El Real Madrid recupera el factor cancha

El Real Madrid salió vivo del infierno griego y ahora tiene la oportunidad de sentenciar la eliminatoria en Madrid, en dos partidos. No va a ser sencillo y aunque el factor cancha debería ser una ventaja, con el nivel de la Euroliga no se aprecia tanto.

Algo de eso hemos percibido en estos dos primeros partidos. En el primero los de Laso salieron dormidos y ya en el minuto 5 habían perdido el partido. Recordó mucho a la final de la Copa del rey contra el Real Madrid. Una ‘pájara’ que luego es imposible de remontar, aunque contra el Barcelona casi se lograse.

Y ayer, con un Real Madrid muchísimo más combativo y centrado, mostrando su mejor versión, esa vena competitiva que ha demostrado Laso durante todos estos años. Y eso es algo que no se puede olvidar, que este Real Madrid lleva compitiendo contra los mejores y ganándolos en ocasiones. Y esa regularidad no es fácil.

Resultado de imagen de felipe reyes panathinaikos

Ayer lo hizo de la mano de Felipe Reyes, absolutamente colosal con 18 puntos y 25 de valoración, pero también dieron un pasito adelante otros veteranos como Carrol y Rudy. La baja de Campazzo se está notando mucho y Doncic tampoco pasa por su mejor momento. Por eso conviene tener una plantilla equilibrada, donde en cualquier momento un jugador pueda asumir la responsabilidad.

El próximo miércoles el equipo tendrá la oportunidad de dejar al Panathinaikos contra las cuerdas y llevar la eliminatoria al 2-1 para luego sentenciarla el viernes. Pero para eso hay que disputar esos minutos sin fallos, con plena concentración, dejándose llevar lo justo por la euforia de jugar en casa y controlando siempre el partido.

Creo sinceramente que el Real Madrid tiene jugadores y equipo para ello. De ser se conseguiría llegar a la Final Four. Ese debería ser el objetivo. Ojalá se consiga

El Fenerbahce paró al Real Madrid

La Final Four volvió a demostrar ayer que es un torneo durísimo, en ocasiones impredecible. Ayer, los dos primeros de la liga regular, los dos mejores equipos del torneo, el Real Madrid y el CSKA de Moscú, cayeron eliminados frente al Fenerbahce y el Olympyakos, respectivamente.

Para los blancos es la tercera Final Four perdida en cuatro años, y de nuevo la sensación de que el Fenerbahce es un hueso demasiado duro para Laso, casi la antítesis del juego que tantos títulos le ha dado al Real Madrid.

ISTANBUL, TURKEY - MAY 19: Bobby Dixon (35) and Bogdan Bogdanovic (13) of Fenerbahce in action against Sergio Llull (23) of Real Madrid during the Turkish Airlines Euroleague Final Four basketball match between Fenerbahce and Real Madrid at Sinan Erdem Dome in Istanbul, Turkey on May 19, 2017.  (Photo by Salih Zeki Fazlioglu/Anadolu Agency/Getty Images)

ISTANBUL, TURKEY – MAY 19: Bobby Dixon (35) and Bogdan Bogdanovic (13) of Fenerbahce in action against Sergio Llull (23) of Real Madrid during the Turkish Airlines Euroleague Final Four basketball match between Fenerbahce and Real Madrid at Sinan Erdem Dome in Istanbul, Turkey on May 19, 2017.
(Photo by Salih Zeki Fazlioglu/Anadolu Agency/Getty Images)

Lo peor de ayer no fue la derrota, sino la sensación de que el Real Madrid no fue capaz de desplegar su mejor juego ni de meterse nunca en el partido. Casi desde el principio, el equipo de Laso fue por detrás. Siempre con la barrera de los 10 puntos, pero a diferencia de la eliminatoria anterior, en la que Olympiakos fue capaz de remontar, en este caso nunca dio la sensación de que los de Laso fuesen capaces de remontar en ningún momento.

Enfrente estaba el ogro Obradovic, el mejor técnico de Europa, especialista en neutralizar al contrario y potenciar las virtudes de su equipo. Ayer lo volvió a hacer y es un firme candidato al título. Laso, en cambio, no fue capaz de sacar lo mejor de sus jugadores. Jugadores destacados como Randolph, Ayón o Doncic no comparecieron ayer, y el equipo lo notó.

La derrota es dolorosa sin duda, casi tanto como ver a Noccioni en el banquillo, no convocado, ante la última oportunidad de su vida de una Euroliga. No se si la presencia del argentino habría cambiado la dinámica del partido. Sí es de esos jugadores, con tanta personalidad y carácter, capaz de eso. En todo caso, lo difícil sería decidir a quién dejar en cambio.

