Zinedine Zidane, Supertar

Zinedine Zidane, Superstar es el estribillo de una sencilla canción, muy de moda ahora en las redes, y que se limita a enumerar a casi todos los grandes futbolistas de la historia (y algunos otros) y a repetir ese pegadizo estribillo.

Posiblemente sea la mejor representación de lo que significa Zidane para el madridismo y, sobre todo ahora, tras su retorno. Si en el imaginario colectivo blaugrana, el gran mito de la transformación del club fue Johan Cruyff, sobre todo a través de su legado como entrenador, en el Real Madrid la figura del francés se ha convertido de alguna manera en su homólogo.

Reconociendo la grandeza de otros dos jugadores por encima de la de Zidane, Di Stéfano y Cristiano Ronaldo, el francés con sus tres Champions consecutivas se ha convertido en algo más, en una suerte de mito fundacional.

Una personalidad mágica, capaz de lograr milagros, con todo lo que eso significa en un deporte como el fútbol. Y si algún club se une al de la magia y los milagros es el del Real Madrid, y mucho más tras el famoso minuto 92:48 con el gol de Ramos. Zidane estaba allí como segundo entrenador, y después lo estuvo como primero, resucitando a un equipo que parecía muerto con Benítez, en un cambio de ciclo imparable. Como ahora.

La vuelta del francés a un equipo sin aspiraciones esta temporada, eliminado de todo y sin opciones en liga, debería ser tan deprimente como la de cualquier otra figura. Pero aún así, gran parte del madridismo ha abrazado la vuelta de Zidane como la del curandero mágico capaz de curar las enfermedades más malignas. Como decía Alvaro Odriozola en una entrevista reciente en La Galerna, “Es como un título”.

Zidane puede rescatar a los jugadores irrecuperables, mejorar a los jóvenes, conseguir títulos, fichar a Mbappé, levantar la decimocuarta, e incluso lograr el triplete. El mito de Zizou sigue intacto y en el imaginario popular su nombre se une como ninguno al éxito.

Su volea imposible en la final de Glasgow es la prueba manifiesta de su capacidad de lograr lo imposible. Y las tres champions consecutivas lo ratifican. ¿Por qué no lograr cualquiera de los deseos mencionados? La vuelta de Zidane ha sido la carta comodín de Florentino Pérez, que no quiere quemarla en exceso y por eso hará un esfuerzo para que los milagros a realizar sean más sencillos, con al menos 3 o 4 fichajes ilusionantes y de renombre.

Y en eso, el francés también es milagroso, porque va a tener a sus pies a un presidente difícil como pocos, Florentino Pérez. Zinedine Zidane logró con su marcha y con su vuelta, que el presidente le otorgue (casi) plenos poderes deportivos.

Ya hemos visto el último partido la resurrección de Isco y de Bale. ¿Casualidad? ¿Mérito de Zidane? ¿Será la flor? Todo eso y más, sin duda, porque Zinedine Zidane, superstar ha vuelto, como en la canción y todo es posible. Mañana lo comprobaremos.

El hundimiento del Real Madrid

Pjanic celebra el gol en el Bernabéu. Foto: Ligue 1Era un miércoles a las 20:45, la extinta hora Champions, un 10 de marzo, y el segundo proyecto de Florentino Pérez parecía empezar hundiéndose. Fallaba su primera reválida de verdad, los octavos de final de la Champion League, segundo fracaso de la temporada, tras el famoso alcorconazo. Una fase de grupos que el club no pasaba desde hacía 5 años, cuando el primer proyecto de Florentino había comenzado a hundirse. El resultado a remontar era un 1-0 y el equipo acabó empatando a pesar de adelantarse en el marcador Cristiano Ronaldo, con un balón al palo de Higuaín en el recuerdo del madridismo.

Hoy, 9 años después, el equipo vuelve a caer en octavos de final ante un rival, a priori sencillo, el Ajax, como aquel Olympique de Lyon, aunque esta vez el resultado es infinitamente más estrepitoso. Sin embargo, aquello se vivió con la misma indignación porque a pesar de la fabulosa inversión en jugadores, el club seguía sin ser capaz de superar esa fase de grupos por sexto año consecutivo. El intento de reflotar al equipo por parte de Florentino Pérez parecía no surtir efecto, y el club seguía deportivamente hundido.

Resultado de imagen de real madrid ajaxHoy, la indignación es por el resultado y por la costumbre (mala) de llegar a semifinales y de ganar Champions. Ocho semifinales y cuatro títulos levantados acabaron avalando aquel proyecto que se empezó a construir con la derrota del Real Madrid de Pellegrini y que acabó con el Real Madrid completamente reflotado, convertido de nuevo en un trasatlántico. Concretamente el mejor y más bonito de Europa.

Hoy, mientras el barco sigue hundiéndose poco a poco, ya se empieza a pensar en cómo reflotarlo y construir otro proyecto desde esta derrota. El apabullante 1-4, un resultado sin paliativos, con un Ajax que fue hoy mucho mejor y también en la primera parte en la ida, deja hundido un proyecto en el que apenas unos cuantos eran capaces de agarrarse al mástil sin ahogarse.

Se acabó un ciclo maravilloso que se empezó a construir aquel 10 de marzo de 2010 y con la posterior llegada de Mourinho, Ancelotti y Zidane. El proyecto tuvo como base aquellos jugadores fichados en ese verano (especialmente Cristiano Ronaldo, Benzema y Xabi Alonso) y otros que fueron llegando (Bale, Modric, Kroos, Varane, Casemiro o Carvajal) más algunos que ya estaban como Pepe, Marcelo y Ramos. Un elenco de jugadores de gran calidad, que fueron adquiriendo competitividad también a base de alguna dolorosa derrota (5-0 en el Camp Nou o la eliminación en semifinales contra el Bayern de Munich).

De aquel grupo, ya este verano se marcharon algunos imprescindibles como Cristiano Ronaldo o Pepe, en menor medida. Y otros empezaron a coquetear con su marcha como Bale o Modric. Un grupo saciado de Champions League y de muchos trofeos (no de ligas) y que en años anteriores y que ya esa misma temporada había dado muestras de agotamiento.

La apuesta conservadora del club, mezcla de confianza en la plantilla, pocas ganar de gastar dinero en un mercado inflacionista y confianza en los títulos pasados como colchón ha salido estrepitosamente mal. También la apuesta en un entrenador como Lopetegui e incluso poner de sustituto a Solari, aunque sería muy injusto culpar al argentino, cuando ya heredó un proyecto medio hundido, con más agua dentro que fuera.

Pero fue el día que Zidane anunció su marcha cuando el barco empezó a zozobrar y producirse las primeras grandes grietas.Y hasta hoy, con el club hundiéndose a estas horas irremisiblemente hasta las profundidades de la derrota y del negro océano.

Fue posiblemente la apuesta del año pasado por un conjunto menos competitivo lo que empezó a crear esas grietas. Son siempre aseveraciones a toro pasado porque algunos ya veían el fin de ciclo en 2014. Y son además conclusiones siempre ventajistas puesto que el corto plazo choca con el largo, al igual que las necesidades financieras y deportivas no siempre son las mismas.

