspectos y ayer se demostró, neutralizando rápidamente una ventaja inicial en el primer cuarto de 10 puntos.

Va a ser más que necesaria esa fortaleza mental para derrotar al Fenerbahce. Los chicos de Laso deberán recordar la dura derrota del año pasado para recordar ese sentimiento de frustración y aprovecharla a su favor. Y también deberán recordar el éxito de hace varios años, con aquel año de la Euroliga y el triplete.

Para algunos de ellos podría ser la segunda Euroliga y para otros como Doncic la primera y una despedida perfecta. Sin duda este equipo está capacitado para hacerlo. Es solo un partido más, pero que será una auténtica batalla.

Análisis del Real Madrid de baloncesto y de Laso

El Real Madrid perdió ayer la liga contra un Valencia Basket muy superior, como durante toda la serie, a excepción del primer partido. El 3-1 es reflejo de esa superioridad y el partido de ayer lo es del estado psicológico de uno y otro equipo. Unos, los naranjas, en su mejor momento de la temporada, sintiéndose muy superiores y acertados, y otros, el equipo blanco, exhausto física y mentalmente, afrontando un final de temporada pésimo que deja muchas dudas.

Decía en mi análisis anterior que el equipo de Laso transmitía sensaciones parecidas a las de 2014, cuando tras perder la Euroliga se cayó contra el F.C.Barcelona en la final de la liga. Aquel equipo tuvo un rendimiento parecido a este, campeón de la Copa del Rey, con una trayectoria intermedia hasta la Euroliga, muy positiva, y descendente desde ese momento, para acabar perdiendo Euroliga y liga.

Al año siguiente se logró el triplete. Quizá ese dato sirva para contextualizar este mal final de temporada. No es sencillo analizar lo ocurrido porque la plantilla del Real Madrid es tan buena ahora como hace un par de meses cuando el equipo se proclamó campeón de la liga regular ACB y de la Euroliga, con grandes partidos ante los mejores rivales. No se puede hablar por tanto de calidad de la plantilla, y quizá si de planificación, siendo un equipo veterano que  ha acusado el terrible esfuerzo de una Euroliga absolutamente cargada de partidos.

Analizando en frío la temporada del Real Madrid, solo los datos, sin tener en cuenta como se pierde ayer y contra el Fenerbahce el balance del Real Madrid esta temporada es el siguiente:

  • Campeón Copa del Rey
  • Semifinalista de la Euroliga (Final Four)
  • Subcampeón de la liga

Eso quiere decir que el equipo ha competido en todos los torneos. La pregunta es si había plantilla para más, para lograr un doblete o un triplete. Dejo al final del artículo el balance de la plantilla que hacía a comienzo de la temporada, sin saber lo que acontecería, sí consideraba que se tenía una plantilla muy completa, y lo sigo pensando.

Hay que preguntarse si Laso sigue siendo la persona óptima para ese puesto o si su ciclo se ha acabado. Desde que llegó en 2011, se ha levantado al menos un título todos los años. El equipo ha recuperado su prestigio en Europa y su dominio en España y se ha fichado con cabeza, manteniendo un bloque sólido, que ahora acusa cierto envejecimiento. Pero con todo, este equipo ha estado literalmente a 4 partidos del triplete. Para ello, se tenían que jugar dos partidos perfectos( y los 2 siguientes) y no fue así, y el equipo mostró su peor versión en los momentos clave.

¿Es suficiente para el madridismo? ¿Se deben realizar cambios sustanciales, incluido el de entrenador? Bueno, evidentemente algo se ha hecho mal para no llegar con toda la frescura necesaria a la parte final de la temporada y no competir como durante el resto del año. El equipo este año incorporó nuevos jugadores que todos considerábamos óptimos (Randohpl y Hunter) más la aportación de Luka Doncic, pero la línea entre el éxito y el fracaso es finísima en baloncesto y está hecha de momentos.