El Real Madrid acaba así su andadura en Europa, tras una muy buena temporada que ha tenido, sin embargo, este final. Tras el título de la Copa del Rey queda la liga, en la que el equipo vuelve a partir como favorito. A Laso como al Real Madrid se le pide la excelencia, y como se suele decir que las finales no se juegan, sino se ganan. Bien es cierto que hay que valorar la temporada completa.

Final Four para el Real Madrid de Laso

Final Four, es decir, semifinales de la máxima competición continental de baloncesto, es una expresión inglesa a la que nos hemos habituado los madridistas en los últimos años. Concretamente con esta participación, el Real Madrid la habrá jugado en 4 ocasiones de las últimas 6.

Debería ser un dato normal para un club de la fuerza del Real Madrid (en fútbol son 7 semifinales consecutivas), pero lo cierto es que no hace tanto el club nadaba en el más absoluto caos, sin rumbo, con constantes cambios de jugadores y de entrenadores, subyugado por el poderío del F.C. Barcelona, con una participación en la Final Four en 16 años, para salir doblemente apaleado por 19 y 18 puntos, en las semifinales y en la lucha por el 3º y 4º puesto.

Ese era el Real Madrid antes de la llegada de Pablo Laso, que ha sido capaz de transformar completamente la sección y convertirla en una sección ganadora, con una nada despreciable cifra de títulos de 5 Copas del Rey, 3 Ligas ACB, 3 Supercopas de España, 1 Euroliga y 1 Copa Intercontinental. Un lustro de títulos a los que he incluido la Copa del Rey de este año y se podría sumar Euroliga y Liga ACB. En la primera el equipo está a dos partidos, y en la segunda queda algo más de mecha.

Captura de pantalla 2017-04-29 a las 13.35.58

El camino no es fácil y los retos son constantes como se vio durante el partido de ayer. El Darussafaka es un equipo rocoso, con jugadores de gran talento individual y con un entrenador top de Europa. Con la eliminatoria 1-1, tras un segundo mal partido muchos volvieron a criticar al equipo, especialmente a Pablo Laso. Injustamente como casi siempre, porque si suyos son los fracasos del equipo, también lo son los méritos. Uno de ellos el de lograr que su equipo gane dos partidos consecutivos en Turquía, para cerrar las series y enfrentarse a otro equipo turco.

Captura de pantalla 2017-04-29 a las 13.47.13

Espera esta vez el Fenerbahce de Obradovic, un equipo durísimo, que ya el año pasado apeó al Real Madrid de la Final Four por un contundente 3-0. Pero en aquellos encuentros el equipo blanco no estaba en su mejor momento, y como se ha visto en los duelos recientes, este equipo es tan bueno o mejor que el de Obradovic. Los precedentes hablan de una victoria en casa por 9 puntos y una derrota en Estambul por 1 punto. Pero eso son justamente precedentes, en partidos además de temporada regular, alejados de la inmensa tensión de una Final Four.

Por fortuna, este Real Madrid ya no es el equipo bisoño de antaño, aquel conjunto de jugadores en su mayoría jóvenes que cogió Laso en los primeros años. Este es un equipo curtido en mil batallas, concretamente en 3 finales de Euroliga, que ha levantado muchos títulos, y que cuenta, para bien y para mal, con jugadores de gran veteranía. Esa falta de energía la ha sabido suplir Pablo Laso rotando mucho al equipo e incorporando a prácticamente todos los jugadores, demostrando gran profundidad de banquillo.

Hablamos de un equipo con una media de edad de 30 años, en el que solamente Luka Doncic desentona con sus 18 años, aunque su comportamiento en la cancha sea el de todo un veterano. Quizá esa pueda ser la gran baza contra el equipo turco, algo más joven, aunque suplido eso por la veteranía y conocimiento del gran Obradovic.

El Real Madrid cae en la Euroliga ante el Fenerbahce

El campeón de la pasada Euroliga, el Real Madrid cayó ante el Fenerbahce turco por 3-0, tras perder en casa. El resultado es duro y habla de la diferencia actual entre los dos equipos. La principal, la frescura de uno y otro equipo. Da la sensación de que el Real Madrid lleva nadando toda la temporada para ahogarse finalmente en la orilla, a las puertas de la Final Four.