Lo cierto y real es que esta temporada ha sido calamitosa y hay cierta sensación de vuelta a un 2010, que creíamos ya muy lejano, aunque por el camino hemos vivido el mejor ciclo histórico en Europa en los últimos 50 años.

En ese hundimiento han colaborado indudablemente las dos derrotas contra el Barcelona, en liga y en copa. El sueño de cualquier culé era precisamente ese, ayudar a hundir al Madrid (bueno ese y ganar 3 Champions seguidas y una al Madrid si es posible). El efecto anímico de ambas derrotas, especialmente la primera, dejó ya a la actual plantilla en mínimos emocionales y futbolísticos, achicando tanta agua que era prácticamente imposible dedicar los esfuerzos a recuperar la fuerza necesaria.

Ese golpe de gracia ha dejado al Real Madrid tan tocado que los 90 minutos de hoy no son más que un innecesario tiempo extra, innecesariamente cruel para el tricampeón de Europa, y para la mejor generación de jugadores que hemos visto muchos madridistas. Como el boxeador noqueado, que solo espera irse a casa, pero al que le queda otro asalto, y tiene que ver cómo su rival va como un vendaval a rematarle y dejarle herido de muerte. Y como era el Real Madrid, ninguno quisimos tirar la toalla y anular el combate, aunque era evidente que el equipo ya no podía más.

spain-soccer-champions-leag-jpg_9410438_20190305224948

Solari, probablemente no quería tampoco tirarla y quiso morir con lo puesto. Esto es, su equipo base, el mismo que le había ayudado a remontar en liga, hacer un gran partido en el Camp Nou y ganar en el Wanda. Y el mismo, o parecido, que había también caído claramente contra el F.C.Barcelona en dos partidos, principalmente por la falta de gol, uno de los grandes problemas del equipo aunque desde luego no el único, porque el equipo encaja goles con una facilidad asombrosa.

Era una última apuesta al todo o nada. A blanco o negro. Buscar un par de buenos golpes y seguir pasando rondas. Ya funcionó en el pasado. Pero ha salido cruz, un partido negro, con el equipo fundido y ya aturdido a los 8 minutos con un gol tempranero del Ajax. ¿Era una repetición de las eliminatorias del año anterior del Bayern y de la Juventus? No. No lo era, porque el equipo no tenía ni fuerza ni ganas para remontar.

Podría señalar el mal partido de muchos pero me quedaré con el bueno de Modric, de los pocos que compareció durante los 90 minutos. El sí intentó liderar al equipo, pero a diferencia del año anterior, en circunstancias parecidas cuando el equipo perdía en el Bernabéu, le faltó la presencia aún más carismática de dos jugadores imprescindibles para entender este ciclo victorioso: Sergio Ramos y Cristiano Ronaldo. El segundo, el primer en irse del proyecto, y el primero, fuera por considerar hecho ya hecho el pase, en un error de soberbia imperdonable. Más allá del croata, un peleón Reguilón y un Benzema intentando hacer algo que no lleva en la sangre, que es liderar, aunque lleva todo el año intentándolo.

Ahora toca reunir al mejor equipo de expertos e ingenieros para reflotar un barco hundido en las profundidades, y que seguramente durante los próximos meses de primavera se seguirá hundiendo hasta tocar fondo definitivamente. En ese momento habrá que rescatarlo. Costará mucho dinero, habrá que sustituir a parte de la tripulación que no ayudó a que no se hundiese, cambiar al capitán del barco y renovar también otras estructuras del proyecto. Y quién sabe si incluso se querrá cambiar al armador, aunque eso ya serían palabras mayores.Un trabajo arduo que ya se hizo en 2010, con el armador Florentino Pérez, pero que costó varios años de trabajo y mucho dinero.

Nueve años después, un 5 de marzo de 2019 a las 21:00, la nueva hora Champions, acabó de hundirse, otra vez, el trasatlántico más exitoso y potente de Europa, un barco llamado Real Madrid. Y lo ha hecho para volver a ser reflotado, quién sabe si en 10 años o en 32. Pero sí tenemos la certeza de que tarde o temprano el Real Madrid volverá a navegar de nuevo por las aguas de la Copa de Europa a la máxima velocidad.

¿Cuál es el futuro del Real Madrid?

La salida de Lopetegui y la llegada temporal de Solari, que parece un parche a la espera de otro entrenador, parece dejar al Real Madrid contra las cuerdas, en una gran crisis. El estupor entre los aficionados blancos es grande y la desorientación es total. ¿Que va a pasar? ¿Se disolverá el Real Madrid como club? ¿Volverá a ganar algo alguna vez?

Estas preguntas retóricas son por supuesto exageraciones, pero no están tan lejos del pensamiento de muchos aficionados que se sienten perdidos, desesperanzados. Sin ir más lejos, una amiga, seguidora del Madrid desde hace década y media, me decía lo siguiente: “El Madrid nunca ha estado tan mal”, “un barco a la deriva”, “vaya despropósito”, “¿Cuando se va Florentino?”.

Resultado de imagen de crisis real madrid, florentino

Esto es lo que se llama un pensamiento cortoplacista, temporal, que ha borrado el pasado más reciente y también el más lejano. Se olvidan años de sequías deportivas, años en los que el club estaba financieramente quebrado, años en los que el nivel deportivo de la plantilla era inferior al de los mejores clubes europeos, cayendo con sonrojo en las rondas iniciales de la Champion League. 

Solo existe el aquí y el ahora y todos paremos convenir en que ese inmediato presente es nefasto para el Real Madrid. Al menos el presente deportivo, con un equipo que ha encadenado 5 derrotas en 6 partidos y que afronta el resto de la temporada con un entrenador nuevo.

El futuro deportivo es desolador y el club necesita una gran transformación. Podría ser una conclusión en vista de lo observado en este último mes y medio. Florentino Pérez no sabe lo que hace, la mayoría de los jugadores no valen y esta crisis, inédita, lleva al club a tomar decisiones drásticas antes de que sea demasiado tarde.

La ‘milanización’, o lo que es lo mismo, pasar de ser un club dominante a un club mediocre, acecha, está cada vez más cerca, como una sombra que lleva persiguiendo al Madrid durante las últimas décadas

Pero lo cierto y real es que los hechos muestran todo lo contrario. La milanización está más lejos que nunca, la plantilla del Real Madrid pocas veces tuvo tanto nivel y Florentino Pérez sigue siendo el mejor presidente posible para este club, aunque por el camino haya cometido errores.

Resultado de imagen de florentino tres champions

El problema por tanto es de percepción del aficionado, que quizá ahora se de cuenta de que volverán a pasar muchos años antes de que el club vuelva a experimentar un ciclo tan exitoso como el pasado. La obtención de tres Champions League consecutivas y el claro dominio europeo de la mano de un entrenador carismático como Zidane y el mejor jugador de la historia blanca, Cristiano Ronaldo, es un hito difícil de repetir. Y por eso, todo lo que venga después es necesariamente peor.

