¿Qué debería hacer el F.C.Barcelona con 222 millones?

Decía en mi último artículo sobre la importancia de la marcha de Neymar en la planificación deportiva del F.C.Barcelona. Se marcha su segundo mejor jugador y el futuro del club, tanto deportiva como comercialmente.

El PSG ficha a una estrella de presente que junto con la plantilla actual configura un equipo aspirante a todo, que seguramente le arrebatará la Ligue a un Mónaco desmantelado, con el objetivo de lograr la Champion League.

Pero, ¿y el F.C.Barcelona? No olvidemos que el club azulgrana viene de dos años consecutivos cayendo en cuartos de final de la Champion League, la competición que verdaderamente determina el nivel de un equipo. Además, el equipo ha perdido parte de su identidad de juego en los últimos años, coincidiendo con la retirada de varios jugadores clave como Xavi o Puyol y o la veteranía de puntales como Iniesta, e incluso el propio Messi. Del probable 11 inicial actual, solamente Ter Stegen (25) y Umiti (23) bajan de los 27 años. El Barsa ha envejecido de golpe con la baja de Neymar (25).

Captura de pantalla 2017-08-04 a las 19.28.24

Así pues, la cuestión acerca de cómo utilizar los 222 millones de euros no es menor, puesto que el Barcelona se juega su futuro en el próximo lustro y parte de la próxima década. Mientras que el Real Madrid ha llenado su equipo de jóvenes prometedores, el PSG y el Milán han renovado su proyecto deportivo y los clubes ingleses cuentan con millones de euros para gastar, el F.C.Barcelona todvaía no ha fichado a nadie.

Bartomeu tiene el precedente de Gaspar para evitar dilapidar los 222 millones de euros. Una tentación enorme a la vista de los recientes fracasos deportivos, porque por más que se repita el Barsa lleva al menos dos años sin ser el mejor club del mundo. Y además que una tentación, existirá una enorme presión de aficionados y prensa por fichar e ilusionar a un club que no olvidemos que ha sufrido un duro golpe.

Ahora bien, ¿es el mejor momento para fichar? La respuesta es no. Con dinero fresco bajo el brazo, el F.C.Barcelona verá como los clubes querrán una parte importante de los 222 millones. A lo que se suma la inflación actual del mercado.

when-neymar-leaves-for-psg-who-should-barcelona-sign-to-26664700

Como dice este artículo, el F.C.Barcelona puede intentar  sustituir a Neymar por una cantidad muy elevada, con jugadores como Dybala, Mbappé o Dembelé si sus clubes acceden a venderlos, o puede optar por reforzar varias líneas líneas del equipo con jugadores de menor perfil y ahorrar parte de ese dinero y destinarlos tanto a pagar parte de la deuda como a su proyecto de Espai Barsa.

Jugadores como Iñigo Martínez, que ya ha sonado, que cuestan cantidades “moderadas” como 30 millones, y otros que busque su secretaría técnica, para reforzar sus líneas más débiles como al defensa y el medio del campo y buscar un proyecto de medio plazo haciendo lo que ha hecho el Real Madrid estos años, captando a las jóvenes perlas.

Ese planteamiento supone seguir siendo un equipo no competitivo en una apuesta por el futuro más que por el presente. Pero es la apuesta necesaria en un club en los que jugadores como Iniesta (33), Messi (30), Suárez (30), Pique (30) o Busquets (29), ya han pasado la treintena.

El F.C.Barcelona se enfrenta ni más ni menos que al paso del tiempo de un equipo pivotado en torno a Messi y a varias generaciones excepcionales de canteranos. Recuerdo el ocaso de los galácticos y los duros años del Real Madrid cayendo en octavos de final de la Champion League. El club blanco tardó 12 años en volver a ganar otra Champion y 7 años en volver a semifinales (con Mourinho) y seguir siendo competitivos. Por el camino muchos fichajes malos, estrellas erradas como Robinho y la vuelta de Florentino Pérez, que tardó varios años en dar con la tecla ideal.

Esa es la reflexión que tienen que hacer desde los despachos del F.C.Barcelona y no es algo sencillo, y más viendo como tu máximo rival gana títulos y se fortalece. Pero la realidad deportiva y económica del club catalán no se arregla solamente con 222 millones y sí con varios años de buena gestión y paciencia. Los ciclos no son eternos, ni los ganadores ni los perdedores, y los seguidores del F.C.Barcelona pronto entenderán el valor de todo lo ganado en años anteriores.

 

Neymar se fue

59818cf9321e0

Y Neymar se fue. El cuento de las ovejas y el lobo finalmente consumado, con el PSG en el papel de Lobo y Bartomeu en el del pastor, que tras amagar con fichar a Verrati vio como el jeque árabe le arrebataba a su segundo mejor jugador y a uno de los pilares sobre los que debería construirse el futuro Barcelona.

 Porque, no nos engañemos, a pesar de las portadas y artículos de los periodistas y aficionados más fanáticos, ese era el papel que debía desempeñar Neymar. Con Messi y Suárez cumpliendo la treintena y tras varios años demostrado su talento, el brasileño, con 25 años representaba ese crack sobre el que construir el futuro de un club que se ha envejecido.

Como llegó Neymar se ha ido, envuelto en la polémica sobre su fichaje, con el denominador común de millones de euros cobrados por su padre y representante y también por la falta total de escrúpulos.

bartomeu-padre-neymar--644x362

Eso fue Neymar cuando fichó por el F.C. Barcelona tras jugar con varios clubs y firmar varios contratos, y eso ha hecho Neymar, esta vez al Barcelona. Pero entre medias ha judicializado al club, con un expresidente como Rosell en el banquillo  con un club al que no olvidemos que el fichaje de Neymar le va a costar una cantidad entre los 100 y 200 millones de euros

 No obstante, las formas y el dinero no enmascaran una realidad, que Neymar es uno de los 5 mejores jugadores del mundo. Lo es por el desequilibrio que provoca en los rivales pero también con los fríos números. Solamente el propio Messi, de quien Neymar dice que huye, y unos pocos jugadores como Suárez y Cristiano Ronaldo, alcanzan los 50 goles por temporada.

