Excesiva y dolorosa derrota: 0-3

Hay una máxima en el fútbol que actúa como refrán y que normalmente se cumple, y es que cuando un equipo perdona, lo suele pagar al final. Ese podría ser el mejor resumen del partido de vuelta de las semifinales de Copa de ayer, entre Real Madrid y F.C.Barcelona. El Real Madrid perdonó en exceso y lo pagó carísimo, no solo con una derrota sino con una dolorosa goleada en contra por 0-3.

El casillero a cero del Real Madrid revela uno de los muchos de los problemas actuales de este Real Madrid, la falta de gol. En contra de la leyenda de la pegada, que realmente se remonta hasta tiempos de Ronaldo Nazario, con una gran efectividad en pocas llegadas, el equipo blanco ayer remató hasta 14 veces, algunas de ellas muy claras, sobre todo en botas del joven brasileño, Vinicius.

Y remarco lo de joven porque desde ese adjetivo se puede contemporizar sus acciones de ayer, dándole el mérito que merecen y quitándole importancia al fallo. La facilidad que tiene Vinicius para llegar al área contraria y crear ocasiones de gol tiene apenas parangón en el actual mundo futbolístico, e incluyo no solo a jóvenes sino a todos los futbolistas en general. Y ese motivo por sí mismo es suficiente para ver la luz que ayer se le apagó a la hora de definir. Si hay algo que cuesta adquirir y aprender es el temple de cara a portería, esa sangre fría para definir. Pues esa es la asignatura en la que cojea un chaval que en el resto de materias saca sobresalientes.

En el otro lado, en el F.C.Barcelona, los tres goles revelan una altísima efectividad. En solamente 4 remates lograron 3 goles, uno de ellos en propia meta, otro de penalti y una contra perfectamente ejecutada por sus delanteros y pésimamente defendida por el Real Madrid.

Y quizá ahí este el análisis del partido, en la mala lectura del Real Madrid a la hora de jugar con el resultado y de ida y el marcador de la vuelta. Hasta la segunda parte había dominado en ocasiones y seguía con un 0-0 que le clasificaba. Pero de alguna manera se respiraba en el ambiente el ansia del gol, la necesidad de buscar un gol como seguro, cuando en realidad esa necesidad debería haber sido del equipo azulgrana.

El Real Madrid se volcó en exceso ofensivamente y dejó huecos a la contra que aprovechó el mejor jugador azulgrana para ello, un rapidísimo Dembelé. Porque previamente el juego posicional de los de Valverde no inquietó en exceso al Madrid, a pesar de que siempre se hace incómodo jugar sin balón.

A partir de ese 0-1, el guión lo único que hizo fue acentuarse, porque ahora así el Real Madrid necesitaba el gol para empatar, y el F.C.Barcelona solo uno más para cerrar definitivamente la eliminatoria. Es curioso como en este tipo de eliminatorias y con un 1-1 en la ida, resulta más cómodo jugar la vuelta como visitante. El Barcelona lo entendió perfectamente mientras que el Real Madrid no supo, quizá consciente de la importancia del partido, a falta del colchón de la liga.

Las conclusiones a vuela pluma dejan a Solari tocado, a varios jugadores en evidencia, la sensación de caos, falta de proyecto, deriva…y toda una ristra de descalificaciones hacia el club y su presidente, como bien pude escuchar en el campo y leer después en Twitter.

Las conclusiones meditadas y reflexionadas devuelven un futuro más mucho ilusionante con un proyecto a construir en torno a la mastodónia figura de Vinicius, capaz de fallar una ocasión clarísima y levantar los brazos pidiendo ánimo al público, movilizando y activando todo un Santiago Bernabéu. Revelan también la consagración en el 11 titular de un lateral izquierdo “made in la fabrica”, al más puro estilo Nacho, Reguilón, un lateral izquierdo cumplidor y muy serio, justo como su antecesor, ahora que este no anda precisamente fino.

Pero como todo proyecto requiere de una serie de plazos, que incluyen entre otras cosas dolorosas derrotas como la de ayer. No es la primera vez que ocurre en el Real Madrid, y nos podemos remontar por ejemplo a los peores años de plomo, siendo eliminados en octavos de Champions League 6 años consecutivos o cayendo con estrépito contra el F.C.Barcelona, en aquel duro 5-0. Aquellos polvos trajeron los lodos posteriores en forma de Champions consecutivas y varias derrotas al mejor Barsa, incluyendo la huida de Pep.

Y de la misma manera, el propio F.C.Barcelona vivió los mejores años galácticos, con una derrota en la semifinal de la Champion por 0-2, con el Real Madrid dominando claramente. Esas derrotas y la construcción del equipo provocó después un Barcelona campeón.

A ese futuro deberá encomendarse el madridismo, consciente de que el presente estará muy complicado esta temporada. De manera lógica y calmada toca transitar este destino pacientemente, preguntándonos donde estaría este F.C.Barcelona si Messi si hubiese ido al Inter de Milán y le hubiesen encomendado su relevo a Dembelé.

De nada sirve reclamar fichajes a lo loco y querer deshacerse de media plantilla. Esos pensamientos cortoplacistas y propio de aficionados fanáticos no tienen una correspondencia ni con la realidad deportiva ni financiera.

Que al Real Madrid le falta gol y necesita varios ajustes en su plantilla (un central potente) es obvio, y que varios de los jugadores de este maravilloso ciclo se van apagando poco a poco, también. Pero el relevo está en la propia plantilla, muy joven y con jugadores que ya han demostrado que pueden ser titulares. Pero toca ahora esperar ese proceso de maduración (y sufrir), para luego disfrutar. Tenemos el ejemplo reciente. No queramos todavía quemar el club con todos dentro.