Sin duda, nadie esperaba que “ese peor” fuese en realidad “este nefasto”. Yo al menos pensaba en una transición más suave, menos brusca. Pero estos dos meses malos no convierten de pronto a un club exitoso en un club decadente. La misma historia reciente del Madrid muestra como un equipo deportivamente muerto con Benítez, fue después capaz de enlazar el mejor ciclo de éxitos de los 50 últimos años. Y entonces, se decía exactamente lo mismo que ahora: Florentino Pérez debe dimitir, hay que echar a media plantilla, el Real Madrid se va a milanizar.

Y esos pensamientos, lógicos desde el punto de vista del aficionado, tienen solamente en cuenta el inmediato desempeño deportivo. El corto plazo más absoluto. Por supuesto no hay en ese análisis indicadores financieros, de marketing, análisis ponderados de la plantilla, del mercado, etc…He visto al mismo aficionado increpar a un jugador y pedir su venta, para a continuación después de un gol, decir que es el mejor. Para el aficionado el fútbol es un vaivén de emociones, sin ápice de análisis racional.

¿Y cuáles son los hechos? El primer hecho es que el Real Madrid hace 5 meses era campeón de Europa por tercera vez consecutiva. La misma plantilla hoy en día no puede ser de pronto una plantilla de jugadores que no valen. La mera baja de Cristiano Ronaldo no devalúa individualmente a cada jugador. Es cierto que  hace la plantilla colectivamente mucho más frágil, pero todos esos jugadores nominados a todos los premios europeos no pasan de repente a ser jugadores que no sirven para el Real Madrid.

El hecho de haber ganado estas tres copas de Europa aleja al Madrid del concepto de milanización, que es precisamente lo contrario, ser un club con gran historia pero irrelevante en las grandes competiciones. Y el Real Madrid durante estos años ha sido  un equipo imponente en Europa, no así a nivel doméstico. Un equipo diseñado para ganar la competición más importante del mundo: el equipo más  dominante en Europa en los últimos 50 años.

Deportivamente el equipo tendrá que encontrar su rumbo tras la marcha de dos piezas básicas como Zidane y Cristiano Ronaldo. Y no va a ser sencillo. Se apostó por Lopetegui pero salió mal, seguramente porque dentro de esa apuesta se hizo otra como la de traer a los mejores jóvenes. Jugadores de gran calidad y de gran futuro pero que a día de hoy no han sido capaces de apretar lo suficiente a los titulares para subir el nivel de la plantilla.

A nivel financiero las cuentas del club hablan de un superávit y una caja suficiente para afrontar fichajes relevantes. El club tiene controlada la masa salarial y es capaz de realizar mejoras sin que ese baremo se vea en peligro. Y esas cuentas permiten también pedir un préstamo para ampliar y mejorar el estadio, y mantener la solvencia económica. El estadio no es un capricho de Florentino Pérez como tampoco lo es no realizar fichajes. La construcción del estadio es necesaria para seguir dotando al club de nuevos ingresos. Es lo que se llama una inversión.

Resultado de imagen de florentino perez, promesas

Mientras que la no inversión en fichajes responde a una estrategia muy conservadora en un mercado altamente inflacionista. Y ahí, quizá el club ha llevado al extremo el aprovechamiento de los activos actuales, algunos de los mejores futbolistas en sus puestos, esperando con paciencia la maduración de jóvenes como Asensio, Ceballos, Valverde, Vinicius, Rodrigo, Odergaard, Theo, Llorente o Vallejo. Pero lo cierto es que en momentos de derrotas es difícil apostar por los jóvenes, y también lo es hacerlo cuando se compara a cualquiera de esos futbolistas con un 11 titular de jugadores que acumulan casi todos tres o cuatro Champions, y varios son ya leyendas del club.

Resultado de imagen de vinicius, rodrygo, valverde

El análisis de un equipo de fútbol no puede hacerse meramente por sus resultados deportivos inmediatos. Aunque eso es lo que a día de hoy da la medida del éxito, los resultados deben analizarse a lo largo de un ciclo de varios años. Porque el fútbol son ciclos. Y el Real Madrid, que viene de un ciclo tremendamente exitoso, es muy posible que tenga por delante un ciclo mucho menos exitoso. Lo importante es que el club este preparando ya los cimientos deportivos y financieros para el próximo ciclo ganador.

Y sí, puede ser que en el camino y teniendo sobre todo el corto o medio plazo, determinadas decisiones hayan sido erróneas. A veces una misma decisión es perjudicial a corto plazo pero beneficiosa a largo, como podría ser la venta de Cristiano Ronaldo o la apuesta por jugadores muy jóvenes, o la propia apuesta del club de no fichar todavía e invertir parte de dinero en un estadio nuevo.

Cristiano Ronaldo se marcha del Real Madrid

Cristiano Ronaldo ya es exjugador del Real Madrid. Nueve años después y tras un verano tras otro de rumores de su salida, finalmente ha sido el 2018 el verano de su adiós definitivo.

Se marcha así el mejor jugador del mundo en la actualidad, como así atestiguan sus dos últimos balones de oro del 2016 y 2017. Y se marcha uno de los mejores jugadores de la historia del Real Madrid, en disputa con el mítico Alfredo Di Stéfano.

De ese tamaño es el hueco que dejará Cristiano Ronaldo, porque para calibrar su marcha la única referencia posible es la del argentino que hizo grande al Real Madrid. El portugués ha sido la piedra angular de este Real Madrid, ganador de 4 de 5 Champions, logrando durante todos estos años 450 goles, siendo el máximo goleador de la historia del club y habiendo logrado todos los títulos y toda clase de records.

Resultado de imagen de cristiano ronaldo presentacion real madrid

Llegó a un Real Madrid decadente, acomplejado y dominado por el mejor Barsa de la historia. Lo hizo como el mejor del mundo, ya en aquel momento, liderando al Manchester United. Fue un reto tan grande como su salida del Sporting de Lisboa, aunque esta vez tenía la misión de devolver al Real Madrid al primer lugar. Y se va habiendo logrado esa misión, como buque insignia del club.

Su adiós coincide con el mejor momento del club a todos los niveles: deportivos, económicos y sociales, aunque en un entorno cambiante, con la llegada de clubes potentes económicamente de la mano de jeques y millonarios y con una Premier dominante financieramente. En ese contexto de cambio de las circunstancias hay que encuadrar la conveniencia de su venta.

img_jagsirvent_20151017-175643_imagenes_md_propias_jagsirvent_a45-kWVE-U458179634138q-980x554@MundoDeportivo-Web

Su marcha se une a la de Zidane. dejando al Real Madrid con una extraña sensación de tristeza, pero también de cierta esperanza para comenzar un nuevo futuro. Es un borrón y cuenta nueva, con un nuevo entrenador, una nueva figura central del equipo (por determinar) y a buen seguro 2 o 3 fichajes ilusionantes, más los jóvenes fichados en los últimos dos años. Resultaría incomprensible que Florentino Pérez hubiese permitido y consentido la venta, con la rebaja de la claúsula, la marcha de su principal estrella, tanto a nivel deportivo como económico, y sin un reemplazo claro para ello.