 Captura de pantalla 2017-08-03 a las 16.43.25

A excepción de Harry Kane y Mbappé, el resto por encima de la edad del brasileño, con el 8º mejor promedio de goles y asistencias por minuto. La mayoría de jugadores de esa lista tienen un coste por encima de los 100 millones de euros, y en el caso de los más prometedores como los mencionados o Delle Alli o Dybala, seguramente solo los venderían a partir de 150 millones.

La marcha de Neymar deja en el F.C.Barcelona ese gigantesco hueco al título de sucesor de Messi, pero también un boquete de 50 goles por año, además del tremendo impacto publicitario que tenía el brasileño, y que creo que el F.C.Barcelona, mal dirigido, nunca supo aprovechar.

Pero más allá de lo deportivo y económico, deja algo también importante, la imagen de un club, el F.C.Barcelona, impotente ante la marcha de una estrella que no ha podido retener, y la imagen de un PSG, que tras muchos amagos por fin ha golpeado fichando a uno de los mejores del mundo. Quizá fuese esa pieza la que le faltaba, en un equipo que mantendrá a Verrati y al resto de sus estrellas.

 Ese golpe de autoridad recuerda al caso Figo, que dejó al F.C.Barcelona en la lona durante varios años, también con un saco de millones por gastar. En aquella ocasión, ni Petit ni Overmars lograron cubrir la baja de Figo, ni deportivamente ni sentimentalmente. Ahora puede suceder algo similar y ese es el gran reto de Bartomeu.

luis-figo-reconoce-que-se-fue-al-real-madrid-por-una-cuestion-de-prestigio

 Si pensáramos hace solamente un par de años, 222 millones de euros darían para renovar más de medio equipo. Pero el mercado ha cambiado: los clubes ingleses reciben al año en concepto de televisión lo mismo que el Real Madrid y el Barcelona y luego están los grandes jeques o empresarios, chinos o rusos. Equipos como el Milán, el Chelsea o el PSG dispuestos a ser los nuevos aristócratas del fútbol actual.

 Ese chorreo de dinero ha inflacionado tanto el mercado que junto con el propio fichaje de Neymar, que marca cuanto vale un jugador top 5, obliga a replantearse el concepto coste y beneficio en cualquier fichaje. El precio de un futbolista no queda determinado por el retorno económico-deportivo, sino por lo que otro club esté dispuesto a pagar.

 Por eso, los 222 millones en manos del F.C.Barcelona no son tantos en este momento del mercado. Los grandes clubes que son los que tienen a los grandes jugadores que podrían suplir a Neymar saben que al desprenderse de sus estrellas van a tener que pagar mucho dinero para reemplazarlas. Y en ese contexto, le va a ser extremadamente difícil al equipo azulgrana ficharlos por solo un tercio o la mitad de lo que ha costado Neymar. Pretender que jugadores como Dybala o Dembelé valgan solo la mitad que el astro brasileño será la ardua tarea de Bartomeu.

 Los nuevos fichajes le darán a cambio al F.C.Barcelona la posibilidad de plantear otro modelo deportivo y también un desahogo económico grande puesto que Neymar consumía demasiado de la masa salarial. Buscar un recambio “pieza por pieza” es ahora mismo imposible, puesto que ningún jugador ofrece lo que ofrecía Neymar. Otras opciones permitirán hacer un equipo más compacto, más sólido, pero ahora sí, dependiendo totalmente de la genialidad de Messi.

La nueva entrada en escena de Tebas rechazando el depósito de la cláusula de Neymar puede agravar y complicar aún más este tema. Sería imposible imaginar a Neymar volviendo a la disciplinada azulgrana y por otra parte, el F.C.Barcelona necesita ese ingreso de 222 millones cuanto antes para renovar a su equipo antes de que se cierre el mercado, en solamente 27 días.

Así pues, estamos ante un fichaje histórico por cuanto tiene de impactante en los dos equipos protagonistas, en la liga española y sobre todo en el mercado europeo y en la manera de fichar. Tendrá consecuencias, seguro, y quizá nos acerque un poco al modelo americano de limitación de salarios y traspasos. Pero eso forma parte de un futuro post, porque el presente es que en la próxima Supercopa de España el F.C.Barcelona jugará sin su estrella Neymar.

Cholismo: La época dorada del Atlético de Madrid

El cholismo comenzó como una medida desesperada por parte de los dirigentes del Atlético de Madrid, tras la eliminación en la Copa del Rey y una mala temporada de Gregorio Manzano. La apuesta por el ‘Cholo’ Simeone era un tiro al aire como muchos otros que se pegan en el fútbol.

Una apuesta que le ha salido bien al club después de 6 temporadas, donde más allá de los títulos conseguidos: 1 Uefa League 1 copa del rey, 1 liga, 1 Supercopa de España y una Supercopa de Europa, el equipo del Cholo ha sido más competitivo que nunca en su historia. Al menos en su historia reciente, contando las 3 últimas décadas.

Captura de pantalla 2017-05-14 a las 14.41.55

En su primer año, el ‘Cholo’ fue capaz de revertir la situación de su equipo y ganar la UEFA League. Ganó todos los partidos que jugó para acabar goleando en la final al Atlethic de Bilbao. La Supercopa de Europa, ganada al Chelsea, reforzó aún más la moral de sus jugadores, haciéndoles creer en el sistema de Simeone. Un sistema tan antiguo casi como el fútbol, largamente practicado por los equipos italianos: defensa férrea, aguantar atrás y aprovechar los errores del rival y las contras.