Todo o nada (casi)

Resultado de imagen de real madrid barcelonaEntra en juego una semana absolutamente crucial para el futuro del F.C.Barcelona y el Real Madrid. Algo más para el segundo, que necesita ganarle al primero los dos partidos que disputan entre sí en un lapso de 4 días, si quiere seguir vivo en liga.

Los dos clásicos entroncan con la mejor época pasado, aquellos duelos a muerte entre Guardiola y Mourihno, o lo que es lo mismo entre F.C.Barcelona y Real Madrid. Aquel choque de trenes acabó decidiendo el futuro, primero fortaleciendo al equipo blanco tras duras derrotas, y después expulsando a Guardiola de su idilio con el fútbol.

Ahora, muchos años más tarde, estos dos duelos en Copa y Liga pueden también marcar el presente y el futuro. Si bien es cierto que el F.C.Barcelona conserva una sustancial ventaja de 9 puntos, perder o ganar estos partidos puede suponer mucho más que 3 puntos. Y me explico.

El primer partido, el del miércoles, significa quedar fuera de la primera competición importante, para ambos equipos. Con una final de 90 minutos ante Valencia o Betis (a priori ambos rivales menores para ambos equipos), la Copa del Rey sería un colchón anímico para ambos. Y por tanto, cuando pienso en ambos partidos no lo veo como sucesos independientes, sino interconectados. Lo que pase en el primero influirá enormemente en el segundo.

En un escenario en el que el Real Madrid es capaz de eliminar al Barsa en Copa, imagino al equipo crecido, con ganas de rematar la faena en el partido de liga. Una victoria liguera dejaría al equipo a 6 puntos. No es un colchón pequeño, pero quedarían 13 jornadas, y con dos derrotas consecutivas más la Champions entre medias, no sería descartable un Real Madrid que volase, y un Barcelona deprimido.

A esta hipótesis, no obstante, no le doy más de un 10-15% de probabilidades. Son dos equipos que se conocen muy bien, ambos llegan con ciertas dudas y cualquier cosa puede ocurrir. Además, al Barcelona se le da bastante bien el Santiago Bernabéu. Dependerá sobre todo de los detalles físicos y tácticos, de cómo ambos entrenadores utilicen sus piezas en ambos partidos.

Por tanto, no sería descabellado imaginar una victoria blanca en copa y luego que el Barcelona saliese enrabietado el sábado y lograse sacar la victoria o un empate, que sería igual de malo para el Real Madrid. En este caso, me resulta una opción más que probable, y le daría entre el 25% y el 45% de probabilidades

En un segundo escenario imagino una derrota en la eliminatoria copera. No hablo de una derrota en el partido, sino de un empate a 2 o a 3, que deje al Real Madrid. En este caso, el golpe sería duro. El 1-1 parece un buen resultado, el equipo dio la cara, y en su estadio, tiene en cierta manera la obligación de ganar, siendo favorito.

Por eso, una derrota, dejaría al Real Madrid muy tocado de cara al partido del próximo sábado. Con 9 puntos de diferencia y la decepción copera, imagino a un equipo deprimido, vulnerable a cualquier golpe de gracia de un F.C.Barcelona que podría buscar hacer sangre. Al igual que en el primer escenario, también es posible que esa derrota espolee a los blancos y relaje al equipo azulgrana. Es una especie de ruleta rusa anímica. Este escenario tiene en mi opinión un 20-30% de probabilidades.

Sí tengo la sensación de que al Real Madrid le interesa más la Copa del Rey que al Barcelona, y que el partido del miércoles está señaladísimo en el calendario de Solari. Como comentario arriba, es un primer golpe anímico contra el rival. De la misma manera que la mejor táctica son los goles, las victorias son la mejor táctica para preparar los siguientes partidos.

Y luego está la Champions League, un torneo que saca todas los defectos y vulnerabilidades de los equipos. Un trofeo del KO, entre semana, de altísima intensidad, y que requiere la máxima concentración. Por eso, afrontar esa competición con la relajación de los 9 puntos en liga puede ser muy relevante. Y viceversa, afrontarla con 6 puntos y con el Real Madrid bufando, puede ser muy peligroso para el F.C.Barcelona.

Así que es la hora de los mejores, de ver a los dos mejores equipos de España en un espectacular de choque de trenes, que puede dar con uno de ellos en la lona, con un empate técnico, o incluso con los dos, eventualmente ante una mala eliminación en Champions.

Ceballos y Dembelé y Messi y Cristiano

Hoy traigo una ensalada de nombres y que no obstante tienen en común el tratamiento que le da la prensa y algo tan subjetivo como la percepción que se crea en torno al Real Madrid y al F.C.Barcelona.

Antes de ayer el Real Madrid ganó en un buen partido al Leganés. Pero parte de las noticias tienen que ver con Bale. “Hay caso Bale”, titula un conocido periódico deportivo antiflorentinista, o “Que pasó con Ceballos”. Una noticia trata de poner acento en la suplencia de Bale, mientras que el otro comenta los escasos segundos que jugó Ceballos.

Incluso gran parte del madridismo tuitero se indigna con lo de Ceballos, hablando de la humillación de Zidane, sin más consideraciones. Hablar de Zidane y de humillar en la misma frase debería ser delito, conociendo el talante del francés que en todo este tiempo ni como jugador ni como entrenador ha mostrado un mínimo signo de arrogancia o prepotencia. Si ha ambos cometido errores en ambos campos, y bien conocidos fueron sus episodios de expulsiones. Y también ha cometido errores como entrenador, y la gestión del cambio de Ceballos de ayer seguramente entre dentro de esa categoría. En general la gestión de Ceballos y otros suplentes no está siendo ideal, aunque nos olvidamos de que Zidadon es el entrenador y que tiene a otros 22 que alinear.