Sean quienes sean los nuevos fichajes, su misión es imposible, reemplazar al mejor jugador que han visto todas aquellas generaciones que no vieron a Alfredo Di Stefano. Reemplazar a un jugador que en estas 9 temporadas ha logrado una media de más de un gol por partido. Reemplazar al mejor goleador de la historia de la Champion League y del propio Rea Madrid.

Pero esa misión imposible lo sería esta temporada o la siguiente o cuando Cristiano Ronaldo finalmente dejase el club. Un relevo inevitable, que principalmente por circunstancias económicas ha tenido que producirse. El Real Madrid se reconstruye justo tras tocar su cima. Lo hace en lo más alto y por ello deja la sensación de que se podía haber apurado el ciclo.

5ac3f9aee2716

Pero la brecha actual entre el Real Madrid y Cristiano Ronaldo era insalvable. El club, no estaba dispuesto a mantener la carrera salarial que comenzó el Barcelona con Messi, y el jugador no estaba dispuesto a aceptar su actual salario. Lo que hizo el club blaugrana con el jugador argentino, pagarle la multa con hacienda y pagarle un salario que pone en peligro el equilibrio financiero del club, es justo lo que no ha querido afrontar Florentino Pérez.

Desde el punto de vista del Real Madrid, nada justifica pagar casi 60 millones de euros brutos a un jugador  (en el caso de Messi, 70), ni siquiera el rendimiento espectacular del jugador más determinante en la actualidad sobre un terreno de fútbol, con un rendimiento económico además indispensable. Ese límite salarial que supone prácticamente el 8-10% del presupuesto del club es lo que ahora afronta la Juventus. 

El club de Turín es la tercera pata de esta venta. Una operación compleja para las tres partes pero valiente. La valentía es aplicable tanto al Real Madrid, como a la Juventus como al propio jugador. Todos buscan un cambio en la situación actual, saliendo de su estado de confort hacia un rumbo desconocido.

El Real Madrid, por su parte, tendrá que acompasar sus fichajes a los límites actuales establecidos, pero con la urgencia de tener que fichar a varios jugadores que traten de reemplazar a Cristiano Ronaldo. Tendrán que ser jugadores que tengan tanto capacidad goleadora como de generar ingresos publicitarios. En ambas facetas aparece el portugués como líder absoluto. Ya sea Neymar, Hazard, Mbappé o un conjunto de varias estrellas, más las actuales, le toca al Real Madrid inventarse un nuevo ciclo ganador.

Sigue teniendo las bases actuales del tricampeón de Europa, 5 o 6 jugadores jóvenes de gran proyección de futuro, pero le falta un jugador determinante arriba. Si es Bale, Asensio, otro por determinar o será una aportación coral de todos ellos será trabajo de Lopetegui. Y nada sencillo. Pero lo que parece claro es que ya no estará el portugués para dar esa confianza de saber que el Real Madrid al menos un gol marcará.

No va a ser una tarea sencilla, pero si el Real Madrid es el mejor club del mundo es por mirar siempre hacia adelante. Los jugadores vienen y van, pero el club permanece. Se ha repuesto a décadas sin ganar una Copa de Europa, a 6 eliminaciones consecutivas en octavos, a crisis económicas y a la marcha de los más grandes. Di Stéfano, Gento, Puskas, Amancio, Butragueño, Santillana, Redondo, Hierro, Zidane, Raúl, Roberto Carlos o Casillas abandonaron el club, por citar a algunos de los más importantes de la historia.

A esos nombres se le suma ahora el de Cristiano Ronaldo, leyenda viva, próximo rival en Champion League y jugador absolutamente determinante del Real Madrid en las pasadas 9 temporadas. Absoluto santo y seña del un equipo que en esta última década ha vivido algunos de los mejores momentos de su historia. Ese recuerdo y el agradecimiento eterno por su compromiso y profesionalidad quedará para siempre. Pero toca seguir avanzando. Gracias y suerte Cristiano Ronaldo!

Cristiano Ronaldo: ¿vender o no vender?

La marcha de Cristiano Ronaldo parece algo más que un rumor. Si ya el año pasado sonaba con fuerza, ahora está cerca de convertirse en una realidad. Y al Real Madrid le toca decidir sobre la venta o no, de uno de sus dos mejores jugadores en su historia, una decisión muy complicada.

cristianoCristiano Ronaldo no un futbolista normal. A sus 33 años ha logrado ser el mejor futbolista del mundo y lo lleva siendo los últimos años. Si bien su rendimiento en cuanto a datos como regates o disparos ha podido caer, no lo ha hecho apenas en cuanto goles. Su declive físico todavía no es excesivamente acentuado, y lo ha suplido y con creces por un mayor entendimiento del juego.

Considerar, por tanto, a Cristiano Ronaldo, a sus 33 años como un futbolista acabado o en claro declive sería algo lógico acorde con la biología de cualquier otro jugador pero no de la suya. Así pues, ¿hasta cuando va a rendir físicamente Cristiano? ¿Será capaz de seguir marcando en el Real Madrid u otro equipo  40 goles por temporada?

Porque hoy en día, Cristiano Ronaldo es el número uno como ha demostrado en la Champion League, llevando al Real Madrid a la final. Un rendimiento similar al de años anteriores, con rendimientos bajos o muy bajos a principio de año y un altísimo pico al final del año.

Si bien ese patrón se ha repetido en los últimos años, anteriormente, durante los últimos 9 años que ha permanecido en el club blanco, Cristiano Ronaldo ha marcado goles de manera sistemática y regular como ningún otro jugador en el mundo y en la historia, a excepción de Messi.

Para el Real Madrid se trata, por tanto, de evaluar ese impacto deportivo presente y futuro y confrontarlo con posibles alternativas. Cristiano Ronaldo es un activo, amortizado, pero que puede seguir dando muchísimos ingresos y hay que cambiarlo por otro activo, tarde o temprano. Esa es la cuestión.

Hay que encontrar otro futbolista que pueda dar a corto, medio y largo el rendimiento de Cristiano y eso va a ser imposible. Pero se trataría de buscar a alguno que pueda ofrecer un mínimo  de 3 o 4 años marcando 40 goles por temporada. En los últimos años, solamente Neymar y Messi, han logrado esos números y el resto, delanteros top como Kane, Cavani, Lewandoski o Suárez lo han hecho pero no de una manera regular.

Resultado de imagen de fichajes real madridCualquier jugador al que se compare sus últimos 9 años con los de Cristiano Ronaldo va a salir perdiendo. Si hablamos de rendimiento deportivo, teniendo en cuenta los datos históricos, es más que probable que Cristiano haga menos goles que en las temporadas previas. De hecho, sus 4 últimas temporadas en liga ha marcado cada vez menos goles: 26, 25, 35  y 46. Esta temporada ha marcado 10 goles menos que la media de sus 9 temporadas en el Real Madrid. En Champion League, curiosamente sus números son mejores que la media, pero es la diferencia entre una temporada regular de 38 partidos y 13 partidos de esfuerzos puntuales. Osea, que el declive es paulatino pero cada vez mayor, aunque su rendimiento en momentos puntuales sigue siendo espectacular.