Ese sistema, sin embargo, no era suficiente para vencer a los dos grandes, y en la siguiente temporada, el Cholo’ perdió los enfrentamientos directos contra Real Madrid (2-0 y 1-2) y F.C.Barcelona (4-1 y 1-2). El gol de Miranda en el minuto 99 en la final de la Copa del Rey cambió esa relación, permitiéndole al Atlético de Madrid ganar un título importante ante su máximo rival. Se giraban las tornas y el ‘Cholo’ se convertía en un líder doblemente validado, por su capacidad para ganar al Madrid y por su capacidad de ganar títulos.

Desde ese momento, el Atlético de Madrid ha sido capaz de sostenerle el pulso al Real Madrid y F.C. Barcelona aunque hayan sido precisamente esos dos equipos los que le hayan privado de levantar más títulos, especialmente el primero.

Si la victoria al Real Madrid en la Copa del Rey fue el que dio impulso al proyecto del ‘Cholo’, las cuatro derrotas consecutivas ante los blancos han sido las que han dejado ese mismo proyecto tocado de muerte. De alguna manera, el cholismo solo se puede explicar con la relación con su club rival, el Real Madrid, en una relación en paralelo.

Antes del ‘Cholo’, no había rivalidad posible. Esa superioridad blanca, que era una tónica constante durante esa década cambió bruscamente en la final de la Copa del Rey. Seguramente es esa victoria atlética lo que fortaleció tanto a Simeone y a sus jugadores.  y a partir de ahí se modificó la relación. Tanto es así que se logró una victoria a domicilio por 1-2 en la temporada siguiente: 2013/2014.

La temporada 2013/2014, ha sido seguramente la más completa en la historia del Atlético de Madrid, el momento en el que ha sido más competitivo. Lo demostró en liga, con una temporada de 90 puntos, ganando la liga contra su rival, en su campo, el F.C.Barcelona. Era el equipo más sólido de Europa, eliminando en rondas previos a equipos tan potentes como F.C Barcelona y Chelsea y estuvo a pocos segundo de un doblete liga y Copa de Europa histórico.

5402427db4af7

Pero fue el Real Madrid de Ancelotti, que primero le eliminó de la Copa del Rey y después le impidió por pocos segundos alzar su primera copa de Europa. Esas dos derrotas, especialmente la segunda, supuso un lento pero inexorable desgaste del proyecto del ‘Cholo’ y de hecho, en febrero, tras las eliminatorias coperas, los del ‘Cholo’ tuvieron un importante bajón en liga, que luego superaron.

Durante la siguiente temporada, la 14/15, el equipo comenzó la temporada ganándole al Real Madrid  la Supercopa de España. Y en liga dos victorias, a domicilio 1-2, otra vez y en la vuelta, una goleada histórica, 4-0, en feudo rojiblanco, que dejó al equipo de Ancelotti muy tocado. La relación entre ambos equipos había cambiado y el Atlético de Madrid parecía incluso haber superado la durísimo derrota de Lisboa.

Ese año, entre las tres competiciones, habían ganado previamente al Real Madrid 4 veces con 2 empates. Parecían volver a cambiar las tornas, pero en los cuartos de final de Champion League los del Cholo fueron incapaces de imponerse esta vez a los blancos, empatando en la ida, y perdiendo en el Bernabéu. El Atlético de Madrid acabó el año con 3 empates y una derrota en liga, bajando cuantitativamente el listón, pasando de 90 puntos a solo 78, no siendo capaz de seguir el ritmo a Madrid y Barcelona.

A pesar de las dura derrotas en Champion League y Copa del Rey contra Real Madrid y F.C.Barcelona, respectivamente, el Atlético de Madrid fue capaz de rehacerse, una vez más. El club se gastó 136 millones (récord de su historia) en fortalecerse con fichajes de primer nivel como Jackson, Savic, Vietto o Carrasco, más la vuelta de Filipe Luis y la consolidación de los fichajes de la temporada anterior, (también con elevado gasto 116 millones), como Griezmman, Oblak o Giménez.

Los del ‘Cholo’ volvían a la carga después de una temporada anterior que era un punto de inflexión y lo hacían siendo capaces de vencer nuevamente al Real Madrid  a domicilio (0-1). El equipo fue capaz de competir en liga hasta el final, con 88 puntos logrados, mientras en  la Copa de Europa habían sido capaces de eliminar a dos de los tres más potentes de la competición: Bayern de Munich y antes al Barcelona.

Y ahí, esperaba una vez más el Real Madrid, el auténtico catalizador del estado de ánimo rojiblanco. Una victoria en la gran final habría permitido además de otra temporada con un título, tras la temporada en blanco del año anterior, algo más importante, retomarle el pulso al Real Madrid y al F.C.Barcelona. Con ese título, el ‘Cholo’ veía justificado todo el proyecto y volvía a coger energía para seguir compitiendo en las tres competiciones.

real-madrid

Aquella derrota en la final, durísima, la segunda de manera consecutiva contra el Real Madrid, explica en gran parte la temporada actual rojiblanca y la eliminación en Champion. Tanto es así, que el Real Madrid venció en la presente temporada en el Calderón 0-3, recordando hábitos de antes del Cholo. El 1-1 liguero del Bernabéu, parecía ocultar lo que ocurriría después en las semifinales, explicadas perfectamente con el resultado de ida, un contundente 3-0.

Eliminado por el Real Madrid y el F.C. Barcelona en la Champion League y Copa del Rey, respectivamente, al Atlético de Madrid del ‘Cholo’ le quedan dos partidos para cerrar la liga y otra temporada más chocando contra los dos grandes. De ganar los dos partidos que le quedan cerraría la liga y el tercer puesto con 80 puntos.

