Pinchazos de Real Madrid y Barcelona: Atlético líder

La liga española dejó durante este fin de semana dos grandes sorpresas, constatando que esta liga es diferente a las anteriores y que además el Atlético de Madrid sigue siendo rival de Real Madrid y Barcelona. De hecho se ha reforzado más que su rival madrileño y casi tanto como el Barcelona.

Lo más curioso es que lo que hace tres jornadas era de una manera, ahora es de la contraria. El Real Madrid empata como la hacía el Atlético de Madrid, y el Barcelona encaja los mismos 4 goles que antes metía a domicilio. Así que nadie se relaje que la liga es muy larga.

Lo que sí parece claro es que el Real Madrid vive su mayor crisis en la era Zidane. Cuatro empates consecutivos y la sensación de que faltan varios ingredientes en la fórmula. De hecho, los ingredientes se llaman Modric, Marcelo y Casemiro. Los dos primeros dan fluidez ofensiva y el tercero seguridad defensiva. Si a eso se le suma la baja de James y el mal momento de forma de Benzema y bajo momento de Cristiano (que a pesar de todo va a más), entonces este Real Madrid es más flojo.

Desde luego que no sirve de excusa, habida cuenta de la profundidad de banquillo del equipo de Zidane. Pero sí es cierto que las piezas de recambio no logran el mismo resultado que las originales. Ayer, solamente Bale mostró liderazgo y ganas. Con algún fogonazo de Kovacic, un buen papel de Nacho en los segundos 45 minutos y muchas dudas. Una de ellas es Isco. El malagueño no tiene sitio en la delantera de 3 porque le falta gol, pero tampoco parece no tenerlo en el medio, porque le falta simplificar las jugadas. Con cada vez menos minutos, da la sensación de que su tiempo en el Real Madrid se va agotando poco a poco.

Ese punto ante un equipo como el Eibar, que ojo, iba octavo en la tabla de clasificación, sabe algo mejor con la derrota del Barcelona. Cuatro goles encajados son muchos, aunque Ter Stegen cantase  en el último. Eso demuestra fragilidad defensiva del F.C Barcelona, que muestra los mismos signos que el Real Madrid. Sin los titulares absolutos el equipo rinde mucho peor. Y mucho más si falta Messi. El argentino puede estar bien o mal sobre el campo, pero sin él parece que el F.C Barcelona está huérfano, como si los jugadores no supieran a quién dársela cuando el partido está cuesta arriba.

Y luego está lo del Atlético de Madrid, liderando la tabla, con una racha muy buena de resultados y con la sensación de que dará guerra en todas las competiciones hasta el último momento. Ha fichado variado, pero sobre todo, el mejor fichaje fue el del año pasado, Antoine Griezmann. El francés es muy bueno. Ahora mismo top 3 mundial, marcando goles importantes y sobre todo, liderando a su equipo.

Hay liga, desde luego, y la habrá hasta la jornada 38, salvo desfallecimiento claro de alguno de los candidatos. Esto solo es el aperitivo, el campo de pruebas para lo verdaderamente que siempre suele coincidir con abril y mayo.

Todos somos Messi; todos somos delincuentes

El F.C Barcelona sigue con su cruzada victimista, aunque ya nada sorprende tras décadas y décadas donde ellos eran los buenos y el resto los malos. Sabemos la historia de Di Stefano, hemos vivido el Guardiolato en su más pura esencia, y ahora vivimos un sin fín de escándalos del club blaugrana.

 Da igual el motivo, desenlace o actor, si está relacionado con el F.C Barcelona es una injusticia y el club nunca es responsable. No importa que al otro lado este la UEFA, la FIFA, la justicia brasileña o la justicia española, siempre habrá un culpable. En algún momento lo fue Franco, casi siempre el Real Madrid, y ahora la actualidad política.

 Aunque la única realidad, palpable y testaruda, es que los Messi han defraudado a Hacienda una gran cantidad de dinero. Y luego, una sentencia judicial ha determinado la culpabilidad de ambos. Puede ser que Leo Messi no se enterase o no se quisiese enterar, pero el precepto jurídico es claro, y dice que la ignorancia de la ley no exime de su cumplimiento. Distinto es que Leo fuese menor de edad, o estuviese mentalmente incapacitado. Pero no es así, y si tiene capacidad para firmar contratos multimillonarios, casi año a año, con sus renovaciones, también la tiene para asumir sus consecuencias.