La pregunta es si Cristiano marcará en los próximos 3 años esos 40 goles y los goles en momentos puntuales. Si se trata de cambiar piezas, el objetivo es que el club se resienta lo menos posible. Porque evidentemente el futuro sin Cristiano Ronaldo va a ser muy complicado, como el del Barcelona sin Messi. La cuestión crítica aquí es si el momento de afrontarlo es ahora, cuando el jugador todavía tiene un gran rendimiento o dentro de tres años. Hablamos del actual balón de oro y uno de los principales candidatos al del año que viene.

Cristiano-Ronaldo-con-sus-cinco-Balones-de-Oro

Y para esa decisión es necesario evaluar también patrones financieros, de marketing e impacto en el vestuario. El Real Madrid ya el año pasado evaluó un  cambio de piezas con la oferta a Kylian Mbappé. No se concretó y se siguió apostando por la  BBC y el crecimiento de jugadores como Asensio. La consecución de la tercera Champion League avalaron esa política pero no así la debacle en la liga.

A nivel financiero, los cálculos son también complejos. Cristiano Ronaldo ganaría actualmente 23 millones de euros netos. Una cifra que ahora mismo esta muy por debajo de lo que ganan jugadores como Messi o Neymar. Esa es precisamente una de las reclamaciones del portugués, ganar lo mismo que sus grandes competidores, en una evolución que ha sido dispar, especialmente con Messi, con quien se disputa el balón de oro año tras año, y al que se lo ha ganado en los últimos años.

Los 40 millones de Messi o los 36 de Neymar son salarios a los que el Real Madrid no está dispuesto a llegar porque quiere mantener el equilibrio salarial y entiende que Cristiano Ronaldo con 34 años no va a seguir dando el rendimiento actual. La lógica empresarial dictaría que un activo amortizado se va devaluando año a año.

Pagarle ahora 30 millones netos, justo con su momento de menor rendimiento deportivo, va contra esa lógica empresarial. Además, supone un coste anual bruto entorno a 60 millones de euros, entre el 6-8% del presupuesto total del club.

Pero lo cierto es que si jugadores como Griezman, que acaba de renovar por 23 millones de euros, Cristiano Ronaldo, que está el el top 1 deportivo, por estadísticas debería ganarlo. Ese ha sido el gran caballo de batalla durante estos dos últimos años y un problema a futuro para los grandes clubes, especialmente los tradicionales como el propio Real Madrid, Bayern de Munich o Juventus.

Mas allá de las estadísticas y los sueldos, hay otros factores muy importantes a tener en cuenta. Uno de ellos, más intangible que otra cosa, es el peso de Cristiano Ronaldo en el vestuario y su evidente liderazgo. El mejor ejemplo de lo difícil que es liderar un equipo como el Real Madrid es Bale. Con grandes condiciones físicas y técnicas, su liderazgo no se puede comparar al del portugués. Y eso también lo tendrá que aportar cualquier nuevo fichaje o el propio Bale.

Resultado de imagen de liderazgo cristiano ronaldoY luego está un componente que si se mide en millones de euros, y es el impacto  publicitario. Y a nivel de marketing, ningún jugador se acerca a él, solamente Neymar. Y esas partidas suponen millones de ingresos para el Real Madrid, repercutida en una mayor imagen de marca, que a su vez proporciona ingresos.

 Y no es por tanto sencillo de calibrar. Vender a Cristiano por 100 millones y liberar su masa salarial para acometer un fichaje como el de Neymar supone un riesgo también.

Lo que sí parece probable, a tenor de las declaraciones de Cristiano Ronaldo tras la consecución de la 13ª y tras datos como la no presencia del portugués entre los modelos de Adidas, es que su venta estaba pactada hace tiempo. Y seguramente la marcha de Zidane tenga que ver también con la política de compras y ventas.

El legado de Florentino Pérez

Florentino Pérez comenzó desde el pasado lunes su quinto mandato al frente del Real Madrid, en el que es sin duda su mejor momento como presidente del club blanco, y uno de los mejores de la reciente historia de esta centenario entidad.

descarga

Cuando Florentino Pérez comenzó hace ya 17 años se vislumbraba a un futuro dirigente ambicioso, con nuevas ideas y proyectos, que ha pasado del éxtasis y éxito al fracaso y después de nuevo al éxito. Así lo explicaba hace algunos años en tres post:  La comunidad de los galácticoslas dos torres y  el retorno. En aquella trilogía de hace 8 años, analizaba el pasado y el futuro de Florentino, sin tener en cuenta su último mandato, el que va de 2013 a 2017.

Sin duda alguna, este mandato ha sido el más sencillo y exitoso de todos para Florentino Pérez, conocedor ya de sus errores y aciertos y con el viento de cara esta vez. Al fin y al cabo, el modelo actual, de pleno éxito para el Real Madrid, no se aleja tanto de su modelo inicial, que sin embargo, fracasó, o al menos no triunfó en la medida esperada.

Aquel modelo se basaba en fichar a los mejores jugadores para asegurar no solo la competitividad deportiva sino también la económica, con fichajes mediáticos que proporcionasen ingresos en la misma medida que resultados deportivos.

maxresdefault

Dicho modelo requería del aporte por parte del club de canteranos, en una mezcla entre estrellas ya consagradas y jugadores más jóvenes, que permitía no solo una perfecta combinación deportiva, sino también económica, pues el modelo de canterano suponía un ahorro importante en fichajes.

La primerísima prueba fracasó no tanto por las estrellas: Zidane, Figo o Ronaldo, sino por la falta de canteranos de nivel, con “Pavones” como el propio Pavón, Raúl Bravo o Mejías que acabaron en equipos de media tabla hacia abajo. Y además ese mismo modelo quebró con la figura del entrenador, que nunca supo encontrar el equilibrio buscado.

paco-pavon-paro

Después de muchas pruebas, con entrenadores tan dispares como Pelegrini, Mourinho, Benítez o Ancelotti, parece que el equilibrio ha llegado con Zidane, que ha logrado hacer un equipo de record, con dos Champion League consecutivas y con unos éxitos deportivos que no se veían en décadas. Además se ha encontrado, esta vez sí, canteranos de nivel suficiente para la primera plantilla como Nacho, Morata, Carvajal, Lucas Vázquez o Casemiro.

Florentino-Perez-Madrid-Zinedine-Zidane_9990666

En paralelo al éxito en la gestión de la cantera, que no olvidemos que no es una ciencia matemática y tiene mucho que ver con el azar,Florentino Pérez ha modificado en parte la política de fichajes. Ya no parece necesario que cada año se fiche a una estrella de máximo nivel, que a veces puede provocar una descompensación de la plantilla, primando fichajes de jugadores quizá menos mediáticos, pero igualmente estrellas deportivas, como han resultado Modric o Kroos.