Por eso mismo, la prensa siempre podrá hablar de un caso Isco, un caso Lucas, un caso Bale, un caso Benzema o un caso Asensio. Porque en el Real Madrid siempre habrá 11 titulares y 11 suplentes. Como en cualquier equipo del mundo, como en el F.C.Barcelona. Y sin embargo, allí parece sorprender menos que dos jugadores como Dembelé y Coutinho, que costaron entre ambos 300 millones de euros, se queden en un partido de liga en el banquillo, en beneficio de jugadores como Paulinho, Rakitic o Inieta.

Con el F.C.Barcelona no hay caso Dembelé y el 1-1 a domicilio contra el Chelsea, con un solo tiro a puerta, parece más brillante que el 3-1 al PSG con muchas ocasiones a favor. La prensa, a fuerza de vender siempre lo positivo del F.C.Barcelona y lo negativo del Real Madrid, crea siempre en el aficionado , esa  constante sensación de insatisfacción, de incendio permanente, mientras que en Can Barsa siempre va todo como la seda.

Da igual que la realidad desmintiese esa percepción. Da igual que los hechos dijesen que el F.C.Barcelona estafó como club y a nivel individual en el caso Neymar, o que deportivamente no haya superado los cuartos de final en la Champion League en los últimos años, o que se haya gastado el triple de dinero que el Real Madrid. La percepción, ósea, la propaganda, nos habla de un club ejemplar, humilde, que siempre juega bien, o como me dijo mi padre el otro día, tiene un sistema de juego imperial.

Mientras veíamos el partido del Chelsea, con el f.C.Barcelona aplicando ese sistema de juego imperial, sobando y sobando el balón, mientras William mandaba dos balones al palo, le comenté a mi padre que con ese sistema de juego no habían sido uno de los 4 mejores equipos del mundo en los últimos años, y de hecho habían sido vencidos en numerosas ocasiones por Real Madrid y Atlético de Madrid e incluso arrasados recientemente contra la Juventus y hace no tanto contra el Bayer de Munich

Pero esa percepción de que el Barcelona es mejor siempre flota en el aire, aunque sea mentira. Aunque solo sea mejor en ser capaz de tener la pelota y no en ser capaz de meter goles o ganar eliminatorias y Champion.

Esa es la misma mentira y misma percepción que hace pensar a muchos (mi padre incluido), que Messi es infinitamente mejor que Cristiano Ronaldo, y que este además no es un jugador de equipo. Da igual que los números digan que ambos jugadores pierden un número similar de balones, que ambos son los más rematadores de sus equipos, o que numerosas imágenes nos hayan mostrado el lado más egoísta del argentino. Cristiano Ronaldo es más egoísta y punto.

Y da igual que los números, el único hecho puramente objetivo dentro de una legítima discusión entre quien te gusta más o menos. Porque negar que Messi es un genio es tan absurdo como hacer lo propio de Cristiano. Negar que uno y otro han competido haciéndose mejores el uno al otro, de manera similar a lo realizado en el tenis por Federer y Nadal.  Si para que Messi haya sido el mejor Messi ha necesitado a Cristiano y viceversa, necesariamente ambos tienen que encontrarse muy cerca del otro futbolísticamente.

Y de hecho están tan cerca que tienen el mismo número de balones de oro, mismo número de Champion League, múltiples récords, parecidas cifras de goles. Y luego en los matices se observan diferencas a favor de uno y otro. Y desde luego existen múltiples diferencias en su juego. Messi es el mejor en lo suyo, en regates, en eslalons imposibles, con un tipo de juego muy de dibujos animados, muy visual. Además de ser determinante con múltiples goles. Y Cristiano Ronaldo es el mejor en lo suyo, en remates desde cualquier lado del campo, con derecha e izquierda, de cabeza, de tiro lejano o remate al primer toque. El mejor goleador de la historia en la suerte más importante del fútbol que es precisamente el gol.

Un jugador de tiro, potencia y velocidad versus un jugador de regate, habilidad y velocidad. Ambos los más determinantes del planteta. Ambos con una capacidad de gol muy por encima de casi cualquier jugador de la historia.

¿Quién es el mejor? Pues en la última década habrá dependido del año y dentro de una misma temporada del momento de forma y del partido. Pero sostener la neta superioridad de Messi porque sí, en función de la percepción que comentaba arriba, nos hace olvidar los hechos. Hechos como que Cristiano Ronaldo en las rondas finales de la Champion League, cuando se juegan los partidos más importantes y contra los mejores rivales, es implacable. Concretamente el doble de implacable que Messi.

Coutinho, un fichaje record

El F.C.Barcelona ha cerrado el fichaje  más caro de la historia de la liga, record que tenía el propio club tras fichar a Dembelé por 150 millones (100 fijos más 50 variables muy poco variables). Los 160 (120 fijos + 40 poco variables) que se van a pagar por Coutinho superan por poco esa cantidad.

Deportivamente son sin duda dos buenos fichajes para el club, necesarios para rejuvenecer la plantilla y de indudable calidad, aunque el brasileño no podrá jugar la principal competición, la Champion League. El club de Bartomeu se ha gastado este año casi 400 millones de euros en fichajes más los 126 del año pasado. Es una inversión total de 526 millones de euros en solo dos temporada con unas ventas de 226 millones (Neymar más 4 millones de Tello) y de 36 millones el año anterior.