El ‘Cholo’ ha cambiado durante estos años la identidad del Atlético de Madrid, sin duda. Ha logrado llevar a su club a un nivel superior, generando un círculo virtuoso de victorias, títulos e ingresos. Y, sin embargo, da la sensación de que lo mejor ya ha pasado. En un ciclo de 5 años y medio, el gran año atlético fue la temporada 2013/2014 y parece que a partir de ahí el equipo por más que lo ha intentado se ha encontrado una y otra vez con dos muros: Real Madrid y F.C.Barcelona.

El F.C.Barcelona se adhiere al referéndum

Durante el fin de semana el Real Madrid y el F.C. Barcelona continuaron con su lucha para lograr la liga española de fútbol, y lo hicieron ganando sus respectivos partidos contra rivales españoles de la liga española.

Hago hincapié en lo de españoles porque poco antes de que los de Luis Enrique goleasen al Villarreal, su club, el F.C Barcelona, emitía el siguiente comunicado, adhiriéndose al pacto para solicitar un referéndum. No voy a entrar en temas políticos sobre el derecho a decidir, pero evidentemente quien quiere que Cataluña siga manteniéndose español, no necesita ningún referéndum ni apoya una hoja de ruta para la independencia, como hicieron todos los candidatos en las pasadas elecciones. Y eso es aplicable también a los clubes, empresas o instituciones que han suscrito dicho acuerdo, entre los que, por ejemplo, no se incluye por ahora al RCD Español.

Captura de pantalla 2017-05-07 a las 14.07.36

Se habrán sentido desorientados todos los aficionados culés que no son independentistas, que son muchos. Como mínimo la mitad en Cataluña, si extrapolamos los resultados políticos, y como máximo casi todos los de fuera de aquella región. En cualquier otra región de España, un aficionado culé se sentirá español y se verá apoyando a un club que manifiesta su intención de no serlo. Desde luego es respetable ser aficionado de un club extranjero, como a quién le gusta el Liverpool o el Ajax, aunque supongo que será más difícil hacerlo por un club antiespañol.

Esa lógica política no aplica al Real Madrid. Da igual si se es extremeño, asturiano, andaluz, canario o catalán, el Real Madrid es un club español con proyección internacional. Está radicado en Madrid que es donde se fundó, pero se enorgullece de tener cientos de peñas en otras provincias de España y en múltiples sitios del orbe mundial.

El Real Madrid no tiene ideología política. Sus aficionados comparten la pasión por un club de fútbol por su historia y por sus jugadores y una manera de entender el fútbol. Pero no va unido a un carnet político ni de otra índole. Da igual si se es apolítico, de izquierda o derechas.

Ni tiene ideología ahora ni la tuvo. No cuando Rubalcaba, reconocido madridista, era responsable del PSOE ni cuando Aznar, también madridista, era presidente del gobierno. Tampoco tuvo ningún problema en que Zapatero- aficionado culé- fuese presidente del gobierno ni tampoco en que el actual rey se haya declarado seguidor del Atlético de Madrid. Y eso, porque el Real Madrid es un club deportivo, sin ninguna vinculación con la política.

Y siempre lo fue, incluso en los momentos más complicados de la dictadura franquista. En contra de lo que se ha querido vender una y otra vez, el Real Madrid nunca se posicionó políticamente durante el periodo franquista. Pero lo hizo respetando sus valores como club deportivo. Y seguramente yendo más allá, porque son conocidos varios episodios que tuvo Santiago Bernabéu contra declarados prebostes del régimen. Bernabéu, la figura que más y mejor ha representado al club era de hecho monárquico, como las raíces del club, con su corona y su título de “real”. Pero nada de ello influyó en un club abierto a toda la sociedad.

Como cualquier otro club de la época, tuvo que adaptarse a las circunstancias de vivir en una España dictatorial. Pero también lo hizo el F.C.Barcelona, que ha hurtado de la memoria colectiva la entrega de una insignia de oro y brillante y dos medallas al dictador.

Aguntín Godal, presidente del F.C. Barcelona entrega la Medalla de oro a Franco

Aguntín Godal, presidente del F.C. Barcelona entrega la Medalla de oro a Franco

Como el Real Madrid y el F.C.Barcelona suelen ir juntos en cualquier comparación, conviene reseñar que el club blanco no se ha posicionado políticamente durante todos estos últimos años. Ha sido especialmente prudente en todo lo concerniente a la política española. Ni sus jugadores, ni dirigentes ni aficionados se han postulado sobre temas políticos.

Por el lado del club catalán, no ya solo con este comunicado, sino en más de una ocasión, permitiendo pancartas con el “Catalonia is not Spain” en un partido de máxima visibilidad mundial como un F.C.Barcelona vs Real Madrid.  O con otras medidas controvertidas como la retirada de la bandera de España de la Masía, manteniendo al principio cierta ambigüedad,  pero destapándose claramente años más tarde con la polémica de las esteladas.  Durante años también numerosos jugadores, ex-jugadores y miembros de la directiva se han pronunciado al respecto, siendo algo más que una opinión personal como han demostrado numerosas personas con representación institucional como Laporta o el resto de presidentes.

Catalonia_Is_Not_Spain-e1334133003101

El F.C. Barcelona ha sido incluso presentado como el ejército desarmado de Cataluña en un terrible delirio que trata de justificar una historia que nunca existió. Como la relación que une los éxitos  del Real Madrid a Franco, tan veces narrada que se ha convertido en realidad. 

Ahora, el F.C. Barcelona es utilizado para favorecer la causa independentista, ignorando a miles de aficionados españoles, que a su pesar, siguen profesando un sentimiento culé.