 Es así de simple y se cumple para todos los españoles (o se debería cumplir). Con Messi no se ha sido especialmente ejemplarizante, porque eso habría supuesto una pena de cárcel y el ingreso en la misma. Pero evidentemente el caso Messi ha sido público y notorio, aunque no menos que otras celebridades.

 Por eso, un lema de todo un club de fútbol, que factura millones de euros, formado de decenas de empleados, que diga #todossomosMessi, es además de una auténtica vergüenza un acto de huida hacia delante que solamente lleva al desvarío.

DEPORTES CAMPANA FC BARCELONA TODOS SOMOS MESSI FC BARCELONA SANTIAGO GARCES

DEPORTES CAMPANA FC BARCELONA TODOS SOMOS MESSI FC BARCELONA SANTIAGO GARCES

 En la foto publicada por el F.C Barcelona, con sus empleados, habrá padres de familia que tengan que pagar su hipoteca, con sueldos buenos pero no ganando los millones y millones que gana Messi. Y cualquiera de ellos seguramente habría ido a la cárcel por un delito similar. Además, de que su ídolo, Messi, ha les ha defraudado a ellos (o lo ha intentado), como al resto de españoles.

 No se trata de colores ni de banderas, se trata de distinguir entre los que cumplen las leyes y los que no. Y a estos últimos se les llama delincuentes, porque delinquen e incumplen las normas fijadas. Da igual su nombre, su ascendencia, su apellido o la camiseta que porten.

El estado contra Messi

Las fuerzas ocultas del estado siguen intentando desactivar al F.C Barcelona, haciendo que el padre de Messi defraudase a Hacienda y que un corrompido y putrefacto sistema judicial condenase a la estrella del Barcelona, a pena de prisión. Ni más ni menos que 21 meses para evitar que el mejor del mundo siga marcando la diferencia. Objetivo conseguido, pensarán desde Madrid.

Pero hete aquí, que el estado, maligno pero torpe al mismo tiempo, ha decidido que el susodicho no entre en prisión y cumpla la pena contemplada, a diferencia de otros ilustres, como por ejemplo la Pantoja. Otra victoria del F.C Barcelona contra las cloaclas del estado, logrando que el pobre Messi no cumpla una pena injusta, por un delito menor. ¡Si todos roban a hacienda y encima Messi ha pagado ya sus multas!

Y mientras tanto, Florentino Pérez y sus acólitos siguen barruntando como derribar al imperio blaugrana. Ni siquiera logrando que Mascherano o Messi sean declarados culpables de un delito de defraudación fiscal, han conseguido el objetivo. Antes lo intentaron con la sanción FIFA, que se volvió contra el Real Madrid. Y aún antes con la imputación de hasta tres presidentes del club. Pero nada ni nadie puede derribar a una organización ejemplar, que es más que un club.

E incluso entre medias, el pobre Neymar, un humilde futbolista brasileño, que lo único que quería era jugar en el Barcelona y triunfar, ha visto como las sucias garras de la central lechera, el madridismo centralista, intentaba manchar su fichaje. Pero no lo han logrado, y el F.C Barcelona ha salido victorioso una vez más. Pagando algún extra por el fichaje de Neymar; nada que la banca nacionalista catalana no pueda pagar con el sudor diario de su trabajo.

No sabemos que será lo siguiente. Ataques por tierra, mar y aire para derribar el modelo perfecto de club humilde y exitoso a la vez, con valores ejemplares, nunca supeditado a ningún poder, siempre independiente, sinónimo de libertad en la época de Franco y de pureza en la época de Villar. Un club ejemplar, integrador, al que quieren politizar, pero al que ni el patrocinio de Qatar ni las calumnias desde Madrid han podido jamás manchar.

Hoy, más que nunca, Visca el Barsa!!

La polémica de las esteladas

La Copa del Rey se ha convertido desde algún tiempo en una fuente de conflictos, siempre con el F.C Barcelona de protagonista. En las últimas ediciones, cada vez que ha llegado a la final siempre ha sucedido lo mismo, la politización del fútbol.