Un balance negativo de 264 millones  que a nivel económico el plantea muchas dudas acerca de la capacidad del F.C.Barcelona para mantener esa estructura de gastos. Tras la venta de Neymar y el fichaje de Dembelé, el propio club reconoció una deuda de 300 millones de euros y una masa salarial que alcanzaba el 84% de los ingresos.

Cifras que se incrementarán con el pago de los160 millones por Coutinho y el pago de una nómina que alcanzará los 14 millones de euros netos. ¿Es sostenible financieramente el club? El Fair play financiero parece que no vive sus mejores momentos, pero esa norma no deja de ser una mera recomendación ( no así la de la liga) para evitar la quiebra del modelo. La verdadera pregunta es si es viable realizar este tipo de fichajes y si los clubes pueden amortizar el pago de grandes traspasos y salarios.

Fichajes mas caros

La política de realizar potentes inversiones en grandes jugadores fue iniciado por Florentino Pérez con el fichaje de Figo con una estrategia que deba tanta importancia al aspecto deportivo como de marketing. Con su adquisición y la posterior de jugadores como Zidane, Kaká, Cristiano Ronaldo, Bale o James el Real Madrid gastó grandes sumas de dinero con fichajes records en jugadores que deberían tener un retorno tanto deportivo como financiero. Algo que se ha producido con casi todos ellos, a excepción de Kaká que no fue deportivamente rentable. Los contratos de imagen cediendo la mitad de los derechos y el impacto mediático de esos jugadores en sus países y en el mundo justifican los fichajes. Como el de Bechkam, por ejemplo.

Esa política de priorizar grandes gastos a jugadores con un alto retorno financiero y deportivo la ha llevado el Real Madrid a rajatabla, evitando hacer grandes gastos en jugadores que no cumpliesen ambas condiciones.

Pero la escalada de gastos, con el incremento de dinero en la Tv en la Premier y con los jeques ha hecho saltar esa política por los aires. Y el F.C.Barcelona está siendo ahora mismo uno de esos actores. La pregunta es, ¿es realmente viable para los clubes pagar ese precio por un jugador? Y si no lo es, ¿estamos ante una burbuja?

La respuesta la veremos en los próximos mercados de fichajes. Parece claro que los clubes ingleses disponen de ingresos por televisión para reforzarse, y a raíz de ello se ha incrementado el gasto de fichajes y también de salarios. El problema es que sin controles, los clubes gasten aún más de lo que ingresan, como sucedió en España con la burbuja del fútbol.untitled

La otra lectura del fichaje de Coutihno y Dembelé es el doble rasero que ha mostrado el F.C.Barcelona, criticando los gastos de otros y jactándose de cantera cuando al final su comportamiento no es distinto de el de cualquier club. Hasta que no vuelvan los tiempos en los que el F.C.Barcelona saque buenos canteranos ya no volveremos a escuchar aquello de cantera vs cartera. Ahora que es justamente cuando el Real Madrid es el que ha apostado por fichajes de jóvenes de poco precio, el F.C.Barcelona hace lo contrario. Y nadie hablará de cantera vs cartera.

 

Análisis del 0-3 del Real Madrid- F.C.Barcelona

Casi tres días después del partido del pasado sábado, toca analizar el partido y las causas y consecuencias del resultado. Para el Real Madrid, la primera consecuencia es el alejamiento casi definitivo del título de liga. Son 14 puntos actuales, reducibles a 11 con el partido pendiente. Una distancia que jamás perdió un equipo que iba primero y que requeriría que el F.C.Barcelona se dejase muchos puntos por el camino, pero sobre todo que el Real Madrid hiciese una segunda vuelta perfecta. Los precedentes durante la presente liga invitan a pensar lo contrario, pero esto es fútbol y conviene no descartar nada. Que el Barcelona pinche 3 o 4 partidos es más factible que el Real Madrid gane todos sus partidos de aquí al final.

En segundo lugar, por primera vez en dos años, Zidane está en duda. Son muchos puntos de distancia y no se puede achacar la derrota a un accidente. Es la segunda gran derrota del equipo este año tras la acontecida contra el Tottenham. Si el 2-3 del F.C.Barcelona del año pasado fue más fruto de un partido mal gestionado, esta derrota no puede esconder que el equipo este año tiene dos serios problemas ofensiva y defensivamente, y Zidane tiene su gran cuota de responsabilidad. En cualquier otra circunstancia, con esa diferencia el entrenador del Real Madrid estaría en la puerta de salida. Zidane ha ganado suficiente crédito como para seguir apostando por su modelo de gestión, todavía con la Copa del Rey y la Champion por competir. Eso sí, una dura derrota contra el PSG o un desliz en la competición nacional provocaría un ruido de sables creciente.

Con respecto al F.C.Barcelona sale muy reforzado, especialmente su entrenador Valverde, que ha dado la vuelta a la tortilla. Parece que la presencia de Paulihno ha solidificado al equipo dándole más estabilidad defensiva que unido al gol del brasileño, es un gran aporte. Y ha conseguido enchufar a jugadores como Alba y encontrar buenas versiones de varios jugadores.

El análisis de las consecuencias es muy distinto al análisis del partido. El 0-3 podría explicar el partido mejor que la realidad, pero lo cierto es que no es así, y en mi opinión es mucho más abultado que lo visto, y relata una diferencia entre ambos equipos que no es esa. El Real Madrid tuvo una primera parte en la que fue netamente superior que el F.C.Barcelona. Fue capaz de controlar el balón y el juego y generó varias ocasiones claras. Con Messi absolutamente desconectado del juego con el marcaje de Kovacic, solo había que esperar que alguna de las ocasiones entrase.