Por eso, el mismo Madrid perdedor de la Euroliga y liga, levantó al año siguiente el triplete, con algún fichaje y el equipo mejor preparado física y mentalmente. Este año ha faltado ese plus y la dosificación necesaria con una Euroliga ganada en fase de grupos que no aporta demasiado.

¿Se le puede pedir a Pablo Laso responsabilidad por no ganar el doblete y el triplete? Teniendo en cuenta que otros años se ha logrado esto (doblete el año pasado y triplete el anterior), evidentemente el técnico tiene parte de responsabilidad. Pero para mí no la suficiente como para poner en su debe las derrotas en Euroliga. El equipo está obligado a llegar a las rondas finales, pero nadie puede asegurar las victorias, quizá solo el Real Madrid en las finales de Champion League, pero eso es una anomalía matemática.

La realidad es que este equipo ha llegado a 4 semifinales en 6 años, a 3 finales, y se ha ganado un título. Todo ello con Laso, en 6 años. No está tan mal, comparándolo con el propio Real Madrid en sus años anteriores, y más aún, al compararlo con los mejores equipos europeos en los 10 últimos años.

  • Fenerbahce: 3 semifinales, 2 finales y 1 títulos.
  • CSKA: 9 semifinales, 5 finales, 2 títulos.
  • Olympiakos: 6 semifinales, 5 finales y 2 títulos
  • Macababi: 3 semifinales, 3 finales, 1 título

No debe ser tan sencillo cuando equipos con tanto presupuesto o más que el Real Madrid y tan competitivos como este, han logrado resultados similares o peores.

Y luego está el desempeño en liga, donde el Valencia Basket ha dado la campanada. No solo al equipo de Laso, ojo, también al F.C.Barcelona y al Baskonia. Podríamos decir que por estado de forma ahora mismo es el mejor equipo de España. Y su título lo demuestra. No era mejor que el Real Madrid hace varios meses, durante la liga regular, cuando perdió contra los blancos. Pero lo cierto es que los títulos se ganan a final de temporada y ahí hay que llegar en el mejor momento.

Ese debería ser el gran aprendizaje de la plantilla y de Pablo Laso. Ya lo aprendió en 2015, y podría volver hacerlo en 2018. Para ello tiene que mantenerse en el cargo, optimizar la plantilla y seguir haciendo lo que ha hecho desde que llegó, ganar títulos.

 

______________________________

ANÁLISIS DE LA PLANTILLA REAL MADRID 2016-2017

El Real Madrid de baloncesto ha cerrado para esta temporada una de las mejores plantillas que se le recuerdan. Hablamos de un equipo que viene de ser campeón de la liga y de la Copa del rey, y un año antes campeón de todo. Y aún así, las nuevas incorporaciones, pero sobre todo la configuración de la plantilla invitan a pensar en la posibilidad de volver a realizar un triplete, aspirantes a todo.

El equipo sufrió a principios de verano la baja de Sergio Rodríguez, uno de los mejores anotadores del equipo y parte de la seña de identidad de este equipo campeón.  Los promedios del canario de 11 puntos y 6 asistencias por partido (en ACB), los tendrán que suplir otros jugadores. También es cierto que a nivel defensivo, la presencia del Chacho ha sido un problema para el equipo.

Adicionalmente, la otra baja ha sido la de Hernángomez, un jugador joven, que promete, pero que ha tenido muy pocos minutos, prefiriendo Pablo Laso, la experiencia y veteranía de jugadores como Felipe y Noccioni.

Y así, el relevo este año del Chacho será Luka Doncic y Draper. Cada uno en su papel. El del jovencísimo Luka Doncic es el de consolidarse como un jugador de primerísimo nivel y asumir más galones. Le hemos visto menos de lo que nos habría gustado, pero ha promediado casi 13 minutos por partido, con 5 puntos, 3 rebotes y 2 asistencia de media. Doblando sus minutos es probable que doble sus números porque su talento es indudable. El americano Draper llega como tercer base, como el especialista defensivo que es, para aportar tranquilidad y madurez al puesto de base. Y por supuesto, como primer e indiscutible base queda Llul.