 El F.C.Barcelona debe preguntarse si quiere seguir disputándole la liga a los equipos españoles o si quiere en un futuro,  jugar su propia liga catalana. Pero mientras tanto, espero que seamos muy conscientes de que no hay lucha política Real Madrid vs F.C.Barcelona, pero sí una actitud unidireccional de aquel club de seguir mezclando fútbol y política.

Y los directivos y los propios aficionados deben preguntarse si tiene sentido querer  ganar y disputar la liga de un país del que no quiere formar parte.

El día D: Real Madrid -F.C. Barcelona

img_jbenito_20170420-202125_imagenes_md_otras_fuentes_clasificacion_antes_del_clasico-kw8F-U421881477878IbB-980x554@MundoDeportivo-Web

El gran duelo ha llegado y como quien tiene que desembarcar ante su gran enemigo, hoy se enfrentan dos clubes rivales, dos enemigos irreconciliables. Una enemistad que se ha ido acentuando en el transcurrir de los años hasta alcanzar una tensión casi insoportable, entre dos clubes que en realidad se odian. En paralelo al reto secesionista de Cataluña, algo inherente a esta rivalidad, por el carácter político que ha desempeñado el F.C.Barcelona, el Real Madrid se ha interpuesto como el rival, a pesar de ser un club que en temas políticos jamás ha entrado.

Esa rivalidad entre dos de los clubes más ricos y potentes del mundo es global en el siglo XXI, incluso en las redes sociales, trascendiendo del ámbito deportivo. La rivalidad ha llevado sobre todo al F.C, Barcelona ha realizar graves acusaciones como la de Piqué, respaldada por un directivo y por el máximo mandatario del club. Personalmente considero que el Real Madrid debía haber respondido como club, pero Florentino Pérez realmente nunca ha entrado en estas batallas.

Así pues, lo que pasa en el terreno de juego es lo que finalmente permite ganar esta rivalidad que en los últimos años el Real Madrid parece haber impuesto gracias a las dos Champion League ganadas. Ese título, más que ningún otro proyecta a un club de fútbol. Ese hecho contrasta con otro que dice que este ha sido el mejor F.C. Barcelona de la historia, con una década repleta de éxitos y títulos. Y sin embargo, en los últimos 6 años, Messi y su equipo solo ha logrado una Champion League, tres eliminaciones en cuartos y dos en semifinales. Mientras, el Real Madrid de Zidane camina con paso firme hacia su séptima semifinal consecutiva y quizá la segunda final seguida.

Ahora, la liga es otra cosa, y ahí, el Real Madrid, con una liga de las 8 últimas, ha sufrido, esta vez sí, la hegemonía del F.C Barcelona. La última gran derrota fue el 0-4 con Benítez, revertido eso sí con Zidane, con aquel 1-2, y con un empate este año en el Camp Nou, en el que el Real Madrid fue mejor que su rival. Esos últimos dos duelos sirven para calibrar el distinto estado de ambos equipos y sobre todo la aportación de Zidane, con un equipo que ha pasó de una humillante derrota a dominar a su rival. Esa superioridad debería confirmarse hoy en el campo.

En estos últimos clásicos, la figura de Messi ha menguado, a pesar de haber sido previamente el jugador más determinante, como dicen los números. Lleva desde marzo de 2014 sin marcar al Real Madrid y muchos partidos con malas sensaciones. No se puede entender este F.C. Barcelona sin su presencia, como no se podría entender al Real Madrid sin Di Stéfano, en su día.

Y por eso, la presencia de otros jugadores que le den el relevo es tan importante. Mientras que en el Real Madrid, en el peor año de Cristiano Ronaldo, muchos otros jugadores han cogido el relevo, en el equipo culé, solamente Neymar puede ejercer ese relevo por edad, y Suárez por rendimiento. La  baja definitiva del brasileño tras el mareo jurídico innecesario le resta bastantes posibilidades en el duelo de hoy. Ningún otro jugador del banquillo de Luis Enrique se acerca a su nivel, apenas al nivel de un gran club. Ni Alcácer (30 millones), André Gómes (35 millones), los nuevos fichajes, o Iniesta o Sergio Roberto ofrecen siquiera la mitad del nivel del brasileño.

Y ahí reside gran parte de los males de este F.C. Barcelona, en una plantilla muy descompensada, con un 11 titular competitivo-aunque cada vez más viejo- y un 11 suplente muy lejos del nivel. Y ello a pesar de que este año el club se ha gastado en los últimos tres años más de 330 millones de euros en renovar al equipo (120 mill esta temporada, 51 la pasada y 166 la anterior). En la acera contrario el gastó en los últimos dos años ha sido netamente inferior, 200 millones de euros, solo 30 millones este año y el resultado ha sido la incorporación de jugadores jóvenes, de futuro y con talento como Asensio, Morata, Kovacic, James o Kroos. Mientras el F.C.Barcelona tiene como jugador de futuro y contrastado a Neymar, cuyo coste por cierto está muy lejos de los 88 millones declarados, y es posible que sea más cercano a los 200 gastados por el Real Madrid.

La guerra del futuro la va ganando el Real Madrid, con una plantilla repleta de jóvenes prometedores, pero lo importante es el presente y hoy, Zidane tiene una oportunidad perfecta para dejar la liga casi cerrada. Una victoria le dejaría con 6 puntos, que serían 7 con el golaverage, más el partido menos contra el Celta. Un colchón que le permitiría centrar esfuerzos en la Champion League y rotar aún más. Por el contrario, una derrota o un empate significaría darle alas al F.C. Barcelona que va a tener todas las semanas para centrarse en la liga

El año en que remontamos peligrosamente

Alves consuela a Neymar

Alves consuela a Neymar

Las remontadas normalmente son sinónimo de que, o bien se ha hecho un partido muy malo en la ida, o bien el equipo contrario ha hecho un partido malo o flojo en la vuelta. Así pasó contra el PSG con un partido muy malo culé en París, y con uno aún peor de los de Emery en la vuelta. Por no hablar de las famosas remontadas del Real Madrid, precedidas casi siempre de desastrosos resultados a domicilio.