Y ese es precisamente uno de los grandes problemas del equipo de Zidane este año, la famosa pegada. Este equipo no tiene pegada, fundamentalmente por el poco acierto de su delantera. El mismo equipo que le endosó 4 goles a la Juventus en la final de la Champion ha sido incapaz en muchos partidos de marcar un solo gol.

Con todo, eso solo explica el cero en el marcador blanco, no el resultado. Los tres goles blaugranas exponen el segundo gran problema del Real Madrid: los fallos defensivos. El primer gol de Suárez es una serie de despropósitos que no tienen como único culpable a Kovacic. Fue el croata quien no persiguió a Rakitic, pero ni los laterales cerraron bien, ni los centrales supieron gestionar bien la desventaja, ni el resto de medios del Real Madrid tampoco fueron capaces de volver a tiempo. Y la jugada del penalti que fue gol después también nace de varios fallos, facilitando las segundas jugadas, bien es cierto que dentro de un contexto de ataque total por parte del equipo blanco. Pero esa gestión de los tiempos, creando ventajas en ataque sin debilitar la defensa, es algo que viene resolviendo pésimamente el Real Madrid, y lo hemos visto durante toda la temporada, especialmente en los partidos en los que el equipo de Zidane se dejó puntos.

A pesar de los goles, hay un aspecto del partido del sábado de difícil explicación. Tras unos 45 minutos de buen dominio y generación de ocasiones, el Real Madrid empezó la segunda parte de forma totalmente diferente. Pareció ceder la iniciativa al F.C.Barcelona, no fue capaz de robar balones ni de mantener su propia posesión y eso acabó con el primer gol. No logro explicar esa diferencia porque no puede ser un bajón físico a los 45 minutos, ni tampoco debió obedecer a un cambio táctico porque el Real Madrid se estaba mostrando superior.

Lo que ahora le toca a Zidane es recomponer la moral del equipo y analizar en detalle las causas del bajón del equipo este año. No pude ser solamente el poco acierto y mal momento de Benzema, al que por cierto se le agota el crédito. Pero la presencia de Benzema no explica los tres goles ni muchos otros puntos perdidos por el camino. Aunque eso sí, que el francés ahora mismo esté por delante de Isco, Asensio y Bale empieza a ser insoportable para muchos, aunque sean benzemistas como yo. Zidane debe analizar si realmente es beneficioso para él mismo, su equipo y el jugador esa sobreprotección o si por el contrario es perjudicial. Lo sabremos al final de temporada con los resultados definitivos, pero por ahora no parece la mejor solución.

Tiene plantilla para ello y aunque muchos jugadores sean muy jóvenes, con una combinación acertada puede beneficiar el desempeño global.Estamos a finales de diciembre, veremos si a finales de mayo Zidane ha perdido o ha recuperado su crédito.

Real Madrid vs F.C.Barcelona:clásico 2017

n_real-madrid-barcelona-bernabeu-champions-league-entradas

Llega el gran derby español entre Real Madrid y F.C.Barcelona y lo hace con el equipo culé con una ventaja de 11 puntos aunque con un partido más, con la posibilidad de ganar, como ya hiciese el año pasado, y en este caso, si no sentenciar, dejar esa competición muy cuesta arriba para los blancos.

El estado anímico y de forma de ambos equipos es similar. El Real Madrid llega de ganar el Mundial de Clubes, con plena confianza en sus posibilidades, mientras que el F.C.Barcelona viene de golear al Deportivo de la Coruña. Cuentan además con todos los jugadores a punto, excepto Dembelé en el Barcelona.

Pero si bien afrontan el partido en buen momento ambos, sus trayectorias durante lo que llevamos de temporada ha sido muy diferente. El F.C.Barcelona llega invicto, habiendo cedido solo 3 empates en liga y otros 2 en la Champion League. El Real Madrid, por su parte, ha acumulado 4 empates y 2 derrotas en liga, y otro empate y una derrota en la Champion League.

El Barcelona ha encajado 4 goles menos, dejando su portería imbatida en 15 partidos(10 en liga y 5 en Champion League) por solamente 8 del Real Madrid (2 en liga y 6 en Champion League). Y ofensivamente los de Valverde han metido 12 goles más que los de Zidane, y tienen entre sus tres máximos goleadores a Messi(15 en liga y 3 en Champion ), Luis Suárez (9 en liga) y Paulihno (6 en liga). En el Real Madrid es Cristiano Ronaldo el máximo goleador (16 en total), Asensio(7) e Isco y Benzema (5) sumando todas las competiciones disputadas.

Así pues, son balances muy distintos, que no modifican la igualdad del partido porque se disputa en el Santiago Bernabéu  porque el Real Madrid ha dejado atrás su mayor bache de la temporada. Ha mostrado dos grandes problemas en muchos partidos: la dificultad de dejar la portería a cero y encajar goles y problemas a la hora de marcar goles, más por una falta de pegada que por falta de ocasiones de gol.

Justo el balance contrario que el F.C.Barcelona que en los momentos claves ha sido capaz de anotar goles (hasta 42 tantos) y que apenas ha recibido goles, gracias en gran parte, al excepcional momento de forma de Ter Stegen.

Valverde ha encontrado en Paulihno un jugador que le da el equilibrio necesario en el medio del campo, aportando demás muchos más goles que los esperados. En este sentido, la baja de Dembelé le ha permitido reforzar el equipo, normalmente con 3 centrocampistas como Busquets, Rakitic y Pauliho, en un 4-3-3 más ofensivo, o la misma versión con un cuarto centrocampista como Iniesta. Esa modificación premeditada o no, le ha resuelto al F.C.Barcelona muchos de los problemas de solidez del año pasado.