Donde todavía no hay movimientos es en los puestos exteriores. El Real Madrid confía en que Rudy Fernández tenga un buen año. Sin lesiones, es un jugador superlativo, que ataca y defiende. Un complemento perfecto para él es el anotador Carrol, mientras que en el puesto de 3 deberían seguir Maciulius y Taylor. Es cierto que son ya cuatro jugadores veteranos, pero todos ellos han demostrado competitividad. El caso de Taylor, más joven y con más dudas, su buen final de temporada hace mantener la esperanza de que podamos ver una mejor versión suya.

Y finalmente tenemos los puesto en el interior, en la pintura, tremendamente reforzada, y me atrevería a decir que la mejor de Europa. La prioridad era renovar al mexicano Gustavo Ayon, el mejor del equipo junto con Llul. Con la NBA con la chequera en la mesa ha sido difícil pero se ha logrado. Con el, el Real Madrid tiene al mejor 5 en Europa. Hay que sumarle el fichaje de Ranldolh, un bombazo para reforzar el puesto de 4. Un jugador que ha promediado más de 14 puntos en al Euroleague y que ha sido determinante para su equipo. Ambos, deberían ser los titulares.

Como suplentes de lujo, a rotar, dado el altísimo número de partidos de este año, tenemos a los meritorios de siempre, Felipe Reyes y Noccioni. Son dos jugadores parecidos en cuanto a garra, entrega y competitividad. Aparentemente al final de sus carreras desde hace varios años, pero que año tras año tienen mucho que aportar al equipo. Para aportar frescura Thompkins, renovado, y con perspectivas de seguir la senda del final de temporada del año pasado. Se trata de un anotador, un jugador que demostró en la final contra el F.C Barcelona su inmensa calidad. Y como fichaje para aportar intensidad, un jugador estilo Slaughter, Otello Hunter, un saltarín, taponador, un jugador excelente para seguir mejorando en defensa.

Final Four para el Real Madrid de Laso

Final Four, es decir, semifinales de la máxima competición continental de baloncesto, es una expresión inglesa a la que nos hemos habituado los madridistas en los últimos años. Concretamente con esta participación, el Real Madrid la habrá jugado en 4 ocasiones de las últimas 6.

Debería ser un dato normal para un club de la fuerza del Real Madrid (en fútbol son 7 semifinales consecutivas), pero lo cierto es que no hace tanto el club nadaba en el más absoluto caos, sin rumbo, con constantes cambios de jugadores y de entrenadores, subyugado por el poderío del F.C. Barcelona, con una participación en la Final Four en 16 años, para salir doblemente apaleado por 19 y 18 puntos, en las semifinales y en la lucha por el 3º y 4º puesto.

Ese era el Real Madrid antes de la llegada de Pablo Laso, que ha sido capaz de transformar completamente la sección y convertirla en una sección ganadora, con una nada despreciable cifra de títulos de 5 Copas del Rey, 3 Ligas ACB, 3 Supercopas de España, 1 Euroliga y 1 Copa Intercontinental. Un lustro de títulos a los que he incluido la Copa del Rey de este año y se podría sumar Euroliga y Liga ACB. En la primera el equipo está a dos partidos, y en la segunda queda algo más de mecha.

Captura de pantalla 2017-04-29 a las 13.35.58

El camino no es fácil y los retos son constantes como se vio durante el partido de ayer. El Darussafaka es un equipo rocoso, con jugadores de gran talento individual y con un entrenador top de Europa. Con la eliminatoria 1-1, tras un segundo mal partido muchos volvieron a criticar al equipo, especialmente a Pablo Laso. Injustamente como casi siempre, porque si suyos son los fracasos del equipo, también lo son los méritos. Uno de ellos el de lograr que su equipo gane dos partidos consecutivos en Turquía, para cerrar las series y enfrentarse a otro equipo turco.