Real-Madrid-Fenerbahce

Real-Madrid-Fenerbahce

Lo cierto es que toda la temporada ha sido un suplicio, especialmente la Euroliga donde el Real Madrid ha ido pasando hasta las siguientes rondas siempre al límite. Y cuando finalmente ha tenido un rival como los de Obradovic, ya no ha sido capaz de buscar las fuerzas de flaqueza.

Mientras que el Real Madrid jugó un partido el pasado domingo, los turcos llevan aplazados sus dos últimos partidos de liga. Sin duda, la diferencia física se notado, y no es que sea una excusa, es una realidad. Y así lo reflejan los porcentajes de tiro del equipo de Laso, pésimos durante estos tres partidos contra los turcos.

El equipo afronta este final de temporada exhausto, principalmente por no haber tenido descanso sus principales jugadores. Algunos como los españoles tras jugar el Eurobasket hasta su final, y otros jugadores importantes de equipos Latinoamericanos como Ayón o Noccioni. Para todos ellos la temporada ha seguido con la Intercontinental y la Supercopa y vuelta a empezar.

Y eso, para un equipo que además es veterano, y que no ha acertado con los fichajes, es un enorme handicap. Felipe Reyes y Noccioni tienen 36 años, Carrol 33, Maiculis, Ayón y y Rudy Fernández 33. Y del resto varios rozan la treintena y pocos tienen menos de 24 años, solamente la joya Doncic y Willy Hernángomez.

Por ahí vienen las responsabilidades de Pablo Laso, que no ha sabido o no ha podido rotar lo suficiente a esta plantilla para que siguiese siendo competitiva. Los fichajes de Thompson, Taylor y Ndour no han supuesto el salto de calidad esperado. Y a la hora de la verdad no han sido jugadores con los que se ha contado para partidos importantes.

Pero este Real Madrid nos han dado a todos los aficionados muchas alegrías y sobre todo motivos de sobra para estar orgullosos porque siempre han luchado hasta el final. Aunque como ayer se acabase perdiendo.

Todavía queda la liga y se puede ganar, aunque va a costar muchísimo esfuerzo. Y a partir de ahí, el Real Madrid se deberá plantear una renovación de la plantilla.

La tercera Final Four consecutiva para el Real Madrid

Sabíamos la ciudad donde se iba a disputar la Final Four, en Madrid, y ya sabemos los 4 equipos que a disputarán: Real Madrid, CSKA de Moscú, Olimpiacos y Fenerbahce. Excepto el equipo turco, los otros 3 vienen frecuentando esta final los últimos años. El equipo griego ha ganado 2 de las tres últimas, mientras que el equipo español ha sido subcampeón en las últimas dos ediciones. Por su parte, los rusos, casi siempre con el mayor presupuesto solamente ha alcanzado una final en los últimos años.Cada equipo presenta una característica propia que hace de los cruces, Real Madrid- Fenerbahce y Olimpiacos.-CSKA Moscú interesantes duelos.

Emparejamientos Final Four 2015

Emparejamientos Final Four 2015

 Los españoles juegan en su casa, con el lastre de las dos últimas derrotas y con la sensación de que  ya por fin toca que llegue su momento. No obstante, el factor campo es un arma de doble filo, y en absoluta garantiza la victoria.

 Les estará esperando con la pizarra el mejor entrenador europeo de la historia, Obradovic, fichado por los turcos precisamente para hacer lo que ha logrado, llevar al equipo a la élite europea. Nadie como él para hacer a un equipo con buenos mimbres de campeón.

 En el otro lado del cruce se mezcla el corazón griego del inefable Spanoulis, un Navarro heleno, un jugador histórico con una plantilla venida a menos pero repleta de intensidad. Al frente, los fríos rusos, con Kirilenzo a la cabeza y con el base Nando de Colo, un francés para aportar algo de calidez al juego. Un equipo fuerte, con altura que desde hace tiempo se desmorona en esta fase de grupos, incapaz de alcanzar el que debería ser su techo, ser campeones de la Euroliga.

 Antes de llegar a esto, el Fenerbahce eliminó al actual campeón de Europa, al Maccabi electra, el Olimpiacos le dio la vuelta al factor cancha eliminando al Barcelona y el CSKA se deshizo de otro clásico, el Panathinaikos. Finalmente el Real Madrid impuso su calidad y el factor cancha para derrotar al Efes Pilsen.

 En baloncesto, en este tipo de partidos, difícilmente se puede apostar por alguien y menos con estos 4 equipos que reúnen todos los ingredientes para ver unas apasionantes semifinales.