Estelada en el Camp Nou

Estelada en el Camp Nou

Ya hace mucho que viene siendo norma general en ese club. Si antaño se decía sin justificación, que el Real Madrid era el gobierno, hoy, el equipo que abandera el independentismo es el F.C Barcelona. Lo amparan sus presidentes, lo promueven muchos de sus aficionados  y lo comparten la mayoría de sus futbolistas catalanes-y españoles para su desgracia-.

Lo cierto es que el Real Madrid, aunque se le ha querido poner una determinada etiqueta, nunca ha tenido ningún posicionamiento político, más allá de su identificación con su país, España. Exactamente igual que el resto de equipos, tanto de España, como del resto del mundo, cuyos aficionados portan orgullosos las banderas de sus países de origen. Pero incluso esa actitud no ha sido promovida por el club, bastante neutral en estos temas.

Ha sido el F.C Barcelona el que, especialmente desde la llegada de Laporta, ha agitado sus cimientos políticos, permitiendo reivindicaciones políticas en su estadio. Y esa misma actitud ha llevado a la misma reivindicación en las finales de la Copa del Rey. Reivindicaciones que tenían mucho de falta de educación y de profundo paletismo. Así interpreto pitar el himno de cualquier país.

En cuanto al tema que nos acontece, las esteladas, se trata de una sobre reacción política. El F.C Barcelona ha conseguido politizar tanto el fútbol, que los políticos han entrado en el juego.

Una gran parte de la población empezamos a estar muy hartos de ese F.C Barcelona y de esa Cataluña que se declara independentista, y que reclama para sí lo que ellos no otorgan. No verán a aficionados con la bandera de España en el Camp Nou, porque o bien no les permitirán entrar o bien serán linchados hasta su expulsión. Ese nacionalismo excluyente nos conduce a conflictos anuales.

La liga se la llevó el F.C Barcelona

Han pasado ya casi 4 días y no había escrito anda hasta ahora del final de la liga. Son varias las conclusiones, que son independientes de si el Real Madrid gana la Champion League o el F.C Barcelona hace doblete.

  1. El Real Madrid ha ganado 1 de las últimas 8 ligas. El Barcelona ganó 6 y el Atlético de Madrid se coló entre medias para poner su nombre. Son números ciertamente pobres para un club como el blanco. El ciclo ha coincidido con los mejores años del Barcelona y con un Real Madrid en constante estado de agitación y de cambio. La estabilidad no garantiza títulos per se, pero la inestabilidad constante no es la mejor de las garantías para lograr un trofeo a la regularidad, como es la liga.
  2. Como en los años de Ancelotti o el tercer año de Mourinho, el equipo se dejó la liga en determinados tramos de temporada. Bien por desconcentración, desmotivación, lesiones u otros factores. Lo que han demostrado los jugadores con Zidane no lo hicieron con Benítez. Y son ellos, por tanto, los principales culpables. El Real Madrid tiene que tener una plantilla capaz de competir en todas las competiciones durante 365 días al año.
  3. A la hora de ganar un trofeo que supone 38 partidos al año, los detalles cuentan y mucho. Al final, el Barcelona ha ganado por 1 solo punto, aunque pudo haberlo hecho empatado a puntos por el goalaverage.
  4. Y entre los detalles, sin duda, el factor arbitral es también determinante. Es verdad que si el Real Madrid no hubiese perdido partidos tontos, eso sería un detalle menor, pero también es verdad que si el Barcelona no hubiese tenido esas ayudas arbitrales, los partidos tontos del Madrid habrían sido meras anécdotas. Esa liga 2015/2016 queda como la liga de los records…arbitrales. Al F.C Barcelona le han pitado 19 penaltys y 9 expulsiones a favor. 
  5. Captura de pantalla 2016-05-18 a las 11.23.42

Debacle física del F.C Barcelona

La debacle del F.C Barcelona empieza a adquirir tintes dramáticos, solo superados por el peor Real Madrid, aquel de Queiroz, que querer ganar el triplete pasó a perderlo todo. Ese Real Madrid de los galácticos acabó sin fuelle y sin moral.