En la otra cara de la moneda, el Real Madrid no ha encontrado hasta recientemente su mejor juego, en ninguna de las líneas, ni ofensiva ni defensiva. Las bajas pero también la llegada de nuevos jugadores, todavía con necesidad de adquirir un rol determinado, ha hecho que Zidane no haya encontrado la tecla en muchos partidos. La recuperación de jugadores como Bale y Kovacic además de aumentar la calidad y solidez en la rotación, da soluciones específicas al técnico francés. Ese argumento junto con el mejor estado de forma de jugadores como Modric, Casemiro o Cristiano Ronaldo, hace que este Real Madrid se parezca a su mejor versión del año pasado.

Hay otro aspecto a tener en cuenta en el análisis del partido. Contra rivales de nivel, ambos equipos han sufrido. El Real Madrid tuvo verdaderas dificultades contra el Totenham, especialmente en Inglaterra, donde el equipo mostró su peor versión. Tampoco estuvo tan brillante como en otras ocasiones contra el Atlético de Madrid y solamente sacó con solvencia el partido ante el Sevilla. Eso sin contar ambas Supercopas, que ya parecen lejanas en el tiempo.

Por su parte, el F.C.Barcelona aunque no ha cedido derrotas, si ha cedido empates, precisamente contra los rivales más complicados. Empató en Valencia y contra el Atlético de Madrid a domicilio, y cedió un empate contra el Celta de Vigo en el Camp Nou contra un rival que se le suele complicar. Y en la Champion League, contra la Juventus si bien solventó con muchas garantías la ida, en la vuelta se mostró como un equipo mucho más plano.

Así pues, en cierta manera es un examen para ambos equipos, aunque ¿Cuándo no lo es? Valverde tiene que demostrar que su Barcelona es tan solvente como parece en el Bernabéu ante un equipo crecido, que no se puede permitir además ceder más puntos si quiere mantenerse vivo en liga. Y el Real Madrid necesita demostrar que ha cogido definitivamente el ritmo a la temporada y que es capaz de ganar a su máximo rival.

Mi pronóstico es una victoria del Real Madrid, teniendo como referencia la Supercopa de España y sabiendo que los de Zidane si están todos sus jugadores sanos y en forma son, como se ha demostrado en los últimos dos años, el mejor equipo del mundo. Aunque también es cierto que se puede dar un resultado como el 2-3 del año pasado,

Pinchazo del F.C.Barcelona y el R.Madrid se acerca

El fin de semana era propicio para el Real Madrid con una visita en un campo difícil pero asequible, mientras el F.C.Barcelona tenía una dura batalla contra el siempre rocoso Atlético de Madrid.

Los de Valverde salieron del Wanda con 1 punto, que pudieron ser 3, pero que también pudieron ser 0. Queda sobre todo la sensación de que ante un rival de entidad este F.C.Barcelona es frágil. Desde luego lo es defensivamente donde solo da la cara Umiti, pero también ofensivamente donde el único que la da es Messi, aunque ayer fuese Suárez el que consiguió el empate.

Sin Neymar, el trío ofensivo del F.C.Barcelona ha perdido algo más que a un jugador de ataque. Antes, el brasileño y el argentino generaban huecos para Luis Suárez porque ambos arrastraban a 2 o 3 jugadores. Ahora, todo el frente de ataque parece responsabilidad de Messi, que no siempre encuentra a rivales tan humanos como los de la selección de Ecuador. D10S a veces se viste de humano y falla goles, e incluso en ocasiones es capaz de no marcar ninguno como ayer o incluso apenas aparecer como durante los partidos claves de Champion League del Barcelona el año pasado.

Se puso de moda aquello de que cuando Messi quiere su equipo gana, aunque parece que no siempre quiere porque sufrió para clasificar a Argentina (y todavía para ganar un mundial), y tampoco pareció querer las  5 champion League de las últimas 6 disputadas. El, como Dios, es trino, y a veces se viste del hijo de Dios como humano que es, arrastrando eso sí para siempre al espíritu santo, que en este caso sería Maradona.

Y con Messi ocurre otra cosa, y es que como cualquier jugador su fuelle no es ilimitado y no puede rendir 11 meses al año. Hasta ahora lo jugó todo en liga (1.080 minutos) mas todos los minutos de los partidos clasificatorios de Argentina, es decir, casi 1500 minutos. Y apenas lleva dos meses de temporada y ya sabemos que lo importante es en marzo o abril.

Y por ahí es por donde Zidane parece siempre aventajar al lector poco avispado. Lo importante es llegar a esos meses, no solo con los titulares a punto si no con 5 o 6 suplentes que formen parte de la dinámica. Eso, y las lesiones, explica que ayer alinease sin pudor a 5 suplentes o no habituales como Achraf, Llorente, Casilla, Lucas Vázquez o Nacho. Y también la suplencia de jugadores como Modric o Isco, fundamentales para facilitar las victorias. Y de hecho, eso pasó con el malagueño que fue el instrumento preciso para desbloquear un partido que se le complicaba al Real Madrid.

Y ese es justamente el gran mérito de Zidane, ser coherente con un planteamiento que hasta ahora le ha funcionado, y que si bien le mantiene a 5 puntos del F.C.Barcelona tiene un objetivo más largoplacista.

Veo a la plantilla del Real Madrid y a la del F.C.Barcelona y donde en un sitio puedo imaginarme a 19 o 20 jugadores jugando unas semifinales de Champion League con garantías, en el otro veo solo a 11 0 12. Como siempre dice y se repite poco, la temporada es muy larga. Por ahora el Real Madrid va segundo y queda lo más importante.