 Evidentemente el Real Madrid es un firme candidato. Se ha mostrado en partes de la serie contra el Efes Pilsen como un equipo firme, aunque con la irregularidad habitual. Tiene una inmensa calidad, especialmente en el equipo exterior, pero necesita la aportación de los interiores, si quiere competir en este tipo de partidos. Como se vio en las finales del año pasado, es posible derrotar al rival a base de acierto exterior como ocurrió en las semifinales contra el Barcelona, pero repetir ese nivel de acierto durante dos partidos consecutivos ante grandes equipos es ciertamente difícil.

 Y ahí deben entrar otras armas, como balones a los pivotes, intensidad defensiva, jugadas de estrategia y sobre todo mucha inteligencia y sangre fría. No tengo dudas de que el Real Madrid ya tiene esa experiencia adquirida tras duras derrotas. Además, se le suma la experiencia de Noccioni, un perro viejo en el baloncesto, algo que a la hora de la verdad, como se ha demostrado en esta serie da mucho más que un puñado de puntos.

 El 17 de mayo se sabrá el campeón y ojalá que sea el Real Madrid. Ya toca.

Segunda Final Four consecutiva y venganza contra el Olympiacos

El Real Madrid se clasificó esta tarde para la Final Four en Milán, eliminado al actual campeón de Europa, el Olympiacos, el mismo equipo que el año pasado le privó del título. En su tercera participación en los últimos 4 años se  encontrará a los mismos participantes del año pasado con la inclusión del Maccabi de Tel Aviv. Completan la tabla de rivales, el Barcelona y el CSKA de Moscú en la tercera Final Four consecutiva de ambos.

 Cuatro aspirantes y un solo campeón, en unas finales en las que quizá es el equipo israelí el que parte como el menos favorito. El Real Madrid, con solo 5 derrotas en toda la temporada sería el favorito aunque no muy por delante de los rusos y el Barcelona. Los dos equipos cuentan con grandes plantillas.

 El Real Madrid ha necesitado 5 partidos para llegar hasta una nueva final, un hito importante que ratifica que este equipo ya está en la élite europea. Falta el título que lo corrobore, aunque si en algún momento debería lograrse es ahora, con un equipo con una gigantesca calidad técnica, con los sistemas de Laso aprendidos y con capacidad de lucha y motivación, como se ha demostrado en esta eliminatoria.

 El equipo blanco ha encontrado en el equipo griego a un dignísimo rival que le ha obligado a jugar su mejor baloncesto. Lo otro, lo de apalizar a los rivales empezaba a parecer algo irreal. Y lo era, porque el baloncesto europeo todavía tiene suficiente nivel para que 5 o 6 equipos estén parejos. Y los griegos llevan años en la élite, siempre con equipos ultra competitivos. Por eso, la victoria sufrida, en un quinto y difícil partido, sabe mejor.

 Es cierto que el equipo parece llegar cansado al final de temporada. Las bajas de Draper y Carrol no han ayudado, pero es el momento clave y donde se juegan los títulos, y estos jugadores tienen que demostrar ahora no solo su calidad sino su hambre de gloria.

 Podría señalar el desempeño individual de los jugadores pero sería injusto. Prefiero quedarme con la magnífica labor de equipo, con el aporte de todos los jugadores y con la afición madridista.

La Final Four 2012

Se disputa esta tarde la Final Four entre los dos mejores equipos del continente, el CSKS de Moscú y el Olimpiacos tras vencer respectivamente al Panathinaikos y al Barcelona. Los cuatro equipos dominantes en Europa y presentes en los últimos años en el baloncesto europeo.

 La final de esta tarde tiene como favorita al equipo ruso, muy reforzado este año con Kirilenko, la auténtica estrella de esta Euroliga y otros jugadores de nivel. Sin embargo, Obradovic les planteó una difícil semifinal como corresponde al mejor entrenador europeo de la historia. El resultado ajustado y el sufrimiento de los rusos no merma no obstante su condición de favoritos.

 En la otra parte del cuadro el Barcelona confirmó que empieza a necesitar una renovación. Con Navarro en su recta final y con varios jugadores por debajo de su nivel sufrió ante el equipo griego que fue superior durante todo el partido.

 La Euroliga también ha demostrado durante estos días como deberían hacer las cosas profesionalmente por ejemplo en el fútbol. Como una organización perfecta los Platini y compañía tienen mucho que aprender de una competición cada vez más profesionalizada y cercana a la NBA. Faltan por supuesto las figuras de allí pero este año el nivel de los equipos ha deparado grandes partidos.