A esa nueva política se ha añadido la de rastrear el mercado en busca de jóvenes promesas, jugadores de entre 16 y 21 años, con futuro. Futbolistas fichados a precios aparentemente elevados (de 1 a 5 millones de euros). El objetivo detrás de esta política es contrarrestar el actual mercado de fichajes, altamente inflacionista, en el que equipos como Real Madrid o F.C.Barcelona, otrora protagonistas principales, son hoy actores secundarios, con menos capacidad financiera que cualquier equipo inglés, con derechos de TV que en el peor de los casos iguales a los dos gigantes españoles, o equipos como el PSG o alguno chino. Ya solamente el fichaje de Marco Asensio justifica esta política, aunque hay otros varios por llegar y quizá triunfar, como Valverde.

Esa capacidad de Florentino Pérez de entender hacia donde va el fútbol es lo que le distingue como un dirigente que en algunos años puede estar a la altura de Santiago Bernabéu. Al fin y al cabo, fue el primer gran mandatario del fútbol que entendió que los resultados deportivos iban unidos a los resultados económicos. Tan importante era levantar títulos como tener unas cuentas saneadas. Solo basta recordar como el Real Madrid de la séptima y la octava era un equipo quebrado económicamente pero exitoso deportivamente. Un club que a día de hoy sería incapaz de competir con los gigantes trasatlánticos ingleses o con los jeques y magnates que copan los principales clubes europeos.

Fue Florentino quien entendió el primero que siendo un club deportivo, los ingresos eran fundamentales para competir en el futuro. Hoy, el Real Madrid, es el club deportivo más exitoso del mundo (no solo en fútbol), con mayores ingresos que cualquier otro equipo de fútbol y fruto de ello ha sido capaz de atraer talento y a la largo títulos.

Y sin embargo, como he dicho anteriormente, el fútbol está cambiando, cualquier jugador mediano puede percibir un sueldo de 3 o 4 millones y ser traspasado a otro por cantidades que hace 5 años estaban reservadas a los cracks. Nos acercamos al modelo americano con límite salarial, grandes contratos y traspasos y es necesario adaptarse.

Y nuevamente Florentino lleva años planificando este cambio y por eso hace tiempo planeó un nuevo estadio, que genere más ingresos y una ciudad deportiva, con los inmensos terrenos en Valdebebas, en la que sigue proyectando su viejo sueño de crear un parque temático pero en vez de Disney del Real Madrid. Un sueño más, una aparente locura de presente, pero que quizá en el futuro sea algo común en muchos clubes. Florentino ya ha demostrado ser capaz de adelantarse a los tiempos, como Santiago Bernabéu, el primero que vio la Copa de Europa como una competición que provocaría gran interés y también un visionario en la creación de un gigantesco estadio.

2016101915362985904

Y no podemos olvidar el canal de TV Real Madrid, otra apuesta personal de Florentino, que es otro de los elementos que ayudarán al club a ser más competitivo, económicamente, pero también a transmitir su mensaje.

Florentino afronta este mandato con todo lo comentado, con posibles futuros fichajes tan atractivos como Mbappé y sobre todo con dos nuevos contratos de patrocinio que en breve estarán encima de la mes.

Uno de ellos tiene que ver con la pugna mundial entre Adidas y NIke por patrocinar a los principales clubes, que debería saldarse con un contrato histórico entre el Real Madrid y Adidas. Y el otro tiene que ver con el patrocinio en la camiseta, donde el Real Madrid también ha perdido fuelle en los últimos años.

En ambos casos, Florentino Pérez planea reventar la banca y aspira a convertir al Real Madrid en el club mejor pagado en ambos casos. No le faltan argumentos deportivos con las dos últimas Champion conseguidas ni tampoco le falta capacidad para ello.

Esos contratos que pueden reportar mínimo 200 millones anualesserán junto con el Nuevo Bernabéu, el pistoletazo de salida de Florentino para seguir convirtiendo al Real Madrid en el club de referencia.

Cristiano Ronaldo, órdago al Real Madrid

Cristiano Ronaldo se quiere ir de España; lo confirma un periodista como Liberman, muy cercano al Luso, más allá de la noticia de A Bola, que evidentemente es canal transmisor del entorno de Cristiano y cercano a Mendes.

El estado de cabreo de Cristiano Ronaldo responde a la acusación de delito fiscal comunicada días atrás, y en la que el Real Madrid ha respondido emitiendo un comunicado,confiando en el jugador y esperando que la justicia se pronuncie, sin más. Evitando campañas como el #todossomosmessi o respuestas públicas, el Real Madrid no se posiciona en un tema en el que solamente es la justicia la que determina la inocencia o culpabilidad del jugador.

1420395155_extras_noticia_foton_7_0

Cristiano Ronaldo, como cualquier ciudadano que tributa en España tendrá que responder ante Hacienda y el Real Madrid no puede más que asumir la presunción de inocencia del jugador, hasta que se demuestre lo contrario. Pero no puede ir más allá.

Hay aquí dos posiciones claras y las dos comprensibles:

1) La del Real Madrid. Como institución neutral políticamente no puede ni debe poner en duda la actuación de la fiscalía ni de la justicia en general. Le pueden gustar o no las decisiones, pero no dudar de ellas. Por tanto, el comunicado ya es en sí un apoyo, e incluso un exceso. Lo otro sería el ridículo de #todossomosmessi o cristiano, al que yo como madridista y contribuyente me niego en redondo.

2) La de Cristiano Ronaldo. Entiendo que el jugador se sienta molesto si efectivamente es inocente. Se le pone al mismo nivel que una persona ya juzgada y sentenciada como Messi. A ninguno nos gustaría vernos acusado de un delito que no hemos cometido. Entiendo perfectamente su frustración, porque es recurrente. Y es fácil atacarle y de hecho se lleva haciendo desde que fichó por el Real Madrid. Mientras que por ejemplo, con Suárez o Neymar se bajó la presión con sus actuaciones, con Cristiano o cualquier otro (la hernia de Bale) se subió la presión.

Dicho lo cuál, Cristiano ha elegido al enemigo erróneo; que desde luego no es el Real Madrid. A él le gustaría como a mí también, un Real Madrid más belicoso, más agresivo, que ataque a sus enemigos de frente. Pero Florentino desde hace mucho ha demostrado otro tipo de comportamiento, menos frontal. No es Santiago Bernabéu que decía auténticas verdades. Y tampoco es aquella época. Ahora cualquier declaración altisonante tiene una repercusión brutal, aunque es cierto que a ciertos personajes del Barcelona se le permiten.

Real-Madrids-Portuguese-forward-Cristia

Si Cristiano quería cambiar el comportamiento y proceder de Florentino ha elegido el camino equivocado y lo que probablemente haya hecho sea desatar una tormenta en su contra, tanto de la afición, como del propio Florentino, que como dice el articulista, no se anda con medias tintas. Y sí tiene además la oportunidad de emular a Don Santiago Bernabeu que “echó” a su máxima figura del Madrid, quizá incluso mejor, siendo ahora el momento deportivo ideal.

Y por tanto, toda presión del jugador y del entorno sobra y le pone ahora mismo en el disparadero de salida. Y ello con el agravante de ensuciar un momento de gran felicidad para un madridismo que disfrutaba con un doblete histórico.