Captura de pantalla 2017-04-29 a las 13.47.13

Espera esta vez el Fenerbahce de Obradovic, un equipo durísimo, que ya el año pasado apeó al Real Madrid de la Final Four por un contundente 3-0. Pero en aquellos encuentros el equipo blanco no estaba en su mejor momento, y como se ha visto en los duelos recientes, este equipo es tan bueno o mejor que el de Obradovic. Los precedentes hablan de una victoria en casa por 9 puntos y una derrota en Estambul por 1 punto. Pero eso son justamente precedentes, en partidos además de temporada regular, alejados de la inmensa tensión de una Final Four.

Por fortuna, este Real Madrid ya no es el equipo bisoño de antaño, aquel conjunto de jugadores en su mayoría jóvenes que cogió Laso en los primeros años. Este es un equipo curtido en mil batallas, concretamente en 3 finales de Euroliga, que ha levantado muchos títulos, y que cuenta, para bien y para mal, con jugadores de gran veteranía. Esa falta de energía la ha sabido suplir Pablo Laso rotando mucho al equipo e incorporando a prácticamente todos los jugadores, demostrando gran profundidad de banquillo.

Hablamos de un equipo con una media de edad de 30 años, en el que solamente Luka Doncic desentona con sus 18 años, aunque su comportamiento en la cancha sea el de todo un veterano. Quizá esa pueda ser la gran baza contra el equipo turco, algo más joven, aunque suplido eso por la veteranía y conocimiento del gran Obradovic.

Derrota del Real Madrid en Moscú

Maciulis lucha un balón.

Maciulis lucha un balón. Fuente: www.realmadrid.com

El partido del Real Madrid en la dificilísima cancha del CSKA de Moscú respondió a un guión no poco frecuente de este Real Madrid de Laso, con muchísima irregularidad a lo largo del partido.

Salió el equipo super motivado y concentrado, quizá acordándose del pésimo partido en el Palau, conocedor de la importancia de ganar en una plaza en la que no ha ganado casi nadie, y contra un equipo imbatible este año. Fue tan bueno el primer cuarto como malo el segundo. Se pasó de concederle a los rusos solo 17 puntos a casi el doble, 32; y lo mismo en la anotación pero a la inversa, se pasó de anotar 26 puntos a solamente 12.

A partir de ahí, los rusos fueron apretando y aflojando y el Real Madrid fue haciendo la cuerda, no sin esfuerzo. El mérito de llegar prácticamente empatados al final se diluye con una mala gestión de los segundos finales y con el hecho de no ser capaces de encontrar durante el partido la regularidad necesaria. Fueron detalles, momentos de desconcentración de gente como Hunter, Randolph u otros claves como tiros de Rudy o Llul. Ambos jugadores no están en su mejor estadística de acierto, y eso lo nota el equipo.

Con un porcentaje de triple del 25.8%, con casi el doble de tiros que el CSKA en este campo (31 contra 17), resulta difícil ganar. Esa precisión que se tuvo al principio de la temporada se ha perdido en los partidos más importantes: Baskonia, Barcelona y CSKA, y eso se nota. Falta aprovecha el juego interior; explotar los recursos que tiene un equipo con 4 pivots como Ayon, Hunter, Ranldoph y Reyes, mas Thompkins. Porque de lo contrario todo depende del acierto exterior.

Ayer se vio a un equipo que concentrado aspira a todo. Hay plantilla y equipo para ello. Pero también se vio un equipo al que pareció faltarle gasolina para aguantar el ritmo de un equipo como el CSKA. Hablamos de una plantilla estratosférica, con un jugador como De Colo, ahora mismo el mejor base de Europa, que en apenas 26 minutos destrozó al Real Madrid, con unos números de super crack: 28 puntos y 35 valoración. Pero precisamente De Colo no apareció en el primer cuarto ni el resto del CSKA. Fue después cuando los rusos vieron flaquear al Real Madrid, cuando se hizo sangre.

Esta temporada y la Euroliga concretamente, va a ser muy larga, también para el Real Madrid.