Así pues, “el remontadismo” no deja de ser una muestra de decadencia, tan lejos de épocas anteriores de neta superioridad. Es más, cuando el Barcelona de Pep tuvo que acudir a las remontadas empezó su decadencia.  Y  lo hizo, tras perder con el Inter de Mourinho 3-1, siendo incapaz, por cierto de remontar, para acabar ganando 1-0, resultado insuficiente.

El propio Pep Guardiola tuvo un papel similar en la Champion con el Bayern de Munich, con varias remontadas que acabaron con una derrota contra el F.C. Barcelona.

Captura de pantalla 2017-04-20 a las 0.43.21

Así pues, visto lo visto, mejor le habría venido al F.C. Barcelona no haber remontado al PSG. Aquel resultado le ha perjudicado porque ha ocultado durante algún tiempo sus múltiples carencias. Muchas de ellas defensivas pero sobre todo de configuración de la plantilla, con una inversión en una serie de fichajes con los que apenas ha contado Luis Enrique. Más allá de los tres de arriba, este F.C Barcelona no ha encontrado soluciones. Solamente con el 6-1, con un PSG previamente doblegado.

Y así, contra la Juventus, el equipo de Luis Enrique se ha encontrado con su propia realidad, previamente negada en negadas como la de La Coruña o Málaga. Contra toda una Juventus las carencias se acentúan. El F.C Barcelona cayó eliminado en cuartos contra un rival netamente superior. El equipo italiano eliminó todo el rastro de la remontada vergonzosa acontecida semanas antes.

Bufon apenas realizó un par parada, con dos tiros a puerta solamente y el peligro no fue significativo en ninguna de las dos áreas. La MSN para que funcione necesite el mejor medio del campo y espacios, y ayer no tuvo ninguna de ls dos. Y por el otro lado, la Juventus  no necesitaba crear demasiado peligro, solo evitarlo con tres goles de renta.

Los italianos se convierten en un serio aspirante, con un un equipo italiano al uso: una defensa muy sólida y dos o tres atacantes arriba peligrosos, que además aportan trabajo defensivo. Una fórmula que me recuerda mucho al Atlético de Madrid.

En el caso del F.C.Barcelona, el domingo podría recibir la puntilla, si el Real Madrid aprovecha su bajo nivel anímico. Es una oportunidad perfecta para rematar la liga, aprovechando el distinto estado psicológico. Los de Luis Enrique llegan además con la sensible baja de Neymar, irremplazable desde el banquillo.

Esa derrota dejaría al club culé en una situación muy precaria. Son dos años consecutivos cayendo en cuartos, primero con el Atlético de Madrid el año pasado y este contra la Juventus. Y entre medias varias goleados significativas como las de Paris y Turín. Resultados que hablan de un equipo mucho más frágil de lo que parece y que está lejos de ser el mejor equipo del mundo, como muchos repiten.

El VAR y las declaraciones de Piqué

Durante el partido de ayer celebrado entre la selección francesa y la española muchas personas pudieron apreciar por primera vez la utilidad de la tecnología en el fútbol, el denominado VAR (videoarbitraje). Algo, que algunos no necesitábamos para entender que un deporte que mueve millones de euros no puede dejar de utilizar un sistema que hace que el deporte sea más justo y que los árbitros puedan tomar mejores decisiones.

No es nada nuevo y lleva funcionando perfectamente en deportes como el fútbol americano o con el denominado ojo de halcón en tenis. Se trata simplemente de un recurso más para que el equipo arbitral pueda ver todo aquello que es incapaz de observar en vivo y en directo.

Ayer, algún comentarista se quejaba del suspense, y de que se trataba de correcciones arbitrales que tardaban más de un minuto y medio. En un deporte en el que se juegan apenas la mitad de los minutos oficiales, con constantes pérdidas de tiempo, no parece que un minuto sea mucho para determinar si una jugada acaba en gol o en fuera de juego.

Eso mismo sucedió ayer, y primero un gol de Griezman fue anulado por un fuera de juego muy justo, que el árbitro no vio en directo, pero si se vio en la cámara, y después con un gol de España, anulado en primera instancia por fuera de juego, y rectificado más tarde. Al final, subió al marcador lo que tenía que subir, para hacer que ambas decisiones condicionasen un resultado que ahora sería de 1-1 y no de 0-2- Gana el fútbol y ganan los aficionados que no se pueden quejar de medidas injustas.

Pero parece que la prensa española necesitaba que fuese a favor de España para apoyar una causa indispensable para que el fútbol se modernice de una vez por todas. Pero claro, con la ayuda de la tecnología habría menos polémica y la prensa tendría menos temas de los que hablar, y quizá, solo quizá, tendrían que buscar noticias importantes o crear auténticos reportajes que aportasen valor.

A cuenta de las noticias, ayer Piqué volvió a desmarcarse con declaraciones que a buen seguro traerán grandes repercusiones. Ayer, el defensa del F.C Barcelona no se limitó a tirar una puyita al Real Madrid o a avivar un poco la caldera del fútbol, sino que fue mucho más allá, para insinuar una complicidad entre los organismos del estado y el Real Madrid. Mezclar el fútbol con las imputaciones de Neymar o Messi o con asuntos judiciales o con la propia independencia de Cataluña, es sin duda torpe, aunque no creo que sea casual.