El Atlético de Madrid ha sido el primer rival serio para el F.C.Barcelona esta temporada, sin contar a la Juventus y tampoco la Supercopa de España donde el Real Madrid fui infinitamente superior.

Dos realidad distintas: Real Madrid y F.C.Barcelona

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Una nueva jornada de liga y la sensación de que el F.C.Barcelona gana con una facilidad asombrosa y que el Real Madrid no termina de arrancar. Aparte de los 7 puntos, claro, que para ser comienzo de una liga ya son bastantes.

Un observador imparcial, que no supiese las realidades de uno y otro equipo, podría pensar que el Real Madrid va cuesta abajo y el F.C.Barcelona hacia arriba. Yo pienso exactamente lo contrario, a pesar de los resultados.

Zidane está metiendo en la dinámica a las 4 nuevas incorporaciones: Theo, Ceballos, Llorente y Mayoral, y esperemos que pronto Vallejo. Son todos sub21 y ya hemos visto que van entrando poco a poco en la dinámica. Es una apuesta de futuro que ya se ha visto en años anteriores con Asensio, o con el propio Isco, que llegó joven y que varios años después ya es una pieza importantísima.

La apuesta del F.C.Barcelona es paradigmáticamente la contraria, jugadores ya veteranos como Paulihno (29 años) o extranjeros como Dembele(20), un jugador muy joven, aunque por ahora con mala suerte. No se vislumbra en la plantilla del Barcelona un claro relevo generacional. Mientras que con el Real Madrid se podría hacer una alineación con casi 11 jugadores de nivel y de futuro en el F.C.Barcelona es mucho más difícil hacerlo.

Captura de pantalla 2017-09-02 a las 23.55.08 Captura de pantalla 2017-09-02 a las 23.54.57

Si en tiempos pasados era el F.C.Barcelona el que tiraba de cantera y contaba con jugadores de futuro, ahora es el Real Madrid. Ayer destacó especialmente Daniel Ceballos en su primer partido como titular. Dos goles, pero sobre todo la sensación de que no le asusta el reto de ser titular en el Real Madrid. Una actitud muy parecida a la de Asensio  y a la de Theo que también ha dejado buenas impresiones.

Con respecto a la liga, estamos solo a finales de septiembre y los títulos se empiezan a jugar en marzo y abril y para entonces ambos equipos necesitan a sus mejores efectivos frescos y en forma. Esa actitud es lo que justifica las rotaciones de Zidane, que se permitió el lujo de dejar a Modric y a Bale en el banquillo, dos de sus mejores jugadores.

Me da la sensación de que Valverde ha decidido esprintar ahora para coger carrerilla y confianza. Messi y los pesados pesados son los que más minutos y partidos están jugando. Y esto es solo el inicio. Cuando haya dos partidos por semana con eliminatorias de Champion entre medias, necesitará a toda su plantilla.

Mejor que el F.C.Barcelona y los árbitros

El partido de ayer entre Real Madrid y F.C.Barcelona muestra la actual diferencia entre dos equipos y dos clubes. En todas sus dimensiones posibles, incluyendo la arbitral. El resultado, 1-3 se antoja incluso corto a la vista de lo ocurrido. Zidane volvió a apostar por un 4-4-2, con Kovacic haciendo la función de Modric, resultando durante todo el partido una pieza clave para ayudar a Casemiro a parar a Messi. Arriba, el Real Madrid no encontró toda el potencial ofensivo de Bale y Benzema, pero el medio del campo es tan potente que puede con eso y con cierta fragilidad defensiva mostrada, especialmente por la banda de Carvajal.

 Pero lo que más asombra de este Real Madrid es su capacidad competitiva. Serán las 3 Champions en 4 años o la madurez de la mayoría de sus jugadores, pero este Real Madrid controla los partidos en casi todas sus fases. Incluso en la fase final, ya con 10 jugadores y con el Barcelona volcado para intentar empatar el partido. Ahí aparecieron dos suplentes de lujo, Marcos Asensio y Lucas Vázquez para dibujar un contraataque que finalizó el primero de forma maravillosa.

Pocas veces un jugador de su edad ha irrumpido con tal fuerza. Su potencial parece ilimitado, y lo mejor es que parece llevarlo con naturalidad, sin prisas. Estamos ante el próximo crack del futuro. Un jugador indescifrable, sin la potencia y exhubencia de Cristiano ni la habilidad de Messi, aparentemente, pero con la magia de ambos.

 Sabe Zidane y sabe su plantilla que la temporada es muy larga, que algunos jugadores ya tienen cierta edad y que habrá oportunidad para todos. Por eso creo que toca disfrutar de esta plantilla al completo, que como bloque es el mejor del mundo y que tiene además a algunas de las mejores individualidades. Y una de ellas es indudablemente Cristiano Ronaldo.

AFP_RK228_20170814001010-ksYB-U43559292954TeD-992x558@LaVanguardia-Web

 El 7 salió y en 15 minutos e hizo de todo. Un gol anulado, bastante dudoso, otro marcado de factura espectacular, que suponía el 1-2 y una acción que pasará a la historia de la vergüenza arbitral española en la que fue amonestado con una amarilla. La norma habla de simular un penalty, básicamente lo que hizo en el otro área Luis Suárez, al que ni tocó Navas, restregándose en el suelo, dolido, en una imagen que no se ha repetido lo suficiente de uno de los futbolistas más tramposos y sucios del fútbol. Un intento de engañar al árbitro que tuvo su efecto.

 Lo que ocurrió en el otro área fue el intento de Cristiano Ronaldo de alcanzar un balón y la caída típica y propia del esfuerzo y del contacto físico con Umiti en una carga. No creo que esa acción fuese penalty a pesar del contacto, pero desde luego, lo que nunca es es penalty.