El caso de este F.C Barcelona es distinto aunque también influye la moral y la condición física. De lo primero, la acumulación de derrotas importantes ha hecho mella en el equipo. Desde la victoria madridista por 1-2, los de Luis Enrique han acumulado 3 derrotas y 1 victoria, la del Camp Nou en Champion, contra 10. Si a eso se le suma el empate contra el Villareal, se entiende que el Barcelona haya perdido sus 12 puntos de ventaja contra el Atlético de Madrid y 11 contra el Real Madrid.

Con respecto al agotamiento físico, este Barcelona ha jugado con respecto a ambos equipos 5 partidos más ( los 2 del Mundialito de clubes, los 2 de la Supercopa de Europa y el de la Supercopa de España). Y en la Copa del Rey 2 más que el Atlético de Madrid y 7 más que el Real Madrid. En total, 7 y 12 partidos más que respectivamente. Son muchos minutos a lo largo de la temporada.

Podría recordar este bajón del Barcelona al del Real Madrid de Ancelotti. Aquel equipo venía de un doblete europeo, de ganar la Supercopa de Europa y el Mundialito de clubes y de un récord de 26 victorias consecutivas. Pero en enero, mucho antes que este Barcelona, los de Ancelotti empezaron a acumular derrotas. Muchos jugadores con demasiados minutos, algo que le pasa también a este Barcelona.

Captura de pantalla 2016-04-18 a las 12.11.45

En la comparativa entre el Real Madrid y el Barcelona, la diferencia de minutos entre 11 titular de uno y otro es abismal. En total los azulgrana han jugado 11.113 minutos más. Por unos motivos u otros, además en el Real Madrid ha existido mucha rotación y jugadores suplentes a día de hoy como Danilo, Varanne o Isco están entre los 11 que más minutos han jugado (2.194, 2169 y 2.269 respectivamente). A los que hay que sumar como recambio los minutos de jugadores como James, Lucas Vázquez, Nacho o Jesé.

El F.C Barcelona, por su parte, ha contado como jugador número 12 a Sergi Roberto con 2.730 minutos y a continuación figuran como jugadores más utilizados Matheiu (2.237 min), Ter Stegen (2.010) y Munir (1.634).  El resto de jugadores con más de 1.000 minutos lo completan Vermaelen, Arda Turan, Bartra y Adriano.

Es decir, el Barcelona no sólo ha jugado más partidos sino que sus suplentes no han jugado muchos más minutos que los principales suplentes del Real Madrid. Y muchos jugadores blancos afrontar el final de temporada en plenas circunstancias físicas, tras lesione y bajones.

Quedan 5 partidos de liga y unas semifinales de Champion complicadas para los equipos de Madrid. Ese es el factor diferencial para el Barcelona, aunque el factor anímico a veces es más potente que el físico.

Con un solo punto perdido la liga puede cambiar rápidamente.

El F.C Barcelona apoya el independentismo

El F.C. Barcelona es un club español, afincado en Cataluña, pero con millones de seguidores en el mundo y particularmente en España. Al menos esa ha sido su identidad histórica hasta su reciente conversión en «el ejercito desarmado de Cataluña»(del independentismo catalán)

Cuando se dice que no hay que mezclar política y deporte es justo el tipo de actitudes del Barcelona como club las que chocan con una realidad política y deportiva. El tuit emitido por el club felicitando a Puigdemont, el nuevo presidente de Cataluña, choca contra esa necesidad de hablar solo de deporte.

Captura de pantalla 2016-01-12 a las 10.41.00

Ya no es solamente el contenido de ese tuit, felicitando a un presidente que ha accedido a ese puesto con el único fin de separarse de España. Es adicionalmente el manifestarse en uno u otro sentido, empleando además términos como «etapa histórica», o «nuestro país».

Jamás he leído, por poner un ejemplo, manifestación alguna del Real Madrid en este sentido. Pero tampoco de otro club. Ni por parte del club como institución ni por parte de los presidentes, algo que sí ha sucedido abiertamente en el Barcelona, como en el ejemplo de sus precandidatos a la presidencia.

Y aún así, me sigue resultando paradigmático que el F.C Barcelona no sea considerado el equipo del gobierno, pero del gobierno independentista y golpista que trata de separar a una región como Cataluña de España. Y todo ello con un futuro complicado para el Barcelona como club en ese contexto.