Captura de pantalla 2017-03-29 a las 11.06.28

Todo lo que sea empantanar le gusta a Piqué, y genera un conflicto que le interesa ahora que el F.C Barcelona va detrás del Real Madrid. Sus declaraciones van en esa línea, pero esta vez deben recibir una respuesta contundente en forma de querella. Poner la otra mejilla no parece apropiado cuando se vierten acusaciones tan graves, y sobre todo con un F.C Barcelona claramente favorecido con los árbitros y que además tiene mucho de lo que avergonzarse con sus problemas judiciales.

No se si se tomarán medidas, pero me parece que ya está bien de soportar el victimismo culé que casi nunca tiene contestación y que cuando es al contrario recibe una respuesta unánime desde allí.

Atraco al F.C. Barcelona

Tras 28 partidos disputados, la liga está más que abierta, con el Real Madrid a 2 puntos del segundo, el F.C. Barcelona, y un partido menos que se disputará entre la penúltima y la última jornada.

Quedan 10 partidos para saber si el F.C Barcelona logrará otro record histórico, el de lograr ser el primer equipo sin penaltys ni expulsiones en contra. Esta temporada, en cuanto a penaltys en contra, el F.C Barcelona ha recibido 0, por 4 del Real Madrid y Atlético de Madrid, por ejemplo, o 3 del Sevilla. Respecto a los penaltys a favor, el que más tiene es el Villareal, con 8, el Real Madrid le sigue con 7, y el F.C Barcelona, con 5 solamente,eso sí, muy  lejos de los 19 que le pitaron en total durante la liga pasada.

Suárez simulando el histórico penalty

Suárez simulando el histórico penalty

Respecto a las expulsiones, este año el F.C. Barcelona no ha recibido ninguna en contra, por 1 del Real Madrid o 2 del Atlético de Madrid y 3 del Sevilla. Los datos del año pasado son más elocuentes y el F.C Barcelona tuvo 1 expulsado, mientras que otros equipos como el Atlético de Madrid tuvo 3, y el Real Madrid 5.

Por ahora, todo un récord que se ha superado tras 46 años, ni una expulsión ni penalty en contra, por si había alguna duda.

Fue Piqué el que se quejó de las actuaciones arbitrales a pesar de que los datos son tan llamativos como los siguientes. También se quejaban los periódicos catalanes,  aquí y  aquí, demostrando que son auténticas correas de transmisión del F.C. Barcelona

Como se ve, las gestas del F.C Barcelona llegan también a los records arbitrales, y ahí tuvimos el famoso 6-1, históric, y otros records como las expulsiones a favor (aqui).

No me queda ninguna duda de que si el equipo de Bartomeu acaba sin penaltys ni expulsados recibirá el premio al juego limpio, demostrando una vez más el problema de una prensa incapaz y partidista.

mas datos:

 

http://www.reyesdeeuropa.com/balance-procule-penaltis-expulsiones/

Baño del PSG al F.C Barcelona: 4-0

Cavani

Cavani celebrando su gol. Fuente: El Confidencial

Los octavos de final de la Champion League empezaron ayer con una paliza histórica del PSG al F.C Barcelona. Un 4-0 que sentencia la eliminatoria y que recuerda a unos pocos partidos en la historia del club blaugrana, recientemente las derrotas contra el Bayern de Munich y si nos remontamos aún más, el 4-0 del Milán en la final de la Copa de Europa.

El resultado es abultado pero más lo fue el baño táctico y físico de los parisiens, que se muestra de manera clara en las estadísticas. Todos los duelos individuales fueron ganados por la jugadores del PSG durante prácticamente los 90 minutos, a excepción de alguna buena intervención de Neymar, y a nivel colectivo, Emery supo frenar las virtudes del Barcelona  potenciar las suyas.

Eso explica parte del resultado, también explicado por el bajo nivel de algunos jugadores del Barcelona. Iniesta no tiene ya la capacidad de luchar contra los jóvenes o potentes mediocampistas de un equipo como el PSG, Busquets hace años que está lejos de su mejor versión y André Gomes es un jugador sobrevaloradísimo, al menos en el precio. Queda una línea defensiva desprotegida y que tampoco está en su mejor momento y el tridente de arriba, que precisamente ayer no apareció.

Un Messi o un Suárez pueden bastar para definir un partido liguero contra un rival inferior, pero en Champion League, en estas eliminatorias cada detalle cuenta y los equipos-los 16 mejores del mundo-, ya no regalan nada.

Hasta la fecha Emeru solo le había ganado un partido al F.C Barcelona y el PSG había caído también en ocasiones previas contra los blaugranas. Parece que ahora este equipo es más maduro y más fuerte psicológicamente, aunque muchos de sus jugadores son los mismos que el año pasado. A destacar el central Kimpembe, muy solvente toda la noche y el lateral derecho Meunier, además del extraordinario partido de Rabiot

Captura de pantalla 2017-02-15 a las 10.58.56 Captura de pantalla 2017-02-15 a las 10.58.48

El baño de ayer seguramente supondrá un antes y un después para este F.C Barcelona de Luis Enrique, como lo fue la derrota contra el Bayern de Munich. Y este partido sirve también de aviso a navegantes, especialmente al Real Madrid, que tiene que jugar contra el tercero de la liga italiana, el Nápoles, que no le va a regalar nada.

¡La Champion League ha vuelto!

El Real Madrid empata en el Camp Nou

0_sf5vncls

El derby de ayer dejó la misma situación que al inicio del partido, liderato del Real Madrid, comentarios de la prensa acerca del poco juego del equipo blanco, un F.C Barcelona que sigue pareciendo frágil y a Ramos nuevamente de protagonista. Nada nuevo bajo el sol, pero sí un partido más en el que el equipo de Zidane no pierde, y son ya muchos (33), y la sensación de que el equipo azulgrana seguirá dejándose más puntos que el Real Madrid.