 Lo que ocurre después con Cristiano Ronaldo empujando levemente al árbitro (así se describe en el acta) es un error del portugués, que será sancionado con 5 partidos. Un error humano, todo hay que decirlo, de impotencia, de rabia ante una injusticia bestial. De nada servirá indicar que Messi no fue sancionado hace varios años por un gesto similar.

Lo que toca por parte del Real Madrid es presionar para que ese árbitro no vuelva a arbitrar nunca, y garantizar que la Federación y la organización de árbitros, promuevan de una vez por todas a lso árbitros más competentes y por supuesto el VAR. Todo lo demás originará este tipo de situaciones que a todas luces desprestigian nuestra liga.

 Pero a pesar de la nefasta y pésima actuación arbitral, el Real Madrid ganó con suficiencia, con un resultado que permite pensar que en la vuelta los de Zidane puedan rematar. Sería un nuevo título para el francés que sigue acumulando récords. Otra victoria en el Camp Nou, son 2 de 3, otro partido marcando de manera consecutiva, son ya 66 y otra demostración de que con él al mando el equipo funciona.

¿Qué debería hacer el F.C.Barcelona con 222 millones?

Decía en mi último artículo sobre la importancia de la marcha de Neymar en la planificación deportiva del F.C.Barcelona. Se marcha su segundo mejor jugador y el futuro del club, tanto deportiva como comercialmente.

El PSG ficha a una estrella de presente que junto con la plantilla actual configura un equipo aspirante a todo, que seguramente le arrebatará la Ligue a un Mónaco desmantelado, con el objetivo de lograr la Champion League.

Pero, ¿y el F.C.Barcelona? No olvidemos que el club azulgrana viene de dos años consecutivos cayendo en cuartos de final de la Champion League, la competición que verdaderamente determina el nivel de un equipo. Además, el equipo ha perdido parte de su identidad de juego en los últimos años, coincidiendo con la retirada de varios jugadores clave como Xavi o Puyol y o la veteranía de puntales como Iniesta, e incluso el propio Messi. Del probable 11 inicial actual, solamente Ter Stegen (25) y Umiti (23) bajan de los 27 años. El Barsa ha envejecido de golpe con la baja de Neymar (25).

Captura de pantalla 2017-08-04 a las 19.28.24

Así pues, la cuestión acerca de cómo utilizar los 222 millones de euros no es menor, puesto que el Barcelona se juega su futuro en el próximo lustro y parte de la próxima década. Mientras que el Real Madrid ha llenado su equipo de jóvenes prometedores, el PSG y el Milán han renovado su proyecto deportivo y los clubes ingleses cuentan con millones de euros para gastar, el F.C.Barcelona todvaía no ha fichado a nadie.

Bartomeu tiene el precedente de Gaspar para evitar dilapidar los 222 millones de euros. Una tentación enorme a la vista de los recientes fracasos deportivos, porque por más que se repita el Barsa lleva al menos dos años sin ser el mejor club del mundo. Y además que una tentación, existirá una enorme presión de aficionados y prensa por fichar e ilusionar a un club que no olvidemos que ha sufrido un duro golpe.

Ahora bien, ¿es el mejor momento para fichar? La respuesta es no. Con dinero fresco bajo el brazo, el F.C.Barcelona verá como los clubes querrán una parte importante de los 222 millones. A lo que se suma la inflación actual del mercado.

when-neymar-leaves-for-psg-who-should-barcelona-sign-to-26664700

Como dice este artículo, el F.C.Barcelona puede intentar  sustituir a Neymar por una cantidad muy elevada, con jugadores como Dybala, Mbappé o Dembelé si sus clubes acceden a venderlos, o puede optar por reforzar varias líneas líneas del equipo con jugadores de menor perfil y ahorrar parte de ese dinero y destinarlos tanto a pagar parte de la deuda como a su proyecto de Espai Barsa.

Jugadores como Iñigo Martínez, que ya ha sonado, que cuestan cantidades “moderadas” como 30 millones, y otros que busque su secretaría técnica, para reforzar sus líneas más débiles como al defensa y el medio del campo y buscar un proyecto de medio plazo haciendo lo que ha hecho el Real Madrid estos años, captando a las jóvenes perlas.

Ese planteamiento supone seguir siendo un equipo no competitivo en una apuesta por el futuro más que por el presente. Pero es la apuesta necesaria en un club en los que jugadores como Iniesta (33), Messi (30), Suárez (30), Pique (30) o Busquets (29), ya han pasado la treintena.

El F.C.Barcelona se enfrenta ni más ni menos que al paso del tiempo de un equipo pivotado en torno a Messi y a varias generaciones excepcionales de canteranos. Recuerdo el ocaso de los galácticos y los duros años del Real Madrid cayendo en octavos de final de la Champion League. El club blanco tardó 12 años en volver a ganar otra Champion y 7 años en volver a semifinales (con Mourinho) y seguir siendo competitivos. Por el camino muchos fichajes malos, estrellas erradas como Robinho y la vuelta de Florentino Pérez, que tardó varios años en dar con la tecla ideal.

Esa es la reflexión que tienen que hacer desde los despachos del F.C.Barcelona y no es algo sencillo, y más viendo como tu máximo rival gana títulos y se fortalece. Pero la realidad deportiva y económica del club catalán no se arregla solamente con 222 millones y sí con varios años de buena gestión y paciencia. Los ciclos no son eternos, ni los ganadores ni los perdedores, y los seguidores del F.C.Barcelona pronto entenderán el valor de todo lo ganado en años anteriores.