Confío en que Florentino Pérez tenga claro que el club no se somete al chantaje de ningún jugador o entrenador. Tampoco Cristiano. De la misma manera que Santiago Bernabéu no cedió en su día ante la presión de Di Stéfano para jugar como titular, ofreciéndole la puerta de salida, el mandatario actual debe hacer lo mismo. El Real Madrid no paga las multas de sus jugadores ni renueva a estos por capricho.

El sueldo actual del portugués, con 20 millones netos al año, es más que suficiente para sus multas, si se acaban materializando, y el Real Madrid no puede hacer como el F.C.Barcelona que en las renovaciones a Messi le ofrece ese pago.

Además, si Cristiano quiere marcharse dejará una suculenta suma de dinero, por lo menos 150 años, que para un jugador de 33 años, super amortizado ya, dejaría el camino expedito para otros jugadores. Una situación que permitiría fichar a cualquiera de las estrellas jóvenes actuales como Mbappé o Dembelé que podrían competir con los actuales. Puede cambiar incluso la composición actual de la plantilla con más opciones para Morata o James de quedarse

Es un panorama completamente nuevo e inesperado, pero también oportunidad. Este órdago parece ser que es fuerte por parte de Cristiano y a buen seguro que si se produce será beneficioso para el Club y perjudicial para Cristiano. En ningún otro club será tan competitivo como en el Real Madrid. Ahí tiene los casos de Ozil o Di Maria.

Y el Real Madrid, en cambio, aceleraría el plan renove, bien es cierto que con su pieza principal, un jugador que ha demostrado que todavía tiene recursos suficientes para ser el mejor del mundo, aunque su desempeño haya sido solamente en un tercio de la temporada. Aparte de su capacidad goleadora, el Real Madrid perdería a un icono publicitario.

A cambio, se abriría la vía para un jugador como Bale, en todos los sentidos, tanto deportivamente, con más protagonismo como a nivel de Marketing. Y otros jugadores ven más probable obtener más minutos de calidad ante la baja de un titular indiscutible.

En todo caso el Real Madrid saldrá ganando y el luso perdiendo, porque si se queda habrá perdido todo el crédito ganado durante años y especialmente esta temporada. Esta pataleta contra el Real Madrid, que ni pincha ni corta en las decisiones de Hacienda es un error mayúsculo. Seguro que a nadie le gusta están en las portadas como posible defraudador fiscal, pero si Cristiano está tranquilo y es inocente no se entiende el berrinche, que en todo caso debería ser con sus asesores, que seguroq ue también reciben un buen sueldo.

Así que se abre la veda de fichajes y especulaciones, contando con esos 150 o 200 millones que pudiera dejar Cristiano. Han desatado la tormenta perfecta para Florentino.

 

Rey de la historia: 12 Copas de Europa del Real Madrid

Solamente han transcurrido 12 meses desde la última victoria en la Copa de Europa del Real Madrid. Antes pasaron dos años, desde la décima a la undécima y un poco antes fueron 12 largos años de espera. Y si nos remontamos a la séptima fueron 32 años de sequía en los que el madridismo casi olvidó lo que era levantar una orejona.

Lo de ahora, la consecución de dos Champion de manera consecutiva nos lleva a la cifra de 57 años desde que el Real Madrid repitiese esa misma gesta. Casi la misma cantidad de años, 59 años, desde que el equipo fuese capaz de lograr una liga y una Champion.

1496477825_839136_1496524118_noticia_normalCon la duodécima son ya 3 Champion League levantadas en los últimos 4 años, mejor que el 3 de 5 en la primera etapa de Florentino, que por cierto, ha revertido su índice de títulos por año, y se acerca a los mejores.

 Se que son datos que se han repetido una y otra vez, pero lo cierto es que nos dan perspectiva de lo que acaba de lograr el Real Madrid. Es cierto que sin la épica contra el Atlético de Madrid todo parece más descafeinado, pero también es un gigantesco logro aplastar a la Juventus, la mejor defensa de Europa, absolutamente indefensa ante la mejor ofensiva del mundo, capaz de endosarle 4 goles. Ni más ni menos que un gol más que todos los recibidos por el equipo juventino.

La gesta es por tanto inmensa, y por eso no se puede señalar a un único protagonista. Dentro de esa escala de culpables de este éxito, el primero es Zinedine Zidane, auténtico artífice de este logro, con unos números imposibles: Dos Champion y una liga en 18 meses, a los que hay que sumarle Supercopa de Europa y Mundialito de Clubes.

En una segunda línea de importancia aparecen los jugadores, siempre importantes, y liderando al equipo, la columna vertebral. Fundamentales se han demostrado tres jugadores por su liderazgo y veteranía: Cristiano Ronaldo, Modric, (ambos del 85) y Ramos (86).  La capacidad de estos tres jugadores de mantener s nivel o del club de reemplazarlos por otros de igual nivel, será lo que determinará si este equipo marcará o no una época

Pero como dicen en este artículo, para que no estamos ante un equipo en su cenit final, sino en la cúspide de su juego, con varias temporadas por delante. Para justificar esa creencia solo hace falta ver la plantilla del equipo y la planificación que se ha hecho durante estos últimos años. Marcelo, Benzema y Bale (del 87,88 y 89 respectivamente), son los jugadores importantes siguientes en la escala de veteranía. Y detrás de ellos ya solo quedan los nacidos a partir del 90, como Kroos, Isco, Carvajal y Casemiro (92) y Varanne (93), que tienen ya en su buchaca tres Champion League cada uno.

El futuro está asegurado con los futuros miembros de la columna vertebral como Kovacic (94), Asensio (96), por no hablar de los que están por llegar: Vallejo (97), Marcos Llorente (95), Theo (97). Y quien sabe si esta temporada o en el futuro estará or fichar Mbappe (98). o por repescar para un futuro Vinicus (2000), Federico Valverde (98), Odergaard (98) o el super prometedor juvenil de la cantera Oscar Rodriguez (98)

Esa planificación deportiva es la que quiero destacar, por encima de comentar el partido, que sin duda vivió el detonante en el segundo tiempo. Fue ahí donde Zidane encontró las palabras precisas para cambiar un partido que le estaba costando a su equipo. El mismo protagonista que ha sido capaz de integrar a veteranos y jóvenes, y que sirve sin duda como principal atractivo para cualquier otro fichaje.

2017060408264289957

Todo parece ser más fácil con Zidane, impasible, siempre sonriente, tranquilo como si controlase todos los aspectos del juego. Del 9 de enero de 2016 al 3 de junio de 2017 ha levantado 5 títulos, acumula varios récords como los 65 partidos anotando y da la sensación de que todavía tiene cuerda para rato. Ha ganado 4 copas de Europa: 2 como entrenador, 1 como segundo y otra como jugador, toda una garantía para saber como ganar exactamente ese título

Y esa apuesta por el francés es también la apuesta personal de Florentino Pérez, muy criticado en el pasado, pero al que por fin parece funcionarle la política de Zidanes y Pavones. Ha recorrido un largo camino hasta aquí, con diversas apuestas por entrenadores, viviendo el mejor momento en la historia del F.C.Barcelona y periodos de sequía en la cantera.

Pero parece ahora cuando le ha llegado su momento y todo lo cosechado desde 2010, parece por fin encontrar su explosión. Como alguien decía en Twitter, es el mejor momento en lo social, deportivo y económico del Real Madrid en sus 115 años de historia. 

