El Real Madrid declara unos beneficios de 42 millones de euros

Con un beneficio neto de 42 millones, el Real Madrid sigue consolidándose como un club con una inmensa capacidad de generar ingresos, incrementándolos año a año; esta vez con cerca de un 9%.

Sin duda, esa sostenibilidad financiera y el radical cambio que ha transformado al Real Madrid hasta convertirlo en el club deportivo más rico del mundo, es la gran herencia de Florentino Pérez.

Captura de pantalla 2015-09-03 a las 12.43.21

Pero en el éxito lleva este Real Madrid de Florentino Pérez la penitencia y esa superioridad económica no se ha traducido en superioridad deportiva. Algo que muchos detractores le echan en cara al mandatario blanco, no sin razón.

Analizando de donde viene este Real Madrid y donde venía, la estrategia de Florentino Pérez pasaba por una clara apuesta por los denominados galácticos, es decir, fichajes de jugadores mediáticos, tanto por su impacto deportivo como económico a través de un incremento de la imagen de marca.

El fichaje de Figo fue el que puso a Florentino Pérez en el mapa mundial. Después seguiría una larga lista: Zidane, Ronaldo, Bechkam, Owen o Cristiano Ronaldo, Kaká y Bale en una segunda etapa. Todos ellos cracks mundiales con una inmensa repercusión mundial. El objetivo era fortalecer el equipo deportivamente con jugadores de indudable calidad, y al misma tiempo fichar a jugadores que incrementarían los beneficios en las arcas del club.

galc3a1cticos

A fe, que el presidente ha logrado el segundo objetivo. No hace tanto tiempo, el Madrid tenía que mirar hacia arriba para observar al Manchester United y como dominaba el mercado asiático, liderando los ingresos en todas las categorías.

El problema, es que junto con ese logro, el Real Madrid no ha aprovechado para tener una clara etapa de dominio deportivo. Tampoco nos engañemos en este campo, dado que comparativamente los resultados deportivos de Florentino en sus respectivas etapas no son peores que los de Calderón o Lorenzo Sanz. Y si en la comparativa sale perdiendo con Mendoza y sus ligas ganadas, no olvidemos que su Real Madrid estuvo hasta 32 años sin ganar la Copa de Europa.

Si en la primera etapa de Florentino Pérez, el equipo no fue capaz de marcar una época con un dominio apabullante, fue por alguno de los mismos factores que ha propiciado que en la segunda etapa no se exprima la calidad de las plantillas. Quizá  Florentino a veces haya obviado algunos factores intangibles del fútbol: determinados liderazgos, la estabilidad del vestuario, entrenadores…Los cromos que sobre el papel son netamente mejores a veces no funcionan igual en otro contexto. El mejor ejemplo es la comparativa con el baloncesto, donde la estabilidad y fichajes críticos han acabado dando títulos importantes y ese predominio buscado.

En la sección de fútbol, sin duda han existido otros factores, como la irrupción del mejor Barcelona y del mejor Messi.  La indudable influencia del argentino tiene un reflejo parecido al impacto de Di Stefano.

Y evidentemente, también la competitividad de otros clubes que ahora mismo están a un nivel económico similar al del Real Madrid. Podemos afirmar que si el Real Madrid no hubiese hecho esa transformación económica desde un club centrado únicamente en los aspectos deportivos hasta lo que es hoy, ahora mismo no sería competitivo. No podría competir con clubes como el City o el PSG a la hora de fichar a los mejores jugadores. Justamente lo que hemos visto ahora con el mercado, con fichajes de jugadores  con sueldos y traspasos desorbitados.

La gran asignatura de Florentino Pérez es lograr varios años de dominio deportivo, y eso es difícil lograrlo sin estabilidad en el vestuario. A veces es mejor no tener al mejor portero posible a cambio de tener a otro que ya se ha adaptado al club como Navas. No siempre los fichajes rinden al momento y el coste de adaptación influye en el equipo. Por eso, este Real Madrid, con pocos retoques respecto al año pasado, excepto portero, entrenador y más banquillo, tiene opciones de ser ese equipo dominante.