Estadísticas captura-de-pantalla-2016-11-12-a-las-12-30-24

Primera victoria del Real Madrid en la Euroliga

Cualquier victoria ante el Olympiakos, uno de los equipos históricamente más rocosos de Europa, es una gran noticia. Y si es por una ventaja de 18 puntos, muchísimo mejor. Es cierto que el partido fue malo en la segunda mitad, con ambos equipos atacando mal y defendiendo peor. Pero, aún así, en ambas partes pudimos confirmar lo que ya habíamos visto del Real Madrid en los anteriores partidos importantes.

El buque insignia de este Real Madrid es y será Llul. El de Mahon es prácticamente imparable, con una confianza absoluta, habiéndose convertido en el jugador más determinante de Europa. No solamente tiene una actitud contagiosa hacia el resto del equipo, sino que por sí mismo gana partidos. Ha afinado tanto el tiro exterior que se ha convertido casi en su especialidad, junto con sus entradas a toda velocidad a canasta. Aporta la defensa de siempre, y buen juego de equipo, convirtiéndose en un jugador total.

 Como comenté en el pasado post sobre el Real Madrid, el acompañan con acierto jugadores como Rudy, Randolph o Doncic, además de Ayon. Lo mejor del partido fue saber lo que puede aportar el nuevo, Randolph, que hizo una jugada espectacular, sacándose un mate de la nada, al más puro estilo NBA.

Y luego está Doncic, otra vez Doncic. Luka, un chaval de 17 años, juega como si tuviese 30 y aporta al juego en prácticamente todas las facetas. Ayer, anotó dos triples, varios tiros libres sin fallo, cogió dos rebotes ofensivos espectaculares, un robo de balón y varias asistencias. Su valoración fue la segunda mejor del equipo, y es que es un jugador que siempre aporta. Casi lo que da más pena es imaginárselo como jugador ya hecho, en 2 o 3 años, emigrando a la NBA. Y lo que pide el cuerpo es que Laso le ponga todos los minutos.

captura-de-pantalla-2016-10-12-a-las-22-54-41

El Real Madrid cae en la Euroliga ante el Fenerbahce

El campeón de la pasada Euroliga, el Real Madrid cayó ante el Fenerbahce turco por 3-0, tras perder en casa. El resultado es duro y habla de la diferencia actual entre los dos equipos. La principal, la frescura de uno y otro equipo. Da la sensación de que el Real Madrid lleva nadando toda la temporada para ahogarse finalmente en la orilla, a las puertas de la Final Four.

Real-Madrid-Fenerbahce

Real-Madrid-Fenerbahce

Lo cierto es que toda la temporada ha sido un suplicio, especialmente la Euroliga donde el Real Madrid ha ido pasando hasta las siguientes rondas siempre al límite. Y cuando finalmente ha tenido un rival como los de Obradovic, ya no ha sido capaz de buscar las fuerzas de flaqueza.

Mientras que el Real Madrid jugó un partido el pasado domingo, los turcos llevan aplazados sus dos últimos partidos de liga. Sin duda, la diferencia física se notado, y no es que sea una excusa, es una realidad. Y así lo reflejan los porcentajes de tiro del equipo de Laso, pésimos durante estos tres partidos contra los turcos.

El equipo afronta este final de temporada exhausto, principalmente por no haber tenido descanso sus principales jugadores. Algunos como los españoles tras jugar el Eurobasket hasta su final, y otros jugadores importantes de equipos Latinoamericanos como Ayón o Noccioni. Para todos ellos la temporada ha seguido con la Intercontinental y la Supercopa y vuelta a empezar.

Y eso, para un equipo que además es veterano, y que no ha acertado con los fichajes, es un enorme handicap. Felipe Reyes y Noccioni tienen 36 años, Carrol 33, Maiculis, Ayón y y Rudy Fernández 33. Y del resto varios rozan la treintena y pocos tienen menos de 24 años, solamente la joya Doncic y Willy Hernángomez.