 No hay que olvidar que el equipo blanco afrontaba un partido clave sin tres jugadores titulares, como son Bale, Kroos y Casemiro. Por parte del Barcelona solo faltaba Iniesta, pero para haber igualado las tornas tendría que haber faltado Neymar y Rakitic, que podrían ser de alguna manera el equivalente a las bajas del Real Madrid.

 Además, los tres puntos eran mucho más necesarios para el F.C Barcelona, que de perder en el Bernabeu, tendría también en contra el goal average. Pero por ahora son 6 puntos de desventaja y eso sí, muchísima liga por delante. Como madridista, no me olvido de la liga de Carlo Ancelotti, en la que el Real Madrid aventajaba después de las navidades, en 7 puntos al F.C Barcelona, habiéndole ganado además por 3-1 en el Bernabéu, con sensaciones inmejorables, con una increíble racha de victorias.

 Con todo, el partido de ayer dejó dos tiempos muy diferentes. En la primera parte el Real Madrid dominó el partido y transmitió sensación de ser mejor. Le faltó gol, pero controló el partido al ritmo de un Luka Modric que si ya lleva siendo varios años siendo el mejor centrocampista del mundo, ayer lo volvió a demostrar. Nuevamente me acuerdo de la liga de Ancelotti, en la que todo se empezó a derrumbar cuando el croata se lesionó. Ayer, dio un clinic tremendo de pase y robo, de inteligencia ofensiva y defensiva. A su lado, Kovacic e Isco no desentonaron demasiado, aprendiendo del gran maestro Luka.

 El F.C Barcelona estuvo perdido todo ese tiempo y los primeros 15 minutos de la segunda parte, hasta que llegó el gol a balón parado. Hasta entonces no daba ninguna muestra de peligro, con su tridente ofensivo desconectado, con Busquets desbordado por el medio del campo madridista, con un inoperante Andre Gómes (70 millones de euros) y con la sensación de que si Bale hubiese estado en el campo Sergi Roberto no habría salido vivo del encuentro.

 Pero los goles tienen un terrible capacidad para cambiar los partidos, y el de Suárez hundió al Real Madrid durante 20 largos minutos en los que Neymar y Messi se soltaron un poco y el equipo blanco sintió un temblor de piernas. Otro Real Madrid habría perdido el partido por tres o cuatro a cero. Y otro Barcelona habría visto sangre y habría rematado un partido que al equipo blanco se le empezó a hacer muy largo.

 Y sin embargo, el resultado fue el contrario, y en los últimos cinco minutos, casi coincidiendo con la aparición de Mariano, el partido se le empezó a hacer larguísimo al F.C Barcelona, interminable, a medida que se acercaba la zona Ramos. Y así, una tonta falta en el lateral derecho del F.C Barcelona, le daba al Real Madrid la penúltima oportunidad de un partido que hacía no tanto tenía perdido, y casi rematado con una oportunidad clarísima de Neymar y otra de Suárez. Modric centró el balón esperando que lo rematasen alguno de los habituales: Cristiano, Varanne, Casemiro o incluso el novato Mariano, pero sabiendo que sería Ramos, el que lo volvería hacer. Y así, algunos de los que hemos criticado al sevillano tenemos que tragarnos nuestras palabras, ante la enésima demostración de Ramos de que en estos partidos tiene que jugar.

El partido acababa con empate a uno, con la sensación por parte de ambos de que el resultado era relativamente justo, con un equipo pensando que había tenido al rival en la lona, y con el otro, el Real Madrid, pensando que se había perdido una oportunidad de oro para noquear al rival, en la primera parte.. Si bien, el F.C Barcelona tuva un 56% de posesión, el Real Madrid disparó más.

Estadísticas del partido

Estadísticas del partido

 En todo este análisis he dejado fuera, intencionadamente, la labor del árbitro. Porque si analizó su actuación es un partido tan diferente que necesitaría otra entrada para analizarla. Lo de ayer fue un esperpento arbitral de dimensiones siderales. Es cierto que el madridismo ha claudicado viendo como la prensa, una jornada sí y otra también, juzga con un rasero absolutamente distinto un caso y otro. El Real Madrid se ha convertido en el malo de las películas, que aún cuando hace las cosas bien es criticado.

 Pero lo de ayer debería denunciarse desde el club de manera rotunda y no permitir ni la equidistancia ni el buenismo. Lo contrario puede provocar una suerte de síndrome de Estocolmo donde las tonterías de alguna prensa catalana al final nos parezcan hasta bien.

 Ayer se dejaron de señalar dos penaltys clarísimos, de manual, uno a Lucas Vázquez en el minuto 2 y otro a Cristiano Ronaldo varios minutos más tarde. Ambos provocados por el mismo, Mascherano. Ambas situaciones habrían cambiado el partido radicalmente. También lo cambió en cierta manera, una amarilla injustísima a Isco, en un piscinazo de Neymar, que luego provocó su cambio por parte de Zidane.

 Además de esos penaltys clarísimos hubo otras tres jugadas muy polémicas: una mano de Carvajal y dos manos en el área del Barcelona de Rakitic y otra de Piqué en los minutos finales. Como la producción del partido estaba claramente sesgada, solo vimos repetida una y otra vez la del lateral madridista, desde todos los puntos de vista, en 360, 180, a cámara lenta y rápida. Las otras dos manos no. También vimos repetido el gol de Suárez, en fuera de juego y precedido de una falta más que dudosa de Varane a Neymar.

 Como digo, demasiadas acciones, demasiada incidencia arbitral de un árbitro, Clos Gómez, que ya sabíamos que siempre favorece al F.C Barcelona.