El difícil reto de la Copa Davids

Comienza hoy para España el dificilísimo reto de ganar a Estados Unidos en la Copa Davis como visitantes. Algo que históricamente no se le ha dado bien al equipo español y menos contra Estados Unidos, que presentará a dos cañoneros de nivel como Rodick o Fish. Y ninguno de los dos tendrá que enfrentarse con el ex número 1 Nadal porque el mallorquin ha decidido sabiamente renunciar.

Esto deja dos lecturas. Por un lado, la existencia de un calendario tan cargado que los grandes jugadores no pueden disputar ni siquiera un torneo tan bonito e histórico como la Copa Davis. Y no lo hacen, no solo Nadal, también Federer, porque no les da puntos pero si les quita tiempo de descanso y reposo, y mucha energía. La otra lectura es que aún sin el mallorquín España presentará un equipo altamente competitivo.

La presencia de Feliciano López, Fernando Verdasco y David Ferrer asegura al menos un equipo capaz de disputarle la eliminatoria a Estados Unidos en pista rápida. Tienen los tres jugadores una característica en común, viven a la sombra de Nadal. No debe ser fácil ser un buen jugador de tenis, entre los diez primeros en los últimos años en el caso de Ferrer o saliendo y entrando como Verdasco o incluso como Feliciano, y ver como todas las portadas y la atención de tu país se centra al 100% en Nadal. No debe ser fácil ser tenista español en una época en la que ha surgido el mejor tenista español de la historia y seguramente uno de los 10 mejores de la historia y sin duda un deportista de los más grandes que hemos visto nunca.

Por eso debemos apoyar a estos jugadores que lograron por ejemplo callar a todo el Mar de la Plata allá por el 2008 en un ambiente tremendamente hostil y contra una Argentina tan competitiva o más que este Estados Unidos. Aquel logro supuso una Copa Davis y la consagración de España como primera potencia tenística. Bien es cierto que estos jugadores están tan lejos de Nadal, Federer o Djokovic que a veces se hace difícil seguirles. Pero también es cierto que demasiadas veces no han cumplido sus objetivos por culpa del mallorquín precisamente. Me acuerdo de un par de duelos entre Verdasco y Nadal y de este contra Ferrer. Siempre derrotados por el mallorquín que más tarde sería el campeón de esos torneos.

Se merece por tanto este equipo español todo nuestro respeto y atención, aunque no es fácil seguir el tenis con tantísimos torneos. Entre torneo y torneo han de desplazarse a los países y entrenar lo justo. En cierta manera tanto tenis de nivel le hace perder el encanto. Ya no son solamente los 4 Gran Slam repartidos de manera más o menos ordenada en el calendario, sino también los master superseries, torneos de gran nivel que copan gran parte del calendario y por supuesto la Copa Davis. Demasiados partidos para los tenistas y a veces hasta también para los seguidores. A veces es más un problema de calidad que de cantidad. Por eso, la ATP debería trabajar en un calendario más sostenible y también en un sistema de puntos más coherente.

Nada de ello impide que hoy España tenga un nuevo punto de encuentro deportivo. Comenzará a las 21 de la noche española y lo abrirán Feliciano y FIsh. Todo un partido de cañoneros que determinará la eliminatoria si tenemos en cuenta que el partido de dobles está casi asegurado para los americanos con los magníficos hermanos Bryant. Se deberán por tanto ganar 3 partidos individuales de los cuatro a disputar.

¡Confiamos en vosotros!

Demasiado guapo para triunfar

Supongo que a todos os habrá venido a la mente David Beckman, pero en realidad lo que pretendo sacar a debate con este post es lo difícil que es para los «muy guapos» o «muy atractivos» no ser juzgados mas por su físico que por sus cualidades técnicas. Un poco esto mismo pasa en el mundo del cine, donde actores y actrices conocidos por su belleza han tenido que interpretar papeles en los que el físico es absolutamente secundario, o en el caso de Charlize Teron, «monstruoso».
Para los deportistas, existe la dificultad de que muchos fans lo son más por sus méritos «naturales», es decir por su gran belleza, que por sus méritos deportivos. Este fenómeno provoca que sus éxitos deportivos queden relegados a un segundo plano.

Nuevamente pienso en Beckham, sin duda el paradigma de este fenómeno, un jugador que pese a ser un auténtico «tipo duro», tenía fama de futbolista fino y poco comprometido. Sin duda, su físico creaba una opinión en contra de la mismisima realidad, porque cuando ves a David Bechkam te das cuenta de que es tan duro como el mas feo de los futbolistas.

Con Ivanovic pasa un poco lo mismo, sus méritos se han medido más por la longitud de sus piernas que por su talento real, que es mucho.

Tenemos incluso un caso español, Feliciano López, que tiene ese aire indolente, incluso de superioridad, que se debe más a su físico que a su verdadera actitud.

Todos ellos ven una dificultad extra en el deporte que es en realidad una moneda de dos caras, porque a su vez esta belleza les abre puertas que otros jamás soñarían con abrir. Hay otros como Kournikova, que aprovechan su belleza para sustituir sus carencias técnicas y abrir puertas en mundos más apropiados.

En definitiva, el talento nunca debería estar reñido con la belleza, y en demasiados ocasiones no deberíamos juzgar a los deportistas por su aspecto físico ni su vida fuera del deporte, sino por su calidad deportiva y por sus resultados.

¡¡LA ENSALADERA ES NUESTRA, LA DOBLE F POR FIN DESPEGA!!

aperturaportada

La primera Copa Davis lograda por el equipo español a domicilio tiene un sabor especialmente dulce, y es que, ganar en Argentina con una afición de las más ruidosas, contra jugadores de la talla de Nalbandian(11) o Del potro (09) y con la ausencia del indiscutible número 1 español y mundial,Rafael Nadal, es sin duda una gesta colosal, y algo con lo que práticamente nadie contaba.
Sigue leyendo