Quienes negaban la colaboración necesaria del F.C Barcelona en este proceso independentista, lo tienen cada vez más difícil. Ya no son tres gritones, ni cuatro, ni siquiera es el permitir pancartas como el «Catalonia is not Spain». Es ya directamente situarse en un bando y reconocer el interés en que se produzca esa situación política. Hasta ahora sabíamos de las declaraciones de presidentes, de las suculentas subvenciones de TV3 y de la Generalidad y de la simpatía de determinados jugadores hacia ese futuro político.

Ahora ya se han quitado la careta. Mejor así, al menos ya nadie podrá negar esa relación entre el F.C Barcelona y el catalanismo independentista, siempre más pendiente de dividir que de unir.

Los candidatos del F.C Barcelona y el independentismo

El F.C Barcelona no es un club independentista, me dicen algunos amigos aficionados de ese equipo. Son solamente algunos hechos puntuales, afirman otros. Y mientras, la mayoría de los periodistas deportivos permanecen ajenos a esta polémica, por aquello de no herir sensibilidades. Eso sí, las sensibilidades del resto, de los que vemos como se pita nuestro himno y se desprecian nuestras banderas, importan menos.

Candidatos del F.C Barcelona a favor de la independencia

Candidatos del F.C Barcelona a favor de la independencia

Traigo este post hoy después de ver como los 4 candidatos presidenciales se alinean con el movimiento secesionista. Algunos como Laporta lo llevan haciendo desde hace años, sin rubor, mientras que otros lo hacen por aquello del que dirán, no vaya a ser que esta minoría más gritona y radical le afee su conducta.

El F.C Barcelona es un club español, lo quieran o no porque están en territorio español, pero es evidente que es un equipo que no representa a España. Lo dicen sus dirigentes y lo muestran sus actos continuados. Bien sea pasivamente o activamente, lo cierto es que en paralelo al órdago de Mas, hemos visto un Barcelona más implicado en esta causa. Cuando gana el Barcelona títulos gana un equipo que representa esta causa independentista, excluyente.

Eso sí, en ningún caso se plantean dejar la liga española. De alguna manera ese doble rasero es igual al político, donde se pide dinero para la inmensa deuda mientras se reclama la independencia.

Mientras el F.C Barcelona siga siendo el ejército desarmado de Cataluña (o mejor dicho, del independentistmo), seguirá recibiendo prebendas de sus gobiernos, pero sobre todo seguirá recibiendo la antipatía de muchos que entendemos que su actitud secesionista es antiespañola.

El secreto del F.C Barcelona

Hemos hablado muchas veces de la maestría técnica de los jugadores del Barcelona y de su excelsa colocación y también de su a veces inexplicable rendimiento físico. Sin embargo, poco se dice de la capacidad de recuperación física de sus jugadores. Y me refiero concretamente a las lesiones de las que se recuperan casi milagrosamente. El último ejemplo Puyol, que tras una rotura de fibras cuyo pronóstico era de unos diez días se recuperó en 4 días para poder jugar la vuelta del partido de Copa del Rey en San Mamés.

Como las autotransfusiones de sangre milagrosas y otras técnicas no explicaban por sí mismas estas recuperaciones he tenido desde algún tiempo la curiosidad de saber cuál podría ser la explicación más plausible de semejante capacidad de recuperación. La pregunta no era menor porque está intímamente relacionada con el éxito del Barcelona. Sin  esa capacidad de recuperación a la que va unida la capacidad de no lesionarse el Barcelona no dispondría siempre de sus mejores jugadores. El mejor ejemplo es Leo Messi, el cuál lleva ya prácticamente dos años sin lesiones cuando años atrás se lesionaba cada dos por tres con lesiones de tipo muscular. Con el argentino jugando solamente dos tercios de los partidos el Barcelona no sería sin duda el mismo equipo.

Lorenzo Buenaventura con Messi

Lorenzo Buenaventura con Messi

Pues bien, encontré hace poco la respuesta de manera casual hablando con un amigo que es fisioterapeuta y que lo ha sido también de un equipo de la élite del fútbol español. Cuando le pregunté por las lesiones de Messi y por las recuperaciones milagrosas de los jugadores del Barcelona, instintivamente me dió un nombre, Lorenzo Buenaventura. Inmediatamente le pregunté quién era ese tipo y porqué conseguía milagros con sus jugadores.