Por ahí vienen las responsabilidades de Pablo Laso, que no ha sabido o no ha podido rotar lo suficiente a esta plantilla para que siguiese siendo competitiva. Los fichajes de Thompson, Taylor y Ndour no han supuesto el salto de calidad esperado. Y a la hora de la verdad no han sido jugadores con los que se ha contado para partidos importantes.

Pero este Real Madrid nos han dado a todos los aficionados muchas alegrías y sobre todo motivos de sobra para estar orgullosos porque siempre han luchado hasta el final. Aunque como ayer se acabase perdiendo.

Todavía queda la liga y se puede ganar, aunque va a costar muchísimo esfuerzo. Y a partir de ahí, el Real Madrid se deberá plantear una renovación de la plantilla.

Partidazo del Real Madrid y pase a cuartos de la Euroliga

El Real Madrid de Pablo Laso ha pasado a cuartos después de superar una durísima liguilla en el grupo de la muerte. Ha necesitado llegar al último partido contra el potente Khimki Ruso. Por el camino, varias derrotas en casa, algunas derrotas en la última canasta y varias situaciones adversas con árbitros y lesiones.

Pero nada de eso ha impedido que el Real Madrid haya hecho uno de sus mejores partidos. Primero con una primera parte extraordinariamente ofensiva por parte de ambos equipos. El Real Madrid se marchaba al descanso con unos pocos puntos de diferencia pero con la sensación de que quedaba pendiente la defensa.

Y así, en la segunda parte con un quintento formado por Llul, Maciulis, Rudy Fernández, Reyes y Ayon, se secó al Khimki y especialmente a Rice. El base americano había destrozado al Real Madrid con más de 20 puntos. Y su participación en el segundo tiempo se diluyó absolutamente, y a partir de ahí el equipo blanco construyó su victoria.

Antes, la capacidad anotadora del Real Madrid de jugadores como Carrol o de Reyes, mantuvo a todo el equipo. Pero hay que señalar el esfuerzo colectivo de absolutamente todos los jugadores.

No cabe duda de que estamos ante un equipo con mayúsculas, digno de llevar el nombre del Real Madrid. Un equipo que la pasado temporada demostró su hambre de victoria con un triplete, y que en esta, en los momentos más adversos ha sacado su inmensa casta. Un auténtico equipo de guerreros.

Cuando se mira el listado de jugadores, prácticamente todos responden al mismo perfil. Todos jugadores con carácter, batalladores, todavía con hambre de victoria. Un perfil maduro, pero que transmite a otros jóvenes como Hernángomez o Doncic ese afán de victoria.

Los aficionados del Real Madrid nos reencontramos en la sección de baloncesto con la manera de entender a nuestro club. Tampoco ha sido fácil y en su día la travesía en el desierto fue larga. Pero ahora, cuando uno ve a jugadores como Reyes, Noccioni, Ayon, Llul o Rudy dejarse el resto en cada partido, se llena de orgullo.

Ahora toca el más difícil todavía, eliminar al equipo mas solido de la Euroliga, el Fenerbahce turco de Obradovic, un equipo que tendrá ganas de revancha tras morder el polvo contra el Real Madrid en la final Four. Una eliminatoria a 5 partidos en la que estoy seguro de que el equipo blanco dará la talla y competirá hasta el último momento, como en la Copa del Rey y como en la Euroliga.

Captura de pantalla 2016-04-07 a las 23.00.34

La Euroliga en juego: el Real Madrid a 2 victorias

Dos victorias separan al Real Madrid de los cuartos de final de la Euroliga, y otras dos de la Final Four. Tras la jornada de ayer, con las victorias del Khimki ruso sobre el Olympiakos y del Barcelona sobre el Brose, se podría necesitar incluso solamente la última, aunque ya habría que hacer cábalas.

Sergio Rodríguez contra Bourossis

Sergio Rodríguez contra Bourossis

 Ahora mismo el Real Madrid depende de sí mismo, algo que antes de esta jornada no sucedía. Hasta 5 equipos estaban empatados en victorias y derrotas: Barcelona, Real Madrid, Khimki, Olympiakos y Brose. Este sin duda ha resultado ser el grupo de la muerte y de hecho hasta el último partido va a estar todo muy igualada, excepto saber quien es el primero, el CSKA de Moscú, y el último, que le ha tocado al más flojo, al Zalgiris.

