Alonso es Ferrari

Hay pocas marcas tan reconocidas como Ferrari. A nivel mundial todo el mundo identifica el rojo con la marca italiana, y en Italia los seguidores de Ferrari se cuentan por miles. Ferrari es para muchos de ellos una religión.

Ferrari es lo que es, en gran medida por sus pilotos. Como pocas escuderías la marca italiana ha conseguido identificar unos valores comunes a los de sus pilotos ganadores. Me refiero a valores como la competitividad extrema, cierta prepotencia y mucho carisma. Valors que encarnaron a la perfección ilustres como Shumacher o Senna y que ahora se reflejan a la perfección en Alonso.

Ese es el gran acierto de Ferrari, contratar a un piloto como Fernando Alonso que siente los valores de Ferrari como pocos. Y ese precisamente fue su gran error cuando fichó a un piloto tan frío y poco carismático como Raikonen. Los valores de Ferrari son en gran medida los valores de Italia, y por eso, existe una comunión tan grande, no vista en otras escuderías.

A estos valores se le suman el carácter latino de Alonso y también de Massa.Este último aporta su nacionalidad brasileña que enlaza con el mito perdido de Senna. Sin embargo en el carioca no se ven esos valores con tanta claridad como en el español. Por eso es fácil que veamos una rápida identificación de Italia y sus seguidores de Ferrari con Alonso.

Para ambas partes la nueva relación debería ser una perfecta simbiosis. Ambos se aprovechan de las cualidades del otro y se retroalimenan. Por eso es una relación tan prometedora.Bueno, por eso y porque el señor Emilio Botín ha invertido una buena suma de dinero. Donde el cántabro pone el ojo, saca la pasta. El Banco Santander se une a esta perfecta simbiosis aporta precisamente los mismos valores, una fiera competitividad, y la prepotencia y carisma de su presidencia y jefe sumo, Don Emilio Botín.

Como la santísima trinidad son tres en uno, excluyendo a Massa claro, con los problemas que esto pueda ocasionar. Una para todos y todos para una.

Fernando Alonso entra en la historia de Fórmula 1

En el mundo del deporte, los deportistas vienen y van ,y apenas unos pocos privilegiados logran ser recordados durante años por sus grandes gestas. Es ciertamente difícil formar parte de esta historia si no se está en los mejores equipos.

Al igual que la fama y el dinero de verdad llega en las grandes empresas, de igual manera ocurre con los deportistas. Para obtener ese estatus no sólo basta con ganar títulos y ser uno de los 3 mejores del mundo en tu deporte sino que es necesario además estar en los mejores equipos. Le ha pasado a Pau Gasol con los Angeles Lakers, le pasó a Zidane con el Real Madrid y le va a pasar ahora a Fernando Alonso con Ferrari.

Son equipos todos ellos que hacen grandes a sus integrantes. Forman parte de la historia pasada, presente y futura, y por tanto es esencial formar parte de ellos si se quiere entrar en la historia por la puerta grande.

En el caso de Alonso es curioso además el paralelismo con Michael Shumacher, el más grande corredor de todos los tiempos.El también ganó dos títulos antes de acabar en Ferrari y  lo hizo casi a la misma edad (a los 27 años).

A Alonso le ha llegado un año más tarde, con 28 años, pero si se cumplen los paralelismo podemos afirmar que lo mejor de Fernando está por llegar. A pesar de la gesta de ganar dos títulos mundiales, todos entendemos que lo realmente meritorio es acabar en Ferrari, y más con ese sueldo, y con la previsible inversión que hará Ferrari para devolver a su marca al lugar que le corresponde.

Ferrari es la marca de la fórmula 1 por excelencia. Hablar de Ferrari es hablar de potencia,calidad, prestigio y exclusividad. Es además el entorno perfecto para catapultar a un corredor apoyado además por el patrocinio de Santander.Como en el reino animal, se trata de una simbiosis perfecta entre Ferrari y Santander. En esto como en casi todo lo relacionado con el mundo de la empresa, nadie supera al magnate Botín. Seguramente tenía esto planeado desde hace tiempo, y a buen seguro ya ha calculado los ingresos por tener al primer corredor español (Gene aparte) como piloto titular en Ferrari. Los españoles empezaremos a ver a Ferrari como una marca amiga, y la asociaremos con Santander.

