V de Villarato

_20170718104642-k4s-U424200476025smE-992x558@LaVanguardia-Web-1

Hay una cuenta de Twitter que se llama como el título de esta entrada, que a su vez hace referencia a la película V de Vendeta y que lleva denunciando las distintas corruptelas de Villar desde hace años. Pues bien, hoy ha llegado el día de la vendeta a Angel María Villar, todopoderoso presidente de la Federación Española de Fútbol y uno de los personajes más nefastos para este deporte.

Su arresto por parte de la Guardia Civil pone de manifiesto lo que se sabía a gritos, que Villar y su Federación son corruptos y corruptores, al albur de una institución que tiene no poco poder en un deporte que mueve tanto dinero como el fútbol. Y ya se sabe que donde hay dinero, hay poder y donde hay poder, hay corrupción. Pues bien, en el fútbol español y en el mundial hay mucho de todo esto.

El problema es que en gran parte de la prensa, por no decir prácticamente toda, no ha habido mayor interés por investigar algo que se sabía perfectamente. El nivel de corrupción quedó más que demostrado con la adjudicación del mundial de Qatar y los distintos informes desclasificados. Pero se conocen desde mucho antes, abarcando desde la adjudicación de los juegos olímpicos hasta la ocultación de casos de dopaje. Todo tan tenebroso y corrupto que a veces el fútbol, el deporte, en general, parece que queda en segundo lugar.

Pero a todo cerdo le llega su San Martín, y a Villar también le tenía que llegar el día, aunque se ha hecho de rogar. Desde el 1988 lleva dirigiendo la Federación de “furbol”, con mano de hierro, con el beneplácito de su red clientelar, entre la que se encuentran clubes de fútbol que en su día prefirieron formar parte de esa red corrupta y putrefacta, antes que limpiarlo.

Todo eso es historia de la liga y del fútbol, algo que ni la detención de Villar ni su posterior encarcelamiento si finalmente se produce, subsanará. Pero sirva al menos para entender lo que ha sucedido en todos estos años en los que un señor ha sido elegido elección tras elección con el beneplácito de esa red clientelar que hoy todavía le apoya por los favores prestados pasados, poniendo incluso la mano en el fuego como el exseleccionador Del Bosque. Para eso sirve precisamente dar favores, para luego recibirlos aunque ahora queden todos retratados como lo que son.

Un país absurdo, una federación absurda

He cogido la palabra absurda porque es la primera que me ha venido a la cabeza pensando en Villar, pero lo mismo vale para corrupto, incapaz o incompetente. Quedaría por tanto de la siguiente manera: un país absurdo, corrupto, incapaz e incompetente y una federación absurda, corrupta, incapaz e incompetente. Cómo tiene que estar el fútbol para que un tipo como Angel Maria Villar, de demostrada incapacidad intelectual y demostrada capacidad de choricear repita nuevamente en el cargo y se convierta casi en presidente vitalicio tras más de 27 años como presidente. Nada ha cambiado desde que hace cuatro años escribiese acerca de la renovación de este individuo.

Villar representa en mi opinión todo lo malo de nuestro país. Villar representa el enchufismo frente a la meritocracia, algo que se ve en los nombramientos de entrenadores, directivos y en general todos los cargos de la federación, empezando por supuesto por él mismo cuyo único mérito para ser presidente por primera vez fue ser un ex jugador, licenciado en derecho, eso sí. Sus méritos posteriores tienen mucho que ver con su capacidad de comprar votos.

Villar representa la incapacidad y la ignorancia frente a la competencia y la inteligencia. Y representa como reflejo de ello la falta de modernidad y la caspa frente a la modernidad y la tecnología. Por supuesto también representa la opacidad frente a la transparencia. Nada de lo anterior deja de estar presente en este país en el que un tipo como Villar, con vicepresidentes imputados con corrupción y con una demostrado incapacidad repite sin cesar en el cargo año tras año, sin que nadie pueda hacer nada.Sin duda cuando esto pasa significa que el sistema falla. Un sistema quebrado por un ambiguo funcionamiento de una institución que no deja de representarnos a todos los españoles, a pesar de tratarse de una organización privada.

La guinda del pastel la pone Platini cuando dice que Villar es el dirigente deportivo más exitoso de Europa. Todavía habrá quien tras estas declaraciones no detecte una gran complicidad entre ambos dirigentes-dos mediocres-, que se acaba trasladando también al fútbol.

Lo he dicho una y mil veces, pero mientras estos tipos gobiernen el fútbol seguiremos con calendarios absurdos, injusticias arbitrales, decisiones arbitrarias y sobre todo la sensación de que este gran deporte apenas se ha modernizado a pesar de ser el más popular del mundo y uno de los más antiguos.

¡La federación de TODOS se renueva con Villar!

Cuando parecía que la semana empezaba bien leo la noticia de la reelección de Villar. Ya ni me acordaba de que la elección era esta semana, y aunque todos sabíamos lo que iba a pasar, no por ello deja de ser una mala noticia. Y voy a explicar mis razones:

1) En cualquier organismo es necesaria una alternancia para renovar la ilusión y para una mayor salud democrática. De la misma manera que ocurre en la presidencia de los países, también es necesaria una alternancia en entidades mas pequeñas. Lo contrario significa continuar con lo establecido sin renovar ni modernizar la institución. En el caso de Villar, aunque hubiese sido el mejor presidente posible, lo cual, es más que discutible… sería necesario después de 20 años dar paso a personas más jóvenes, con más ilusión y con ganas de mejorar una federación que desde luego no es un modelo de gestión.

2) El hecho de haber ganado unas elecciones sin oposición alguna porque éstos han considerado que no había garantías democráticas no prestigia precisamente a la federación. Si a ello le sumamos las imputaciones al vicepresidente, Padrón, nos encontramos con una institución que cuanto menos no goza del prestigio que debería. La federación es una entidad asociativa privada de utilidad pública, lo que significa que aunque funciona de manera privada y elige a sus presidentes mediante un sistema cerrado, en la práctica se beneficia de su utilidad pública. Y lo que es más importante representa a nuestro país y como tal se beneficia de la imagen de marca de España mediante suculentos contratos con empresas privadas patrocinadoras. Se trata por tanto de gestionar adecuadamente grandes cantidades de dinero provenientes tanto de patrocinadores privados como del presupuesto público. Sigue leyendo