 Entre medias, el Laboral Kutxa Vitoria es el segundo equipo ya clasificado, aunque de sus dos últimos partidos puede depender si queda 2º o 4º. Hoy se enfrenta contra un Real Madrid que jugará a vida o muerte. Y a ese mero factor de intensidad se agarran los blancos, que necesitan esa victoria para seguir dependiendo de ellos mismos.

 Lo cierto es que el equipo de Laso ha mostrado dos caras. En una se ha mostrado como un equipo poco competitivo contra los grandes, encajando además muchos puntos, siendo el segundo equipo de la Euroliga que más puntos recibe. Y por otra parte, los blancos han dado la cara en momentos extremos, como en la Copa del Rey o en la fase previa de la Euroliga cuando sus partidos contaban como finales. Justo la misma situación de ahora.

 El escollo principal, más que Vitoria, será el último partido contra el Khimki ruso en casa. Ambos se jugarán la clasificación sí o sí. Ayer los rusos le dieron un repaso importante a un Olimpiakos que también se jugaba la clasificación. Primero fue Shved, un jugador tremendamente talentoso, quien rompió el partido con varios triples consecutivos. Y después, James Agustine y Koponen.

 El Real Madrid ya ha pasado todas las turbulencias físicas posibles y se presenta a este momento crítico de la temporada, con todo el equipo, incluido Rudy Fernández. Hasta la fecha los de Laso si algo han sido es competitivos. Y por tanto no se les puede borrar hasta el último segundo del último partido.

Victoria clave del Real Madrid ante el Khimki ruso

El Real Madrid logró una importantísima victoria, donde antes había perdido, para doblegar al Khimki ruso, el segundo del grupo y un equipo que ha dado este año un salto cualitativo. Con jugadores como Rice, Shved, Moniac o James Agustine es sin duda uno de los mejores equipos atacantes del continente.

Y así lo demostró durante los dos primeros cuartos, endosando al Real Madrid 50 puntos (26 y 24 por cuarto). En los primeros compases del tercer cuarto, el equipo madridista llegó a ir perdiendo por 10 puntos. Fue ahí donde se produjo la reacción del equipo, a nivel tanto ofensivo como defensivo. El quinteto formado por Ayon, Thompson, Carrol, Maciulis y Carrol le dio la vuelta al marcador para volver al partido.

Con Ayon (24 ptos, 13 rebotes y 5 robos) como faro del equipo se consiguieron grandes defensas y muy buenos ataques para dejar al potente Khimki ruso con 19 y 13 puntos en el tercer y cuarto periodo respectivamente. Por fin apareció la mejor defensa del Real Madrid, pareciéndose al equipo del año pasado.

Y en ese momento se vio al mejor Llul, con 17 puntos, a Rivers y al resto de jugadores a los que no les falta talento pero si regularidad. Este Real Madrid capaz de ganar en una cancha como la rusa, también ha sido capaz de perder partidos importantes en casa.

Le queda por delante un calendario dificilísimo, con 6 partidos de 8 a domicilio. A estas alturas, el Real Madrid ha demostrado que no es más sólido en casa que fuera, pero que duda cabe que jugarse el pase en Moscú, por ejemplo, puede resultar más difícil que hacerlo en Madrid.

Veremos como queda la jornada, aunque va a ser difícil que algún equipo se descuelgue claramente por arriba. Si parece que lo tiene muy complicado ya el Zalgiris, que solo acumula 1 victoria. El Barcelona con 2 victorias también se ha complicado mucho el futuro. Pero como digo, quedan muchos partidos por disputar y todos ellos contra rivales de primerísimo nivel.

Captura de pantalla 2016-02-11 a las 20.25.38Captura de pantalla 2016-02-11 a las 20.25.26