Una combinación perfecta desde el punto de vista del marketing, color rojo incluido, y que parece que está diseñada por un lado, para retornar a Ferrari a lo más alto de la mano de uno de los dos mejores pilotos de la Fórmula 1(el otro sería para mi el odiado Hamilton) y por otro, para impulsar la marca Santander ya no sólo por España que ya lo está, sino por el resto del mundo.

En definitiva, la relación perfecta, gana Alonso, Ferrari, Santander y nosotros como aficionados.Eso si económicamente no veremos un duro, pero eso nos pasa con cualquier deporte.

5 claves para entender la "nueva" Fórmula 1

Ha empezado la fórmula 1 y nos ha pillado un poco desprevenidos a todos. Nos esperábamos el clásico duele entre Ferrari y Mclaren y quizá Alonso, y nos encontramos con los Brawn y con noticias acerca de aparatos que se llaman difusores, kers,etc… Aquí van 5 claves para entender la nueva fórmula 1:

Sigue leyendo

La crisis amenaza a los deportes del motor

El deporte del motor está en horas bajas. Seguramente sean los deportes que más van a notar la crisis económica teniendo en cuenta que los equipos más fuertes pertenecen a sector automovilístico. Tras el anuncio de Subaru y Suzuki de abandonar el mundial de rallies y el de Honda de abandonar el de fórmula 1 me pregunto cuál sea el siguiente.Hoy he leído que por primera vez en su historia Toyota anuncia pérdidas.Significa eso que recortará también el presupuesto de cara al mundial de fórmula 1 ¿O simplemente se retirará?

madrid 49 - parque del retiro - jardines de ferraz

¿Es posible que gigantes como Ferrari o Honda se retiren también? Lo cierto es que nadie imagina los mundiales fórmula 1 y de motos sin estos dos equipos respectivamente.Sería como una NBA sin los Lakers o un Mundial de fútbol sin Brasil.

Ahora bien, si en algún momento es posible es ahora. Las grandes compañías del sector como las americanas Ford o Chrisler están ante quizá los momentos mas difíciles de su historia y las grandes japonesas empiezan a sufrir también los estragos de la crisis. Y es que patrocinar equipos de este tipo conlleva un gran gasto, tanto en sueldos de profesionales muy especializados y muy caros(ademas de los pilotos) como gastos de innovación,maquinaria y demás.Es cierto que también tienen una gran exposición al público, que es ademas un público objetivo al que le gusta el mundo del motor.La pregunta es si compensa tener esos gastos a cambio de futuros ingresos por marketing y publicidad.

A la vista de los resultados parece que los equipos ya han hecho sus cálculos y no les resulta rentable mantener un equipo en la élite a cambio de un coste tan alto. Seguramente invertirán menos dinero en publicidad y lo harán a través de mecanismos más baratos, quizá aplicando la rebaja directamente en el producto.De hecho quizá sea este uno de los mejores momentos para comprar un vehículo a la vista de las rebajas y ventajas financieras que ofrecen las compañías.

Veremos en todo caso en las semanas venideras como sigue afectando la crisis y si tendremos que ver un mundial sin los Ferrari. La pregunta es, ¿sufren ellos también la crisis? ¿Las personas que compran Ferraris también tienen miedo a la crisis y consumen menos? Se suponía que los productos de lujo (y Ferrari es mas que eso) no estaban siendo especialmente afectados, aunque después del caso Madoff estoy convencido de que hay menos ricos dispuestos a comprarse un Ferrari y gastar libremente el dinero. Y es que, esta crisis no conoce de estatus económicos,y tras ver como aquellos que pueden permitirse invertir millones de euros en fondos de inversión han perdido su dinero estoy seguro que menos aún.

¿Significa esto que veremos un deporte del motor mas aburrido? Seguramente sea una magnífica oportunidad para cambiar algunas normas e igualar la competición. Como se suele decir lo que no mata engorda y parece que ese será el efecto de la crisis, Esperemos que engordemos todos lo más posible.