La final Four del Real Madrid

Tiempo atrás el Real Madrid ganó una Copa de Europa de la mano de Sabonis y Arlaukas, dos de los mejores jugadores que han pasado por la liga española y por Europa. Y mucho más atrás, el Real Madrid dominaba  Europa con mano de hierro gracias a otros jugadores no menos míticos. Eran tiempos en los que el equipo blanco contaba con las máximas figuras del contienente, con refuerzos americanos de nivel. Tiempos en los que la sección de baloncesto daba tanta gloria como la de fútbol, o más si cabe.

Hoy en día, la sección de baloncesto, deficitaria, lucha por hacerse un hueco entre tanta estrella en el fútbol. Y lo hace gracias a una plantilla joven que poco a poco ha ido madurando hasta alcanzar una Final Four, a la cuál es mñás difícil llegar que ganar. Se trata en realidad de dos partidos, un obstáculo menor si se tiene en cuenta lo pasado hasta llegar hasta ahí. Eso sí, dos partidos contra los 3 mejores mejores equipos de Europa del momento, con plantillas más experimentadas que la madridista y con recursos de sobra para plantear partidos durísimos. Aún, así, el primer obstáculo…

El Real Madrid debe aprovechar su solidez defensiva y su superioridad en el rebote gracias a los pivots pero tambien a la aportación de Suarez y Velickovic. También es el momento para ver el estado de madurez de jugadores como Sergio Rodriguez o Llul. E incluso puede ser  una prueba de fuego para comprobar si Mirotic es más precoz aún de lo que parece. Con todo, el Maccabi, el primer rival tiene jugadores como Pargo en el exterior o Schorsianitis(baby Shaq) en el interior, que si tienen el día pueden suponer un gran problema.

De los 4 equipos se juegan esta final, el Real Madrid es con diferencia el que cuenta con menos experiencia en este tipo de partidos, tanto a nivel jugadores como entrenadores. Y por ahí se puede empezar a decantar un partido. Por el contrario, equipos como el PAO cuentan en sus filas con media docena de jugadores que ya saben lo que es jugar este tipo de partidos, y sobre todo con un entrenador, Obradovic que las ha visto de todos los colores. No es casualidad que busque su octavo título continental en esta competición.

Aún así, la ventaja que tiene el Real Madrid es que es un equipo impredecible que con viento a favor es muy potente, con jugadores fuertes y rápidos. Además, en estos partidos no cuentan los precedentes. Solamente importan las canastas conseguidas.

Así pues, hoy a partir de las 21 veremos si el Real Madrid puede dar la sorpresa y plantarse primero en la final y luego ganarla. Aunque no podemos negar la dificultad de lograr este reto.

Comienza la Final Four:hagan juego

La Final Four celebrada en París es una de las mejores oportunidades para ver baloncesto europeo del bueno. Hay representantes rusos, serbios, griegos y españoles. Lo mejor de cada casa pero con un favorito, el Regal Barcelona.

Concretamente se paga la victoria de los azulgrana a 1.65 seguida por la del Olympiakos a 3.25. Después la del Csk a 6 y el Partizan a 15. Es decir que si hacemos caso a las casas de apuesta que viven de esto, la final sería Barcelona-Olympiacos.

No cabe duda de que el Barcelona tiene la mejor plantilla de todas, como demuestra en la liga y ha demostrado en los duelos contra el Real Madrid. Y sin embargo, lo bonito del baloncesto y concretamente del formato Final Four, es que es a un partido y puede pasar cualquier cosa.Un buen día de las estrellas del Csk pueden eliminar al Barcelona, e incluso un fin de semana entonado de los jóvenes del Belgrado puede provocar una avalancha de triples.Nada es seguro, y yo apostaría ese euro al Belgrado.Aunque sea por beneficio-riesgo.

En el primer duelo que se juega a las 18 veremos por parte del Barcelona a Ricky con todas las luces enfocándole.Es su momento, ya está bastante maduro y tiene el apoyo de una plantilla descomunal. Le acompañaran casi seguro Navarro y Pete Mickeal. El CSKA apoyado en la distancia por Messina (y muchos madridistas supongo) tendrá de nuevo en Siskauskas a su mejor hombre.

En la otra semifinal disputada dos horas más tarde por parte del Olympiakos jugadores como Vujavic o Childress y las típicas perlas serbias, todos futuros Kukoc.

Como digo, para los amantes del baloncesto una buena oportunidad para disfrutar baloncesto FIBA del bueno, alejado de la espectacularidad de la NBA pero con un baloncesto más auténtico, más puro, al menos para mi gusto.

Que gane el mejor.Yo ya he hecho mi apuesta por el Partizan.¡Arriesgada pero beneficiosa!