Así que relajense y disfruten que no sabemos cuando volveremos a vivir momentos como este, pero mientras tanto, el Real Madrid ya ha empezado a poner la primera piedra para ser nombrado dentro de muchas décadas.

¿Pogba sí o Pogba no?

Estamos a 20 de julio y el Real Madrid todavía no ha realizado un fichaje. Ni uno de renombre ni uno vulgar. Ninguno. Las rotativas de los periódicos lanzan a todo correr todos los fichajes posibles sabiendo que con uno es probable que acierten.

Pero para ser sinceros, los aficionados también necesitamos nuestra dosis de fichajes. Forma parte de la ilusión de cada año y es difícil de evitar. Y además, tiene que ser preferentemente alguien nuevo y si es mediático y exótico, mucho mejor.

Por ejemplo, los retornados no cuentan, y mucho menos si son excanteranos. Y lo cierto es que hay varios casos de jugadores que deberían ilusionar. Morata es un muy buen delantero, necesario para el equipo como delantero centro; Marcos Asensio es un diamante en bruto; el joven Marcos Llorente, heredero de un apellido histórico en el club, tiene una pinta excelente y luego además, vuelve Coentrao…Vuelve lesionado, por cierto, por si alguien tenía duda de que no ha cambiado en absoluta.

Así que sin fichajes realizados, con un equipo campeón de Europa, con media docentes de retornados, para reforzar sobre todo el banquillo, la pregunta es, ¿a quién fichamos?. Lleva sonando medio año la posibilidad de Paul Pogba. El mediocentro francés realizó una excelente temporada con la Juventus, aunque una Eurocopa discreta. Si en algún momento su valor fue de 120 millones, algo más que discutible, lo perdió con un mundial de que como muchísimo saldría tasado en 60 millones.

pogba

Paul Pogba

Pero claro, el error está en pensar que un jugador cuesta lo que vale y lo que alguien está dispuesto a pagar por él. Lo que es la máxima económica de oferta y demanda. Y con muchos clubes con dinero, con una hiperinflacción del coste, Paul Pogba podría valer 120 millones o 150. Da igual.

La pregunta es si el Real Madrid los debe pagar y si necesita a un jugador de ese corte. Como he comentado más arriba, es muy difícil para un equipo campeón de Europa fichar a un jugador titular. Reemplazar a la BBC parece imposible, pero quitar a dos de los mejores medio centros del mundo como Modric y Kroos, también. Y defensivamente un poco lo mismo. La cuerda se podría romper por el más débil, al menos mediáticamente, Casemiro. Ese error, que ya se cometió con Makele, es más que previsible en un club como el Real Madrid, siempre cegado por el brillo de las estrellas. Pero eso significa olvidar quien pule ese brillo, y no son otros que jugadores como el propio Casemiro, para mí, y lo dije al principio de la temporada pasada, titular indiscutible.

Paul Pogba es un jugador joven, de 23 años, con futuro por delante, experiencia ya con la Juventus, calidad innegable, dotes físicas y ambición. Nada que objetar. Ahora bien, cuando el Real Madrid ha desembolsado más de 50 millones, lo ha hecho siempre por jugadores que además de tener varias de las anteriores características, tenían una fundamental, una imagen de marca potentísima.

Los dos últimos ejemplos son James y Bale. Uno fichado por 80 millones y un icono en su país, un jugador con un impacto en marketing brutal. Y el otro, Gareth Bale, el mejor jugador de la Premier, pero sobre todo, un icono comercial. Y lo mismo jugadores como Kaká, Cristiano Ronaldo, Figo, Zidane… Los jugadores sin esos atributos comerciales han sido fichados a precios muy menores, por debajo de 40/45 millones todos.

¿Cuanto vale Pogba deportivamente? Pongamos que por su juventud y calidad cuesta 50 o 60 millones. Pero el problema es que su impacto comercial no suma 120 millones. Ni 100 ni 80.

Y hay un problema añadido, es un jugador que no tiene un hueco en la plantilla actual, sin tocar significativamente el sistema o el equilibrio. Puede ser el relevo de Modric o Kroos en algunos partidos, aunque eso nos deja a una de las tres estrellas muy descontentas. Y hay que sumar la presencia de Isco y James.

Entiendo que dentro de la estrategia de Florentino Pérez está la de traerse a los mejores y la de impactar en el mercado. ¿Pero es Pogba de los mejores? ¿E impactaría en le mercado?

¿Florentino Pérez dimitirá como hace 10 años?

Florentino Pérez dimitía hace 10 años, un 26 de febrero, provocando una crisis que ya se prolongaba varios años atrás. Los posteriores años el equipo logró diversos resultados deportivos pero se mantuvo durante todos esos años la sensación de crisis permanente, con el equipo cayendo en octavos de la Champion League durante 6 años consecutivos.

Florentino Pérez

Florentino Pérez

En aquel año, la temporada 2005/2006, el Real Madrid contaba con estrellas como Ronaldo, Raúl, Roberto Carlos, Bechkam o Zidane. El equipo se había reforzado con jugadores jóvenes y prometedores como Sergio Ramos, Robinho o Baptista (y otros como Cassano, Pablo García, Cicihno y Diogo). El equipo tuvo su primera gran crisis tras el 0-3 del Barcelona. Después cayó en semifinales de la Copa del Rey tras una goleada histórica en contra del Zaragoza, por 6-1. El espíritu de Juanito no fue suficiente para la remontado, y el equipo venció por 4-0.Coletazos de lo que vendría después, con el Arsenal mancillando el Santiago Bernabéu con un 0-1

 El partido que provocó la dimisión de Florentino Pérez fue la derrota en Mallorca, un 2-1, en la jornada 25, que dejaba al equipo en tercer lugar de la clasificación, luchando con el Valencia pero ya con el Barcelona lejos, a más de 10 puntos

Tras la derrota contra el Atlético de Madrid y muchos gritos contra Florentino Pérez pidiendo su dimisión se ha abierto una crisis en el club que se agravará en caso de derrota en la Champion League. La pregunta es si el presidente se verá empujada a la dimisión o si aguantará.

Sí parece claro que independientemente de esa decisión se abre una etapa difícil para el Real Madrid, con pocos candidatos en el horizonte y con decisiones difíciles de tomar.

 En la primera etapa Florentino Pérez estuvo de 2000 a 2006 y dimitió en su sexta temporada. En esta segunda etapa ha estado desde el verano de 2009 y emprende su séptima temporada.

 A continuación señalo varias coincidencias:

  • Despido del entrenador a mitad de temporada. En aquel caso fue Wenderlei Luxemburgo que fue despedido el 4 de diciembre, y en ese caso Benítez.
  • Nuevo entrenador interino e inexperto. Aquella vez fue el desconocido López Caro. Esta vez Zidane.
  • Goleada a domicilio del Barcelona (en aquella ocasión 0-3 y en esta 0-4)
  • El año anterior el equipo no había logrado ningún título y cayó en en la Champion League contra la Juventus (al igual que el año pasado)