Pues bien, su respuesta fue sencilla, me dijo simplemente que era el mejor del mundo, el mejor fisio con una capacidad inigualable de reconocer en los jugadores problemas posturales o simplemente identificar la raíz del problema. Me dijo incluso que había trabajado con él y que tenía una capacidad asombrosa de detectar los errores fisiológicos de los futbolistas. Lo definió repetidas veces como el mejor del mundo y me dio ejemplos concretos de futbolistas que habían estado en sus manos, llegados expresamente de todo los rincones del planeta.

Indagando en internet veo que esta persona ha estado vinculada a distintos equipos de la primera división española y que incluso tuvo ofertas del Real Madrid y del Manchester United para incorporarse con ellos. Lo cierto es que llegó al Barcelona de la mano de Leo Messi quien debió recomendar su fichaje tras comprobar que sus manos milagrosas le habían prácticamente resuelto sus problemas de lesiones. Había estado con la selección argentina trabajando con espléndidos resultados.

El equipo blaugrana le debió hacer una de esas ofertas que no se pueden rechazar y el preparador físico se incorporó al Barcelona. Desde entonces las lesiones en Can Barsa son mínimas y el rendimiento de sus jugadores es el óptimo.

Guardiola al volante del ridículo

Aunque deberíamos estar hablando de fútbol y  de deporte, debemos ser conscientes de que nos hayamos en un mundo absolutamente mediatizado, donde cada expresión, declaración o acto puede influir en el desarrollo de los acontecimientos. Tanto es así, que ayer lo más importante a nivel deportivo y futbolístico fue la llegada del Barcelona a Pamplona a contrarreloj.

Si fuese un título de película se habría llamada ‘Speed’, con Guardiola en el papel de Keanu Reeves, y en el papel de los malos la federación por «hacerles el lío». Al menos esa sería la película que contarían los medios relacionados con el Barcelona, porque la verdadera película se llamaría «El diablo sobre ruedas» y estaría representada nuevamente por Guardiola como actor principal, apoyado por toda una cúpula que se cree omnipotente y que se sabe ayudada por las instituciones, concretamente Villar, por el favor que le hizo el Barcelona votándole en las elecciones.

1306150499_0

Como es algo muy sencillo lo explicaré rápidamente. El Barcelona se cree con más derecho que cualquier otro club e intentó convencer a la federación para aplazar su partido. Se podían desplazar como hicieron todos los equipos pero resulta que Guardiola, por encima del bien y del mal, quiso echar un pulso. Al principio le salió bien porque la Federación -ese ente oscuro tomado por los orcos de Mordor-, nuevamente cedió como muchas otras veces en la última década. Más tarde se dieron cuenta de que se les iba  a echar encima media España futbolística y rectificaron.

Es entonces cuando comenzó una delirante cuenta atrás en la que el Barcelona tenía que llegar al estadio del Osasuna para estar ya jugando a las ocho y media. No «sobre las ocho y media» o «alrededor de las ocho y media», sino a las ocho y media, como dicta el reglamento, teniendo en cuenta media hora de cortesía. Pues bien, el Barcelona llegó apurado, aunque eso sí Guardiola, también conocido como Mr Nandrolona, apuró cinco minutos para poner el vídeo de Gladiator mientras les decía a sus chicos que un país llamado España les había obligado a jugar, qué injusticia (me lo imagino pero no dudo de su realidad a raíz de sus declaraciones). En resumen, el partido empezó finalmente a las ocho y cuarenta y cinco, quince minutos más tarde de lo reglamentado. ¿Creéis que alguien va a intervenir?¿Se entenderá que el F.C Barcelona no ha respetado el reglamento y habrá consecuencia?

Así que ya sabéis, cuando os digan que los blancos son prepotentes y el equipo del gobierno, y el diablo y el mal, acordaos mínimamente de esta secuencia de los hechos y de las otras barrabasadas perpetuadas por un Barcelona, que si bien futbolísticamente ha ganado la batalla-por ahora-, propagandísticamente la empezó a perder ayer.